Issuu on Google+

EDICIÓN Nº1 / AGOSTO DE 2013 3

Entrevista a:

PATRIMONIO:

GUSTOS y TENTACIONES: Portada:

Carlos Cardoen “Los locos somos los que abrimos las puertas a los cuerdos”

jOSÉ ELÍAS rISHMAWI el noble oficio de la crianza

3 PICADAS DE ARTURO NAVARRETE

Cachimbita ¿Me regala un cucurucho?


4

SI LA PUBLICIDAD NO ES EFECTIVA ¿QUÉ HACE LEYENDO ESTE AVISO?

PUBLICIDAD EFECTIVA

www.peperina.cl Circunvalación 766 San Fernando / Fono: 93676081 / publicidad@peperina.cl


5

Editorial

Bienvenida EQUIPO PEPERINA DIRECTORA Carolina Durán Cienfuegos SUBDIRECTOR Santiago Bonhomme Arias EDITOR GENERAL Ramiro San Juan Lira CORRECIÓN César Venegas Parra ARTE Y DISEÑO / MASTER WEB Felipe Acuña Viera TEXTOS Y REDACCIÓN Equipo Peperina FOTOGRAFOS Claudia Maturana Navarrete Carola Báez Cont reras COLABORADORES Patricio Morales Lizana, Arturo Navarrete Hechendorfer, Karina Barrientos Pinochet, Tamara Mena Alemany, Jorge Albornoz Figueroa, Miguel Ángel Salas, Patricio Espinoza Henríquez. VENTAS Y DISTRIBUCIÓN Editorial Alamira Santiago Bonhomme Arias REPRESENTANTE LEGAL Carolina Durán Cienfuegos Editorial Alamira Circunvalación 766, Villa Jardines del Sur, San Fernando, Provincia de Colchagua, Chile. Teléfono: 93676081 contacto@peperina.cl www.peperina.cl DISTRIBUCIÓN GRATUITA

Es grato darles la bienvenida a este nuevo espacio editorial, donde el patrimonio cultural común revive y se instaura como eje principal de nuestra memoria de Provincia. Estas páginas pretenden ser una ventana abierta de reconocimiento mutuo; desafío que asumimos felices y convencidos, con mayor razón en este tiempo donde la sequía emocional abunda, reconocerse y mirarse a los ojos pareciera estar pasado de moda. Peperina se niega a ser una simple Revista, el código es otro, la frescura de decir que aquí todos cabemos, todos importamos. A pesar de que hoy en día existe un claro sobre poblamiento en las redes sociales, da la sensación que estamos más solos que nunca, y las ideas y reflexión necesaria de enfrentarse a los desafíos de este tiempo -aquí y ahora- se basan en la inmediatez de un frío “me gusta”. Peperina es frescura, es novedad, es “reasombrarse” con lo que poseemos. El patrimonio cultural y vivo que nos fue heredado -por el simple privilegio de habitar uno de los valles más sublimes del país- debemos cuidarlo; así entendemos este desafío de comunicar, de hermanar en 50 páginas diferentes formas y opciones de pensar el futuro, reteniendo, eso sí, el presente como una joya necesaria, todos arrimados al deseo mayor de habitar un mejor futuro. Lo plural de los contenidos de Peperina es consecuencia de un trabajo de numerosos aciertos y, por qué no decirlo, desaciertos, de la claridad de algunas personas que apoyaron esta aventura en su origen, cuando recién se anidaba en nuestro espíritu la voluntad de hacer realidad este nuevo medio para comunicarnos desde el sosiego aparente. Es justo agradecer a cierta gente. Uno de ellos es Jorge Riaño por sus lúcidas palabras y consejos reveladores. Al igual que a todos los que creyeron en este proyecto desde el primer instante que pronunciamos su nombre.

Precio Kiosko: $600 La portada de “Cachimba” representa a cabalidad lo que pretendemos ser, guardianes del patrimonio, de esa fiesta preciosa que nos contaron los abuelos, la que no acabará nunca, mientras sepamos estar a la altura de los futuros invitados.


6

GastronomĂ­a


7

Emprendimiento e Innovación

Small Fish, una tienda que se proyecta a la tradición en el cuidado de peces

Esta tienda especializada en la venta, mantención y cuidados de peces se ubica frente a la Plaza de Plazas de San Fernando. La caracterizan el acabadísimo conocimiento de las especies que se ofrecen, la variedad de éstas, pero por sobre todo la vocación y el amor por el oficio de su socio fundador, Pedro Varas Silva, quien dejó una vida laboral estable para dedicarse a la gran pasión de su vida: los peces.

Venezuela y África. Entre ellas se destacan: Espadas, Escalares, Guppys, Polypterus Senegalus (Dragón africano), Sorubim Lima (boca de pato), Pimelodella (pimelodus).

Actualmente, el local es administrado por Pedro y su hermano Mauricio, quienes con esfuerzo, profesionalismo y perseverancia han legitimado su marca en el mercado como una de las más importantes dentro del rubro en la provincia de Colchagua.

En Small Fish se pueden encontrar todo tipo de artículos para el cuidado de acuarios, desde filtros, accesorios, medicamentos, acondicionadores de agua, hasta una amplia gama de alimentos. Asimismo, se pone a disposición del público la confección de acuarios a medida y diseño especial, proyectos de piletas a domicilio y tratamientos para peces enfermos, cuyos padecimientos más comunes son el punto blanco, micro-gusanos (externo e interno) y bacterias.

Durante su trayectoria, han apostado por la especialización en cardúmenes, ofreciendo una variedad de 50 especies de origen tropical, de agua fría y exóticas, obtenidas en diversos ríos de Perú, Colombia, Bolivia,

Valdivia 1818 B, San Fernando. Horario de atención: Lunes a sábado 10:30 hrs a 14:00 hrs. 15:30 hrs hasta las 20:30 hrs. Teléfono: 9-63096877 small.fish@live.com


Emprendimiento e Innovación

8

Mi Taller: calidad de servicio e innovación Álvaro Piña Salas y Francisco Díaz Díaz, dos destacados mecánicos santacruzanos decidieron asociarse y formar su propia empresa, luego que la firma en que ambos trabajaban bajara sus cortinas. 14 años han pasado desde entonces y gracias a la innovación y profesionalismo de su personal, Mi Taller se ha consolidar como uno de los talleres mecánicos multimarcas más importantes de la provincia de Colchagua. “La cartera de clientes que teníamos nos siguió y, a la vez, nos fueron recomendando a sus cercanos, los que con el tiempo se transformaron en nuevos clientes. Así nos fuimos consolidando poco a poco y la satisfacción de quienes confiaban en nuestro servicio se convirtió en nuestro sello, en la identidad de la empresa. Con mucho esfuerzo y constancia nos hemos ganado una posición de prestigio en el medio que, por lo demás, es muy competitivo, esto mismo nos hace seguir perfeccionándonos e invirtiendo en nuevas tecnologías para brindar cada vez un mejor servicio, igual al que debiesen ofrecer los concesionarios respectivos”, cuenta Álvaro Piña. En términos de innovación, trabajan con la última tecnología del campo automotriz. De forma constante hay una actividad de inversión en nuevos equipos y herramientas que el área exige y los clientes requieren, pues la actualización es clave en un taller de estas características. Y así lo demuestra el considerable flujo de clientes (particulares, empresas e instituciones) que cada día optan por los servicios de primera calidad que estos empresarios y amigos otorgan a demandantes de la provincia y regiones vecinas. Elevadores, máquinas de alineación, máquinas de balanceo de neumáticos, entre otros, son elementos tecnológicos de nueva generación con que cuenta Mi Taller, claves primordiales al momento de confiar la correcta mantención de un vehículo. “Como equipo de trabajo, estamos en un metódico estudio de las nuevas tecnologías, y nos preparamos y capacitamos, porque estamos conscientes de que si no lo hacemos, perdemos un terreno ganado con mucho esfuerzo. No podemos fallarle a las personas que confían en nuestros servicios y que por años han puesto el cuidado de sus automóviles en nuestras manos”, sostiene Álvaro, convencido de que no invertir en capacitación y dejar de innovar significaría quedar atrás en un rubro extremadamente competitivo.

Ramón San Furgo 308, Santa Cruz Fono: 72-2825480


9

Emprendimiento e Innovación

Centro Médico Veterinario y Hospitalario Pet 4 Patitas

Pet 4 Patitas, es una Farmacia y Hospital clínico veterinario que tiene su casa matriz en la ciudad de San Fernando. Fue creado con la finalidad de prestar atención médica a las mascotas de familias de las regiones sexta y séptima. Mauricio Pinto Salas, dueño de la empresa veterinaria, indica que este centro hospitalario tiene el objetivo de prestar auxilio en caso de enfermedades o accidentes a distintos tipos de especies, ofreciendo servicios de diagnóstico, tratamientos y operaciones. Su equipo está compuesto por un personal de un alto nivel de preparación, entre médicos veterinarios generales, anestesistas, médicos veterinarios de animales exóticos y traumatólogos, todos con vasta experiencia en el área. El hospital cuenta con un pabellón clínico de alta tecnología: máquinas anestésicas inhalatorias, monitores cardíacos con LCD, desfibriladores, respiradores artificiales, redes de oxígeno y bombas de aspiración, herramientas fundamentales para atender urgencias u operaciones de complejidad. Asimismo, otorga lo necesario para el

cuidado y mantención de su mascota: una amplia gama de medicamentos para tratamiento de traumatologías, envenenamientos e intoxicaciones. Por otra parte, también otorga servicios de peluquería, hotelería, venta de cachorros finos, vestuario, alimentos y accesorios para todo tipo de animales. Sus precios son accesibles y convenientes: “nuestra pretensión es llegar a todos, somos un centro integral con una real preocupación por la salud y el cuidado de las mascotas. Este proyecto se creó con ética, profesionalismo y vocación, pero, por sobre todo, con amor por nuestros animalitos, eso es lo que nos motiva para ser una alternativa cierta de vida para ellos”, sostiene Pilu Arriagada R., Gerente Administrativo.

Atención de urgencias durante las 24 horas toda la semana. Chillán 444, San Fernando. Contacto: 72-2714152 mauripinto64@hotmail.com


Mujeres de Colchagua

10

Inés Zamora Lagos

“Yo me preparé para la discriminación”

En un espacio de su ocupada agenda, nos recibe Inés Zamora Lagos, Ingeniero Agrónomo de la Universidad Católica de Valparaíso y una de las fundadoras de Dayenú Ltda., hace poco mencionada en la prensa nacional como una de las empresas más innovadoras de Chile y reconocida como una organización multidisciplinaria de profesionales de nivel internacional por su gestión en la prestación de asesorías integrales al agro en términos de innovación y productividad.

Para Inés es imposible emprender e innovar sin formar redes de apoyo. Establecida en San Fernando hace más de una década, desarrolla su trabajo profesional en un ámbito dominado preferentemente por hombres, pero que gracias a su sólida formación profesional y a un carácter tenaz ante los desafíos ha sabido ganarse un espacio en el mundo agrícola, transformándose en un referente indiscutido de perseverancia, rigor y proactividad para alcanzar sus objetivos: la concreción y el éxito de los proyectos que asesora.

¿En qué consiste el trabajo de Inés Zamora desde la perspectiva de la productividad?

en desarrollo y es importante su ayuda e intervención. Ese es el rol que deben cumplir los profesionales, uno no debe esperar a que lleguen todas las ayudas del Estado.

Consiste en hacer asesorías de carácter profesional, con un grupo multidisciplinario de profesionales abordando diversas áreas: económica, energética, producción y social (mano de obra), todos ejes que otorgan sustentabilidad al sector y el entorno donde se desarrolla. Trabajamos con el sector agrícola, entendido no sólo como el cultivo en la tierra, sino desde una perspectiva mucho más amplia. El carácter profesional tiene que ver con cómo hago que un sector determinado cuente con recursos para que crezca. Nosotros apoyamos a nuestros clientes en la búsqueda de recursos para resolver sus problemas, recursos que pueden estar al interior de la empresa o vamos a buscarlos al mercado público o privado llámese CORFO, FIA, Sercotec, organizaciones internacionales, bancos y otros; exponemos la iniciativa como un proyecto interesante y viable. No esperamos al Estado para que nos diga qué podemos intervenir, nosotros estamos en una posición más proactivas, vamos a terreno y analizamos las ideas con los clientes, enseguida conversamos con la autoridad o con quien sea necesario y le planteamos que existe una empresa, localidad o persona con una negocio interesante que está

Dayenú, ha establecido alianzas estratégicas con profesionales de la Universidad de California Davis y Universidad de Florida, en Estados Unidos; la Universidad de Copenhague, en Dinamarca; la Universidad de Liverpool, en Inglaterra. ¿Cómo funciona este aspecto colaborativo y cuáles son los resultados? Estas alianzas son nuevas y nacen con el apoyo de Dvor Wulfsohn, Doctorada en la UC. Davis, que nos permiten trabajar activamente en innovación, se trata de profesionales provenientes de estas universidades que tú nombras , que con frecuencia viajan a Chile y nos permiten estar al día con lo que sucede a nivel mundial. Además, nosotros viajamos al extranjero para saber qué está pasando y realizar la búsqueda de colaboradores porque, aunque no lo creas hay gente que está dispuesta a colaborar, algo que no se da mucho aquí, porque en Chile el profesional es muy celoso; el profesional cree que le van


11

a robar las grandes ideas que tiene y, la verdad es que son eso nada más, ideas, si no hay alguien que las materialice, no sirven de nada. En el fondo, lo que hacemos es juntar cerebros de distintos países para desarrollar productos o métodos de alta calidad y con proyección internacional hechos en Chile, como decía, a veces se tiene la idea, pero no se sabe cómo materializarlo, porque hay una limitación de recursos intelectuales en el país, entonces hay que salir a buscar aprovechando que el mercado está globalizado, a lo cual se suma que hoy tu puedes trabajar mediante Internet. Hay una serie de herramientas que te permiten trabajar a tiempo real, compartir archivos, etc. Si hoy alguien no puede emprender, innovar, es porque realmente no está usando las herramientas que están disponibles.

¿Es suficiente el aporte del Estado en estas materias de productividad, innovación y emprendimiento? El Estado está súper comprometido con el emprendimiento. Yo observo en Chile un problema, hoy algunos profesionales le ponen una carga excesiva al Estado para que resuelvan los problemas y, la verdad, yo no comparto eso. Quienes nos hemos educado, quienes tenemos una formación profesional, integral, tenemos la tremenda responsabilidad de buscar recursos y no esperar que el trabajo nos llegue a la casa con el sueldo más alto que podamos ganar, así también tenemos la responsabilidad de hacer crecer el entorno donde vivimos. Por otra parte, nos debemos acostumbrar a una nueva versión de gente joven, que si bien está trabajando contigo, a la vez está emprendiendo un trabajo propio o quiere mas espacio para sus intereses personales. El empleador y el empleado deben asumir que hoy es una realidad completamente distinta y que hay que dar los espacios para que esa realidad se pueda manifestar y ambas partes logren sus metas, porque existe gente que está insatisfecha en ambos lados (empleadoempleador) y el peor enemigo de la productividad, de la felicidad, es la insatisfacción personal. Uno trabaja para ser feliz. Un poco de lo que yo quiero y un poco de lo que debo, hacen una buena mezcla productiva. Soy partidaria que si alguien quiere un mes de vacaciones o viajar al extranjero se debe considerar la posibilidad de brindar aquel espacio condicionado a metas, a modo de ejemplo, nosotros en temas de innovación tenemos la posibilidad de traer Doctores y Magíster que vienen del extranjero por un mes o más y son un gran aporte con su experiencia en la empresa, y la gente de Chile se da cuenta que el tipo es tremendamente metódico para trabajar, súper responsable, generoso y lo mas importante, él trabaja contra metas, no trabaja contra horarios. Así también se da la posibilidad que profesionales chilenos que trabajan con nosotros en innovación puedan ir al extranjero a perfeccionarse

Mujeres de Colchagua

contribuyendo con nuestros colaboradores, sin embargo acá se da un hecho especial a algunos les cuesta dejar el país por unos meses y les provoca inseguridad.

¿Qué opinión tiene acerca de la sociedad chilena actual? En una oportunidad un turista dijo: “En Chile los ricos odian a los pobres porque nunca saben lo que tienen que hacer y quieren que les den todo, y los pobres odian a los ricos”. El tema es que nunca se han conocido, nunca se han sentado en la misma mesa a comer, no han jugado una pichanga juntos, nunca han llorado juntos por la pérdida de una persona. Y lo peor de todo es que en este país somos todos muy cercanos. En Chile nadie puede decir “yo no tengo un pariente que no se educó y es más flojo que todos los flojos juntos, en esta sociedad tan pequeña todos tenemos un pariente que le fue muy bien, otro que es más o menos, otro que no le trabaja un día a nadie y que vive a costa de otro, etc. El problema es que nos negamos mutuamente y pertenecemos a la misma familia.”


