Page 1

CANTO AL AMOR DE SU PAÍS

Felipe Ruiz


Canto al amor de su país, 2011 ®Felipe Ruiz

Foto de portada- Gata Luna Plop Edición general- El Gato Volador Esta obra está protegida por licencia Creative Commons. Su distribución y difusión está permitida citando la fuente, así mismo, su comercialización sólo es posible bajo autorización autorial o editorial.

Pelagatos no.ediciones/pela.gatosygatas@gmail.com


A mi hijo Ignacio Ruiz


Los que queréis tener siempre a mano mis plaquettes Y las lleváis de compañeras de viaje en la valija, Comprad esta edición manual de pocos pergaminos. Marcial


Canto al amor de su paĂ­s


7


Nupcial

Mirando los quietos monumentos de esta plaza, creo que hay algunos inmerecidos rostros orgullosos, y que en otras plazas faltan memoriales de bronce que canten el nuevo son al amor de su paĂ­s

8


CANTO PRIMERO Éste es el son de los ríos el son del mar el son de las nubes estrellándose son de las montañas estrellándose porque son de las mismas manos mías este son esta paciente pasión cantanto cantando Porque espiritualizaron las montañas nevadas Espiritualizaron los bosques y las sombras de las veredas Para que Ud. sepa de nuestro dolor le hablan por mí de las montañas mis lágrimas potables que poco a poco bebería lentamente como un manantial hasta estancar la sed en un charco de mi alma

9


CANTO SEGUNDO Y qué será de nosotros ahora cuando vienen por carreteras rodadas hace cientos de años qué será de los rodados puentes de los rodados pasos de nivel qué será de las rodadas torres Cuando del amor quede en un fresco de aire la Sierra y el son de pequeños ramales de ríos chapoteando entre las piedras Espiritualizaron los ojos de los chicos y sus lápices Espiritualizaron los sobres llenos de cartas anónimas Para que Ud. también vea el amor mío en el son de este canto le hablan por mí los clavados en sueños bajo las piscinas donde nos cuartearon en tablas

10


CANTO TERCERO Ud. tendría en sus manos entonces el clamor de los bronces Ud. vería entonces sus caídos forjados en bronce Para que el son para que la vida no sea solo el perdón de lo que hicimos sea también el color sustantivo de las violetas de las lilas de las rosas Es que si Ud. supiera del viento que azota las esquinas Y si Ud. viera mi piel quemada bajo el látigo de una estrella llamada sol Sabría por mi corazón por mis lágrimas por mi azotado pensamiento del dolor de lo clavado donde los villanos garabatean y escupen sangre

11


CANTO QUINTO Sepa Ud. de mis manos transpiran el calor de mi muerte Son de son de Arequipa Son de Cuzco mis manos Son de Nazca donde nace el Canto y yo soy el pájaro dibujado hace cientos de años cuando apuna la mirada Por eso cuando el ex país arroja contra mis ojos las pesadillas roda en cada lágrima un sueño que he perdido dejando atrás poco a poco los restos de mi cuerpo mi corazón mi latencia jadeante que no obstante oculta el misterio de una vida Espirituales son los bosques como espirituales las sombras de los árboles Espirituales fueron a una casa doblando las campanas de una iglesia Porque mi corazón como un latido sin clímax en que me demoro días meses años en llegar ahí hasta tu cuerpo victorioso hasta tu ausencia en tu nombre en tu flor en tu violeta

12


/1979/ Héctor, Paula y Felipe, los tres nacieron en el año 1979, los tres nacieron en el año que según el poeta Enrique Lihn, es el año de la mutualidad del Yo. Héctor se fue a vivir unos años a México y escribió mucho por allá, Paula se quedó en Santiago de Chile y publica aún algunos versos que valen la pena. Felipe fue a Perú, estuvo cerca de la muerte y aún escribe poesía. Héctor, Paula y Felipe, fueron muy buenos amigos en su juventud, incluso hay algunos registros visuales donde los tres aparecen juntos, felices. Es cierto que tomaron distintas direcciones y sus poemas partieron y volaron a distintos países, a distintos corazones como ojos encontrando caminados en las tinieblas. Héctor, Paula, y Felipe, los tres unidos para siempre cuando la Patagonia era la Patria.

