Issuu on Google+

CUADERNILLO Nยบ2

Plan Alimentario Hambre Cero


pág. 2

DOCUMENTO: Hacia un Plan Alimentario Nacional. Seguridad Alimentaria, Soberanía Alimentaria y Agricultura Familiar en el marco del proyecto nacional y popular

Plan Alimentario Hambre Cero

MAGyP, SDRyAF, Subsecretaría de Agricultura Familiar. Delegación Córdoba Delegado: Med. Vet. David Rosso


APORTES PARA EL DEBATE E IDEAS PARA PENSAR LA POLÍTICA ALIMENTARIA NACIONAL EN EL MARCO DE LA POLÍTICA AGRARIA:

Hacia un plan alimentario nacional Seguridad Alimentaria, Soberanía Alimentaria y Agricultura Familiar en el marco del proyecto nacional y popular Med. Vet. David Rosso

CONTEXTO ACTUAL Y LA NECESIDAD DE UN PLAN ALIMENTARIO En los últimos 30 años asistimos a la desaparición del sistema productivo dentro del territorio nacional, con la desaparición de trabajo, altos niveles de desocupación, con una retirada absoluta del Estado como regulador y ordenador de la economía, con una disminución y eliminación de las fronteras nacionales como forma de facilitar la rotación del capital financiero por distintas partes del mundo, detrás de esta renta o esta posibilidad de renta que esperan obtener según el momento o según el tipo de posibilidades económicas que se iban generando en el mundo. Las consecuencias, puntualmente en el sistema productivo y en el sistema productivo agropecuario y agroalimentario es, por un lado, la desaparición del Estado en su rol de ordenador y regulador de las relaciones productivas y económicas, una gran concentración en los sistemas productivos agropecuarios con desplazamientos y desapariciones de explotaciones agropecuarias, como lo manifiestan los datos del Censo diferencial entre el 88 y el 2002 con una desaparición de más de 105 mil producciones agropecuarias; una importante migración de población desde el interior del país a los grandes conglomerados urbanos, fundamentalmente esa población era la vinculada a la actividad rural; una concentración en la economía; una concentración en la ciencia y en la tecnología que fue definiendo el modelo de producción, un modelo de producción que definía de alguna manera cuál era la rama productiva rentable y exitosa, y cuál era la rama productiva que no servía a la demanda del mundo globalizado; entre otras consecuencias que tienen que ver con la pobreza, la desnutrición, con altos niveles de indigencia.

En ese marco es que se plantea, a partir del 2003, luego de la crisis de 2001, algunos cambios en la política macroeconómica que fundamentalmente tienden a cambiar las reglas del juego. Se produce una recuperación del Estado como actor de regulación e intervención en algunos aspectos, un estado que de estar desaparecido y debilitado empieza, lentamente, a recuperar algunos roles en el ámbito macroeconómico. Entre ellos, recuperar la iniciativa en relación a establecer a nivel nacional y latinoamericano una política agropecuaria. Un signo de esto es la creación del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, planteado desde la política de establecer qué tipo de proyecto o qué tipo de desarrollo agropecuario se está pretendiendo en el marco de un proyecto nacional actualmente en vigencia. Qué producir, cuánto producir, para quién producir, quiénes deben producir pasa a ser una definición en la cual el estado también está queriendo tomar parte. En ese contexto se enmarca la necesidad de discutir un plan estratégico agroalimentario y agroindustrial. Un plan estratégico que tiene como objetivo promover un espacio de discusión, de propuestas, que permita orientar la política para el sector agroalimentario industrial para el mediano y largo plazo. Aquí ubicamos la necesidad de tomar definiciones en relación a la política alimentaria. Centralmente, el modelo de la fuerza nacional necesita romper con el deber ser de la argentina ante el mundo, y dejar en primera instancia de aceptar el reparto actual de las riquezas socialmente producidas y en segunda instancia con las demás repúblicas hermanas cambiar la

pág. 3


pág. 4

división mundial del trabajo. Discusión que observamos central para garantizar la alimentación de nuestra población, para asegurar la soberanía alimentaria del país y para avanzar en la distribución de la riqueza.

