Page 1

Amalgama

AA.AA. Profesionales

Nº13

SAFA

(Úbeda) Nº 13

Mayo 2014

Alumnos y profesores del Internado SAFA de Villanueva del Arzobispo con traje de verano, en 1951 En 1940, Doña Catalina Bueno, viuda de Don Juan Ambrosio Benavides, propuso al jesuita Padre Villoslada fundar un colegio dedicado a niños huérfanos de la guerra civil. La benefactora aportó, entre otros bienes, su palacete de la carretera de La Fuensanta y el internado se puso en marcha unos meses después, con capacidad para ochenta alumnos. Durante dieciocho años permaneció activo el Internado de “Los Jesuitas”. Desde 1958 se mantiene como Externado.

1


Amalgama

Nº13 Pag. 3

1. Noticiero - Manuel Jurado López -Francisco López Ayala - José Aranda González - Andrés Martínez López - Antonio Ruiz Martínez - Manuel Serrano Portal - Antonio Molero García - Manuel López Fernández

Pag. 9

2. Los Principios Educativos de la SAFA (II) -Francisco López Ayala

Pag. 10

3. Los Centros SAFA: Villanueva - Ricardo Taboada Velasco - Francisco Alameda López -Antonio Gutiérrez Cano -Gregorio Alfaro Teruel -Francisco López Ayala -Manuel López Fernández -Eduardo Navarro Jiménez -Pedro Mora Figueroa

Pag. 34

4. Cincuentenarios -Antonio Ruiz Martínez (Maestría 64) - Alfonso Ros López (Oficialía 64)

5. Magisterio Industrial - Pedro Mora Figueroa

Pag. 37

6. Colaboraciones - Antonio Ramírez Mena - Antonio Soler Soler - José Aranda González - Fernando Sánchez Resa - Francisco López Ruano

Pag. 57

7. Nuestras vidas - Justo Carrillo Vizcaíno

Pag. 63

8. Convocatoria 2014 - Francisco Bordés Ruiz - Antonio Lara Pozuelo

Amalgama agradece, una vez más, el empeño que los AA. AA. ponen en la elaboración de esta revista. A los activos porque aportan esfuerzo con sus trabajos y a los pasivos porque nos animan a seguir con su valoración positiva y sus elogios. A éstos, les pedimos que “se tiren al ruedo” y nos propongan aquellos aspectos que ayuden a ir completando el gran mosaico de hechos que conforman la historia de la Institución. En el próximo número pretendemos hacer un reportaje del tercer centro fundado por el Padre Villoslada: Úbeda. Animamos a los AA. AA. y profesores que pasaron por este Centro a que nos manden sus recuerdos. Importante sería contar con la visión de un alumno actual. Los trabajos deben mandarse preferentemente en Word a: flayala45@hotmail.com o

pmorafi@gmail.com 2


Amalgama

Nº13

1. Noticiero

Los tres oficios de Manuel Jurado López: Maestro, novelista y poeta Manuel Jurado López (Sevilla, 1942). Poeta, narrador, crítico literario y traductor. Ha dictado conferencias en universidades suizas, alemanas y españolas. Ha sido coordinador de la Antología General de la Poesía Andaluza. Su obra, tanto poética como narrativa, ha sido distinguida con destacados premios literarios (Ciudad de Irún, Tiflos, Esquío, Rafael Morales, Navarra, Laurea Mela, Ciutat de Palma, Premio Literario Jaén, Fray Luis de León, Buero Vallejo, Miguel Hernández, Comunidad Valenciana, Premio Ciudad de Palma Rubén Darío...). Desde hace unos años también se ocupa en la literatura infantil y juvenil. Sus poemas y relatos han sido traducidos al francés, alemán, italiano y árabe. Con La luz es una espada ha obtenido el Premio Internacional «Miguel Hernández» de 2005. De su obra poética destacan: País de Invierno, Música y nieve, El cantor de boleros, Poemas de Ginebra, Manuscritos de Berlín, La ciudadela, Tango del amor extranjero, Viajero en el desierto, Descripciones y olvidos, Oratorio de Gaza y La luz es una espada.

Su obra publicada hasta 2012 Crónicas de Atenas Los meteoros Huesos de pájaro Apartamento en Pont Neuf Cómo matar a un poeta Los dioses vulnerables La esfera de plata El hombre inesperado Los ojos de la cerradura En cielo ajeno Café Zimmermann Épica de otros territorios La luz es una espada Aleluyas y jaleo Antología El invitado incómodo Oratorio de Gaza El bereber El desembarco de la dama Un pájaro despeinado Malabares y piruetas Peces de oro, peces de ceniza Descripciones y olvidos El viento y las cenizas La otra mitad de un pájaro Tango del amor extranjero Seda italiana y otros relatos Las virreinas El cantor de boleros El bebedor de bourbon Relatos de Taifas Poemas de Ginebra El filósofo en su jaula Viajero en el desierto La ciudadela Manuscritos de Berlín Música y nieve País de invierno El caballero de la melancolía Olvida Paros Las pirámides de sal Memento de los pavorreales Tristula De Amore Memorias de la tierra y otros relatos Ejercicio dual Elemental liturgia Piedra adolescente

Dice de la poesía andaluza: La poesía andaluza actual presenta una notable fusión de tres líneas muy marcadas. De un lado, la pervivencia de innegables rasgos estilísticos y temáticos de la herencia arábigo- andaluza; de otro, la huella de la cultura clásica grecolatina, de su ámbito sociocultural y mitológico y, por último, la modernidad de una vinculación europeísta en lo urbano y en lo intelectual. Al mismo tiempo es una poesía en la que la presencia de las poetas andaluzas es de una excelente calidad y de una mayor intensidad y proporción con respecto a la poesía española en general. Biografía de Manuel Jurado López

Estudió Magisterio (Promoción del 62) en las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia de Úbeda, en la que fue profesor, y después en Instituto Velázquez de Sevilla. Es traductor y crítico literario, y ha impartido conferencias en numerosas universidades dentro y fuera de España. Ha obtenido numerosos premios como el Miguel Hernández de poesía o el Buero Vallejo de teatro.

juralopez42@msn.com

3

2012 2011 2009 2008 2008 2008 2007 2007 2007 2007 2007 2006 2005 2005 2005 2005 2005 2004 2004 2003 2003 2003 2002 2002 2000 1998 1997 1997 1995 1995 1994 1993 1993 1993 1993 1993 1992 1992 1992 1991 1990 1986 1985 1982 1982 1979 1979 1978


Amalgama

Nº13

Emerge otro escritor

Francisco López Ayala nos sorprende gratamente con su libro dedicado a la safa de Linares

A todos los safistas nos agrada la aparición de un libro sobre la Institución – “La Obra”, decía Villoslada- porque poco a poco se va elaborando la historia de esa enorme experiencia educativa. López Ayala, aporta con este libro una de las columnas sobre las que en el futuro se construya el relato de una manera de hacer que debe servir de ejemplo en la educación española.

4


Amalgama

Nº13

Encuentros en la diáspora safista

Madrid En esta ocasión, los madrileños se reunieron para repartirse la revista Amalgama 12, el 25 de febrero pasado. Lo hicieron en un local situado en el barrio de la Concepción para evitarle desplazamientos largos a García Mauriño, el más veterano. Comentaron el contenido de la revista, la dinámica de los últimos encuentros en Úbeda y Pepe Aranda, buen conocedor de lo que sucede en la nube de los AA. AA., les puso al corriente sobre los ánimos con que se perfila el próximo encuentro de mayo. El gran movilizador que es Paco Bordés quiere y espera que concurramos allí más de 300 safistas.

Los asistentes ( de izda a decha): Jose Luis Anguita, Antonio Valero, Pepe Aranda, Francisco Carpio, José Mª García Mauriño, Pedro Puentes y Alejandro Jiménez.

Para el próximo encuentro… Andrés Martínez Aznar, Sánchez y Ruiz espero verlos también y a los otros de Bailén porque me da en la nariz que vendrán. A los que faltan o no están un recuerdo con cariño vienen Garrido y Mauriño Vicente y Vizcaíno, hoy parezco un adivino. Y tengo suerte que no me dé un miserere enfermedad o muerte si Dios quiere. Como no tengo la lista Si alguien se me despista Perdón me falla la vista.

Ante semejante evento prometo con respeto mi asistencia. Iré a la convivencia, no espero impedimento. El Rubio, Toral, Narciso Chaves, Puerma, Pedro Mora estarán en buena hora Ibáñez y el Bobal preciso, Mayenco, Carpio, Jurado Rafa y el Loro a su lado Salvador, Parra, Bautista, faltan muchos en la lista.

Andrés 5


Amalgama

Nº13

Barcelona Al final y, unos días antes de Navidad, conseguimos juntarnos algunos de los que estuvimos en la SAFA de Úbeda y residimos en estos pueblos de Barcelona. Quedamos en juntarnos en la Plaza de Cataluña y después de tomarnos un café en el bar Zurit nos fuimos al Puerto Olímpico y estuvimos comiendo en un restaurante de los muchos que por allí hay. En la sobremesa estuvimos comentando y recordando lo bien que se pasa en los encuentros que hacemos en estos últimos años y animando a los que aún no han estado en Úbeda para que el próximo mayo se decidan y asistan al próximo encuentro. Los componentes de las fotos son: Marcelino Florido Carrasco, Antonio Ruiz Martínez, Antonio Mengíbar Morillas, Manuel Herrera Medina, Manuel Gómez Medina y Antonio Herrera Romero. Un saludo a todos desde la ciudad condal. Antonio Ruiz Martínez

Afortunado desmentido En Amalgama 11, página 6, Martínez Cardosa daba cuenta de una relación de compañeros fallecidos pertenecientes a la promoción de Oficialía 1961. En el segundo lugar de la lista figura Francisco Martínez Hidalgo. Este compañero es paisano mío (de Villacarrillo) y está “vivito y coleando”. Hace mucho tiempo que no lo veo pero en diciembre estuve hablando con él. Vive en Hostalric (Girona) y dispongo de sus números de teléfono por si alguien quiere contactar con él. Es el primero de la derecha de los que están agachados. La foto está hecha en Alemania y podrás ver que también está Pepe Rienda. Antonio Ruiz Martínez

6


Amalgama

Nº13

Tan grande como la Giralda o tan pequeña como Toscano

Rafael Toscano Pérez, sevillano, estuvo tres años en Portacoeli y otros tres cursos en Úbeda (Preparatorio, 1º y 2º de Industriales). Jugaba fino al fútbol e hizo del deporte profesión. Ahora, en la edad tardía, practica aficiones como esta: una Giralda construida con palillos de dientes.

X Encuentro en Sevilla ( octubre de 2013) Como viene siendo habitual, los safistas sevillanos se reúnen cada dos o tres meses en los locales de la Fundación del Padre Arrupe en una mañana de convivencia que acaba en un almuerzo con las esposas. En esta ocasión, fijaron el XI Encuentro para el 11 de diciembre de 2013.

7


Amalgama

Nº13

Necrológicas

Francisco Cuadros Rubio

Don Eduardo Bangueses Iglesias

Promoción de 1963 de Magisterio

Toda una vida entregado a la educación El pasado Febrero moría el profesor y amigo Eduardo. Los que hemos disfrutado de sus enseñanzas y amistad sentimos ahora el vacío de que una persona querida ha sido llamada a la presencia de Dios.

Francisco Cuadros, falleció en Villanueva a principios del pasado mes de febrero tras una larga enfermedad. Hace pocos días la Corporación Municipal, en Pleno y por unanimidad, aprobó dar el nombre de “Alcalde Francisco Cuadros” a una plaza de la ciudad. Recogemos aquí un extracto del escrito curricular presentado por el Cronista Oficial, Manuel López, al Ayuntamiento.

Había nacido en la Arnoia (Orense) en Septiembre de 1926. Su marcha se produce a los 87 años después de haber pasado sus últimos 25 bajo los efectos de una enfermedad degenerativa, que le privó del habla, del movimiento de parte de su cuerpo y hasta de su capacidad de reconocer a sus propios amigos. Eduardo soportaba la enfermedad con paciencia y resignación. Conocí a Don Eduardo en mis primeros días de internado en Úbeda en el año 1952. Él junto con otros profesores habían venido del seminario de Comillas, se incorporaron al seminario de maestros y fueron los primeros que obtuvieron su titilación en los acuerdos establecidos entre la universidad de Granada y en la SAFA en el año 1951.

Nació en Villanueva del Arzobispo el 12 de noviembre de 1942. En 1954 ingresó en SAFA de Úbeda y cursó la carrera de magisterio, finalizándola en 1963 y aprobando las oposiciones.

Era el profesor de religión de casi todos los cursos, tarea que compatibilizaba con sus funciones de inspector. El hombre se pasaba casi la totalidad del día despertando a sus alumnos a las 7 de la mañana y acompañándolos a los dormitorios después de las 10 de la noche. Fue en aquellos años un obrero consagrado a su trabajo cuando apenas contaba 26 años de edad.

En 1973 se traslada a Villanueva al Colegio Nuestra Señora de la Fuensanta, primeramente como maestro y como director desde 1977 a 1980.

Desde 1964 estuvo ejerciendo en las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, en las localidades de Osuna, Villacarrillo y Córdoba hasta 1973.

Antes de su traslado a Villanueva, ejerció como Director en una Escuela Hogar en Córdoba y ofreció, tanto al profesorado como a los alumnos de esta localidad, el alojamiento que con motivo del viaje de final de curso del año 1972 realizaron a Córdoba. Ello posibilitó que los internos con baja economía pudieran conocer la ciudad y sus monumentos. Lo que se hizo, recibiendo la hospitalidad de otras Escuelas Hogares, de Málaga y Tarifa, por lo que realizaron un viaje inolvidable sin desembolso ninguno.

Afortunadamente mis relaciones con Eduardo se mantuvieron durante toda mi etapa de internado hasta 1959 y se intensificaron después de abandonar el colegio cuando al profesor lo trasladaron a Linares donde yo vivo. En aquella etapa compartimos convivencias y hasta alguna inocente aventura. Fue un hombre generoso. Regalaba su compañía, daba a sus amigos lo mejor de si mismo y mantenía la permanente predisposición de prestar ayuda a todo el que la necesitase.

Como maestro en Villanueva, una de las actuaciones más destacadas fue conseguir la cesión del Ayuntamiento al CEIP Ntra. Sra. de la Fuensanta de los terrenos del antiguo campo de fútbol y donde posteriormente se ubicarían los espacios para la Residencia Escolar. 2 2 Comprendían una extensión de 6.595 m y 4.350 m sin edificar, que pasaron a ser propiedad del Ministerio de Educación y Ciencia para poder realizar una ampliación de nuevos dormitorios, almacenes, instalaciones deportivas y patios de recreo.

No es fácil encontrar calificativos que puedan compendiar las virtudes de Don Eduardo Bangueses como esposo, padre, profesor y amigo. Quizás, ahora lo que se puede decir es que fue un hombre bueno. Descansa en paz.

Francisco Cuadros presentó su candidatura por el PSOE a la presidencia del Excmo. Ayuntamiento en las primeras elecciones democráticas en 1979, resultando nombrado Alcalde y siendo reelegido en el cargo en las dos siguientes convocatorias electorales.

Linares, febrero de 2014: Antonio Molero García

8


Amalgama

Nº13

- Nombramiento de Hijo Predilecto de la ciudad a D. Pascual Megina Lamarca y homenaje a las Hermanitas de Ancianos Desamparados con motivo del Centenario de su llegada a nuestra localidad.

Algunas de las actuaciones más significativas en estos periodos fueron: - Construcción de la Biblioteca Municipal, Hogar del Jubilado, proyecto y construcción del nuevo cementerio Municipal y construcción de una pista polideportiva.

En junio de 1990 renuncia a su puesto de Alcalde y es sustituido por Diego Martínez Bustos. Crea una pequeña empresa de confección y posteriormente vuelve a la docencia, ejerciendo su actividad durante tres cursos en los Colegios San Vicente Mártir de Mogón y Cristóbal Ruiz de Villacarrillo.

- Cesión de 6.450 m2 por el Ayuntamiento a la Cooperativa Pablo Iglesias y adjudicación de 96 viviendas en el Barrio de los Pitufos. - Celebración de las Jornadas Histórico-Artísticas de las Cuatro Villas.- Declaración de monumentos históricoartísticos el Convento de Santa Ana e Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol; reparaciones en las Parroquias de San Andrés y Vera-Cruz. - Reparación de los instrumentos de la Banda Música. El actual director manifiesta siempre agradecimiento a Francisco Cuadros por darle confianza para la puesta en marcha de la nueva Banda Música.

En 1996 pasa el Tribunal Médico y se procede a su jubilación. Villanueva del Arzobispo, 2 de marzo de 2014

de su su de

Manuel López Fernández Cronista Oficial

Diego Simón López Oficialía mecánica, 1961

Don Diego Simón López, mi padre. Nació un 6 de enero de 1940 (día de Reyes), falleció el día 03 de Abril de 2014. Hijo de Ginés y de Leonarda, esposo de Francisca, padre de Ginés e Isabel, todos nosotros, junto con su familia y amigos éramos importantes para él, pero por el que sentía especial predilección era su único nieto, Pedro. La familia era el pilar más importante de su vida desde el que apoyaba y proyectaba su vida social y laboral. De la carretera hizo su trabajo hasta su jubilación anticipada, aquí acabó su vida laboral empezando una nueva vida en la que pudo dedicar más tiempo a su familia. Retomó sus estudios en la Universidad de mayores de Vera. La iglesia y la fe cristiana lo acompañaron siempre a lo largo de su vida, dedicando últimamente más tiempo a ayudar en los oficios diarios al párroco y ante todo amigo, Don Bernardo. Por último descubrió una nueva pasión, la poesía, de la cual os dejo una pequeña muestra donde no deja lugar a dudas de su grandeza junto con el amor que sentía por mi madre.

ODA A MI ESPOSA Ella es mi estrella, el lucero del alba que en la noche oscura ilumina mi alma. Ella es ese sol que inunda la mañana, besando con sus rayos el ámbar de las plantas. Ella es la luz que guía los caminos tenebrosos. Con dos luceros, sus ojos, la noche se me hace día. Ella es poesía Diego

9


Amalgama

Nº13

2. Los Principios Educativos de la SAFA (II). Continuación Francisco López Ayala En el número 12 de Amalgama se inició esta sección con el objetivo de dar a conocer a los antiguos alumnos la filosofía educativa de la Institución. En esta ocasión se presenta el Principio nº 3 y todo el bloque “Formación en profundidad”.

Principio Educativo nº 5: “El desarrollo de la libertad interior como expresión de la dignidad de la persona, querida y respetada por el mismo Dios. SAFA desea formar hombres y mujeres que busquen y sigan la verdad por sí misma y no por imposiciones. Esta libertad supone una formación de la conciencia personal, una capacidad crítica ante las personas y los acontecimientos, una defensa interior ante el autoritarismo y las coacciones impuestas por el ambiente o por la sociedad. El despertar de esta conciencia ha de ser progresivo y adaptado a la psicología del alumno.”

Principio Educativo nº 3: “El alumnado SAFA pertenece a una generación, a un ambiente social y a unas circunstancias históricas. SAFA debe conocer y respetar los valores de la juventud actual, potenciándolos y encauzándolos. Considera las responsabilidades educativas especiales que nacen del origen social de sus alumnos y de su inserción posterior en el mundo laboral. Tiene también en cuenta la realidad cambiante de un mundo en evolución y la necesidad de una formación específica para el cambio.” FORMACIÓN EN PROFUNDIDAD

Principio Educativo nº 6: “El desarrollo de la autenticidad y sinceridad. El alumnado SAFA debe no disociar su pensamiento de su palabra y de su conducta y comprometerse con una vida coherente con sus ideas.”

El P. Arrupe resumió nuestro objetivo educativo como “la formación de hombres y mujeres para los demás”. El P. Kolvenbach ha descrito al alumno que esperamos salga de nuestros Centros como una persona “equilibrada, intelectualmente competente, abierto al crecimiento, religioso, compasivo y comprometido con la justicia en el servicio generoso al pueblo de Dios”. Y afirma también nuestro objetivo cuando dice “pretendemos formar líderes en el servicio y en la imitación de Cristo Jesús, hombres y mujeres competentes, conscientes y comprometidos en la compasión”.1

Principio Educativo nº 7: “El desarrollo de una conciencia comunitaria que haga al alumno consciente de su inserción en una comunidad, de sus responsabilidades hacia ella y del carácter intrínsecamente social de la persona.” Principio Educativo nº 8: “El descubrimiento y asimilación de unos valores auténticos tanto religiosos como humanos, que den sentido a la vida y capaciten para formar hombres y mujeres que se entreguen a un ideal con generosidad y se preparen para la acción. Entre ellos son esenciales:

Principio Educativo nº 4. “La formación en profundidad exige: “El desarrollo de una conciencia de responsabilidad personal y colectiva que comprometa por motivaciones y vinculaciones interiores , que acostumbre a asumir obligaciones, a medir las consecuencias de las propias decisiones, a ensayarse desde la juventud en un esfuerzo permanente de trabajo y, en general, ir madurando de forma progresiva.”

-Verdad, Justicia, Amor, Servicio, Solidaridad, Gratuidad, Paz, Tolerancia.”

Libertad,

Principio Educativo nº 9:

“La adquisición de una formación humanística y técnica, integradora de la cultura de nuestro tiempo, que capacite al alumno para su cooperación en las tareas del bien común. El alumno debe crear hábitos de estudio personal y de receptividad cultural iniciándose en el camino de una formación permanente.”

Mosaico de azulejos (SAFA Linares) realizado por el alumnado. 1

“Pedagogía Ignaciana. Un planteamiento práctico”. CONEDSI, Madrid, 1993, nº 13.

Continuará…

10


Amalgama

Nº13

3. Las escuelas SAFA, ayer y hoy

Un nuevo centro SAFA, el segundo que fundó el P. Rafael Villoslada, se asoma a nuestra revista Amalgama en su número 13. En esta ocasión se trata de Villanueva del Arzobispo (Jaén) que abrió sus puertas el día 25 de octubre de 1940, pocos más de nueve meses después que lo hiciera Alcalá la Real. Para dar una visión de lo que fue y es en la actualidad este Centro hemos contado con la colaboración de: - Ricardo Taboada Velasco (director del centro 2002-2012) - Francisco Alameda López (administrador del centro 1983-1987) - Antonio Gutiérrez (director del centro desde 2012) - Gregorio Alfaro Teruel (director del centro 1983-2002) - Francisco López Ayala (director área educativa/planificación 1988-1999) - Manuel López Fernández (cronista oficial de Villanueva) - Eduardo Navarro Jiménez (profesor-educador) - Pedro Mora Figueroa (antiguo alumno del externado) A todos ellos le agradecemos su colaboración y el interés manifestado para dar a conocer, un poco más, a los lectores de Amalgama y a los antiguos alumnos SAFA en general, la historia del Centro de Villanueva del Arzobispo. Francisco López Ayala

Villanueva del Arzobispo

11


Amalgama

Nº13

LAS ESCUELAS PROFESIONALES DE LA SAGRADA FAMILIA DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO Ricardo Taboada Velasco medio millón de muertos, otros tantos exiliados. Además, la España derrotada, con centenares de miles de viudas, millones de niños huérfanos, sin ningún tipo de ayuda y a quienes la paz no aportaba ningún derecho. España hasta el año 1950 quedó aislada del mundo -autarquía-, vino el racionamiento, el estraperlo o mercado negro, el hambre, la miseria, el analfabetismo y gravísimos problemas de todo tipo.

Introducción Buscando material que me permitiera extractar nuestro arrinconado pasado, me veo obligado a desempolvar amasijos de carpetas, con amustiados papeles estilografiados unos, otros, tecleados y acompañados, en algunos casos, de retratos que por sí solos albergan mil palabras; me permiten retornar y vivir, sintiéndome casi protagonista de los hechos acaecidos hace más de sesenta años, por encontrarme a solas con el silencio en la habitación que han sucedido parte de los hechos narrados y que permanece tal cual, como si el tiempo se hubiera detenido, sólo el ordenador que respira en la habitación me dispone a considerar la realidad del tiempo en el que vivo.

Los datos que a continuación se exponen, son obtenidos en su mayoría de la Memoria escrita por D. Pascual Megina en 1965, Director que fue durante un amplio periodo de tiempo, con motivo a los veinticinco años de la fundación de Las Escuelas; del libro de D. Manuel Bermudo de la Rosa "SAFA, medio siglo de educación popular en Andalucía"; de D. Manuel López Fernández, Cronista Oficial de Villanueva del Arzobispo, de la revista "La Moraleja"; D. Vicente González Quel, Profesor del Centro del que se transcriben algunas cartas del P. Villoslada dirigidas a él, y otras fuentes.

En este intento de testificar, buscando que las nuevas generaciones comprendan mejor el nacimiento de una Institución como Las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, veo que es interesante echar la mirada unos pocos años atrás de 1940, más concretamente a las elecciones generales de febrero de 1936.

“Muy estimado y querido Vicente: Recibí su atenta y no he contestado hasta ahora para decirle ya en definitiva lo de su colocación. Me parece muy bien su elección y mucho que me satisface. Dios mediante salgo para Villanueva el día primero próximo y lo que más me gustaría es que me hiciera Vd. allí una visita para sobre el terreno resolver muchas cosas. Las noticias que de allí me llegan no pueden ser mejores, 170 niños de matrícula, y 30 de Bachillerato. Como ve el Señor bendice nuestros principios.

Los resultados obtenidos en las urnas habían dividido a España en dos mitades equilibradas, pero enfrentadas por un enfoque radicalmente opuesto. El proletariado de izquierdas, que aspiraba a un cambio profundo, social y económico, propició una cadena de huelgas, de atentados y desórdenes, que a la par son excusados demagógicamente por los partidos afines. A todo, hay que añadirle el industrialismo "progresista", apoyado por el casi incipiente nacionalismo vasco y catalán, que se unían al mencionado proletariado ansioso de conquistas sociales. Estos intransigentes motivos eran esgrimidos por la derecha para justificar la falta de dialogo con los partidos de tendencias socialista o marxista; decían ser "España", mientras que la izquierda "Anti-España". A esta ideología, se le sumaba el conservadurismo agrario y terrateniente castellano-andaluz.

