Issuu on Google+

CÓMO AYUDAR A LOS HIJOS EN LOS ESTUDIOS DE 5 A 12 AÑOS 1. INTRODUCCIÓN 2. ASPECTOS BÁSICOS DE LOS ESTUDIOS 3. MEDIDAS GENERALES PARA AYUDAR EN EL ESTUDIO 4. CÓMO AYUDAR A TU HIJO EN EL ESTUDIO 5. CONCLUSIÓN 6. PREGUNTAS Y RESPUESTAS BIBLIOGRAFÍA CREMADES, R. (2004). Claves para mejorar la eficacia en el estudio. Aprender a estudiar. Editorial Arguval. Málaga. JARQUE GARCÍA, J. (2008): Cómo ayudar a los hijos en los estudios. Ed. Gesfomedia.

1. INTRODUCCIÓN Cuando hablamos de estudio, me refiero a un conjunto de actividades que incluyen la realización de tareas escolares, la elaboración de trabajos, repaso y también la asimilación de contenidos. El estudio es la primera responsabilidad que tienen que asumir los niños fuera del hogar. En los estudios aprenden a cumplir con el deber, el valor del trabajo bien hecho, el valor del esfuerzo, incluso en actividades que no siempre son de su agrado. 2. ASPECTOS BÁSICOS DE LOS ESTUDIOS CONSIDERACIONES PREVIAS 1) La importancia de los aprendizajes de los 3 a los 12 años Esta etapa es decisiva porque en ella se adquieren capacidades, hábitos y conocimientos fundamentales. Concretamente en esta etapa se adquieren aprendizajes como: - El dominio de la comunicación oral - Conceptos cuantitativos, espaciales y temporales básicos - Aprendizajes instrumentales: lectura, escritura, cálculo y la resolución de problemas - Se desarrollo el pensamiento lógico - Se adquiere el hábito de estudio - Desarrollo de su capacidad motriz, intelectual y emocional. 2) “El principio de la escalera” Según este principio, el aprendizaje se parece al ascenso por una escalera, es decir, es algo progresivo, peldaño a peldaño, de manera que cada aprendizaje requiere, en la mayoría de los casos, asimilar correctamente otros contenidos anteriores, según su orden. Este principio implica: - Respetar la secuenciación estricta que deben seguir los aprendizajes - Adecuarse a la madurez y al ritmo de cada niño para afrontar esos aprendizajes. - Saltar peldaños para ir más rápido, no supone aprender más 3) El papel de los profesionales La enseñanza en esta etapa corresponde exclusivamente a los profesionales capacitados para ello, principalmente a los maestros, con sus distintas especialidades, y a psicólogos, pedagogos o psicopedagogos, ya que estos conocen la secuencia que debe seguir la enseñanza, los métodos más apropiados o las técnicas que deben aplicarse en cada dificultad. 4) El papel de los padres Los padres no son profesionales de la enseñanza, por lo tanto, deben dejar realizar el trabajo a los profesionales. No obstante, la familia tiene unas responsabilidades y tareas respecto a los estudios que puede desempeñar especialmente: - Elegir el centro educativo - Ayudarles a valorar los estudios - Ayudarles a asumir su propia responsabilidad - Colaborar para que adquieran el hábito adecuado - Procurarles las condiciones ambientales, emocionales y materiales adecuadas - Supervisar que cumplen con su obligación como estudiantes - Proporcionarles ciertas ayudas si llegan a presentar dificultades relevantes. 5) Los estudios son responsabilidad del niño El estudio es responsabilidad del niño y tenemos que enseñarle a asumirlo progresivamente. El estudiante es el niño y no los padres. 6) Cada niño tiene su propio estilo No podemos encasillar a los niños en una misma forma de estudiar. Como regla general, se puede decir que todo aquello que a los niños les funcione no tiene por qué ser modificado. 7) El aprendizaje implica esfuerzo El aprendizaje implica voluntad, motivación, dedicación, constancia, disciplina y capacidad de saber aplazar la recompensa.


