Page 1

FESTIVIDADES ALCUBLANAS: DE LO RELIGIOSO A LO PAGANO

ALCUBLAS CULTURAL SEPT. 2013

PEÑA RAMIRO

http://penyaramiro.blogspot.com


FESTIVIDADES ALCUBLANAS: DE LO RELIGIOSO A LO PAGANO

En las fiestas casi siempre hay dos factores que deben tenerse en cuenta: lo sagrado y lo profano. La gran mayoría son religiosas en cuanto se han vertebrado en torno a una divinidad, un santo, un acontecimiento histórico o un fenómeno sobrenatural. Pero también son fiestas civiles, donde los pasacalles, fuegos artificiales, pregones, tracas y toros se aúnan en un mismo espacio-tiempo con rituales de un profundo significado simbólico. Religioso y pagano, ritos y mitos entremezclados. Esperamos os guste...

http://penyaramiro.blogspot.com


ALCUBLAS CULTURAL Peña Ramiro SEPTIEMBRE 2013

FESTIVIDADES ALCUBLANAS: DE LO RELIGIOSO A LO PAGANO En este monográfico queremos recoger las festividades alcublanas más significativas. Muchas de ellas perduran, pero otras lamentablemente ya se han perdido. 

SAN AGUSTÍN ROMERÍA DE LA CUEVA SANTA



SAN ANTÓN



SÁBADO DE GLORIA



BAILE DE LA RUEDA MAYORALESAS DE SAN JOAQUÍN CLAVARIESAS DE LAS HIJAS DE MARÍA



 



FIESTA DE LOS QUINTOS



FIESTAS DE VERANO

“Has caído Mayoralesa El día 20 de agosto de aquel año de 1628, el Consejo acuerda que se guarde la fiesta de San Agustín como

reconocimiento del pueblo, a la generosa ayuda del Santo que permitió que la suerte favoreciera a los trabajos realizados.

del glorioso San Joaquín al primer mozo que venga ya le puedes dar el sí”.


Peña Ramiro 4

Festividades Alcublanas: de lo Religioso a lo Pagano

ROMERÍA DE LA CUEVA SANTA A las ocho de la mañana de cada primer sábado de mayo, prácticamente la totalidad del municipio se agolpa en la plaza de la Iglesia esperando la salida de la Virgen. Aparece puntual acompañada por la música, la polvora y al paso decidido de los quintos. Esta romería forma parte de las tradiciones más arraigadas de Alcublas. La devoción que los alcublanos y alcublanas han tenido y tienen a esta advocación mariana ha marcado sus vidas. Ante cualquier adversidad particular o penuria colectiva, se ha invocado a la Virgen para que aliviase la desgracia. La Virgen de la Cueva Santa, aunque no es la patrona del municipio, siempre ha sido para el pueblo un símbolo de esperanza y protección ante los infortunios de la vida.

Cada primer sábado de mayo Alcublas se levanta temprano y se pone a caminar. Nunca faltaremos a esta cita. Seguro.

En la actualidad esta romería ya no tiene exclusivamente un carácter religioso y es vivida por los caminantes de diferentes maneras. Los hay muchos que siguen recorriendo la distancia entre Alcublas y el santuario movidos por la fe y otros, muchos tam-

bién, que participan en esta romería simplemente por su aspecto lúdico y tradicional. En definitiva, se comparte un día festivo, se convive... Alcublas camina. En el "descansador" espera el almuerzo. Los coches aparcados

en las cunetas, en los ribazos, a las orillas de los caminos. Un huevo cocido, una empanadilla, un entrepan de jamón, longaniza seca... un buen trago de agua y a seguir. Ya casi hemos llegado.