Plan Alimentario Hambre Cero

PROBLEMÁTICAS SOCIALES Y SITUACIÓN ALIMENTARIA Los alimentos y la agricultura desempeñan un papel fundamental, tanto en la generación de pobreza como en su reducción. La pobreza no es simplemente la falta de ingresos o consumo, sino que implica falta de higiene, educación, nutrición, seguridad, derechos jurídicos y políticos y otros muchos aspectos. El aumento de los ingresos es una condición esencial para reducir la pobreza, pero no es suficiente por sí misma. También son necesarios unos mejores servicios públicos como, por ejemplo, mejor nivel de educación en materia de nutrición, agua potable y mejores servicios sanitarios e higiénicos. La intervención en este ámbito tiene que dirigirse con mucha atención a los grupos que más lo necesitan. De acuerdo al último informe de FAO sobre “El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo, 2006 (SOFI)”, el 10% de la población de América Latina y el Caribe sufre de subnutrición, aunque desde el periodo 1990-92 al 2001-03 el número de subnutridos ha disminuido de 59,4 millones a 52,4 millones (13% a 10% de la población). En su conjunto, América Latina y el Caribe es uno de los principales productores de alimentos a nivel mundial, y cuenta con un ingreso de calorías per capita superior a otras regiones en desarrollo. Sin embargo, uno de los factores primordiales para explicar la situación de inseguridad alimentaria en la región tiene que ver con la enorme inequidad económica, lo que se refleja en la dificultad que sufren grandes sectores de la población para poder acceder a los alimentos necesarios. La agricultura familiar y los pequeños productores deben desarrollarse enfrentando los cambios en el precio de los alimentos, la competencia de las grandes empresas

agroalimentarias y la ingerencia cada vez mayor de los supermercados. El fomento de la agricultura en pequeña escala para garantizar la seguridad alimentaria supondrá otorgar capacidad al sector, parte del cual padece inseguridad alimentaria, para aumentar la producción agrícola. Convertir el crecimiento agrícola en un motor para la reducción de la pobreza requiere asegurar la aplicación de mecanismos que actúen como incentivos así como abordar los obstáculos estructurales a los que se enfrenta la agricultura. Esto exige una ampliación de las inversiones públicas en la construcción de dotaciones de recursos para los pequeños agricultores, incluyendo su acceso a infraestructuras, tecnologías y crédito, facilitando su acceso a los mercados y mejorando su capacidad para gestionar riesgos. A corto plazo, las personas más vulnerables a las crisis de los precios de los alimentos necesitan una protección inmediata frente a la pérdida de poder adquisitivo causada por el encarecimiento de los alimentos. Esta protección no sólo evitará muertes, sino que puede fortalecer los medios de subsistencia y fomentar el desarrollo a más largo plazo. Las redes de seguridad y las medidas de protección social pueden prevenir y reducir la malnutrición con consecuencias permanentes, como por ejemplo programas de distribución de alimentos, sistemas de transferencia de efectivo, diversos programas de alimentación y sistemas de empleo. Si se aplican de forma eficaz, este tipo de programas pueden aumentar los ingresos de pequeños productores y reducir los aumentos de precios de los mercados locales, contribuyendo además a la mejora del estado nutricional de las familias compradoras netas de alimentos. A mediano plazo, la necesidad de una planificación política que incluya un plan agroalimentario integral, partiendo de qué necesitamos en materia de seguridad alimentaria, qué producimos y qué consumimos. Planificación de la producción nacional teniendo en cuenta estas variables que asegure la alimentación del pueblo argentino primero y que se entrelace con los pueblos de la región. Luego planificar las políticas de exportación del excedente con


el valor agregado que significa la industrialización de los productos. Es decir qué se produce, cómo se distribuye y quién se apropia del excedente serán temas centrales de este debate.