Mujeres de Colchagua

12

¿Ser mujer ha significado un obstáculo en este rubro en términos de discriminación? Yo creo que hasta hace unos 5 años atrás, de alguna manera sí era un obstáculo ser mujer. Pero en mi caso siempre he podido decir: a mí no me pasó. Me formé en una familia donde estaban equiparados los roles entre los hermanos y, allá en la casa, todos teníamos que hacer de todo, entonces nos apoyábamos mutuamente, entonces, aprendes el lenguaje para comunicarse hombres con mujeres. Después entré a estudiar agronomía, una carrera que era habitualmente estudiada por hombres. La PUCV vela por el desarrollo intelectual de las personas, está focalizada en el tema del rendimiento académico y eso hace que se armen grupos de estudios para aprobar los ramos. Me tuve que preparar bien para pertenecer a buenos grupos de trabajo, aquí parte la discriminación, y yo me preparé para esa discriminación. Me dije, si no me preparo bien no podré entrar al mercado laboral, así es que en verano y en invierno hacía prácticas dentro de la misma universidad, pero además, iba a donde pudiese aprender cosas. Cuando terminé la universidad sabía podar, injertar y sabía hacerlo bien, como un trabajador con conocimiento de agrónomo. A pesar de mi formación, de mi posgrado en Estados Unidos, recuerdo que cuando iba a terreno, sentía que el productor quería ver cuánto sabía, me ponía a prueba, cosa que no hace con el hombre, entonces a mí lo único que me quedaba era demostrarle que yo podía hacer un cambio sustantivo en la productividad de su huerto. He tenido suerte, en el tiempo me he encontrado con gente muy buena que también me ha apoyado y facilitado el camino y cada uno de ellos (as) son alguien especial para mí.

¿Cómo se definiría a sí misma? Me definiría como una persona con una formación católica y apostólica muy internalizada, digo muy internalizada porque vengo de una familia con estas características que me transmitieron de pequeña, esto me ayuda a reconocerme con defectos por superar, soy una libre pensadora que trato de manejarme con valores, no por dar una imagen, sino porque me nace, así como me nace: acoger a quien lo necesita, dar un consejo cuando te lo piden, decir no cuando debo hacerlo. Sé que me he equivocado y cuando he dañado a alguien no ha sido porque quería hacerlo. Amo tremendamente a los niños, no tengo hijos, pero tuve que participar en la formación de un sobrino No me veo con una persona aislada, sino integrada a la comunidad, no me nace la posibilidad de ver que algo no está funcionando bien y dejar que pase así nada más. Si tengo la posibilidad de comunicarme, escribir una carta, generar contactos, de ver cómo poder ayudar y no me quedo tranquila hasta que doy vuelta cielo, mar y tierra para encontrar una solución. Yo soy una convencida de que Dios da dones que así como los recibes, los puedes perder y, esos dones, en la medida que se pueda, hay que compartirlos,

por eso le pido al que los tenga que los comparta. Esa soy yo día a día. Yo creo que esa es la Inés Zamora. incorpora la naturaleza, el humus esencial de la creación.


Marta Morrison

13

Mujeres de Colchagua

Los Nudos en las Trenzas de la Memoria Desde niña ha amado la cultura tradicional, incluso optó por la formación autodidacta pues considera la educación formal muy estructurada, indicando que no ingresó a la Escuela de Bellas Artes debido a que no quería copiar el canon estético europeo que recibiría de los profesores. Ella desea entregar su conocimiento de la artesanía a los niños, a quienes ha observado valorando su trabajo con su natural sensibilidad. Hace más de 10 años llegaron a la provincia de Colchagua unos periodistas norteamericanos para conocer la producción artesanal. En una tienda de Santa Cruz, con una actitud religiosa, una mujer tejía a telar. Curiosos, ellos se acercaron para imprecarle que la provincia era muy pobre en artesanía y no se explicaban cómo ésta era casi inexistente en la zona. Ella les contestó que todo eso iba a cambiar. Desde aquel momento Marta se consagró al diseño de la artesanía, innovándola con el uso de nuevos productos. La moda de accesorios ornamentales que ella y un grupo de mujeres del sector La Lajuela elaboraron usando paja de trigo y teatina, impactó en Chile y el extranjero. Después de iniciarse en el dibujo, la pintura y la escultura, comenzó a crear joyería con estos elementos: “lo habitual era ver sombreros con teatina, en realidad así se batía la zona antiguamente”, describe la creadora.

CREADORAS Actualmente, Marta trabaja con Raquel Manríquez (3ra generación de trenzadoras): “Tiene 86 años y es muy buena artesana de la zona, llevamos 12 años trabajando unidas. La Raquelita tenía problemas en una manito debido a la edad. Cuando le propuse que trabajáramos juntas no estaba muy convencida, pensaba que su lesión le impediría realizar los trabajos de trenzado, pero finalmente accedió. Ahora tiene la mano perfecta y es la mejor trenzadora de las que quedan en Colchagua”. De este modo, ambas comenzaron su amistad realizando maravillosas obras que cambiaron el tratamiento tradicional de la artesanía de Colchagua y el país. Las dos son responsables de renovar la ciencia del tejido y el tratamiento de los materiales ensamblados, generando un producto de nobleza. Morrison reconoce que no tenía conciencia de lo que se estaba haciendo al momento de crear, “yo sabía que era algo nuevo, ¡pero no supe que sería tan trascendental”. Con carácter, asume los riesgos como desafíos imprescindibles para la innovación artesanal, nos cuenta que comenzó en su exploración de la manufactura observando bolsas de pan hechas de teatina, “yo uso las fibras como ornamentación, trato que nazcan, pero de otra manera, dándole una forma artística, no utilitaria”. La orfebre indica que la confección de collares y pulseras es el primer antecedente de su trabajo, participando con éstos en un concurso nacional para una muestra Bienal de Artesanía en Brasil, donde quedó seleccionada entre un total de 8 artesanos chilenos. Sin embargo, no asistió y prefirió quedarse en la provincia dedicada a sus labores, asumiendo el rigor que demanda ser autodidacta.

UNESCO Un momento histórico para orgullo de los colchagüinos es la distinción a Marta Morrison otorgada por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas fundamentada en la educación, la ciencia y la cultura) producto de su trabajo de investigación en el que utiliza fibras de teatina para ornamentación, por eso recibió el premio “Artesanía para América Latina y el Caribe”. Este reconocimiento estimuló a la cultora para viajar por todo Chile buscando el respaldo necesario y motivando a su grupo de artesanos para continuar trabajando. Así, golpeó las puertas de las principales revistas de moda del país, entre ellas la revista “Cosas” y la revista “Caras”, las que se interesaron de inmediato en la obra de Morrison, permitiendo dar a conocer aún más sus creaciones. Actualmente, está dedicada a la experimentación con los elementos naturales propios de Colchagua, los que fusiona mediante la combinación de técnicas y estéticas. No obstante, señala que Chile aún no abre las puertas para


Mujeres de Colchagua

14

ella confeccionaba con una pericia mayúscula; el uso del color y las formas que logra están llenos de símbolos que aún no somos capaces de comprender. Eso somos nosotros. El problema es que nadie lo reconoce, por eso sufrimos un conflicto cultural tremendo”, sostiene tajante mientras bebe un aromático café en su casa de Nancagua, la ciudad de los naranjos, donde reside hace más de 2 décadas.

DISEÑOS Todo lo realizado por ella tiene raíz ancestral: “he tratado de infundir que tengamos identidad, que amemos lo que somos y tenemos. Lamentablemente, nosotros hemos perdido todo, me apena que estemos tan lejos de nuestra naturaleza, estando tan cerca al mismo tiempo”. La artista confiesa su molestia con los criterios que los centros académicos utilizan para definir a quienes elaboran artesanías: “creen que son personas que toda la vida han hecho lo mismo, como si no innovaran”. Marta, no obstante, encontró la estrategia para dar un nuevo valor a la creación, por eso buscó la moda y el diseño como una esfera desde la cual plasmar los nuevos bríos y reflexiones en torno al proceso. Reconoce que sus obras son productos de la intuición, pero asumiendo riesgos importantes ha logrado buenos resultados: “gracias a Dios me he dejado guiar y mi trabajo es muy instintivo. Tampoco le tengo miedo al fracaso, no me detengo sino hasta obtener la idea. Siempre he tenido duendes que me dicen al oído: “mira bien, observa lo que tienes en la mano. Eso es lo entretenido”. Señalando asimismo, que heredará a sus hijos el amor por la tierra y la cultura. la innovación de productos artesanales, argumentando que se continúa en una línea de trabajo que puede llegar a detener la creatividad de los cultores del área, en circunstancias en que es el arte una de las plataformas para expresar la identidad local y latinoamericana.

RESGUARDO La importante invención de Marta Morrison es la creación de joyas con teatina (avenilla fatua), maleza gramínea de 35 centímetros. En esta zona, tradicionalmente se seleccionan, tiñen y secan para la confección de sombreros de huaso usados en la zona central. Así generó un importante cambio en el diseño de productos artesanales, lo cual abrió un campo laboral en la zona, realizando una evolución de la joyería nacional, dado que en Chile la orfebrería usa preferentemente la plata y lapislázuli. Nuestra artesana logra mezclar plantas y minerales con una destreza admirable. Reconoce su inspiración en la joyería mapuche, a quienes admira profundamente: “para mí son lo más lindo que hay en Latinoamérica, su simpleza no se compara, a mi juicio, con ninguna otra cultura”. Acerca de su aprendizaje en el uso del telar, cuenta: “viajé al sur y estuve con una machi, que empezó a mostrarme los telares, ahí vi tejidos estremecedores que

Hoy en día investiga con diversos recursos naturales como el Espino. Marta no termina de soñar y, gracias a sus talleres, mantiene un vínculo hermoso con los niños, a quienes invita a jugar con la naturaleza, estimulándolos a representar lo que ven día a día usando sencillos lápices de colores con imaginación y constancia.


15

Mujeres de Colchagua


Salud y Estética 16

BioZen, medicina complementaria en manos de profesionales mente y alma. Terapias de Biomagnetismo, Reiki, Osteopatía Vibracional, Aurículo puntura, Clases de Yoga. Masajes de Relajación, anti-estrés, reductivos, faciales y Reflexología podal. Sesiones de Meditación con cuencos Tibetanos. Turismo terapéutico, turismo de reconexión con la tierra. Cursos de Reiki de todos niveles, Formación de Terapeutas de Flores de Bach. Daniel Espina González, miembro y profesor del Colegio de Biomagnetismo de Chile y docente de la Asociación chilena de Reiki, es el Director del centro terapéutico BioZen, primer centro de terapias complementarias o integrativas en la ciudad de San Fernando. Desde el año 2009 que se ha destacado por la efectividad real de sus terapias de sanación, llevadas a cabo por profesionales de primera línea y con una excelente base formativa, cualidad que ha sido su sello de garantía. En Biozen se desarrollan terapias de Biomagnetismo, Reiki, Osteopatía Vibracional, Acupuntura Coreana para el dolor, masajes de relajación y reductivos. Además, el centro cuenta con una camilla de cuarzo destinada a limpiezas de energía, desintoxicaciones y trabajos de regeneración, especial para tratar fibromialgias, artritis, artrosis o falta de energía. Durante 5 años de crecimiento, las diferentes multiterapias aplicadas a pacientes de todas las edades han demostrado ser eficaces, otorgando apoyo a la comunidad con terapias de gran nivel, registrando grandes resultados a través del tiempo en la búsqueda de la sanación cuerpo,

Taller de Ho’oponono, talleres de Crecimiento personal. Convenio con instituciones, atención de niños, adultos y adulto mayor. Tratamiento del dolor.

Especialista en dolores Cervicales, Dorsales y Lumbares, Tendinitis Corrección Postural, Escoliosis, Discopatía (Hernia Discal), Masajes Terapéuticos, Relajación, Artritis y Artrosis. Milton Cabrales Rivera

Licenciado en Quiropraxia

Centro Médico Antivero

Manuel Rodríguez 941, San Fernando. Cel: 77432979 / senseiquirosalud@gmail.com

Informaciones e Inscripciones Quechereguas n° 485, San Fernando Fono: 72-2720285 / Celular: 95837878 Facebook: / biozen.sanfernando


17 Salud y Estética

Gimnasio Baransú: equilibrio físico, emocional y espiritual

Pensado como un espacio para el desarrollo balanceado de la persona, Ricardo Cerda, su dueño, plantea que su gimnasio pretende dar un buen servicio a la comunidad, mediante clases personalizadas y una preocupación constante por el alumno. Asimismo, argumenta que: “Baransú está creado para quienes buscan sentirse y pasarlo bien, desestresarse, relajarse y desarrollar, no tan sólo la parte física sino, también, encontrar el equilibrio emocional y espiritual”. Este es un gimnasio profesional con altos estándares y un equipo profesional con una trayectoria indiscutible en el medio, su metodología está basada en clases personalizadas en donde se trabaja en base a los objetivos y necesidades de cada uno de los clientes: bajar de peso, liberación de estrés, desarrollo de musculatura, etc.

César Droguett, instructor del gimnasio, plantea que el único requisito para ingresar es sólo tener ganas: “si existen lesiones o algún tipo de tratamiento se evalúan y se propone un programa especial de trabajo”. Por su parte, la instructora Paula Yáñez, confirma la posibilidad de que mujeres embarazadas asistan a las diferentes clases que se imparten después de los 3 o 4 meses de gestación: “Si la futura mamita viene haciendo actividad física, no existirían problemas. Se trabaja con las indicaciones profesionales del médico tratante. Generalmente, las futuras mamitas vienen por problemas propios del embarazo, como dolores en la espalda o sobrepeso”, concluye. Quechereguas 790 A, San Fernando Fono: 72-2962854 gimnasiobaransu@gmail.com

Máquinas Cardiovasculares, Acondicionamiento Físico o Halterofilia, Spinning y Sala Multiuso. Actividades Grupales: Pilates, Baile Entretenido, Fitness, Yoga, Karate para niños y adultos, Sala de Musculación.


Salud y Estética 18

Psicoplástica

El juego de niños: un aprendizaje para ser libres

La profesional de la salud Helena Roca Paredes, incentiva con esta técnica el desarrollo de la socialización y el autoestima, usando recursos y materiales reciclados en un taller que estimula la creación artística. Helena Roca, psicóloga residente en San Fernando, realiza clases de psicoplástica, técnica moderna que integra el mundo interno con la plástica y el arte. En ellas desarrolla actividades para niños y jóvenes, cuya finalidad es fortalecer la autoestima y potenciar la creatividad, entregando herramientas para manejar sus emociones y aprender a conocer su mundo interno. Las actividades plásticas llevadas a cabo estimulan el hemisferio derecho del cerebro, potenciando la intuición y la comunicación con el universo interno a través de símbolos, señala la profesional, dando a conocer, a la vez, que al interior del taller “los niños aprenden a reconocer sus derechos, fortalecen sus capacidades comunicativas, promoviendo la relajación y la capacidad de resolver problemas mediante la búsqueda de soluciones para bajar la intensidad de las emociones negativas, entre ellas la frustración, angustia, pena y miedo”. Del mismo modo, en dichos talleres existe un trabajo sistemático en torno al concepto de autocuidado en orden a que los menores aprendan a decir “no” en las situaciones correctas y así tomen conciencia de lo que no les gusta, pudiendo diferenciar lo que es un juego de aquello que no lo es. “El objetivo es aprender a mirarse a sí mismos, a buscar apoyo si lo necesitan. Es un recurso que los fortalece, ayudándolos a crecer y sobrellevar las frustraciones de la vida”, sostiene.