Es una de las jornadas más festivas de los alcublanos. Los actos continúan. Los alcaldes de Alcublas y de Altura se encuentran cerca del santuario. El alcalde de Altura recibe y saluda al de Alcublas entregando la vara de mando. No cabe un alfiler. Los coches se han encajado en el paisaje

como las piezas de un puzle. Se va acercando la hora de comer. Mesas, sillas, capazos y neveras se van disponiendo alrededor de los pocos huecos que dejan los coches... y el sol comienza a desaparecer. Una nube de tormenta cubre el cielo

y comienzan a caer las primeras gotas. Mejor comer a resguardo porque la cosa se pone seria. Se recoge con rápidez y a casa. Volveremos después para hacer a pie el regreso, como todos los años y mientras el cuerpo aguante.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 5

SAN ANTÓN Tres días duran las fiestas a San Antón. Esta fiesta se celebra en honor al Patrón de Alcublas, San Antonio Abad. Según la tradición, se encienden hogueras por todas las calles del pueblo, y una Gran Hoguera en la Plaza de la Iglesia donde se reparten chocolate y bollos a todos los vecinos. La víspera de San Antón, el Día de las Hogueras, siempre ha tenido un sentido especial, se trata del día en el que el fuego se convierte en un simbolismo que hay que atravesar para entrar en las fiestas del Patrón. Con anterioridad, los alcublanos salen al monte a por la aliaga que dará luz a la puerta de sus casas. A las 8 de la tarde las campanas

de la torre de la iglesia anuncian el momento de prender fuego a las aliagas. Este rito se encuadra dentro de la simbología de purificación del fuego. Durante el tiempo que arden las hogueras es habitual ver a los jóvenes saltarlas y a otros asustar a sus vecinos con cohetes sueltos y petardos. Es una fiesta de carácter privado o vecinal ya que la corta duración de la misma así lo marca. La fiesta continúa por la noche en la plaza de la iglesia. A las 11:30 de la noche se enciende una gran hoguera en la plaza, con gran afluencia de vecinos. El día 17 se celebra una Misa en honor al patrón, San Antón y tras la misma se realiza la Bendición de los Animales. Por la tarde tiene lugar la Procesión por las calles del pueblo. Durante estos días se realizan Castillos y Mascletàs, pasacalles amenizados por la Banda Unión Musical Alcublana, conciertos y diversos espectáculos. El día 19 de enero es el dedicado al sufragio de las almas, y para diversión de los vivos, las carreras y los cohetes sueltos. Tras las mismas se procede al reparto de "Calderas" que consiste en una Olla típica de pueblo, a toda la población.

Ya en el 5 de Enero de 1653 se dice: “Fiesta de San Antonio- Dicto die (5I-1953), determinó dicho Consejo que atendido que para la fiesta de San Antonio no hay mayorales que haga dicha fiesta la villa por su cuenta, etc, Actum Alcublas-Sanz, Notario y Escribano”.

LAS CORRIDAS DE SAN ANTÓN Las carreras tienen lugar en la Cava: a ambos lados, sobre los alterones del terreno, se reúne la gente que espera impaciente. En un extremo están reunidas las cuadras de los mulos y asnos con sus dueños y que han de disputarse los pollos.

En el otro extremo el jurado, formado por los concejales para dar la señal de salida. La primera cuadra que entra en la lid es la de los asnos, que castigados por sus jinetes corren como pueden trompicando. Los vencedores regresan al pueblo con los pollos en alto en señal

de victoria. A su llegada son recibidos con una salva de cohetes borrachos. Y la fiesta termina con un reparto a los pobres que acuden de los alrededores, de la típica caldera.