13


/1979/ Yo nací en Coronel en el año 1979, y ahora vivo en Santiago, precisamente, en el casco Antiguo de Santiago, muy cerca de Avenida Perú. Hay una calle que lleva un nombre curioso: ex humorista…, pienso que alguna vez también yo me reía de todo, y que he cambiado con el curso del tiempo. Hay villas hacia el norte de la ciudad y plazas donde los hermanos tocan sus panderos y sus banjos. He caminado por esas villas y una vez creí ver en la luna una cruz de luces tras los vidrios de un colectivo. Los villanos viven allí cultivando cada muerto. Los adornan, les prenden velas, los coronan, les escriben mensajes en mármol. Son las animitas de los crímenes y asesinatos lo que impiden a este infierno que todos se coman entre sí. Pienso en pastizales de otros mundos. En experiencias mejores que estas villas y que esta vida que nos ha tocado. El infierno es que todo valga mil pesos, que nada valga la pena, y que todos sean villanos. Entro en gasolineras y la publicidad me parece irrelevante en el tiempo y en el espacio. Debe ser por el mismo hecho de que el dinero no les importa en lo absoluto en este siniestro plan de conspiradores.

14


COMO MONTAÑAS ESTRELLÁNDOSE Como montañas estrellándose cae la noche como montañas chocando suena el son de las cumbres porque amaneció poco a poco al otro lado de la cordillera y una pregunta nos fue dirigida otra vez desde la nieve Clavados en una piscina de sueño celeste fueron ellos arrojados son las tablas de Chile que de a una en una de a dos en dos fueron midiendo con huinchas el precio de los cuarteados campamentos Como piezas donde dormir de a dos como camarotes donde dormir de a cuatro cuarteados con los pies en el rostro fueron entrando a Chile las tablas por cientos por miles y era el dolor de esa vida en lo clavado cincelando en la madera mi nombre sincerándonos

15


COMO MONTAÑAS ESTRELLÁNDOSE II Caro es el precio por hectárea de la tierra prometida que les hicieron tragar nos dicen los sones de las nieves caro es el precio de las tablas que de a dos por dos de a un por mil fueron entregadas al país de Chile Como aprehendidas tablas como prensadas tablas fueron poco a poco diferenciándose las mochilas Morrales de campaña fueron con casco y lomo a la frontera y sin nombre solo patria fue repartida su escuadra Mochila de montaña y guitarras partieron al sur rumbo al robo Aquí quedaron con la mochila cargada de cuadernos los clavados de Chile

16


NO PERDEREMOS EL ALMA Aquí no se compra aquí no se vende aquí no se arrienda aquí no se fía todo el amor de Chile es mi alma en esta tarde caminemos pues por los días contados hasta una noche en que el corazón de cereza cese Hay queridas gentes colores sustantivos Violeta Lila Rosa y está la sustancia del color pero están las margaritas las pequeñas margaritas en el mar Canto el comienzo de un segundo después de un segundo después para mis manos tan sólo un segundo digo un segundo después para mi país

17


Las momias de los campos de exterminio En el penal evitan que los presos de suiciden entreg谩ndoles cepillos sin mango y rasuradotas especiales las momias de los campos de exterminio ardieron quemadas en posici贸n fetal luego del horror de esos eventos entraron al sal贸n los que dan fe que rindieron las tablas de Chile Mochilas cuelgan de cruces blancas frente al mar

18


La cartera del trabajo ¿Quién lleva la cartera del trabajo? ¿Quién, bajo los días lluviosos, bajo las noches de sombría atención de peligro aprieta contra su cintura la cartera, la única cartera, de todos los sueldos? Las madres con sus hijas sentadas en las bancas del metro dicen: parece que pasamos la estación esa Madres con sus bolsos de comida y ropa que van a visitar a sus parientes en villas inhóspitas al otro extremo de sus barrios Madres que viajan en la soledad de los trenes de noche y encuentran sólo miradas inquietantes Son de esas madres que no llevan bajo su cintura la cartera del trabajo mis poemas Las que acarreando sus bolsas con viandas aún tibias parecen morder la angustia Son a esas Madres que no compran el agua de mesa Madres que beben y se embriagan en familia y después, cansadas, simplemente ordenan la mesa de sus parientes invitados, y se acuestan Poco a poco las madres se levantarán y sin llorar tocarán las plantas de sus pies unas con otras y subirán de nuevo por los estrechos pasadizos del túnel de los trenes Subirán poco a poco hasta el último peldaño cuando un día les devuelvan las monedas de los mimos