Hasta pronto. Pidamos al Señor nos ilumine y ayude para llevar adelante esta Obra que esperamos será de su gloria. Su affmo en Cristo, P. Villoslada SJ ”. (23 agosto 1940). En otra carta de fecha 12 de octubre de 1940, el P. Villoslada nos informa a cerca de la apertura del Colegio. También de la intervención del Obispo de Jaén, D. Miguel Peinado, enviando una relación al Padre Villoslada, de aquellos maestros que podrían ser el embrión donde se gestaría la Institución.

La manifiesta incapacidad para una coexistencia, patente en las Cortes con improperios por ambos lados; el bajo nivel cultural; las desigualdades sociales y la crisis económica, embocando a la miseria al sector agrícola; la no-aceptación, por ambas partes, de unas normas de convivencia basadas en la democracia parlamentaria que estuviera por encima del revanchismo, el particularismo y el partidismo. En suma, todas ellas se catalizarían para que en julio de 1936 estallara La Guerra Civil, que finalizaría en abril de 1939. Los daños materiales fueron incalculables: más de medio millón de viviendas destruidas, regiones devastadas, lesiones morales invaluables, más de

“Estimado Vicente: Al fin llega la hora de apertura de este Colegio y, aunque todavía tenemos grandes dificultades que resolver debido a la paralización de los transportes, esperamos en Dios que para el día 25 del corriente se podrán inaugurar las clases. Las obras aún no han terminado pero habilitaremos otros locales para que al menos comiencen las clases de Bachillerato. Ten preparadas tus cosas y si no hay aviso en contrario, hacia el 23 te vienes a ésta. Tu affmo. en Cristo, R. Villoslada. S.J.”

12


Amalgama

Nº13

Una nueva carta del P. Villoslada, de fecha 23 de Agosto de 1940, dirigida en esta ocasión a D. Ramón Poblaciones Román, dice textualmente:

En julio de 1936 fue fusilado en el Parque del Retiro su yerno D. Ramón Diez, esposo de su hija Ana Benavides Bueno. El 17 de agosto de 1936, D. Juan Ambrosio Benavides, esposo de Catalina, y su hermano D. Emilio Bueno son trasladados desde Madrid y fusilados en Villanueva del Arzobispo. Esta señora había llegado a la persuasión de que había de impartir cultura, y fundar escuelas cristianas, para los niños y jóvenes de las clases sociales modestas, a cuya incultura atribuía los excesos que habían provocado las muertes de sus seres queridos. Se puso, al parecer, al habla con varios jesuitas; entre ellos con algún provincial, pero no encontró respuesta a sus proyectos.

“Muy Sr. mío: En la nota de maestros que D. Miguel Peinado ofrecen a colaborar en las Escuelas Profesionales viene su nombre. Por ello me dirijo a Vd., aceptando en principio su colaboración, y como en breve marcharé a Villanueva, allí podríamos vernos y tratar despacio y de palabra este asunto. Llegaré D.M., hacia el 3 de septiembre. Mientras pidamos al Señor nos ilumine y nos ayude. De Vd. affmo. y s.s. en Cristo. R. Villoslada S.J.” D. Ramón Poblaciones en un escrito que hace con motivo del cincuentenario de la Institución, comunica que aceptó ser maestro de las Escuelas nada más recibir la carta, al poco, el P. Villoslada le enseña la clase sita en el bajo que da a la entrada del palacete por su derecha:

En una de las vistas a Úbeda, Dª Catalina, contactó con la Asociación Católica de Maestros, concretamente con la maestra Dª Dolores López Bejarano, ésta le expone los planes y proyectos del P. Villoslada que pretendía realizar en Alcalá La Real. Dª Catalina se apresura, era lo que estaba buscando, y envía a Granada a su administrador, Sr. Carrillo, a fin de expresarle al Padre el deseo de verle.

“Esperamos los bancos y las pizarras- me dice el Padre-. Y el 30 de octubre ya tenía escuela. Los tiempos eran muy difíciles. La administración al principio la llevaba D. Enrique López y la Secretaría el Sr. Sol. (…). Me queda decir, que he visto como la OBRA del Padre Villoslada, se fundó para ayudar a las clases modestas de Andalucía. La salud de un Apóstol enfermo, no impedía el trabajo intenso realizado para bien de la Enseñanza y formación de las clases modestas”.

El P.Villoslada regresa a Úbeda con el administrador y de la entrevista surge en Dª Catalina el firme propósito de cederle el lujoso palacete que poseía en Villanueva del Arzobispo, más algunos bienes para comenzar las Escuelas para niños pobres. La entrevista, como menciona P.Villoslada, tuvo lugar el 20 de enero de 1940, y acompañando de Dª Ana (hija de Catalina) se desplaza a Villanueva, quedándose prendado de la casa que se le ofrecía y dispuesto a comenzar lo antes posible las Escuelas.

Los primeros maestros Las clases se inician el día 25 de octubre de 1.940, con ocho profesores: D. Sebastián Talavera, como Director del Centro (que luego lo fue durante un buen periodo de Alcalá la Real), D. Juan Antonio Moreno Pérez, D Antonio Cordovilla, y D. Vicente González Quel, como responsables de Bachillerato. Por su parte D. Ramón Poblaciones Román, hacía las veces de Secretario y maestro de Primera Enseñanza, al igual que, D. Luis de la Cruz, D. José Failde Muñoz y D. E. Moreno.

Luis García López, que desde el año 1931 era el jardinero del mencionado palacete, que goza de buena salud y memoria, cumple 88 años el 26 de octubre del año 2004, nos recuerda la llegada del P. Villoslada a Villanueva del Arzobispo.

Familia de benefactores Benavides-Bueno Carmen Benavides (1879-1961)

En el curso 1941/42 se incorporan: D. Juan José García Carbonel, D. Juan de la Cruz González Quel, D. Francisco Guerrero, D. Juan Maldonado García. Y un etcétera de maestros, profesores, educadores y personal de servicios.

Juan Ambrosio Benavides Catalina Bueno (1883-1956)

Ana Dolores Benavides Bueno José Mª Benavides Bueno Antonio Mª Benavides Bueno

En el verano de 1941, se marchó D. Sebastián Talavera a Úbeda y se hizo cargo, durante dos cursos de la dirección D. Juan Maldonado, que se marchó a Baena, siendo nombrado nuevo Director D. Francisco Guerrero.

La Familia Bueno-Benavides Dª. Catalina Bueno, que vivía a caballo entre Madrid y Villanueva del Arzobispo, disponía, en la mencionada localidad, de un bello edificio en la calle Fuensanta de tres pisos y 316 m2 de superficie, con un jardín botánico de cerca de 5.000 m2. A esta señora le acontece una sucesión de desagradables sucesos que van a cambiar su vida. También la de muchas más. En la foto de la dcha. Dª Catalina Bueno, sentada en el centro de una mesa petitoria en el año 1919.

13


Amalgama

Nº13

“Le abrí la puerta. Llegó con D. Luis Carrillo y Dª Anita, hija de Dª Catalina. Yo había sido avisado anteriormente por su cuñada Dª Carmen Benavides y todo el día estuve barriendo y limpiando patios, jardines y abriéndolo todo, para cuando llegara no tuviera que perder tiempo. Fue entrar, y con la mano derecha no cesaba de bendecir. Dª Anita, se quedó primero en el patio de columnas para descansar, luego nos acompañó. Él y el administrador subieron las escaleras de la derecha, la de los jardines que conducían a las cuadras de caballos, en un descansillo se paró y dijo: Que Dios bendiga esta santa casa. Después, vio un patio que era un campo de tenis y comentó: No es muy grande, pero se agrandará y será un lugar bueno para los niños. También recuerdo que estuvo una hora y se fue con Dª Anita y el administrador. Su aspecto- prosigue el Sr. Luis- era de una persona buena, alta y delgada de pelo oscuro pero de tez clara, blanca”.

D. José Bueno, regaló tornillos para el taller de mecánica en el año 1961. Poco más tarde en los años 1966 y 1967 entregó medio millón de pesetas para el Centro. Al final decidió hacer él una Fundación propia con su nombre. Los comienzos. Las presiones sociales, hicieron que las Escuelas que se iban a abrir, no sólo se hablase de Primera Enseñanza, sino de Bachillerato. Como antes indicábamos, sin especial ceremonia, el 25 de octubre de 1940 con una matrícula de 170 alumnos, de los cuales 30 eran de bachillerato, se inauguraron Las Escuelas Profesionales de Villanueva del Arzobispo. Además había clases nocturnas. El P. Villoslada pronto comenzó a edificar en el jardín dos pabellones para clases y comedor escolar, con la estimable ayuda de Dª Catalina. La apertura protocolaria se celebró el 8 de noviembre de 1940. En ella leyó Dª Anita Benavides una consagración de la casa al Sagrado Corazón:

Otros benefactores. Otro de los miembros de la familia Benavides dispuesto a ayudar a la nueva fundación, fue Dª Carmen Benavides, viuda de Parra cuñada de Catalina y hermana de D. Juan Ambrosio Benavides. Esta señora donó a las Escuelas la casa donde vivía, un edificio de tres plantas muy amplio, que incluía una fábrica de aceites, más una finca de olivar y tierra calma llamada Los Balcones, cerca de la aldea de Gútar. Colindante con esta finca estaba otra, llamada El Valle, de 143 Has. , de olivar, 68 Has. , de tierra calma y 55 Has. de monte, que constituyen en la actualidad una valiosa fuente económica para toda la Institución, que fue administrada, en un principio por D. Miguel Villoslada, hermano del Padre y a la que se le prestó muy poca atención por otros.

“Lacerado nuestro corazón por el martirio del que era cabeza y queridísimo sostén de esta familia, a manos de los mismos que él favoreció; en memoria del padre queridísimo, del esposo fiel y amantísimo hermano, os dedicamos nuestra mansión levantada con todo cariño y primor, para que en ella reciban cristiana educación las nuevas generaciones, que de este modo han de disponerse a recibir el Reinado de vuestro Corazón Sacratísimo…Sobre estos afectos sincerísimos que supone ver desecha la paz, la alegría, la felicidad santa que reinó siempre en esta nuestra casa queremos levantaros vuestro trono… ” Como fuera costumbre se adquirió la imagen del Sagrado Corazón para presidir la Escuela. Esta inauguración asistió el P. José A. Aldama, Rector del Teologado de Cartuja (Granada) y el Inspector Jefe de Jaén, D. Agustín Serrano de Haro, que siempre ha estado muy encariñado con la Institución.

Una familia muy implicada en la incipiente obra, fue las hermanas Cándida y Ana María Marín Millán, que donaron unas hazas de terreno del lugar llamado Huerta de En medio. Otras ayudas a la Institución vinieron del Dr. Palanca, Director General de Sanidad, emparentado también con la familia Benavides.

Periodo 1940/44. En esta primera etapa fundacional, en la que había tres secciones de Enseñanza Primaria y varios grupos de Bachillerato, además de las clases nocturnas, fueron años muy difíciles para todos, de grandes y serias angustias económicas, de algunas, aunque aisladas protestas de maestros por no tener que comer, y retrasos en los pagos, a los que el P. Villoslada suplía como podía, por ejemplo regalándoles a los maestros unos abrigos. Ante los grandes obstáculos, hubo que tomar medidas contrarias a lo que en un principio se pretendió. El Bachillerato hubo de suprimirse en el curso 1943/44. Al parecer, el Ayuntamiento que había concedido algunas becas, y que también valoraba estas enseñanzas, no encajó la decisión tomada y durante algún tiempo hubo relaciones tensas.

D. José María Benavides hijo de Dª Catalina y D. Juan Ambrosio, que sería Presidente y Vicepresidente del Patronato de la Fundación “EE. PP. Sagrada Familia”, y que desde Madrid y como abogado, realizó una labor encomiable para que la Institución sobrepasara las muchas trabas, principalmente económicas.

D. Juan Maldonado Villoslada le escribe: Dª Carmen Benavides y su sobrino D. José María Benavides Bueno, patrono de la SAFA.

14

para

tranquilizar

al

P.


Amalgama

Nº13

“Puede estar Vd., satisfecho de que tenemos fe ciega en las Escuelas, es Obra de Dios, que perdurará a pesar de todo y permaneceremos en ella si nuestra conducta y manera de proceder se hace digna de tan elevada Institución para la que siento verdadero amor. -más adelante le comenta- Los maestros trabajan con empeño, como lo demostraron en el coro hablado que prepararon con los niños en la visita del Ministro Girón que hizo a Villanueva del Arzobispo en 1942 ”.

grandes agricultores andaluces, pero éstos no se comprometen a becar a sus futuros encargados. Problema eterno del campo andaluz, provocado por la insensibilidad de la Administración y de la acomodada indiferencia de los mismos agricultores. Evocación de los Primeros Maestros. Así lo titula en la revista de “La Moraleja” Manuel López Fernández (Cronista de Villanueva), de la que extraigo las declaraciones de tres de los primeros maestros.

Otro acontecimiento importante celebrado el primer curso escolar, que sirvió de tradición de unas generaciones a otras, fueron las Primeras Comuniones de alumnos.

De D. Vicente González Quel, informado de existir un expediente abierto para que se le concediera la Medalla de Oro de la Ciudad a las Escuelas Profesionales de Villanueva del Arzobispo. Hace constar tres aspectos de los cuales resumiré:

D. Juan Pasquau lo relata en la sección "Otros Tiempos" del periódico SAFA: “Todo el pueblo en Villanueva participó en el acontecimiento. Las autoridades, la banda de música… Fue un suceso memorable. Se advirtió entonces que aquello era el principio de algo grande.- de la que yo doy fe, pues la he vivido y oído comentar en las gentes del pueblo. En aquel mismo año, el 11 de mayo, se inauguraron los nuevos pabellones, con la consagración al Sagrado Corazón y traslado de los crucifijos a las nuevas clases. En 1941, nos indica D. Pascual, que en unas cocheras que estaban frente a las Escuelas, que después se levantaron pisos para los maestros, se instaló una carpintería llevada por D. Mateo Agudo que dio muy buen juego para las obras y para los muebles escolares de Villanueva y Villacarrillo. En los meses de febrero-marzo de 1942, en el cortijo El Valle, el P Villoslada, organizó un cursillo de corta y poda del olivo para treinta jóvenes campesinos. Todo corrió a cargo del Instituto Nacional Agronómico. Visto el éxito, el Fundador quiso crear unas escuelas agrícolas, insistió varias veces en distintos Ministerios (Educación, Agricultura y Trabajo) para que le aprobasen la escuela y la subvención.

Los primeros maestros, curso 1940/41: D. Luis de la Cruz, D. Antonio Moreno, D. José Failde, D. Juan de la Cruz González Quel, D. Antonio García Cordovilla, D Ramón Poblaciones, D. Sebastián Talavera y D. Vicente González Quel.

En 1944, presentó un estudiado proyecto de Escuela Agrícola, con el Plan de Estudios y un reglamento de la misma. En 1946 insistió con la presentación de una Granja Agrícola, aduciendo siempre las mismas razones: el carácter eminente agrícola de la provincia de Jaén, a parte de la necesidad de un personal especializado y de la oportunidad de disponer de una finca con 165 Has. , a su disposición. Sólo consiguió pequeñas subvenciones del Ministerio de Educación que más bien iban dirigidas equívocamente a ayudar al sostenimiento que a la construcción de la Escuela Agrícola.

“que dicha Institución se estableció pensando en el bien cultural y social y nunca con ánimo de lucro, sino por amor a un pueblo; que se dio instrucción y se prepararon para el futuro a jóvenes de todas las clases sociales que hermanados como uno solo, se consiguieron su objetivo científico y cultural (…) y alumnos (daba nombres), que consiguieron no solamente realizar estudios, sino altos cargos en el campo científico y cultural, que hoy no sólo nos dan prestigio; sino que aman profundamente a la Institución y nos dan peso específico ante la Administración”.

Después del Decreto de 1947, el Padre encargó al Instituto Nacional de la Vivienda la construcción de las Escuelas de la Institución, tampoco encontró el camino.

D. Ramón Poblaciones Román, también hace mención a los primeros alumnos, recordando los tiempos difíciles de la posguerra y la escasez de alimentos, aumentados éstos, por los envíos de Doña Carmen. También recuerda la adquisición de un coche verde marca WAUXALL, por quince mil pesetas.

Sabemos que más tarde el P. Manuel Bermudo, Rector de la Institución, también pretendió en el Cortijo de El Gitano de Andújar, establecer una Escuela de Capataces Agrícolas, para ello se dirige a los

15


Amalgama

Nº13

EL SEMINARIO DE MAESTROS: NACIMIENTO DE LAS ESCUELAS DE MAGISTERIO.

dormíamos en aquel pabellón habitado al efecto. Formábamos un grupo de niños tristes que pronto cambiaríamos la pena por la alegría.

Periodo 1944-48.

Los catorce de más edad pasamos a 1ª de Magisterio y los diez restantes al curso preparatorio.

Sin lugar a dudas, esta etapa ha estado marcada por la Fundación del Seminario de Maestros. "Escuelas de Magisterio", sin menospreciar con ello la presencia en Villanueva de los Padres: Aldama, Serna, Juan Isidro Pérez y Fernando Pérez Romero, que se fueron sucediendo en la Prefectura y espiritualidad de las Escuelas de Magisterio, y que les dieron un talante único e inmejorable.

Sabréis que los años 44, 45 y siguientes fueron dificilísimos para España. La gente moría de hambre. Nosotros también la padecimos, pero dentro de lo que cabe fuimos privilegiados. Hacíamos las comidas reglamentarias y algunos alumnos "debiluchos" les daban una taza de caldo durante los recreos para que resistiesen hasta el mediodía.

Manuel López Fernández en el número 42 de la revista "La Moraleja" nos desvela unas interesantes declaraciones, que a continuación oso copiar, de los primeros maestros de maestros y de la primera hornada de alumnos. Dice Manuel Martell que nos testimonia en unas publicaciones lo siguiente:

Eran tiempos de enorme escasez, carecíamos de lo imprescindible. El profesor de Literatura pedía libros a señores particulares para que pudiésemos leer, comentar y resumir obras literarias. Recuerdo la seriedad de los exámenes trimestrales y finales. Unos eran escritos y otros orales. En éstos se nos exigía presentarnos ante el tribunal con corbata. Dos corbatas eran suficientes para todos. Cuando un alumno terminaba su examen, la dejaba en el picaporte del aula, donde la recogía el que esperaba turno.

“En la casa e instalaciones donada por la familia

Benavides Bueno, en Villanueva del Arzobispo, se fundó la primera escuela de estudios de Magisterio, que, con la excepción de la Normal estatal, ubicada en la capital de la provincia a más de cien kilómetros de distancia, era el único centro de estudios de formación pedagógica existente en el ámbito territorial del Santo Reino. Si bien es cierto -prosigue- que por entonces los estudios de Magisterio no se consideraban entre los de rango universitario, no lo es menos que derivaban en un título académico y profesional de gran estimación en la sociedad”.

¿Cómo no recordar a Dª Anita y Dª Catalina?, que además de haber donado el chalé de Villanueva y otras propiedades, nos hacían la comida, nos la servían y, ayudadas por la sin par Fuensanta, nos enjalbegaban de pies a cabeza, ya que no teníamos duchas. A pesar de todo, La Escuela de Magisterio, llamada Seminario de Maestros, fue aumentando su alumnado y tuvo que trasladarse a Úbeda”.

Nos destaca el comentarista a varios maestros que pasaron por estas Escuelas de maestros: D. Ginés Hidalgo, D. Juan García Moreno y D. Salvador Sánchez Medina. La Primera hornada de maestros. Es necesario conocer nuestras propias raíces, ellas nos dan sujeción y nos resuelve muchas incógnitas en estos tiempos nada fáciles, donde no sabemos qué rumbo toman el conjunto de principios que nos rigen y nos dan sentido. Aprovecho el hecho de haber tenido como compañero y amigo a D. Antonio Domínguez Pérez uno de los tres pioneros de la primera hornada del Seminario de Maestros. Los otros dos fueron: D. Antonio Expósito y D. Diego Mora Fernández. Antonio llevaba -el casi perdido- " el espíritu SAFA" como bandera por la vida. Recuerdo el 50 Aniversario de Las Escuelas de Magisterio en Úbeda y su discurso conmovedor, en el que nos contaba las peripecias de los inicios de la Institución. Antonio Domínguez falleció en Villanueva del Arzobispo el 26 de septiembre de 1996, pero disponemos gracias a Manuel López, alumno suyo y Cronista de Villanueva, un escrito sobre los inicios. Este es el escrito de Antonio Domínguez Pérez:

Primera promoción de maestros

Vuelvo a la revista La Moraleja para rescatar una carta de Diego Mora Fernández, que como ya he mencionado ha sido uno de los tres pioneros de las Escuelas de Magisterio. Nos dice: “En primer lugar, y por elemental justicia, debo recordar la figura, estoy convencido de Santo del jesuita Rafael Villoslada, que con esa visión de futuro que caracteriza a los genios, se dedicó en cuerpo y alma a crear y desarrollar una institución donde se formaron niños, más o menos necesitados, después de una guerra civil, pues sabía que es mejor enseñar a pescar que regalar peces”.

“Corría el mes de noviembre de 1944 cuando nos reunieron a veinticuatro niños. Todos ellos de familias que no podían soñar con darles a sus hijos nada más que estudios primarios. Estos alumnos provenían de Alcalá, Baena, Úbeda, Granada, Villacarrillo… Rostros asustados y sollozos por la noche mientras nos

16


Amalgama

Nº13

De los primeros años del Seminario de Maestros hay que recordar desde Fuensanta, (Fuensanta León comenzó su trabajo en SAFA, al inaugurarse la institución, atendía las diferentes necesidades del internado, comidas, limpiezas, etc.). Luis García jardinero- comenzó a trabajar con la familia Benavides en el año 1931, hasta su jubilación) la "fac-totum" de la casa y Luis el Jardinero, hasta el P. Francisco de Aldama, ideólogo como Rector y Jefe de Estudios de unos planes y unos métodos que se anticiparon en varias décadas a su tiempo. Sería imperdonable omitir el nombre de algunos profesores, pero en la mente de todos están D.Mateo, D. Isaac, D. Sebastián, D. Jesús, D. Lisardo…

Servicio de Mendicidad del Ayuntamiento de Madrid, que habían estado internados en un albergue de Vera (Almería). Los niños, al parecer llegaron en pésimas condiciones físicas y morales, presentando problemas de adaptación, dado - según comenta el cronista- que habían sido educados con mucha "pedagogía". No hace mucho, y a modo de goteo, he topado con personas mayores que merodean por el Centro, los cuales me indican al ser interrogados y con mucho afecto, que fueron uno de esos niños que estuvieron en el internado procedentes de Madrid allá entre los años cuarenta y cincuenta. Al frente del internado quedó el P. Pérez Romero, antiguo P. Espiritual del Seminario de Maestros. Se dice de él, que fue persona destacable, pues permaneció en el Centro hasta el año 1961.

En lo que a alumnos se refiere, podríamos decir lo mismo, pero entre todos ellos y como más representativo, debo citar a nuestro Antonio Domínguez, el primero de la primera promoción, y al que en mi opinión, ni la SAFA, ni el pueblo de Villanueva han hecho justicia, pues destacó sobremanera en el Deporte, la Política y especialmente en la Educación. Antonio Domínguez se merece desde hace tiempo una calle-plaza que nos recuerde su ejemplar personalidad y hombría de bien que nos anime a seguir su ejemplo.

En el curso 47/48, se trasladan las escuelas para los externos a la calle Morales. Hubo diversos directores interinos desde que dejó la dirección D. Francisco Guerrero, se sucedieron: D. Miguel Molina Gutiérrez, D. Joaquín Muñoz González, D. Jesús Negrillo y desde diciembre de 1950 D. Pascual Megina Lamarca, que después haría oposiciones al Cuerpo de Directores y sería Director titular de la Graduada. PERIODO: 1949 al 1960

Opino que nunca es tarde si la dicha es buena, y habría que estudiar aspectos relacionados con la Institución dando a conocer y valorar aquellos hechos y personas que han significado y aportado valores. No me imagino un mundo sin historia, sin mitos, sin personas que han hecho caminos a imitar, es por ello; que deberíamos tomar cartas en el asunto y arrancar, luego se irán puliendo los posibles errores, pues de lo contrario estamos abocados a perder nuestras raíces, y poco después nuestra razón de ser.

Por estos años pasaron por el Centro, más concretamente, entre los años 1950 al 54, los P. Manosalbas, Pardo, Martín y Lacave. Como maestros de la calle Morales: D. Juan García Romero, D. Juan Collado, D. Arsenio Rodríguez. A partir del curso1951/52, se incorporan los maestros: D. José Martínez, D. Francisco Carmona y D. Antonio Sotomayor. Después en el 55/56, es destinado al grado de Iniciación D. Antonio Expósito. En ese año el número de alumnos externos era de 193 y de internos 75.

Hay que recordar la presencia en el internado y en el centro de una pequeña Comunidad de Religiosas llamadas "Obreras Parroquiales del Sagrado Corazón", en el curso 1945/46. En el año de 1947, se construyó un pabellón de 400 m2 de planta, para poder concentrar en el mismo sitio las escuelas dispersas, pues El Seminario de Maestros, desplazó a los alumnos externos (1946/47) a una casa en construcción cedida por el Ayuntamiento, en el llamado barrio Imperial, reduciendo el número de alumnos a dos clases. Al curso siguiente pasaron a la casa que la Institución poseía en la calle Morales, donación de Dª Carmen Benavides, permaneciendo en él durante varios años con cuatro secciones de Enseñanza Primaria.

Maestros del externado de Villanueva: D. Francisco Carmona, D. Antonio Sotomayor, D. José Martínez y D. Pascual Megina.