Alcublas cultural

LAS MAYORALESAS DE SAN JOAQUÍN San Joaquín, padre de la Virgen María fue descendiente del rey David. La fiesta de San Joaquín se celebraba el domingo siguiente de la Virgen de Agosto y se conocía como la "Fiesta de las Mayoralesas". Las mayoralesas de San Joaquín llevaban un traje parecido al de las valencianas: falda y cuerpo de seda con flores y dibujos muy vistosos. Algunas telas llevaban incluso ramos de oro. Además se ponían un pañuelo, y atado a la cintura un delantal de tul o de tela muy fina, bordado con hilo de oro y lentejuelas y una cinta de seda, también bordada, que se colocaba en el escote del cuello sobre el pañuelo. Las joyas de la mayoralesa eran preciosas: juego de pendientes, agujas para el pelo y broche, todo igual con piedras verdes y perlas finas. A los pendientes se les llamaba "barquillos". Llevaban mucas alhajas, todas ellas muy antiguas: el corazón de la Mayoralesa, la cadena de cuatro caras, colgantes de diferentes modelos y la cruz colgante en forma de mariposa (ajustada al cuello con un galón dorado). Se peinaban con raya al medio, ondas y caracoles a los lados. Detrás un topo como el de churra. En cada caracol se clavaban dos ganchitos cruzados y una peineta pequeña, y en el moño de atrás, se clavaban las agujas y el peine.

Para ser mayoralesa de San Joaquín se entraba en un sorteo. Había que tener los veinte años cumplidos y después aprender a bailar muy bien la jota: "Has caído Mayoralesa del glorioso San Joaquín, al primer mozo que venga ya le puedes dar el sí". Los chicos se vestían de churro con pantalón de saragüells, camisa blanca de hilo bordada, chalecho de seda o de terciopelo con las vueltas de la solapa de telas muy vistosas y los botones dorados o plateados. La faja ajustada a la cintura, mayoritariamente roja aunque tambíen las habían negras; pañuelo de seda de colores, doblado y anudado a la cabeza, y las alpargatas de cáñamo.

Los zapatos de las chicas eran blancos o forrados con la misma tela que el traje. Llevaban medias blancas caladas. El mismo día de la fiesta eran elegidas por sorteo cuatro chicas que serían las clavariesas para el año siguiente.


Alcublas cultural

LAS MAYORALESAS DE SAN JOAQUÍN (II) A esta fiesta acudían todos los mozos de los alrededores para bailar con las Mayoralesas. La jota que se bailaba ese día no era como las del resto del año. Las cuatro Mayoralesas se ponían frente a los cuatro que hacían de sus parejas y después de la primera jota se cambiaban de sitio. Así sucesivamente.Hace años se hicieron bastantes esfuerzos en conservar esta fiesta, pero entre que ya son pocas las mozas que sepan bailar y al carecer de religiosidad, todo lo profano se fue prohibiendo o abandonando en épocas anteriores. Para San Joaquín, además de las celebraciones religiosas los bailes tenían gran importancia. La fiesta empezaba ya la víspera. Las chicas tenían unas macetas con albahacas, muy cuidadas, con macetas de cerámica verde, y los chicos llevaban las albahacas al hombro desde las casas de las chicas hasta la Iglesia. Se hacía mucha fiesta con la música de pasacalle y toda la gente detrás. Al día siguiente, se hacía la fiesta al santo.

La jota se bailaba el día de San Joaquín después de la procesión. La primera jota en la puerta de la Iglesia, la siguiente en la puerta del señor cura y después se bailaba en la puerta de cada una de las chicas, según la edad, empezando por la más mayor y terminando por la más joven. Las mismas Mayoralesas se vestían para la procesión de San Agustín, el 28 de agosto, pero con otro traje: el de casarse sus madres o sus abuelas. Era un traje de seda negro, falda larga y cuerpo de la misma de tela, adornos de azabache, puntillas y bordados. Algunas también tenían un segundo traje de novia, que no era negro sino en colores azules y grises, de telas muy brillantes y de un solo color.

