Page 1

LA IGLESIA PARROQUIAL DE SANTA MARÍA DE LAS VIRTUDES DE LA PUEBLA DE CAZALLA (Sevilla) José Cabello Núñez

La iglesia parroquial de Santa María de las Virtudes de La Puebla de Cazalla es un gran un edificio neoclásico, único en su género en la provincia de Sevilla, que fue proyectado en 1821 por el arquitecto madrileño Tiburcio Pérez Cuervo y sus planos aprobados por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Las obras de construcción, financiadas en un principio por la Casa Ducal de Osuna, comenzaron en 1824 y quedaron paralizadas en 1834 por falta de fondos, cuando ya estaba construido el edificio hasta la altura de las primeras cornisas interiores, quedando solamente cubiertas las naves laterales. En 1848 se reanudaron las obras, si bien volvieron a suspenderse al poco tiempo, hasta que en 1866 se continuan con fondos procedentes del Ministerio de Gracia y Justicia y bajo la dirección del arquitecto diocesano Manuel Portillo Navarrete, prolongándose, con diversas interrupciones, hasta el año 1884 en que se cierra la cúpula y se bendice el edificio en 1886. Finalizadas las obras, se acometió la tarea de ornamentar el interior del templo con la ejecución y distribución de los diversos retablos y de las imágenes necesarias para el culto, proceso que se prolongó hasta el año 1936 en el que, con ocasión de la guerra civil, el templo fue saqueado e incendiado, desapareciendo la práctica totalidad de sus imágenes, retablos y enseres, salvándose unos cuantos por encontrarse entonces en otras dependencias anexas al edificio o en domicilios particulares. Finalizada la guerra civil, se realizaron obras de restauración y se ornamentó nuevamente el templo con retablos e imágenes procedentes de otras iglesias, tanto de la localidad como de otros pueblos de la provincia. Asimismo, gracias a la aportación económica de los vecinos, en general, y de las familas más acaudaladas de la villa, en particular, hasta mediados del siglo XX se estuvieron ejecutando nuevos retablos y se fueron adquiriendo imágenes para completar la decoración interior del templo.

Por decreto 174/2006, de 3 de octubre, de la Consejería de Cultura, la iglesia parroquial de Santa María de las Virtudes es declarada Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, y algunos de sus bienes muebles son incluidos en el mismo como sujetos a especial protección. El edificio queda descrito artística y arquitectónicamente como un templo de planta central, de cruz griega, con los brazos de la cabecera y de los pies algo más profundos que los laterales, cuyo amplio espacio central se cubre mediante una gran bóveda vaida que alberga un espacio de planta octogonal, con cuatro grandes ventanales actualmente cegados, al que se adosan cuatro pequeñas capillas de planta semicircular que permiten recuperar la planta cuadrada principal. Los brazos del crucero se cubren con bóveda de cañón y a ambos lados de los mismos se disponen otras pequeñas capillas que recuperan el ancho del cuadrado original. El brazo de los pies se estructura en tres naves con dos tramos, la central se cubre con bóveda vaída y se dispone en el primero el coro, cubriéndose las laterales con bóvedas de aristas. Construido en ladrillo, tapial y cantería, se accede a su interior por una portada de mármol que se encuentra a los pies de la nave central, adintelada, con un gran arco de medio punto ciego enmarcado por pilastras. Asimismo, en el pasado, se accedía a cada una de las naves laterales a través de cuatro puertas situadas a ambos lados y que finalmente fueron cerradas y tapiadas.


Nave central con el coro a los pies

Retablo mayor

La Huida a Egipto

La cabecera de la planta es rectangular y se cubre con bóveda de cañón, ubicándose en ella el altar mayor, en el testero del brazo del crucero del lado del Evangelio se sitúa el retablo de Nuestra Señora del Rosario, y en el de lado de la Epístola el retablo de la Inmaculada Concepción.

Esta disposición de volúmenes en gradiente se recoge mediante la disposición de antepechos de las cubiertas planas que permiten dar unidad a las lineas de cornis. Todo este conjunto se remata en la cabecera por el contrapunto de la torre, situada de forma central y que contribuye a enfatizar el edificio en su entorno.

A ambos lados de la cabecera se disponen dos cuerpos que albergan la sacristía (ahora utilizada como salón parroquial) y el despacho del párroco, cubiertos con bóvedas de aristas y sobre los que se dispone una segunda planta con dependencias que estuvieron anteriormente ocupadas por la vivienda del sacristán y actualmente sin uso específico. Entre los dos cuerpos del fondo, y tras la capilla mayor, se encuentra la torre, a la que se accede por una escalera que presenta un arranque a la imperial que permite el acceso a las dependencias situadas en la primera planta. Esta torre está construida en ladrillo, tapial y cantería, consta de dos cuerpos y se remata con un chapitel y veleta, concluida a mediados del siglo XX.

