Page 1

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasd fghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq Ejercicios del “Símil del Sol” wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui Contexto y comparación opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbn mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopas 21/11/2011

Emilia Gómez Martínez


COMENTARIO DE TEXTO FILOSÓFICO

Las preguntas de las que consta la prueba de Historia de la Filosofía son las siguientes:

1) Descripción del contexto histórico-cultural y filosófico que influye en el autor del texto elegido.

2) Comentario del texto: Apartado a) Explicación de las dos expresiones subrayadas (para tales conceptos no teneis más que mirar los apuntes, al final aparecen explicados varios conceptos) Apartado b) Exposición de la temática. Apartado c) Justificación desde la posición filosófica del autor.

3) Relación del tema elegido con otra posición filosófica y valoración razonada de su actualidad

Texto: “Entonces lo que aporta la verdad a las cosas cognoscibles y otorga al que conoce […] ¿captas estas dos especies? Libro VI de República 1.

Descripción del contexto histórico-cultural y filosófico que influye en el autor del texto elegido . Platón nace en plena guerra del Peloponeso, que enfrenta a Atenas y Esparta. La guerra del Peloponeso se produce como consecuencia de las guerras Médicas que enfrentaron a griegos y persas. Los griegos ganaron la guerra a los persas y para sufragar los gastos ocasionados formaron la liga de Delos. Sin embargo, Atenas, con Pericles a la cabeza, utilizó el dinero recaudado para embellecer la ciudad. Esto produjo indignación en las otras polis que se reunieron para formar junto a Esparta la liga del Peloponeso. La guerra del Peloponeso terminó con la derrota ateniense y la pérdida de la


hegemonía política y económica. Platón como el resto de sus conciudadanos culpó a la democracia de aceptar una paz vergonzosa que trajo consigo el gobierno de los Treinta tiranos, que sólo duró un año y tras el cual volvió la democracia. Platón no confiaba en la democracia porque en ella existía libertad, pero no se educaba al pueblo en valores para saber hacer uso de esa libertad ni confiaba tampoco en la Oligarquía en la que los nobles sólo buscaban su propio beneficio. Nuestro filósofo se retiró definitivamente de la política activa cuando su maestro es condenado a muerte, entonces defiende que es preciso un nuevo gobierno y pone sus ojos en el gobierno espartano, que había superado la Oligarquía sin caer en los excesos de la Democracia. Este ideal de gobierno lo vemos en la República, donde Platón expone que sólo aquel que conoce el Bien y la Justicia puede ser un buen gobernante, es decir, el filósofo-rey. Realizó dos viajes a Siracusa para intentar llevar a cabo su ideal de gobierno, pero fracasó. Entre tanto fundó la Academia donde pretendía formar a futuros gobernantes. A nivel cultural es interesante la transformación que sufre la tragedia, pues se vuelve más individualista, centrándose en la psicología de los personajes. La escultura y la arquitectura son víctimas de la corrupción política. En lo que respecta a las influencias filosóficas: A. De los pitagóricos recoge dos ideas:  La necesidad del conocimiento matemático para poder llegar al verdadero conocimiento. Las matemáticas serán tan importantes para Platón que en su vejez relacionará las Ideas con los números.  Que existe un alma inmortal y que se reencarna de un cuerpo a otro y que el cuerpo es una cárcel para el alma. B. Relaciona dos teorías irreconciliables a cerca de lo que es real por lo que se ve obligado a reconocer la existencia de dos mundos:  La teoría parmenídea que defiende que la realidad es una, permanente, perfecta e inmóvil y que puede ser conocida, y que Platón relaciona con el mundo de las Ideas.  La teoría heracliteana que acepta que la realidad está en continuo movimiento y cambio y que Platón relacionará con el mundo sensible. C. De Anaxágoras acepta la idea del Nous, que relaciona con el Demiurgo quien ordena las Ideas. D. De Sócrates que fue su maestro desde los 20 años acepta:  El método mayeútico, basado en preguntas y respuestas para llegar a la verdad que todos llevamos dentro, que Platón superará en el método dialéctico.