MÉTODO Roca precisa que es importante sensibilizar a los padres acerca de los objetivos de este taller, sustentado en una perspectiva distinta y lúdica de la psicología. “Es un

trabajo, un proceso movilizador de emociones y afectos, ya que cada niño tiene un ritmo personal. Por lo tanto, no existe obligatoriedad ni evaluaciones, permitiendo como primera necesidad el desarrollo de sus propios aprendizajes y el descubrimiento. En el programa del taller no hay competencia, se va a disfrutar y crear sin límites, porque ellos son los dueños de este espacio. Aquí hay tiempo para mirarse compartiendo experiencias, resolviendo los miedos y se buscan las soluciones a las dificultades de la vida”, precisa la psicóloga, absolutamente convencida de la efectividad de estas terapias. La metodología esencial está basada en técnicas plásticas donde se utilizan recursos reciclados, principalmente, o de fácil acceso: “Ellos escogen distintos proyectos como la elaboración de mosaicos, el uso del papel maché, la pintura, el dibujo, entre diferentes técnicas, nada es impuesto. En otras unidades de contenido se inicia la sesión con un cuento terapéutico en el que se escucha e integra literatura y valores, reflexiones y problemas cotidianos que resuelven dando soluciones. Luego, los niños realizan la actividad plástica, expresan y comunican lo que integraron. Todo es un trabajo sencillo, ya que se crea la unidad didáctica de acuerdo a la edad de los integrantes”. Es ideal asistir una vez por semana y también de manera permanente durante 6 meses, como mínimo, dice la profesional, añadiendo que los cambios se observan cuando los padres están en sintonía con los objetivos planteados, entre más persistentes, más significativos son los hábitos que sus hijos adquieren. “Cuando los papás confían en ellos, los respetan y creen en la libertad que les da el juego, registramos un avance concreto. Esto


19 Salud y Estética

quiere decir que los mayores deben dar importancia al mundo de los afectos por sobre la inteligencia lógica, los números, las evaluaciones y los rankings”, afirma. “Los adultos nos complicamos con juguetes caros y tecnología, cuando lo único que requieren los pequeños es sentirse amados, protegidos y con posibilidad de jugar, dibujar, pintar, cantar, reírse y socializar sus valores”, asevera. Un niño sano es quien comparte jugando, por eso es importante devolverles los espacios para actuar y moverse. “Es mucho más simple de lo que se cree. El juego es un aprendizaje, es creación y salud”. Es importante comprender que los niños no nacen para hacerse cargo de las expectativas y esperanzas de los padres, argumenta Helena Roca, puesto que “ellos tienen su propia identidad, su propio tiempo de aprender, creando un guión en la vida. Nacen para ser libres”.

Días y Horarios flexibles. Atención individual y grupal. Sin requisitos. Manuel Rodríguez 540, San Fernando. Celular de contacto: 98652609. E-mail: helenaroca@hotmail.com

El Dolor y la Normalidad veces revienta y no es capaz de cumplir su función, es ahí cuando se produce la falla. Pues bien, cuando uno está nervioso, estresado, angustiado, tiende a sufrir dolores de cabeza, cuello, hombros y abdomen, fundamentalmente. La sobrecarga mecánica puede generar dolor en cualquier parte del cuerpo. Estas señales no forman parte de las patologías establecidas, no obstante, afectan nuestra calidad de vida. Sólo pueden tratarse con medicamentos… con riesgo adicional a su salud y sin mayor resultado en el tiempo. Escrito por Javier Slavic.

La mayoría de las personas sufren en forma frecuente de dolor en alguna parte de su cuerpo, y esto es considerado como algo normal. Sentir dolor de cabeza, cuello, hombros, espalda, abdomen, caderas, rodillas y un largo etcétera de síntomas que no corresponde a una enfermedad específica es absolutamente común. Sin embargo, se nos olvida que lo normal es estar libre de dolores y que la presencia de alguno debe ser escuchado por nosotros, ya que siempre es reflejo de algún elemento de nuestra vida o de nuestro cuerpo que está en estado de disfunción. Esto significa que algo no está funcionando bien en nosotros. El dolor es una manifestación física y concreta que se instala en nuestro cuerpo y puede tener un origen físico o emocional. Un ejemplo que grafica en forma clara este fenómeno es imaginar que el cuerpo es una olla a presión que libera vapor en forma paulatina por una válvula que a

El Quiropráctico es un profesional de la salud de primera consulta cuya formación académica le permite evaluar y descubrir el origen de estos síntomas y tratar el dolor en estas manifestaciones tan presentes en la población sin uso de fármacos y con gran resultado. Normalmente, se afecta la columna vertebral, así como las extremidades y el tejido blando circundante. El Quiropráctico puede recuperar y corregir esta situación a través de maniobras articulares específicas y el tratamiento del tejido miofacial. Quiropráctico Anglo-European College of Chiropractic Kinesiólogo Pontificia Universidad Católica de Chile BODY HOUSE Su salud en buenas manos Avda. Errázuriz 1067 – 2° Piso, Santa Cruz 72- 2821944 / 81212450 slavicbecerra@yahoo.es


Salud y Estética 20

Jorge Escobar

“Hay que ser feliz con lo que haces, el resto viene solo”

Llegando de su último viaje a Rapa Nui, el reconocido maestro de la alta peluquería nos habla de sus comienzos en el mundo de la estética, de su búsqueda por la excelencia en el trabajo y nos comparte su particular modo de enfrentar la adversidad con su eterno compromiso con la calidad de su trabajo. De respuestas lúcidas y con referencias constantes que lo delatan buen lector, Escobar hace un alto en su rutina.

El representante de L´Oréal París en Chile, nos abre las puertas de su concurrida sucursal en San Fernando, donde es posible observar un sinfín de títulos, reconocimientos y primeros lugares de campeonatos de peluquería tanto nacionales como extranjeros, entre sus orgullos: campeón metropolitano de corte y peinado damas por seis años consecutivos; y que lo certifica como primer lugar en la categoría “libre inspiración” de un campeonato en el que participaron profesionales chilenos y cordobeses. Jorge Escobar Zúñiga, fundador y formador de la una de las academias de peluquería más importantes de la región (lleva su nombre), con tenacidad permanente ha hecho frente a las dificultades de la vida, las exigencias del competitivo medio en el que se desenvuelve las ha enfrentado con una rigurosa metodología de perfeccionamiento que lo ha llevado a viajar por países como Argentina, Colombia, España, Holanda y Alemania. También, ha participado como estudiante de emblemáticos exponentes de la peluquería internacional, leyendas que marcaron tendencias con sus propuestas estéticas como Vidal Sassoon, uno de sus referentes, con quien se perfeccionó durante una residencia en Londres en el 2003.

¿Por qué razón decide ingresar al mundo de la peluquería, qué lo motivó a tomar esa decisión? Es que no tuve opción (ríe). Siempre quise ser mecánico automotriz, mi pasión fue la mecánica, los fierros…. Por esas cosas de la vida yo quedé en la Universidad de Chile, en Talca, en Pedagogía en Física y Matemática y no tuve los recursos necesarios. Me ofrecieron estudiar peluquería, mis hermanos me financiaron la carrera, porque mi padre era jubilado y no tenía los recursos para pagarme la universidad. Era una carrera corta y no era una profesión ajena en mi familia, ya que mi padrino de bautismo era peluquero y él sembró el bicho de la peluquería en mi familia: le enseñó a un hermano mayor que después trabajó en Codelco, luego otro hermano y otro que se dedicó profesionalmente y todavía trabaja en san Vicente de Tagua Tagua y con el que incluso trabajamos 25 años juntos. Con el tiempo lo he entendido como una herencia. Me tocó sin querer ser peluquero, pero la peluquería me ha dado todo lo que tengo, e incluso me ha dado más de lo que soñé. Creo firmemente que cada día la vida te da una oportunidad y hay que saber aprovecharla.

¿Cómo son sus comienzos como peluquero? Yo empecé joven, a los 22 años abrí mi primera peluquería en San Vicente de Tagua Tagua, un local construido con adobe, humilde, humilde. Mi padre me


21 Salud y Estética

ayudó a arreglarlo, a pintarlo, y mi hermano, también peluquero, me prestó dos sillones, así logré armar mi primer salón. Ahí partí. Mientras armábamos y pintábamos, la gente preguntaba y qué se va a instalar aquí, una peluquería y quién va a cortar, Yo, me miraban de forma extraña y se iban, incluso hubo algunos que me dijeron que me iba a ir mal… (ríe). Cuando terminamos de limpiar y dejar todo listo para el día siguiente retirar la patente comercial, mi papá guardó silencio, miró cómo había quedado el trabajo, me miró fijo y me dijo que le cortara el pelo (silencio). Antes que terminara de hacerlo, un caballero en bicicleta llegó también a cortarse, no tenía patente, pero mi papá insistió. Lo hice, y ese día atendí a cuatro personas.

Usted, en más de alguna oportunidad ha sostenido que no es un estilista sino un peluquero, ¿existe algún conflicto con la definición, más allá de un tema semántico? Es que, es lo que soy, pues, trabajo con pelo. El peluquero es peluquero. El estilo lo tiene cualquiera. No existe una profesión que se llame estilismo. Por ejemplo, en Madrid, estilista se les llama a los diseñadores de vestuario, es acá en Chile que nos gusta embestirnos con títulos bien rimbombantes, que suenen harto. Estamos en una sociedad exitista, que intenta disfrazarlo todo con un glamour bastante sospechoso. Yo como peluquero tengo mi estilo muy personal. Pienso que si tú haces las cosas bien, no importa el título que tengas, te va a ir bien igual y la gente te va a reconocer y respetar por tu trabajo y tu esencia.

¿Por qué decide venirse a la provincia, en circunstancias que Santiago podría haber sido una plaza de mayor proyección para usted como peluquero? Yo llegué de Santiago a los 22 años. Aunque podría haber tenido más proyección allá, no me acostumbré a la ciudad. Soy de los provincianos que no se acostumbran al ritmo de vida de la urbe, yo estaba acostumbrado a almorzar en mi casa, allá eso era imposible. Me fui sin ni uno, lo pasé mal, incluso mi papá -ya mayor- me dijo en un momento, oye devuélvete yo te doy unas lucas acá cómo vas a estar pasando penurias, a lo que me negué rotundamente, le dije cómo se te ocurre, me enseñaste toda la vida a ir de frente contra las adversidades y ahora estás yendo contra todo lo que has predicado, y me entendió. Renuncié a la peluquería en la que estaba y me contrató un señor en la Galería El Imperio, que me había ofrecido trabajo antes y fíjate que él mismo me advirtió que no me fuera a trabajar a la peluquería que te nombro, de hecho me decía vente conmigo, pero le dije que era imposible pues ya había dado mi palabra, y mi palabra vale. Pasó el tiempo y me llamó unas cuatro veces para que me fuera a trabajar con él, hasta que en una ocasión esta

señora, que era dueña del local, me llamó la atención. Yo le había pedido permiso en mi hora de colación para ir a ver una película, “Las mil y una noche”, de Pier Paolo Pasolini, y llegué atrasado po´. La única vez que pedí permiso y me retó, me retó y me retó, y justo me vuelve a llamar esa misma tarde este señor que te nombré, y me fui. Y le pregunté a este caballero por qué insistía tanto conmigo, y me respondió, sabe, porque aquí en Santiago la palabra no vale y usted me hizo recordar cómo yo era en Talcahuano, usted me hizo recordar a mi padre, me dijo, y ahí comencé a trabajar en un tremendo salón donde me encontré con maestros extraordinarios, artistas con la navaja, ahí eran todos maestros. Ese fue el punto de partida, ahí comenzó todo.

Es exquisito ver cómo usted, siendo un sujeto exitoso y que goza de una muy buena posición, no olvida su origen. Yo no puedo negar mi origen, tendría que andar muy perdido en la vida para hacerlo. Bueno, regular, malo, no importa, esa es mi verdad, tú no puedes borrar tu verdad. Es importante ser uno mismo, humilde en lo posible. En lo personal no sé si soy humilde, porque también muchas veces peco de soberbia -quién no-, pero me gustaría llegar a serlo. Ante la arrogancia, ante la prepotencia, que he vivido con ciertas personas, siempre he respondido, no


Salud y Estética 22

con una mala palabra, sino que con un trabajo de calidad, pues si alguien se va porque algo le pareció mal de mí en términos personales, me van a recordar por mi trabajo de buena calidad, por mi nivel profesional.

¿Son las estéticas un reflejo de las dinámicas sociales en la actualidad? Absolutamente, fíjate en los argentinos. El argentino vive la moda, vive el glamour, si la tendencia marca el uso del color café todo el mundo va a usar el café. Acá no, los chilenos somos más prácticos, no le damos importancia a la tendencia, le damos más importancia, quizás, a que la prenda sea más abrigadora, que dure, que tenga marca, pero ellos viven la moda, ellos no se complican. El argentino anda con el corte de moda, con su zapato italiano, gastan lucas, a veces las lucas que no tienen, pero viven la moda. Nosotros estamos despertando a eso, el cambio se está produciendo, la mentalidad está cambiando. Se les respeta el gusto al niño en su ropa, en su corte de pelo, antiguamente todos andábamos prácticamente uniformados, por eso es que ahora el niño tiene más personalidad, te fijas, y todo eso es un reflejo de las dinámicas sociales, de lo que está pasando, del cambio que está teniendo Chile. Con respecto a la moda, esta misma señora que salió recién, se atrevió con un nuevo corte, es esposa de un alto gerente, van a comer con otros gerentes, tiene que verse bien y parecer la esposa del gerente, entonces, tu medio, independiente cual sea, te va marcando la pauta en las estéticas, va creando estereotipos. Cuando tienes las necesidades básicas cubiertas, te empiezas a preocupar de

estos otros aspectos, qué ropa estoy usando, en qué mejor colegio matriculamos a los niños, vamos al gimnasio, etc. La estética es un reflejo, definitivamente.

Después de enseñar a tantos buenos peluqueros en tu Academia y en el trabajo diario, ¿Te consideras un formador? Yo me considero un medio, nada más, por causas de la vida, por casualidad. Creo que las personas se construyen a sí mismas, no creo que yo los formes, el que tiene talento va a surgir y el que no lo tiene, no. Yo oriento, no soy egoísta, para qué. Cuando empecé, me encontré con mucha gente egoísta que no compartía conocimientos, que me hicieron difícil la cosa… qué sacaron, si igual me fue bien. Entonces, yo facilito las cosas.

Pero, esos profesionales que pasan por tu lado, son tu potencial competencia. Efectivamente, de hecho lo son y es bueno que así sea, creo en la competencia, cuando me empiezan a ganar es porque me estoy quedando atrás. Entonces, si digo que soy un buscador, un perfeccionista que estoy mejorando constantemente, tengo que demostrarlo. Ahora, hay talentos. A mí me gusta competir con el talento, no me gusta competir en el precio, compitamos con talentos, compitamos haciendo bien la pega. Si viene alguien a preguntarme dónde se puede cortar el pelo, por ejemplo, en Santiago, sin ningún problema le digo dónde ir, pues la mando donde el talento, confío y sé que la va a dejar bien. Esa competencia es la que me gusta. Pero de verdad, de verdad, nunca me ha preocupado la competencia, no me interesan sus precios o lo que están haciendo.

¿Cuáles son las peticiones que constantemente hace a los miembros de su equipo? El público de ahora está más exigente. Quiere saber qué producto vas usar, por qué lo vas a usar, por qué le estás proponiendo tal o cual corte. Yo soy muy estudioso y preocupado de la moda, muy preocupado del tema del look y estoy todo el tiempo con mis trabajadores replanteándonos acerca de la excelencia por la excelencia. Que sean felices haciendo algo bien es lo que espero, yo disfruto cuando veo un trabajo bien hecho porque sé que otra persona no lo podrá replicar, de pronto suena un poco soberbio, pero es un placer, disfruto haciendo lo que otros no son capaces de hacer. Eso es un gozo y lo trato de inculcar siempre a mi equipo, me carga quien corta porque tiene que cortar, porque tiene que comer, no, hazlo bien primero por ti, porque tú te vas a sentir bien, la plata viene sola, toda la vida lo he creído así, hay que ser feliz con lo que haces, el resto viene solo.


23 Salud y Estética Kinesiología y Estética en San Fernando

Salud y belleza en manos de Profesionales La logía se abre camino en áreas que hasta hace un tiempo se consideraban apartadas de ella, como la estética y la rehabilitación post-cirugía estética. Es de gran importancia saber realizar un buen tratamiento de recuperación, ya sea en traumatología o estética; las maniobras se deben aplicar con sumo cuidado, ya que nos enfrentamos a un recién operado. Todo este episodio conlleva diversos cuadros (dolor, edemas, inflamación, etc.), signos y síntomas que sólo un profesional de la salud -como es el kinesiólogo- está preparado para resolver y, de esta manera, devolver lo antes posible a un paciente a sus actividades de la vida diaria. La destacada Kinesióloga Elizabeth Gangas Astorga, es una profesional con amplia trayectoria, su experiencia en tratamientos post-operatorios y estéticos avalan su prestigio, asegurando una atención de calidad sin dejar de lado la salud y el bienestar del paciente. Su trabajo es desarrollado en conjunto con kinesiólogos de la reconocida Cínica IAMCE y con el Médico Cirujano Dr. Mauro Porcia, quien le deriva sus pacientes para que reciban el tratamiento post cirugía en la ciudad de San Fernando. Asimismo, Elizabeth Gangas es la kinesiólogo representante en Chile de CEC, una empresa argentina dedicada al rubro de la Electromedicina, donde realiza asesorías y capacitaciones a sus pares y esteticistas en el manejo de equipos de alta tecnología para tratar diferentes patologías como la celulitis, adiposidades, fracturas, bursitis, tendinitis, entre otras.