PERIODO 1948/49

Ingresar en Safa en aquellos tiempos era una auténtica odisea -nos comenta el Cronista Manuel Fernández-, la matricula para aquel año quedó cubierta sólo en veinticuatro horas, teniendo que ser anulada una lista de aspirantes de varias decenas de ellos.

En el curso 1948/49 se marcha el Seminario de Maestros al Centro de Úbeda. Hoy se barajan varias posibilidades -todas ellas sin una base fidedigna-; como un enfriamiento en las relaciones con el Ayuntamiento; problemas de espacio y con unos propietarios colindantes, que en Úbeda no existía ese problema más bien todo lo contrario. A todo se le suma la honda preocupación del P. Villoslada, por los niños más necesitados, y consiguió por medio de un amigo, D. Blas Pérez, Ministro de la Gobernación, que enviaran a Villanueva setenta y cinco niños, del

Hemos de destacar varios acontecimientos de esta década. El Padre Lacave y el maestro D. Arsenio, en unos terrenos del Centro -Las Minillas- descubrieron un material rico en mármol y alabastro, llegando a despertar la ilusión de las gentes del lugar por los puestos de trabajo que podrían crearse.

17


Amalgama

Nº13

La participación de unos tres mil niños de distintas localidades en una tabla de gimnasia en Úbeda en una visita realizada por Franco.

nueva; echar una capa de arena al patio; dotar al grupo de luz eléctrica; la acometida de agua al patio para beber y para los urinarios y la adopción de un mandilón escolar.

Un viaje a Roma con motivo del año mariano, con el Padre Pérez y D. Pascual.

LAS ESCUELAS A PARTIR DE 1961 Por aquella época, pensó el Rector al morir Dª Carmen Benavides (1961), inaugurar en la casa que dejaba para el Centro una Academia de bachillerato. Lo reclamaban personas amigas, las propiedades que había cedido a la Institución, a la par que el Ayuntamiento concertó una ayuda de 110.000 ptas anuales, con el compromiso de no subir en tres años las cuotas de los alumnos y de tender hacia la gratuidad a medida que el estado ofreciera subvenciones. La academia comenzó en el curso 63/64, siendo nombrado Director: D. Juan Fernández Fuentes, licenciado en Pedagogía y maestro de Magisterio de Úbeda, al que ayudaban dos maestros del grupo escolar: D. Antonio Domínguez Pérez y D. José Fernández Luna. Posteriormente se les incorpora D. Gregorio Alfaro Teruel.

La epidemia de "gripe asiática" del curso: 57/58, que hizo que las escuelas permanecieran semivacías, alcanzando un 57% de alumnos asistentes. En este año, se utilizan las enciclopedias Álvarez como libro de texto. La consecución posterior de una Graduada completa con seis clases y dos párvulos. Dª María Abellán es sustituida por Dª Josefina FernándezArroyo. Cierre del Internado. La crisis económica de 1958, tuvo su más sentida consecuencia en Villanueva del Arzobispo, que perdió su internado. Así dice el cronista: “Había sido un Centro importante, primero con la Escuela de Magisterio que se creó allí, después con un floreciente internado con alumnos de Enseñanza Primaria, que comenzaron así su formación para continuarla en los internados de Úbeda y Andújar”.

Desconozco las causas del nuevo fracaso que sufren las enseñanzas de bachillerato, sin lugar a dudas una de ellas es la económica, también no se encajaba bien el hecho que estas enseñanzas no fueran gratuitas, pues la Institución se convertía en un poco elitista separándose de la idea inicial, que fue fundada para los más pobres. En el curso 1966/67 se suspenden las clases de Bachillerato, pasando a la casa de Dª Carmen algunas clases de Primaria. Y una vez más, muchos padres de hijos en bachilleres protestaron por este cierre, aduciendo que la Compañía los había abandonado.

Enterada Dª Carmen Benavides de tal decisión, pide justificaciones al P. Villoslada, y éste al P. Castro que gozaba de gran amistad con Dª Carmen, para se tranquilizara y colaborase. Dª Carmen aceptó, pero suplicó que quedaran en las Escuelas los Padres jesuitas, para atender a los niños y ofrecer Misas por sus difuntos.

Iniciación Profesional Paralelamente a los acontecimientos ya mencionados de bachillerato, se implantó en el curso 1961/62, al igual que en otros Centros SAFA, la Iniciación Profesional o Preaprendizaje. Villanueva lo hizo en las especialidades de Mecánica y Carpintería. Eran los mismos maestros, los que impartían esta nueva enseñanza; además, hubo de improvisar para ello aulas adecuadas a tal fin y esperar que algún benefactor nos ayudara. Fue D. José Bueno quién regaló tornillos de banco para el taller de mecánica. Después, en el curso 1965/66 la Administración estatal concedió dos tornos pequeños. También hay que recordar la incorporación por esta fecha, del maestro de taller D. Francisco Ferrete Marroquí (antiguo alumno del Puerto de Santa María).

A consecuencia de esta decisión se admitieron 120 niños del pueblo, quedando el Grupo escolar con ocho secciones. También se instalaron todas las clases en el palacete y el antiguo pabellón quedó como capilla. El Padre Lacave, fue destinado a la residencia de Cádiz, quedando sólo en Villanueva el P. Pérez Romero. Es normal en cualquier contertulio de antiguos safistas, recordar las peripecias de aquellos inolvidables años, vivencias que hoy son difíciles de entender en los nuevos métodos y modelos de educación y enseñanza. Había que cantar el Cara al Sol formados en el patio, eso sí, uniformados con nuestro popular mandilón azul. En cada grado debía haber un cuadro del Caudillo. Se era muy intransigentes con la puntualidad, el comportamiento en el aula, la caligrafía y ortografía, y con la fea costumbre de tener la mano en los bolsillos. La obligatoriedad de asistir a la santa misa diaria los maestros internos y externos. Hacer periódicos Murales en los que debían figurar las Dignidades del Curso. Y llevar un diario, al igual que el Cuaderno de preparación de las lecciones.

Taller de carpintería

Por último en una reunión en el año 1952 con el Padre Pérez, el Inspector Jefe, D. Isidoro Vilaplana y el claustro en el cual es nombrado como secretario el más joven, D. Antonio Sotomayor. Entre las medidas adoptadas están: La adquisición de una bandera

18


Amalgama

Nº13

El Rector de la Institución, el P. Manuel Bermudo de la Rosa S.J., con fecha once de octubre de mil novecientos sesenta y uno, le expone al Excmo. Sr. Ministro de Educación Nacional, que el Centro de Preaprendizaje Industrial que la Institución tiene en Villanueva del Arzobispo, reconocido en el B.O.E. 11-461, con un número de alumnos de 80 y dos especialidades; que con los bienes que dispone el Centro, aún sumando los donativos, no son suficientes para su sostenimiento; que la Enseñanza es completamente gratuita; y que por ello, le suplica se digne a conceder para su sostenimiento, el de Preaprendizaje, la cantidad de CIEN MIL pesetas.

terminó en mayo de 1968, desde entonces se situó en este nuevo pabellón la Escuela de Primaria; que ahí sigue en la actualidad. Por todos estos años han pasado relevantes maestros por el Centro que anteriormente posiblemente no se hayan citado, que es posible que alguno se nos pierda y en recuento, pido perdón por adelantado y menciono: D. Mateo, D. Jesús Negrillo, D. Isaac Melgosa, D. Rogelio, D. Obdulio, D. Eduardo Navarro, D. Mauricio, D. Diego Martínez Bustos, (actualmente permanece en el Centro impartiendo docencia) D. Pedro Tapia, Dª. Consuelo Martínez, (en la escuela rural de Gútar) D. José Valverde Atienza, D. Ramón Molina Navarrete, D. Andrés García Codes, Dª Antonia Pérez Vidal, D, Angel García Soria, D. Luis Sanjuán Monforte… Y los Padres: Aldama, Pardo, Juan Isidro Pérez, Serna, Martín, Pérez Romero, Lacave, Cristóbal Sánchez y Rafael Baena entre otros.

Más tarde, en el curso 1965/66 se dieron cursos de albañilería, para personas mayores, con el objetivo de adaptarse a las necesidades laborales del momento. Como dato significativo es que se duplicaron el número de solicitudes para las cuarenta plazas existentes, pero no sólo eran clases prácticas, de las cuales hoy gozamos de una hermosa canariera al estilo oriental que levantaron como ejercicio práctico, sino que daban formación cívica -muy necesaria hoy- y ejercicios espirituales.

Personal auxiliar. En todos los Centros hay unas personas que no son alumnos o profesores, pero sí imprescindibles para crear ese llamado "Espíritu SAFA" o un ambiente hogareño, de sonrisas y de amor; son el personal auxiliar o de servicios. Todos estaban para servir, y eso es lo que les enaltece, consiguientemente; bien se merecen un homenaje a todos/as los que han sabido tender una mano en momentos difíciles de: frío, hambre y otras carencias básicas.

Las Obras Una de las obras importantes comenzadas en 1964 con motivo de los veinticinco años de la fundación de Las Escuelas, fue la construcción de ocho viviendas para el personal del Centro, realizadas en un pequeño solar, donde estaba una carpintería destinada para elaborar mobiliario escolar. También en 1964, se terminaron las cuatro viviendas en el Cortijo " El Valle " cumpliendo con ello el deber social más apremiante de hospedar dignamente a los obreros agrícolas de la Institución.

Fuensanta León Martínez, Comenzó a trabajar en Las Escuelas al inaugurarse éstas, en el año cuarenta, nos recuerda a las personas que atendían a las diferentes necesidades del Centro, como: limpieza, comida, lavandería, … había nueve mujeres: María, Teresa Arroyo, Isabel, Dolorcicas, Juana, Gregoria, María Usero, Ángeles, Carmen y Luis " el jardinero". Fuensanta, nos comenta la bondad y comprensión de las personas encargadas de suministrar el pescado y la carne al colegio. Nos recuerda también a las monjas "Obreras del Corazón de Jesús" que llegaron para superar aquellas complejas situaciones, pero por una desafortunada gestión tuvieron que abandonar el colegio.

El P. Bermudo consiguió que se le incluyeran en el Plan de Desarrollo parte de la subvención de unas obras, que nos permitirían hacer un edificio de catorce aulas, destinado en principio a Formación Profesional. El P. Moreno aceleró los trámites para llevar a efecto esta obra, alentado económicamente por la venta que se hizo de la casa antigua casa de Dª Carmen Benavides a una cooperativa olivarera (Veracruz) en un millón doscientas mil pesetas, que se destinaron para el nuevo edificio. Este edificio situado en la parte alta del jardín, se comenzó en el año 1966 y se

Por otro lado, nos rememora cuando los alumnos y profesores se iban durante el verano a las Colonias Escolares a Almería. Deberían ser unas convivencias entrañables, pues Luis "El Jardinero" en sus evocaciones guarda agradables momentos y anécdotas de aquellos encuentros. Fuensanta, nos detalla la naturaleza de Doña Ana Benavides, atribuyéndole cualidades de santa, trabajadora, que lavaba a los niños, se preocupaba por el más mínimo detalle, les cosía sus uniformes de pana negra con los cuellos blancos, fregaba suelos, etc.

D. Luis Martínez, D. Antonio Expósito, D. Antonio Domínguez, D. José Fernández, Dª Maruja, D. José Valverde, D. Pascual Megina, D. José Cornejo, D Diego Martínez, D. Antonio Sotomayor y D. Gregorio Alfaro.

Fuensanta, Luis y María, tres puntales del Internado

19


Amalgama

Nº13

María Garrido Sánchez

El resto del profesorado de Las Escuelas: Mª Juana Alameda, Lola Molina, Pablo Coronado, Mª Victoria Valcárcel, Francisco Segura, Lidia Martínez, Diego Martínez, Antonio Gutiérrez, Felisa Rivas, Diego Escudero, Mª Luisa Olmedo, Francisco Rosales y Carmen Morente, de los actos culturales, recreativos, religiosos y de relaciones públicas. Por último, como coordinador general a Ricardo Taboada Velasco.

Entró a trabajar en Safa en el año 1950 y en él se jubiló. Recuerda a los niños que la guerra había dejado huérfanos y sin hogar, y que aquí tuvieron y encontraron un hogar; los paseos del domingo perfectamente uniformados en fila de a dos; las tremendas dificultades para lavar, lo tenían que hacer a mano, en una alberca y después en un pilar que hicieron dentro de los jardines, en los inviernos tenían que romper la capa de hielo que cubría las aguas.

Dentro del variado programa de actos destacamos los siguientes: un desfile de modas en la que intervienen los principales comercios de la localidad; una cena de hermandad en la que acudió una amplia representación de antiguos alumnos, padres de los alumnos y profesores, en la que D. Gregorio Alfaro, director del Centro rememoró tiempos vividos; un partido de fútbol entre una selección de actuales y antiguos alumnos Safa y otra selección de jugadores de los equipos más importantes de la provincia, con servicio de barra y barbacoa, son los principales promotores del acto: Rafael Carrero, Rafael Rivas y José Luis Domínguez; una obra de teatro denominada "Melocotón en Almibar" de Miguel Mihura, dirigida por Ricardo Taboada y escenificada por antiguos alumnos y padres de alumnos; una tabla de gimnasia en la plaza de toros, dirigida por Antonio Domínguez y realizada por los alumnos, después una verbena popular con la actuación de la Tuna de Linares y el grupo de baile "Bolero", por último una Eucaristía, descubrimiento del monumento, comida de hermandad con una monumental paella, exhibición de Trial y una verbena con la actuación de la Orqueta de Música Ligera de Linares.

María murió en octubre de 2003 y Fuensanta en noviembre de 2003. Estas dos mujeres que se han ido al unísono para siempre, han sabido mirar a los ojos a los niños y arroparlos con mimo, bien se merecen una recompensa. Seguro quienes las conocieron, las evocaran con la ternura con que se trata a una persona llena de amor maternal. CINCUENTENARIO ARZOBISPO.

SAFA

VILLANUEVA

DEL

Apenas había llegado el año 1990, cuando se extendió el rumor en distintos ambientes de la localidad de la proximidad del cincuentenario de las Escuelas de los Jesuitas -o sus Escuelas-, desembocando en un volver a recordar las núbiles peripecias por el recinto escolar: maestros, métodos, compañeros y el deseo de hacer algo grande que sirviera de encuentros, abrazos y homenaje a lo que fue y son sus Escuelas. El 23 de enero de 1990 a las 6´30 h de la tarde, se reúnen en la sala de profesores un grupo de antiguos alumnos, padres y profesores, acordando fijar los días 7, 8, 9 y 10 de junio, la celebración de los actos del cincuentenario SAFA, estableciéndose las siguientes Comisiones:

D. Luis Mª Álvarez-Osorio Moreno S.J. Rector de la Institución, en el acto de entrega de condecoraciones a personal SAFA manifestó: “Las Bodas de Oro de una Institución es ya un serio espaldarazo a toda una vida; son cinco décadas de entrega y servicio a una finalidad.

-Económica: responsables J. Antonio del Arco y Esteban Quesada, ambos antiguos alumnos Safa. -Deportiva: D. Antonio Domínguez Pérez, Rafael Carrero, Manuel Perales y Justo Gallardo. -Material alusivo: camisetas, llaveros, insignias y otros recuerdos a Sr. Viliado Valera, padre de alumno, y al APA, así como la realización de un monumento alusivo a José Ballesteros, padre de un alumno. -Representante institucional: D. Gregorio Alfaro, por ser Director del Centro.

En Villanueva el P. Villoslada pudo empezar a realizar un sueño de promoción de las clases populares andaluzas, con preferencia a los más necesitados, y allí encontró unas familias -principalmente Benavides Bueno- que con la donación de sus bienes le ayudaron generosamente, y allí en esa misma casa familiar se constituyó el Centro SAFA y fue en 1944 el "Seminario de Maestros" semilla y origen de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de E.G.B. de Úbeda. […]. Toda la ingente obra de la SAFA a lo largo de estos 50 años ha sido el fruto de una serie sucesiva de recordados maestros, que han sabido darse sin reserva, intentando con ilusión, formar, desde una concepción cristiana del mundo y de la vida, auténticos hombres. [...]. Y lo que fue el pasado y hoy es presente del trabajo transformador de SAFA en Villanueva se abre lleno de esperanza para el futuro. La celebración de los cincuenta años del Centro SAFA de Villanueva es el compromiso serio de la Institución para seguir adelante con renovada ilusión y entrega al servicio educativo y de formación integral de la juventud de Villanueva”.

El director D. Gregorio Alfaro, el Rector Joaquín Morales y el inspector D. Antonio Tornero.

20


Amalgama

Nº13

MEDALLA DE ORO

era un orgullo para él. A continuación, a las 12`45 horas se realizó una visita al Colegio en el que se descubrió, en el patio de columnas del palacete, una placa en agradecimiento a la familia Benavides Bueno, por parte del Rector. Más tarde tuvo lugar una agradable convivencia en la que se compartieron recuerdos y una copa de vino.

El 28 de diciembre de 1990, la Asociación de Padres de alumnos y antiguos colegiales, dirigen un escrito documentado, firmado por J.A. del Arco, como Secretario del APA, a la Corporación Municipal, en demanda de que a dicha Institución le fuera concedido el máximo galardón honorífico que el Ayuntamiento puede otorgar como prueba de agradecimiento, La Medalla de Oro de la Ciudad.

D. José Chamorro Lozano (Cronista oficial de la provincia) en un artículo en el periódico JAÉN, martes 26 de febrero, titulado " Una medalla para la SAFA". “Mi amigo y compañero Lorenzo del Sol me informa de un casi inminente acuerdo del Ayuntamiento de Villanueva del Arzobispo por el que se va a conceder la Medalla de Oro de la ciudad a las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia. La noticia es importante por su trascendencia y oportunidad [… ] el acuerdo es justo y tiene una notoriedad ejemplar por la obra de las Escuelas y por la proyección educativa de esta institución. Casi coetáneo a mi primera función periodística de la posguerra española fue una de mis entrevistas con el fundador de las Escuelas, con el fino, educado, amable y vivo andaluz - en la plenitud noble de su genio alegre- el padre Villoslada. Lo conocí en un edificio de Úbeda que había sido donado para que recogiera a niños que habían quedado huérfanos por la guerra. Y la caridad y el desvelo de aquel jesuita, todo corazón, hizo que esa escena un tanto desgarrada de unos niños sin padre ni madre supiera el comienzo de una empresa que hacía tiempo que venía madurando. [… ].

El 4 de mayo de 1.991, tuvo lugar el acto de entrega de la Medalla de Oro, como público y fehaciente reconocimiento a su labor educativa. Los actos se iniciaron a las 11 horas con la celebración de la Eucaristía en el Salón de Actos del Colegio, presidida por el P. Rector con otros seis sacerdotes jesuitas. Después a las 12 horas, en el patio central del Ayuntamiento se realizó la entrega de la mencionada medalla, en una Sesión solemne presidida por el Alcalde D. Diego Martínez Bustos, (alumno de las primeras hornadas de magisterio y profesor actual de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia) concluyendo su cálido discurso, diciendo que

No es cosa de hacer un recorrido creacional de las Escuelas. Ahí están en su obra externa maravillosa y en su obra interna para dar orientación profesional a muchos jóvenes que estaban desorientados y desalentados [… ] Yo he conocido y conozco a muchos alumnos, algunos de los cuales son de mi sangre y también he conocido a los admirables profesores: Juan Pasquau, Fernández Pastor, Ramón Poblaciones, que han moldeado el alma de tantos y tantos muchachos que aprendieron de todo: a leer, a trabajar, a orar y que hoy ocupan puestos importantes en la sociedad. [… ]. Si el refranero dice que es de bien nacido quien lo es agradecido, el alcalde y los munícipes de Villanueva del Arzobispo y el pueblo que los representa saben pagar con oro de gratitud lo que tanto han hecho los buenos padres que dejaron un día caer su grano de arena hasta convertirlo en una amplia escuela de formación y de orientación”. Después de todo, es evidente que la obra de las Escuelas y su proyección educativa debe seguir, para ello, los que hoy estamos en ella, hemos de saber estar a la altura de las circunstancias, aupados por el peso, la capacidad y las firmes creencias de los que han estado anteriormente.

Villanueva del Arzobispo curso: 2004/05.

El alcalde y profesor, D. Diego Martínez Bustos, hace la entrega de la medalla de oro al benefactor D. José Mª Benavides Bueno.

21


Amalgama

Nº13

los jesuitas de Villanueva

distribución de espacios, su jardín central, y una pequeña pero digna pista de deportes, un edificio dedicado a la enseñanza infantil y primaria, otro en su día en desuso y en la actualidad dedicado a la educación secundaria y a los ciclos formativos de grado medio, y otro precioso denominado como “El Chalecito” que en su momento se dedicó a la Formación Profesional de la época y actualmente a despachos diversos.

Francisco Alameda López

Parece que fue ayer, pero por octubre de 1983 comienza mi nueva etapa profesional en el centro privado subvencionado de “SAFA de Villanueva del Arzobispo”, a quien los nativos siempre llamaron y llaman “Los Jesuitas”. Mi llegada fue tan ilusionante que aún me pregunto cómo es posible que treinta años después de mi aterrizaje, aún no me dé cuenta del tiempo transcurrido, aunque quiero pensar que es así simplemente por el hecho de sentirme un privilegiado, que tuvo y tiene la suerte de realizar un trabajo que le gusta (igual que les sucede a los futbolistas) y además en una Institución por la que merece la pena batirse el cobre, si bien es verdad que los tiempos extraños y cambiantes que nos convulsionan en la actualidad, hacen que la visión de ésta sea muy distinta a la de mis inicios, pero en cualquier caso merece y mereció la pena navegar por este mar casi siempre con marejadas, nadie dijo que la enseñanza fuese tarea fácil, y pocas veces con marejadilla.

En la época de mi llegada, estos espacios “todo el centro” en general se encontraban en un estado de deterioro avanzado debido fundamentalmente a dos causas, el simple transcurso del tiempo, y el uso académico continuado durante tantos cursos escolares por parte del alumnado del mismo. A estas causas se les unía, como no, la falta de inversión o mejoras en los citados inmuebles producto de las escasas disponibilidades monetarias, y en definitiva falta de partidas presupuestarias que permitiesen la financiación finalista de algunos de los proyectos de mejora de los edificios. Además el actual edificio de enseñanza secundaria estaba cerrado y abandonado a su suerte sin uso específico lo que ahondaba más si cabe en una sensación general de deterioro. Esta situación se mantuvo así durante más años de los deseados por la comunidad educativa ya que no hubo posibilidad real de hacer ninguna inversión ni mejora en los edificios del centro, puesto que la financiación propia, o si lo prefieren la economía de SAFA en general y la de Villanueva del Arzobispo en particular no pasaba precisamente por sus mejores momentos. Así tengo que recordar que los centros SAFA no eran todavía concertados y se financiaban por unas exiguas subvenciones concedidas en función del número de alumnos matriculados, financiación que a todos los efectos se podría decir que era insuficiente para atender todas las necesidades del centro muy en especial lo referente a mejoras e inversiones en infraestructuras tan necesarias como ya dije con anterioridad, por lo que lo poco que se recibía de la administración pública básicamente se dedicaba a satisfacer las retribuciones del personal docente y no docente del centro (no siempre a tiempo), así como al pago de los recibos básicos relacionados con suministros esenciales para el funcionamiento ordinario.

Llegué conjuntamente con nuestro querido Director y buen amigo Gregorio Alfaro Teruel a quien desde este escrito le vuelvo a saludar y a dar mi agradecimiento más sincero por todo el apoyo que en aquellos años de él recibí. Esto es fácil entenderlo ya que yo llegaba querubín y Gregorio tenía ya su experiencia docente muy extensa y enriquecedora. Le recuerdo un talante muy afable y especialmente conciliador lo que le hace una persona muy especial y tratable por lo que daba gusto estar a su lado y ser parte de su equipo directivo, por esto vaya desde aquí mi reconocimiento y agradecimiento una vez más. Desde el primer día de mi llegada a SAFA en Villanueva del Arzobispo, realicé tareas como profesor de la denominada entonces “FP1” la equivalente a la Formación Profesional de Primer Grado actual, y en concreto en el curso de Gestión Administrativa, pero también se me asignaron las funciones de administrador del mismo, tarea ésta última que vista desde el paso del tiempo y el entorno de aquellos años nunca olvidaré.

Sin embargo, recuerdo que durante mi etapa como administrador, a nuestro centro se le permitía todos los años, como al resto de centros privados subvencionados, acceder a la solicitud de las denominadas “Subvenciones en Capital”, que todos los años convocaba el Ministerio de Educación y Ciencia, de forma que

Cogimos en esas fechas un centro que había sido donado por la Familia Benavides Bueno allá por el año 1940, situado en la calle Fuensanta número 33 de la localidad. Es un centro muy coqueto y juvenil, con una elegante

22


Amalgama

Nº13

si teníamos la suerte de recibirlas se podía realizar bien una leve mejora de las condiciones de los espacios educativos o bien adquirir mobiliario, equipos de taller o material diverso que revertiera en la calidad educativa ofertada a nuestros alumnos. En cualquier caso no recuerdo con certeza cuantas y cuanto se recibió en este periodo que va desde el año 1983 al 1987, pero sí recibimos alguna si bien repito siempre escasa en su cuantía e insuficiente para atender nuestras necesidades reales.

Esta finca sin embargo siempre estuvo fuera del alcance de la administración del centro de Villanueva dado que su administración y gestión integral por aquella época radicaba en la por entonces denominada “Dirección General” de SAFA, posteriormente denominada “Dirección Central” cuyo domicilio social y fiscal coincidía con el centro de SAFA sito en la ciudad de Úbeda, y por mandato expreso su gestión y explotación agrícola recaía en la propia administración del centro SAFA de esta ciudad, de forma que nuestro querido centro en mi etapa como administrador nunca recibió ayuda financiera propia producto de la explotación de esta finca.