FUNDAMENTO GENERAL DE UNA POLÍTICA ALIMENTARIA: Por lo expuesto, el fundamento general de una política alimentaria es la salud de la población, porque la alimentación es lo básico; para tener una excelente salud preventiva (buena inmunidad, defensa ante las infecciones y rápida recuperación). Siempre partiendo de los principios biológicos, económicos y sociales fundamentales, en la convicción de que sin política nacional de alimentación, mal podríamos coordinar con las políticas alimentarias de otros pueblos que tienen que ser forzosamente distintas, por las posibilidades de producción, hábitos y necesidades. Pero a pesar de estas diferencias, hay un denominador común y es que las necesidades nutritivas de cualquier habitante del mundo son iguales, siempre se rigen y se determinan fisiológicamente y no políticamente o con criterio de simple ingestión de alimentos para satisfacer la voracidad primaria, la cual no puede ser una norma de salud ni una norma política. La desnutrición es un elemento fundamental de la pobreza ya que agrava a su vez otros aspectos: • Deja a las personas más vulnerables a las enfermedades. A su vez, episodios de enfermedad pueden reducir la ingesta y la absorción de alimentos, lo que genera una espiral viciosa descendente en la que el hambre y la enfermedad se alimentan mutuamente. • Cuando las mujeres embarazadas y las madres lactantes están desnutridas, nacen niños de peso insuficiente que comienzan a vivir con una desventaja de nutrición que puede afectar a su salud durante el resto de su vida. • La desnutrición puede afectar al desarrollo cerebral en el útero y a la capacidad de atención en clase y por eso está asociada con unos resultados escolares deficientes. • Cuando la ingesta de calorías y

proteínas es inadecuada para las necesidades del trabajo, pueden reducirse la masa muscular y la productividad en el trabajo. Junto con la enfermedad, esto afecta a sueldos y salarios. Hay estudios que indican que un incremento del 1 por ciento del índice de masa corporal (IMC, medida del peso en función de la estatura) está asociado con un incremento de los salarios superior al 2 por ciento, al menos en parte del intervalo de valores del IMC. • Las deficiencias de micronutrientes también pueden reducir la capacidad de trabajo. Hay estudios que sugieren que la anemia por deficiencia de hierro está asociada con una pérdida de la productividad del 17 por ciento en el trabajo manual pesado. El antecedente inmediato (y nos atrevemos a decir que el único) de definición de una política alimentaria nacional, concebida desde el punto de vista biológico y sanitario y no como paliativo de la pobreza estructural, lo encontramos en los estudios sobre salud pública realizados por el Dr. Ramón Carrillo, primer Ministro de Salud Pública que tuvo nuestro país, durante las primeras dos presidencias del General Perón. Él decía que el hombre no sólo se enferma en su bios, se enferma también en su alma y en su mente. Si una persona no tiene trabajo digno, alimentación adecuada, vivienda, es muy difícil que ese hombre pueda vivir sano. Por eso, Carrillo inaugura la medicina social en la Argentina, trabaja sobre todo en la prevención y esta tarea involucra, desde luego, a la medicina, pero también a otros campos del conocimiento. La relación alimentación adecuada – Salud se inscribe en el marco del concepto de seguridad alimentaria. La seguridad alimentaria se define como la posibilidad de garantizar a toda la población una alimentación sana y adecuada, tanto en cantidad como en calidad de tal forma que le permita satisfacer sus necesidades de calorías y nutrientes. Para entender el concepto de Seguridad Alimentaria debemos evaluar tres aspectos importantes: 1. La calidad y cantidad de nutrientes que requerimos para llevar una vida