19


Los carteristas Prudentes compradores son los carteristas Revisan las billeteras que recién han hurtado Y se compran zapatillas, bolsos, poleras Cómo roba esta gente Será porque entre los carteristas y los que llevan La cartera del trabajo hay un pacto secreto, Un pacto de silencio que durará por siempre Cómo roba esta gente No es que me haga el desentendido. Pero entre los carteristas y las que llevan la cartera del trabajo no hay nada para mí, que soy un simple peatón de esos enchapados a la antigua, con poco dinero y de ademanes un tanto tímidos Prudentes compradores son los carteristas Poco dados a los juegos de azar

20


Los impuestos a la carne Nadie puede dudar que el hombre está impuesto a la carne Que nos jugamos por evadir el clímax como quién quiere de ese mismo modo evadir la muerte Nadie duda que el hombre lucha contra esa imposición buscando, como yo, mecanismos de exclusión del deseo, como jugar a hacer lo que se hace solo a medias, como transgredir solo hasta cierto punto. Pero el punto es inevitable. El deseo es exclusión y las vitrinas son exclusivas, por lo que la elección de lo que vamos a vestir en parte es el lúdico lucir del género frente a las mujeres que queremos conquistar. Impuestos a la carne: mira las reses, los trozos de lomo vetado y el guachalomo que se exhibe en esas otras vitrinas de carnicerías de barrios y la importación de cortes exclusivos Impuestos a la carne están las modelos y los animadores, pero también cada uno de los veraneantes de las futuras mágicas vacaciones del Litoral Central.

21


Colores sustantivos Lila, Violeta, Rosa, son colores sustantivos, Sencillamente porque son nombres, pero también, Flor y color De todas sin duda Rosa es la más conocida Por ser quien es más parecida a sí misma Parecida a los rostros de las señoras Rosas

Como flor y color

Pero no he de olvidar a Lila ni a Violeta Su tono parecido y esa forma, la primera, De hablarnos de Durero frente a Los alumnos del taller de poesía Lila, Violeta, Rosa, son colores sustantivos ¿Pero cuál es la sustancia del color? ¿Quién guarda la paleta original de todas las paletas Y pinta el color de la vegetación y de las montañas Cubiertas de arbustos, matas, cardos? Viene a mí la pintura ceresita Paletadas de color sobre la nieve Pincelada de matices y tez sobre tu rostro Tania, que no es color sustantivo, Pero que amo, sobre tu rostro contenido y sereno

22


Los coles Cientos de mochilas cuelgan de cruces en la playa Cientos de cruces con pequeñas campanillas que el viento mueve frente al mar Antes de tu primer beso yo te quise Soñaba con una casa bajo la mesa de mis padres Y robamos mantequilla para el té y el pan Cientos de mochilas cuelgan de las cruces en la playa Cientos de crucifijos en cada una de las salas miramos Porque en las salas había niños que contenían la orina toda la jornada Y porros que odiaban las porristas Cientos de muchachos heridos por el mal trato Colaciones robadas Ven, repite conmigo Nosotros, vosotros, ¿o ellos? Repite conmigo el curso, el curso que nunca pasaremos Cientos de mochilas cuelgan de las cruces frente al mar Y nos machacaron como manzanas en la esquina de la gran mesa de la sala Y avanzamos por los pabellones del A – 22 República de las Américas Y avanzamos, avanzamos por los pabellones del D – 13 República de Bolivia Y las tablas de Chile contamos por cientos por mil Mientras en el patio se escuchaba Ven, repite conmigo Nosotros, vosotros, ¿o ellos? Repite conmigo el curso, el curso que nunca pasaremos Pero un día, te digo, un día los muchachos elevarán la bandera En su mástil de plástico Un día, sí, sí, un día entonarán el himno al amor de su país

23


Felipe Ruiz (Coronel, 1979): Ha publicado los libros Cobijo (LOM Ediciones 2005), Arquero (Editorial Fuga 2008), Fosa Común (Editorial Fuga 2009) y Trenes (2010). Poemas suyos han aparecido en diversas antologías de Chile, México, Perú, Guatemala y España, entre las que destacan Cantares, selección de Raúl Zurita. Ha participado en diverso eventos tanto en Chile como en el extranjero. En el 2003 obtiene el Primer Lugar del Concurso Armando Rubio, organizado por Chile Poesía. Ha obtenido la beca de la Fundación Pablo Neruda. Fue organizador del primer encuentro de poetas jóvenes, Poquita Fe.

pela.gatosygatas@gmail.com

24

Canto al amor de su país  

Felipe Ruiz, una de las voces clave de la nueva poesía chilena, nos presenta un trabajo reciente donde queda de manifiesto su categórica fac...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you