Page 1

Acero

Revolucionario

¡Proletarios de todos los países, uníos! Órgano Central del Partido Comunista Marxista Leninista de Venezuela Año 1 Nº 3 Enero-Febrero de 2010. Escribenos y conoce más del PCMLV: Email: pcmlvenezuela@gmail.com /pcmlv.blogspot.com

2.010, año de Lucha

Para enterrar el capitalismo, avanzar hacia la revolución proletaria y el Socialismo Página 2

Página 3

Página 4

Editorial

Clases Sociales y lucha de clases, ayer y hoy

La ofensiva imperialista asecha en el año nuevo

Formación política, arma de lucha de la clase obrera

Acerca de la teoría y la práctica

CIPOML: Sobre la grave tensión enltre Colombia y Venezuela


2

Enero-Febrero de 2.010 Acero

Editorial

Después de algunos años de gobiernos de “izquierda” socialdemócrata, acompañados de la aplicación de programas reformistas, la derecha pro imperialista que estuvo arrinconada temporalmente en algunos países de América latina, inicia una ofensiva, en las últimas elecciones han retomado el control político en Panamá, Honduras y Chile, han fortalecido su posición en Colombia y México con técnicas fascistas de control represivo, mantienen el dominio en Costa Rica y Perú, mientras el Salvador se reencuentra sin desparpajo con la derecha, todo esto nos habla del inicio de un período de avance de la reacción, de la burguesía más radical, del imperialismo. Esta tendencia puede seguir su camino triunfal con las elecciones de Brasil creando cada día un mayor nivel de confrontación regional ya que se van aclarando las posiciones, de un lado proyectos abiertamente burgueses, proimperialistas y reaccionarios, del otro proyectos pequeñoburgueses, socialdemócratas, y reformistas, que en su confrontación luchan por atraer al proletariado y otros sectores de clase explotados para utilizarlos como soporte en sus plataformas electorales. Cada día se van estructurando con mayor claridad estas 2 tendencias: Una de derecha, abiertamente burguesa, con claras posiciones reaccionarias, proimperialistas y anticomunistas, que ha logrado presentar una oferta especialmente a la burguesía, la pequeña burguesía y a sectores descontentos, es el caso de Colombia y Chile, pero también Panamá, Honduras, tal vez con otro matiz también se presenta este fenómeno en el resto de países, aunque en algunos están en la oposición como el caso de Venezuela y Bolivia. La otra es una tendencia de izquierda que incorpora concepciones democráticas, antiestadounidenses y populares, con un discurso de gran influencia pequeño burguesa, en este frente se han movido las diversas corrientes de izquierda, incluso fuerzas proletarias que trabajan por comenzar a levantar su propio programa para avanzar en las siguientes etapas y dirigir al proletariado por el camino de su propia emancipación, dejando de ser peones para las maniobras de algún sector de la burguesía o de la pequeña burguesía como ha ocurrido hasta ahora en la mayoría de nuestros países. Es claro que las propuestas socialdemócratas están llegando a sus límites, ya se les dificulta avanzar más, seguir engañando a las mayorías con reformas superficiales, se requiere acciones radicales y romper con el capitalismo para poder realmente satisfacer las necesidades populares, como en los casos de Panamá y Chile la derecha trata de presentarse como una opción, promete el paraíso pero en poco tiempo demostrará su cara imperialista empeorando las condiciones de vida en esos países, por tal motivo los niveles de represión y confrontación se elevarán, y la clase obrera junto con las masas explotadas tendrán que salir a las calles a enfrentar políticas entreguistas y explotadoras que buscan hacer que los trabajadores paguen la crisis del capitalismo. El panorama inmediato es de una crisis general del capitalismo que va en expansión, que llega a América latina y que amenaza con provocar mayor penuria para las mayorías, desempleo, hambrunas, intervenciones militares y guerras. Para la clase obrera, el campesinado y en general para los explotados la verdadera salida a la crisis es la revolución proletaria, por tal razón se requiere la construcción de referencias que puedan llevar a las masas explotadas hacia la revolución proletaria y el socialismo como única y verdadera forma de enterrar al capitalismo. Es un hecho que cuando la democracia burguesa se agota y no puede avanzar más, la derecha intenta recuperar terreno y provoca la agudización de las contradicciones, los revolucionarios tenemos que responder con más organización, un programa claro y propiciando que prenda entre las masas una propuesta de mayor radicalidad para enfrentar al imperialismo y las posiciones reaccionarias, es allí donde el partido del proletariado cobra fuerza para aprovechar las emergentes condiciones de la revolución, es necesario que los partidos y organizaciones revolucionarias nos preparemos para asumir el papel de vanguardia en el duro enfrentamiento contra la reacción local e internacional, contra el paramilitarismo y contra todas las expresiones del poder burgués imperialista, solo la lucha dirigida por la clase obrera habrá de conducir a las masas hacia la victoria y de-