FACTORES CONDICIONANTES: CARACTERÍSTICAS PERSONALES Señalo las características personales del niño que pueden condicionar su forma de afrontar los estudios que suele estar en la base del éxito o de las dificultades que encuentren. Las más significativas son: 1º. Atribución causal Roberto, de 12 años, ha vuelto a suspender Matemáticas. Cuando sus padres le preguntan tiene una clara respuesta: “Es imposible que apruebe. D. Joaquín me tiene manía”. La atribución causal se refiere a aquello a lo que el niño achaca sus logros o fracasos. Hay niños que perciben que su rendimiento no depende de su esfuerzo, sino de factores externos a él, que no puede controlar, como son la suerte o la simpatía con el profesor. A esto se le llama “locus de control externo”, es decir, lo que le ocurre depende de causas externas a ellos mismos y no las pueden controlar, no valoran su propio esfuerzo personal para conseguir el éxito. Mientras que otros niños, los que presentan “locus de control interno”, atribuyen el logro a su propia intervención. 2º. La capacidad de aplazar la recompensa Hay niños que quieren las cosas “aquí y ahora”, no pueden esperar y no son capaces de afrontar aquello cuyo logro o recompensa requiere un esfuerzo prolongado en el tiempo. Estos niños tienen poca capacidad para aplazar la recompensa y están en peores condiciones para estudiar que los niños que, por el contrario, muestran buena capacidad para aplazarla. 3º. El nivel de tolerancia a la frustración La frustración es una sensación adversa que se produce cuando un deseo o una expectativa no se cumple. La tolerancia a la frustración es la capacidad para asimilar y manejar esa sensación sin que llegue a dominar o a desbordar de manera negativa al niño. Un niño tiene baja tolerancia a la frustración si pequeñas contrariedades le provocan enfado, rabia, tristeza o abandono de lo que persigue. Estos tienen más dificultades escolares que los que tienen niveles de tolerancia elevados. 4º. Las estrategias cognitivas Tienen un papel condicionante el hecho de que el niño tenga adquiridas determinadas estrategias intelectuales, sobre todo las relacionadas con lo que podíamos llamar “pensar antes de actuar” y que incluyen: observación, planificación, organización o revisión de la propia actuación. Además hay otras capacidades cognitivas que condicionan el estudio: La concentración y la capacidad de mantener la atención; la memoria; la capacidad de comprender; el razonamiento. 5º. El estado emocional del niño Lo que suele alterar el estado emocional del niño: falta de una rutina diaria. Estrés familiar continúo. Conflictos y preocupaciones en la familia. Los celos. La baja autoestima. Problemas de salud física o mental 6º. Las características del centro escolar, pueden influir… - Si la organización interna del centro se realiza con criterios pedagógicos - El número de alumnos por aula - La estabilidad del profesorado - Los recursos materiales de los que disponga y el uso que se hace de ellos - los recursos personales especializados de que dispongan: maestros de apoyo, psicopedagogos, otros profesionales… 7º. Las características del entorno familiar - La supervisión que tengan los niños en casa y el seguimiento que los padres hagan de los estudios - El ritmo de vida familiar - La autonomía personal y la responsabilidad que se le exige al niño - El clima emocional (forma de expresar sentimientos y afectos entre los miembros de la familia) - Las expectativas de la familia hacia los estudios de su hijo - Las pautas educativas familiares. 3. MEDIDAS GENERALES PARA AYUDAR EN EL ESTUDIO 1) CUIDAR LA ALIMENTACIÓN, SUEÑO Y OTROS ASPECTOS Salud general: Acuda a un especialista si sospecha en su hijo que no ve bien, no oye bien, le duele la cabeza, tiene mareos, tiene dificultades para aprender… Alimentación: Procure que haga un buen desayuno en casa. Déle una alimentación equilibrada y variada con todos los nutrientes necesarios. Acostúmbrele a hacer cinco comidas al día y evite las cenas abundantes y digestiones pesadas Sueño: Debe dormir al menos 8 horas diarias, en un ambiente silencioso y adecuado. No debe dejar de dormir las horas que son necesarias antes de un examen o hacer “horarios extravagantes”. Durante el tiempo de estudio, es adecuado que descanse unos minutos 2) MANTENER COMUNICACIÓN CON EL NIÑO En la comunicación sobre los estudios hay que saber mantener el equilibrio entre la confianza y la exigencia, evitando caer en una presión continua, que agobiará al niño, o en la permisividad, sin actuar cuando deberíamos hacerlo. Para mantener este equilibrio y que la comunicación sea una medida de apoyo, se aconseja: - Que la conversación sobre los estudios sea un tema más de conversación - Abordar el tema desde la confianza y el cariño - Valorar los estudios y transmitir expectativas positivas sobre ellos - Implicación de la pareja


