Issuu on Google+

¿Por qué los peinados cambian nuestra imagen?

Las leyes no escritas de los peinados obedecen a las mismas razones ocultas que el mundo que nos rodea. A saber. A un peinado sin raya… se le considera rebelde, liberado, por la misa razón por la que el caos, lo no geométrico (al menos en apariencia) se considera creativo. Cuando la ciencia se adentra en el caos, sin embargo, ¡descubre un orden oculto inmensamente rico! ¿Habéis visto las microimágenes de un copo de nieve? A la hora de elegir un peinado para una noche o para un cambio de imagen, la primera recomendación por tanto puede ser, antes de lanzarse a por decisiones extremas, probar con simples cambios de orden de tu cabello: cambiarlo de lado, desordenarlo, hacer desaparecer la raya o doblegarla en zigzag. O lo contrario: alisar tu peinado, recogerlo, ladearlo. Peinados autocreados Muchas veces esperamos que en la peluquería nos recomienden peinados que nos favorecen o nos dejamos inspirar por revistas de moda. Pero no nos colocamos delante de un espejo y nos dedicamos a jugar con nuestro cabello, con nuestra imagen. No cuesta mucho rizárselo o alisárselo y sus efectos pueden hacernos ver sin ayuda qué nos favorece y qué es mejor que no dejemos nunca que nos hagan en la peluquería. Si las ganas de jugar con nuestra imagen aprietan, podemos hacernos fotos y enviarlas a los amigos para recabar su opinión. Si eres de las o los lanzados, también pueden publicarlas en las redes sociales y dejar que voten, ¡eso sí es una buena asesoría de imagen! ¡Y auténtica! Cuando ya tengas más claro qué peinados te favorecen, qué estilo te apetece esta temporada, y con los comentarios de tus amigos en la memoria, ¡es hora de ir a la peluquería! No imites a las famosas Cuando quieres tener una caída de pelo igual que Sara Carbonero o un peinado a lo Jennifer López lo que deseas es ser como ellas (al menos en belleza), cosa que nunca conseguirás. Cada peinado necesita de un tipo de pelo y lo que sienta bien a una no lo hará necesariamente contigo. Así que… inspirar, ¡sí!, pero copiar, ¡no! Puede ser una buena idea que vayas primero a tu peluquería y pidas que te pidan con el estilo de peinado que tanto te gusta en una famosa. Déjate ver un par de días con tu nueva imagen y recoge opiniones, ¡aunque la más importante siempre es la tuya! Si la prueba resulta exitosa, ¡es hora de lanzarte! Peinados virtuales Internet también te ayuda a tomar decisiones relativas a tu imagen personal. Existen diversos servicios web que te permiten subir tu foto y jugar con diversos estilos: de maquillaje, de corte de pelo, de peinado, color, etc. Por ejemplo: http://www.peinadosvirtuales.com Esta web permite además hacer consultas sobre tu cabello y ayuda a la hora de encontrar el mejor estilo para ti. Puedes buscar peinados de famosas (¡cuidado, que no todos son inspiradores, hay verdaderas pifias!), lo más de


moda en estilo, lo que se amolda mejor a tu cara, tu color de piel, tus formas y especialmente tu estilo de vida. Una imagen acorde a tu estilo de vida Todas lo sabemos pero no está de más recordarlo: si eres motorista, ¡olvídate de moños! Si haces duro ejercicio cada día o nadas, ¿qué tal si pruebas con el pelo corto? Si trabajas con alimentos o limpieza, mejor recogido… Hay miles de actividades y de maneras de vivir que determinan o por lo menos condicionan nuestra forma de llevar el cabello, ¿se te ocurren más? La edad, la exposición a la intemperie, el estrés, muchos agentes contribuyen además a dar a nuestro pelo uno u otro aspecto. Su estado físico nos va a permitir realizarle además manipulaciones de color, térmicas (las famosas tenacillas que queman el cabello con un uso extremado) o a resentirse con ellas. Tener un estilo propio implica por tanto también cuidarse: comer sano, hacer ejercicio, dedicar un rato cada día al descanso, divertirse, vivir. Es decir, que si una vida más o menos equilibrada y emocionalmente sana ¡es más difícil tener un buen aspecto! Añade a esto las adicciones: al cabello corto, a la melena adolescente, a las ondas sensuales… Todos y todas tenemos un peinado al que tenemos especial aprecio pero… a veces, ¡es bueno cambiar! Así que… atrévete con los peinados, pero sin olvidarte de ti. Si te ha gustado este artículo, visítanos en: http://www.peluqueriasbcn.com


Peinados