Issuu on Google+

Actividad : Tareas domésticas Existe una falta de reconocimiento de la diversidad, relegando o haciendo desaparecer la imagen de las mujeres de determinadas tareas o trabajos, se refuerza si analizamos el rol que se le atribuye en las relaciones familiares. Independientemente del tipo de familia, la mujer es ante todo madre, en nuestro caso concreto nos encontramos que un porcentaje muy alto de madres son amas de casa, reforzando así los lazos entre el papel femenino y las tareas domésticas y atención a la infancia. Es ahí donde tenemos que intervenir para concienciar a las familias que las tareas domésticas son de todos y todas y que todos los miembros de la familia deben colaborar en la medida de sus posibilidades.


“LA ILUSIÓN DE COMPARTIR”

Todos los niños y niñas Juntos vamos a vivir Disfrutar, hacer las cosas, Pensar, soñar y reír ¡Crear una fantasía! La ilusión de descubrir Que todos somos iguales, ¡Que podemos compartir!. De “La Ilusion de compartir” de Eulogia Álvarez Usero EL SEXISMO. El sexismo designa las actitudes que introducen desigualdad y jerarquización por razón de sexo negando a la mujer privilegios, por el simple hecho de ser mujer y achacándole características negativas. Puede manifestarse en la forma de abuso psicológico en la pareja. Lo mismo se aplica a la raza, en cuyo caso el abuso se llama racismo.

Actividades Escribir en la pizarra las siguientes afirmaciones: • • • • •

Las mujeres son unas lloricas. Las chicas son tontas Las mujeres sólo saben cuidar de la casa. Las niñas no pelean porque no pueden. Las mujeres les quitan el trabajo a los hombres.

– Preguntar a la clase por turno de palabra, tomando una frase o toda la lista, si es verdadero o falso, sin más discusión. Escribir en la pizarra puntuaciones con V o F y hacer el recuento. _ Ir desmontando una a una las afirmaciones, a través de ejemplos concretos y del dialogo entre los que partían de posiciones enfrentadas.


Bebe : “Ella” : Letra y Audición de la canción (http://grooveshark.com/s/Ella/2DZdow?src=5) Ella sa cansao de tirar la toalla se va quitando poco a poco telarañas no ha dormido esta noche pero no esta cansada no mira ningún espejo pero se siente to’ guapa Hoy ella sa puesto color en las pestañas hoy le gusta su sonrisa, no se siente una extraña hoy sueña lo que quiere sin preocuparse por nada hoy es una mujé que se da cuenta de su alma Hoy vas a descubrir que el mundo es solo para ti que nadie puede hacerte daño, nadie puede hacerte daño hoy vas a comprender que el miedo se puede romper con un solo portazo. hoy vas a hacer reir porque tus ojos se han cansado de ser llanto, de ser llanto… hoy vas a conseguir reirte hasta de ti y ver que lo has logrado que… Hoy vas a ser la mujé que te dé la gana de ser hoy te vas a querer como nadie ta sabio queré hoy vas a mirar pa’lante que pa atrás ya te dolió bastante una mujé valiente, una mujé sonriente mira como pasa Hoy nasió la mujé perfecta que esperaban ha roto sin pudore las reglas marcadas hoy ha calzado tacone para hacer sonar sus pasos hoy sabe que su vida nunca mas será un fracaso Hoy vas a descubrir que el mundo es solo para ti que nadie puede hacerte daño, nadie puede hacerte daño hoy vas conquistar el cielo sin mirar lo alto que queda del suelo hoy vas a ser feliz aunque el invierno sea frio y sea largo, y sea largo… hoy vas a conseguir reirte hasta de ti y ver que lo has logrado… Hoy vas a descubrir que el mundo es solo para ti que nadie puede hacerte daño, nadie puede hacerte daño hoy vas a comprender que el miedo se puede romper con un solo portazo. hoy vas a hacer reir porque tus ojos se han cansado de ser llanto, de ser llanto… hoy vas a conseguir reirte hasta de ti y ver que lo has logrado ohhhh… Fuente: musica.com