Con este traje se llevaba siempre el mantón de manila, las alhajas del aderezo de casarse y distintos tipos de mantillas, de seda o blancas.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 8

EL SÁBADO DE GLORIA El Sábado Santo - también conocido como Sábado de Gloria - es el segundo día del Triduo Pascual, que concluye con las segundas vísperas del Domingo de Resurrección,culminando así para los cristianos la Semana Santa. Tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección. SÁBADO DE GLORIA "Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso". En Alcublas, después de repartida el agua bendita en la Iglesia, el señor Cura sale a bendecir (antaño) todas las casas del pueblo seguido de niños que picaban en la Iglesia ortigas con mazas de madera; y durante el recorrido gritaban: "¡¡Puerta cerrá buena martillá!!". "¡¡Puerta abierta bien compuesta!!". En las puertas abiertas les daban dinero y si la encontraban cerrada la golpeaban con las mazas.

“Ángeles somos, Del cielo venimos. Cestas traemos, Huevos y dineros… Todo lo tomaremos Menos huevos empollaos ¡Que seremos delicaos! Puerta abierta, Puerta cerrada, ¡Alza la maza y buena mazada!"

En la actualidad esta tradición se ha perdido. Las limosnas se destinaban a pagar al personal de la Iglesia. Muchos de los alcublanos desconocen el significado

de las ortigas, pero tras hacer averiguaciones hemos podido comprobar que tienen relación con el

demonio porque pican. Pretenden destruir al demonio machacando las ortigas.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 9

EL BAILE DE LA RUEDA El Baile de la Rueda se bailaba rondando la plaza. Comenzaba con unas cuantas parejas que se colocaban formando un círculo que se iba ampliando a medida que llegaba más gente. Todo el que quería participaba. Cuando el grupo era muy numeroso se hacían varias ruedas. Era organizado por los quintos durante todo el año. El baile comenzaba la tarde del domingo con un recorrido por las calles del pueblo en que los musicos tocaban como anunciando su inicio. Cada domingo se paraban en una plaza diferente: San Agustín, el Mesón, la Cruz, los Olmos, la plaza de la Iglesia... en todas, cada vez en una. En eL Baile de la Rueda se bailaba todo: jota, fandango y seguidilla, pero se comenzaba siempre por la jota. Cada vez que terminaban de cantar una estrofa y empezaban la siguiente, se daba vuelta y las parejas se cambiaban. Algunas se retiraban y era también el momento en el que se incorporaban los que iban llegando. La rueda giraba dando vuelta a la plaza a medida que seguían bailando, no se paraba. Cada pareja seguía el paso que comenzaba la bailadora que, a veces, haciendo ver que empezaba una pasada comenzaba otra distinta y el hombre tenía que estar listo para seguirla: ésto se llamaba "engañar al bailador". En todo el baile se tenía muy en cuenta la variación y adornos en las pasadas y expresaban con los movimientos de los brazos y las manos la gracia y estilo de cada pareja.

Ya se van los quintos madre ya se va mi corazón, ya no tendré quien me tire cantitos a mi balcón. La despedida les doy la que dan los labradores adiós luna, adiós sol adiós ramito de flores.

Los instrumentos eran fundamentalmente guitarra y guitarrón pero también, en ocasiones, habían otros instrumentos de cuerda como la bandurria, el laud y violín y algunos de percusión como la

pandereta. Los cantadores conocían canciones muy antíguas aprendidas de los mayores pero también habían versadores que, cuando la situación lo requería, improvisaban la copla en el momen-

to del baile. La temática era muy variada: desde la exaltación del amor, el trabajo del campo, las creencias, los problemas de la vida diaria y situaciones.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 10