- La responsabilidad es del niño - Cuando surgen dificultades, la comunicación es la primera medida 3) ELABORAR UN HORARIO DE ESTUDIO Se trata de incluir el horario de estudio dentro del horario general de su jornada, donde aparecen el resto de actividades. A modo de ejemplo, propongo un horario para un niño de 10 años LUNES

MARTES

MIERCOLES

JUEVES

VIERNES

SABADO

DOMINGO

9 10 11 12 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

COLEGIO

LIBRE

LIBRE LIBRE ACTIVIDADES EXTRAESCOL. ESTUDIO LIBRE

ESTUDIO

LIBRE

ACTIVIDAD. EXTRAESCO. ESTUDIO LIBRE CENA DORMIR

ESTUDIO LIBRE

ACTIVID. EXTRAES ESTUDIO LIBRE

ESTUDIO LIBRE

CENA DORMIR

ORIENTACIONES PARA ELABORAR UN HORARIO: - ¿A qué edad? Se comienza a realizar de manera sistemática a partir de los 6 años. En niños de 3 a 5 años el horario debe ser mas flexible, a esta edad es importante acostumbrarlos a algunas tareas relacionadas con el aprendizaje escolar, pero que le resulten agradables: pintar, colorear, leer cuentos, recortar… - ¿Quién hace el horario? Es algo que se debe realizar conjuntamente, cuanto mayor vaya siendo (10-11 años) irá tomando protagonismo y será el mimos quien lo realice. - ¿Cuánto tiempo dedicar a los estudios? El estudio implica distintas actividades: deberes escolares, asimilar contenidos, consultar información…, En primer lugar hay que tener claro que el estudio tiene un tiempo limitado “tiene un principio y un fin”. Como referencia general, se puede establecer los siguientes tiempos de dedicación: Edad. Curso del niño 3-4 años 5 años 6 a 7 años 8 a 9 años 10 a 12 años

Tiempo de estudio Un tiempo breve, 15 minutos o si el niño quiere, más 20-30 minutos 40 minutos 60 minutos 1 hora y 30 minutos

- ¿Se puede descansar? En función de las características del niño se pueden hacer pequeños descansos (ir al baño, beber agua, enseñar la tarea a los padres). Los niños inquietos necesitarán pausas con más frecuencia. - ¿Qué días de la semana? De lunes a viernes y uno de los dos días del fin de semana, así establecemos un hábito de estudio - ¿A qué hora estudiar? Es algo muy personal del niño. Orientaciones: - Dejar un tiempo prudencial de descanso después de las clases (2 horas) - Lo ideal es mantener una hora fija para iniciar el estudio - La hora de comienzo entre las 16.30 a las 19 horas. - ¿Y si no tiene nada que hacer? Posibilidades: - Hacer resúmenes de un tema - Copiar enunciados de las tareas corregidas y volver a hacer ejercicios como entrenamiento de los contenidos que necesite - Leer y profundizar sobre los contenidos que sean de su interés

4) AYUDARLE A ESTABLECER UN HÁBITO DE ESTUDIO La ventaja de crear un hábito de estudio es que los niños se acostumbrarán a estudiar y mostrarán menos resistencia y oposición a esta actividad. Los niño suelen funcionar bien con rutinas, de manera que si incorporamos el estudio a su rutina diaria, le será llevadero. De los 3 a los 5 años: El hábito de estudio se puede comenzar a desarrollar desde los tres años. Se trata de acostumbrarlos a dedicar tiempo breve a las “cosas del cole”. Serán actividades relacionadas con el aprendizaje y que les resulten agradables: pintar, hacer puzzles, ojear cuentos, recortar, dibujar… Desde los 6 años: Se puede hacer algo como más sistemático, y para ello, es recomendable: - Comenzar a la hora prevista (previamente lo hemos marcado en el horario).


