Page 25

empresas y empresarios —Se ha hecho un plan especial de formación del personal para que un empleado esté capacitado para desarrollar varias tareas —En fabricación se ha hecho prácticamente a todos los niveles, quitando encargados y jefes de equipo, porque estos, dentro de sus secciones, casi todos son ya multitareas. Ha sido necesario porque realmente el mercado no está como para hacer grandes planificaciones, cuando nosotros antes teníamos casi dos meses por delante de planificación de producción. El mercado ya no está así y nosotros ya no fabricamos para eso. Las grandes programaciones persisten en la empresa pero son para el extranjero y ahora mismo, lo que te demanda el mercado nacional es hoy necesito tres de esto, mañana cuatro de eso, pasado una, luego diez, etc. Te lastra mucho el hecho de que no puedas contar con permutar a la gente, o lo que es lo mismo, suma mucho que sean polivalentes. Aquí ha entrado en juego otro concepto que es el de no saturar la fábrica al 100%; tenemos unos recursos que pueden ser dispuestos de una u otra manera y dentro del flujo diario de pedidos. Hasta la fecha Repagas no contaba con un planificador de carga y trabajo, un software que simulara los distintos escenarios posibles en cuanto a necesidades y plazos de entrega de acuerdo a esos recursos disponibles y a la evolución de los pedidos recibidos. Dicho así suena como si hubiéramos trabajado durante años sin previsiones y no es el caso, pero desde luego no con el grado de detalle actual. Y si la gente no fuera polivalente, posiblemente iríamos llenando una parte de cada día cuando a nosotros lo que nos interesa es saturar lo más posible días completos. Si solo hay lunes o martes y se ha acabado, el resto de días y de recursos disponibles pueden utilizarse en los pedidos fuera del diario, en las programaciones, los que no son de servir inmediatamente. Una de las consecuencias de fabricar así es que les podemos personalizar algo las máquinas a los clientes, hacer frontales distintos, acordar programaciones grandes con ellos... Sin la posibilidad de cambiar, permutar la gente, es complicado. Insisto, es que al final se ve en el mercado, en la calle, que claramente la imprevisión de este sector es elevada y en los tiempos que corren aún más porque nadie quede dejar escapar un pedido que pasa por su delante de su puerta; tienes que ser flexible y versátil, es imprescindible. —¿Cómo quiere Repagas que le llegue este gran cambio al cliente final? —Aunque existe una línea muy fina, nuestro cliente no es el cliente final, es el distribuidor, y

esto hace que ya el enfoque sea diferente. La única manera de que para el distribuidor trascienda también este cambio es que lo vea. Hay que enseñarlo. Hay una pequeña parte que nosotros hacemos a diario y que es visitarles e ir adelantándoles de palabra los cambios, y otra es traerles aquí y que lo vean. Ahora no lo estamos haciendo mucho porque estamos en plena mudanza trasladando las oficinas. Antes de empezar la mudanza propiamente dicha, la parte de producción, como ese cambio se hizo en 2013, sí se pudieron utilizar las instalaciones de producto para poder traer a la gente, para hacer cursos y para formación, sobre todo formación. No hay mejor manera de que la gente asuma el cambio que la formación y hacerles partícipes del mismo de manera presencia. Formación comercial pero también técnica, cosas que últimamente vienen a ser muy parecidas, por lo menos en nuestro campo. Al final el enfoque que tenemos es que nosotros no somos una empresa que queramos luchar por precio, aunque tengamos algunas líneas de producto más competitivas que otras, pero que en general huimos de luchar por precio. Y si no tie-

Se les anima mucho a que vengan, sin perder la perspectiva de que nuestro cliente es el distribuidor, pues que vengan con ellos. nes el precio tienes que aportar algo diferente. Y si ya además no eres el más rápido, todavía más. Tiene que ser porque el producto encaje a la gente, porque tienes una buena máquina a nivel de respuesta en cuanto a todo, que puedas confiar en ella, en el servicio que te da... Cuando consigamos centrarnos un poco más en el cambio y estar más cerca de llegar al objetivo que nos hemos marcado teniendo más presencia en la calle con producto expuesto (que durante los dos últimos años lo hemos tenido muy controlado) seguiremos a tope con la formación pues hay una parte importante que intentamos incentivar y que afecta directamente al usuario final; se trata de animar a nuestros distribuidores a que vengan con sus clientes. Los distribuidores lo que tienen que saber es lo que hemos cambiado, porque el producto lo conocen. Pero el usuario final sí que agradece tocar, ver, abrir, cerrar, hacer sus comentarios… Se les anima mucho a que vengan, sin perder la perspectiva de que nuestro cliente es el distribuidor, pues que vengan con ellos. Y para nosotros siempre está bien conocer lo que gente, los usuarios de tus equipos, opinan, porque 25

Profile for Peldaño

MAB Hostelero - 205  

MAB Hostelero - 205  

Profile for peldano