Page 112

Juan Seoane junto a su esposa, Sylvia Montecinos, durante su última entrevista ofrecida a la PDI.

Hace casi 46 años, el Presidente Salvador Allende Gossens emprendió una gira internacional que lo llevó a Ecuador, Colombia y Perú. Era agosto de 1971, y la Dirección General de Investigaciones debió hacer los preparativos y coordinaciones para el viaje, en la reciente adquisición institucional: una avioneta Piper PA-32 Cherokee Six, matrícula CC-ETD. En esta avanzada oficial del gobierno chileno, para coordinar temas de seguridad, viajó el jefe de la Escolta Presidencial, el inspector Alcaíno, acompañado por el teniente José Muñoz Salas, enviado por su institución, y los pilotos de Investigaciones -profesionales a contrata- Víctor Binder Robles y Anton Bakx Brath. El 12 de agosto se inició el plan de vuelo desde Tobalaba, en Santiago, para alcanzar paulatinamente Lima, Bogotá y Guayaquil. El 31 de agosto, terminada la etapa colombiana, el avión salió desde El Dorado, pero debió cancelar su vuelo por razones mecánicas y aterrizar de emergencia en el aeródromo de Neiva. Luego de pernoctar en ese pueblo, el 1 de septiembre, despegó con destino a Guayaquil “con tres personas a bordo” con la intención de ingresar a Perú por su frontera nororiental. Sin embargo, nunca más se supo del avión ni de sus tripulantes. De esta forma, la Escolta Presidencial quedaba acéfala y, por lo tanto, debió asumir el mando -por instrucciones del Director General Eduardo Paredes Barrientos- quien era el segundo en la línea de sucesión.

Detective 112

Así, el destino dejaba a Seoane Miranda al frente de la Escolta Presidencial en los momentos más complejos para la República. Sin embargo, su trabajo policial fue dando satisfactorios frutos. Seoane fue quien corporativizó los Chevrolet Chevy negros que originalmente habían sido traídos por el gobierno del Presidente Allende para los taxistas. De esta forma comenzaron a aparecer con la leyenda "Policía" en el portamaletas, la placa institucional en las puertas delanteras y una baliza y cuatro luces ámbar sobre el techo. Simultáneamente, los estudios de seguridad de sus hombres eran reconocidos entre las autoridades de gobierno y de otras instituciones, pues había profesionalismo y dedicación de los detectives. En la madrugada del 11 de septiembre de 1973, el inspector Seoane recibe un alarmante llamado solicitando la concurrencia de todos los detectives de la Escolta. Seoane activó el “Plan Cadena” para la rápida llegada de los policías. Poco antes de cumplirse los 40 años del Golpe de Estado (mayo de 2012), el inspector Marcelo Ladino González entrevistó a Seoane Miranda, quien recordó nítidamente los últimos momentos con Salvador Allende. "El Presidente se reunió con los generales y funcionarios de Carabineros, y posteriormente con los edecanes de las ramas militares, a quienes dejó en libertad de acción. Después me llamó, INSTITUCIONAL

Edición 170  

84 años consolidando el modelo investigativo para Chile

Edición 170  

84 años consolidando el modelo investigativo para Chile

Advertisement