En el presbiterio se encuentra el altar mayor con un monumental retablo realizado por el escultor y ceramista sevillano Enrique Orce Mármol en cerámica vidriada. La fecha de ejecución (1943) y la firma del autor constan en los paneles cerámicos que reproducen dos cuadros del pintor italiano Rafael. De estilo neorrenacentista, se compone de banco, dos cuerpos y ático, y se articula mediante tres calles separadas por columnas de orden compuesto en el primer cuerpo y pareadas en la calle central. En el segundo cuerpo las calles se articulan por medio de pilastras, teniendo la central además las columnas abalaustradas. En el primer cuerpo en la calle del Evangelio, se representa por medio de un paño cerámico la escena de la Sagrada Familia (copia del original de Rafael) y en el de la Epístola la Huida a Egipto (copia del original de Rafael). El segundo cuerpo presenta en sus tres calles unas hornacinas enmarcadas por formas arquitectónicas y da paso al ático donde se representa el tema de la Adoración de los Pastores (copia del original de Murillo) y se remata con una cruz de madera con pináculos.

Hacia el exterior la volumetría del templo refleja de forma nítida la disposición interior. Sobre el conjunto destaca claramente la bóveda central en torno a la cual y a una altura ligeramente menor, se aprecian los cuatro brazos principales, y entre estos, a modo de contrafuertes, se elevan los muros de las pequeñas capillas semicirculares que se levantan bastante por encima de la altura real de estas, y por último, a un nivel ya inferior, aparece el conjunto de las naves y capillas laterales de los brazos de la cruz.

En la hornacina central del primer cuerpo se encuentra la imagen de Nuestra Señora de las Virtudes, titular del templo y patrona de La Puebla de Cazalla. Es una escultura de estilo neobarroco, realizada en el año 1948 en madera de cedro tallada, estofada y policromada con pigmentos y pan de oro, de la que es autor el escultor onubense Antonio León Ortega, con unas medidas de 1,90 x 1,10 m., restaurada en 1994 por Victor Pérez Asensio.


En la hornacina central del segundo cuerpo se halla una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, de tamaño algo mayor al natural, realizada en madera de cedro policromada por el escultor sevillano Antonio Castillo Lastrucci en el año 1945. A ambos lados de la misma, y en pequeñas hornacinas, se disponen las imágenes del evangelista San Marcos y de San Blas, talladas en madera, policromadas y estofadas, datadas a principios del siglo XVII. En el banco del retablo está el Sagrario, realizado en madera dorada, decorado con motivos eucarísticos y una pequeña escultura en madera policromada que representa al Buen Pastor.

Detalle de la mesa de altar

Púlpito

La mesa de altar está realizada con elementos cerámicos del altar mayor y que originariamente formaban parte del mismo, si bien fue separada de él hacia el año 1970 para que el sacerdote pudiera oficiar la misa de cara al pueblo y no de espaldas como se venia haciendo hasta entonces, poniendo así en práctica las disposiciones del Concilio Vaticano Segundo (1964-1965). Igualmente el púlpito recoge algunos azulejos que pertenecieron al retablo mayor. En el presbiterio, al lado de la Epístola, se encuentra un interesante crucificado de autor anónimo, de estilo manierista y de pequeñas dimensiones (0,80 x 0,50 cm), datado en el siglo XVI. En la cabecera de la nave del Evangelio existe una pequeña capilla con retablo realizado a mediados del siglo XX en estilo neoclásico, que alberga una imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa, obra atribuida a los talleres gerundenses de Olot (siglo XX). En el crucero de dicha nave está situado el retablo de Nuestra Señora del Rosario, de estilo barroco (primera mitad del siglo XVIII); realizado en madera de cedro, tallado, dorado y policromado, de autor anónimo, y que procede de la iglesia o capilla de Santo Domingo de Carmona. Este interesante retablo, de 3,90 metros de altura, consta de predella, dos cuerpos, ático y tres calles, siendo la central más ancha que las laterales, separadas por estípites, con una profusa decoración de hojarascas y cabezas de ángeles. En la hornacina central una imagen de la Virgen del Rosario. Hasta ahora dicha imagen se ha venido atribuyendo al escultor Antonio Castillo Lastrucci, cuando en realidad su autor es el escultor sevillano Antonio Alarcón Santacruz de principios del siglo XX, el cual tenía su taller en la calle Mateos Gago nº 10 de Sevilla, como así lo acredita la placa que en la peana posee dicha escultura. Junto a ella, dos pequeñas imagenes de santos y en el ático una imagen de Santo Domingo, realizado en madera policromada, obra probable del siglo XVIII.

Retablo de la Virgen de laMedalla Milagrosa

Retablo de la Virgen del Rosario


En la misma nave existe una pequeña capilla con retablo moderno, de estilo neoclásico, en cuya hornacina central se encuentra una imagen de María Auxiliadora, imagen del siglo XX atribuida a los talleres de imaginería religiosa de Olot (Gerona). A continuación, en la misma nave, en capilla semicircular que da a la nave central, se encuentra un pequeño retablo moderno realizado en estilo neoclásico, sin interés, que alberga una imagen moderna de San Isidro Labrador. A los pies del templo, y en la misma nave del Evangelio, cuelga un lienzo rectangular de grandes dimensiones con la representacón de las Ánimas Benditas del Purgatorio, obra de mediados del siglo XX. Retablo de María Auxiliadora