Además este modelo de subvención como su propio nombre indica (subvención en capital) no financiaba gastos corrientes y solo se concedía para adquirir elementos tangibles o físicos de uso corriente en el centro que formasen parte de su activo material. Pero el procedimiento de concesión de este tipo de subvención era al menos curioso ya que a la parte concedida por la administración el propio centro se debería comprometer a aportar para la adquisición de los bienes subvencionados, la misma cantidad que la concedida en la resolución administrativa (el otro 50%, o el otro 100% depende de cómo se mire). Esto como se puede ver ofrecía serias dificultades en el proceso de selección de la solicitud de subvenciones de este tipo puesto que todo estaba muy condicionado a la realidad de nuestra tesorería tan delicada en aquellos tiempos, y en consecuencia suponía un esfuerzo de financiación propia adicional que en muchas ocasiones no resultaba fácil decidir, por no decir que simplemente no se disponía de ella.

Sin embargo si habría que destacar que no hacía muchos años atrás y bajo el rectorado del padre Restituto Méndez y después con la tenacidad y el espíritu continuista de las cosas bien hechas de mi querido Luis María Álvarez Ossorio, la SAFA se dio como instrumento interno de financiación y apoyo a las necesidades más urgentes y perentorias en todos sus centros del denominado “FONDO DE SOLIDARIDAD” consistiendo este básicamente en una aportación generalizada de todos los centros de la Institución SAFA a un fondo común (gestionado de forma centralizada por dirección central) de un tanto por ciento de las exiguas subvenciones recibidas por cada uno de ellos, de forma que una comisión establecida para su control y asignación, decidía o priorizaba aquellas reformas o necesidades urgentes o perentorias de todos los centros de la Institución y en consecuencia establecía su distribución anual.

Estas partidas además, como contraprestación de su alta en el inmovilizado material del centro, debían ser integradas en nuestro pasivo dentro de la partida de ingresos a distribuir en varios ejercicios y proceder a su amortización por periodos iguales al periodo de uso fiscal o vida útil reconocida por el Ministerio de Hacienda para cada uno de los elementos financiados. Ni que decir tiene que una vez concedidas y recibidas éstas subvenciones, así como la parte propia financiada que le acompañaba, necesitaban de una justificación económica del proyecto acompañada de su correspondiente memoria. En cualquier caso pienso que la recepción de este tipo de subvenciones ayudo considerablemente al desarrollo de la actividad educativa del centro, siendo por ello meritorio y digno de agradecer por su concesión.

Los alumnos de Primaria en interrelación con el olivar

Por otro lado en relación con la posibilidad por algunos entonces manifiesta o soñada de una posible autofinanciación del centro SAFA en Villanueva del Arzobispo, SAFA disponía ya por entonces de la denominada finca del Valle o de los jesuitas, situada en el paraje de Gútar a la salida de Villanueva en dirección a Albacete.

Sinceramente visto lo visto y después de mi paso por la dirección central de SAFA como responsable económico puedo asegurar que este mecanismo de financiación interna permitió en alguna medida la supervivencia de los centros, siendo su adopción un acierto para su época por no denominarlo más contundentemente como El

23


Amalgama

Nº13

Acierto.

Por fin la publicación del Real Decreto 2377/1985, de 18 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Normas Básicas sobre conciertos educativos, hizo posible la estabilidad en la gestión y el equilibrio financiero suficiente, aunque siempre escaso, para la realización de una tarea tan bonita como la enseñanza sin el sufrimiento y la inseguridad que anteriormente a su publicación padecíamos.

Éste método o procedimiento interno de ayuda colectiva y solidaria, junto a la posterior publicación de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación (LODE) y la del Real Decreto sobre el reglamento de normas básicas sobre conciertos educativos, son los que por fin permiten la subsistencia y funcionamiento de nuestros centros con alguna garantía más de estabilidad y futuro, ya que se fijaban los módulos económicos por unidad escolar aplicable a los centros privados concertados y por ende a los centros SAFA, y además estos conciertos educativos se concedían y conceden por periodos de cuatro años lo que supone desde entonces un plus añadido de seriedad, rigor, reconocimiento y estabilidad a todo el proceso educativo.

En resumen y antes de los conciertos educativos el centro de SAFA en Villanueva mantenía una economía de subsistencia, basada exclusivamente en la subvenciones recibidas por alumno matriculado e insuficientes para equilibrar el presupuesto de ingresos y gastos anual. Puedo decir que éramos muy cercanos al déficit un año si y el otro también, pero aquel equipo directivo y todos los compañeros restantes hacíamos lo que esta sagrada casa y sus gestores siempre supieron hacer muy bien, administrar y racionalizar la pobreza y saber convivir con la austeridad más extrema sin que por ello se nos cayeran los anillos, por cierto senda ésta que nunca debimos abandonar y expresión que hoy en día no sé porque extraño motivo me resulta tan extraña, no ya tanto en nuestra querida SAFA como sí en este nuevo y raro modelo de sociedad que nos hemos dado entre todos, donde los contravalores resplandecen y crecen a diario como las malas hiervas.

Recuerdo que fue este Fondo de Solidaridad de SAFA el que permitió entre otros adecuar y adecentar nuestra querida pista deportiva creo que por el año 1985, hasta entonces muy deteriorada y sin posibilidades reales de mejora desde la modesta economía interna del centro. Posteriormente y estando yo ausente ya del centro de Villanueva del Arzobispo, me consta el esfuerzo de este mecanismo de ayuda y solidaridad para con el centro y muy en concreto en la construcción o rehabilitación total del actual centro de secundaria y de los distintos talleres para uso en los dos ciclos formativos.

Después no ha sido todo coser y cantar, pero los sucesivos conciertos educativos al menos han dado una estabilidad al funcionamiento ordinario de nuestros centros en general y al de Villanueva del Arzobispo en particular, de lo que yo me siento muy satisfecho y en la que confío plenamente seguirá siendo la fuente principal de financiación de nuestros centros, y quien sabe si alguna vez al salir de esta dichosa crisis económica y de valores, incluso se pueda mejorar el grado de financiación de las unidades concertadas lo que siempre será bien recibido por la comunidad educativa en pos de una mejora real de la Calidad de la Enseñanza en la que todos estamos de acuerdo y tan interesados en busca de una mejora de los resultados personales y académicos de nuestros alumnos.

La buena pedagogía en marcha: tomando contacto con la almazara.

24


Amalgama

LA SAFA DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO EN LA ACTUALIDAD

Nº13

Antonio Gutiérrez Cano (Director Gerente desde 2012)

El antiguo Internado para 80 alumnos, acoge hoy a 400

Desde que el P. Villoslada, con la ayuda de la familia Benavides-Bueno y otros bienhechores, fundó las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia de Villanueva del Arzobispo, segundo centro fundacional, hasta nuestros días, la Administración educativa de cada momento ha ido modificando la legislación correspondiente para adaptarla a las exigencias del contexto económico y social de cada época.

-Educación Primaria (desde 6 a 12 años de edad) Concertado para 6 grupos (uno por cada curso que constituye el nivel) y atiende a 148 entre alumnos y alumnas. -Educación Secundaria Obligatoria (desde 12 a 16 años de edad) er El Centro imparte esta enseñanza para el 1 y 2º Ciclo. En total 4 grupos (uno por cada curso que integra esta etapa) y atiende a 103 estudiantes.

Así nuestro Centro ha impartido, desde su fundación, las enseñanzas de Párvulos, Primaria, General Básica (EGB) y en la actualidad la Educación Infantil y Primaria dentro de las enseñanza básicas obligatoria. Por otra parte en formación profesional se impartió el antiguo Preaprendizaje / Iniciación Profesional, la Oficialía Industrial y la FP-1 y actualmente Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y Ciclos Formativos de Grado Medio.

Formación Profesional Específica Dentro de estas enseñanzas la SAFA de Villanueva imparte los siguientes Ciclos Formativos de Grado Medio:

Igual ha ocurrido con la financiación- En la actualidad SAFA Villanueva imparte todas sus enseñanzas de manera gratuita al amparo del Concierto Educativo con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. En el presente curso 2013/2014 nuestro centro de Villanueva atiende a un alumnado comprendido entre los 3 hasta los 17-18 años de edad en régimen de enseñanza diurna para ambos sexos.

Enseñanza obligatoria Vista parcial taller de Electromecánica

Comprende los niveles educativos siguientes:

-Gestión Administrativa: 26 alumnos -Electromecánica de vehículos: 45 alumnos.

-Educación Infantil 2º Ciclo (desde 3 a 6 años) El centro cuenta con tres grupos (uno por cada curso que compone el ciclo) y acoge a 78 escolares entre niñas y niños.

Profesorado Infantil y Primaria Secundaria C. Formativos

12 10 6

El centro cuenta con una unidad de apoyo a la integración para alumnos con necesidades educativas especiales y el departamento de Orientación escolar y profesional. Además ofrece los servicios de comedor escolar y aula matinal. Villanueva del Arzobispo, marzo de 2014 Alumnos de 5º de Primaria

25

A n t o


Amalgama

Nº13

VILLANUEVA DEL ARZOBISPO, CENTRO PIONERO EN LA VIDA DE LA INSTITUCIÓN SAFA

SAFA Y LA SIERRA DE SEGURA

Dentro de las innumerables piezas que componen el puzle geográfico donde las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia han dejado su huella en Andalucía, sin duda merece un lugar importante la Comarca de la Sierra de Segura.

Gregorio Alfaro Teruel

MI ETAPA DE FORMACIÓN EN SAFA

En los albores de esta gigantesca Institución, su población diseminada, carente de infraestructuras y con dependencia exclusiva de la agricultura, en manos de unos pocos, se desangraba por las heridas profundas que había dejado en su piel la Guerra Civil Española. A pesar del gran esfuerzo de los escolares y el trabajo impresionante que llevaban a cabo aquellos maestros y maestras “del hambre” en improvisadas y mal equipadas Escuelas Rurales, el futuro de los niños y jóvenes de la comarca no podía ser más oscuro e incierto.

Así, esta buena noticia llega a una aldea de Orcera llamada Valdemarín. Mi madre logró hablar con el director del internado, el Padre Fernando Pérez Romero quien le informó del camino a seguir para poder llegar a ser admitido en el colegio. Superada con éxito la prueba de entrada, una tarde de otoño del año 1956 comenzaba mi relación con SAFA entre aquellos fríos muros que me separaban de mis padres, de mis hermanos y de mi ambiente bucólico y campesino. Pronto conocí a los compañeros procedentes de pueblos y aldeas del entorno y juntos conseguimos que la Sierra de Segura fuera un lugar de referencia en la marcha del Colegio. El año que pasé en el internado de Villanueva dejó una profunda huella en mi vida por el cariño que recibí de las personas que gobernaban el Centro, de mis maestros, especialmente D. José Alarcón Albañil, de mis compañeros y por el éxito en mis estudios y en otras actividades en las que colaboraba con mucho entusiasmo. Recuerdo los paseos en fila para ir al campo de fútbol, a la Eucaristía de los domingos en la parroquia del pueblo, las procesiones que se organizaban con motivo de las Primeras comuniones, la excursión que hicimos a Alcalá la Real en un camión conducido por Pepe el Viejo, las fiestas de Final de Curso, donde se nombraban las dignidades y los alumnos más destacados,.. ¡Tantas cosas! El curso 1957-1958 es el comienzo de mi andadura por el camino que, junto con mis padres, me había trazado dentro de las posibilidades que me ofrecía SAFA: quería ser maestro. Sabéis que por aquel entonces hacíamos ocho cursos antes de convalidar nuestros estudios en la Escuela Normal de Granada. El recuerdo de aquella etapa siempre fue, es y será una gozada por todas las cosas buenas que llenaron mi vida. Amigos, profesores, el ambiente de Úbeda, los ratos de ocio, la pandilla,… suficientes motivos que me hacían superar las muchas deficiencias que empañaban el día a día de aquellos años difíciles.

Allá por la década de los cincuenta llega la buena noticia de que en Villanueva del Arzobispo hay un internado gobernado por los padres jesuitas donde pueden estudiar niños que carezcan de recursos económicos. Como eran muchos los demandantes y pocas las plazas que se podían ofertar, era preciso superar un examen de entrada. Así empezaron las migraciones educativas en los pueblos de la comarca: Orcera, Siles, Benatae, Hornos de Segura, Cañada Morales, El tranco,… Sus entusiastas familias fueron capaces de superar las dificultosas barreras que existían entre sus esquilmados hogares y el Colegio de los jesuitas. Villanueva se convirtió en el lugar de encuentro para muchos niños de los medios rurales y pequeñas poblaciones de las comarcas cercanas que pedían una oportunidad en el ámbito de la educación y la cultura.

Gracias a todo y sobre todo gracias a Dios llegó 1965, año que se vio consumado mi sueño: ¡Ya era maestro! Y así, como yo, iban llegando a la meta muchos de los compañeros que habían empezado su andadura en Villanueva como alumnos internos o externos del colegio de los jesuitas. Labor impresionante la realizada en aquellos años.

26


Amalgama

Nº13

MI ETAPA COMO TRABAJADOR DE SAFA

Se reformó la Formación Profesional incorporando profesores con mayor dedicación a este nivel y se completó con el entonces llamado “Módulo de Electromecánica del Automóvil“. Algunos maestros funcionarios piden traslado y se produce la incorporación de compañeros y compañeras jóvenes que aportan un aire fresco y emprendedor que mueve con alegría los diferentes ámbitos de la función escolar.

Primer destino precisamente en Villanueva, en la Academia San Ignacio donde se preparaban alumnos de Bachillerato que después debían convalidar sus estudios en el Instituto. Pese al esfuerzo del director, D. Juan Fernández Fuentes y de todos los profesores la academia cerró sus puertas, seguramente por la puesta en marcha del Instituto de Villacarrillo. Unos meses en Linares y un año en Montellano, lugar de feliz recuerdo porque ese curso aprobé las oposiciones, fueron mis destinos antes de arribar definitivamente a éste que estaba destinado a ser mi pueblo de adopción. Era el mes de septiembre de 1.967. Un curso y me marcho a cumplir mis deberes con la Patria, hasta enero de 1970 que me incorporo definitivamente a la tarea docente.

Por fin encerramos en los sótanos del chalet las viejas estufas de butano que mitigaban el frío propio de aquellos gélidos días invernales. El Rector consiguió, él sabrá cómo, poner la calefacción central y mejorar nuestra calidad de vida. Durante la década de los noventa ocurrieron una serie de acontecimientos que influyeron favorablemente en las tareas de los diferentes sectores de la comunidad.

En la década de los setenta nuestro Centro sigue su camino pensando siempre en las necesidades educativas del pueblo y en la mejor respuesta que el Centro podía ofrecer dentro de sus siempre escasos medios económicos. Se inauguró el nuevo Centro de Educación Primaria y se puso en marcha el primer curso de Formación Profesional en las instalaciones del chalet que fue residencia de la familia Benavides Bueno, los insignes bienhechores de la Institución. El primer curso de la Rama de Administrativo Comercial reunió un buen plantel de chicos y chicas que habían quedado descolgados en el itinerario educativo. Fueron cursos difíciles pero merecieron la pena porque muchos encontraron el trampolín que les impulsó hacia el mundo del trabajo.

Se celebra el cincuenta aniversario del Centro, con la realización de varios actos entre los que sobresale la jornada de puertas abiertas con la celebración de la Eucaristía en los jardines del colegio, seguida de una comida de hermandad donde se cocinó una monumental paella, asistiendo unas mil personas, siendo especialmente emocionante la asistencia de antiguos profesores y alumnos. Entre los actos programados tuvo una resonancia importante la tabla de gimnasia dirigida por D. Antonio Domínguez Pérez en la plaza de toros, así como la actuación de la Gran Orquesta de Coros y Música Ligera de Linares. Siempre a la cabeza de las reformas y el progreso, SAFA se involucra en el cambio del sistema educativo que traía consigo la implantación de la LOGSE y empezamos a implantar el Polivalente como trampolín hacia la Enseñanza Secundaria. Para ello fue preciso reformar el edificio que después y durante varios años ocasionó muchos quebraderos de cabeza a la Institución porque los colindantes exigían que se cerraran las ventanas que facilitaban luz al edificio y no guardaban las distancias exigidas por la ley. Gracias a la implicación del Padre Luis María Alvarez-Ossorio Moreno, Rector de la Institución, y miembros de la Dirección Central de las Escuelas se pudo solucionar el complicado contencioso.

El principio de la década de los 80 supone para el Centro una pérdida importante. Llega la edad de la jubilación para una persona que había llevado la dirección del Centro desde que allá por el 1940 había iniciado su andadura educativa. Para sustituir a D. Pascual Megina Lamarca, el P. Restituto Méndez, propone a Gregorio Alfaro Teruel. A pesar de ser un reto muy difícil yo no podía decir no a una Institución a la que estaba profundamente agradecido. Así en febrero de 1983 fui nombrado director del Centro “Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia” en Villanueva del Arzobispo. Con el trabajo, el esfuerzo, el entusiasmo y la ilusión de todos los miembros de la comunidad educativa el Colegio continuó su andadura sorteando y superando las muchas dificultades que cada año aparecían en nuestro horizonte.

Toda nuestra familia SAFA vivió con especial emoción el año 1991 porque el Excmo. Ayuntamiento premió el trabajo y la dedicación del Centro en favor del pueblo de Villanueva con la concesión de la medalla de oro de la ciudad. El día 4 de mayo fue la fecha elegida para la entrega en un sencillo acto organizado en el patio de columnas de la Casa Consistorial que contó con la presencia de miembros de la familia Benavides Bueno y del Sr. Presidente del Patronato SAFA D. Javier Benjumea Puigcerver. Seguíamos creciendo y así, en esta época se nos concede una unidad de Apoyo a la Integración para atender a los alumnos/as con necesidades educativas especiales. Decimos adiós a la unidad estatal de Educación Infantil porque pasa a ser una Unidad Concertada. Pronto se consigue el Concierto educativo para el nivel completo de Infantil. A partir de aquí

27


Amalgama

Nº13

llegamos a la estructura orgánica deseada como Centro de una línea completa con dos Ciclos Formativos de Formación Profesional Específica de Grado Medio.

El final del curso 2002/2003 trajo consigo el adiós de mi relación directa con SAFA. Llegaba la hora de la jubilación. Atrás quedaban 47 años de mutuo afecto, multitud de experiencias vividas y una agenda interminable repleta de amistades esparcidas por todos los rincones de la Institución. Lógicamente, mi cariño y mi implicación siguen grabados en mi piel porque ser safista es algo que imprime carácter, no se puede borrar. Es la hora de reiterar mi agradecimiento a tantas buenas personas que me han ayudado, especialmente mis compañeros y compañeras, los padres, los alumnos y sobre todo mi familia que han sufrido mi ausencia en muchos momentos porque el trabajo así lo reclamaba.

Años de implicación en el ámbito de la innovación educativa se trabajó en varios proyectos que aportaron nuevas técnicas y nuevas estrategias en la relación entre maestros y alumnos. Gracias a maestros y maestras que dedicaron muchas horas extras para poner todas sus iniciativas cerca de sus alumnos, las experiencias fueron exitosas. Dentro de las estrecheces presupuestarias pudimos atender la vieja reivindicación de los alumnos y alumnas que solicitaban un pabellón de duchas con agua caliente para poder usarlas después de las clases de Educación Física. Junto se ubicó un aseo para minusválidos.

Villanueva y la Institución han trabajado duro y siguen apostando fuerte por el desarrollo y el bienestar del pueblo andaluz a través de la formación y la cultura. Hemos de ser siempre fieles a nuestros orígenes y defender una enseñanza de calidad basada y fundamentada en la defensa de los valores humanos y trascendentes que defienden nuestros Principios Educativos.

Donde se trabaja con ilusión y entusiasmo, las dificultades dejan menos huellas. Recuerdo el ya comentado tema de las ventanas, la falta de espacios cubiertos para poder movernos en los días de frío y de lluvia, la acomodación del Centro a las exigencias de la LOGSE y la desventaja que siempre hemos sufrido en comparación con los Colegios Públicos donde siempre disfrutaron de medios y recursos abundantes y adaptados a las nuevas tecnologías que iban apareciendo en el campo educativo. Gracias al esfuerzo y la dedicación de todos los miembros de la Comunidad Educativa siempre pudimos compensar las deficiencias detectadas.

Villanueva del Arzobispo, marzo de 2014

28


Amalgama

Nº13

JOSÉ MARÍA BENAVIDES BUENO: UNA VIDA AL SERVICIO DE LA SAFA Francisco López Ayala A partir del mes de Mayo de 1.969 y hasta que Andalucía consiguió las transferencias plenas en materia de Educación, D. José María dedicó generosamente todo su tiempo para hacer todas las gestiones relacionadas con los centros de la Institución en el Ministerio de Educación, principalmente, y con otros ministerios y sus diversos departamentos. Tuvo unas excelentes relaciones con los altos cargos ministeriales.

El Centro SAFA de Villanueva del Arzobispo, 2ª fundación de la Institución, y también el Centro de Ubeda están íntimamente ligados a la familia Benavides Bueno. Dña Catalina Bueno, piadosa señora, que vivía en Madrid y vinculada a Villanueva por lazos familiares, había perdido a su esposo D. Juan Ambrosio Benavides y a su hermano D. Emilio Bueno en los primeros días de la guerra civil española. También, una hija suya, Dña. Ana Benavides Bueno, que también había perdido a su esposo, cedió la casa en Ubeda donde se pondrá el primer internado...

Apoyaba y seguía la marcha de los expedientes. Informaba a los centros de los avatares de los mismos y hacía de puente entre la Administración, la Dirección Central de la Institución y los centros SAFA. Mantenía contactos permanentes con los Centros y periódicamente los visitaba.

El acumulado dolor de estas familias y su sentido cristiano les había llevado al convencimiento de que había que impartir cultura y crear escuelas cristianas para atender a los niños y jóvenes de las clases más necesitadas.

Como otros muchos, tuve la enorme suerte de trabajar con él, ser compañero en el Patronato de la Fundación SAFA y gozar de su amistad personal.

En Madrid, Dña Catalina Bueno se pone en contacto con jesuitas para hablarles de su proyecto. Conoce al P. Villoslada y le ofrece su palacete de Villanueva y algunos otros bienes para fundar unas escuelas en Villanueva.

José María Benavides fue un hombre sencillo que tuvo una obsesión: la SAFA. En el año 1990, con motivo del Cincuentenario del Colegio SAFA de Villanueva del Arzobispo, José María recogió de manos de Diego Martínez Bustos, maestro SAFA de Villanueva y Alcalde entonces de la ciudad, la medalla de oro que el Ayuntamiento concedió al Centro.

En Madrid vivía también José María Benavides Bueno, abogado y el bienhechor más cualificado de la SAFA. Luchador incansable en pro de la SAFA. Desde los primeros días de las fundaciones fue consejero, compañero y fiel colaborador del P. Villoslada a quien ayudó en la cesión de sus bienes familiares, tanto los de su madre Catalina como los de su tía Carmen en Villanueva del Arzobispo.

Gran emoción aprecié en su rostro cuando paseábamos por el jardín botánico del Colegio o cuando entramos en el “chalet” (vivienda que fue de su familia). Allí revivió muchos momentos de su infancia y juventud...

José María Benavides fue un safista insigne. Desde la fundación de las Escuelas hasta su muerte fue miembro del Patronato de la SAFA (Presidente en 1954 hasta que se hizo cargo el Ministro D. Joaquín Ruiz-Jimenez en el año 1.955 y después Vicepresidente 2º hasta que falleció).

La medalla de oro fue para él como un homenaje de reconocimiento a los suyos. José María muy emocionado, después de descubrir la placa conmemorativa del 50 aniversario, recordó a su hermana Anita cuando el día 8 de Noviembre de 1940, fecha de la inauguración del Colegio de Villanueva, en nombre de la familia Benavides, leyó una consagración de la casa al Sagrado Corazón.

José Mª Benavides, hombre generoso y desprendido, desde Madrid fue una ayuda providencial para la SAFA.

29


Amalgama

Nº13

Era un hombre bueno, cariñoso y muy buen comunicador.

José María Benavides Bueno era un hombre profundamente cristiano, que dedicó su vida al servicio de lo más necesitados. Fue ejemplo de austeridad y sencillez durante los 83 años que vivió entre nosotros. José María, falleció el día 10 de Diciembre de 1998. Desde entonces estará gozando de la presencia de Dios. Estoy seguro que desde allí vela por estas Escuelas a las que tanto quiso y que tanto le deben.

Una madrugada del mes de julio de 1994 coincidimos en el Expreso Madrid- Cádiz. Ambos íbamos a El Puerto de Santa María a una reunión del Patronato de la SAFA. Hacía tiempo que no nos veíamos. Un apretón de manos...un abrazo amigo…¿que tal tu mujer...tus niños...? me preguntaba con sincero interés... Después de unos momentos de intercambio de información familiar pasaba directamente a su tema: la SAFA. Y así, sin apenas notar el sueño, ni el tremendo calor, sin cansancio, nos amanecía charlando sobre la SAFA. José María me hablaba de los tiempos fundacionales. Era como una historia viviente de las Escuelas...lo recordaba casi todo.

Quedaría incompleta esta semblanza sobre José María Benavides, si no expreso mi agradecimiento personal a él, a su familia y de manera muy especial, a su esposa María Emilia, también ella, desde el anonimato, colaboró con esta Institución a la que José María, su esposo, se dedicó en cuerpo y alma. Hoja Informativa SAFA nº 30 marzo 1999

D. José Mª Benavides Bueno (x) en una reunión del Patronato SAFA con el P. General Compañía de Jesús Peter-Hans Kolvenback (Sevilla 24-02-1994)

30

de la


Amalgama

Nº13

Manuel López Fernández, cronista oficial de Villanueva y safista, nos brinda este hermoso texto, escrito para Las Jornadas Históricas, con motivo de las calles otorgadas por el Ayuntamiento de la ciudad a las benefactoras de la SAFA, Catalina Bueno y Carmen Benavides.

unió Dª Carmen Benavides Millán, viuda de Parra, que donó un edificio en la calle Fuensanta, con amplios patios y molino de aceite, además de su gran finca de olivar “Los Balcones” próxima a la aldea de Gútar.