Atrévete con el tratamiento Lipoprotéico Marro y baja hasta 8 cms por sesión Los tratamientos se realizan con equipos y cremas especiales para cada patología a tratar, tanto en protocolos de estética como kinesiología. Centro de Atención: Quechereguas 450, San Fernando Fonos: 72-2714932 - 74932891 Profesional a cargo: Elizabeth Gangas, Kinesióloga


24

Cachimbita

¿Me regala un cucurucho? Indiscutiblemente, “Cachimba” es uno de los personajes más representativos del imaginario popular de Santa Cruz. Desde hace 53 años ha entregado lo mejor de sí a través de su trabajo. Con galantería nos recomienda: “Usted come maní y toma vino blanco, ¡mmm…! verá cómo sube la temperatura”, sonríe.


25

Portada

Seguramente, si en cualquier calle de la ciudad alguien preguntara por la existencia de Ernestino Segundo Fredes Marmolejo, la respuesta sería “no lo ubico”, pero si ese alguien vuelve y pregunta por “Cachimba”, el rostro del interrogado se iluminará entero y a su mente vendrá de forma automática la imagen del incuestionable rey del maní y su carrito celeste en forma de locomotora humeante abriéndose paso por las veredas del centro de Santa Cruz. Gran admirador del Club Deportivo Unión Santa Cruz, declarado por la prensa como “santacruzano de corazón” y protagonista de la cultura tradicional, su vida ha estado consagrada a la venta de ese pequeño y noble producto durante décadas, siempre con una actitud optimista y con la estampa del caballero de fina moral que lo hace único. Sólo el rey sabe cuál es el aura que atrae a sus clientes que se renuevan día a día en la puerta poniente de Colchagua. Tal vez porque mantiene encendido el sabor de la planta del maní, cálido fruto que se da a la sombra, bajo tierra, convirtiéndose, gracias a él, en un alimento que deleita a diversas generaciones por más de 50 años. Con total propiedad en la materia, el experto relata que el maní se siembra en octubre y noviembre para regalar su fruto en marzo. Se tuesta a fuego lento, método que aprendió de los mayores y que ha usado con inteligencia y sabiduría para educar a los 5 hijos que el amor le dio. “Ese carro tiene como 53 años, es el primero que saqué a trabajar a la calle, lo llamé el Caleuche”, describe señalando un carro guardado en la bodega; “después me hice un carrito más encachadito que tengo ahí, le puse el Cachimbahuer, como fue muy bueno el alemán” (refiriéndose al futbolista, Franz Beckenbauer). Además, se declara entusiasta del balompié diciendo: “al partido que haiga voy, claro que yo pago los derechos, ayudo al club; a veces me cobran 2 mil pesos y otras oportunidades tengo que pagar 5 mil a un caballero que tiene la concesión, porque a mí me conviene y otras veces no, según la competencia del club. Yo soy del Unión Santa Cruz, ese es el equipo que me gusta. Estuvo en segunda no más, nunca subió a primera, de ahí la gente inventa que echaron pa´ tras el equipo, para mí esas son mentiras, no fueron capaces de ganarle al otro equipo que se fue a primera”, nos aclara en el acto. Como hincha, acompañó durante años al club de sus amores a distintas regiones para brindarle el incondicional apoyo. “Ahora ya no salgo, por la edad, tengo 77 años”, asevera sin menoscabo. Han pasado los años y recupera con lucidez lo confiado a la memoria: “Un señor de apellido Muñoz, tenía un buque (carro manisero), parecido a éste, de lata. Me lo arrendaba a 10 pesos diarios. Se lo estuve arrendando 1 año. Entonces, yo fui a donde un caballero -que en paz descanse- para que me hiciera la copia. Ah, y me pasó una talla: una noche llegué con el buque, llegué medio baldeado -hay que decir las cosas como son-, medio cura´o. Bueno, me quedaba un poquito de fuego en el buque, yo vivía con mis padres y me dijeron en casa -oye Cachimba, no se te estará quemando el buque? ¡Claro! Se quemó el

buque y quedaron las puras ruedas. Tuve que arreglarlo para podérselo entregar al dueño, si el caballero me lo entregó bueno, tenía que entregárselo bueno po´. Fuimos a arreglarlo, a ponerle unas latitas y se lo entregué, porque el caballero también era manisero”, rememora travieso. La habilidad muchas veces es connatural, pero la observación otorga la destreza. Así aprendió con el maestro Muñoz: “estuve viendo cómo lo hacía y de ahí fui tomando alitas, vendía en el campo. A otro señor lo caché cómo hizo el tostador y lo hice. Yo mismo me puse a tostar maní en esos años. Ahora compro maní crudo y lo tuesto, no lo compro en tostaduría, porque lo pueden tener meses tostado y se pone latigúo, mejor hago todo el proceso”, dice con el temple de la experiencia. El apodo nace en la infancia, acompañando la vida toda: “cuando chico, yo era diablazo. Andaba con un cojo de muleta, le decían el Cachimba y como yo andaba a la siga de él, mis papás me pusieron el Cachimba chico. Ahora no me dicen Cachimba, me dicen Bahuer”, sonríe Este verdadero patrimonio colchagüino, nos asegura que lo más difícil del negocio es disponer del dinero suficiente para invertir en mercadería. Un quintal vale 200 mil pesos, pero opta por no comprar grandes cantidades, evitando que se humedezca, ya que la ganancia comienza a bajar: “Espero que se vaya secando. A los caballeros que tienen maní les recomiendo que lo dejen en una bodega al aire libre, que respire a la sombra, no puede mojarse. El maní tiene


Portada

26

una época para sacarlo. Ahora, si se les pasa a los agricultores, el fruto se empieza a abrir, entonces los gallos no pueden vender”, sostiene categórico y recomienda sembrarlo igual que la arveja, “sin cáscara, porque cuesta que salga, es muy porfiado”. No todo ha sido fácil para Fredes. Las adversidades que ha enfrentado han puesto a prueba su temple y espíritu familiar: “cuando tuvo un accidente, yo trabajé 4 meses vendiendo”, relata Lucrecia, poniéndonos al tanto de un choque automovilístico sufrido por su padre, en el sector de Palmilla, después de un 19 de septiembre. “Veníamos con mi vieja en una renoleta blanca. Fue en el cruce de Cantarrana. Yo le puse luces, toqué la bocina y traté de frenar. Choqué por detrás, no me pagaron ni un veinte. Después, la señora (fallecida) tuvo que andar en silla de ruedas, ella me dijo que vendiera la renoleta y la vendí en 120 lucas, total las compré en maní y le hice el doble”, asegura “Cachimbauer”. Con un convencimiento absoluto, doña Lucrecia asegura que está dispuesta a continuar la tradición que su padre le ha heredado, quizás de forma inconsciente, pero que lleva dentro de sí y asume con orgullo: “Mi padre es mi puntal. Vienen personas de afuera a visitarlo y a conocerlo, eso a mí me hace muy feliz y me siento orgullosa de él. Quién se podría imaginar que con estos cucuruchos vivimos tranquilos. Con esto nos ha dado todo lo que hemos querido. También ha disfrutado su vida, no ha sido puro trabajo no más, porque también con mi mamá y él nos fuimos semanas a la playa. Para mí es un gran abuelito y un gran padre. Uno tiene que dar los agradecimientos en vida, después de muerto no sabe la persona lo que uno siente por ellos”, dice, sincerándose ante la mirada de su progenitor. Luego, añade: “A mí me gusta esto. Si mi padre falleciera, yo sería capaz de seguir con la rutina. De los hermanos, soy la única que lleva la tradición y la llevaría si Dios quiere”, indica, asumiendo de uno u otro modo el porvenir del oficio.


27

Reportaje

El excelente oficio de la Restauración

La revitalización de los Carruajes en Colchagua

En el valle central se disfruta la variedad y el sincretismo cultural expresado en la artesanía. Un caso es la restauración de carruajes de época llevado a cabo en su taller ubicado en el sector de Barreales, Santa Cruz. Allí es posible encontrar a este singular hombre, quien ha dedicado importantes años de su vida a conservar y devolver la vida a estos medios de transporte llegados a la zona de diversas procedencias.

hermanos. Santa Cruz es la localidad que le otorgó la oportunidad de conocer a reparadores y a coleccionistas de coches antiguos. Nos explica que en Colchagua los usaban para el cuidado de grandes haciendas: “era el medio de transporte de aquella época, las razones de su uso en esta zona se deben a las condiciones climáticas, conservándose por más tiempo. En cambio, hacia al sur, la colonización empezó más tarde y allá se introdujeron vehículos, no es un lugar adecuado para el uso de carruajes”.

Max Bangert Grob, es un reconocido restaurador de carruajes que vive hace 24 años en Chile. De padre alemán y madre chilena, en Alemania estudió cerámica y restauración de muebles antiguos, oficios enseñados en Europa Central y que duran lo mismo que una carrera profesional en Chile, nos cuenta: “son 5 años de estudios para lograr el título de herrero, ceramista o fontanero”. Se educó en la ciudad de Stuttgart, en la prestigiosa Escuela de Gustav Künhle, quien desde el año 1776 trabajó para la corona inglesa, el Vaticano y coleccionistas del mundo, creando una alta escuela de restauración que hoy se reconoce por su vasta tradición.

LOS COCHES EN AMÉRICA

Sin embargo, fue en Mendoza –en 1986donde restauró los primeros carruajes, luego optó por Chile porque encontró la variedad de madera más adecuada para su trabajo. “En el norte de Argentina hay madera más dura y aquí hay maderas que se usaron antaño para la confección de carruajes, por ejemplo, el Acacio, el Laurel, el Roble. Yo las sigo usando” señala.

A lo largo de la historia, el hombre de nuestro territorio ha abierto rutas culturales frente al océano Pacífico, generando intercambio de lenguas, filosofías y bienes materiales. Es así como los carruajes de época llegaron en barcos: “como no se podía ingresar por el canal de Panamá, llegaron por el Cabo de Hornos y, más al norte, por Valdivia. También desembarcaron en Valparaíso y otros puertos como Iquique. Hay propietarios que los adquirieron en la época de las salitreras; el salitre se enviaba a Estados Unidos, regresando los barcos con muebles y coches”, relata Bangert. El apogeo de los carruajes en América comienza el año 1880 y termina aproximadamente en 1940. Luego, lentamente, el uso del automóvil desplaza al carruaje, la gente siente la comodidad del vehículo y empieza a preferirlo, evitando el caballo: “no es solamente el coche, sino que también debes tener caballos y arneses de tiro, este último es un oficio que se perdió”, explica el restaurador.

La nostalgia por su infancia fue una razón más para regresar, “me ligaba más la raíz materna que la paterna”, argumentando que es aquí donde residen sus

El presidente Balmaceda introdujo el coche para su uso en desfiles militares y como medio de transporte de diplomáticos en la capital. Actualmente,


Reportaje

28

en el valle es utilizado en el sector de Chépica, aquí “se tiene la costumbre de visitar el campo en coche; en los matrimonios se estila un carruaje para llevar a la novia al altar. Colchagua se destaca por el uso del coche para eventos y para la fiesta de la vendimia”, nos cuenta Max, resaltando las características utilitarias de este medio de transporte que pareciera estar lejos de extinguirse.

ARQUEOLOGÍA Lo más importante para la construcción de los coches es la madera que debe ser secada durante 8 años: “solo se requiere un 10% de humedad para curvar la madera, porque cuando está muy verde, el sol las parte, por eso no trabajo con Pino ni Álamo, ya que no es la madera apropiada para la rueda; pero el problema con que me encuentro habitualmente es hallar piezas y partes del herraje clásico, ahí comienza la arqueología”, sostiene Bangert, quien agrega que es en Argentina y Perú donde ha encontrado los artefactos esenciales con los que ha restaurado cerca de 120 coches a la fecha. El principal conflicto es la herencia del conocimiento, reconoce el restaurador, quien está enseñando este oficio a varios maestros de la zona: “He trabajado con el maestro conocido como “el zorrito”, un hombre de 85 años, que se ha dedicado a enllantar ruedas. Él anda en silla de ruedas y aún tiene la habilidad de dar instrucciones para lograr un resultado exacto”. También hace mención a su trabajo en conjunto con un talabartero de Santiago, el que heredó el oficio de su padre. Max Bangert se expresa con orgullo y optimismo porque ha ido recuperando el oficio: “mi sueño es tener un coche relativamente grande para transportar a turistas y enseñar las viñas de este valle”.

MÉTODO DE TRABAJO Su labor se inicia con diseños antiguos, los que traspasa a planos y materiales contemporáneos: “La literatura de planos para la fabricación de coches en español es poca, la principal está en alemán y polaco.

España ahora está editando algunos libros que han comenzado a llegar, pero los planos están aún en alemán”. Describe el gradual deterioro de los coches ya que el uso es cómplice del tiempo. El detrimento comienza por las ruedas: “cuando comienza a flaquear y a desarmarse, empieza la pudrici��n, el coche se va carcomiendo. Entonces el cuero del tapiz se comienza a secar. O sea, no es una cosa eterna. También la termita entra a la madera, porque al estar mucho tiempo abandonados en galpones, se apolillan”. El restaurador primero desarma completamente el carruaje, luego hace un arenado: “veo si los fierros están averiados y empiezo a reconstruir toda la madera. Luego viene el proceso de enlacado y tapizado, todo se ensambla y finalmente vienen los retoques”. Los materiales ideales son el Acacio y Espino, pues “logran soportar todo el peso y el movimiento del coche. Para la carrocería, puedes usar una madera más liviana: el Coigüe, apropiada para eso y el Roble americano lo uso para enchapar y para el color natural”. La restauración es un oficio propiamente caro, ya que todo se trabaja manualmente, “las ruedas y el fierro se fraguan, a combos, con moldes”.

TIPOLOGÍA El profesional narra que los primeros coches usados fueron hechos por los egipcios, utilizados en la guerra. En nuestro país, en las calles de Viña del Mar se aprecian los coches llamados “Victoria”, relata: “esto se debe a que en el año 1888, los franceses le regalaron a su reina Victoria el modelo de coche llamado “Minort” y, dado que la reina lo usó muy frecuentemente, quedó con ese sobrenombre: coche Victoria”. Pero existen otros modelos de coche, como los deportivos: “usados principalmente por jóvenes para ir de cacería ya que su altura los hacía especiales para disparar a ciervos y jabalíes”, los coches utilitarios y los coches amplios y grandes, como Omnibuses, para trasladar a pasajeros y, dentro de los coches típicos chilenos podemos encontrar la famosa Cabrita, de un eje con dos ruedas, que las personas de más edad suelen manejar en zonas rurales. También están los coches en bandeja que sirven para las


29

paradas militares, “es un coche de mucho lujo”. Por último, las pompas fúnebres: “un coche que se usó en Europa, y todavía hay lugares donde se ha vuelto a usar. En San Javier, para ser exactos, restauré las ruedas de uno y el cliente dijo tener bastante demanda para situaciones solemnes”. Los coches más cerrados eran usados por abogados y doctores para ir a ver a sus pacientes. En Curicó, algunas viñas están implementando el “tiro de caballo”, todos están haciendo carretones tirados por equinos, para la uva, para repartir el abono, y usan el caballo por un tema ecológico”. Es necesario reconocer el valor que este medio tiene en nuestro país. Por ejemplo, en Santa Cruz, sirve a los campesinos para el traslado de diversos materiales y otros productos agrícolas. El 80% de los coches de Chile se encuentra en esta región, “esa es una de las razones por las cuales me vine a vivir aquí, se dieron las constelaciones”, asegura con alegría.

RITMO Sobre un carruaje el paisaje se vive de otro modo, se aprende a respirar y observar, es nostálgico, pero también tiene su utilidad. Don Max revive el comentario de un cliente al que reparó varios coches en Chépica: “me decía que ver la siembra desde la perspectiva del coche es otra cosa ya que, si me subo a una moto, paso a una velocidad más rápida y no veo la planta en sí, en cambio, a la velocidad de un coche, la observo y la disfruto, la contemplo”, concluye el restaurador, quien es reconocido en Chile por su talante, cordialidad y conocimiento de su arte.

