Page 1

Idéntico truco   utilizo   cuando   escribo   una   novela   larga:   dejo   de   escribir   en   el   preciso   momento   en   que   siento   que   podría   seguir   escribiendo.  Si  lo  hago  así,  al  día  siguiente  me  resulta  mucho  más  fácil  reanudar  la  tarea.  Creo  que  Ernest  Hemingway  también  escribió   algo  parecido,  del  estilo  “continuar  es  no  romper  el  ritmo.  Para  los  proyectos  a  largo  plazo,  eso  es  lo  más  importante.  Una  vez  que  ajustas   tu  ritmo,  lo  demás  viene  por  sí  solo.  Lo  que  sucede  es  que,  hasta  que  el  volante  de  inercia  empieza  a  girar  a  una  velocidad  constante,  todo   el  interés  que  se  ponga  en  continuar  nunca  es  suficiente.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                                


En la   profesión   de   novelista   (al   menos   para   mí)   no   hay   victorias   ni   derrotas.   Tal   vez   el   número   de   ejemplares   vendidos,   los   premios   literarios,   o   lo   buenas   o   malas   que   sean   las   críticas   constituyan   una   referencia   de   los   logros   obtenidos,   pero   no   los   considero   una   cuestión   esencial.   Lo   más   importante   es   si   lo   escrito   alcanza   o   no   los   parámetros   que   uno   mismo   se   ha   fijado,   y   frente   a   eso   no   hay   excusas.  Ante  otras  personas,  tal  vez,  uno  pueda  explicarse  en  cierta  medida.  Pero  es  imposible  engañarse  a  uno  mismo.  En  este  sentido,   escribir  novelas  se  parece  a  correr  un  maratón.  Por  explicarlo  de  un  modo  básico,  para  un  creador  la  motivación  se  halla,  silenciosa,  en   su  interior,  de  modo  que  no  precisa  buscar  en  el  exterior  ni  formas  ni  criterios.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                              


Lo importante   es   ir   superándose,   aunque   sólo   sea   un   poco,   con   respecto   al   día   anterior.   Porque   si   hay   un   contrincante   al   que   debes   vencer  en  una  carrera  de  larga  distancia,  ése  no  es  otro  que  el  tú  de  ayer.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                                      


Soy de   los   que   no   adquieren   conciencia   clara   de   las   cosas   si   no   las   viven   en   carne   propia,   si   no   tocan   la   materia   con   las   manos.   Sea   como   sea,  hasta  que  no  transformo  las  cosas  en  algo  visible  no  quedo  satisfecho.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                                      


Puedo especificar  el  día  y  la  hora  en  que  tomé  esa  decisión.  Fue  aproximadamente  a  la  una  y  media  de  la  tarde  del  1  de  abril  de  1978.  Ese   día   estaba   solo   en   la   grada   exterior   del   estadio   Jingu   viendo   un   partido   de   béisbol   mientras   tomaba   una   cerveza.   (…)   En   ese   preciso   instante  me  dije:  “Ya  está,  voy  a  probar  a  escribir  una  novela”.  Todavía  recuerdo  con  nitidez  el  cielo  completamente  despejado,  el  tacto   de  la  hierba  fresca  que  acaba  de  reverdecer  y  el  agradable  sonido  del  bate.    En  ese  momento,  algo  cayó  suave  y  silenciosamente  desde  el   cielo  y  yo,  sin  duda,  lo  recibí.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                                


Fui a  una  tienda  de  deportes  especializada  y  me  compré  unas  buenas  deportivas  y  ropa  cómoda  adecuadas  para  correr.  Me  hice  con  un   cronómetro  y  leí  un  libro  para  corredores  principiantes.  Así  se  va  uno  convirtiendo  en  corredor.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                                      


Los novelistas  dotados  de  talento  natural  son  capaces,  sin  hacer  nada  especial  (o  haciendo  cualquier  cosa),  de  escribir  novelas  con  suma   facilidad.  Las  frases  les  brotan  como  el  agua  mana  a  borbotones  de  un  manantial,  y  así  va  surgiendo  su  obra.  No  necesitan  esforzarse.  Hay   personas   así.   Pero,   por   desgracia,   yo   no   soy   como   ellas.   No   es   para   sentirse   orgulloso   de   ello,   pero,   por   más   que   miro   a   mi   alrededor,   no   encuentro  el  manantial  por  ninguna  parte.  Tengo  que  tomar  el  cincel  y  el  martillo  e  ir  picando  poco  a  poco  el  suelo  rocoso  hasta  abrir  un   profundo   boquete;   si   no,   no   consigo   llegar   al   manantial   de   la   creatividad.   Escribir   una   novela   me   exige   malgastar   mucha   fuerza.   Me   cuesta   tiempo   y   esfuerzo.   Cada   vez   que   me   propongo   escribir   una   novela,   tengo   que   empezar   a   cavar   un   nuevo   agujero   desde   el   principio.  Con  los  años,  no  obstante,  uno  va  fortaleciéndose  y  dominando  las  técnicas  para  poder  cavar  agujeros  en  ese  duro  suelo  rocoso   y  descubrir  nuevas  vetas  de  agua  de  forma  bastante  eficaz.  Y  cuando  noto  que  un  manantial  está  a  punto  de  agotarse,  puedo  pasar  a  abrir   el   siguiente   con   celeridad   y   determinación.   Sin   embargo,   los   que   dependen   únicamente   de   los   manantiales   naturales,   aunque   de   repente   se  propusieran  hacer  lo  mismo,  seguramente  no  lo  conseguirían  con  tanta  facilidad.     Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.                                      


En mi  caso,  la  mayoría  de  lo  que  sé  sobre  la  escritura  lo  he  ido  aprendiendo  corriendo  por  la  calle  cada  mañana.  De  un  modo  natural,   físico   y   práctico.   ¿En   qué   medida   y   hasta   dónde   debo   esforzarme?   ¿Cuánto   descanso   está   justificado   y   cuánto   es   excesivo?   ¿Hasta   dónde   llega   la   adecuada   coherencia   y   a   partir   de   dónde   empieza   la   mezquindad?   ¿Cuánto   debo   fijarme   en   el   paisaje   exterior   y   cuánto   concentrarme  profundamente  en  mi  interior?  ¿Hasta  qué  punto  debo  creer  firmemente  en  mi  capacidad  y  hasta  qué  punto  debo  dudar   de   ella?   Tengo   la   impresión   de   que   si,   cuando   decidí   hacerme   escritor,   no   se   me   hubiera   ocurrido   empezar   a   correr   largas   distancias,   las   obras   que   he   escrito   serían   sin   duda   bastante   diferentes.   Concretamente,   ¿en   qué   modo   lo   serían?   No   lo   sé,   a   tanto   ya   no   llego.   Pero   seguro  que  serían  muy  distintas.       Haruki  Murakami.  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr.    

Citas de Murakami  

relacion de citas

Advertisement