Issuu on Google+

 

 

 

Resumen  por  Tratados:     Tractado  I:   Tratado  comienza  contando  la  historia  de  la  infancia  de  Lázaro  de  Tormes.  Su  nombre   procede  del  lugar  en  el  que  fue  dado  a  luz,  en  un  molino  a  las  orillas  del  río  Tormes.   Cuando   Lázaro   contaba   con   ocho   años   su   padre   (Tomé)   fue   acusado   de   robo   y   obligado  a  servir  de  esclavo  a  un  caballero  en  la  lucha  contra  los  moros.  Durante  esta   batalla,  que  se  sitúa  en  el  año  1500,  Tomé  perdió  su  vida.       Lázaro   y   su   madre,   Antona   Pérez,   se   fueron   a   vivir   a   Salamanca   donde   ella   le   cocinaba   a   los   estudiantes   y   lavaba   la   ropa   a   los   mozos   de   caballos.   Ella   comenzó   a   tener   relación  con  un  hombre  negro,  de  religión  musulmana,  llamado  Zaide  y  con  el  paso  del   tiempo   Lázaro   aceptó   la   relación   pues   el   mozo   traía   comida   a   casa.   Cuando   la   relación   ya   estaba   algo   avanzada   su   madre   dio   a   luz   a   un   niño   hijo   de   ella   y   de   su   padrastro.   La   felicidad  duró  poco  pues  el  moro  Zaide  robó  y  fue  capturado  y  azotado.   En   un   mesón   su   madre   conoce   a   un   ciego   que   pidió   que   Lázaro   lo   acompañara   para   servirle   como   guía.   Su   madre   acepto   y   Lázaro   y   el   ciego   partieron   juntos.   El   ciego   poseía  gran  astucia  y  enseño  a  Lázaro  lo  necesario  para  vivir.  El  ciego  era  muy  avaro  y   apenas  alimentaba  a  Lázaro,  que  se  las  tenía  que  apañar  para  vivir.  Lázaro  tenía  que   emplearse   a   fondo   para   robar   al   ciego   vino   y   pan   pero   cuando   el   ciego   lo   pillo   bebiendo  de  su  bota,  gracias  a  un  agujero  que  el  había  hecho  y  que  luego  tapaba  con   cera,  este  le  rompió  los  dientes.  Lázaro,  cansado  de  las  palizas  que  el  ciego  le  daba,  lo   abandono  a  su  suerte.         Tractado  II:   En  este  tratado  Lázaro  pasa  a  servir  a  un  clérigo  que  le  propuso  trabajo.  A  Lázaro  no  le   fue   muy   bien   con   el   clérigo   pues   este   era   tan   avaro   o   mas   que   el   anterior   y   no   lo   alimentaba  decentemente.  En  el  momento  en  el  que  Lázaro  se  canso  decidió  robarle  al  


clérigo  el  pan  de  misa  para  poder  comer.  Para  conseguirlo  hizo  una  copia  de  la  llave  del   arca  donde  lo  guardaba  y  una  noche  se  lo  comió.  Cuando  el  clérigo  se  entero  de  esto   aseguro   el   baúl,   atribuyéndoselo   a   los   ratones,   pero   cuando   encontró   a   Lázaro   lo   despidió  y  este  se  fue  de  buena  gana.     Tractado  III:   Lázaro  llego  a  Toledo  donde  vivió  quince  días  de  limosnas.  Un  día  se  encontró  con  un   escudero   de   buena   apariencia   al   que   sirvió   de   amo.   Su   hogar   fue   una   casa   de   poco   alumbrado,   con   escaso   muebles   y   paredes   derruidas.   En   ese   mismo   instante   Lázaro   se   dio   cuenta   que   el   escudero,   que   aparentaba   ser   un   hombre   de   buena   familia,   realmente   era   pobre.   Para   poder   comer   Lázaro   tuvo   que   mendigar,   y   darle   parte   de   lo   que   recibía   al   escudero.   Un   día   el   gobierno   prohibió   mendigar   en   esa   área   pero   por   suerte   Lázaro   obtuvo   comida   gracias   a   unas   vecinas.   El   escudero   estuvo   sin   comer   ocho   días   hasta   que   consiguió   dinero   para   enviar   a   Lázaro   al   mercado   a   comprar   comida.   Mas   tarde   los   dueños   de   la   casa,   que   era   alquilada,   vinieron   a   cobrar   el   alquiler  cuando  el  escudero  se  excusó  y  desapareció,  dejando  a  Lázaro  una  vez  mas  sin   amo.     Tractado  IV:   Las   vecinas   llevaron   a   Lázaro   a   dónde   el   Fraile   de   la   Merced,   su   próximo   amo.   Al   fraile   le  gustaba  mucho  caminar  y  visitar.  Tanto  caminaron  Lázaro  y  el  fraile  que  en  ocho  días   Lázaro  rompió  su  primer  par  de  zapatos.  El  fraile  fue  el  primer  amo  en  regalarle  un  par   de  zapatos.  Lázaro,  aburrido  de  seguirlo,  lo  abandonó.     Tractado  V:     En   este   tratado,   Lázaro   se   encuentra   con   un   buldero   (religioso   encargado   de   vender   bulas).  Con  este  amo  el  Lázaro  comía  mejor  que  con  los  demás  pero  la  labor  de  este  no  