Reportaje


Un Café con

30

José Miguel Viu Bottini

“Es necesario compartir una visión, superando las barreras ideológicas” José Miguel, es uno de los herederos de la tradicional marca Viu, un producto clásico del buen vino chileno. Un hombre que tiene una visión clara acerca de la proyección de la Provincia de Colchagua, y crítica hacia aquellos líderes que entorpecen el progreso de las comunidades. Cree que el turismo es un atractivo y un modo de potenciar al país y particularmente a la zona de Colchagua.

noble y místico. Así que mi infancia está llena de recuerdos en relación a eso. Mi padre viajaba todos los fines de semana de Santiago a desenvolverse en su faceta agrícola en la viña, muchas veces yo lo acompañaba. De hecho, las vacaciones de invierno y verano las pasábamos acá, casi completas, hasta que tuvimos la edad de revelarnos y pedir salir a otra parte (ríe). Son muchos los trabajadores de mi padre que aún trabajan con nosotros, o sus hijos. Tuve una infancia bastante feliz, soy un privilegiado, no cabe duda. Siempre, eso sí, sentí, no la presión, pero sí el desafío del hijo mayor, cuando la concepción era mucho menos inclusiva y el hijo mayor debía asumir la responsabilidad.

El hijo mayor del recordado empresario vitivinícola Miguel Viu Manent, nos recibe en su oficina, una plataforma administrativa desde la cual observa todos los días el viñedo. Con la visión que lo caracteriza, propone nuevas estrategias para el desarrollo actual del valle, procesos en los que ha participado con una infinita disposición al diálogo, esforzándose para que Colchagua sea cada día un polo turístico y cultural más consolidado, pudiendo recuperar el sentido que tuvo desde el siglo XIX en el valle central. Por esas casualidades que hacen que instantes sean significativos y misteriosos, la entrevista es llevada a cabo justo en el día en que se conmemoraba el decimotercer año de la muerte de su padre. Sus respuestas resultaron esclarecedoras y emotivas, entregándonos las claves de su árbol genealógico, los recuerdos de su infancia y su mirada personal en torno a la provincia.

¿Cómo vivió su infancia en esta tierra? Soy hijo de una familia de 4 hermanos, hijo de inmigrante catalán que llegó a principios del siglo XX a Chile, quien desde muy temprana edad se involucró con el negocio del vino y en algún momento tuvo la oportunidad de partir con algo propio, modesto, en Santiago. Hoy se conmemoran los 13 años de su fallecimiento. En algún momento -y ahí conecto con tu pregunta-, como parte de su evolución como empresario vitivinícola, se le presentó la oportunidad de comprar una propiedad agrícola. Desde el año 35 al 66, su objetivo fue elaborar vino, o sea, compraba vino a productores, los elaboraba, envasaba y vendía en el mercado chileno, así la marca de vinos Viu fue un slogan muy famoso. Además, ese año nací. Tengo 47 años y siempre la vida familiar giró bastante en torno a la ocupación de mi padre, un oficio muy

¿Qué representa para José Miguel la imagen de su padre en el día a día? Lo tengo presente muy seguido, por ejemplo, en su austeridad y su sencillez. La austeridad probablemente era un aspecto mucho más profundo, más común en el Chile de esa época. Hoy cuesta más encontrar gente sencilla, eso lo aprendí de mi padre, trato de tenerlo permanentemente presente. Detrás del glamour que puede ver la gente, en relación a esta actividad que es muy bonita -porque es tan noble, llena de simbolismos, tan atractiva y romántica-, hay un montón de trabajo, esfuerzo, una relación con los recuerdos y responsabilidades adquiridas, consciente e inconscientemente. A lo mejor, hubiera hecho un montón de cosas diferentes, pero la imagen de mi padre me ha marcado y ha determinado lo que soy hoy día. Cada vez que tengo alguna decisión difícil de tomar, no te diría que lo invoco, pero sí lo tengo presente, lo incorporo, no necesariamente opto por la misma decisión que hubiese resuelto él, porque las circunstancias son terriblemente distintas. No cabe duda que son contextos diferentes, hay ciertas cosas que definitivamente no aplican. Las que tienen que ver con el sentido común, con la ética, la moral, con cosas básicas, elementales, las aprendí de mi padre muy bien, y me ha ayudado a funcionar en el día a día.

Las personas ligadas de una u otra manera a Viña Viu Manent, constantemente reconocen en la figura de su padre a un hombre sabio, respetuoso con todos y amable. ¿Qué significan para usted estas apreciaciones, años después de su fallecimiento? En lo personal, vi que esas cualidades efectivamente estaban en él, pero obviamente, no sé cómo lo ve el resto.


31

Yo le tengo una tremenda adoración, sobre todo en la época de la vida en que el padre es una figura muy exacerbada. Con los años uno tiene la posibilidad de ser más crítico y ver con un prisma distinto. A mí me gratifica todo eso cuando lo escucho de un tercero (…) lo veo luego de 13 años que murió. Hoy es la misa de conmemoración número 13 de su muerte, nunca la ha organizado la familia, sino la gente que trabaja en la viña. Creo que uno viene con una misión, uno viene con el relevo y eso yo lo tengo claro.

¿Cuáles son sus anhelos personales, sus objetivos y sentido de vida? Tengo muchas expectativas y aspiraciones. Uno está para trascender, pero no como la mayoría de la gente lo interpreta, no logrando un objetivo grande, vistoso. Sino de la manera con que puedes hacer significativa tu vida. Entonces, te diría que mis objetivos tienen bastante que ver con eso, con mi sentido de trascendencia. Me he volcado bastante al desarrollo de la “ruta del vino”, desde sus inicios. Me parece un objetivo muy entretenido, que es beneficio para una zona, va más allá del beneficio de una empresa, sobre todo hoy día que los empresarios en tela de juicio, y ahí nos meten a todos en el mismo saco. Lo que me excita es sentar a gente de diversos pensamientos y sacar una conclusión, pero finalmente mi objetivo es que el blanco y el negro se pongan de acuerdo. Es importante mirar desde fuera, mirar desde otra perspectiva. Cuando enfrento problemas personales y profesionales, trato de mirar las cosas desde varias perspectivas, eso me lo enseñó mi padre. En la época en que Chile estuvo polarizado, mi papá nunca nos irradió odio. Recuerdo que en un momento se tomaron este campo, pero él no era representante de la rancia aristocracia chilena, no era terrateniente; él era hijo de inmigrantes, tuvo que esforzarse muchos años para poder surgir, tener esta viña con una bodega, y que al poco tiempo después se la expropiaron, fue difícil. No obstante, hizo todos los esfuerzos y logró recuperarlo, para eso estuvo acá con la gente y venía a ocuparse de la bodega, no la cerró, siguió financiando algunas cosas. Fue solidario con quienes no sabían administrar, ayudó en la alimentación de los animales, para que no murieran. Él seguía viniendo, ejerciendo su labor desde la sombra, claro, porque tenía que entrar al campo fondeado, o tenía contacto con algunas de las gentes, estaba en ese momento al otro lado de la línea y logró el objetivo, que el campo funcionara. No es la única situación que les podría contar. Como verán, sus acciones siempre me inspiraron mucho.

¿Cuáles son los desafíos que debe enfrentar, a su juicio, la sociedad chilena? No voy a decir que la Educación, pues me parece elemental. Yo siempre critico la visión de corto plazo, entiendo que hay necesidades de las cuales hay que hacerse cargo, pero me parece muy triste que la visión de un alcalde, por ejemplo, deba ser la instalación de agua potable y

Un Café con

alumbrado, por supuesto que sí es necesario, pero también es importante preocuparse del mañana, asuntos que de verdad le puedan cambiar el destino a la gente, como el florecimiento de la ruta turística vitivinícola de Colchagua. La oferta es para 20 años más manteniendo la oferta turística tradicional. Yo creo que ese es el gran desafío de este país. Además, es necesario escuchar argumentos críticos de la contraparte, cosa que no sucede hoy día. Es necesario que se comparta una visión, superando las barreras ideológicas. Lamentablemente, no existe esa intención, pues es necesario realizar cambios de actitud. La política me parece que ejemplificaría todo lo que les estoy diciendo. Todavía tenemos enquistada la profunda polarización que vivió este país. Chile tiene ventajas geográficas fantásticas, creo que ese puede ser su destino, México está vinculado, Brasil, etcétera, gente que viene a este país para conocerlo, más allá de las temporadas altas. Pero cambia la autoridad y se cambia el sentido de lo que se estaba haciendo. Australia, por darles una referencia, tiene mucho parecido a Chile en temas de vino y turismo, y nosotros podemos aspirar a lo mismo, pero se requiere mucho apoyo y voluntad.

¿Qué representa para usted el Valle de Colchagua? Somos una familia con tradición de 4 generaciones, sentimos que pertenecemos acá. A pesar de no haber vivido de forma permanente, en la actualidad vivo en la zona, en nuestro ADN está la provincia, y además desarrollamos en ella una actividad que nos gusta. Aquí se producen los mejores vinos de Chile y en este valle está instalada buena parte de la producción vitivinícola del país, donde comenzó a reflotar este tipo de producción. Hoy día hay una mística y la gente se siente orgullosa de ser colchagüina.


Opinión

32

La nueva ley de CORES y su aporte a la descentralización Por Washington Polidori Venegas, Profesor de educación G.B.

Desde el inicio de la transición, se han impulsado una serie de medidas que han puesto la discusión sobre la profundidad de la descentralización en un contexto de democratización. El proceso descentralizador se ha expresado en modificaciones a la legislación, en la creación administrativa de nuevos instrumentos descentralizados de inversión pública. La transferencia de más competencias a los gobiernos regionales desde el Gobierno central, significa que las decisiones se dejan de tomar en Santiago y comienzan a tomarse en cada región, esto permite que las políticas públicas sean más adecuadas a las realidades de cada una de las regiones y dejen de ser homogéneas, sin reconocer la realidad tanto económica, social y cultural de cada una de ellas. La temática descentralizadora es amplia y diversa, tiene implicancias políticas, administrativas, económicas, financieras, sociales y culturales. En un mundo globalizado, el dar más participación a la gente en la decisión y gestión de los problemas que le conciernen más directamente, es una manera de dar más sentido a la vida cotidiana. Los avances en la descentralización se expresan además de otros, en la creación de los Gobiernos Regionales en 1992 y su institucionalidad con sus recursos y plantas de funcionarios, así como la elección, aunque “indirecta”, de los

miembros del consejo regional Ley N° 19.175, modificada con la reciente aprobación de la Ley N° 20.678, la que dicta que estos miembros serán elegidos por votación directa en los próximos comicios electorales del 17 de Noviembre de 2013. Esta nueva Ley de CORES es una medida, que permitirá a la ciudadanía tener una mayor representatividad, siendo protagonistas del proceso de descentralización y progreso del País. Este es un importante avance, que sean los Chilenos y Chilenas quienes escojan a sus representantes en el gobierno regional, sumándose así a las políticas de fortalecimiento de la democracia, es fundamental además, que los ciudadanos tengan una participación activa en el sistema político regional.

Neurociencia

Existe algún secreto para lograr el ansiado “aprendizaje Significativo” en educación, cuál será la receta para obtener y mantener a los alumnos atentos, qué se debe hacer para que “estos cabros” aprendan… La verdad, no hay ningún secreto para lograrlo, sólo instrucción. Hace ya más de 30 años que existe un nuevo campo de investigación que genera un aporte inconmensurable a la educación, la neurociencia, que de manera muy resumida es el estudio del sistema nervioso, principalmente del funcionamiento del cerebro, y usted se puede preguntar y qué le importa a un profesor el estudio del cerebro, le importa nada…, pero debiera importarle, ya que es este músculo el que intentamos modificar cada día, desde que el niño/joven ingresa al colegio hasta que sale, durante 12 años de su vida y muchos más si hacemos un buen trabajo. Cada minuto, cada conocimiento o información, normas, y formas a las que les enfrentamos generan una acción y modificación del cerebro, el lograr saber cómo es que

funciona, cómo se estimula, cómo procesa la información y luego la incorpora y utiliza es vital para lograr improntar a cualquier ser humano, no basta sólo con algunas estrategias didáctica o modelos educativos, nada sacamos con trazarnos objetivos de aprendizaje si no consideramos cómo aprende el cerebro. Estamos igual que en tiempos remotos: ensayo y error. En la Universidad nada nos dicen sobre la forma de modificar el cerebro. El 2008 la UNESCO realizó una investigación de los modelos educativos de Latinoamérica y el Caribe el SERCE, uno de los objetivos era encontrar la variable que más influye en el “Aprendizaje Significativo”, entre todas las que se consideraron “EL CLIMA DE AULA” se coronó como la más relevante, siendo Cuba quien mejor clima de aula tenía y por ende los mejores resultados, esto se condice con lo descubierto por la neurociencia cognitiva, que afirma que el cerebro aprende cuando se encuentra en un ambiente emocionalmente positivo. Se debe considerar que la función principal del cerebro es la supervivencia y al verse amenazado sólo funciona en defensa. Por lo tanto, hay que dejar de ser el profe anotador, bueno pa´ los rojos, mala onda; busque una estrategia de comunicación con sus alumnos que le permita generar un ambiente cálido, de armonía, compatible con el aprendizaje.

Tamara Mena Profesora de Historia y Geografía


33 Estilo y Tendencia

Ambientes Tienda de muebles y decoración personalizada

Tamara Mena Alemany nos cuenta que la tienda partió con la idea de tener un lugar especial en San Fernando, donde estuviese la opción de comprar cosas diferentes, objetos de decoración de los distintos continentes o el regalo soñado, y con ello evitarse el tedioso viaje a Santiago en busca de un regalo adecuado. La tienda posee un ambiente muy acogedor y una hermosa luminosidad que anima y conecta con lo lúdico, ofreciendo a los clientes preciosos muebles de múltiples posibilidades de diseños, como livings de inspiración clásica, rústicos, vintage, kitsch, y orientales. Del mismo modo, podemos encontrar atractivos arrimos, mesas de centro, alfombras, cuadros, artículos decorativos y orfebrería. La gracia de este oasis de creación, donde trabajan preferentemente con maderas nativas, radica en que, independiente de lo que haya, en exhibición puedes hacer lo que quieras conjugando diseños. Aquí la imaginación vuela. Trae tus propios proyectos y ese sueño de decorar la casa a tu pinta en Ambientes se hace realidad, como por ejemplo, convertir una mesa en un mueble especial que refleje tu personalidad, proponiendo las características de corte y tallado si lo deseas. También se puede encontrar una interesante colección de pinturas de artistas nacionales y locales. Atrévete a decorar tus espacios como siempre quisiste. Av. Manuel Rodríguez # 540, San Fernando 74771298 ambientessanfernando@gmail.com


Estilo y Tendencia 34

Tienda MQ Lo que las mujeres quieren

Geraline Aleuy es una joven emprendedora que siempre le atrajo el vestuario y las posibilidades creativas que otorga ese ámbito del diseño. Recuerda que siendo muy pequeña dibujaba ropa a las amigas de su madre. La primera relación que tuvo con MQ fue como clienta, luego le ofrecieron trabajar de vendedora y aceptó encantada. No pasó mucho tiempo y el local se puso en venta; lo compró y de paso cumplió un sueño, ser dueña de una de las tiendas más exclusivas e innovadoras de San Fernando. En MQ conciben la moda como una actitud cotidiana. En sus espacios se lucen exclusivos zapatos españoles confeccionados a mano de la marca Gaimo Espadrilles, los que se distinguen por su comodidad natural, diseños asombrosos y elegantes. Las colecciones de ropa traídas de España y, en especial, de la marca Brodery (Buenos Aires) elaborados con géneros italianos, invitan a sumergirse en un maravilloso mundo de colores y ensoñación, donde joyas tailandesas y bonitas carteras de gamuzas forradas en cuero, también se integran a la belleza que propone esta tienda. Lo que viene en la nueva colección es el boom de los zapatos de la firma brasileña Raphaella Booz y la creación del espacio para ropa masculina de la marca Individual. Ven a descubrir MQ, se parte de nuestro estilo de vida. Av. Manuel Rodríguez # 585, San Fernando. 72-2715057


35

Entrevista

Carlos Remigio Cardoen Cornejo

“Somos los locos los que abrimos las puertas a los cuerdos” “Van los versos dedicados a mis dos hijos y a mi mujer/ y usted que está leyendo/ tal vez no lo va a creer/ el primero salió moreno, el segundo bien clarito, me chanté./ No fuese cosa que el tercero saliera overito”, exordio con el cual comienza un libro de poemas creado por Carlos Cardoen Decoene, oriundo del valle de Colchagua, cuya viveza y sabiduría heredó su hijo mayor.