pág. 5


Plan Alimentario Hambre Cero

pág. 6

sana. 2. El papel del Estado en la seguridad alimentaria, definiendo políticas adecuadas. 3. Las acciones que la familia puede desarrollar para tener seguridad alimentaria. El estado nutricional de una comunidad o consumidores no depende de un sólo factor, en él confluyen una serie de variables, es por ello que el manejo de los problemas nutricionales no es de una función exclusiva de un sector, sino que debe ser el compromiso de todos los sectores. Los factores que determinan el estado nutricional del consumidor se agrupan en tres subsistemas así: 1. Disponibilidad de alimentos: guarda relación con aspectos de producción y comercialización de los alimentos. Es decir, productos por región, clima, topografía, asistencia técnica agroindustrial y políticas agrarias. 2. Consumo de alimentos: relacionado con aspectos socioeconómicos y culturales que determina la selección o hábito de compra influenciado por el ingreso de la familia, tamaño de la misma, hábitos alimentarios y nivel educativo; influenciado por la comunicación masiva. 3. Aprovechamiento biológico: relacionado con la utilización de los nutrientes una vez son consumidos por el individuo. Es importante considerar que una persona enferma aprovecha en menor proporción los nutrientes que consume, por ello en este grupo es importante considerar los factores de riesgo ambiental (basuras, disponibilidad de agua, entre otros). Conocer el valor nutricional de los alimentos para seleccionar su beneficio, es importante. Ya que el ser humano se alimenta para cubrir sus necesidades nutricionales y no sólo para llenarse. • Las proteínas son nutrientes que favorecen la formación de tejidos y órganos, por ello se requieren para el crecimiento, desarrollo y recuperación de estos. Además de defensas para el organismo. • El hierro se requiere para la formación de sangre en el organismo. • El calcio es importante para la formación de huesos y dientes sanos. Si se consumen durante niñez y adolescencia

especialmente la mujer, previene la osteoporosis en la edad adulta. • Frutas y verduras aportan las vitaminas y minerales necesarios para contribuir a llevar acabo los procesos de las proteínas y del manejo energético del cuerpo adecuadamente. • La fibra le contribuye a tener un mejor proceso de digestión. Previene afecciones digestivas, como el estreñimiento o constipación. • Las calorías son importantes para dar energía. Pero el exceso lo lleva a tener un sobrepeso u obesidad y por ende a problemas de salud, como la diabetes y enfermedades cardiovasculares entre otros. Tener seguridad alimentaria significa tener acceso en todo momento a los alimentos que necesitamos para llevar una vida activa y sana. Muchos factores influyen en la seguridad alimentaria. Los más importantes son el suministro de alimentos y el acceso al trabajo y a servicios básicos como la educación, la atención sanitaria, el saneamiento, agua limpia y una vivienda segura. • Para conseguir la seguridad alimentaria a nivel nacional, un país debe poder producir o importar los alimentos que necesita y estar en condiciones de almacenarlos, distribuirlos y garantizar un acceso equitativo a ellos. • Para conseguir la seguridad alimentaria, las familias deben disponer de los medios para producir o adquirir los alimentos que necesitan y deben contar con el tiempo y los conocimientos precisos para asegurarse de que se satisfagan las necesidades nutricionales de todos los miembros de la familia. Por esto, si nos detenemos en la prioridad de la disponibilidad de alimentos, la política alimentaria deberá necesariamente articularse con la política agraria, ya que deberá planificarse la estructura agraria en función de la garantía de seguridad alimentaria para toda la población de la Argentina. Y si hablamos de Política alimentaria nacional en el marco de un plan estratégico, al concepto de seguridad debemos agregarle el de soberanía: La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos, de sus Países o Uniones


de Estados a definir su política agraria y alimentaria. El derecho de los productores a producir alimentos y el derecho de los consumidores a poder decidir lo que quieren consumir y cómo y quién lo produce. La soberanía alimentaria incluye: • Priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población, el acceso de los productores a la tierra, al agua, a las semillas y al crédito. • La participación de los pueblos en la definición de la política agraria. Entonces: seguridad alimentaria para garantizar una buena alimentación a toda la población, que implica garantizar condiciones de vida digna y distribución de la riqueza, soberanía alimentaria para devolver al estado el poder decisional sobre la política agraria y la prioridad de la alimentación.