CLAVARIESAS DE LAS HIJAS DE MARÍA La víspera del día de la Inmaculada 8 de Diciembre había costumbre de los jóvenes del pueblo rondar a sus novias y solteras del pueblo... Pero no eran ellos los que cantaban, sino gente del pueblo que tocaban instrumentos, como: guitarras, acordeón, bandurrias y algún que otro instrumento de viento, los más recordados por ser los más cercanos a nosotros son, Manolo “ el Cerezo”, Agustín, Pepe… con el paso del tiempo, de esta gente se marcharon algunos del pueblo y es cuando los Quintos al quedarse sin cantadores decidieron que la fiesta debía de proseguir y cantar ellos mismos, y así ha perdurado hasta nuestros días. Debemos dar gracias a D. Joaquín cura de Alcublas en esas fechas, que fue el que reunió a los quintos de 1983 para que siguieran la tradición de seguir la fiesta del 8 de Diciembre y sacar a la Virgen en procesión ya sin Clavariesas de las hijas de María. La tradición viene a partir de la Guerra Civil. Era una cofradía formada por todas las mujeres solteras de Alcublas aunque colaboraban todas las mujeres en general, casadas o no. Al principio la fiesta estaba protagonizada por las CLAVARIESAS y no por los quintos, eran dos días de fiesta en honor a la Virgen de la Purísima, el primero el 8 de Diciembre y el otro el último domingo de mayo. Antiguamente eran cuatro las clavarias, pero como eran muchas las jóvenes que estaban deseando ser, se aumentó a seis el número de Clavariesas, llegando a ser uno o dos años el número de ocho Clavariesas. Los gastos los sufragaban con rifas que hacían durante el año, y se comprometían a tener siempre bien cuidado el altar de la Inmaculada.

En Diciembre los trajes eran menos vistosos que en Mayo, eran de traje de chaqueta, luego ya fueron poniéndose de largo con el paso de los años y se guardaban las mejores galas para el mes de Mayo, que es donde se lucían más porque el tiempo también lo permitía y por supuesto siempre con teja y mantilla. Las últimas Clavariesas fueron: María Eugenia Orrios, Pili Domingo, Celia Comeche, Maribel Comeche, Dolores Veintimilla y Aurora Civera … ésto fue en Mayo de 1983. En la fiesta de Diciembre se le hacía la novena de la Inmaculada y en Mayo durante todo el mes se iba todas las tardes a misa a rezar el rosario y las niñas de siete u ocho años repartían estampas en misa para sacar algún dinero; otra manera de sufragar los gastos era el día de la fiesta tanto en Diciem-

bre como en Mayo, a la hora de la comunión, las Clavariesas daban una estampa de la Virgen con todos los nombres de ellas por detrás y un sobre vacío para meter los donativos que luego, después de la procesión dejaban a los pies de la imagen. Con el dinero que les

sobraba, después de pagar gastos de iglesia, música, flores, etc.; solían hacer regalos a la iglesia, candelabros, lámparas, manteles (la mayoría bordados por ellas mismas) imágenes, etc.


Alcublas cultural

SAN AGUSTÍN Esta fiesta ha tenido que sufrir sus visicitudes correspondientes, con algunos períodos de apatía, afortunadamente superados siempre, hasta que en 1828, por decisión de los vecinos, el Ayuntamiento pedía al Obispo de Segorbe la celebración anual y perpétua, en su mismo día, de una fiesta a San Agustín para que interceda con el Señor la continuación en su estado de la fuente y que nunca cese de manar tan preciado líquido para este vecindario. Petición que es atendida y que constituye la base de la fiesta que anualmente viene celebrando la población el 28 de Agosto. Cuando el 28 de agosto de 1618 se descubre el caudal de agua que surte a la Fuente de San Agustín, el pueblo de Alcublas recibía con el contento y la alegría popular, la seguridad de supervivencia a lo largo de siglos venideros, mitigada, en parte considerable, la sed de sus habitantes. Pero aquel descubrimiento que había de dar paz y sosiego a los alcublanos, venía a ser también el premio a sus desvelos, a los sacrificios y a sus trabajos persistentes en busca del agua necesaria para su vida.

El día 20 de agosto de 1628, el Consejo acuerda que se guarde la fiesta de San Agustín como reconocimiento del pueblo, a la generosa ayuda del Santo que permitió que la suerte favoreciera a los trabajos realizados.