Una entrevista establece una relación de confianza superando las fronteras impuestas por el tiempo. La grata conversación con don Carlos Cardoen, siembra una sabiduría más allá de la época material que nos toca vivir. Con lucidez e ingenio nos muestra lo aprendido en la vida, conocimiento volcado actualmente al Museo de Colchagua, un recipiente de obras reunidas con la valoración de las épocas y contextos culturales en los cuales el hombre buscó su trascendencia.

¿Qué lo motivó a realizar el Museo de Colchagua, lugar donde usted ha reunido textilería andina, carruajes y piezas arqueológicas de relevancia cultural? Yo te diría que las circunstancias guían a veces fuertemente los destinos del hombre y esto de generar un museo no está exento de aquello. Todo partió hace más de 40 años, cuando siendo un alto ejecutivo de una empresa, tenía que viajar por Latinoamérica, cumpliendo con actividades industriales y organizativas. En aquellos tiempos no era como hoy, que tú puedes ir y volver de un país, eran menos los vuelos, era más difícil viajar y más caro. Planificaba los viajes, tenía a cargo México, Perú, Brasil, Colombia, entonces me quedaba por lo menos 3 días allá, a veces una semana y en los tiempos libres iba a visitar los museos. Quedé muy impactado, a pesar de haber recibido una muy buena educación en el Barros Arana, pues era un total ignorante de las culturas precolombinas-no eran tratadas en la malla curricular del colegio- y me di cuenta de la existencia de estos maravillosos mundos que existieron en México y en Perú. Empecé a visitar museos, comprar libros y leer, como soy curioso, profundicé y conocí a los antropólogos y arqueólogos más importantes de la época en esos lugares, con quienes se estableció una profunda amistad: Miguel Mujica Gallo, dueño del Museo del Oro, en Perú; Federico Kauffmann Doig, gran arqueólogo peruano, lo mismo con la gente del Museo de Antropología de México. Fui conociendo y sumergiéndome más en el tema y, con esto, me di cuenta que existía en aquellos años todo un comercio arqueológico libre, en el sentido que no había restricción alguna para adquirirla, ni aquí ni allá. Comencé a formar colecciones en base a estas adquisiciones. Luego fueron tomando cuerpo porque las orienté con un sentido didáctico. Posteriormente tuve la intención de comunicar esto a los demás, haciendo las primeras exposiciones -esto ocurrió hace unos 25 años- con muestras Mapuches, de la cultura Moche, todo tipo de material que les daba cuerpo, para darle al visitante una visión sobre un determinado tema y así fui haciendo estas exposiciones. Cada año hacía

una distinta y dije, bueno, con diferentes elementos qué hago con ellos ahora y me propuse hacer un museo. Lo hablé con mis amigos y ellos me decían que lo abriera en Santiago, no, les dije, quiero hacer un pequeño experimento e hice un museo chiquito en Vichuquén, es el experimento más extremo que he realizado. Y empiezo a reunir antecedentes y hago ese museo, y bingo!, 600 habitantes tiene el pueblo, 10.000 visitantes hubo en un año, esto es lo que yo siempre he creído y que es parte de mi quehacer empresarial. Eso de que hay que ir a presentar una oferta donde exista una demanda, no funciona, eso es lo que dice el libro, pero es al revés, hay que hacer una oferta tan buena que tú generas la demanda. No siempre el libro tiene la razón, la academia también se equivoca. Así de simple. Después me dije que tenía que hacer un museo en Colchagua, y lo hice en Santa Cruz, para qué te cuento, todo el mundo me dijo estás loco, cómo se te ocurre, quién va a ir a Santa Cruz si no lo conoce nadie. Si yo hubiese hecho un estudio de factibilidad con un especialista -que se usa mucho hoy día- ¿qué me hubiese contestado?, usted qué tornillo tiene suelto, está listo para la Casa de Orate, mas yo les digo una cosa, que a mí me tilden de loco es un piropo. Siempre he dicho que los locos somos los que abrimos las puertas a los cuerdos, sin los locos, qué pasaría con los pobres cuerdos.


Entrevista

36

¿Cuál es su mirada acerca de la cultura de Colchagua? Primero hay que definir qué es cultura. Una definición emerge cuando has olvidado todo lo que has aprendido, entonces es esa esencia, es lo que te quedó, es el destilado y se expresa de todas las formas, cultura es desde saber preparar una sopaipilla hasta interpretar a Beethoven en el Teatro Municipal. Cultura es todo lo que hombre hace, de ahí que las manifestaciones son tan amplias y eclécticas. Con mucha frecuencia se confunde la cultura con el arte; hay una confusión semántica grave, porque el arte es parte de una cultura, pero la cultura es más que el arte. Entonces, cuando hay que pedirle a una persona que haga una gestión cultural, buscan a un artista, craso error, porque el artista es personalista y quiere ser diferente a todos, no quiere retratar a nadie, excepto a sí mismo. La cultura, en cambio, busca la apertura. Siendo el arte parte de la cultura, hay que tratarlo como tal y desarrollarlo como tal. Se necesita una visión de de 360°. Creo que hablar de una cultura colchagüina es un poco pretencioso, pero sí podemos hablar de una cultura en Colchagua y con esto nos referimos a la manera de hacer las cosas. Se trata de nuestra población que tiene ciertas características, como es el haber nacido y criado en el campo, haber participado de forma más estrecha con el quehacer de la naturaleza, de los acontecimientos atávicos del hombre, lo que para mí es determinante y es una ventaja frente a los demás seres humanos que no han tenido la oportunidad de haber vivido en el campo, porque tú estás más cercano a la vida, cercano a la condición animal, pues tenemos que entender que somos animales, amaestrados, claro, de un circo que se llama sociedad. La sociedad es la dueña del circo, te viste, te enseñar a hablar, te meten un cuento y hacen de ti un ladrillo de tanto por tanto, y que no salgas de aquí, o si no vas a la cárcel o al manicomio.

Mis mejores recuerdos son de la escuela pública de Santa Cruz. Con mis compañeros compartimos mucho, había una solidaridad que tal vez hoy no es tan común en las ciudades. Ver crecer las plantas, el cosechar lo que tú sembraste, ese solo hecho, te entrega otra experiencia, te da las armas para enfrentar la vida con determinación y con un fuerte sentido de solidaridad hacia el grupo. Te das cuenta que entre menos medios, la gente más solidaria es. El dinero, tiende a separar a la gente, es considerado un fin, cuando es un medio para crear, hacer cosas, para transformar en tres dimensiones tus sueños.

¿Por qué ha puesto todos sus esfuerzos, en el más amplio sentido de la palabra, en la proyección de Colchagua, en circunstancias que puede realizar los mismos arrojos en otros proyectos y en otras zonas. Cuáles son los valores heredados de su familia que le permiten realizar un proyecto cultural y patrimonial en el valle? Bueno, de partida, yo soy un convencido que para hacer algo que tenga trascendencia, hay que hacerlo en profundidad y no en extensión. Más te extiendas tú, más delgadita es la capa. Entonces, yo me he concentrado verticalmente en nuestra región, por qué, por dos razones fundamentales: la pasión y el amor. Yo tengo un profundo amor por esta región y dejo que me lleve. La sociedad nos entrega tan pocas libertades a los seres humanos, el amor es una de ellas, y dejo que el amor me lleve para donde el alma quiera y lo navego en la nave pasión. Yo voy montado en este mar de amor hacia lo que me gusta. Si hay un propósito en la vida para mí es ser feliz, obviamente con las limitaciones naturales. Pero fíjate cómo se mide el desarrollo de un país, por ingreso per cápita, qué es eso. Aumentar el ingreso no es aumentar el desarrollo, es simplemente ser más fariseo. Entonces, yo me dejo llevar por eso y es la razón de estar en Colchagua. Además, yo hago a medida que tengo recursos, por eso me concentro. Yo soy hijo de padre belga, quien me incorporó el orden y la sistematización para lograr las metas; y mi madre, 100% chilena, representa ese sentimiento maravilloso de sentirse parte de esta tierra, siendo la mujer que me entregó valores realmente importantes. Nuestra familia -Cornejo- tiene más de 200 años en la zona de Colchagua, en el valle que se llama Nilahue, porque hay dos: el valle Cornejo y el valle Nilahue. Luego mi padre fue absorbido con los temas colchagüinos. Fue un ingeniero dedicado a la maquinaria agrícola, muy sensible, poeta, escribió dos libros de poesía. El viejo me entregó esa sensibilidad para querer nuestra tierra, él, huaso rubio y ojos azules; mi mamá en cambio, era morena y de ojos oscuros, mis hermanos rubios y de ojos azules. Estas son las razones, o sea, la raíz, naturalmente, no es una cosa que yo lo haya decidido. Todo esto me viene en la sangre, me viene de forma sencilla.


37

Respecto a la enfermedad que le afectó y de la que logró salir adelante. ¿Hay un antes y un después de ese proceso? No, en absoluto. Fíjate, la gente me dice es fácil pensar así después de haber tenido la muerte durmiendo al lado tuyo, porque claro, ahora andas relajadito. Toda mi vida he pensado igual y para demostrarlo, 27 años atrás afortunadamente escribí un libro que se llama “Del Tiempo y la Felicidad”, en él hago los mismos postulados. El cáncer no puedo decir que lo disfruté, sin embargo no me amargué. Gran parte de haber sanado exitosamente fue la actitud que tuve y que tengo. Siempre la adversidad la he transformado en una oportunidad. La desgracia, excepto la muerte, hay que dejarla sentada aparte, hay que transformarla en oportunidades. Ese es el secreto, la forma positiva, pero no me ha cambiado lo esencial. Indudablemente una experiencia tan fuerte como la muerte, tiene de alguna forma que afectarte. Me dieron 3 meses de vida hace 10 años, 3 meses que los estoy disfrutando no sabes cómo (ríe).

Entrevista

¿Cuáles son las cualidades de sus amigos más queridos y qué provoca en usted enojo? Yo busco en el ser humano la lealtad, eso es lo primero y es como la mamá de todas las es; y la humildad, es otro elemento esencial. La humildad para mí es hija de la lealtad. Una persona que es leal, que es humilde, es todo, es honesto, un gallo derecho. Además, yo creo que reírse de sí mismo es muy importante, es importante ser relajado. Entre más importante alguien se considera, más huevón es. Fíjense ustedes en aquellas personas que por razones de la vida se les enviste de poder. En cambio, el hombre humilde y el hombre de bien, usa el poder con humildad, con sabiduría y no se va a creer un poquito más grande, ni más chico que nadie. Mientras que “el piojo resucitado”, el huevón, ese se hace importante “altiro”, imagínate envistiendo poderes prestados, como los políticos, estos gallos se transforman. Por lo tanto, el enojo me lo provoca todo lo contrario: la deslealtad y la soberbia, eso me descompone. Por ejemplo, la burocracia es de mi desagrado porque entorpece el normal desarrollo. Hay que tener claro que uno está aquí para ayudar y ser positivo.

¿Cuáles son el libro, la película y el disco que más lo ha emocionado? En libros, recomiendo “Recuerdos del pasado” de Vicente Pérez Rosales. Es un libro exquisito, costumbrista, maravilloso. La película que más me ha impresionado se llama “Desde el jardín”, representa a un hombre que tiene ciertas limitaciones, muy interesante, una sátira maravillosa a nuestra sociedad. Y en música, me encanta la música barroca, me encanta Händel. En música popular, me inclino por la música de Sinatra, o sea lo que canta, no sé quiénes fueron sus compositores, pero de la vieja guardia, porque yo soy de la vieja guardia. Y por supuesto, la música tradicional chilena, me encantan Los de Ramón. Raúl de Ramón, gran folclorista nacional, “Rosa colorada” es una gran composición y muchas otras canciones que nacen desde Santa Cruz de Colchagua y que están en el acervo nacional.


38


39

Simplemente una hermosa vida

Consagración de la Artesanía en Madera Erwin Nenen, artesano en marquetería y retablos se destaca por su mirada puesta en lo patrimonial. Luego, sus trabajos circulan por el mundo, él alcanza la trascendencia. Situado en un segundo piso de una casa en Villa Venecia, San Fernando, se encuentra el taller de Erwin Nenen; apellido que algunos creen de origen alemán, otros de origen mapuche, sin embargo, el artesano no distingue diferencias. Lo importante para él es sentirse realizado, pleno, con lo que nace de sus manos desde cuando era un niño. Convencido de su virtud, le ha dado un giro a su vida, junto a su familia, con el objetivo de recrear el paisaje de Colchagua y la zona central. Convencido de su virtud, le ha dado un giro a su vida, junto a su familia, con el objetivo de recrear el paisaje de Colchagua y la zona central. Comenzó en octubre del 2002, cuando una exposición protagonizada por él, en marquetería, marcó un antes y un después en su vida: “Llevo 11 años en este oficio, aproximadamente, y he recorrido gran parte de Chile con mi trabajo”. El artesano estudió


Arte, Cultura y Patrimonio

40

Publicidad y Diseño Gráfico Computacional, “pero después me dediqué a lo que siempre quise hacer, el trabajo en todo tipo de madera, realizado a mano”, afirma.

Historia: La marquetería tiene sus antecedentes en la época de la Colonia, con la llegada de muebles europeos, trayéndola plasmada en mesas de centro, sillas y en los roperos que venían del viejo continente. Actualmente, esta manifestación es escasa. Nenen ha revitalizado este arte mediante muestras pletóricas de identidad nacional: motivos de la zona central, en donde se inmortalizan el copihue y la uva y, también, nos encontramos con un acabado registro de etnias aborígenes del sur de Chile como los Onas y Selk’nams: “Mis trabajos se van fuera del país, están repartidos por el mundo, esa es la parte simpática, la trascendencia”.

Proceso: El cultor primero realiza la matriz, la que – insiste- no va dibujada: “Lo voy haciendo de modo directo. En mi vida he sido bastante patiperro y en el viaje me he impregnado de distintos paisajes, por ejemplo, he realizado retablos de iglesias de Atacama y de Chiloé. Tengo la habilidad de mirar, obtengo la idea y de ahí lo hago, no necesito sacar fotos, es solo “al ojo””, destacando su capacidad para encontrar la proporción correcta. Respecto a los materiales, señala que no ocupa muchos, salvo en casos excepcionales, pero regularmente

utiliza yeso, plumavit, enchapes, cola fría, agorex, “hasta el palito que encuentro en la calle me sirve”, describe con sencillez. Con la misma pasión y simpleza que elabora un diminuto barril de un retablo, aborda desafíos creativos de tamaños más grandes como la “La Última Cena”, muestra que medía 1 por 2 metros, todo hecho con el color natural de la madera. Asimismo, dentro de la producción de este virtuoso creador, destacan lámparas, cajas para dominó, naipe español y tableros de ajedrez.

Plenitud: Al preguntarle si ha cumplido sus metas, argumenta: “hoy día me siento pleno, y no porque no tenga un patrón, pues sí tengo una patrona”, sonríe. “A veces digo, qué pena por esas personas que trabajan en cierto oficio y lo realizan de mal gusto, aquello ocurre porque no les gusta lo que están haciendo con sus vidas, siempre soñaron con ser arquitectos, o tener una huerta o tener plantas o ser músicos, pero están metidos en labores que no son de ellos ni para ellos. En Chile existe un gran porcentaje de gente que trabaja apatronada. Se fijan un sueldo y no pueden salir de esa dependencia con el salario, ellos se acostumbran. La clave es hacer lo que uno desea, pero hacerlo bien y con amor”, concluye, mientras ilumina con su mirada la escalera para no tropezarnos.

Arte en Madera Cel. 58367653 Santiago Bueras n° 368, Villa Venecia. San Fernando.

El público podrá apreciar de forma gratuita los trabajos y técnicas del artista en la inauguración de su primera exposición 2013, a realizarse el día Viernes 6 de Septiembre, a partir de las 18.00 horas, en la sala de la tienda de muebles y decoración Ambientes, Av. Manuel Rodríguez N°450, San Fernando. La muestra se ofrecerá al público durante 1 semana.