era   honrada.   El   buldero   engañaba,   junto   a   un   alguacil,   a   la   gente,   tratando   de   convencerla  para  vender  mas  bulas.  Hacían  dramas  en  los  que,  por  ejemplo,  trataban   de   hacer   creer   a   la   gente   en   los   milagros.   Después   de   cuatro   meses   Lázaro   dejó   al   buldero,  y  siguió  su  propio  camino.     Tractado  VI:   Su  próximo  amo  fue  un  maestro  pintor  de  panderos,  con  el  cuál  duró  muy  poco.  Una   vez,   Lázaro   entró   a   una   Iglesia,   dónde   se   encontró   con   un   capellán,   siendo   éste   su   próximo  amo.  El  capellán  le  dio  a  Lázaro  un  asno  y  cuatro  cántaros  de  agua  para  ir  a   vender  agua  por  la  ciudad.  Este  fue  el  primer  trabajo  que  tuvo  Lázaro  dónde  ganaba   comisiones   todos   los   sábados.   Estuvo   en   esas   condiciones   cuatro   años,   y,   ahorrando   poco   a   poco,   pudo   comprarse   su   primera   espada   y   ropa   usada.   Después   de   haber   mejorado  Lázaro  su  apariencia  ,  dejó  al  capellán  y  continuo  su  camino.     Tractado  VII:   Su  próximo  amo  es  un  alguacil  con  quien  duró  muy  poco  pues  pensaba  que  el  oficio  de   su  amo  era  peligroso.  Tras  cansarse  de  este  su  pasa  a  ser  vasallo  del  se  San  Salvador.   Este   lo   casa   con   una   criada   suya.   Comienzan   a   rumorearse   historias   acerca   de   posibles   relaciones   entre   la   mujer   de   Lázaro   y   el   Arcipestre.   Lázaro,   que   conoce   los   rumores,   prefiere  hacer  oídos  sordos:  ha  alcanzado  la  "felicidad"  y  cierto  renombre  en  la  ciudad,   eso  sí,  a  cambio  de  renunciar  a  su  honor  y  de  permitir  las  infidelidades  de  su  esposa.    

     


Personajes:     El   Lázaro   de   Tormes:   Este   personaje   es   el   pícaro   de   la   novela   por   lo   cual   el   protagonista.  Es  una  persona  muy  inculta  ya  que  es  de  la  clase  social  más  baja  del  siglo   XVI.  Su  objetivo  principal  es  no  pasar  hambre  o  comer  lo  justo  para  no  morir.  El  Lázaro   va  pasando  por  distintos  amos,  de  los  cuales  el  que  le  enseña  más  y  le  da  más  consejos   para   la   vida   es   el   primero,   el   ciego.   Lázaro   tiene   una   vida   muy   cansada   y   es   siempre   muy  maltratado.     El   ciego:   Este   es   un   hombre   muy   astuto   a   pesar   de   la   falta   de   su   vista.   Es   el   primer   amo   y   mejor   del   Lázaro.   Tenía   una   jerga   propia   y   de   todos   los   ciegos   que   se   la   hizo   aprender  al  muchacho.  Siempre  está  compitiendo  con  el  Lázaro  porque  este  le  quita  la   comida,   aunque   el   ciego   confía   bastante   en   el   muchacho   que   cuando   se   despiden,   por   confiar  mucho  le  deja  tirado  en  medio  de  un  arroyo.     El   clérigo:   Este   es   una   persona   muy   avariciosa   y   es   el   amo   que   le   hace   pasar   más   hambre  y  en  cambio  es  el  amo  que  más  bien  come  él.  Siempre  le  da  la  culpa  de  todo  lo   malo  al  diablo.  A  pesar  del  hambre  que  le  hace  pasar  nunca  le  pega  ni  le  maltrata,  ni   cuando  se  da  cuenta  de  que  era  él  quien  le  robaba.     El   Hidalgo:   Este   se   porta   bien   con   el   Lázaro   aunque   no   le   da   mucho   de   comer   tampoco.   Es   una   persona   amable   pero   a   la   vez   hace   muchas   promesas   que   no   cumple   como  decir  que  comerán  y  nunca  comen.  Este  dice  que  tiene  tierras  en  Castilla  la  Vieja.  


El  fraile:  Este,  cuarto  amo  del  Lázaro  era  un  gran  enemigo  del  rezo  y  de  comer  en  el   convento.  Le  gustaba  mucho  andar  por  fuera  del  convento,  hacer  negocios  seglares  y   visitar  a  la  gente.   El  buldero:  El  buldero  era  una  persona  que  vendía  las  bulas.  Este  era  un  timador  y  a   los   inocentes   que   vendía   las   bulas   los   engañaba   de   mala   manera.   A   los   curas   y   a   los   clérigos  les  regalaba  lechugas,  limas,  naranjas  y  demás  para  hacerles  la  pelota.     El   capellán:   Este   le   proporciona   un   trabajo   a   Lazarillo,   asi   él   aprende   lo   que   es   trabajar   y   ganar   dinero   honrado.   Parece   ser   buena   persona   pues   paga   bien   y   no   le   hecha  en  cara  su  huída.     El  arcipreste  de  San  Salvador:  Este  le  busca  una  mujer  con  la  que  se  casa,  parece   buena  persona  pero  lo  traiciona,  según  rumores,  al  tener  a  su  mujer  como  amante.                      


Lazarillo