finitiva liberación. En el caso de Venezuela es necesario abordar algunos temas para buscar una mejor orientación en este entrelazamiento de políticas y propuestas que, obedeciendo a elementos muy coyunturales son lanzadas creando cierta confusión, en tal situación vemos como se ha aplicado una medida de modificación del patrón cambiario del Bolívar en relación al Dólar ya que en nuestro país, para tener un mejor control y evitar la fuga de divisas, el Estado, que es el principal poseedor de $, producto de los ingresos petroleros, aplica control cambiario y medidas monetaristas para tratar de contrarrestar los efectos de la crisis que comienza a impactar. A pesar que el precio del petróleo se ha mantenido estable, y en algunos casos ha aumentado, la inflación ha venido perjudicando el desenvolvimiento de la economía, que es una economía capitalista dependiente, altamente supeditada a las importaciones, esta realidad ha hecho que el gobierno, con el fin de disponer de mayores recursos en Bolívares para afrontar un año electoral haya devaluado el Bolívar fijando una tasa de cambio oficial con dos niveles: 2,6 para medicinas y alimentos, y 4,3 para el resto de las mercancías, (incluso para cotizar el $ que ingresa producto del negocio petrolero). Es importante recordar la existencia de transacciones ilegales con el llamado $ permuta, paralelo o negro que hasta el momento de las medidas estaba cotizándose alrededor de 7,5 Bs/$ y que ahora se pretende que baje gracias a las subastas de $ hechas por el banco central. Como en toda economía capitalista los burgueses tratan de acrecentar su capital involucrándose en cualquier tipo de negocio que le genere un rédito importante, para ellos la compra y venta de $ es un buen negocio que no van a perder, lo que indica que probablemente haya una gran demanda de $ oficiales para ocultarlos y revenderlos como forma de presionar al gobierno, las leyes del capitalismo operan en nuestro país como en cualquier otro país capitalista, y la burguesía las conoce y tiene una alta capacidad económica, por lo que habrá un intenso combate económico en torno al dólar paralelo. Pero no solo tenemos un proceso de ajuste de la tasa de cambio del $, también hemos tenido la intervención de una serie de Bancos que estaban involucrados en ilícitos, pero lo peor es que muchos de estos estaban vinculados a sectores económicos relacionados con el gobierno, si bien es cierto que fueron intervenidos por acciones ilegales, no podemos dejar de asumir que el sistema financiero es un elemento central en las economías capitalistas modernas, su crisis expresa la crisis del sistema, que está allí y que el resto de banqueros rápidamente salieron a negar, colocándose como aliados del gobierno, no porque crean en este sino como forma de concentrar capitales y defender sus pingues ganancias. Con una inflación de 26,5% a finales de 2009 y un gran impacto del precio del dólar en toda la economía, por el gran nivel de importaciones, incluso de alimentos, ya estamos viendo una escalada de precios que difícilmente sea contenida por medio de medidas ejecutivas, de allí que la inflación en los primeros meses del año habrá de elevarse perjudicando seriamente el poder adquisitivo del salario, el aumento de 10% a partir del 1º de marzo y del 15% en el mes de septiembre requiere una reconsideración por parte del ejecutivo para recuperar el salario, que a pesar de ser el más alto de América latina, es insuficiente, dados los impactos de la inflación. La clase obrera y sus organizaciones tenemos el deber de buscar los mecanismos para lograr un mejor aumento de salario, haciendo comprender al gobierno que es necesario mejorar las condiciones de vida de quienes dan valor a las materias primas con su trabajo, y en especial al petróleo, fuente de los ingresos de este país. Este año el gobierno dispone de una inmensa cantidad de dinero en Bs. los cuales deberían traducirse en revalorización del salario, inversión en salud, educación, seguridad y vivienda, fortalecimiento de proyectos industriales bajo control obrero, proyectos agroindustriales y agrícolas bajo control campesino con una planificación centralizada por medio del Estado, que debe ser transformado de raíz para permitir el avance del Estado socialista por medio de los consejos de obreros y campesinos como instrumentos de poder del proletariado.