-

Preparar el comienzo (10 minutos antes de la hora prevista se preparará todo lo necesario y el lugar adecuado para realizar las tareas, como un ritual) - Comenzar por una actividad agradable - Los primeros minutos no se le debe interrumpir para que se centre en la tarea. - Reforzar al niño (de vez en cuando elogiarle y animarle para que continúe). 5) GARANTIZAR UNAS CONDICIONES AMBIENTALES ADECUADAS - Estudiar con temperatura apropiada (20-24 grados) - Convenientemente iluminado (luz natural o luz blanca) - Aislada de ruidos excesivamente molestos - Sin televisión - Sin distracciones cerca - Con un mobiliario adecuado - Evitar interrupciones - Lugar fijo que sea personal y siempre el mismo. 6) SUPERVISAR AL NIÑO Y ELOGIARLO ¿Qué supervisar?: el horario pactado, que realmente aprovecha el tiempo, que se realizan las tareas escolares que se mandan, estar informado del rendimiento escolar en general o de sus dificultades. ¿Cómo supervisar al niño?: la supervisión debería hacerse con una actitud de confianza y apoyo, lo que implica: - Visitarlo varias veces para animarlo (elogiarlo si está cumpliendo su responsabilidad) y comprobar que está estudiando - Revisar con el niño sus cuadernos periódicamente. 7) ADOTAR MEDIDAS SI NO ESTUDIA Las medidas deben tener un carácter más preventivo que correctivo, no hay que esperar a finalizar el trimestre o el curso para actuar; porque entonces ya es tarde. Las medidas que propongo son: 1º.-Hablar con él 2º.- No permitirle alternativas como jugar, salir a la calle o ver la televisión. 3º.- Utilizar la técnica de “retirada de privilegios”. Consiste en apartar al niño por un tiempo limitado de alguna actividad atractiva o de algún objeto: utilizar un juguete concreto, usar la bicicleta, ver los dibujos animados, utilizar los videojuegos, reducirle la paga semanal, usar el teléfono, etc.. Para que sea efectiva, se deben cumplir estas condiciones: - Debe adoptarse cuanto antes - Es eficaz si dura un tiempo breve - Cumplir las medidas que proponemos. 4º.- Situaciones en las que no se deben tomar medidas. Cuando el niño tiene un bajo rendimiento a pesar de trabajar y dedicarle tiempo al estudio. 8) MANTENER CONTACTO CON EL COLEGIO Ésta medida es imprescindible para: - Que el niño se acostumbre de manera concreta que valoramos todo lo que tiene relación con su trabajo escolar y que tenemos interés por él. - Mantenernos informados de su rendimiento y actitudes - Colaborar y apoyar el aprendizaje de nuestro hijo - Recibir orientaciones sobre la forma de ayudar de manera concreta a nuestro hijo desde casa. Pautas de actuación: 1) Acudir a las convocatorias 2) Entrevistarse periódicamente con el tutor 3) Informar a los profesores sobre problemáticas encontradas en las tareas que realizan, por ejemplo. 4) Apoyar al centro escolar ante el niño. Si se critica al centro o al colegio delante del niño lo único que se consigue es desautorizar a los maestros y a medio plazo esto perjudica a los niños. 9) PROPORCIONAR AYUDA DIRECTA La tarea de enseñar es de los profesores, sin embargo, la familia puede proporcionar una ayuda puntual en los estudios teniendo en cuenta los siguientes criterios: - Ayudar no es sustituir. - La ayuda puede dificultar más - Pedir orientaciones concretas - Proporcionar ayuda especializada ante determinadas dificultades 10) POTENCIAR OTROS ASPECTOS - Visitas culturales - Asistencia a actos culturales - Acceso a nuevas tecnologías - Los idiomas - Favorecer el hábito lector - Favorecer el gusto por la música - Estimular las capacidades perceptivas y espaciales