ALIMENTAR A LA POBLACIÓN ARGENTINA: Toda política deberá partir de un análisis de cuál es la población a la que hay que garantizarle la seguridad alimentaria; para luego a partir de allí diseñar políticas y planes en conjunto con otras áreas para avanzar en el sentido de este objetivo prioritario. Los niveles de pobreza, indigencia y desocupación han disminuido desde el 2001 a menos de la mitad, producto de las políticas de inclusión y crecimiento económico, a la vez que ha crecido el nivel medio de ingresos de la población (negociaciones salariales con incrementos promedio del 20% anual, dos aumentos jubilatorios por año, aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil en más del 300%, asignación universal por hijo, subsidios a productos y servicios, incentivos económicos al consumo, etc.). Sin embargo, esta distribución se ve frenada una y otra vez desde los grupos concentrados de la economía fundamentalmente por dos factores: la agitación social con el fantasma de la inflación y los mecanismos extorsivos hacia el Estado y hacia la sociedad de formación de precios de los alimentos que conforman la canasta básica de las familias trabajadoras. Una opción para enfrentar este pro-

blema, tanto desde el punto de vista de los consumidores como desde el punto de vista de los productores de alimentos (esencialmente los pequeños y los familiares) es la instalación de mecanismos de distribución de Mercado Libre o Justo. Con mercado libre o justo nos referimos a mecanismos de regulación estatal y políticas públicas que tiendan a achicar la brecha que existe en el precio de los alimentos entre lo que recibe el productor y lo que paga el consumidor. Una de las maneras de implementar estos mecanismos de distribución puede consistir en la creación de mercados populares, contratados por organizaciones sociales con una entrega directa, sin entrar en una cadena de formación de precios. La otra posibilidad es la distribución directa, conducida por las organizaciones sociales y organizaciones de trabajadores, con bolsones periódicos con todo lo necesario; instrucciones para su mayor aprovechamiento (palatabilidad, presentación) y control para comprobar su utilización hasta instalar la práctica y cambiar los hábitos de consumo actuales. A esto se puede incorporar, en el marco de una política alimentaria integral, folletos del Ministerio de Salud sobre la importancia de una buena alimentación y las ventajas sobre la salud y la calidad de vida. En el proceso de distribución irracional de alimentos hay otras víctimas, además del pueblo subalimentado; y esas víctimas son los auténticos productores (agricultores familiares). Mientras hay demanda de alimentos, los auténticos productores se ven amenazados de ruina, por lo cual el remedio debe venir para todos, combatiendo los errores de alimentación, comercialización y circulación y adaptando la agricultura a los requerimientos de la salud de la población, creando nuevos hábitos de alimentación y conformando científicamente un balance entre alimentos básicos y protectores, es decir, estableciendo de acuerdo con la fisiología y características nacionales, lo que debe consumir un argentino por día y por año. Esto exige, por un lado, una ampliación de las inversiones públicas en la construcción de dotaciones de recursos para los pequeños agricultores, facilitando su acceso a los mercados y mejorando su capacidad

pág. 7


pág. 8

para gestionar riesgos; y por el otro, una planificación de la estructura agraria del país acorde con los objetivos de la política alimentaria, como ya mencionamos.

Plan Alimentario Hambre Cero

POLÍTICA NACIONAL DE ALIMENTOS Los lineamientos para la política alimentaria se entrelazan con los lineamientos necesarios para la planificación de la política agraria ya que para alcanzar seguridad y soberanía en materia de alimentos se deberá orientar la producción, la industrialización y la comercialización de los productos alimenticios partiendo de las necesidades biológicas de la población. Un método de trabajo de esta magnitud requiere la interrelación de otras áreas del estado además del ministerio de agricultura, como salud, economía y educación, al menos. Corresponde al área de Salud fijar la fórmula argentina que, de acuerdo a la fisiología, describa lo mínimo de cada uno de los 10 ó 12 alimentos que intervienen o deben intervenir en el menú diario. Establecida la fórmula ideal del consumo diario, fácilmente se deduce el consumo anual de cada rubro, luego con una simple multiplicación por el número de personas, sabremos el total que consumirá por año la población argentina. En Economía, con los datos objetivos de la producción actual sabremos los excedentes y los déficit de cada rubro, para implementar los cambios en la producción. Con la política alimentaria recién podremos fijar la política agraria. Pero aún nos falta concretar las fallas de la nutrición colectiva: para ello necesitamos otro dato, el del consumo real, muy difícil de saber con exactitud, pero no imposible y puede lograrse una buena aproximación. Sabiendo lo que realmente se consume, discriminando alimento por alimento, tendremos tres conclusiones: 1- el verdadero estado de salud de la población 2- una orientación precisa para la producción agraria 3- un criterio para regular la política exterior de alimentos En educación, con los datos de lo que