Revolucionario

Formación política, arma de lucha de la clase obrera Nicolás Colmenarez

Vladimir Lenin, jefe de la revolución proletaria

Cuando analizamos y estudiamos los clásicos marxistas también verificamos la dedicación que los maestros del proletariado asumieron de manera permanente en su lucha contra el capitalismo. Camaradas como Marx, Engels, Lenin y Stalin asumieron con responsabilidad la disciplina, conscientes de que solo a través del estudio, el análisis, de la lucha de clases y los elementos que se presentan en ella, se podrán dar respuestas acertadas y contundentes a favor de la causa del proletariado, así estos científicos sociales asumieron la elaboración de la teoría revolucionaria marxista leninista. Nuestros clásicos nos dejan un legado, una guía, unas herramientas para el accionar diario, correcto y disciplinado, herramientas que son de mucha importancia para llegar de manera científica al conocimiento e interpretación de las realidades concretas, tal aseveración nos enseña que en cualquier lugar en que nos encontremos debemos desplegar nuestra acción política para el avance del proletariado. El estudio permanente nos hace enfrentar y rebatir todas las corrientes oportunistas de izquierda y de derecha, surgidas en la lucha contra la sociedad capitalista en la cual nos encontramos. A la clase obrera le corresponde estar al frente en su papel de vanguardia, como sujeto histórico de la revolución proletaria a nivel mundial, por eso es sumamente imprescindible en nuestro papel como revolucionarios marxistas leninistas, estudiar, dedicarle suficiente tiempo a la formación, para así trasmitir en discurso, propaganda y acción los elementos necesarios para avanzar en la derrota del capitalismo. Los actos y discursos políticos son necesarios y actúan como complemento de las luchas reivindicativas, son el primer acercamiento del trabajador a la lucha revolucionaria, esto requiere el componente de la interpretación científica de los fenómenos, la explicación del por qué existen y la importancia de la unidad, solidaridad, de la comprensión de la lucha por el socialismo, la importancia de leer, analizar y comprender que es importante armarnos como clase, prepararnos para la toma del poder por medio de la lucha, donde siempre está presente la posibilidad de la respuesta armada y la violencia revolucionaria como mecanismo para derrotar la violencia burguesa cotidiana, el chantaje y la extorción burguesas, el terrorismo generalizado que ejecuta contra nuestra clase. En la actividad diaria es importante crear elementos necesarios para la organización y formación de la clase, una gran tarea es luchar para conseguir el interés del proletariado en la lectura y el conocimiento, para este cometido, el periódico juega un papel de primer orden, como lo estableciera Marx y Lenin, estimulando el interés y participación en pequeñas tareas de agrupación, acción o colaboración de camaradas, demostrando la importancia de la lucha como instrumento de captación y cualificación, todo esto guiado, dirigido y analizado por un verdadero partido, el partido de la clase obrera, que trabaja por orientar el accionar de las masas de manera responsable hacia el logro de su objetivo estratégico. Ese partido en Venezuela es nuestro partido, el PCMLV.