El concepto universal, una verdad válida para todos, que él transformará en la Idea y que no depende del consenso, sino que es una sustancia, por tanto una verdad permanente e independiente.  El intelectualismo moral que aparece en la República expuesto en el libro I, puesto que lo fundamental para el hombre es cuidar su propia alma, su interior. La República es uno de los diálogos fundamentales de Platón, puesto que en ella 

encontramos los aspectos básicos de sus ideas. Como en la mayoría de sus obras, los interlocutores de Sócrates a quien utiliza para exponer su propia doctrina, suelen ser sofistas. El primer libro debe haber sido escrito en una etapa anterior y probablemente el título sería Trasímaco, puesto que es el sofista con el Sócrates debate sobre qué es la justicia. En los libros que siguen al primero, a saber del libro II al IV se intenta construir un estado ideal en el que reine la justicia y se estudian las condiciones físicas, sociales y educativas. No es necesario decir que el estado platónico es una polis en la que existirán tres clases sociales que servirán para que la polis pueda ser autosuficiente. En los capítulos V, VI y VII se nos habla de la educación de los guardianes y gobernantes, es importante hacer hincapié en el hecho de que los dos últimos son los libros que se habrán de comentar. Para finalizar los libros VIII, IX y X hablan de los tipos de estados y su posible corrupción, así como se expone la causa última de por qué debemos ser justos, el hecho de que todos nosotros moriremos y tendremos en la otra vida nuestro justo castigo o recompensa. En cualquier caso, cada cual tiene un alma y el alma representa nuestra naturaleza y escoge el cuerpo que la albergará.

2. Comentario del texto: APARTADO a)

Apartado b) Nos encontramos ante un fragmento del Libro VI del diálogo platónico República. La temática presente en el texto es la Idea de Bien y el intento de aproximación a una definición rigurosa. Recordemos que Sócrates ejerce una profunda influencia en Platón y cómo aquél estaba interesado en encontrar una definición universal que sirviera para combatir las tesis relativistas y escépticas de los sofistas. Platón va más lejos y dota a esas definiciones de un valor, no sólo ético, también ontológico y epistemológico. Platón es muy dado a recurrir a símiles, analogías, tal vez por una vocación estrictamente didáctica para hacer más comprensible algo que tiene una


cierta complejidad; así, dice no atreverse a definir directamente lo que es el Bien y por eso utiliza el símil del sol. Dentro del ámbito sensible, el sol no sólo hace visibles los objetos del mundo sensible (les da la posibilidad de ser vistos), además les da la posibilidad de existir. De forma análoga, la Idea de Bien no sólo hace cognoscibles las Ideas del mundo inteligible, también les aporta consistencia y verdad. Para Platón, el ojo posee por sí mismo la capacidad de la visión pero necesita de un intermediario para que ésta se haga efectiva, es decir, necesita de la luz del sol para que los objetos se hagan visibles. Así, el sol es el responsable de que podamos ver (conocer) el mundo sensible. Analógicamente, el alma posee en sí misma el conocimiento (ya lo ha contemplado anteriormente) pero necesita de la Idea de Bien para que les otorgue la verdad y la cognoscibilidad, es decir que “ilumine” los conocimientos y los actualice. El conocimiento del Bien nos conducirá a la contemplación de la verdad y precisamente por eso no puede permanecer en la ignorancia para los que han de gobernar el Estado. Esta exigencia conduce a nuestro filósofo a establecer un riguroso sistema educativo que todos los ciudadanos comienzan pero que no todos terminan.