41


Arte, Cultura y Patrimonio

42

Ricardo Ulloa López El poeta que llama a despertar la Infancia

Desde el momento que egresa como Profesor de Estado en Educación General Básica con mención en Castellano de la Universidad de Chile ha trabajado en el área educacional. El año 2000 arribó a la provincia de Colchagua, orientando su vida profesional al nivel docente directivo de escuelas rurales. Sin embargo, tiene una veta que ha asumido con esmero y vocación: ser escritor.

descubierto la transitoriedad y sus fragmentos que no completan la soledad humana. Una instantánea en secuencias pendientes mediante las cuales el lector penetra en la escena sintiéndose parte de la noche recurrentemente descrita sin adjetivaciones, componiendo una perfecta atmósfera fílmica. Una interesantísima instancia que trabaja la síntesis en la madura mirada del autor.

El arco temático de su obra tiene que ver con su historia personal política, social y entre sus auto publicaciones encontramos además, 3 textos dramáticos, una novela breve y una producción poética visceral, absolutamente comprometida y honesta, entre las que destacan Bifronte, 1980 ; ¿Humanos derechos?,1984, Beso encaramado en boca tan frágil, 1997; Fragmentos de los infieles transitorios, 2012, edición bilingüe, último poemario en el cual ha mostrado con maestría una temática humana realizada en estilo tan impactante como un relámpago, que ilumina escenas espectrales por un breve instante en la furtiva complicidad de la noche, que se quiebra y deja al

Hombre de mirar profundo e inquieto de ideas, en su transcurso creativo también ha incursionado en la confección de las facturas textuales, realizando tareas de diagramador, imprentero y empastador de sus propios libros. “Me instruí en este oficio cuando, en un tiempo determinado, me dediqué a producir un periódico en Puente Negro, se llamó “Entre Ríos”. El proceso de la imprenta me llama la atención desde siempre, entonces me dediqué a observarlo, hasta que aprendí lo básico. Cuando hago el proceso completo del libro creo que no se detendrá su importancia, a pesar de los nuevos medios”.

El duende de la infancia: Parte de las nociones con las que se desvela el autor las obtiene de Federico García Lorca, poeta español de la generación del 27, creador de mayor influencia y popularidad de la literatura ibérica del siglo XX. Lorca nos entregó la Teoría del Duende, un sistema poético desde el cual observa la realidad Ulloa y construye parte de su imaginario poético: “Creo haber nacido a la poesía a los 7 años, cuando empecé a deambular por la lectura y por las letras y, evidentemente, en mis propias circunstancias”. El escritor, con residencia actual en la ciudad de Santa Cruz, retoma 3 conceptos básicos de lo establecido por García Lorca, uno de ellos es el duende, que se define como “magia, la sabiduría y lo connatural del ser humano; el espíritu y la intuición: la poesía”. En definitiva, lo esencial con lo cual se supone hemos sido creados. “El otro aspecto que considero es el niño intacto, el niño que ve al duende. En aquella etapa tenemos una serie de amigos imaginarios. Y, ¿por qué vemos al duende?, porque el niño está libre, no está estropeado como el hombre. Su conciencia vive en un


43

Arte, Cultura y Patrimonio

mundo intuitivo, en un mundo donde las cosas no tienen explicación alguna, es inocente y, por lo tanto, es sabio”. Según la lógica poética -nos señala-, es “la intuición” lo equivalente a la sabiduría, y es innata; y la ignorancia significa “la razón”, o sea, lo aprendido, la razón es la ignorancia aprendida. “Por eso yo manifiesto que si tuviera otro hijo, no lo incluiría en la escuela, aún siendo yo un docente que ama su profesión. Mi problema es este modelo, no me representa, porque pre engaña al niño hasta transformarlo en un hombre estropeado, que no cumple la función para lo cual fue creado”, sentencia. Asimismo, insiste en que al infante le quitan tres características fundamentales: el volar, el soñar y el sentir. En su caso personal, nos describe: “los duendes se me aparecen a los 7 años. Empezaba a decodificar para leer -a juntar letras- y me transformaba en un instrumento, parecido a lo que para el hombre primitivo era la vara carbonizada, herramienta con la cual dibujaba sus manos en la roca. La condición humana es la única que crea un lenguaje visual. Entonces, los sujetos que escriben -si les llamamos poetas derechamente- son instrumentos del hombre tal como la rama carbonizada de milenios. Esas son las nociones que hoy día yo descubro en la exploración del oficio, desde el ejercicio humano. Solo el poeta le recuerda al hombre acerca del duende”. La poesía aparece ante los ojos de Ricardo en un contexto familiar económicamente complejo. Mas, el niño que maduraba hacia el oficio de la poesía cuestionaba el concepto de pobreza al ver a su mamá hermanas cocinar y admirar a su padre y hermanos cuando construían casas con sus manos. ¿Qué posibilidad existía en esas circunstancias que naciera un poeta?. “Yo no tengo más explicación que el duende. O sea, mi destino es asumir el deber para el que fui considerado”, sostiene el vate. “La búsqueda de la pureza que proviene del duende protagonista del humano que se ahoga y que grita con quejidos en cada esquina, preso y confinado por el exitismo barato y que al fin, como buen duende, se aparece disfrazado de angustia en el agua cotidiana que no apaga la sed del poeta por regar la tierra estéril de los hombres y de la mujer ocupada en lavar las excresencias absurdas del sistema, ambos olvidando su magia original. Todavía recuerdo la casa de mis abuelos donde construí mis sueños esperando el duende”.

Ulloa afirma que tiene el deseo de entregar pureza a través de su cotidianeidad y de su obra, y es precisamente la ingenuidad sabia lo que él considera un fundamento básico del niño de la provincia de Colchagua. “Creo que aún es posible salvarse en la medida que podamos volver a visualizar nuestros duendes, en la medida que nos permitamos volver a ser niños y encantarnos con la mirada de la inocencia. Estoy convencido de que los poetas tenemos esa misión, me llama la atención como el duende me incorpora pájaro y Dios, me incorpora nubes, me incorpora la naturaleza, el humus esencial de la creación.


Arte, Cultura y Patrimonio

44

José Riveros Donoso

“Me enamoré de la música a medida que fui conociéndola”

Cuando decidió dedicar su vida a la música, jamás se le pasó por la cabeza que uno de sus trabajos más importantes sería hacer las partituras de la reconocida banda Los Jaivas, grupo que desde niño admiró escuchando los vinilos y cassettes de su padre. De esa fascinación original han pasado ya más de 20 años, su admiración sigue intacta y su labor de registro ha sido trascendental para la conservación patrimonial de la mítica agrupación chilena.

Desde niño tuvo interés por la música, su abuela y su madre hicieron un esfuerzo y le compraron una guitarra, ese sería el inicio de una fructífera carrera, no exenta de dificultades. El profesor y pianista profesional oriundo de San Vicente de Tagua-Tagua, hoy se encuentra en una zona de destaque, escribiendo las partituras de la reconocida banda nacional y trabajando intensamente con su maestro Claudio Parra. Con presentaciones en distintos lugares de Chile y con varios conciertos a su haber en países como Paraguay, Uruguay, Argentina, Ecuador, Venezuela y Colombia, Riveros nos habla de su gran pasión, la música, de su peregrinaje por ella y la trascendencia de su actual trabajo.

¿Cómo ingresaste al mundo de la música de forma profesional? Quedé en la UPLA, en pedagogía en música, y tuve la oportunidad de estudiar gracias a mi puntaje y a mi condición social. Mi mamá era viuda, obtuve el 100% de crédito universitario y, además, me dieron hartas becas. Somos una familia que no vivió en una cuna de oro, somos hijos del rigor, mi papá falleció, atendía un kiosko en una placita, con eso vivíamos y, luego, mi mamá con mucho esfuerzo nos dio estudios -a mí y a mi hermana- y la oportunidad de ser profesionales.

Estaba en tercer año de carrera en la UPLA, siempre obedecí a ese impulso secreto que te provoca la música, yo actuaba por mi instinto. Eran tantas mis ganas por formarme en el piano que fui a la UC de Valparaíso, pedí una audición y postulé al Conservatorio, ahí hay grandes maestros como Fernando Cortés, Manuel Montero, María Angélica Beláustegui, y la formación era muy rígida en el piano, muy estricta, muy técnica. Así, me comencé a formar, conjuntamente, en dos lugares de mucho prestigio. Estudiar una carrera de piano es muy riguroso, la exigencia es tremenda, pero más pudieron mis ganas y pude con mucho esfuerzo y poquísimas horas de sueño (ríe) conseguir mi objetivo y realizarme. He ido construyendo una profesión que ha sido mi vida, me enamoré de la música en la medida que fui conociéndola.

José Riveros ha realizado un largo camino por la música, en su carrera figuran presentaciones en diferentes países latinoamericanos y una gira pendiente por Europa y Japón, sin embargo, no deja de llamar la atención tu comprometida postura de llevar música a sectores rurales de Colchagua y Cachapoal, de centrar tu mirada en esos rincones y, a veces, preferirlos por sobre los grandes escenarios. ¿Qué te motiva a tener esa posición? Al momento de trabajar como profesor en distintos colegios de la región me fui empapando de la realidad social e idiosincrasia de comunas como Malloa, Placilla, entre otras. Me fui dando cuenta que hay un enorme vacío cultural. Desarrollamos proyectos con algunos alcaldes, armamos orquestas juveniles e infantiles, a las que se integraban niños de sectores rurales y de escasos


45

recursos, hijos de temporeros en su mayoría, mucha gente de escasos recursos tuvo la posibilidad de poder acceder a este tipo de manifestaciones, lo que se concretó como un aporte al desarrollo cultural de las zonas que te nombro. En el conservatorio tienes accesos a las creaciones de genios de la música y, generalmente, te encierras en ese mundo -muchas veces clasista-, pero sales a la calle te das cuenta que hay un sinfín de lugares con una necesidad cultural latente. Y quise cambiar eso. Comencé a dar conciertos. Hay personas que nunca en su vida habían visto o escuchado un concierto de piano, y que tú hayas llegado a una persona, a su corazón, provoca una felicidad interna impresionante, te renueva como persona, te llena como ser humano. Para mí la música va desde cuando te levantas hasta cuando te acuestas, uno se entrega por completo a esto, hasta sueño a veces con do re mi fa sol la (ríe). Es una pasión que vives, que tu arte llegue a un niño que nunca en su vida ha visto un concierto de piano, y te diga muchas gracias y los papás te agradezcan -y tu lo sientes-, no es que te hagan el gesto… miras los ojos a la gente y ves que les brillan de emoción, eso no tiene precio, ahí sientes que con tu carrera estás contribuyendo al país. Uno debe dejar una huella en esto, la música sin mensaje no cumple su rol.

¿Cuál ha sido tu realidad como músico regional, en términos de apoyo por parte de las autoridades? En lo personal, creo que es bastante insólito que te reconozcan en el extranjero, que te inviten de otros países con todo pagado para que te presentes, alaguen tu trabajo, lo que estás haciendo y, sin embargo, en municipalidades X te pongan obstáculos para presentarte. Es un poco irónico y cruel si tú quieres.

¿Desprecio? No creo en un desprecio, es parte de la idiosincrasia de Chile, uno tiene que tener una carrera en el extranjero para que se abran puertas, “nadie es profeta en su tierra”, eso es lo que sucede. Hay que ir consolidando una propuesta técnica, en mi caso ha sido un trabajo arduo, me ha costado

Arte, Cultura y Patrimonio

abrir puertas, pero se abren, al fin y al cabo se abren. La plataforma para desarrollarse como músico es muy precaria en el país, es decir, uno ya tiene que estar consolidado para poder vivir de la música. Sé que me queda mucho por recorrer, van a pasar años para que me logre consolidar, los inicios son los que más cuestan, en ese proceso de inicio el apoyo de las autoridades es prácticamente nulo.

¿Cómo nace la Academia de Música Claudio Parra San Vicente? Nace como un proyecto musical que va en beneficio de la comunidad y la cultura de la región. Me decidí por hacer una academia de piano con la imagen de un músico chileno de gran trayectoria que está vivo y al que mis estudiantes pueden conocer y tener acceso. Es un proyecto autónomo que cuenta con muchos alumnos actualmente y lo bueno es que hemos podido marcar historia por el trabajo realizado no solo en la región sino, también, a lo largo de Chile. Tenemos un proyecto educativo serio, que cuenta con un reconocimiento y el respaldo permanente de Claudio Parra, con el que los estudiantes han tenido la posibilidad de tocar.

¿Cuál crees que es la trascendencia de la transcripción de partituras que desarrollas? Pienso que radica en transmitir en otro formato técnico un patrimonio, es un aporte imperecedero, podemos estar en 50 o 60 años vivos o muertos, con Los Jaivas o sin ellos, pero el registro va a existir, las partituras estarán. Lo que se plasma en el papel tendrá un valor histórico muy grande, de pronto no estaremos, pero las nuevas generaciones seguirán teniendo acceso a estas composiciones. Estoy en una posición privilegiada profesionalmente, qué duda cabe, pero al mismo tiempo la responsabilidad es enorme, los errores cuestan caro, o sea, que una banda de 50 años de trayectoria mundial delegue ese nivel de confianza sobre mí es un alta responsabilidad, afortunadamente lo hemos hecho bien y tengo la convicción de que se realiza un aporte concreto a la música chilena.


Arte, Cultura y Patrimonio

46

José Elías Rishmawi y su Claro de Luna

El noble oficio de la crianza El oficio de la crianza es producto de un tejido de consecuencias desde la temprana edad de José Elías. Por un lado, la zona geográfica -su abuelo tenía una parcela en San Vicente de Tagua Tagua- y, luego, su hijo mayor se encantó con la belleza de estos animales, hecho que lo motivó a adquirir una yegua (por recomendación de sus amigos) y, enseguida, un potro llamado Plebiscito que con el correr del tiempo se transformó en una leyenda del circuito nacional del rodeo. La estrella ilumina esta historia, nos confiesa Rishmawi: “gocé la suerte de encontrarme con Samuel Parot, uno de los grandes criadores del caballo chileno, él me inculcó siempre la importancia de cimentar con buenas yeguas. También tuve el sino de tener a Plebiscito, nuestro potro insigne, un reproductor salvaje y reconocido como un excelente espécimen”, relata. El caballo de raza chilena “es alegre, mansito, de gran rusticidad que puede estar en el desierto, en el valle central, en la nieve. Muy fuerte y muy valiente, de corazón grande, dócil, generoso, se apega a su amo, prácticamente no hay ni que amansarlo”, describe el dirigente. La familia Rishmawi vive feliz criando bellos caballos, una herencia mantenida laboriosamente por 20 años. Que sus hijos cuiden y proyecten el Claro de Luna es el deseo de Don José Elías, su fundador.

José Basilio cabalga su caballo, mientras su padre, el director de la Federación de Criadores de Chile, José Elías Rishmawi, recuerda a Plebiscito, el potro que realzó el criadero que hoy alberga diversas categorías de equinos (potros, yeguas, yeguas de crías, potrancas y potrillos) convirtiéndose en uno de los más destacados del sur de Chile, pronto a celebrar dos décadas de existencia.

Plebiscito dio muchas alegrías a Claro de Luna, satisfacciones y motivos de orgullo para cualquier criadero, pues durante su vida otorgó varias distinciones ganadas en el “Champion de Chile”, la principal competencia nacional de rodeos. Lamentablemente, el potro falleció, dejando un vacío al interior del corral. Don José Elías nos comenta: “en un criadero, cuando se muere el semental, se acaba el material genético, pero nos quedan 4 machos hijos de él y estamos buscando al siguiente reproductor. Además, tenemos una buena base de hijas, esto nos deja tranquilos”, argumenta con conocimiento del tema.