- Desarrollar estrategias cognitivas - La práctica del deporte 11) PROCURAR EL BIENESTAR PSICOLÓGICO DEL NIÑO - Proporcionar apoyo afectivo - Procurar un ambiente sereno en el hogar - No exigirle más de lo que es capaz - Garantizar tiempo de ocio 4. CÓMO AYUDAR A TU HIJO EN EL ESTUDIO Antes de adentrarnos en explicar un plan de estudio que os ayude con los estudios de sus hijos, vamos a comenzar hablando de algo que se tocó en un epígrafe anterior, LA MOTIVACIÓN, ya que es necesario que su hijo tenga una actitud buena antes de enfrentarse a las tareas diarias. La motivación es uno de los factores que influyen en mayor medida en el rendimiento intelectual de cualquier persona que se dedica al estudio. Un niño motivado cree firmemente en sus posibilidades y capacidades, y lucha contra complejos inútiles y paralizadores, le ilusiona las perspectivas de los buenos resultados de su esfuerzo, pero también está preparado para asumir las consecuencias de su posible fracaso, sabiendo que, pase lo que pase, el aprendizaje siempre merece la pena1. Se sabe que un niño está motivado cuando… • Se dedica al trabajo escolar con toda intensidad, no tiene pereza, ni desgana ni apatía • Se marca metas a corto, medio y largo plazo y procura poner los medios para lograrlas. • Es autocrítico, sabe cuales son sus puntos débiles e intenta mejorarlos y aprende de sus errores y frustraciones. • Es curioso y desea aprender • Se interesa por los aspectos nuevos a estudiar y aquellos otros que ya conoce. • Resuelve dudas que le va surgiendo • Desarrolla hábitos saludables que le ayudan a llevar su trabajo diario con mayor eficacia (deporte, buena alimentación, sueño adecuado…) Es necesario tener unas condiciones previas antes de comenzar con un plan de estudio específico. DESARROLLO DE UN PLAN DE ESTUDIO. TÉCNICAS DE TRABAJO INTELECTUAL. Las técnicas de trabajo intelectual como parte del proceso de aprendizaje se convierten en un contenido imprescindible. Muchas lagunas del aprendizaje se deben a que no se enseña a estudiar. Una parte del fracaso escolar, de la falta de éxito escolar por parte de los jóvenes tiene su origen en carencias de estrategias de aprendizaje y en la ausencia de una metodología de estudio. El alumnado que aun estudiando con esfuerzo y voluntad no obtiene el fruto previsto, está necesitado de técnicas y procedimientos de estudio. La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de febrero, de Educación, tanto en la educación primaria como secundaria, recoge la importancia de las técnicas de trabajo intelectual. Sobre la educación primaria, en el Artículo 16: “La finalidad de la educación primaria es proporcionar a todos los niños y niñas una educación que permita afianzar su desarrollo personal y su propio bienestar, adquirir las habilidades culturales básicas relativas a la expresión y comprensión oral, a la lectura, a la escritura y al cálculo, los hábitos de trabajo y estudio, la creatividad y la afectividad.” Mencionar la importancia de estas técnicas por su contribución al desarrollo de la autonomía intelectual, en la medida que hacen posible el aprendizaje autónomo e intencional en distintas situaciones, y a un fin básico de la educación: la autonomía personal. Les mostramos una técnica sencilla, que ha obtenido muy buenos resultados: SQ3R. El método SQ3R de Robinson (1961) recibe su denominación de las siglas (en inglés) que representan los cinco pasos a seguir: Survey (S). Question (Q). Read (R). Recite (R). Review (R).

EXPLORAR . Antes de leer el capítulo de un libro hay que hacer una exploración para hacerse una idea global, de lo que se va a estudiar. Para ello:  Explora el capítulo, fíjate muy bien en los títulos, subtítulos, los cuadros, mapas, gráficos...busca el resumen... las conclusiones…notas, apuntes, recomendaciones... del profesor.  Tras esto debemos tener una perspectiva general del capítulo. PREGUNTAR . Esta parte les estimula y les obliga a pensar y a ordenar los conocimientos que ya poseen:  Anotar todas las preguntas que se les ocurran sobre cada título y/o subtítulo.  Intentar recordar los comentarios del profesor sobre cada apartado.  Echar a volar la imaginación durante unos segundos si no se le ocurre nada. Tipo de preguntas... o Qué significa una frase o palabra o Qué significa en ese contexto en particular 1

CREMADES, R. Claves para mejorar la eficacia en el estudio. Aprender a estudiar. Editorial Arguval. Málaga, 2004.


o

Estar atento a las preguntas que los autores hacen en cada capítulo.