Apartado c) Como ya hemos adelantado, podemos decir que Platón toma el relevo en la búsqueda de valores morales universales y de un conocimiento cierto que inició Sócrates; esto, junto con la problemática que hereda de la filosofía anterior respecto a lo que es real y lo que no lo es, es decir las dos visiones antagónicas de Heráclito y Parménides, forman el humus necesario para que nuestro filósofo llegue a afirmar la teoría de las Ideas, núcleo central de su filosofía. Esta teoría viene a decir que aparte de las cosas que podemos llamar bellas, buenas y justas, existe el Bien en sí, la Belleza en sí, la Justicia en sí,… Intentemos explicar esta teoría. Heráclito concibió la realidad como plural, cambiante y sujeta al devenir (nada es idéntico en dos instantes


consecutivos); Parménides, en cambio, concibió la realidad como estática, eterna e inmóvil (una realidad diferente es inadmisible a los principios de la razón). Platón resuelve el problema realizando la primera síntesis de la Historia de la Filosofía, síntesis entre Heráclito y Parménides. Los dos estaban en lo cierto pero habían permanecido ciegos a una parte de la realidad. De ahí que Platón considere que existen dos realidades: una cambiante, plural y aparente que se capta a través de los sentidos; otra permanente, única y esencial que se capta a través de la razón. Mundo sensible y mundo inteligible respectivamente. La explicación de esas dos realidades la lleva a cabo nuestro autor, y de forma muy gráfica, en el Mito de la Caverna. El Mundo Inteligible es el mundo de las Ideas o Formas. Llegado a este punto, creo que sería conveniente explicar qué son las Ideas en Platón. Las Ideas no son conceptos que dependan de la mente que las piensa, ni tampoco de la realidad que representa, sino que son la verdadera realidad, única, permanente y sólo captable por el entendimiento. Platón utiliza varios argumentos para justificar su teoría; uno de los más significativos es el argumento derivado del conocimiento y de la ciencia:

Si el conocimiento y la ciencia existen, debe existir un objeto estable y permanente.

La ciencia existe (al menos existe la ciencia matemática con su carácter universal y necesario) Existe un objeto estable y permanente

Ese objeto son las Ideas. Las Ideas forman un sistema perfectamente organizado, de tal forma que unas Ideas se implican a otras. La Idea más importante es el Bien, Belleza y Justicia le siguen en importancia. Pero ¿por qué es tan importante la Idea de Bien? La respuesta está ligada a la influencia que ejerció en él su maestro Sócrates. Para


Sócrates, el conocimiento del Bien es condición necesaria y suficiente para actuar de manera virtuosa. La otra realidad de la que habla Platón es la que se capta a través de los sentidos y por eso es una realidad aparente, sumergida en la oscuridad de la que sólo podemos obtener un conocimiento engañoso, la doxa. Este mundo es sólo una copia de la realidad inteligible, fabricada por el Demiurgo, a partir de la materia informe, utilizando como modelo las Ideas eternas. Por esa razón, decimos que el mundo sensible imita a y participa de la perfección de las Ideas; aunque las copias nunca puedan ser tan perfectas como los originales de los que son copia, su visión puede servir para que el hombre pueda evocar el recuerdo de esa Realidad que su alma un día contempló. Para Platón el conocer es proporcional al ser, es decir, dependiendo del grado de realidad que observe el educando, así tendrá un conocimiento u otro. Sólo lo verdaderamente real será perfectamente cognoscible. Pero entre la ignorancia y el conocimiento absoluto, existe un conocimiento intermedio, la opinión o doxa. La opinión sería el grado de conocimiento correspondiente a esa realidad cambiante que se capta a través de los sentidos. La misión del educador es conseguir que el educando gire el alma para que mire donde merece la pena mirar, la Idea de Bien. Pero no todos consiguen liberarse de las ataduras sensibles: algunos se quedan presos de las sombras y sólo unos pocos consiguen llegar al final. Los logros alcanzados por los ciudadanos serán el sistema para poder seleccionar a los individuos dentro del Estado. Los que se queden en el interior, serán los artesanos; los que lleguen hasta el conocimiento matemático serán los guerreros; y los que lleguen al final de ese largo recorrido (Símil de la Línea) estarán preparados para dirigir el Estado con bien y justicia.

Pregunta 3 A) Relaciona la temática del texto con otra posición filosófica.