Alcublas y el agua siempre han tenido una complicada y a veces reñida relación. Es por ello por lo que, tras el descubrimiento del caudal que surte a la fuente de San Agustín, aunque ya con posterioridad, pasó a celebrarse como festividad alcublana dicha circunstancia.

En 1828 el Obispo de Segorbe atiende a la petición del Ayuntamiento de Alcublas y constituye el 28 de agosto como celebración anual y perpétua de la Fiesta a San Agustín.


Peña Ramiro 12

Festividades Alcublanas: de lo Religioso a lo Pagano

LA FIESTA DE LOS QUINTOS el 8 de diciembre, día de la Inmaculada, se celebrará, en esta pequeña población serrana, de madrugada la “Noche de los Quintos”. Los jóvenes alcublanos que debían marchar al servicio militar (en esta ocasión los nacidos en 1991) al caer la noche y hasta el alba recorrerán todas las calles del municipio acompañados de jóvenes miembros de la Unión Musical Alcublana parando en los portales de las mozas solteras para dedicarles tanto una copla como una despedida. El simbolismo de la fiesta entronca con el ya desaparecido sorteo a filas, pues eran las fechas adecuadas para despedirse mozos y mozas ya que éstos marcharían al servicio militar. Cada año los jóvenes que debían marchar al servicio militar, salían la víspera de la Purísima a cantar a todas las mozas solteras del pueblo ya fuesen recién nacidas o “mozas viejas”.Si algún joven quería que rondaran a su novia, pagaba cinco céntimos por canción y así surgía la rivalidad entre los jóvenes, porque todos querían ser los que más canciones dedicaran a su moza. Las letras de las coplas eran improvisadas.

Ya se van los quintos madre ya se va mi corazón, ya no tendré quien me tire canticos a mi balcón.

La víspera del día de la Inmaculada 8 había costumbre de los jóvenes del pueblo rondar a sus novias y solteras del pueblo... Pero no eran ellos los que cantaban, sino gente del pueblo que tocaban instrumentos, como: guitarras, acordeón,

bandurrias y algún que otro instrumento de viento, los más recordados por ser los más cercanos a nosotros son, Manolo “ el Cerezo”, Agustín, Pepe… con el paso del tiempo, de esta gente se marcharon algunos del pueblo y es cuando los

Quintos al quedarse sin cantadores decidieron que la fiesta debía de proseguir y cantar ellos mismos, y así ha perdurado hasta nuestros días.

Es una de las jornadas más festivas de los alcublanos. Hoy la fiesta ha cambiado: la indumentaria militar que llevan es prestada por amigos o familiares y con ello consiguen mantener unida la fiesta al componente militar de la misma. La temática de las canciones ha ido

evolucionando: de resaltar las virtudes trabajadoras de las mozas o sus posibles dotes a centrarse casi en exclusiva en la belleza de la mujer alcublana. Sin embargo, el espíritu de la misma permanece in-

alterado, y desde aquí animamos a todos a venir pues son éstas unas magníficas fechas para visitar y conocer Alcublas.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 13

LAS FIESTAS DE VERANO Hablamos de los años 1965-66. Manolo Santolaria Civera, más conocido como “el Pito”, era el Presidente de los toros y le tocó coger las fiestas sí o sí, por petición del Ayuntamiento. Buscó colaboradores para que le ayudaran a sacarlas adelante. Se hicieron cargo de las fiestas con gran temor porque no sabían como iba a responder el pueblo, pero al final el resultado fue muy positivo. Los encargados de realizar las fiestas también debían encargarse de los toros. Cuando fue presidente Manolo, habían unos 750 socios, los cuales pagaban una cuota de 150 Pts. Además se hacían donativos de 50 Pts. para la gente que quisiera colaborar. Se compraban cuatro vacas que eran sacrificadas al acabar las fiestas y su carne se repartía entre los socios y la gente que había colaborado con sus donativos. Como anécdota se puede contar un percance que ocurrió un año con una de las vacas. Ésta se desnucó contra los palos de la entrada a la plaza de San Agustín y tuvieron que venderla entre la gente del pueblo para conseguir dinero y poder comprar otra.