se necesita y lo que se consume, tendremos los ejes que deberá plantear la política educativa para cambiar malos hábitos alimenticios y generar la conciencia del alimento como sustento del organismo y no como consumo. El análisis completo de la alimentación actual, es un arma fundamental para atacar rápidamente las faltas y los excesos y poder actuar sobre los hábitos alimentarios, con una campaña agresiva, contra la mala alimentación, y también muy fuerte sobre la correcta alimentación. Además, hay que regular el comercio exterior para que no pueda salir absolutamente nada de lo que necesitamos. Aquí deberán ponerse en marcha mecanismos que tiendan a la nacionalización del comercio exterior, como los ejemplos antecedentes más inmediatos de la JNC y la JNG (Junta nacional de Carnes y Junta Nacional de Granos). Finalmente, se deberá plantear la política de exportación del excedente donde discutiremos el agregado de valor a los productos exportables para aprovechar al máximo la creación de riqueza del capital y el trabajo nacional. Además, esta política deberá necesariamente enmarcarse en una política de integración regional con Latinoamérica. El principal objetivo del mundo de hoy es la energía: los alimentos y sus fuentes de producción y el petróleo o energías alternativas; por eso cuando hablamos de alimentos estamos hablando de energía y cuando pensamos en Argentina en soberanía alimentaria, estamos pensando en Latinoamérica y entre todos podremos tener soberanía energética.

EJEMPLO DE PLANIFICACIÓN AGRARIA PARA LA SOBERANÍA ALIMENTARIA: Tomamos algunos ejemplos de cultivos paradigmáticos como la soja para describir el proceso de planificación agraria que debería tener en cuenta el plan alimentario: Cosecha Gruesa 2010:


CULTIVOS

Ha.

PROMEDIO Tm.

Girasol

1.515.000

2.000.000 507.552

Sorgo

933.000

Algodón

470.000

Maíz

3.100.000

18.000.000

Soja

18.200.000

52.200.000

balancear la totalidad (balanceado para ser usado en la alimentación animal) SOJA

MAÍZ

100 %

43,85 % superficie

56,15 % superficie

21,3 millones has

9.340.050 has

11.959.950 has

Producción

28.020.150 Ton

95.679.600 Ton.

Si esta producción de soja de la última cosecha se industrializara en su totalidad podríamos producir:

Producción industrializada: Aceite

Expeller

Balanceado general en millones / Tm

10,44

41,76

205

Como ejemplo para la planificación industrializando toda la soja existente, tenemos un gran problema: 205 millones/ tn de balanceado. La composición en general y como ejemplo es: expeller Maíz o soja Balanceado 20% 80% 100% 41,76 millones de ton 164 millones de ton. 205 millones de ton. La soja, que es lo que tenemos asegurado, alcanzó para esto. ¿Qué pasa con el maíz? Maíz hoy----- 3.100.000Ha--- 18.000.000 ton Lo necesario para el total de balanceado para poder aprovechar toda la soja son: 164 millones de toneladas de maíz = 21millones de Has a 75qq/Ha (Promedio nacional). Para poder trasformar en carne, huevos, leche; toda la producción de soja y maíz, tendríamos que planificar la producción agropecuaria y distribuir en forma bastante diferente los porcentajes de cada cultivo. Tomando como total los principales cultivos de verano, tenemos hoy entre maíz y soja 21.300.000 Has. Para no alterar los otros cultivos, en este ejemplo: 21.300.000 Has. cultivadas---- 18,2 millones Has. soja y 3,1 millones Has. maíz. Tendríamos que tener por cada Ha. de soja------1,28 Has. de maíz para poder

5.060.430 Ton. aceite 22.416.120 Ton. expeller 44 % P.B. 117.095.720 Ton. balanceado 95.679.600 Ton. maíz Se necesitan hoy para 44 millones de habitantes: NECESITAMOS

SE PRODUCEN

LECHE 9.000 millones de lts.

10.300. millones de lts.