Platón recibió muchas influencias de su maestro Sócrates, la más interesante para el tema que nos ocupa es la creencia socrática en la


existencia de valores morales absolutos y en la posibilidad del conocimiento cierto. Platón, no sólo pensará que estos principios morales existen sino que además les confiere el estatuto de Realidades, con existencia independiente de las cosas que representan. De esta manera, podemos encontrar algo seguro que permita establecer el Bien en sí independientemente de las opiniones particulares que podamos mantener acerca de los actos. Sócrates se opuso al planteamiento filosófico y a la actitud de los sofistas, con los que el lenguaje pierde su función de comunicación y de expresión de la realidad y se convierte en un instrumento de manipulación. Precisamente por esa razón, su sistema educativo estaba orientado, no al conocimiento de la verdad (no hay ninguna verdad absoluta), sino a la adquisición de conocimientos y destrezas para que “parezca” mi opinión más cierta. La rivalidad entre Sócrates y los sofistas, que Platón hace suya, aparece reflejada en la mayoría de los diálogos platónicos. Intentemos explicar el porqué de esa rivalidad. Los sofistas afirmaban el relativismo en el orden moral y en el orden del conocimiento. Protágoras afirmó: “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en tanto que son y de las que no son en tanto que no son”. El “hombre mensura” de Protágoras viene a decir que la realidad depende del sujeto que la observa, así existirán tantas verdades como opiniones podamos decir de ellas. Todo es verdad. El fundamento del relativismo en el orden del conocimiento encuentra su razón de ser en la visión heracliteana de la realidad. Para Heráclito, la realidad está en continua transformación y nada es igual en dos instantes consecutivos, por eso es imposible asir la realidad, porque ésta se nos escapa como agua entre los dedos. El conocimiento implica un encuentro fugaz entre el agente (el estímulo) y el paciente (el sujeto que percibe) y los dos están sometidos a cambios. Por eso mi experiencia de la realidad es irrepetible, incluso para mí mismo. ¿Cómo comparar dos percepciones de la realidad si no pueden ser nunca idénticas? Así, los sofistas llegan a la conclusión de que todas son igualmente verdaderas. Platón no acepta el planteamiento sofista en lo que refiere a un relativismo universal. Nuestro filósofo acepta que de la realidad sensible, sólo podemos aspirar a un conocimiento engañoso. Pero aparte de esta


realidad cambiante existe otra realidad permanente y verdadera (a la que permanecieron ciegos los sofistas) de la que sí podemos tener un conocimiento absoluto, siempre que logremos desprendernos de las ataduras sensibles, las apariencias. En el orden de la moral el relativismo se convierte en convencionalismo moral. No existen valores morales absolutos. ¿Por qué los sofistas llegan a esta conclusión? La razón fundamental que les conduce a esta afirmación es la falta de unanimidad con respecto a lo que es el bien o la justicia, es decir, el bien depende de quién, cuándo y dónde se diga. No existe acuerdo respecto a tales temas por lo que cada cultura establece de forma convencional qué va a entender por bueno. Algunos sofistas, sobre todo los de la segunda generación, llegaron a afirmar que la moral era antinatural porque iba en contra de los principios naturales (la búsqueda del placer y el dominio del más fuerte). En cambio, Platón considera que sí existe un Bien absoluto por encima de las opiniones que podamos mantener, sólo que para llegar a ese conocimiento debemos desprendernos de las apariencias que nos conducen a la opinión y al error. Esa será la misión del educador, del filósofo, liberar a los individuos de las cadenas sensibles para que puedan contemplar la verdadera realidad, la única capaz de conducirnos al Bien y la Justicia y, por tanto, a la felicidad. Pregunta 3.b)

En la ciencia actual no existe un único punto de referencia, sino muchos puntos de referencia y es por esto, por lo que la teoría platónica se ha quedado anticuada, ya que Platón defiende un único punto de referencia, la idea de Bien. La teoría de la relatividad no puede aceptar “una sola verdad”, no puede aceptar una referencia absoluta, porque tal referencia no existe.


Simil del sol  

Ejercicio resuelto símil sol

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you