47

Vivir en torno a los caballos reúne a la familia, son variadas las ocasiones compartidas, por ejemplo, cuando nacen los potrillos (este hermoso momento ocurre de amanecida) o cuando hay algún ejemplar enfermo. En el caso de sus hijos, Rishmawi cuenta que la relación con los caballos se ha dado de forma espontánea, pero precisa que cada uno ha establecido una propia: “Mi hijo mayor se fue a Santiago y se dio cuenta que le gustaban los caballos, los extrañaba. A mi otro hijo le gusta el campo, le gustan los caballos, aunque no lo vas a ver andando sobre uno. Pero el menor tiene horarios para estudiar las clases de rodeo, lo toma con disciplina. No fue mi caso, yo partí viejo, la primera vez que corrí sobre un caballo tenía 34 años, entonces lo que uno puede progresar es muy poco”, dice el criador, quien hizo el empeño para galopar, pero reconoce que no era su fuerte, “yo no voy bien sentado, hay temores. Mi hijo José Basilio,

Arte, Cultura y Patrimonio

en cambio, está en otra onda, cabalga más, es como cuando quieres aprender a andar en bicicleta, nadie te enseña, te pegaste un par de porrazos y aprendiste, en la medida en que has visto nacer y crecer a los caballos les pierdes el temor”. Don José Elías nos advierte que son muchos los desafíos del rubro, pero a la vez entrega muchas satisfacciones: “al regresar extenuado del trabajo, vengo al criadero para disfrutar de la calma, llenando mi espíritu. Para mí es una terapia en la que no requieres de profesionales de la salud, como psicólogos o psiquiatras. Es hermoso caminar, respirar el aire limpio y escuchar la respiración de los caballos, escucharlos comer, es algo fascinante. Igualmente me he hecho de buenos amigos en torno al oficio. Uno va encontrando gente para la que no es importante competir, existen otras cosas más trascendentales como el amor por los caballos”. También explica que la crianza es una tarea onerosa, “porque comen harto, es mejor tener menos caballos, pero bien alimentados. Nosotros pretendemos ser un criadero pequeño, pero de excelencia”. Del mismo modo, habla de la necesidad de contar con un arreglador y al mismo tiempo lo imprescindible de tener un par de petiseros que se preocupen del equino y de sus cuidados básicos como alimentarlo, limpiarle sus patas y herrarlo una vez al mes. A pesar de todas estas complejidades, nos confiesa que ha sido su válvula de escape, “ante un mundo estresado, tú te olvidas de todo en el corral”. En el rodeo no existen clases sociales: “se rompe todo eso, no existe la rivalidad social que uno ve en otros ámbitos, como por ejemplo, que el vecino se compró un auto y yo quiero comprarme otro mejor o más caro. Al contrario, hay mucha solidaridad, se comparten experiencias”. Asimismo, indica que “hay algo bonito ligado al mundo de los caballos, los artesanos por ejemplo, sin ellos no habría monturas ni riendas, nadie los haría, entonces, nos otorga chilenidad, con todo eso de la globalización que hay en el mundo, los países pierden identidad”. Recuerda con preocupación que en Santiago escuchó a un niño decir que “los huevos y la leche vienen de una fábrica”. Ante lo que replica: “Hoy vas a la Semana de la Chilenidad y se acabó ese tema, se ha perdido la conexión con la tierra”. No cabe duda de la pasión de este criador sanfernandino por el campo y los caballos. Confiesa que nunca se proyectó como un jinete debido a que partió tarde, pero todas sus esperanzas de consolidación y proyección de Claro de Luna, las pone en su descendencia: “ojalá un hijo mío continúe con esto y siga corriendo. Gracias a Dios al mayor le gusta harto, al más chico y a mi hija pequeña también. Mi señora de a poco ha entrado en este mundo, estoy muy contento. No me veo con un gran campo, me veo como criador pequeño, pero con mucha vocación y cariño por lo que hago”, concluye, observando los rincones de la hermosa parcela amparada por la cordillera de Los Andes y que en el año 1930 fuera una lechería.


Arte, Cultura y Patrimonio

48

Guillermo Hernán Carrasco Reinoso

El Lustrín azul de San Fernando Cuando tuvo 15 años aprendió el oficio, instalándose con un lustrín afuera de un antiguo supermercado llamado El Loro. Años después, cuando cumplía los 20, compró uno propio en $35.000, el que se convirtió en su herramienta de trabajo, “de a poquito me fui yendo para arriba, en aquella época cobraba 6 pesos, hoy cobro 600 pesos”, nos describe con dificultad. Así, nos da a entender está acostumbrado a vivir solo, ya que está separado, la mujer lo dejó por circunstancias que sólo saben las mujeres. Actualmente tiene 76 años y continúa afanando para recibir diariamente a sus usuarios que vienen desde diversos lugares de la ciudad, e incluso, de sectores rurales de la provincia con el objetivo de lustrar sus zapatos que llegan habitualmente rebosados de tierra. El día laboral para don Guillermo comienza al despuntar el sol, llegando a la misma calle de siempre e iniciando su ritual a las 8.30 horas, faena consumada cada tarde a las 15.40 horas: una labor esmerada y silente. .

CLENTES

Los lustrabotas realizan un oficio indispensable para estos tiempos, porque es a través del zapato donde se expresa la personalidad: así lo creían los abuelos. Don Guillermo Carrasco Reinoso cultiva este arte por 61 años y diariamente se lo ve cumpliendo su oficio con la tenacidad del hombre que trabaja en la calle, atendiendo con modestia a sus fieles clientes.

Por la avenida Manuel Rodríguez, casi al llegar a la esquina de O´Higgins, se encuentra don Guillermo Carrasco, el lustrabotas más antiguo de San Fernando, uno de los pocos sobrevivientes de una generación dedicada a este oficio. Llegó a esta zona con sus padres, debido a que la familia se trasladó desde Santiago para laborar en la industria de cigarros Chile tabacos. La muerte se llevó a sus progenitores cuando era un niño, desde ese momento ha sabido enfrentar la vida, ocupando actualmente un importante lugar en el imaginario popular local. Don Guillermo nació el 27 de septiembre de 1934. Comenzó a trabajar desde pequeño, sobreponiéndose a las vicisitudes de la vida, “a los 12 años anduve pidiendo en la calle, junté dinero hasta lograr comprarme ropa. Me trasladé a Santiago para vender chocolates y pastillas, después trabajé cargando un camión”, logramos descifrar (posee problemas de lenguaje) gracias a sus gestos, balbuceos y la ayuda de un amigo suyo que generalmente lo acompaña, conmoviéndonos con su mirada dulce y su personalidad humilde, pareciera que nos está diciendo algo más allá de lo inmediato.

Sus habituales clientes recomiendan lustrarse con Don Guillermo, lo visitan desde diversas localidades, la tradición es el acierto de su destino, la constancia da sus resultados, por eso al maestro Carrasco se le percibe feliz. Óscar Vargas, de la localidad de Chépica, señala escueto: “hace un buen trabajo”. Asimismo, el señor Henríquez, del sector de Tinguiririca, nos dice que cuando viene a San Fernando, aprovecha de lustrarse con él, porque “deja bien mojado y bien lustrado el zapato”, afirmando que lo visita desde hace tiempo, mientras lee el diario. Así sucede el día hasta que el canto de las aves marca el mediodía. Rogelio López, cobrador de parquímetros de calle Rodríguez, no toma el tiempo para respondernos acerca del maestro, con alegría narra algunas de las anécdotas que vive a diario don Guillermo, así detalla que al lustrín azul “viene todo tipo de gente a lustrarse, algunos vienen en auto, o lo visita gente adulta y mujeres. Le va bien, porque es buena onda y deja los zapatos como espejo. Es un hombre que no representa su edad, le gusta su pega, por eso es dedicado. Lo ves siempre trabajando, él es el más antiguo lustrabotas que está en la calle”, concluye.


49

HOMENAJE Don Guillermo ha vencido todas las adversidades de la vida, lustrando diariamente los zapatos a más de una decena de personas que lo visitan con el deseo de pararse bien en Colchagua: campesinos, empresarios, altos ejecutivos, refinadas damas y los infaltables estudiantes. Él se ha ganado un lugar en la memoria, siendo un símbolo del esmero y del trabajo bien hecho, es merecedor de nuestro reconocimiento. Gratificante es saber que aún quedan momentos en la vida para la cortesía y la grata comunicación cotidiana sentado en un trono azul en plena calle, sintiendo el ir y venir de una escobilla en los zapatos más limpios de San Fernando.

Arte, Cultura y Patrimonio


Paladares y Tentaciones

50

La Oficina: sabrosas recetas de antaño

Hace más de 20 años que la Señora Julia García Cerda, llegó a la ciudad de San Fernando desde la capital. Acá echó raíces y en las idas y vueltas de la vida, el destino la llevó a abrir su propio restaurant: La Oficina, un local que se comenzó de cero y a punta de esfuerzo ha conseguido consolidarse en el medio. El origen del nombre se debe al gran cariño que Julia guarda por la oficina en donde se desempeñó por años como encargada de una conocida estación de servicios en la comuna de Nancagua, llegando a declarar, incluso, que fueron los mejores de su vida: “Le puse La Oficina, por una cosa sentimental, lo extrañaba tanto, era mi espacio, viví momentos muy lindos allí”, nos dice con emoción. La Oficina, desde hace 7 años se posiciona cada día como un lugar relevante dentro de la gastronomía local. Ofrece colaciones diarias (servidas sagradamente a partir de las 12.30 horas) y platos a la carta, con precios parten en

los $2200 pesos. Con un amplio repertorio de fieles clientes, en sus mesas se pueden ver rostros disfrutando de una gastronomía típica de antaño: riñones, guatitas, chunchules, prietas, conejo, guisos, legumbres y pantrucas, todos con abundantes y sabrosos acompañamientos, comidas caseras que con el pasar del tiempo se han dejado de cocinar, pero que paradójicamente se convierten poco a poco en una exclusividad. “La gente viene por la calidad y recomendación, eso es lo que ha cuesta en un negocio, atraer a la gente, lo hemos logrado entregando una buena atención y ricos platos preparados con mucho cariño” sostiene Julia, con orgullo. Y con ese mismo cariño, reconoce la labor de las personas que la acompañan en su trabajo diario, Sandra y Jaqueline, pero en especial destaca a una de sus incondicionales cocineras, Johanna, “la vitalicia”, que por años ha estado a su lado en la aventura del restaurant: “Cuando llegó no sabía freír un huevo, ahora es una maestra de la cocina, nada le queda chico, es mi mejor alumna y mi motor principal. Ha sido muy fiel conmigo, merece más reconocimiento que Yo. Una no puede pensar en forma individual, porque si no fuese por ellas, esto no podría funcionar, acá somos un gran equipo”, concluye categórica Julita. Restaurant La Oficina. Chacabuco N° 756, San Fernando. Fono: 72-2715717. Horario: Lunes a Viernes de 10.00 horas - 22.00 horas. Sábado, 11.30 horas - 19.00 horas.

Restaurant D’Angela, un rincón de sabor

Con una exquisita y variada propuesta gastronómica, el restaurant D’Angela -de propiedad de Ángela Frías Reyes y su marido Aníbal Pozo se consolida día a día gracias a su buena atención y excelentes productos. Con un menú variado de Lunes a Sábado y su especialidad en filetes de pollo y carne mechada, lo han transformado en un lugar de preferencia para alumnos y profesores del Instituto Maristas, estudiantes de educación superior y todo tipo de público que asisten a este lugar no solo por su exquisita comida, sino también por su cálida y acogedora atención. La señora Ángela dedica especial preocupación y cariño a cada una de sus recetas para deleitar a todos sus clientes. Otra de las especialidades que ofrece D´Angelo son:

Jugos naturales de temporada, distintos tipos de café y una repostería inigualable que regocijarán a los comensales más exigentes en un grato ambiente. Servicio para servir y llevar Productos de repostería hechos por su propia dueña. Pasteles, alfajores, postres caseros, Tortas caseras a pedido. Organización de eventos a instituciones, matrimonios, bautizos, etc.

Chillán 61, Local 1, dependencias del Supermercado el 9. Fono: 71544252


51

Paladares y Tentaciones

Café Roma, el café de San Fernando

La administración y el personal de Café Roma agradecen a la comunidad de San Fernando, la Provincia y la Región, por los años de preferencia e incondicionalidad que han permitido a esta cafetería convertirse en un referente indiscutido de calidad y excelencia dentro del rubro. Fundado el 7 de diciembre de 1997 y con la cálida atención de un personal altamente capacitado para entregar el mejor de los servicios, Café Roma se ha destacado por su particular diseño y decoración, su amplia

terraza y la variedad de sus productos, deleitando durante 16 años a un exigente público con diversos tipos de café, deliciosos sándwich y una carta de repostería inigualable, razones que lo convierten en un espacio de tradición ideal para tertulias familiares, reuniones de trabajo y encuentro entre amigos.

Av. Manuel Rodríguez N° 815 Fono: 72-2749100 San Fernando


Paladares y Tentaciones

52

Arturo Navarrete Hechendorfer

Tres picadas con sabor a lo típico

La cultura gastronómica se expresa en diversas mesas. En San Fernando, por ejemplo, existen lugares emblemáticos que mantienen las recetas del sabor a casa y el secreto del garbo provinciano. Entre ellos podemos mencionar al “Olimpia”, “El gato” y “Los socios”(sin excluir otros que serán descritos en próximas ediciones, a gusto del consumidor). A ellos se puede ir acompañado, solo o en familia, según la intención del comensal. Ofrezco aquí un primer mapa de mis “picadas” en San Fernando. Los almuerzos los hago todos los días en un lugar distinto, y varío dependiendo lo que me pida el estómago, hay restaurantes peruanos, chinos, puedes comer sushi, pero debo reconocer que habitualmente las picadas me llaman. El “Olimpia” (Quechereguas 850), un local de apariencia humilde, pero su público no necesariamente lo es. Tiene platos con sabores increíbles. La primera vez que fui lo hice con los amigos. Aquí recomiendo consumir carne al jugo a la cacerola, con papas fritas caseras, grandes y gruesas. También se pueden pedir chupes de guatita, un plato maravilloso. Es atendido por su propia dueña, la que sabe del apetito con el que los clientes llegan a sentarse a su mesa. En su pared ostenta una fotografía en blanco y negro de Pelé, el jugador de futbol carioca, parado al lado de una micro, registro que representa la detención del tiempo. Otro local buenísimo y que está cerca del terminal de buses se llama “Los socios” (Av. Manso de Velazco 951). Ahí, los días jueves se llena con la gente que asiste a la feria de animales. Este lugar tiene un horno de barro en el patio, que se abre en verano, y los parroquianos podemos disfrutar de la sombra de su viejo parrón. Es recomendable servirse unas buenas cazuelas y sabrosas empanadas de mariscos. El último descubrimiento es “El gato” (Guadalupe 1107). Éste tiene una cocina espléndida, donde uno se puede comer un sándwich a la antigua, con carne machacada,

pasadito al ajo y ají de la casa, o sea, los aderezos que tiene toda noble cocina. Aquí me da la impresión que van los bohemios. Es un local pequeño, pero donde puede entrar toda la familia. Aquí atiende un señor peinado a la gomina, un caballero, y quien cocina es una joven que algo mágico hará en cada plato para que queden sabrosísimos. Es bien criollo, tiene bien puesto el nombre. Todas estas picadas han sabido sobrevivir estoicamente, a través de los años se han resistido a los vientos de la modernidad, porque saben cuidar sus sabrosas cartas y la cordialidad es perpetua. Además, estos lugares no tienen ostentosos letreros publicitarios, por lo tanto, te abren las puertas a otro mundo. Ningún plato cuesta más de 4 mil pesos y comparten la mística que representa la mixtura entre lo rural y lo urbano. Estos restoranes ofrecen la sustancia de lo popular. Hay alma y se come exquisito. Aquí no existe discriminación ni diferencias, es posible establecer una conversación cordial con quienes no conoces de forma espontanea, comentar una noticia de un diario, hablar de la lluvia o los pájaros. Esta es la belleza de aquellos lugares, esa es la belleza que rebosa en estos espacios.


53

Paladares y Tentaciones

La Buona Pizza, el sabor de la Argentina en horno de barro

Un negocio con sabor a milonga es La Buona Pizza, la pizzería de San Fernando atendida por sus propios dueños, una amistosa familia argentina que llegó a la ciudad hace un par de años desde el sur de Buenos Aires. Un ambiente familiar y muy cordial caracteriza a esta empresa gastronómica que ostenta una estética singular mediante cuadros fotográficos de una bella época. Ignacio Arredondo, uno de sus dueños, amablemente nos acoge en su restaurant para explorar el lado humano de quienes trabajan día a día ofreciendo el sabor de las pizzas confeccionadas en horno de barro, nos dice: “La gente advierte la atención, el feeling que existe entre nosotros y los clientes, así por ejemplo, nos saludan con un abrazo, manifestando su confianza, sentimos que nos conocieran toda la vida”.

Aquí se reúnen familias, estudiantes, oficinistas y clientes en general, inclusive hay quienes llegan a disfrutar de un partido de futbol (los dueños de casa son amantes de Boca Junior) motivados sólo por su pasión. Durante toda la semana se ofrecen almuerzos muy variados, abundantes y económicos, y los días sábados en la noche llegan muchas parejas a comer y conquistarse, nos cuenta Ignacio, describiéndonos su extensa clientela. “Más allá del sabor y la presentación de la pizza -con ingredientes extras-, nos gusta que la gente se sienta cómoda y en casa”, enfatiza. Av. B. O’Higgins N°644, San Fernando. Horarios de atención: 12.00 hrs a 23.00 hrs. Fono: 72- 2717278. **La Buona Pizza, próximamente en la séptima región: Av. España N°13, Curicó.


54


55


56


Peperina - Primera Edición