CARNE 3.828 millones de kgs.

BOVINA: 2.400 millones de khs. AVIAR: 1.550 millones de kgs.

PORCINA: 284 millones de kgs. TOTAL : 4.334 millones de kgs. HUEVOS: 15.840 millones de unid.

9.745,5 millones de unid.

GRASAS/ACEITES: 1.142 millones de kgs.

ACEITE DE GIRASOL: 840 mil kgrs. ACEITE DE SOJA: 4.740 mil kgs. TOTAL: 5.580 mil kgrs.

Como se podrá observar si estudiamos la producción, el consumo y las necesidades alimentarias, veremos que, aparecen excedentes de producción en casi todos los rubros. Lo mismo ocurre si investigamos un poco más en otros países de Latinoamérica. Así arribamos al descubrimiento que la seguridad alimentaria de la población y la soberanía alimentaria de la región y el país, más que por una cuestión de producción pasa por una cuestión de con-

pág. 9


pág. 10

centración y distribución, lo cual requiere agresivas políticas de estado que desde ya sabemos no será fácil implementar.

PLAN ALIMENTARIO: Hambre “0” Los pasos propuestos para la elaboración de un plan alimentario nacional encuadrado en la política agraria y en el marco general de un proyecto de país nacional y popular son: 1) Análisis de la estructura poblacional del país 2) Análisis de la alimentación actual de esa población: qué alimentos se consumen, qué alimentos necesitamos para garantizar seguridad alimentaria, qué alimentos se producen 3) Plan para garantizar la seguridad alimentaria de la población, con objetivos de corto, mediano y largo plazo, en tres planos fundamentales:

Plan Alimentario Hambre Cero

1- ALIMENTACIÓN Y SALUD • Fijar fórmula promedio de grupo de alimentos básicos para cada habitante • Medidas de emergencia: programas para atacar la desnutrición infantil, planes para maternidad y trabajos en condiciones de clima o actividad desfavorables, planes para población con NBI • Campaña de educación alimentaria: diferencia entre comer y alimentarse, cómo lograr una buena nutrición, dieta de los argentinos y hábitos de consumo, beneficios de consumir alimentos producidos por agricultores familiares • Políticas para garantizar acceso a condiciones sanitarias tanto a productores como a consumidores (agua, vivienda, atención médica, etc)

2- PLANIFICACIÓN DE LA AGRICULTURA • Estructura agraria que necesitamos para garantizar la seguridad alimentaria • Mecanismos de distribución y comercialización de los alimentos que garanticen producción sustentable para los productores y acceso suficiente para los consumidores • Política integral de Precios de los alimentos: regulación estatal de precios

de alimentos para consumo interno, leyes de control tributario, productivo y medio-ambiental, mecanismos de distribución de mercado justo de alimentos, acuerdos de precios, distribución de alimentos a través de organizaciones, etc

3- POLÍTICA NACIONAL Y ESTRATÉGICA • Marco del proyecto nacional y popular • Redistribución de la riqueza para garantizar condiciones de vida digna tanto a los productores como a los consumidores de alimentos • Estado regulador. Nacionalización del comercio exterior. • Política de industrialización con agregado de valor en origen • Desarrollo científico y tecnológico • Integración regional: soberanía energética para Latinoamérica 4) Convocatoria, organización y coordinación de los sectores que deberán sostener y concretar el proyecto: profesionales (técnicos, profesionales, intelectuales y sus organizaciones, organismos científico-técnicos), productores (agricultores familiares, pequeños productores agropecuarios, trabajadores del campo y la industria de la alimentación, movimiento obrero organizado), consumidores (organizaciones sociales, sindicales, barriales, políticas, de consumidores, etc)


PLAN AL IME N T AR IO

E l F u n d a m e n t o G e n e r a l d e u n a P o l í t ic a A lim e n t a r ia :

LA SALUD DE LA POBLACIÓN Una buena alimentació alimentación: 1- Proporciona buena inmunidad, defensa ante las infecciones y rá rápida recuperació recuperación 2- Previene enfermedades como la desnutrició desnutrición o subnutrició subnutrición, anemia, bulimia, anorexia, etc 3- Permite afrontar en condiciones saludables etapas como embarazo, lactancia, postoperatorios, trabajos forzosos, vejez, primera infancia, etc