Su solo nombre te traslada al edificio de la calle Fuensanta, donde se encuentran las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia. Recuerdos de un internado, de vida y de futuro para numerosos alumnos, de maestros, de juegos escolares, de finales de curso, de cultura y entrega.

En la inauguración de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia en noviembre de 1940, Dª Anita dio lectura al siguiente texto: “Lacerado nuestro corazón por el martirio del que era la cabeza y sostén de esta familia, a manos de los mismos que él favoreció; en memoria del padre del esposo fiel y amadísimo hermano os dedicamos nuestra mansión levantada con todo cariño y primor, para que en ella reciban cristiana educación las nuevas generaciones”. Conoces estas palabras por su publicación en “Historia de la vida escolar I”.

Observas como frente a mí otra luchadora a favor de los humildes, recibió el homenaje del pueblo de Villanueva. Parece que en la eternidad se están mirando, contemplando los esfuerzos y sacrificios, la generosidad y el cariño para los niños de la posguerra. De Dª Catalina Bueno, debemos recordar que nació en 1883 y falleció en diciembre de 1956. Su esposo D. Juan Ambrosio Benavides y su cuñado D. Emilio Bueno fueron apresados en Madrid y trasladados a nuestra localidad donde fueron asesinados en agosto de 1938.

Los alumnos de aquellos años escribieron, en el libro que citas: “¿Cómo no recordar a Dª Anita y Dª Catalina, que además de haber donado el chalet de Villanueva y otras propiedades nos hacían la comida, no las servían y ayudadas por la sin par Fuensanta nos enjalbegaban de pies a cabeza, ya que no teníamos duchas? (A. Domínguez).

Catalina Bueno, mujer profundamente cristiana, comprendió la necesidad de mejorar la educación de las clases humildes, para que no volvieran a darse en la ciudad escenas de odio y muerte. Tuvo tres hijos Ana Dolores, José María y Antonio María.

Un jardín y unos asientos nos unen más que nos separan. Este jardín, ahora diezmado de sus árboles, unos con sus troncos desnudos en espera de la primavera cercana; otros, orgullosos de sus hojas perennes. Contrastes de la vida, la desnudez y la riqueza permanente.

Aquí recibió, junto a su hija, Anita, en 1940, al Jesuita Padre Villoslada ofreciéndole el palacete de su propiedad en la calle Fuensanta para que en él se instalara un colegio e internado. A esta iniciativa se

A la izda. Dª Catalina Bueno presidiendo una mesa petitoria en la puerta de su casa, en 1919. Debajo, su cuñada Dª Carmen Benavides

31


Amalgama

Nº13

Yo doy vida a tres casas unifamiliares y enfrente de mí, una sola construcción, espera que llegue la bonanza económica para que nuevas ilusiones sigan su ruta. En tu rostro noto la satisfacción al comprobar la serenidad de estas edificaciones, el azulejo de “La Serrana”, en una de ellas aludiendo al nombre tradicional de este terreno, antes de su vinculación a la vida urbana. Obras que está promoviendo Faustino García.

mía es, que Dios nos coloca en el estado más conveniente para nuestras almas y por lo tanto en el que más gloria le hemos de dar. ¿Y qué fin mas hermoso podemos apetecer en este valle de lágrimas sino es el de dar gloria a Dios?”. De doña Carmen Benavides y Millán, se recogió en el Diario Jaén, la siguiente noticia: “Preciada condecoración a una distinguida dama de Villanueva del Arzobispo por su humanitaria labor”. Se refería al homenaje ofrecido por el Ayuntamiento de Orcera en presencia del Director General de Sanidad, doctor Palanca.

Carmen Benavides, nacida en Villacarrillo en 1879 falleció en nuestra localidad en 1961. En su sepelio figuraban las banderas de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia e Instituciones Religiosas. Presidían la fúnebre comitiva D. José Alberto Palanca, Presidente de la Real Academia Nacional de Medicina; el Provincial de la Orden Trinitaria, el Padre Sánchez, S.J. y el Director de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, D. Pascual Megina.

“Asistieron el Juez de Primera Instancia en funciones, don Antonio Navarro; Registrador de la Propiedad de este partido; el cura Párroco Sr. Sola Llavero; superiora y hermanas de las Hijas de la Caridad de San Vicente Paúl, hallándose el Sr. Director General de Sanidad y señora; don Alfredo Frías e hijo político y los médicos Señores Ceres Rodríguez y Ardoy Frías de Beas de Segura.

Te cuento una anécdota curiosa e indicadora de la singular honestidad de esta señora.

El Alcalde-Presidente, don Adriano Bellón Ruiz, entregó un artístico estuche conteniendo las insignias de la valiosa condecoración de la Encomienda con Cruz y Placa de la Orden Civil de Sanidad. El señor Bellón mostró su gratitud y afecto al rendirle este homenaje por la caritativa obra de carácter benéfico social al dotar al pueblo de Orcera de la Fundación “Hospital Asilo del Santísimo Sacramento”. Manifestó también su agradecimiento al Dr. Palanca por haber dotado a esta Institución de los Servicios de Maternidad, Preventorio Infantil y Tisiología”. La esposa del Dr. Palanca impuso la insignia a doña Carmen y le indicó que era la primera dama española que la recibía. Doña Carmen, visiblemente emocionada, agradeció a la Corporación Municipal de Orcera el obsequio de las insignias”.

En los años treinta vendió un solar al Ayuntamiento de la ciudad para edificación de un centro escolar. Tras unos años de dudas, la Corporación Municipal consideró que no era un terreno idóneo para el fin pretendido, y ella, en un gesto de solidaridad, devolvió íntegra la cantidad recibida. En una carta de julio de 1940 a su sobrina Anita, viuda y con tres hijos, tras el asesinato de su esposo, expresa su profundo sentimiento cristiano y gran presencia de ánimo: “pido hoy y todos los días para que consigas santificarte en el triste estado en el cual Dios Nuestro Señor ha permitido te quedes. Lo que debes pensar hija

Te marchas para visitar nuevas calles surgidas en las proximidades, casi a la entrada a la ciudad, esperamos vuelvas gozoso de ver lo construido y los nombres otorgados.

Manuel López Fernández publicó en junio de 2006 el libro, “HISTORIA DE LA VIDA ESCOLAR (I) de Villanueva del Arzobispo”, en el que dedica más de 200 páginas a la historia de los dos colegios de los jesuitas. Amalgama agradece a D. Manuel López la cesión de algunas de las fotografías que ilustran los artículos de esta revista. 32


Amalgama

Mis vivencias en el Internado de Villanueva

Nº13

Eduardo Navarro Jiménez Al curso siguiente ya encontrábamos en el nuevo edificio con todas las comodidades. Como el P. Villoslada estaba en todo, nos trajo por Navidad: turrón, mantecados etc.

El día 5 de octubre, después de almorzar con mis antiguos profesores, D. Isaac, D. Mateo, D. Miguel en el comedor del Internado de Úbeda, cogí por la tarde un autobús hacia la ciudad de Villanueva. Cuando llegué a mi destino, pregunté por la dirección del Internado de los Jesuitas. No me encontraba muy lejos del Colegio. Me sorprendió con el palacete con que me encontré. Pregunté por el P. Director y en el patio de columnas me recibió. Me presenté y le dije mi currículum, en el cual le exponía mi deseo de estudiar Magisterio. Me quedé sorprendido con lo que me contestó. “Vd. Viene a trabajar y no a estudiar”. Pasé el trago. Más tarde me fue presentando al Jefe de Estudios D. Jesús Negrillo y a mis dos compañeros: D. Obdulio Aznarte y D. Salvador Sánchez. En otra ocasión, el P. Espiritual, Reverendo P. Pardo S.J. Me quedé con D. Jesús y con mis compañeros. Me llevaron al comedor, que estaba en el sótano donde se encontraban cenando los internos. No era un comedor muy alegre. Al cabo de los meses, pasamos al nuevo pabellón ya terminado. Ya era otra cosa. Tenía de todo: dormitorios, lavabos, sala de profesores, comedores.

Para Reyes le pedimos un aparato de radio para la sala de Profesores. Cuando vino de Madrid nos la echó. En una de las visitas a final de curso, le expuse la enfermedad de mi hermano y me consiguió que entrara en un Hospital Antituberculoso. En otra ocasión, nos concedió un día de campo junto a los Profesores de Villacarrillo. El nos acompañó. De los alumnos tengo grandes recuerdos. Aprendí de sus esfuerzos, predispuestos siempre al sacrificio, de sus alegrías, de agradecer cualquier detalle, siempre dispuestos a ayudar. Sus oraciones ante el Santísimo, repitiendo la jaculatoria milagrosa de “Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío”. El contacto con el exterior era casi nulo. Cuando salíamos de paseo, nos dirigíamos a los Llanos de la Renfe para jugar al futbol o a otros juegos. Otras veces a la explanada del Santuario de la Virgen de la Fuensanta.

Mis compañeros me llevaron al Torreón del Chalet, llamado “catorce ventanas”. Este sería mi nuevo dormitorio que compartíamos los tres. Nada de agua corriente ni wáter, solamente la cama y una silla. Aquella misma noche, me contaron los rumores que se oían por el pueblo sobre las cosas raras que se aparecían por los jardines. En mi dormitorio he pasado los días de más miedo de toda mi vida. Nunca salíamos solos siempre los tres.

Nos invitaban cuando había partido de futbol en la localidad. Yo jugaba con el equipo de Villanueva junto con Domínguez, que se desplazaba desde el colegio de Úbeda. En el tiempo de la recolección de la aceituna, todos los mayores juntos con nosotros nos desplazábamos al cortijo del Valle a recoger aceituna. El Administrador D. Francisco Guerrero les tenía abierta una cartilla de ahorros para ingresarles el dinero.

Al día siguiente, me asignaron una unidad de las tres que había en el internado y el horario de los alumnos.

Se hacían excursiones al Pantano del Tranco. Estuvimos presentes en la inauguración del pantano de Guadalen por el Caudillo.También participamos en la Tabla de gimnasia que los colegios de la SA.FA. le ofrecieron al Caudillo en Úbeda. A mí me tocó preparar la del Internado.

La vida era un poco monótona y muy rígida. Por la mañana: Santa Misa, desayuno, clases, recreo; al medio día, el almuerzo y después vuelta a clase, recreo, estudio, el rezo del rosario en la capilla con la lectura espiritual, cena y a descansar. De mis compañeros disfruté durante dos cursos, con D. Jesús Negrillo, con D. Obdulio y D. Salvador. Fuimos verdaderos hermanos. Tuvimos una compenetración total. Después cuando se marcharon D. Jesús primero y al siguiente curso D. Obdulio y D. Salvador, me quedé de Prefecto de Disciplina un curso y de compañeros Tomás Muñoz, Rogelio (Argentina) y Palomino. Mi primera Noche Buena no la puedo olvidar. Los alumnos se acostaban muy temprano para poderlos despertar a las 11,1/2 para asistir a la Misa del Gallo. Mientras sentado en una clase en soledad, esperaba la hora de levantarlos. No teníamos sala de Profesores. Mis compañeros se fueron unos días de vacaciones.

33


Amalgama

Nº13

Grandes recuerdos tengo de los meses de mayo con ofrecimientos escritos a la Virgen todos los días. El último día se hacía una procesión por los jardines hasta llegar al patio. Allí se quemaban al final todas las papeletas. El coro lo dirigía D. Francisco Guerrero.

Recuerdo con mucho cariño a D. Miguel Villoslada, nuevo Administrador del Colegio. A Luis el jardinero y no digamos al personal femenino: Fuensanta, ama de llaves, su hija Puri que nos servía en el comedor, Herminia con sus tres hijos, la cocinera que se esmeraba en las comidas y en el potaje de lentejas que durante tres años nos servían en las cenas, menos domingos y festivos; otras Sras. tanto las encargadas de la ropa como en el comedor (no recuerdo sus nombres, pero eran maravillosas).

Se esperaba con ilusión la llegada del verano por el veraneo en Almería. Un gran suceso ocurrió un día. Se presentó en el internado un chico que venía andando desde un pueblo de Córdoba porque tenía un hermano en el internado y su deseo era quedarse con él. Los superiores lo aceptaron y ante la duda de que estuviera bautizado, lo bautizaron, teniendo el honor, junto con una Srta. de Villanueva, de ser sus padrinos. Este joven se llamaba Pedro Gaitán. Fue el primer aprendiz de zapatero del colegio, ya que su hermano escogió carpintero.

El P. Pardo SJ era un santo varón. Muy cariñoso con todo el mundo. Los días que no me tocaba levantar a los internos, me iba con él para ayudarle en la Sta. Misa a un convento de monjas. También me llamaba para que lo acompañase en sus salidas al pueblo. Recuerdo que durante los tres años que estuve en el Internado, se me ocurrió una noche de verano ir al cine a la Plaza de Toros. Lo consulté con el P. Pardo y me dijo que no me preocupase, que él estaría esperándome detrás de la verja hasta que saliese. Tuve que saltar la verja, porque el P. Director cerraba la puerta y no dejaba la llave a nadie, ni al P. Pardo.

Mis compañeros y yo, hacíamos de todo, hasta de enfermeros. Eran nuestros hijos. La mayoría venian de Madrid despues de pasar por un internado de monjas en Vera (Almería). Muchos habían contraido enfermedades en los ojos (Tracoma) y eran visitados por un oculista en Villacarrillo, se les aislaba de los demás compañeros, haciendo su vida en una clase. Siempre estábamos un profesor con ellos.

En septiembre de 1952 después de los encuentros Pedagógicos, fui a despedirme del P. Villoslada para incorporarme a mi Internado de Villanueva y cual fue mi sorpresa cuando me comunicó que me quedase en el Internado de Úbeda.

Algunas anécdotas que nos contaban: Uno nos dijo que entró pagando en una banda de golfos y despues llegó a ser su jefe; en Vera junto al internado, había un hospital y cuando se enteraban de que alguien había fallecido, se escapaban por la noche para robarle al difunto. Eran jóvenes con mucho mundo.

Volví al Internado de Villanueva en el 50 aniversario 1940- 1990 ya no era el mismo, había desaparecido el Internado y todo estaba cambiado. Maravillosos recuerdos de aquellos tiempos.

Los alumnos internos con el traje de invierno, en 1952

34


Amalgama

Nº13

Villanueva del Arzobispo, Este es mi pueblo

más facilidad en la panadería. El olivar ocupa todo el campo, las tareas de cultivo se han simplificado y la mecanización ha reducido la dureza y el sacrificio con que nuestros padres y abuelos resolvían los cultivos.

Pedro Mora Figueroa

Mi relación con la SAFA empezó cuando tenía siete años. Tras recorrer algunas escuelas infantiles haciendo las primeras letras, dibujos y números con “pizarra personal” y pizarrines duros y de manteca –así decíamos- pasé por una escuela nacional, para luego recalar en el centro de externos de la SAFA donde el acceso no era nada fácil porque “Los Jesuitas” se cotizaban al alza. La SAFA me conectó con la realeza nombrándome Príncipe en el curso 54/55, a continuación pasé a Úbeda.

Villanueva es mi pueblo. Me acogió y en él fui descubriendo el mundo: me mostró el frío y el calor; el aroma de las hierbas y de los árboles; el destello luminoso de los relámpagos y estruendo desgarrado de los truenos; el agua de los manantiales; el tacto de la tierra y del barro; la actividad de los hormigueros, los panales de avispas, los nidos de golondrinas y gorriones; la crianza de gatos perros y gusanos de seda; los juegos infantiles y la escuela; las comidas típicas y los dulces de Pascua; los días de fiesta y el mundo singular de la adolescencia. Todo eso y más me regaló mi pueblo. Pero resulta que mi pueblo no es muy grande, pero tampoco es pequeño. No es demasiado viejo, ni excesivamente moderno. Carece de huellas y yacimientos prehistóricos, pero todo se andará: cualquier día de estos aparecerán monedas o vasijas ibéricas que lo hagan antiguo. Empezó como asentamiento aledaño de la fortaleza de Iznatoraf y se conoció como La Moraleja, luego vino su expansión durante la época cristiana y hasta nuestros días.

Dignidades de internos y externos, curso 1954/55.

En aquellos años la relación con los “jesuitas internos” se limitaba a compartir juegos la tarde de los jueves, las fiestas de fin de curso, alguna excursión a pie, la celebración de las primeras comuniones y los veraneos que nos regalaban aquellos jesuitas en El Puerto de Santa María. Los “externos” sentíamos admiración por los “internos”. Llamaban la atención cuando se desplazaban a los actos religiosos, a los toros o al fútbol: uniformados y muy disciplinados. Las tablas de gimnasia las ejecutaban con mayor precisión y estética que los externos cuya educación física dejaba mucho que desear. Aquellos chicos, en su mayoría venidos de Madrid, con circunstancias personales y familiares difíciles, nos daban sopas con honda en madurez y experiencia a los paletillos del pueblo.

Es una pequeña Mesopotamia, un pueblo entre dos ríos: el Guadalimar y el Guadalquivir a los que, al hacerlos nuestros, les llamamos “colorao” y “blanco”, afluente y de valle caluroso el primero, fresco, serrano y principal, el segundo. Dos sierras impiden que nuestros ríos escapen: al Norte, Sierra Morena abraza con suavidad al Guadalimar, al Sur, la Sierra de las Villas, entre las de Cazorla y Segura, lo hace con abrupta belleza, cascadas y pinares. Mi infancia son recuerdos… del ciclo agrícola, el sístole y el diástole, el tic y el tac: el invierno y el verano, hacían pequeños a la primavera y el otoño. Porque en el verano se concentraba la recogida de la cosecha de cereales encaminada a resolver la alimentación anual de personas y animales que se coronaba con las fiestas de la Patrona. El invierno resolvía la otra cosecha: la recogida de la aceituna que proporcionaba el aceite para todo el año y el sobrante económico para cubrir el resto de necesidades alimenticias, vestido y poco más. Nuestros padres y abuelos, sin estudios, conocían lo importante que para nosotros era el implicarnos, a escala reducida, en las tareas de recolección y otras actividades domésticas. Ahora con el ciclo vital próximo a cumplirse, aprecio en positivo y acertada aquella implicación como escuela de vida real. Hoy, deliberadamente, apartamos a nuestros nietos de esa realidad y los ubicamos en el mundo virtual que nos ofrecen las tecnologías, ¿qué pedagogía es más acertada? La solución, dentro de 50 años.

En el Internado de Villanueva se gestó la Escuela de Magisterio que más tarde se trasladaría a Úbeda y se fue adaptando a las nuevas demandas de FP. Después de acoger a huérfanos de la posguerra, se fue nutriendo de chavales de la localidad y de los procedentes de cortijos de la comarca cuya dificultad de escolarización era manifiesta. Termino destacando la importancia que para Villanueva tuvo la implantación de “Los Jesuitas”. Los dos colegios, externado e internado, fueron modelo de referencia con una clara y destacada influencia en la comarca, sobre todo por su innovador impulso pedagógico y lo que, en definitiva, se hace irremediablemente visible: los resultados.

Hoy, la producción de cereales ha desaparecido, no hay animales y las personas consiguen el pan con

35


Amalgama

Nº13

Un poco de historia Villanueva del Arzobispo, reconquistada por Fernando III en 1221 y donada al arzobispado de Toledo, formó parte del Adelantamiento de Cazorla. Fue declarada villa independiente en 1396, durante el reinado de Enrique III. En 1573, Felipe II le concedió jurisdicción criminal y ya en 1920, Alfonso XIII, le concedió el título de ciudad. Parece que Iznatoraf fue ciudad-fortaleza algunos siglos a.c. y Villanueva un pequeña colonia dependiente de ésta. Se hace referencia a Iznatoraf en las crónicas de las Guerras Púnicas entre romanos y cartagineses (batalla de Baécula) y en la etapa de las guerras civiles romanas entre Julio César y Pompeyo. Vendrían a principios del s. V los vándalos, más tarde los visigodos y los árabes en el VIII. Durante cinco siglos fuimos moros. En ese tiempo, Villanueva se conocía por La Moraleja (Al- Buxaressa, en árabe). En tiempos más recientes, Villanueva llegó a contar con unos 20.000 habitantes al final de los años veinte. La guerra civil, las emigraciones de los años cincuenta a Cataluña, Asturias y Madrid, unido a la reducción de natalidad de final del XX, hacen que hoy cuente con 10.000 autóctonos y 1.000 inmigrantes habituales, incrementados durante los fríos de la recolección aceitunera.

Villanueva se sitúa en el extremo oriental de la Loma de Úbeda de la que dista 40 Km. La comarca es zona de transición a La Mancha y nuestro andalucismo es de moderada intensidad. Úbeda es nuestra “capital” de referencia en lo cultural y en lo comercial. Abunda en nosotros el desenfado y nos ejercitamos destilando sentido del humor, manejamos con soltura la ironía y tiramos de las metáforas por racimos, en definitiva, nos interesa salvar la convivencia amable: los tiempos pasados fueron claramente peores.

Nos situamos en una ligera hondonada, acentuada por la esbelta Iznatoraf. Con todo y con eso nuestra altitud es aproximadamente la de la Meseta. No somos demasiado cuidadosos con la arquitectura y hemos perdido el gusto que por este arte mantuvieron nuestros antepasados del XIX y comienzos del XX. En otro orden de cosas, los villanovenses saben mostrar en todos los campos un impulso creativo y emprendedor fuera de lo común.

36


Amalgama

Nº13

La Patrona y su santuario Cuenta la tradición que a mediados del siglo X, la esposa del alcaide moro de Iznatoraf, Alí-Menón, se convirtió al cristianismo. La reacción del alcaide no se hizo esperar y mandó cortar las manos y extraer los ojos a la infiel esposa. Ésta notó la presencia de la Virgen que le indicó que metiera los brazos en un manantial de La Moraleja e inmediatamente recuperó manos y ojos. El prodigio se extendió por la comarca y pronto se erigió allí una pequeña ermita para el culto a la Virgen de la fuente santa. Desde entonces muchas son las mujeres que llevan el nombre de Fuensanta y la Virgen de la Fuensanta es la patrona de Villanueva y de las villas hermanas de Iznatoraf, Sorihuela y Villacarrillo. La fiesta de la Patrona se celebra el día 8 de septiembre. Fama alcanzó la Virgen de la Fuensanta (Santa María) en tiempos de conflictos de frontera entre moros y cristianos. Fernando III mandó la erección de un santuario cuando andaba en tareas de reconquista y su hijo, Alfonso X, recogió los prodigios de la Virgen en su cantiga CLXXXVII que en su original gallego, así comienza:

“Poder a Santa María grande d´os seus acorrer, en qual logar quer que sejan, e os de mal defender” “E dest´oy un misagre que avéo pone´á y en Chincoya, un Castelo, per quant´end´euapren´di, que fezo Santa María; e aos que oy ataes ommes eran a que debemos creer. “Poder a Santa María grande d´os seus acorrer….

Interpretación pictórica del milagro de La Fuensanta por el artista local, Moisés Bueno

37


Amalgama

Nº13

4. Cincuentenarios

Maestría Industrial, 1964 Al día de hoy puedo decir que ha terminado mi búsqueda y he sabido de todos aunque me he encontrado con tres fallecidos: Antonio Reina y Francisco Ojeda confirmado por sus familiares y Alfredo Manzanares que pudo haber fallecido en Madrid en enero de 1997 según se recoge en el ABC de aquella época (que en paz descansen). He hablado con todos ya unas pocas veces y a muchos ya he podido verlos incluso en varias ocasiones y he podido comprobar que el paso del tiempo nos ha cambiado el aspecto físico pero no nos ha cambiado el sentido de la amistad y la camaradería llegando a la conclusión de que nos hemos perdido muchísimos años de una amistad que debiéramos haber cultivado y que es achacable a todos asumiendo yo la parte que me corresponde y con el propósito de no permitirme el hacer caer en el olvido esto que hace poco tiempo he recuperado.

Antonio Ruiz Martínez

En estos días en que el nº 13 de Amalgama ya está en nuestras manos, faltan pocos días, o ya estamos celebrando el 2º encuentro general con motivo del “Día del antiguo alumno” de la SAFA que este año para la promoción de Maestros Industriales que terminamos en 1964 es muy especial por cumplirse nuestro cincuentenario.

Como no podía ser menos también he intentado conectar con otros compañeros de los que entramos en el colegio en 1957 y que hasta 31 terminamos oficialía en 1962, es cierto que aquí he tenido menos suerte y no he podido conectar con todos aunque no he tirado la toalla y pienso seguir buscando. Igualmente me encontré con otros 3 compañeros fallecidos a saber: José Serrano, Antonio Sola y Salvador Toral (este último al parecer fallecido bastante joven). Para ellos nuestro recuerdo.

No se cual será la respuesta de mis compañeros (espero que importante) ya que mis contactos con ellos a través de este último año así me lo hace suponer. Somos una promoción que a raíz de abandonar el colegio hemos estado generalmente (salvo algunas excepciones) muy desconectados sin saber donde paraba cada uno, a veces estando bien cerca unos de otros. El proceso de búsqueda que yo inicié a finales de 2011 puedo decir que me ha supuesto grandes momentos de alegría y algún que otro disgusto porque he podido saber de la falta de compañeros que como todos, eran muy entrañables.

Bueno, hecha esta consideración preliminar, tengo que decir que los que ya nos hemos familiarizado más (porque nos hemos visto varias veces) y con el fin de conseguir el juntarnos en Úbeda en 2014 con nuestras respectivas parejas (la que pueda) aprovechando nuestro cincuentenario, nos hemos reunido en Úbeda y en Barcelona aparte del encuentro de Gómez Medina y yo en Marina D’or con Ruiz Cuesta en el verano de 2013.

