Page 85

Seguridad

Seguridad Privada gue las directrices que distinguen a

normativos-, pensamos que existen ra-

objetivos, es capaz incluso de mentir

los métodos de screening (despistaje,

zones de peso que avalan el modelo, sin

y/o simular, lo que no se plantea habi-

cribado o tamizaje), consistentes en

embargo, también creemos necesario su

tualmente en situaciones clínico-sanita-

análisis simples para la identificación o

sometimiento a un proceso de mejora

rias. Tarea difícil, además, si reparamos

el descarte de [psico]patologías, ya que

continua y en consonancia con los avan-

en la ausencia de formación académica

permiten –si están bien diseñados, los

ces científicos y los datos acumulados.

y profesional específica.

instrumentos de valoración son fiables

Cabe destacar que, en los últimos 25

Han pasado cerca de 20 años desde la

y se aplican por personal conveniente-

años, más de 8.000 personas han muer-

publicación del RD 2487/98 y, además,

mente formado–, estimar el riesgo de

to en España como consecuencia de un

se han modificado legislativamente las

una determinada condición psicofísica

uso inadecuado (voluntario o involunta-

figuras incluidas en el ámbito de la

y su posible evolución. En este caso, no

rio) de las armas de fuego.

Seguridad Privada y sus funciones. En

existe un protocolo establecido, como

El objetivo de la normativa no es impe-

ciencia no puede decirse que 20 años

sí existe en el caso de la valoración de

dir el acceso a las armas de fuego, sino

no son nada, ni se debe incluir en un

conductores, por ello no es posible ga-

conseguir que quienes las posean y/o

mismo grupo a quienes aspiran a te-

rantizar la exacta replicabilidad del pro-

presten servicios de seguridad privada,

ner y usar armas de fuego y a quienes

cedimiento, ni el recurso a un procedi-

lo hagan con responsabilidad, seguri-

prestan servicios de seguridad privada,

miento e instrumental de evaluación

dad y control. Para lograrlo, la legisla-

por lo que carece de sentido aplicar,

apropiado ni ajustado a condiciones

ción estableció una acción evaluadora

indistintamente, el mismo cuadro de

diferenciales de los aspirantes.

de amplio espectro, aplicable a gran

enfermedades o deficiencias que son

El fondo de la cuestión de la exploración

diversidad de sujetos, sobre determina-

causa de denegación o restricciones.

psicológica en los CR es la respuesta a la

dos requerimientos psicofísicos: condi-

El control médico-psicológico en este

pregunta legal clave: ¿Tienen afectadas

ciones físicas, destrezas psicomotoras,

ámbito debe realizarse de forma indi-

los aspirantes sus facultades intelectivas

adecuado nivel intelectual, equilibrio y

vidualizada y específica, con el obje-

y/o volitivas? Y, si es así, ¿en qué grado?

uso racional de todo ello, psiquismo sin

tivo de comprobar si el solicitante es-

La respuesta es relevante tanto para pre-

factores disposicionales adversos, etc.

tá capacitado para manejar armas de

ver un uso descuidado o erróneo de las

Una acción evaluadora siempre es di-

forma segura y/o prestar servicios de

armas como para prever un deliberado

fícil, ya que el ser humano no es un

seguridad privada, sea con o sin ar-

mal uso. En nuestro sistema legal, una

organismo pasivo que emite respues-

mas, estableciendo las restricciones o

persona es imputable cuando sabe lo

tas automáticas ante estímulos de un

adaptaciones que correspondan o de-

que hace y quiere hacerlo; lo que signi-

entorno, sino que construye sus situa-

clarando no apto a quien no presente

fica que actúa dolosamente, para lo que

ciones y las dota de sentido, valor y

las capacidades mínimas para un des-

se requieren dos elementos fundamen-

niveles de riesgo y, para conseguir sus

empeño seguro.

tales: saber, que implica inteligencia, y querer, que implica voluntad y libertad. Por eso, inteligencia y voluntad son los dos elementos clave para los psicólogos de los CR y los juristas. Es bien sabido, o debería serlo, que la imputabilidad personal puede verse anulada o reducida por factores individuales o situacionales (aludiendo, en términos jurídicos, a los llamados «eximentes» y «atenuantes»). Es obvio que en las exploraciones de los CR no es posible llegar a factores situacionales, pero sí a los individuales; precisamente, ahí radica la importancia de un correcto screening. Dejando a un lado casos concretos de mala praxis -propiciados por el mal uso de los desarrollos Julio-Agosto 2015 / Cuadernos de Seguridad / 85

Cuadernos de Seguridad - 302