Los Kasin´s fue el primer grupo que se contrató en Alcublas en fiestas de 1965-66 El primer grupo que se contrató ese año fue los Kasin’s. En el siguiente, Manolo fue asesorado por su primo Suco y se comenzó

a traer a Alcublas grupos de cierto renombre musical. Entre otros, vinieron a actuar “Ethel y los Draker’s”(cobrando en aque-

llos días 7000 pts.), “Suco y los Escorpio-nes” (habituales durante algunos años), “Els Cinc Chic’s” y “el Titi”.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 14

LAS FIESTAS DE VERANO (II) Por supuesto, Manolo no podía encargarse, él solo de todo esto, por eso recuerda constantemente a las personas que le ayudaron en aquellos años: Rafael, Paco, Manolo, Isidro, el tío “Garvelles”, etc., recordando también que la ganadería era del ”Covijano”, amigo ya de todos ellos. Al principio los toros se encerraban en la calle Nueva y tanto la salida como la vuelta a la plaza era como en San Fermín, carrera por la calle Nueva y por la calle Larga.

Manolo el Pito, genio y figura Pito se vio en más de una ocasión comprometido por alguno de los artistas. Manolo acompañó a “el Titi” hasta el frontón (ya se hacían las fiestas allí) por el huerto que había detrás, que estaba lleno de cardos, y el Titi le pedía que le diera la mano (¡Ni pensarlo!decía él) y le preguntaba qué clase de flo-recitas eran aquellas, a lo que Manolo le respondió que ni se le ocurriera tocarlas. En otra ocasión, se contrató a “Don Pío”, humorista valenciano por el precio de 80.000 pts, pero tenía que actuar en directo, y como en la segunda parte no cumplía ese requisito porque lo hacía en play back, tuvieron sus más y sus menos. Finalmente tuvo que hacerlo en directo para poder cobrar su contrato.

Los Módulos, Manolo Escobar y Nino Bravo

También tocaron en Alcublas “Los Módulos”, que actuaron por la tarde y por la noche. En otra ocasión, Manolo tuvo casi todo preparado para contratar a Manolo Escobar en las fiestas, incluso había medido la plaza para ver las sillas que entraban y fijado el precio de la entrada (25 Pts.) para poder pagar las 150.000 Pts. que pedía, pero no le dejaron.Vino también la Banda Municipal de Valencia y Manolo tuvo que ir a Casinos a por un “entablao” para poder acoger a toda la banda. En su último año como presidente, tenía ya apalabrada la actuación de Nino Bravo (su manager al principio era Suco), por 160.000 pts., pero llegó ese fatídico día 16 de Abril de 1973 y no se pudo hacer realidad. Se hacía también la “Fiesta en el Aire”, una noche en que actuaba la gente del pueblo que quisiera hacer algo, como cantar, contar chistes, etc.


Alcublas Cultural

Peña Ramiro 15

LAS FIESTAS DE VERANO (III) Y de camino a la actualidad… Más adelante se lleva-ron las fiestas conjuntamente: La Unión Musical y La Unión Deportiva; después la Música, luego un grupo de amigos para que no se perdieran, después de un año sin fiesta. Finalmente se propuso por parte del Ayunta-miento que fueran llevadas por las quintas licenciadas el año anterior y así sigue hasta hoy .

De las Fiestas Taurinas a las Quintas Hace ya unos años que se cumplió el veinte aniversario de la organización de las fiestas de Alcublas por peñas. Que el peso logístico de un evento de estas características recaiga sobre unos jóvenes año tras año y de forma ininterrumpida es algo único en nuestra población. La participación ciudadana y el compromiso social es algo que se ha conseguido en Alcublas tras veinte generaciones de jóvenes festeros.

FESTIVIDADES ALCUBLANAS: de lo religioso a lo pagano  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you