En 1964 terminamos Maestría veintiocho compañeros de los que 13 habíamos hecho la oficialía en la SAFA de Úbeda y el resto venía de

los centros SAFA de El Puerto de Santa María, Andújar, Río Tinto y también de la Escuela de Maestría de Úbeda, Andújar, Huelva etc. y nada

Fue a raíz de este encuentro que el compañero Manolo se propuso reunir en Barcelona (él vive en Castelldefels) a los compañeros que viven por allí cerca y se reunieron en el mes julio reunión que terminó con el compromiso de volver a reunirse en el mes de septiembre cosa que fue posponiéndose por razones de máxima asistencia hasta que ya deciden que se reunirán el día 19 de diciembre y establecen como punto de encuentro la cafetería Zurich en la plaza de Catalunya.

más terminar la reválida partimos para nuestras casas, unos con proyectos de seguir estudiando, generalmente ingenierías técnicas y otros con proyectos de trabajo que pronto hicieron realidad en aquella España que necesitaba trabajadores bien formados, y no cabe duda de que nosotros éramos un buen ejemplo. Aún recuerdo la llamada que hubo para los que quisieran irse a trabajar a Barcelona, ocasión que aprovecharon algunos compañeros que al final han echado raíces en esa parte de España.

38


Amalgama

Nº13

Previamente yo le había dicho a Manolo que cuando volvieran a reunirse me avisara por si me daba por desplazarme desde Valencia para estar con ellos y así poder ver a los compañeros a los que no había visto hace casi 50 años. Manolo me avisó y aunque no era el mejor momento para mi (no estaba en condiciones de conducir) al final tomé la decisión de ir para lo cual entré en Internet y compré billetes de ida y vuelta en tren llegando a la estación de Sans a las 11,40 del jueves 19 donde me estaba esperando Manolo dirigiéndonos acto seguido al punto de encuentro. Gran momento de alegría al encontrarme con Antonio Mengíbar, Manuel Herrera y Antonio Herrera (también estaba Marcelino Florido) similar al que tuve el 28 de diciembre de 2011 cuando me reuní en la puerta del colegio con los compañeros Matiola, Alaminos, Antero y Manuel Gómez que son a los primeros que ví a los pocos días de empezar mi búsqueda. Hablamos durante horas, recordamos infinidad de anécdotas algunas de nuestros primeros años en la SAFA y con protagonistas a D. Antonio Domínguez y D. Agustín Santa Bárbara que fueron nuestros primeros inspectores a la vez que profesores. El día estuvo lluvioso desde la mañana a la noche.

Después de la primera toma de contacto nos fuimos caminando hasta el Puerto Olímpico y allí hicimos la comida en un restaurante al que nos llevó y nos invitó Antonio Mengíbar y allí en la sobremesa seguimos charlando y adquirimos el compromiso de vernos en Úbeda en mayo de 2014 salvo imprevistos que pudieran presentarse. En el mismo vehículo de la ida, volvimos a la plaza de Catalunya en los momentos que más llovía (menos mal que llevábamos paraguas) y después de otro rato en la cafetería, cada uno se fue para su casa, menos yo, que me fui con Gómez Medina a la suya donde pasé una magnífica velada charlando con Manolo y Amalia (su esposa) además de uno de sus hijos hasta que nos fuimos a dormir. Al día siguiente Manolo me llevó a la estación de Sans donde cogí el tren para Valencia a la que llegué con tiempo de acudir a una comida que ya tenía comprometida hacía días con unos amigos. Quiero terminar diciendo que también el día 30 de diciembre, en la cafetería los valencianos de Úbeda nos juntamos a tomar café: F. Muro, P. Bordes, Alaminos, Matiola y L. Martínez además de Aceituno y yo que nos habíamos desplazado a nuestros respectivos pueblos a pasar la nochevieja. Por supuesto que también hablamos de la cita de mayo.

39


Amalgama

Nº13

5ª Promoción de Maestría Relación de alumnos que terminaron 2º de maestría Narváez Sánchez, Juan A. Rama Mecánica Aceituno Valderas, Diego* Acosta Camacho, Francisco Beltrán Pérez, Manuel Espinosa Rescalvo, Juan Galán Rueda, Francisco Herrera Medina, Manuel Herrera Moreno, Antonio Jaldo Plata, Juan Jiménez Muñoz, Tomás López Ayala, Francisco López Matiola, Manuel*

Ojeda García, Francisco Palomares López, Ángel Pérez Ortega, Santiago Reina García, Antonio* Ruiz Cuesta, Antonio* Utrera Cardeñas, Diego* Vivas Baena, José Zambrana López, José Mª

Manzanares Díaz, Alfredo Martínez Ramírez, José Martínez Rueda, Luis Mengíbar Morillas, Antonio*

Cubero López, Agustín* García Godoy, Manuel *. Gómez Medina, Manuel* Ruiz Martínez, Antonio*

Rama Eléctrica

Los alumnos marcados con * cursaron Oficialía en Úbeda, los restantes proceden de otros centros

Curso 2º de Maestría Industrial (1963-64). De izquierda a derecha Tercera fila:

MANUEL GÓMEZ MEDINA, MANUEL SANTOS GARCÍA GODOY, FRANCISCO ACOSTA CAMACHO, ALFREDO MANZANARES DÍAZ, JOSÉ VIVAS BAENA, ANTONIO RUIZ CUESTA, MANUEL HERRERA MEDINA, FRANCISCO GALÁN RUEDA y LUIS MARTÍNEZ RUEDA. Segunda fila: MANUEL LÓPEZ MATIOLA, AGUSTÍN CUBERO LÓPEZ, JUAN ANTONIO NARVÁEZ SÁNCHEZ, ANTONIO HERRERA ROMERO, JUAN ESPINOSA RESCALVO, JOSÉ MARTÍNEZ RAMÍREZ, SANTIAGO PÉREZ ORTEGA, FRANCISCO OJEDA GARCÍA y DIEGO ACEITUNO VALDERAS.

Primera fila: ÁNGEL

PALOMARES LÓPEZ, JUAN JALDO PLATA, JOSÉ MARÍA ZAMBRANA LÓPEZ, DIEGO UTRERA CARDEÑA, FRANCISCO LÓPEZ AYALA, ANTONIO MENGÍBAR MORILLAS, ANTONIO RUIZ MARTÍNEZ, MANUEL BELTRÁN PÉREZ y ANTONIO REINA GARCÍA.

40


Amalgama

Nº13

Oficialía 1964 Alfonso Ros López

En los últimos años de la década de los cincuenta empezamos nuestra relación con las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia. Unos entraron de párvulos en los centros que la institución tenía en sus localidades. Otros nos fuimos incorporando más tarde.

Manuel Ceballos

Luis Rosales

Rafael S. De la Rosa

El grupo empezó a formarse en Preaprendizaje, principalmente en 2º. Durante ese curso nuestras aulas estaban en la zona más oriental del colegio, una vez pasada la pajarera de la entrada de la zona infantil. Nuestros primeros profesores fueron D. Luis Molina y D. Antonio Domínguez. Los de 1º de Oficialía, en el centro SAFA de Úbeda, estuvimos en un pabellón al fondo de la explanada donde estaban los talleres. Como tutor o jefe de estudios tuvimos al P. Calvo S.J. y otros profesores nos daban ciertas asignaturas. El invierno de ese curso disfrutamos, y padecimos los humos, de una estufa de leña instalada junto a una ventana por donde tenía su salida la chimenea. La gimnasia nos la dio Montoya, recién acabado, o a punto de hacerlo, su Magisterio. En la esquina sureste del colegio, pasada la salida por el economato teníamos un campo de futbol y unos porches donde se había instalado un gimnasio con barra fija, anillas y paralelas. La práctica, talleres, en este curso era común para todos: Ajuste, y nuestro maestro fue D. Manuel Coto Zamanillo. En 2º y 3º de Oficialía tuvimos el estudio en los propios dormitorios y nos desplazábamos a las aulas para las clases en el edificio de “magisterio”, el más a poniente. En los talleres se practicaba sobre la especialidad elegida. En el verano preparatorio previo a la reválida, con el colegio vacío de alumnos pues quedábamos último curso de Magisterio, 2º de Maestría y nosotros -3º oficialíaaprovechamos la alberca que había en la granja para darnos algún chapuzón; pero mi memoria no me da señales de ver a los de los otros cursos en el rústico baño. Supongo que “con permiso de la autoridad” porque, sin tenerlo muy claro, quiero recordar que previamente limpiamos y pintamos el pilón que servía como depósito de agua para regar la huerta y dar de beber a los animales de la granja.

El curso, inicio de oficialía, lo formábamos: José Antonio Alfaro Rincón Diego Báñez Páez Pedro Bedmar Garzón (*) Fernando Cárdenas Martínez Pedro Carpintero León (*) Manuel Ceballos López Rafael Fernández Budia Mario Fernández Martínez Francisco Florido Carrasco Antonio Godoy Pérez Manuel Javier Martínez Manuel León Álvarez Manuel Martínez Molina Sebastián Martínez Santiago Facundo Molina Trillo Julio Montoro Álvarez Víctor Moreno Marín Sebastián Polo Mingorance Alfonso Ros López Luis Rosales Piñas José Sánchez Cervera Marcos Sarmiento Martínez Rafael Serrano De la Rosa Miguel Serrano Rodríguez Juan Torres Blanco Sebastián Vera Sanjuán Antonio Vilches Martínez (*)

Sevilla La Rinconada Cabra del Santo Cristo Jaén Úbeda Alcalá la Real Sevilla Almería Santo Tomé Sabiote Villacarrillo Sevilla Úbeda Begíjar Úbeda Sevilla Castellar Gabia la Grande Cazorla Alcalá la Real Vilches Úbeda Alcalá la Real Gabia la Grande Sabiote Cabra del Santo Cristo Cabra del Santo Cristo

En otros centros estaban:

Juan Calvente Morcillo (Escuela Maestría de Úbeda) Juan V. Domínguez Clemente (Escuelas P. SAFA-Río Tinto) Miguel García Moreno (E. M. de Úbeda) Ángel Iglesias Flores (E. P. SAFA-Río Tinto) Manuel Macías Camacho (E. P. SAFA-Puerto Santa María) Vicente Montoro Montoro (E. M. de Úbeda) José Peinado Matiola (E. P. SAFA-Puerto Santa María) José Luis Pereda García (E. P. SAFA-Río Tinto) José A. Pozo Rodríguez (E. P. SAFA-Río Tinto) Diego Rodríguez Rodríguez (E. M. de Úbeda) Francisco Tejada Barrios (E. M. de Úbeda) Daniel Vivian Cano (E. P. SAFA-Río Tinto) Juan Yuste Palomeque (†) (E. P. SAFA-Puerto Santa María)

Estos somos los 40 que de una manera u otra, con más o menos tiempo, hemos vivido y convivido unos años de nuestra juventud. (*) No terminaron Oficialía con el grupo por cuestiones particulares y familiares.

41


Amalgama

Nº13

Ha pasado medio siglo desde que en aquel verano de 1964 pasamos el curso y tuvimos que enfrentarnos a un jurado externo al colegio, los exámenes de reválida. Y revalidamos los estudios realizados con buenas notas.

Seis “hermanos” nos dejaron para emprender su vida por otros derroteros, dos de ellos a las Minas del Marquesado, en Alquife (Granada); a donde en años posteriores llegarán más safistas y concretamente cinco de esta promoción.

Desde octubre de 1961 a junio/julio de 1964 estuvimos compartiendo comidas y ayunos; guisos distintos y fritos varios; papajotes y bandejas de masa de relleno de morcilla; trozos de pan con carne de membrillo u onza de chocolate… que sabían a gloria; también se compartieron los éxitos por los trabajos bien hechos y angustias por no verlo claro en otras ocasiones; despertares gozosos por la ilusión de salir de excursión a… y levantarse muy de madrugada para estudiar y repasar en los lavabos.

A estas “pérdidas” contrapondremos con gran alegría la llegada de trece (13) nuevos compañeros, amigos, “hermanos”: cinco de la Escuela de Maestría de Úbeda, cinco de la SAFA de Río Tinto y tres de la del Puerto de Santa María, para continuar con el grado superior de la especialidad: Maestría Industrial.

Julio Montoro, Luis Rosales, Víctor Moreno, Mario Fernández, Alfonso Ros y Manuel León (Oficialía 64) con compañeros de cursos superior e inferior.

42


Amalgama

Rama del Metal Torneros: Alfaro Rincón, José Antonio Florido Carrasco, Francisco Godoy Pérez, Antonio Polo Mingorance, Sebastían Serrano de la Rosa, Rafael Torres Blanco, Juan

Nº13

Los que terminaron Oficialía en junio de 1964

Fresadores:

Fernández Martínez, Mario Molina Trillo, Facundo Ros López, Alfonso

Ajustadores: Vera Sanjuan, Sebastián

43

Rama Eléctrica

Instaladores-montadores: Báñez Páez, Diego Cárdenas Martínez, Fernando Caballos López, Manuel Fernández Budia, Rafael Javier Martínez, Manuel León Álvarez, Manuel Martínez Molina, Manuel Martínez Santiago, Sebastián Montoro Álvarez, Julio Moreno Marín, Víctor Rosales Piñas, Luis Sánchez Cervera, José Sarmiento Martínez, Marcos Serrano Rodríguez, Miguel


Amalgama

Nº13

5. Magisterio Industrial Un Plan de Estudios propio de la Safa

Pedro Mora Figueroa

El Plan de Estudios de Magisterio Industrial lo implantó el Padre Bermudo en el curso 52/53 cuando ejercía el cargo de prefecto. Colaboraron en la programación los padres Solís y Mauriño que ejercían entonces como maestrillos. Se trató de un plan de siete años, tan bien estructurado, que debió servir de modelo para programar el Plan Nacinal de FP que implantó el Ministerio cinco años después. El Plan de Profesionales de cuatro cursos, propio de la SAFA, que existía en ese momento, continuó en vigencia. Fue en el 57/58 cuando se implantó el Plan Nacional de FP que establecía los grados de Preaprendizaje (dos años), Oficialía (tres años) y Maestría (dos años). En ese momento, continuaron los estudios de Magisterio Industrial las promociones 57, 58 y 59. La del 58 pasó el curso 5º y se unió a la promoción del 57. La promoción del 59 se incorporó al Plan de Oficialía en cuanto a programas y asignaturas, pero en la modalidad no oficial. TRANSICIÓN DEL PLAN SAFA DE 1952 AL PLAN NACIONAL DE 1957

Cursos

52/53

53/54

54/55

55/56

56/57

57/58

58/59

Prom. 57 1º M.Ind.

2º M.I.

3º M.I.

4º M.I.

5º M.I.

6º M.I.

7º M.I.

Prom. 58

1º M.I.

2º M.I.

3º M.I.

4º M.I.

6º M.I.

7º M.I.

1º M.I.

2º M.I.

3º M.I.

4º M.I.

5º M.I.

6ºM.I.

2º Of

3º Of.

1º Maest

2º M.I.

1º Of.

2º Of.

3º Of.

1º Maest.

2º Maest.

1º M.I.

2º Pre.

1º Of.

2º Of.

3º Of.

1º Maest.

2º Maest.

1º Pre.

2º Pre.

1º Of.

2º Of.

3º Of.

1º Maest.

Prom. 59

Prom. 60

Prom. 61

Prom. 62

1º M.I.

59/60

60/61

61/62

62/63

63/64

2º Maest.

Las promociones 57, 58 y 59 de M.I. terminaron su plan SAFA iniciado en 1952 y homologaron sus estudios de Oficialía y Maestría en la Escuela Oficial de Úbeda. Las tres promociones de Magisterio Industrial (60, 61 y 62) se incorporaron al Nuevo Plan en 1957, junto con los Profesionales que venían cursando los cuatro cursos del plan SAFA. 44


Amalgama

Nº13

Promociones 57 y 58 de Magisterio Industrial (Úbeda) En Amalgama nº 3, presentábamos estas dos promociones que, por error, las numerábamos como 56 y 57. La verdad es que a lo largo de los años 50 convivieron tres planes, a veces con cursos diferenciados: los antiguos Profesionales, Magisterio Industrial y Maestría Industrial. Así, en junio de 1958, terminaban los Profesionales del 58 (Amalgama 3), los de Magisterio Industrial terminaban su 6º curso y los del nuevo plan de Maestría terminaban 1º de Oficialía. A continuación ampliamos la información sobre estas dos promociones que en octubre del 57 se fundieron en una. Promoción 57

Promoción 58

1º de Magisterio Industrial (Curso 52/53) Alumnos

Aranda Zurita, Jesús Cano Madrid, Francisco Chico Corcos, Lucio Expósito Almendros, Joaquín Molero García, Antonio Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego Sánchez Lanza, Salustiano Toral Martínez, Juan José

Siguiendo la norma habitual que nos hemos establecido para fijar el número de la promoción con el año en que se termina Oficialía o equivalente, he aquí las dos promociones que terminaron Magisterio Industrial según el Plan del Padre Bermudo que comenzó en el curso 52/53 y terminó en junio del 59.

Asignaturas Religión Lengua Francés Ciencias Matemáticas Geografía e Hª Trabajos manuales Caligrafía Dibujo

1º de Magisterio Industrial (Curso 53/54)

2º M. Industrial (Curso 53/54) Alumnos

Aranda Zurita, Jesús Cano Madrid, Francisco Chico Corcos, Lucio Expósito Almendros, Joaquín Molero García, Antonio Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego Toral Martínez, Juan José

Asignaturas Religión Lengua Francés Ciencias Matemáticas Geografía Trabajos manuales Caligrafía Dibujo

Alumnos Campaña Pérez, Francisco

Correro Montero, Francisco Fernández Campos, Juan

Gálvez Martínez, José Moreno Sánchez, Luis Ortega Cameros, Martín Pérez Buzón, Manuel

Torre Araujo, Joaquín de la Verástegui Martínez, Juan

3º M. Industrial (Curso 54/55)

Asignaturas Religión Lengua Francés Ciencias Matemáticas Geografía e Hª Trabajos manuales Caligrafía Dibujo

2º M. Industrial (Curso 54/55)

Alumnos

Asignaturas

Alumnos

Aranda Zurita, Jesús Cano Madrid, Francisco Chico Corcos, Lucio Expósito Almendros, Joaquín Molero García, Antonio Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego

Religión Francés Inglés Matemáticas Taller Dibujo

Campaña Pérez, Francisco Correro Montero, Francisco Gálvez Martínez, José Moreno Sánchez, Luis Torre Araujo, Joaquín de la Verástegui Martínez, Juan

45

Asignaturas Religión Lengua Francés Ciencias Matemáticas Geografía Trabajos manuales Caligrafía Ortografía Dibujo


Amalgama

Nº13

4º M. Industrial (Curso 55/56)

3º M. Industrial (Curso 55/56)

Alumnos

Asignaturas

Alumnos

Asignaturas

Aranda Zurita, Jesús Chico Corcos, Lucio Expósito Almendros, Joaquín Molero García, Antonio Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego

Religión Redacción Inglés Matemáticas Física Química Tecnología Taller Dibujo

Correro Montero, Francisco Gálvez Martínez, José Moreno Sánchez, Luis Torre Araujo, Joaquín de la

Religión Redacción Inglés Matemáticas Física Química Tecnología Taller Dibujo

Asignaturas Religión Redacción Inglés Electricidad Física y Química Tecnología Taller Dibujo FEN

Alumnos

5º M. Industrial (Curso 56/57) Alumnos

Aranda Zurita, Jesús Chico Corcos, Lucio Expósito Almendros, Joaquín Molero García, Antonio Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego

4º M. Industrial (Curso 56/57) Correro Montero, Francisco Gálvez Martínez, José Moreno Sánchez, Luis Torre Araujo, Joaquín de la

Asignaturas Religión Redacción Inglés Matemáticas Electrotecnia Física y Química Tecnología Taller Dibujo

6º M. Industrial (Curso 57/58) 1º de Maestría, no oficial Alumnos

Asignaturas

Aranda Zurita, Jesús Caballero Almendros, Joaquín Correro Montero, Francisco Chico Corcos, Lucio Gálvez Martínez, José Molero García, Antonio Moreno Sánchez, Luis Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego Torre Araujo, Joaquín de la

Sociología Electrotecnia Tecnología Taller Dibujo

Según apunta Antonio Molero García, estos estudios estaban reconocidos por OM del 24 de mayo de 1948 (BOE 10/7/1948) y por decreto 23/1959 de fecha 8/1/1959 (BOE 10/12/1959).

Obsérvese que la promoción 58 se fundió con la del 57 en el curso 57/58 y, por tanto, perdieron un curso, aunque hubo una adaptación de asignaturas.

7º M. Industrial y reválida (Curso 58/59) 2º de Maestría, no oficial Alumnos

Aranda Zurita, Jesús Caballero Almendros, Joaquín Correro Montero, Francisco Chico Corcos, Lucio Gálvez Martínez, José Molero García, Antonio Moreno Sánchez, Luis Pinel Martínez, Tomás Quesada Garrido, Diego Torre Araujo, Joaquín de la

Asignaturas Matemáticas Electrotecnia Tecnología Metalografía Taller Organización Laboral Dibujo Literatura

46

La mayoría de los alumnos que terminaron Magisterio Industrial según el Plan de la SAFA, convalidaron los estudios de Oficialía y Maestría en la Escuela Oficial de Maestría de Úbeda, como lo tuvieron que hacer las promociones posteriores.


Amalgama

Nº13

Profesores

Antonio Molero no recuerda la totalidad de profesores y educadores que a lo largo de siete años intervinieron en su formación. A los que aparecen en las fotos habría que añadir a Rafael Manzano y Fernando Cueto.

Juan Herrera

Eduardo Bangueses

Francisco Amate

Padre Solís

Diego Fernández

Mariano

El colegio de Úbeda a final de los años cincuenta

47

García Mauriño

Manuel Coto

Bernardo López

Ricardo Ojanguren

Luis Becerra

Isaac Melgosa


Amalgama

Nº13

6. Colaboraciones Antonio Ramírez Mena

Sigue en Mojácar. Por la mañana el campo y los hoyos, por la tarde, pendiente de las musas, habla con su nieto. Cuando llegan, porque casi siempre llegan, se va al teclado y nos regala en su blog la pieza del día.

VIDA TRUNCADA

SONETO A UN PUEBLO SERRANO

Por qué malgastas la vida, por qué destruyes la paz, si la vida te la dieron, tú no la puedes quitar Cuando naces a la vida, un camino se abrirá, no es un sendero de ensueño, pero debes avanzar. La vida, tiene momentos, vívelos hasta el final, no maldigas a tu suerte, no renuncies sin luchar. Cuando termina el sendero, cuando llegas al final, recoges lo que has sembrado, y con ello debes viajar. En la vida, no estás solo, respeta la libertad, no la humilles, no la pises, robándosela a los demás.

Patio soleado, rojas macetas´ flores de colores, la niña riega. Casas encaladas, las rejas negras, balcones adornados, con mil macetas. La cal blanca ilumina, las casas viejas, las calles luminosas, el Sol las riega. La Sierra verde oscuro, verdes laderas, de casitas muy blancas, la Sierra siembran. Mujeres ataviadas, de mil maneras, costumbres ancestrales, el pueblo ostenta. Los hombres tez tostada, el Sol la quema. De cal blanca pintada, la antigua iglesia, caminos sinuosos, al pueblo llegan. La nieve en el invierno, cubre la Sierra.

A.R.M

A.R.M.

48


Amalgama

Nº13

EL INFORME PISA Y EL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL De nuevo el informe PISA, pone en cierto modo, el S. Educativo patas arriba. Fallamos en Matemáticas, Lectura y Ciencia. ¿Pero qué es el informe PISA? Este informe, no evalúa los conocimientos del alumno sino la competencia, es decir, cómo aplica los conocimientos adquiridos en situaciones de la vida real. No evalúa al estudiante sino al Sistema Educativo. ¿Pero por qué fallamos? Sería muy fácil retroceder a la postguerra. Todos recordamos el refrán: Tienes o pasas más hambre que un Maestro de Escuela. Terrible y real afirmación que marcaba a la sociedad de la época. De aquellos tiempos a estos, ha habido un enorme cambio, tanto social como económico en nuestro país. Sin embargo, los años de retraso cultural y social, nos siguen pasando factura sobre todo en Educación. La competencia de la población adulta, es de las más bajas de Europa. Tengamos en cuenta que España pasó de ser un país de emigración, a un país de inmigración. Pero aunque esta incidencia pudiera ser tenida en cuenta, también es cierto que nuestra política de integración de extranjeros, ha sido negativa. Expertos en educación, no dan con la clave para mejorar nuestro Sistema Educativo. Varias veces se ha cambiado, sin resultados palpables que indiquen una mejora. Varias son las causas y situaciones que inciden en los malos resultados que indicamos como probables: - Profesión poco valorada por la sociedad. - Diferencias sociales y económicas entre las Autonomías. - Falta de interés del Profesorado. - Poca formación cultural de los padres; no pueden ayudarles en casa. - Elevado número de alumnos en clase. - Desinterés del alumnado. - Poca autoridad del Profesor en clase. - Intentar a toda costa completar la asignatura. - Pero creo que mejoraríamos aplicando: -Valoración y evaluación continua del alumnado. - Profesores de apoyo para trabajar las materias y ejercicios en clase. - Respetar los Planes Educativos. - Eliminar los ejercicios en casa. Los padres no tienen formación suficiente. - Formación continua del Profesorado. - Incentivar al Profesorado. - Revalorizar social y económicamente la profesión. - Atraer a los buenos alumnos para que elijan como profesión la enseñanza. Los gobernantes de un país, deben tener muy en cuenta, que el éxito o la decadencia de toda nación descansa sobre la Educación de sus habitantes. Si miramos el mapa educativo español, veremos que una línea horizontal, lo corta en dos. De Madrid hacia el norte y de Madrid hacia el sur. Esto nos indica que las diferencias sociales, culturales y sobre todo económicas, marcan la competencia de los alumnos españoles. Las regiones norteñas han aumentado el número de Profesores sobre todo de apoyo. Esto ha hecho que los resultados fueran mejorando hasta equipararse a los de la OCDE y la UE. La inversión en Educación por alumno es óptima, pero, ¿ por qué no incide en la formación y competencia del alumno ? Yo no sé si la LOMCE ha nacido con fecha de caducidad, aunque creo que en varios puntos tiene razón; pero en ningún caso los medios de refuerzo deben recortarse. Creo que el aumento de las horas lectivas, encaminadas a ejercicios en clase, conllevarán a una mejor comprensión y por tanto a una mayor competencia del alumnado. Yo conozco muy bien el Sistema Educativo Francés y el Sistema Educativo Alemán, puesto que he trabajado en ambos. En los dos, tienen muy en cuenta las necesidades del país en lo que a I+D+I se refiere. En ambos países, más aún en Alemania, la F. Profesional tiene un papel importante en el desarrollo del país. Tener docentes comprometidos, capaces, bien preparados y motivados, es imprescindible para el desarrollo de toda sociedad. A.R.M

49


Amalgama

Nº13

LA VALLA

EN RECUERDO DE ANTONIO MACHADO

Vaya con esa valla, con esa valla de alambre, que hiere, que mutila, a los que asaltan el hambre. Las cuchillas que les cortan, en esa valla maldita, no tienen razón de ser, pero siguen, no las quitan. Los que asaltan la alambrada, en la ciudad de Melilla, no cogen ni roban nada, sólo buscan la comida. Pregunto a la emigración, que fue en busca de salida, si Europa le hubiera alzado, una valla como en Melilla. No tienen ningún futuro, han dejado su familia, no tienen miedo a morir, en esa valla maldita. ¿Por qué este sacrificio? ¿Por qué así se les humilla? ¿Por qué mueren en pateras? Buscando sólo otra vida.

