Issuu on Google+

Nuevo Pepino de los Mumford

Señores, lo han vuelto a hacer. Estos caballeros del Oeste de Londres siguen reinventando el folk a lo grande. Ya en la primera escucha te das cuenta de la magnitud de lo que tienes entre manos, y es por eso que necesitas al menos otro intento para poder abarcarlo. Sí, se me nota la emoción ¿verdad? Pero es que con su anterior trabajo ya me conquistaron. Y en el segundo ya empiezan fuerte. Babel, tema que da título al disco, recupera los ritmos potentes y cadenciosos de percusión y guitarra de Winter Winds o White Blank Page. No obstante, la voz de Marcus suena distinta, más fuerte que antes, con más sentimiento, con rabia. Y eso no hace sino mejorar las cosas. Otra canción emblemática del disco es, sin duda, Lover of the Light. Cambios de ritmo, guitarra contundente y un trabajo de banjo que, como es habitual, eleva más si cabe la atmósfera de la canción. Siguen en su línea, ciertamente, pues Hopeless Wanderer o Holland Road recuerdan inequívocamente a The Cave o Awake my Soul, pero el sonido parece más elaborado, como un intento de superar lo anterior. Qué decir además de la versión de The Boxer, de Simon & Garfunkel, otra balada de esas que el cuarteto británico sabe producir como nadie, solo superada, quizá, por For Those Below. Como ya he dicho, un disco que supera al anterior en experiencia, calidad, sentimiento e incluso duración. Y aun así, Sigh no More sigue siendo lo primero que escuché de ellos, y esa sensación es incomparable.


MumfordBabel