LEER . Una lectura lenta y completa, teniendo siempre en mente, cuando se lee, el título o subtítulo del capítulo. Lectura activa. ¿A que nos referimos? LEER ACTIVAMENTE:  Pensar en lo que se está leyendo.  Tratando de responder a las preguntas hechas.  Anotando activamente. Cosas no claras, términos importantes…  Prestando atención sobre todo lo que el autor intente llamar la atención (itálica, subrayados, gráficos, recuadros...). Analízalos lenta y cuidadosamente.  Deteniéndonos y releyendo aquellas partes que no estén claras.  Buscando palabras que no se comprenden en un diccionario o en internet.  Subrayando las ideas principales, Esquematizándolas y Resumiéndolas Subrayado, Esquema y Resumen Subrayar no es marcar toda la página que se ha de estudiar, sino señalar las palabras clave. Ventajas: • Transforma la lectura pasiva en activa. • Aumenta la concentración. • Ayuda a la comprensión del texto. • Ayuda al repaso y nos pone en bandeja el hacer un esquema del tema. Esquema. Es como el "esqueleto" del tema: debe ser gráfico, estar ordenado en niveles (ideas principales y secundarias) y caber en una cara de una hoja. De esta manera se tiene un vistazo global del tema. Resumen. Síntesis sencilla y breve de un texto con nuestras propias palabras. Unir con nuestras palabras y con sentido las ideas extraídas del esquema. RECITAR. Por "recitar" no debe entenderse "aprender de carrerilla". La repetición no tiene ningún valor, si no se lee de una forma activa y atenta. Se requieren de unas cuatro a cinco lecturas antes de poder dominar el contenido de lo que se ha leído. Consejos:  Mientras lee, hacer paradas de vez en cuando para volver a recitar la parte más importante del capítulo.  Cada vez que vea un nuevo titular, parar, y volver a repasar todo lo importante de la sección que acaba de terminar.  Hacer esto para cada subcapítulo, y cuando llegue a un nuevo capítulo, hacerlo dos veces Ha "recitado" suficientemente cuando…  es capaz de establecer con claridad las principales ideas bajo cada título o subtítulo.  Si puede hacer un resumen completo y comprensivo sin mirar a las páginas del libro.  Si ha solucionado los errores más significativos para comprender y dominar el tema. REPASAR. La mayor parte del olvido sucede inmediatamente al aprendizaje (24 horas), el resto se pierde más lentamente. Calendario ideal de repasos: Primer repaso: lo más pronto posible. Mejor inmediatamente después de dar por dominada la materia tras la "recitación". 24 horas. Relectura del tema Segundo repaso: a la semana. Resumen y esquema de la información. Tercer repaso: previo al examen. Se debería prestar atención a lo primero que se aprendió. Lo mejor para que lo aprendan es que lo pongan en marcha con nosotros primero. Premiar las notas... ¿una herramienta educativa?  No debes hacer promesas por las notas. Ni positivas ni negativas.  Intentar comprar el aprobado con un regalo material no es educativo.  Acostúmbrate a celebrar las buenas notas de tu hijo una vez ya las ha traído a casa. Podéis celebrarlo de la manera que a él le haga más ilusión: ir al cine, a cenar, al parque de atracciones, etc.  Los hijos prefieren el reconocimiento diario a su trabajo y esfuerzo.  El éxito en los estudios, sobre todo en primaria, no es sólo responsabilidad de tu hijo. Ayúdale desde el primer día de clase, es más efectivo que las promesas materiales.

UN AMBIENTE SERENO, COMPRENSIVO, DE DIÁLOGO, DONDE SE VALORE A LA PERSONA POR ENCIMA DE TODO Y SE INCULQUEN RESPONSABILIDADES Y HÁBITOS DIARIOS, ES CLAVE PARA EL DESARROLLO DE UN BUEN ESTUDIANTE


Como ayudar a los nilos en el estudio