Cuando leo tus poemas, de la España de otra vida, versos de luz, esperanza versos que no se marchitan. Te fuiste por el sendero del atropello, la injuria, huiste de la sin razón, por un camino de espinas. Hiciste camino andando, camino hiciste al andar, por un destierro infinito, para jamás volver atrás. España llora y pregunta, por qué se perdió una vida. Malditos los responsables de esa guerra fratricida. De amor puro recuerdos, poemas, melancolía y esos patios andaluces, esos patios de Sevilla. Vuela la nube en el cielo, vuela y recorre Castilla, Soria recuerda tu nombre, tus poemas y tu vida. Baeza aún te recuerda, España te hace justicia, descanse en paz el poeta de los Campos de Castilla.

A.R.M.

A.R.M

50


Amalgama

Nº13

Antonio Soler Soler No busques ser la primera varilla; si es así, has de saber que la primera varilla tiene que ser más fuerte que las otras, tienes que saber que no está agarrada nada más que por una parte, la otra la tiene al descubierto. Todas tiran de ella, puede romperse más fácilmente y sobretodo puede soltarse del clavo, es decir, del colegio. Si se suelta del clavo, esta varilla puede ser cortada y tirada a la basura.

LOS ANTIGUOS ALUMNOS DE LA SAFA SON COMO UN ABANICO

No olvides nunca: "El que quiera ser el primero, sea vuestro servidor". Pidamos y aprendamos a vivir el espíritu del colegio, como las varillas del abanico, unidas caminando al mismo ritmo dentro de los espacios de libertad que nos deja el lienzo. Si vamos en armonía, limpiaremos el aire, apagaremos los sofocos y sobre todo formaremos un conjunto armonioso y bonito.

Nunca es tarde para aprender cosas. El abanico tiene muchas varillas, todas ellas unidas por un clavo en un extremo. Cuanto más se van separando las varillas, el clavo que las une tiene que hacer más fuerza. También las varillas están unidas en la parte de arriba con un lienzo que va pegado a cada varilla y deja espacio entre varilla y varilla. Ese lienzo puede llevar un dibujo o a veces, sencillamente, una frase que anuncie algo.

Si vamos unidos, el mensaje que damos será entendible, tendrá sentido.

Lo he pensado y creo que es cierto: "los antiguos alumnos de la SAFA se parecen a un abanico". Todas las varillas, son los hombres que formamos los antiguos alumnos, todas confluyen hacia el clavo, que en este caso es el colegio. Unas varillas están situadas en el centro, otras en los laterales. Lo más importante es ir por tu varilla sabiendo muy bien hacia donde vas. Hay un lienzo, el mundo del ser, la naturaleza humana, la conciencia, el espíritu que une todas las varillas. El lienzo nos une a todos, lo llevamos pegado en nosotros, en nuestro corazón. En el lienzo hay espacios entre varilla y varilla que te permiten soltura, libertad. Si te separas del lienzo, descompones el abanico; si te sueltas del clavo, se rompe el abanico.

Hay que tener en cuenta que la varilla va siendo cada vez más fina como se acerca al clavo, se ha ido desgastando por el camino en favor de las demás varillas, para que todas tengan espacio para llegar al clavo.

Todas las varillas llevan su camino y al mismo tiempo van en armonía con las demás. Una varilla sola nunca puede formar un abanico, necesitas varias varillas para que sea un abanico.

Hay que tener en cuenta que el clavo, por donde están unidas la varillas, es de hierro fuerte. En cambio el lienzo, el mundo, es más débil y frágil, se puede romper con más facilidad, aunque mientras exista el clavo, tiene fácil recomposición.

Si el abanico tiene pocas varillas, o un clavo malo, seguramente ventilará poco, se romperá pronto y será casi inútil.

El abanico funciona bien, se puede abrir y cerrar, ventila bien siempre que las varillas estén bien unidas y sujetas al clavo. El lienzo que nos une es el mundo, la naturaleza humana; cuanto más nos alejemos del clavo, son mayores nuestras posibilidades de rompernos. El clavo es el colegio y él es nuestra fortaleza.

Tú debes coger tu varilla, ir en ella en armonía con las demás, no perder tu camino y que siempre te lleve al mejor clavo, el colegio. No tires demasiado del lienzo porque lo puedes romper y te puedes romper a ti mismo, más aún, puedes romper otras varillas.

51


Amalgama

Nº13

Un cuento de La Loma Dedicado a mi maestro literario Antonio Lara

Érase una vez dos pueblos andaluces separados por 4 Km que desde tiempos inmemoriales y por cuestiones tan extrañas y misteriosas como desconocidas, estaban siempre a la gresca. Y así como ocurría en la tradicional guerra del tomatazo en Buñol, los dos pueblos jiennenses se enfrentaban en un lugar llamado “El Paso” para descalabrarse mutuamente. Tan acostumbrados estaban al apedreamiento que si en tiempos lejanos se distraían observando el vuelo de las fastuosas cigüeñas, ahora se solazaban curioseando el revoloteo de las avionetas que fumigaban aquellos olivares que meses después habrían de producir el dorado líquido que constituía la riqueza más firme de la región.

Ignorando las causas de aquellas sacudidas, los vecinos de Sabiote y sobre todo los de Torreperogil —que así se llamaban los dos pueblos— estaban alarmados. Cuando menos lo esperaban una silla se desplazaba, la lámpara colgada del techo se mecía como un columpio, la cal de las paredes se resquebrajaba y en la calle se agrietaba el asfalto. Nadie vivía tranquilo. A tal punto que algunos vecinos dormían en sus coches o en el campo temiendo que durante la noche se les cayera el techo encima. Hubo quienes abandonaron el pueblo y los párrocos reclamaron plegarías y procesiones conjuntas. En este desasosiego vivía el vecindario de los dos pueblos andaluces sin saber que esta desazón era contemplada con verdadero disgusto por ciertos habitantes celestes. Particularmente por un matrimonio formado por un sabioteño y una torreña. Consideraban que el castigo se prolongaba demasiado y que convendría concluirlo ya que sabioteños y torreños empezaban a dar indiscutibles muestras de desear vivir en paz y armonía. Trasladaron la queja a San Fomento, el cual por entonces se estaba solazando en paradisíacas nubes pero que tras comprobar la verdad de lo que aseguraban ordenó que cesaran los terremotos. (Dicho lo cual tal demorada decisión nos conduce a la humana reflexión de que las cosas del cielo van despacio porque en cuanto se descuidan un poco han pasado siglos en la tierra. Porque ya se sabe: allí, en el cielo, todo es eterno).

Un día, en el cielo, se decidió castigar semejantes belicosidades. Porque allá arriba no estaban dispuestos a consentir que dos pueblos cristianos vivieran en perenne conflicto. Así pues, ángeles, santos y beatos se reunieron bajo el mandato del Supremo, quien designó como delegado ejecutor a San Fomento. Tras una rápida asamblea y una no menos diligente reflexión, se decidió por unanimidad aplicar la propuesta de castigo manifestada por San Fomento: enviar a la región donde se situaban los dos pueblos una plaga en forma de sucesivos y asustadizos terremotos. Tal diligencia afectaría por igual a los dos pueblos y ello —pensaron los congregados celestes— crearía en los ciudadanos cierta actitud de comprensión mutua cuando no de entendimiento y solidaridad. Llegó, pues, el día y empezaron a producirse intensos temblores en los campos, calles, plazas, torres y casas de los dos pueblos beligerantes. Uno tras otro se fueron sucediendo hasta más de dos mil terremotos. Incluso se pensó en el cielo que a San Fomento se le había ido la mano

Espíritu algo suficiente, San Fomento quiso exculparse ante los descontentos y no encontró mejor argumento que echar la responsabilidad de tal desaguisado al arbitrario y antojadizo movimiento de dos placas tectónicas, la africana y la europea. Según la teoría de San Fomento, esas dos placas tectónicas habían cogido ojeriza a los dos pueblecitos de la provincia de Jaén. El dictamen era tan “evidente”, que no admitía ningún otro tipo de resolución. Pasaba el tiempo y San Fomento, no lograba dormir tranquilo debido al remordimiento que le procuró su desacertado veredicto. Fue entonces como, a modo de compensación, decidió regalar, sobre todo a los torreños que habían sufrido con más ímpetu los temblores, una cueva muy grande para que hicieran con ella lo que gustaran.

52


Amalgama

Nº13

Durante un sueño, el Santo comunicó a las autoridades civiles de los dos pueblecitos que a tres kilómetros de profundidad existía una enorme gruta de la que podían disponer a su gusto. La noticia fascinó tanto a los habitantes que enseguida echaron a volar la imaginación pensando que encontrarían en la gruta vestigios por lo menos tan espléndidos y valiosos como los de las pinturas rupestres de Altamira o como el grandioso espectáculo de estalactitas y estalagmitas de la Cuevas de Nerja. Y ya pensaban enriquecerse al convertir la cueva en un sensacional atractivo turístico y quién sabe si un día la UNESCO la designaría Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Y como ocurre a menudo, hubo división de opiniones: más de uno se dijo que «el señor San Fomento podía haberse guardado el regalo donde yo sé». En cambio otros, a pesar de la desilusión, pero arropados por ese ingenio pragmático que caracteriza a la gente de La loma jiennense, pensaron que aquella inmensa cueva podía ser la solución ideal al problema del almacenamiento del alpechín que tantos trastornos de espacio y de olores les procuraba cada año. Efectivamente, los abundantes deshechos de la recolección de la aceituna podrían deslizarse con suma facilidad hacia la cueva ya que ésta se situaba muy por debajo del nivel freático. Comenzaron, pues, a encauzar el líquido espeso, negro y mal oliente hacia las profundidades de la tierra. No tardó en producirse, por la descomposición, un fuerte olor a metano. Desde su celestial altura, San Fomento observaba a sus protegidos y empezó a sonreír cuando vio que cayeron en la cuenta de que podían almacenar en la cueva grandes cantidades de biogás para luego distribuirlo al resto de España.

Transportados por el entusiasmo y sin gran planificación previa los habitantes de los dos pueblos vecinos se organizaron en turnos y taladraron con ahínco y sin descanso la tierra hasta que llegaron a la prometida gruta la cual les sorprendió por sus imponentes dimensiones y, sobre todo, por la total ausencia tanto de huellas o residuos prehistóricos como de prodigios geológicos. En fin, la cueva mostraba el más árido panorama de una enorme cavidad monda y lironda.

Y así fue como por así decir «sin comerlo ni beberlo», una región con pobres recursos energéticos, se descubrió una manera de conseguir gas mediante recursos naturales.

Surgió entonces la gran pregunta: ¿Qué turista se atreverá a descender unos kilómetros bajo la superficie de la Tierra para encontrarse con este vacío estepario? Pronto cayeron en la cuenta que habían vendido la piel del oso antes de matarlo. Pero ¿cómo pensar que San Fomento se habría burlado una vez más de ellos? ¿Qué hacer entonces con esta descomunal hendidura?

Hoy, año 2050, la zona de la Loma es rica en aceite de oliva y uno de los lugares más importantes de España en la producción de biogás. Así fue como San Fomento, al ver su descuido reparado, recuperó la beatitud celestial. Y los habitantes de La Loma vivieron felices y comieron perdices. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

53


Amalgama

Nº13 Poco antes de abandonar este destino, se casa y concursa nuevamente para obtener plaza en una cortijada de su amada y soleada Andalucía: Bélmez de la Moraleda. Allí fue el único maestro y supo ganarse el aprecio y la generosidad del pueblo entero a base de su entrega y quehacer cotidiano hacia todos sus habitantes, ya que su magisterio llegó no sólo a los niños o jóvenes. Enseñó a leer y ayudó a las labores de todo tipo, especialmente en las culturales, sintiéndose todo el mundo agradecido ya que para él no contaba el tiempo lectivo marcado por el horario o calendario escolar de turno. No tenía esos tiquismiquis de que ahora toca holgar, ahora trabajar. Fue maestro a tiempo total para este pueblo jiennense que, cuando volvió tras treinta años de ausencia, yo personalmente pude apreciar el cariño y el amor que se le profesaba, abrazándosele hombres y mujeres más grandes que castillos, quienes guardaban en su mente y en su infantil-juvenil recuerdo la labor que don José había realizado siempre con ellos, queriéndoles más como hijos que como alumnos. ¡Desde luego es de admirar cómo se puede ganar tanto aprecio y admiración! ¡Cómo debemos aprender las nuevas generaciones de estos vivos e imperecederos ejemplos del tan masacrado Magisterio Nacional...!

BIOGRAFÍA DE UN DOCENTE Fernando Sánchez Resa

El 16 de enero de 1915 nacía en Úbeda (Jaén), ciudad plagada de monumentos e historia, un hombre que con el devenir del tiempo llegaría a ser maestro en el sentido más amplio de la palabra. Siendo su padre militar y poeta, le dio la impronta más señera para que su profesión fuese la de educador; recibiendo por parte de su madre esa femenina mano necesaria para que esta honrosa senda fuera de rosas coronada. Tuvo ocho hermanos y cada cual se dedicó a lo que pudo, siendo solamente la pequeña la que siguió sus pasos: cogiendo este camino de lágrimas y esperanzas para ganar el sustento y sentirse plenamente satisfecho con la seguridad del deber cumplido. Su madre murió pronto, siendo él un mozalbete, cuando sólo llevaba estudiados dos cursos del Plan Antiguo, precisando colocarse de pasante (a sus 16 años) en la escuela que dirigía don Pedro López Caballero en la propia ciudad que le vio nacer. Con gran esfuerzo, y por libre, autodidácticamente, termina los cuatro cursos de Magisterio, para poco después presentarse a las oposiciones por el famoso y magnífico Plan Profesional, que saca en primera convocatoria, en Madrid, el año de gracia de 1935. La guerra civil llegó pronto, por desgracia, para cortar estos estudios y truncar las mayores esperanzas. Al terminar, nuestro personaje finaliza también dicho Plan Profesional (que se componía de tres cursos de Pedagogía en la Escuela de Magisterio de Madrid) y hace un cuarto curso práctico (y con paga) en el Colegio José Echegaray (calle Serrano) de la capital de España. Acaba con el número 16 de la quinta promoción de los noventa aprobados, pero al no ser “camisa vieja” ni ser ex perseguido, no teniendo “méritos…”, elige plaza de los últimos, correspondiéndole Pedrezuela (Madrid); donde permanece cuatro cursos, ocurriéndole allí mil y una anécdotas con las que se podría escribir un hermoso y suculento libro. En ese pueblecito se haría palpable el famoso dicho que recorrió durante mucho tiempo nuestra nación: «Pasas más hambre que un maestro de escuela...». A pesar de ello, él no se amilana y trabaja con tesón, no cejando nunca en el empeño de que el niño es lo primero y lo importante, dándose a él por entero y a su escuela, sin ningún alarde por ganar premios u honores.

Allí, nuevamente, le ocurrieron multitud de anécdotas que, aunque sea alguna, quiero reseñar. Así, cuando llegó por primera vez al pueblo, creían que era músico y que iría a tocar los instrumentos cuando llegase el domingo. Pero llegado este sagrado día todos los del pueblo se quedaron extrañados al comprobar que esto no fue así. Al enterarse del sambenito que le habían colgado, nuestro maestro le pregunto al vaquerillo que vio más a mano: —Oye Anselmo, ¿qué instrumento has visto tú en mi casa para creer que iría a tocarlo el domingo...? Ni corto ni perezoso aquél le señaló un molinillo de café que nuestro docente tenía en la estantería de su casa... Para corroborar el buen humor de don José, apuntaré una anécdota más. A los cortijeros se les ponía la contribución según el número de animales y José “el Tuerto” se quejaba de lo mucho que le habían puesto para pagar. Nuestro sin par personaje, le respondió sumamente serio pero con gracia: —Usted no debe de quejarse pues sólo llora con un ojo... Tras permanecer por espacio de cuatro años, se viene a Torreperogil, que dista nueve kilómetros de la ciudad que le vio nacer; donde permanece por siete cursos consecutivos dejando en su partida múltiples alumnos y amigos que lo

54


Amalgama

Nº13

recuerdan como maestro ejemplar dedicado a su labor magistral.

políticos se pongan de acuerdo, pues ya nos amenazan y con más y más reformas… Luego dirán que salimos mal parados en el informe PISA y otros estudios similares… ¿Por qué será…?

Nuevamente ha de partir en este peregrinaje que le metería de lleno en la ciudad de su mujer, de sus hijos, de toda su familia: Úbeda. Concursa por asuntos familiares, pues sus hijos van siendo mayores y precisan estudios y ambiente más urbano.

LA BUENAVENTURA

¿Te la digo resalao? Dame tu mano en cuestión. Na más mirarla te digo que eres maestro antiguón. Te ha quitado un poco el sueño los niveles y el CEDODEP y cuando ya respirabas el Señor te vino a ver. ¡Giro de noventa grados! oías a no sé quién. Y al poco tiempo escuchabas: ¡Gira lo mismo otra vez! Ya la calma renacía, la paz volvía a tu sien cuando de nuevo te dicen: ¡Renovarse o perecer! De conocimientos nada al niño le debes dar solamente materiales para enseñarle a pensar. Prepárale muchas fichas en forma de crucigrama y verás como jugando sabe lo que es… “Organigrama”. No le hables de Lenguaje, Matemáticas o Religión, que aprenda que ahora se llama “un Área de Expresión”. Mas duerme tranquilo, espera que en diez años “pue” pasar, que te mueras, te jubilen... o cambie de nuevo el Plan...

Llega a las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, donde permanecerá 27 años de andadura profesional ininterrumpida, para llegar al día 4 de Noviembre de 1980 (con más de 40 años de servicio en sus espadas y garganta) a la más honrosa y merecida jubilación. La labor realizada en la SAFA es inmensa y están para demostrarlo la cantidad de promociones que ha sabido llevar a feliz término con buena mano, encontrándose entre sus alumnos renombrados maestros, inspectores, etc. que han seguido la huella marcada por este singular maestro. Fue visitado y admirado por múltiples inspectores, directores provinciales y gente varia del mundo profesional del magisterio que de forma verbal, y con escritos que guarda, confirman todo lo que aquí estoy relatando. Fue invitado también a compartir sus infinitas experiencias, chascarrillos, máximas, triquiñuelas... para comentarlas a los nuevos estudiantes de la nueva Escuela de Magisterio de Úbeda, impartiendo alguna que otra charla; aunque no se llegó a sacar el fruto que se podía exprimir de su larga y dilatada vida profesional. Se dedicó por entero a sus alumnos, dando clases particulares hasta las tantas de la noche para poder sacar adelante a su familia (esposa y tres hijos); siendo sus dos hijas las que han seguido su ejemplar estela, infundiendo en ellas el amor al trabajo y al niño, que todo buen maestro debe saber llevar diariamente a sus clases. Era poeta como su padre y además de los jocosos, escribiendo bastante aunque no haya sido amigo de publicar. Mas yo le pedí amablemente su consentimiento para transcribir el siguiente poema que compuso ya próximo a jubilarse, mentando los sinsabores de la profesión y, sobre todo, lamentándose del patrón Estado que no supo apreciar la valía que este maestro y otros muchos, ya jubilados, del Plan Profesional del 36, atesoraban. Han pasado ya más de 33 años desde que se jubiló… Y este poema sigue tan vigente como en 1980, pues desde entonces más de media docena de reformas educativas han caído sobre las espaldas de maestros y alumnos (principalmente), y de la sociedad en general; y no hay visos de que (en lo educativo) los

Nuestro personaje se llamaba José Latorre Salmerón y murió en su ciudad natal el 13 de febrero de 1993.

55


Amalgama

Nº13

MI PASO POR EL INTERNADO

a ser dos o tres años de convivencia codo con codo y día con día. De estos compañeros, va a depender parte de los resultados que vas a alcanzar al final de tu periplo. Va a depender el ambiente de estudio, el comportamiento cotidiano, la ayuda que puedas necesitar y encontrar en esa pequeña y reducida familia en tan reducido espacio. Digo bien lo de la familia, pues para muchos era la primera vez que dejábamos el “nido familiar”; era la primera vez que no tenías a nadie cerca para que te ayudara o te sacara las castañas del fuego. Tenías que ser tú el que decidiera el cómo, el cuándo y el por qué hacer o no hacer aquello o esto. Y en esa tesitura, tener a unos compañeros que te aconsejaran o te guiaran para tomar una decisión, era muy de agradecer. Al final te equivocabas o acertabas tú, pero podías compartir tus penas y tus alegrías. Recuerdo mis noches de estudio solidario, en las que unos nos animábamos a los otros para no cejar en el estudio y rendirnos en brazos de Morfeo en vez del estudio. Pero también recuerdo las tardes de cine en el gallinero de los dos cines existentes en Úbeda. Como se nos quedaban cortos ambos cines, programábamos viajes a los pueblos cercanos (o no tan cercanos) para renovar la cartelera. Cómo hacíamos auto-stop los cuatro de la habitación, cómo llegábamos hasta el pueblo elegido, cómo veíamos la película y cómo, en algunos pocos casos, teníamos que hacer verdaderas odiseas para volver al internado antes de la hora de cierre. Por la protección de una verdadera corte de ángeles de la guarda, lo conseguimos siempre, aunque alguna vez poniendo nuestra integridad física muy comprometida y llegando a la meta cuando el encargado de cerrar las puertas estaba a punto de hacerlo. En ese momento preciso, nos bajábamos del último coche que nos había llevado hasta allí en volandas, y no es un eufemismo sino una realidad. Ejemplo: Linares, “La leyenda de la ciudad sin nombre”, 23.05 h puerta del cine, cuatro internos sin transporte a Úbeda, auto-stop, 23.52 h, Baeza, auto-stop, Citroën dyane 6, conductor joven y con ganas de “acongojar” a cuatro internos pardillos, 23. 59 h puerta del internado de la SAFA, cuatro internos pardillos que se bajan de coche, dan las gracias y besan el suelo en presencia del director que llegaba para cerrar la puerta del internado. ¿No os salen las cuentas?, a los cuatro internos pardillos, tampoco, pero así fue cómo ocurrió y así os lo cuento.

Paco Ruano

Antes de empezar a recordar mis años de internado, me gustaría dejar muy claro que todo lo escrito a continuación son “mis vivencias” y solamente “mis vivencias”. Nadie debería sentirse ni aludido ni dañado; son “mis recuerdos”: unos más nítidos y otros menos, a tenor de que han pasado más de cuarenta años. Son los recuerdos de un tiempo inolvidadable e inolvidado, que marcó mi vida de alguna manera. Si alguien se siente ofendido… le pido disculpas, pero no ha entendido mi mensaje: mensaje de vida y de cariño, de nostalgia y de amor a todo aquello y a todos aquéllos con los que pasé estos hechos. Dos años de mi vida, me los pasé en régimen de internado. Fueron dos años que marcarían tanto mi vida personal, como mi vida vocacional-laboral. Dos años que pudieron muy bien ser sólo dos meses por motivos económicos. Estudiaba con beca en el internado de los jesuitas en Úbeda, la conocidísima SAFA de Úbeda, cuna de muchas generaciones de maestros/as que están extendidos por todos los confines de la piel de toro. Tenía el convenio con el Colegio de pagar, por curso, lo recibido con la beca. Pero aquel año las becas se quedaron por el camino; no había dinero en las Arcas públicas y reducir gastos suprimiendo las ayudas a la educación era ya práctica habitual a principio de los años 70, como lo es hoy. Se me dio un ultimátum por parte del Colegio y tuve que abandonar los estudios durante unos días y marchar a entrevistarme con el rector universitario de turno para convencerle de que, de esa ayuda, dependía parte o todo mi porvenir. Conseguí la mitad de la beca y el Colegio se acomodó a ello; y retomé las clases y el internado. Aquel internado, supongo que como todos, era un mundo aparte. Allí se vivían momentos alegres y momentos tristes. Allí se estudiaba, pero también se caía en malas prácticas: como el juego, la bebida, las peleas, los odios… Y de vez en cuando, sólo de vez en cuando, algún compañero estudiaba anatomía aplicada con alguna compañera en complicidad con todos los internos restantes, que dábamos cobijo temporal a los compañeros de habitación del afortunado estudiante anatómico. También el internado es una maravillosa aula donde aprendes esa difícil asignatura de la vida; y muchos la aprobaban y otros, pocos eso sí, la suspendían con nota deficiente. Supongo que fuera de aquellos muros…, también habremos suspendido o aprobado, según nuestro talante.

Recuerdo las tardes de confidencias, las tardes-noches de cena en el bar de la escuela de Peritos. Un huevo de paloma y un vino por 2.50 pesetas. Lo malo era que no se quedaba en un huevo, después del primero venía el segundo y el tercero y así hasta el noveno o décimo, acompañados religiosamente por sus consiguientes nueve o diez vinos. Resultado… llegar al internado de forma milagrosa y encontrarte en la cama arropadito por intervención divina. Pero también recuerdo las tardes de preparación de clases; la preparación de las clases-dramatizadas de la Religión impartidas por el padre Bel, Horacio Bel; la búsqueda de material utilizable; las entrevistas para documentarte sobre los temas variopintos escogidos por todos en plena democracia interna de la clase.