Sigue un retablo de estilo barroco de unos 2,80 m. de altura, de color oscuro y policromado, realizado a mediados del siglo XVIII, constituido por un cuerpo, una calle y ático, con estípites y decoración de rocalla, en cuya hornacina central se encuentra una talla en madera policromada de Jesús Cautivo, obra del escultor valenciano Vicente Tena, fechada en 1943. A los pies del templo, y en la nave de la Epístola, se encuentra una capilla sin retablo que alberga a las imágenes de Nuestro Padre Jesús en su Triunfal Entrada en Jerusalén, obra de Salvador Madroñal Valle (1992) y Maria Stma de la Paz, obra atribuida a Juan de Astorga (siglo XIX) y restaurada en 1968 por Manuel Pineda Calderón, ambas titulares de la Hermandad de su mismo nombre.

Retablo de San Isidro

Cuadro de las Ánimas Benditas

Sigue un retablo moderno (mediados del siglo XX) ejecutado en estilo neoclásico, constituido por banco, dos cuerpos y ático y tres calles, en cuya hornacina central figura una imagen de San José con el Niño Jesús, realizado por el escultor Antonio Castillo Lastrucci en 1945, y rematado en el ático con una pequeña imagen de Ntra. Sra. de las Mercedes (siglo XIX). Sobre la mesa del altar hay un Sagrario bajo templete, realizado en madera dorada, cuya puerta se adorna con una pequeña escultura policromada del Agnus Dei que reposa sobre el libro de los siete sellos y que es posible se usara en el Monumento. En la capilla semicircular que da a la nave central se encuentra otro pequeño retablo, también de mediados del siglo XX, con imagen moderna de Ntra. Sra. de Fátima. Continuando por la nave de la Epístola, en una hornacina situada en el muro y cobijada bajo un retablo moderno realizado en estilo neoclásico, se encuentra el grupo escultórico de Santa Ana, la Virgen Niña y San Joaquín. Las imagenes de Santa Ana (0,85 x 0,55 m) y la Virgen Niña (0,50 x 050 m.) son obras del escultor barroco José Montes de Oca del año 1726, ejecutadas en madera estofada y policromada, con pigmentos y pan de oro.


En el libro que en sus manos sostiene Santa Ana consta la firma de autor “Montes D Oca sculp año de 1726”. Se desconoce la autoría de San Joaquín (1 x o,40 x 0,50 m.) si bien es del mismo material, estilo y siglo. En el testero del crucero de la nave de la Epístola se levanta un retablo de estilo neoclásico, procedente de la iglesia sevillana de San Nicolás de Bari, realizado en madera pintada de color blanco y decoración dorada de símbolos eucarísticos, y en el que se conservan algunas reliquias. Se compone de banco, dos cuerpos y tres calles. En la hornacina central se encuentra una bellísima imagen de la Inmaculada Concepción, obra de gran interés de mediados del siglo XVIII, de autor anónimo, ejecutada en madera tallada, estofada y policromada con unas dimensiones de 1,12 x 05 x 0,5 m. En la calle lateral izquierda del mismo retablo se halla una imagen de San Juan Bautista (0,9 x 0,85 m,), realizada en madera tallada y policromada, del siglo XVII y autor anónimo, y en la calle de la derecha una imagen de Santa Teresa. Sigue un retablo moderno, de estilo neoclásico, en cuya hornacina central se halla una interesante imagen de San Antonio de Padua, de mediados del siglo XVIII, realizada en madera policromada y estofada. Retablo de Jesús Cautivo

Retablo de San José

Capilla de la Hermandad de la Borriquita


Ntra. Sra. de F谩tima

Retablo de la Inmaculada Concepci贸n

Santa Ana, la Virgen y San Joaquin

Retablo de San Antonio de Padua


Custodia de asiento

Cúpula central

Al despacho del párroco se accede por una puerta realizada con dos hojas de madera reaprovechadas, del siglo XVIII, con decoración de casetones. Se trata de una amplia dependencia, situada a la cabecera del templo, al lado de la Epístola, y cubierta con bóveda de aristas, en la que se conserva el Archivo, una gran pintura al óleo de mediados del siglo XVIII en la que se representa a Jesus en situación meditativa tras ser flagelado, un crucifijo del siglo XIX y un pequeño lienzo con imagen de la Virgen Dolorosa firmado por Antonio Bermúdez de Castro en 1821, cajonera con los ornamentos y los vasos sagrados, y una interesante custodia de asiento, realizada en madera tallada y dorada, con columnas neoclásicas, espejitos y cristales, presenta cabezas de ángeles y motivos eucarísticos, con rocallas y flores. La custodia, con unas dimensiones de 2,05 m x 0,80 m., es obra del tallista y ensamblador José Victorino Casaus (1764) y del dorador Eugenio Camacho (1766). En la misma cabecera, pero al lado del Evangelio, se encuentra la sacristía, cubierta con bóveda de aristas y utilizada como salón de reuniones. Tras la capilla mayor se encuentra un corredor que comunica ambas dependencias y da acceso a la torre.

Sacristía


Parroquia puebla de cazalla 2009