Page 7

Un sorbo de perfección A sus 49 años aún conserva esa belleza natural y un tanto ingenua que la hicieron destacar cuando apenas era una niña; y prefiere no recordar ya esa lejana noche de 1989 en la que tuvo que saltar cercas de alambre de púas, atravesar agua helada y campos congelados mientras esperaba que le dispararan, un riesgo que decidió tomar para alejarse de la figura despiadada de Nicolae Ceausescu, como lo relata en su autobiografía. 1 1976, a los 14 años de edad, El 18 de julio de rompería el mito de la perfección, ese que parecía vedado para los simples mortales, tanto así que ni siquiera los tableros electrónicos estaban preparados para registrar tal proeza. Se disputaban los J u e g o s Olímpicos de Montreal, en aquel momento la estilizada figura de una niña rumana, un tanto tímida y peinado de cola de caballo, se ubicó frente a las barras asimétricas y le demostró al mundo cómo su cuerpo era uno solo con este aparato, se desenvolvía en el aire como si hubiera nacido para dominar las alturas al igual que las aves, y unos instantes después posarse en el suelo con tal gracia que parecía que nunca hubiera dejado el piso.

Nadia Comaneci había entregado un sorbo de perfección al mundo en el deporte de la gimnasia; sorbo que dejó sin aliento a todos aquellos que pudieron deleitarlo en ese momento. Logró la perfección jamás alcanzada por competidor alguno, hombre o mujer, hasta ese momento. Perfección que fue enseñada al mundo como un 1,00 ya que los marcadores electrónicos sólo tenían espacio para tres dígitos; se presumía que el nivel máximo del ser

humano en este deporte era el 9,99; pero la niña rumana había trascendido los limites hasta alcanzar el 10,00. “Cuando vi brillar un 1,00 me confundió un poco. Tuvo que ser una de mis compañeras quien me dijo lo que pasaba. Entonces era muy joven como para darme cuenta de lo que significaba ese momento, de que había hecho historia”. Días más tarde y para no dejar dudas de cómo su cuerpo y la perfección estaban destinados a permanecer juntos, logro en seis ocasiones más la puntuación perfecta, para terminar las justas con t re s me d al l as d e oro (g e ne ral

que probo nuevamente que el trabajo, la dedicación y las ganas de triunfar son lo que se necesita para alcanzar los sueños. Pero el suyo no era ser famosa, ni convertirse en mito; como evidentemente sucedió ya que de ser aquella pequeña rumana casi desconocida pasó a ser portada de revistas como Time, Newsweek y Sports Illustrated; su sueño, su vida, era la gimnasia, vivía para el deporte que amaba y lo disfrutó al máximo, tanto que alcanzó aquello que parecía imposible. “Hay que trabajar mucho y muy duro, pero sobre todo hay que tener pasión y ser demasiado paciente”. Nadia Comaneci es ahora una empresaria casada con Bart Conner, ex gimnasta estadounidense, y madre de un hijo, sus negocios particulares siguen girando entorno al deporte que la apasiona; “juntos dirigen la Bart Conner Gymnastics Academy, la revista International Gymnast, una compañía productora de televisión y una empresa proveedora de elementos para gimnasios”. Y como para no perder la costumbre el 10 sigue presente en su vida, “mi hijo es mi mejor 10, mi ejercicio perfecto”.

1. Comaneci, Nadia. Letters to a Young Gymnast (Cartas a una joven gimnasta)

individual, barra y asimétricas), una de plata por equipos y otra de bronce en suelo. “Mikhail, el misterioso ingeniero ruso de la isla de Lost, tiene un gato llamado Nadia en honor a Nadia Comaneci, la mejor gimnasta de todos los tiempos”.

2. Entrevista con la primera gimnasta que logró un

Pronto se cumplirán 35 años del día en que Nadia no sólo demostró que los límites sólo existen en la mente del ser humano, y aún más en la de las mujeres, sino que también fue el día en que se convirtió en leyenda, una leyenda viva son lo que se necesita para alcanzar los sueños. Pero el suyo no era ser famosa,

02-2008.

10,00. Amaya Iríbar / Especial de El País de España. 3. Ibid. 4. Ibid. 5. Kitty Bennett. La niña gimnasta que obtuvo un diez perfecto en los Juegos Olímpicos de 1976. www.aarp.org, 16 de julio de 2010. 6.Martínez Héctor. Entrevista Nadia Comaneci. 17-

Jorge Alberto Mendoza. Comunicador social - Periodista. Editor de El Rollo.

siete

EL ROLLO 8  

Situación de la mujer en el S. XXI

EL ROLLO 8  

Situación de la mujer en el S. XXI

Advertisement