¿De dónde sale esta niña? Para Sami, antes todo era muy sencillo. Primero: había gente con sirí. Segundo: había gente sin sirí. Tercero: los que tenían sirí eran más fuertes que los que no tenían sirí. ¡ Por la sencilla razón de que tenían sirí!. No merece la pena ni discutirlo. Esto ha sido así desde el principio del mundo. Pongamos un ejemplo: los mamuts. En la época de los mamuts pasaba lo mismo: había mamuts con sirí y mamuts sin sirí. ¿ Cuáles eran más fuertes? . Así que Sami estaba muy contento por pertenecer al grupo de los que tenían sirí. Y que se aguanten las niñas… Él no tenía la culpa de que les faltase algo. ¡Allá ellas!. Pero todo esto era antes. Porque un buen día, Luna entró en la clase de Sami : -Voy a presentaros a Luna - dijo la profesora. Al principio, Sami no hizo caso de Luna. Era un ser que no tenia sirí, de los que solo juegan con muñecas y dibujan florecillas de colores entre nubes de algodón. Y de pronto en medio de la clase de plástica la profesora enseñó el trabajo de Luna, y dijo sonriente: - ¡Que buena eres! ¡Qué bien dibujas!. En el folio, no había florecitas, sino un enorme mamut. Pero bueno, ¿de dónde sale esta niña?, se pregunto Sami. “ No puede ser ¿de dónde habrá salido esta niña?”, seguía preguntándose Sami una y otra vez. De repente, Sami tuvo una brillante idea: Luna era una niña especial. ¡Ahora estaba todo claro! Luna tenía algo más que las otras niñas. ¡Exacto! ¡ Una sin sirí con sirí! ¡Menudo engaño! Sami se propuso en ese momento investigarlo. En cuanto tuviera la prueba del sirí de Luna, se lo contaría a toda la clase. Entonces ¡ nadie querría jugar con ella más! ¡Rápido- se dijo Sami- tengo que empezar inmediatamente. Sami se pegó a Luna para espiarla bien. Miró por debajo de la puerta y vio que hacia pis sentada, y no de pie. Pero bueno eso no importaba en absoluto. Todo el mundo puede hacer pis sentado. Otro día que Sami fue a dormir a casa de Luna, tampoco hubo suerte. La niña se cambió en el cuarto de baño y salió con el pijama puesto, por cierto, con dibujos de mamuts. Esa noche Sami no vio más. Ni otras noches que fue a dormir, ni ningún día vio nada de nada. Sami no era tonto pero es tan difícil espiar esas cosas. Después de decenas de noches y de decenas de días, Sami no tenía ni una sola prueba de nada. Y entonces llegó el verano. Luna y Sami se encontraron en un camping. Mientras los padres montaban las tiendas, ellos gritaron: - Vamos a bañarnos! Estaban tan impacientes por meterse en el mar que se olvidaron de coger los bañadores. Se dieron cuenta cuando llegaron a la playa. - ¡Brr!- se quejó Luna, ahora nos toca volver… Ni hablar pensó Sami. Esta es la ocasión: ahora o nunca. – De volver, nada. Podemos bañarnos desnudos- dijo. Estaba convencido de que Luna no querría, sin embargo, la oyó decir: - Bueno. Ella empezó a desnudarse. Lo primero que vio Sami fue el culo. Pero por los culos no se puede averiguar mucho: casi todos son iguales. Luego, Luna se dio la vuelta. ¡Sami se quedó con la boca abierta y los ojos a cuadros! Apenas consiguió farfullar: - Tu… tu… ¡no tienes sirí! Extrañada Luna se miró debajo de la tripa, y respondió: - ¡Claro que no! ¡Yo tengo sirá! Y ¡echó a correr tan tranquila hacia las olas! Así que ahora el mundo ha cambiado para Sami. Antes había unos seres con sirí y otros sin sirí. Ahora sabe que unos tienen sirí y otras, sirá. ¡AH…! Y TAMBIEN SABE QUE A LAS NIÑAS NO LES FALTA NADA. De 'Area de la Mujer de SATE – STESs


CUENTO PARA DRAMATIZAR :