H AMB R E “0”

Buena alimentació alimentación es tener Seguridad alimentaria

U n P la n A li m e n t a r i o I n t e g r a l:

E ntonc e s

1- Estructura Poblacional 2- Alimentació Alimentación Actual 3- Plan Hambre “0”: - Alimentació Alimentación y Salud - Planificació Planificación de la Agricultura - Polí Política Nacional y Estraté Estratégica 4- Sectores que llevará llevarán adelante el proyecto

 Seguridad alimentaria para garantizar una buena alimentació alimentación a toda la població población, que implica garantizar condiciones de vida digna y distribució distribución de la riqueza.  Soberaní Soberanía alimentaria para devolver al estado el poder decisional sobre la polí política agraria y la prioridad de la alimentació alimentación.

P l a ni fi c a c i ó n de la A gric ultura

C o n la po l í t ic a a lim e n t a r ia po d r e m o s fija r la po l í t ic a a g r a r ia

 Estructura agraria que necesitamos para garantizar la seguridad alimentaria

producció producción sustentable para los productores y acceso suficiente para los consumidores  Polí Política integral de Precios de los alimentos: regulació egulación estatal de precios de alimentos para consumo interno, leyes de control tributario, productivo y mediomedio-ambiental, mecanismos de distribució distribución de mercado justo de alimentos, acuerdos de precios, distribució distribución de alimentos a travé través de organizaciones, etc

Tenemos hoy entre maíz y soja 21.300.000 Has 18,2 millones Has soja

3,1 millones Has maíz

PRODUCCIÓN INDUSTRIALIZADA

COSECHA GRUESA 2010 - Área sembrada SI SE INDUSTRIALIZARA TODA LA PRODUCCIÓN DE SOJA DE LA ULTIMA COSECHA PODRÍAMOS CULTIVOS Ha PROMEDIO Tn PRODUCIR: GIRASOL

 Mecanismos de distribució distribución y comercializació comercialización de los alimentos que garanticen

Trasformar en carne, huevos, leche toda la producción de soja y maíz

Paso a Paso… Paso….

1.515.000

2.000.000

SORGO

933.000

507.552

ALGODÓN

470.000

ACEITE

EXPELLER

10,44

MAÍZ

3.100.000

18.000.000

SOJA

18.200.000

52.200.000

Distribuir en forma diferente los porcentajes de cada cultivo SOJA

MAÍ MAÍZ

100%

43,85% superficie

56,15% sup.

21,3 millones Has

9.340.050 Has

11.959.950 Has

Producció Producción

28.020.150 TN

95.679.600 TN

5.060.430 TN ACEITE 22.416.120 TN EXPELLER 117.095.720 TN BALANCEADO 95.679.600 TN MAÍZ

205

PARA APROVECHAR TODA LA SOJA TENEMOS 205 MILLONES/TN DE BALANCEADO, SEGÚN LA COMPOSICIÓN: EXPELLER

MAÍZ O SOJA

20%

80%

41,76 MILLONES DE TN

164 MILLONES DE TN

MAÍZ HOY

3.100.000 Ha

MAÍZ NECESARIO

21.000.000 Ha

P olític a N a c iona l y E s tra té gic a

Planificar la producción agropecuaria

BALANCEADO GENERAL EN MILLONES/TN

41,76

 Proyecto nacional y popular  Redistribució Redistribución de la riqueza para garantizar condiciones de vida digna tanto a los productores como a los consumidores de alimentos  Estado regulador. Nacionalizació Nacionalización del comercio exterior.  Polí Política de industrializació industrialización con agregado de valor en origen  Desarrollo cientí científico y tecnoló tecnológico  Integració Integración regional: soberaní soberanía energé energética para Latinoamé Latinoamérica

BALANCEADO 100% 205 MILLONES DE TN 18.000.000 TN 164.000.000 TN (a 75qq/Ha Promedio Nacional)



Cuadernillo 2