Desde el primer día que entras en un internado, cambia tu vida; cambian tus costumbres, cambian tus amigos y todo te parece nuevo en ese mundo desconocido. Lo primero es tener suerte de los compañeros de habitación con los que vas a compartir tu tiempo de estancia. Si todo te va bien, van

56


Amalgama

Nº13

cierto, ¿qué calificativo se os ocurre para esta “novatada”? Entre habitaciones, también había invitaciones de cortesía. Invitábamos a los miembros de otras habitaciones a visitar la nuestra e intercambiábamos impresiones y algún que otro piscolabis de galletas o chocolate o chorizo y salchichón; al poco tiempo éramos invitados a visitar la suya. Todo cortesía y buenas maneras… hasta que no era así. También estaban las tardes grises o negras. Tardes en las que alguno se pasaba de rosca con el “chupito” y se le ponía mal genio. Por el bien de todos, se tapaba. O tardes en las que se organizaba alguna timba de juego, donde siempre había un pardillo que caía en manos de los carroñeros de turno, que los había. Los había allí, como en todos los sitios, pero el dinero no era lo que sobraba ni en los internos ni en la mayoría de las familias que hacían un esfuerzo enorme para la adecuada formación de sus hijos. Ejemplo: Año 1971, media tarde de un día cualquiera, un pardillo se juega 1000 pesetas a los montones, el equivalente a 350 € actuales, se los juega y pierde pues le han hecho trampas. ¿Denuncias al tramposo? ¿Te callas y permites el “expolio” del amigo? ¿Lo dejas estar para que le sirva de escarmiento? El tahúr de turno perdonó la deuda y el “casi expoliado” aprendió la lección. Una lección más aprendida en aquel entorno tan real como la vida misma.

De mis profesores, guardo un recuerdo imborrable del Padre Horacio Bel, como ya habréis adivinado, educador adelantado a su tiempo en veinticinco años, adelantado en ideas y en métodos de enseñanza. Aprendí verdadera Religión, alejada de la teoría y cercana a la práctica diaria. Aprendí que en una clase de Religión se habla de religión pero se puede hablar de sociedad, del paro, de política humana, de solidaridad real… de vida. Y que, aunque parezca un juego de palabras, una religión que no se vive, es una religión muerta. Él la hacía vida y nos la hacía vivir en clase y en nosotros mismos. Recuerdo a D. XXX profesor de Ciencias y que tenía una descarada predilección por las chicas del curso. Chicas que si no llegaban al aprobado por poco, le lloraban un poquito solamente y llegaban al cinquillo, raspado, pero cinquillo al fin y a la postre, Si un chico iba en las mismas condiciones, muy serio D. XXX contestaba: «Estudie usted, señor…, estudie usted». Era curiosa la distribución de la clase en los exámenes de D. XXX: delante y aislada, una compañera que se había estudiado el examen a conciencia para hacerlo bien sin necesidad de ayudas y que ese día, precisamente ese día, su falda era todo lo corta que su pudor le permitía; y si no se lo permitía, se buscaba a otra compañera menos pudorosa... Detrás, pero bastante atrás, los demás de la clase, muy juntitos para poder “ayudarnos cristianamente” los unos a los otros. D. XXX no se enteraba de nada de lo ocurrido durante el examen, se quedaba embobado mirando a aquella islita femenina alejada del conglomerado de compañeros/as que sacaban libros, apuntes, cuadernos…Recuerdo a Julio, no era profesor, pero sí el vigilante del orden en los dormitorios. Era un sevillano resalado y que, nunca supimos la razón, se sentía atraído por nuestra habitación. Por las noches, después del toque de silencio, se venía a hacernos compañía unos buenos ratos, contando chistes, anécdotas o experiencias vividas a lo largo de su mediana edad. Creo que alguien se chivó a la superioridad, al siguiente año, Julio ya no estaba en el internado. Teníamos un profe de Lengua y Música que era un melómano, durante los exámenes algún externo le llevaba un tocadiscos portátil y algún LP (Long Play, disco de larga duración) de música clásica y se quedaba embobado escuchando música, como D. XXX mirando a la mini faldera de turno. Los alumnos a su ritmo de realización del examen. En un examen, fui testigo de un compañero que se salió de clase, fue a la habitación a por sus apuntes, volvió a entrar en el examen y el profesor…ni se enteró. De todas formas, con este profesor no hacía falta copiar, cuando acababa el examen, mandaba al delegado que recogiera los exámenes de los internos y que se los llevara a su habitación hasta la mañana siguiente que se los daba a primera hora de la mañana. Ni que decir tiene, que lo escrito durante el examen, era sustituido por la tarde-noche en la habitación del delegado por otro examen correctamente desarrollado en tu habitación y que el querido profesor puntuaría con una nota acorde a los conocimientos allí expuestos. No todos los profesores/as eran así, pero estos son de los que más te acuerdas al cabo de cuarenta años. Todos eran buenos profesores que hicieron lo posible

Mucho se habla de las novatadas y todos conocemos algunas crueles e infames, pero pocas veces he asistido en persona a una tan… ¡Dios!, no encuentro palabras para describirla, hacedlo vosotros. Una tarde nos avisaron de que le iban a hacer una novatada a un compañero. Nos reunimos un pequeño grupo en aquella habitación, en la cual, nos encontramos con que habían atado de pies y manos a la víctima. Con mucha suavidad bajaron los pantalones y calzoncillos del compañero y…, fruto de un minucioso trabajo manual, sacaron un fino embudo de papel que introdujeron por el pene cual sonda urinaria y en la parte ancha del embudo derramaron un chorrito de colonia. Aquellos que alguna vez hayan visto imágenes de un rodeo americano, y hayan visto la monta de toros bravos, podrán imaginarse los saltos de aquel compañero. Desde el suelo, aquel cuerpo botaba dando unos alaridos desgarradores ante la sorpresa y estupefacción de los invitados presentes que no reaccionamos ante aquel espectáculo inesperado. Uno sí reaccionó y rápidamente llenó el lavabo del servicio de la habitación y llevaron lo más deprisa posible al compañero desesperado, el cual al introducir su miembro en el agua, tuvo la experiencia, sin duda alguna, más gratificante, el placer más puro a niveles de éxtasis místico. Lástima que en aquellos años no hubiera móviles con cámara, aquella expresión de felicidad, de nirvana… debería haber quedado para la posteridad. Nos juramentamos: “lo del internado, se queda en el internado” y jamás se volvió a hablar del hecho. Creo que en mi vida, esta es la tercera o cuarta vez que lo cuento; y lo cuento porque, si fue delito (que lo sería), ya ha prescrito de sobra. ¿Alguien más se acordará? Tengo la experiencia de que los humanos olvidamos con mucha facilidad, pero soy Escorpio y los de mi signo, recordamos algunas cosas demasiado bien, mejor de lo que nos gustaría hacerlo en ciertos momentos. Por

57


Amalgama

Nº13

y lo imposible por meter en nuestras cabezas una educación y una formación acorde con la trayectoria jesuita, y yo se lo agradezco a todos. Bueno…a todos no, hubo una profesora que era dada a las puestas en común en mesa redonda entre los alumnos mientras ella se dedicaba a la noble tarea de leer comic de Mortadelo, Jaimito o Pumba, etc. Con ser esto incorrecto, cuando menos, no fue lo peor. Lo peor fue cuando al final de curso obligó a varios alumnos a realizar un trabajo bastante completo sobre algunas novelas leídas por los sujetos. Presentados los trabajos… los recopiló, quizá los corrigió en algo, y los presentó como trabajo de final de carrera o de doctorado o de lo que fuera. Se aprovechó del trabajo ajeno y nos enseñó otra gran lección de vida: “te encontrarás con gente que se aprovechará de ti y de tu trabajo, seguro que te los encuentras”; quizá fue la primera, pero no la última vez que lo hemos sufrido en nuestra vida o profesión.

compañera que asumió, en aquellos tiempos tan difíciles e hipócritas, el papel de prostituta en la clase del Padre Bel. Tuvo que soportar las bromas pesadas y otras cosas de los “pesados de turno”, maravillosa actuación de la compañera. Otra tuvo que aguantar calificativos descalificantes de compañeros a los que no dio lo que ellos querían y corrieron la fama de “mujer de moral distraída”, definición suave acuñada por el Padre Bel para definir a una puta. ¿Alguien se escandaliza?, pues ponerse en la piel de la compañera en los primeros años de los 70: digna de admiración… Resumir en unas páginas, todo lo vivido en el internado… es imposible. Queden estos recuerdos traídos con alfileres de mi paso por el internado de la SAFA de Úbeda. Allí quedaron lágrimas y risas; triunfos y decepciones, muchos compañeros y pocos amigos verdaderos, cines y libros… Y quedaron los firmes cimientos de una vocación, una autentica vocación, de una parte importantísima de mi vida y de la vida de los miles de niños/as que han pasado por mi vida y la de mis compañeros. Si volviera a nacer… volvería a pasar por el internado de la SAFA de Úbeda y me gustaría volver a compartir estos y otros momentos vividos, sentidos y recordados para siempre, junto a aquellos con los que los viví. Un recuerdo emocionado para los que ya no están; y mi afecto y mi cariño para todas y todos con los que coincidí por aquellos lares giennenses. Espero volver a ver a muchos de aquellos coetáneos internos y externos.

De mis compañeros/as, buenos recuerdos en general y especial de una persona que me apoyó, que creyó en mí y a la que le debo una buena parte de mi carrera. Siempre estuvo allí y yo no le podré jamás pagar de ninguna manera su presencia. Recuerdo a aquella compañera: simpática, alegre, brillante… que se despedía cada día de una forma especial: «Daros por besados todos, que no tengo tiempo “pa ná”». Me han dicho que ya no está entre nosotros y lo siento en el alma. O de aquella otra

Promoción 1973 de Magisterio, curso 71/72

58


Amalgama

Nº13

EXCELSO MAESTRO…; PSICÓLOGO PERSPICAZ…

Fernando Sánchez Resa Don Lisardo Torres Torres en el libro: SAFA, medio siglo de educación popular en Andalucía (que tan amablemente nos está resumiendo -en parte- José Mª Berzosa).

A D. Lisardo Torres Torres tuve la suerte de conocerle en primero de magisterio (allá por el curso 1970-71). Fue mi profesor de Psicología General y Evolutiva; y en verdad que quedé impactado por su docencia y personalidad… A mis dieciséis años, fue todo un descubrimiento constatar que alguien nos sabía explicar, maravillosamente bien, una asignatura, que servía -nada más y nada menos- para “conocerte a ti mismo”, y también a los demás… ¡Algo sumamente importante, a esa edad (y a cualquier otra…)!

Leyéndolo me enteré de múltiples detalles de su currículum profesional y safista: que la Escuela de Magisterio pensó en él, como competente maestro, para psicólogo de la Institución, enviándolo a estudiar psicología a la Universidad Pontificia de Salamanca; que ayudó a D. Manuel García Tejada a hacer las pruebas de selección entre los centros de la institución; que fue durante muchos años uno de los Él fue el responsable de que yo quedase prendado de escogidos jóvenes profesores, venidos del norte de la Psicología e hiciese mi segunda carrera universitaria España, que constituyeron el claustro de la Escuela de por la UNED: en un plan que empezaba directamente Magisterio; que hacía pruebas psicotécnicas dirigidas en primero (hasta quinto de carrera) sin tener que por él y que se aplicaban a los alumnos de 12 o 13 cursar los tres primeros años de comunes de Filosofía y años para poder ingresar en la escuela de magisterio; Letras… que la EGB contó en aquellos años con maestros de reconocido prestigio como él; que fue jefe de estudios Entre las variadas anécdotas, que recuerdo, escojo una: en la Escuela de Magisterio mientras yo cursaba mi cuando una tarde se fue la luz eléctrica y estábamos carrera de maestro en la Safa de Úbeda; y que, como dando clase con él (en primero B de magisterio), siguió veterano de esta institución, dio cursillos de impartiendo su docencia, como si tal cosa, ilustrando de José J. Arandaprofesional González actualización para el tercer curso de anécdotas su explicación, de manera que todos prácticas del plan 69 de la quedamos callados sin que se produjese un ruido oLOS TRANSFORMADOREScarrera de magisterio (y para otros maestros de Úbeda o localidades vecinas), cualquier otra cosa rara… ¡Con lo fácil que hubiese sido DE ENERGÍA con gran solvencia y desparpajo, juntamente con otros -a esa edad- que cualquier follonero (de los que inspectores y antiguos profesores de alto prestigio. siempre se encuentran en cualquier grupo humano…) hubiese saltado con alguna gracia o “boutade” para ¡Quienes mejor lo conocieron -y sintieron su temprana provocar la carcajada y burla general; y que lo hubiese pérdida- fueron su esposa (Asunción) y sus cuatro dejado en evidencia! Pero, ya digo: con su gran hijos (Pilar, Asunción, Adolfo y Jorge)! Ese deje maestría y tantos años de experiencia supo afrontar la gallego, en su forma de hablar y ser, nunca llegó a situación como gran profesional que era… írsele de todo; a pesar de los muchos años que vivió en Andalucía…

Por aquel entonces tenía diferentes empleos, pues, además de trabajar en la Safa de Úbeda (Jaén), era director de un colegio de primaria en Baeza que tenía dos sedes (no sé si era el Antonio Machado); y nos invitó un día para que lo visitásemos… ¡Quedamos lógicamente encantados, por su maestría y simpatía…!

Me enteré de su prematura muerte (por culpa de una gripe que se le complicó) cuando ya estaba yo trabajando de maestro en Tolox o Marbella (Málaga). Sentí mucha pena no poder agradecerle, en persona, la fértil semilla que había plantado en mi mente y en mi voluntad para tratar de ser como él: un excelso maestro, henchido de una perspicaz psicología, que sabía atraerse a todo tipo de alumnado, fuese cual fuese su edad…

Bastante tiempo después, supe de sus primeros estudios en Comillas y de su truncada vocación religiosa; pero también de que echó todas sus fuerzas físicas y mentales- en el proyecto de las Escuelas de la Sagrada Familia, según cuenta el Padre Bermudo (S.J.)

Úbeda 20 de abril de 2013 59


Amalgama

Nº13

Transformadores de energía

Pepe Aranda nos introdujo en Amalgama 10 en el fenómeno de los temblores de tierra que se vienen produciendo en Torreperogil y Sabiote. Con este segundo artículo abunda en su interpretación sobre las causas que los provocan. Parece que técnicos y políticos van poniendo oído a las indicaciones de nuestro querido Pepe.

José J. Aranda González

Me envía mi amigo Pedro Mora un Email para recordarme que está preparando su revista número 13 de Amalgama y me sorprende que no me haya eliminado de su grupo de “escribidores”. Esos son amigos, que se preocupan de meter “caña” a este prejubilado para que no se aburra.

¿Cómo cargamos de energía nuestras oquedades? La oquedad se carga de energía introduciendo vibraciones, energía oscilatoria. Una vez que se ha cargado, y esas oscilaciones la hacen entrar en resonancia, entonces, nuestro hueco se manifiesta al exterior como una explosión y su consiguiente temblor. Un ejemplo muy gráfico es la plataforma Castor de Vinaros (existen vídeos).

Aprovechando el revuelo que siguen originando los temblores en Torreperogil y Sabiote, voy a dar una teoría que será tan fácil que, seguro, la va a “entender” todo el mundo.

En los “terremotos” de Torreperogil y Sabiote, el IGN (Instituto Geográfico Nacional), junto con el equipo que ha formado, ha dado sus conclusiones y achacan los “terremotos” a la existencia de dos fallas que se han “relajado” y que las están presionando las cortezas africana y europea para que no se relajen tanto, digo yo. Es curioso que dos cortezas tan grandes se hayan fijado sólo en Torreperogil y Sabiote. También existe la hipótesis de la hidrosismicidad. A la hidrosismicidad la han descartado por votación popular. Al hilo de la “hidrosismicidad” se me ocurre que tienen mucho que ver con nuestros transformadores de energía.

Creo que era Albert Einstein el que decía: “LA ENERGÍA NO SE CREA NI SE DESTRUYE, SÓLO SE TRANSFORMA”.

Bueno, puede que no lo dijera Albert pero como ya sabes: lo difícil es llegar a ser un genio. Una vez que llegas, te lo cuelgan todo (eso dicen). Mis transformadores de energía van a consistir en las oquedades que tiene nuestro planeta, llamado Tierra. A nadie se le escapa que la Tierra tiene innumerables grutas, muchas las conocemos pero nos quedan muchas por conocer y estoy casi seguro que las confundimos por fallas.

Razonemos con las bases que nos dieron en la SAFA. El Sol es una fuente de energía, de momento, inagotable. Esa energía, al calentar el agua de los mares nos origina vapor de agua creando las nubes que nos provocan la lluvia, tormentas, relámpagos, truenos, nieve…

Nuestras oquedades van a ser nuestros transformadores de energía. La energía al transformarse se nos va a presentar en forma de explosión que lleva asociado un temblor de tierra. Hemos oído hablar se enjambres sísmicos consistentes en pequeños y repetidos temblores de tierra. Siempre nos ha resultado socorrido echarle la culpa a las “fallas”, lo cual, no me deja de parecer un “fallo”.

Los relámpagos se “entienden” porque todos los vemos, incluso “entendemos” que se puedan originar millones de voltios que son los que provocan la ruptura del dieléctrico entre la nube y la tierra. También entendemos lo del trueno, es normal que asociemos un “chispazo” a un ruido. Lo vemos y no hay que 60


Amalgama

Nº13

hacer un acto de fe.

Imaginemos que esa oquedad tiene una altura suficiente para que nuestra agua produzca sonidos, vibraciones, y que nuestra oquedad empiece a acumular tanta energía que necesite liberarla. ¿Cómo nos imaginamos que será esa liberación? En esa oquedad existe un momento que entra en resonancia y libera toda su energía en forma de explosión. Claro, aquí no ocurre como con los relámpagos que lo vemos y “entendemos” de una forma más evidente.

Ahora nos vamos a fijar en ese agua que queda depositada en lo alto de las montañas y que el Sol se ha encargado de darle una energía que, en potencia, está por presentarse. Ese agua, al bajar de las montañas origina ríos con sus placenteros sonidos. Está claro que esos sonidos son otra forma de energía vibratoria, más intensa cuanto más alto es el desnivel. Por ejemplo, no me imagino las cataratas de Iguazú en un espacio cerrado, seguro que esa gran energía habría originado una explosión que las habría dejado al aire, que es como están.

A partir de ahora, si es que esto se entiende, las series o enjambres sísmicos irán asociados con las “Cavidades resonantes”. Así habremos creado un importante apartado en el que su estudio originará que cambie el concepto de terremoto y hablemos de “temblores” y explosiones con los que nos asusta nuestra querida Tierra.

Hecha esta pequeña introducción nos imaginamos que el agua de montaña encuentra un camino hacia alguna de nuestras innumerables y desconocidas oquedades.

Transformador eléctrico Para los que no estén familiarizados con los asuntos eléctricos, el transformador es un dispositivo imprescindible en electricidad y electrónica. Su misión es transferir al circuito SECUNDARIO la energía ondulatoria aplicada al circuito PRIMARIO. Se dice que toda la potencia del primario se refleja en el secundario, salvo las pequeñas pérdidas que se producen en el núcleo magnético. Aplicando este concepto al asunto de los temblores, el primario sería los 3 Km de corteza situada entre la superficie y la oquedad, el secundario, la propia oquedad. El primario recoge energía en forma de radiación solar, vibraciones, etc. y la transfiere a la oquedad. Ésta la acumula y cuando se llega a la condición de resonancia, la devuelve hacia la corteza de manera violenta e instantánea.

61


Amalgama

Nº13

7. Nuestras vidas

Justo Carrillo Vizcaíno ( Internado de Villanueva)

Durante el mes de mayo, en el patio del colegio, recitábamos poesías a la Virgen. Esta es la que más recuerdo, dice así: Para los que no tenéis padres, calmar el llanto. La Virgen os protege bajo su manto. La Virgen Madre, que a todo huerfanito, sus brazos abre.

Soy Justo Carrillo Vizcaíno, nací en Pontones de Segura, en un cortijo que se llama Espumaderas Altas en el año 1942. Con 10 años, no sabía leer ni escribir, pero tuve la gran suerte de ingresar en los jesuitas de Villanueva del Arzobispo por mediación de una gran señora llamada Doña Carmen Benavides, mi hermano Gabriel, había entrado un año antes que yo.

Yo tuve en este colegio muchos amigos, prácticamente éramos todos, aunque de los que más me acuerdo son José Bautista "este a menudo lo tengo aquí", José Moreno Cortés, Galera, Cabrera y tantos otros. Dejé el colegio por el año 56 y me fui a la sierra, pues a Úbeda, no podía, no había dinero en casa, a pesar de haber salido “Copríncipe” el año anterior.

Tengo que contar muchas cosas buenas de este colegio, hoy los pocos estudios que tengo (solo 4 años), se los debo a ese gran colegio, incluidos sus grandes profesores, con un gran rector, que con pocos medios, procuraba siempre que los 72 niños que estábamos, no pasáramos hambre. Vaya mi estima y gratitud al Padre Pérez y para los profesores D. Rogelio Lara, D. Carmelo Miranda, D. Eduardo Navarro y algunos otros más. Recuerdos son muchos los que guardo, principalmente de los meses de "mayo".

A los 17 años me fui a Seo de Urgel y Andorra, trabajé en lo que salía y al poco tiempo comencé a trabajar en la hostelería, después de hacer la mili, volví otra vez a Seo de Urgel, pero ya novio, con la que hoy es mi mujer, se llama Luisa, a ella le debo tanto, porque siempre ha estado a mi lado apoyándome, es una gran mujer y me ha dado dos hijos Javi y Mati.

Yo entré en el colegio en septiembre y hasta junio del año siguiente, no veía a mis padres, solo podía ver a una tía mía llamada Pilar que servía a Dña. Carmen Benavides. Recuerdo a veces con tristeza ese mes de mayo, porque había muchos niños huérfanos y yo también me consideraba uno de ellos, debido al alejamiento de mis padres, ya que ellos vivían en la sierra y no podían bajar a verme, solo nos veíamos cuando nos daban las vacaciones.

Estamos en Beas de Segura, donde llevamos viviendo 39 años con nuestro negocio de hostelería, el “HOTEL-RESTAURANTE AVENIDA”. Ya somos mayores, con frecuencia me vienen recuerdos maravillosos de aquellos años de internado y después de todo lo que hemos pasado, le doy gracias a Dios. Beas de Segura, febrero 2014

62


Amalgama

Nº13

HIMNO DE LOS ANTIGUOS ALUMNOS DE LA SAFA Escrito por Antonio Lara

(Ritmo tranquilo)

(Ritmo solemne de vals)

Cantemos a la luz que anima en nuestra mente huellas resplandecientes de nuestra juventud. Venimos a la luz que enciende en nuestra vista memorias de safista y de plenitud.

Cantemos a la luz que anima en nuestra mente huellas resplandecientes de nuestra juventud. Venimos a la luz que enciende en nuestra vista memorias de safista y de plenitud. ***

En este anochecer que aun tiene claridad venimos al calor del viejo manantial. En este atardecer de nuestro caminar, volvemos al calor de nuestro antiguo hogar.

¡¡Gran estreno de música y letra!!

gggra

Úbeda, mayo de 2014

63


Amalgama

Nº13

ENCUENTRO ANTIGUOS ALUMNOS en Úbeda, 9 Y 10 MAYO 2014

PROGRAMA DE ACTOS Úbeda viernes 9 de Mayo de 2014 La jornada del viernes, tanto de la mañana como de la tarde, queda reservada para reuniones por curso en el lugar y hora que ellos programen, con objeto de acordar las propuestas que el representante de cada curso o agrupación expondrá el sábado en el encuentro general. Si se necesita aula, el colegio está a nuestra disposición. PROGRAMA 19,00 h.: Recepción y recogida de acreditaciones (Patio de columnas) 20,00 h.: Acto cultural (Salón de Actos) PRIMERA PARTE - Presentación del acto y moderador Manuel Martínez Molina. (Promoción 66) - Proclamación del Día del Antiguo Alumno por Antonio Ramírez Mena (Promoción 60) SEGUNDA PARTE -Pieza teatral a cargo de antiguos alumnos dirigida por José Sánchez Cervera. (Promoción 66). -Actuación alumnado de Primaria (Concierto, teatro, coreografías) dirigidos por Luís Carlos Latorre. 22,00 h.: Copa. a) Ruta de tapas por Úbeda. (Por cuenta propia) b) Copa de vino concertada por la organización.

Úbeda sábado 10 Mayo de 2014 9,00 h.: Recepción y recogida de acreditaciones (Patio de columnas) 10,00 h.: Eucaristía 10,45 h.: Ofrenda en la Cripta 11,00 h.: Foto de familia 11,30 h.: Salón de Actos - Presentan y moderan Pedro Mora Figueroa (Promoción 60) y Francisco López Ayala (Promoción 64). - Palabras de bienvenida por Francisco Bordés (Promoción 60) - Intervención de ser posible del Director General de SAFA P. Juan Pablo Rodríguez SJ -Participación de las promociones que celebran cincuentenario: - Magisterio del 64. - Profesionales Maestría del 64. - Profesionales Oficialía del 64 - Palabras de Ramón Molina Navarrete (Promoción 70) en nombre de todos y para todos. . 12,45 h.: Palabras de clausura del Director gerente D. Víctor Pérez Cárdenas. - Canto del himno. 13,00 h.: Visita guiada al colegio a cargo de los alumnos. 14,30 h.: Almuerzo concertado por la organización.

64


Amalgama nº 13  

Revista de los Antiguos Alumnos de las "ESCUELAS PROFESIONALES DE LA SAGRADA FAMILIA" Coordinada y dirigida por Pedro Mora

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you