— Oye, Papá, ¿tú has hecho hoy tu cama? — ¿La cama? ¡Nooo! ¿Por qué? — ¿Y quién la ha hecho? — Mamá. — ¿Y la hace siempre mamá? — Sí. — Pues eso no está bien. —¿Por qué? ¡Qué tonterías dices! ¡Vete a jugar y déjame leer el periódico! — Oye, Papá. — ¿Quéeeee? — Que voy a hacer mi cama, pero no sé cómo. ¿Me ayudas? — Díselo a mamá. — Es que quiero que me ayudes tú. — ¿Por qué? ¡Mira que estás pesadito hoy con la cama! — Porque no quiero que seas un machista. — ¿Machista? ¿Yoooo? ¿Pero quién te ha metido esas ideas en la cabeza? — La señorita ha dicho que tenemos que colaborar en casa. — Muy bien, eso me parece muy bien. ¿Y eso qué tiene que ver con que yo sea machista o no? — Pues que cuando la señorita se puso a poner ejemplos de cómo ayudar: que si


poner y quitar la mesa, que si coger las bolsas de la compra, que si hacerse la cama...Raúl dijo que eso eran cosas de chicas y que él no era una chica y que su papá no hace ninguna de esas cosas y él en casa hace lo que hace su papá. ¿Y sabes qué averiguamos que hace su papá en casa? — ¡Noooo! — Pues comprar el periódico y ponerse a leerlo y a ver la tele, mientras su mamá lo hace todo. Y entonces la señorita nos explicó que a eso se le llamaba ser machista porque la mamá de Raúl trabaja fuera de casa igual que su papá, ¿sabes? Y dijo que ser machista no es bueno porque los hombres y las mujeres son iguales, y los niños y las niñas también, y hasta los abuelos y las abuelas y también dijo que... — ¡David! ¡Basta ya! ¡Me vas a volver loco con tanta explicación! ¡Ya te he entendido! — ¿De verdad, papá? ¿Entonces me vas a ayudar a hacer la cama? — ¡La cama, la cama! ¡Bueno, está bien! — Oye, papá. — ¿Quéeeee? — ¿A que esta idea de mi señorita es guay? — ¿Qué idea? — La de hacer mi cama juntos. — ¡Venga, tira de la sábana y cállate un poco, pesado! Cuando vea a tu señorita le voy a dar yo una idea guay...

“Una abuela muy querida acaba de morir. En su entierro, sus hijas y nietas lloran libremente. Los hijos y nietos fruncen las cejas y bajan la cabeza, aprietan los labios y tragan saliva. No están menos tristes, pero no tienen el derecho de llorar. Tienen miedo de parecer débiles”. …....ooo0ooo....... “Es Navidad. Se acaba de festejar esto en la familia. Tras los postres, las mujeres se levantan espontáneamente para quitar la mesa y limpiar la cocina. Los hombres continúan su animada conversación”. …....ooo0ooo....... “Un padre coge unos días de vacaciones para quedarse en casa con su hija que tiene gripe. El lunes, su jefe le reprocha su falta de dedicación al trabajo y dudando en voz alta de su sentido de la “responsabilidad”.


“Un periodista entrevista a una joven política. Le hace la pregunta: “¿y cómo hace para conciliar su vida familiar con sus responsabilidades políticas? Algunos días más tarde, encuentra a un político y no se le ocurre hacerle la misma pregunta.” …....ooo0ooo....... Dialogo entre un hombre y su médico (de “Siniko”, manual de Amnistía Internacional para la educación en derechos humanos en África). - ¿Tiene usted muchos hijos?, pregunta el doctor. - Dieciséis niños nacieron, pero solamente nueve viven entre nosotros, responde él. - ¿Trabaja su mujer? - No, ella es ama de casa. - Comprendo. ¿Cómo pasa los días? - Bueno, se levanta a las cuatro de la mañana, va a buscar agua al bosque, enciende el fuego y prepara el desayuno. A continuación va al río a lavar la ropa. Después va a la ciudad para comprar maíz y el resto de cosas. Después prepara la comida del mediodía. - ¿Vuelve usted a casa a mediodía? - No, no. Ella me lleva la comida al campo, a 3 km. de casa. - ¿Y después? - Bueno, cuida de las gallinas y los cerdos. Y naturalmente cuida de los niños. Luego se ocupa de que la cena esté lista cuando yo llego a casa. - ¿Se va a la cama después de la cena? - No. Tiene cosas que hacer en la casa hasta las 9. - ¿Usted dijo sin embargo que su mujer no trabaja? - Ya le he dicho que no. Ella es ama de casa.

De “Amnistía Internacional . Sección española”


Coeducacion