Issuu on Google+

Nacional 17

p QUINCENARIO DEL 28 DE JULIO AL 12 DE AGOSTO DE 2012 LOS PERUANOS NOS PREGUNTAMOS

¿Dónde está el Presidente? m Humala no lidera el país; ahí hay un desperdicio de oportunidad. Había más temor al Humala que pintaron los medios en la campaña electoral, ese caudillo progresista presentado como chavista extremo, ese velasquista de historia parecida a la de Juan Velasco Alvarado, pero de política muy distinta: la reforma agraria, la toma de Talara, la reforma de la educación, fueron valientes cambios que lo enfrentaron al poder real.

Dato , Datum señala una caída de 12 puntos entre mayo y junio: de 55% a 43%. Peor todavía: la desaprobación supera a la aprobación. El nuevo Gabinete, como bien se ha dicho, está lleno de gente que no votó en la primera vuelta por Humala (la mayoría), y en la segunda solo lo hicieron algunos ahora ministros y ministras.

OLLANTA Humala está perdido en su propio laberinto, ¿Dónde quedo la “gran trasformación”? Juan Guevara El Humala que vivimos en este primer año de gobierno es un presidente ausente como líder. No dirige ni tiene aparatos de comunicación eficientes que comuniquen siquiera su mensaje. ¡¡¡Cuál es ese mensaje!!! ¿¿¿Vamos a hacer la “Gran Transformación” a pesar de los extremistas???? Si se quisiera apoyar a Humala, ¿qué habría que hacer?:

¿¿¿pedir más policías, más militares para poner orden??? ¿Cómo lo verán los presidentes progresistas vecinos? No hablo de Piñera ni de Santos, por cualquier confusión. Hablo de Correa, de Dilma, de Evo, de Chávez, de Cristina, de Mujica; todos, gobiernos con oposiciones de izquierda en sus países. En mucho por las mismas razones que aquí, por mantener economías extractivistas, la destrucción de los

TALON DE AQUILES DEL REGIMEN

¡¡ Conga no va!! Juan Guevara El cambio del primer Gabinete al segundo parecía un cambio de Gobierno, lo que implicó más atraso en la gestión. No hay discurso ni nada parecido que convoque a empleados públicos a transformar nada, y eso es un freno para cualquier programa. Todo es lento, todo es burocrático, todo es corrupto y no cambia. Ésa es una derrota. Lo demás lo conocemos: Conga ha sido y es una mar-

ca. Aún puede ser peor. Qué va a pasar cuando hoy día el Gobierno responda a la Newmont que el plan es el que sigue y que recomiencen las actividades…. ¿¿¿Habrá una masacre??? Es un riesgo muy grande. Conga no debiera verse como la batalla final de nada. No hay capacidad desde la izquierda sea lo que sea esta izquierda de la que tanto hablamos y a la que tanto queremos unir para hacer nada importante ahora. Esto debe ser visto como un momento de lucha impor-

bosques, los impactos de las madereras, de la extracción del petróleo y los recursos naturales.

Criminalización de la protesta y represión.

Pero no están actuando como Humala: la fuerza de la criminalización de la protesta y la represión son aquí peores, y estamos apenas en el primer año. Él quiere cuidar su imagen en el exterior. No tante para sentarse a dialogar, también entre nosotros, a arribar a propuestas comunes que nos unan, como decía Mariátegui, dejando de lado lo que nos separa. La caída del último mes tiene que preocupar mucho a Humala. Lo sucedido a Lugo en Paraguay, ¿lo hará pensar? ¿Por dónde coger, qué ruta seguir?... Más trabajo mediático de comunicación, que ha sido muy malo hasta ahora; hacer eso sin cambiar el

es gratuito que sus anuncios sobre una nueva forma de relacionarse con la minería los haga ahora en Brasil. En sus campañas electorales Humala se volvió activo miembro del Foro de Sao Paulo, donde se reúnen los partidos de izquierda y progresistas de América Latina. Del brazo del PSUV de Venezuela, de lo que era el M19 de Colombia, del FMLN de El Salvador, el PCC cubano,

el PT de Brasil. ¿Cuándo fue cambiando Humala? Creo que cuando tomaba conciencia de que estaba en el poder, entre la primera y la segunda vueltas. Cuando se dio cuenta de que no tenía nada, ni partido, ni organización; cuando se percató también de que sus aliados de izquierda no le resolvían los conflictos con las regiones, no lo relacionaban con los movimientos sociales. Tampoco le administraban la cosa pública. Cuando el poder económico comenzó a rodearlo y él a reunirse a solas con ellos. Es difícil el Perú, sin duda; a diferencia de otros países en la región, el conflicto armado vivido hace veinte años y más es una marca muy presente en todo rumbo es una alternativa para él.

¿Se resuelve la protesta con la criminalización?

Cuánto más resiste nuestro país. La rabia acumulada, la frustración de tantos y tantas. Creo que es un riesgo muy grande para la gobernabilidad. El Congreso, ¿cómo va a quedar? Los que salen aún no tienen lo suficiente para hacer una bancada; ¿serán capaces de lograrlo, de dialogar entre ellos y no competir entre líderes? ¡Ahora se ve difícil! Salidas como la de Verónica Mendoza son muy dolorosas para la pareja presidencial. Afectan a los nacionalistas más cercanos. Pero Humala no quiere construir partido:

momento, más aún entre militares y policías, incluyendo a Humala y sus asesores.

La caída es continua en la aprobación presidencial

Incluso con estos elementos negativos, se hizo el esfuerzo desde el primer Gabinete de Salomón Lerner; entonces tenía hasta 70% de aprobación. Pecó (¿de quién era el equipo?) de desarticulación, no se planteó metas concretas. No tuvo tiempo (cuatro meses), no llegaron a entender lo que tenían que hacer en sus ministerios y viceministerios, y cuando comenzaron a ver la ruta, ya llegó el 10 de diciembre y salieron los “izquierdistas”. Hay personajes corruptos que continúan las líneas mafiosas anteriores. Eso les hace mucho daño al Gobierno y al país. Está ahora en su punto más bajo. Se tiene que dar cuenta del rol jugado por Valdés, por la estrella de Ministro del Interior que eligió. ¿Su terquedad lo lleva a no ver esto? Ahora viene el discurso del 28 de julio… ¡¡¡Qué puede mostrar’!!! Creo que la ejecución de los nuevos programas es baja; había que afinar la maquinaria del Estado. pareciera que su decisión sigue siendo ser él solamente, aun cuando para eso ha demostrado más debilidades que capacidades: no tiene las aptitudes ni la ‘calle’ de un Evo o de un Correa; ni el sentido común y la historia de un Mujica. Por otro lado, la Municipalidad de Lima va mejorando ante los ojos de la opinión pública; demasiado lento. Sin embargo. Susana ha optado por despolitizar su gestión, pero ella quiere ganar en política. “Para hacer tortillas hay que romper huevos. “Conga no termina en estos días: el tema es muy largo. Se debe levantar estado de emergencia y desbloquear cuentas de Espinar.”


PAG 17