3

Acero Revolucionario Enero-Febrero de 2.010

Clases sociales y lucha de clases, ayer y hoy Jhonny Romero

La lucha de clases es expresión propia de una sociedad donde una minoría se apropia del trabajo de una gran mayoría, en el capitalismo las grandes mayorías al verse privadas de los principales medios de producción son sometidas, no sin resistencia, a los intereses de los dueños de los mismos para poder subsistir. Los explotados que luchamos por cambiar el estado de cosas que nos oprimen y no permiten nuestro desarrollo debemos estar conscientes de cuál es nuestro papel histórico, cuáles son nuestros intereses, cuales nuestros objetivos estratégicos y tácticos en el camino hacia la conquista de la sociedad sin explotación. Los explotadores luchan por mantener su dominio en todos los aspectos de la sociedad, por eso están dispuestos a emplear cualquier mecanismo para someter a las mayorías a las peores miserias en beneficio de sus intereses, es por eso que quienes somos explotados y oprimidos debemos tener claro que la liberación del proletariado del sistema capitalista no puede llegar a través de mecanismos que expresan una conciliación de clases, donde se vende la ilusión de que la emancipación del trabajo es posible por medio de reformas, acuerdos y convivencia pacífica con la burguesía. Históricamente todas las sociedades han experimentado cambios e igualmente esto le ha ocurrido y le ocurrirá al capitalismo. En la sociedad esclavista, la luchas constantes, el crecimiento de la población, la dura competencia, los altos costos de seguridad y mantenimiento, los ataques de los esclavos, cada uno de estos fenómenos por separado y en conjunto, limitaron la capacidad productiva del sistema y acumularon las condiciones necesarias para abolir la esclavitud, hecho que generó una transformación cualitativa en la sociedad. Estos hechos fueron estableciendo en su desarrollo que la propiedad de la tierra era fundamental para ejercer el dominio de la sociedad, y que el trabajo podía ser ejercido por siervos en lugar de esclavos, sin un aparataje represivo, sin responsabilidad de su salud y alimentación, y aprovechando mejor las capacidades productivas del explotado, de allí que los dueños de las tierras, los señores feudales, se erigieron como la clase dominante en este nuevo

Acerca de la teoría y la práctica José Chirinos

modo de producción, estableciéndose así la sociedad feudalista. En la sociedad feudal el clero monárquico jugó un papel fundamental a favor de los intereses de los señores feudales, también los señores feudales eran respaldados por la milicia que garantizaba el sometimiento por la fuerza de quienes se levantaban contra este régimen. De forma similar se desarrollaron las crisis de la sociedad feudal, el crecimiento de la población urbana que necesitaba mercancías, los inventos y nuevas técnicas en la agricultura, que generaba una mayor productividad de la tierra, las guerras, sublevaciones y el descontento de los siervos por las pésimas condiciones de vida, la división social del trabajo entre los verdaderos trabajadores y los propietarios de los medios de producción, son causa del surgimiento de una nueva clase, los llamados “Burgueses”, grupo excluido socialmente, en un principio, que exigía un puesto en la sociedad, puesto que solo podían alcanzar con la destrucción del estado feudal. La sociedad feudal fue socavada en sus bases, la acción de la burguesía, como clase en ascenso profundizó las contradicciones que se presentaban en esta sociedad, permitiendo así que la burguesía lograra conquistar el control económico y el control político, dando paso a la sociedad capitalista. Hasta ahora la sociedad burguesa domina la sociedad, ha desarrollado los métodos más avanzados para dominar a los hombres y ha produci-

do las armas más letales para su sometimiento por la fuerza, también tomó del feudalismo la religión para el sometimiento “pacífico”, propiciando y auspiciando un sin fin de tendencias religiosas. Con la revolución industrial surge la mayor forma de explotación en serie que ha conocido la humanidad y la cual se moderniza cada día y crea las condiciones para las crisis, la anarquía, con superproducción y competencia cada vez más aguda y sin respeto por la naturaleza, ni la humanidad. El capitalismo en su afán explotador destruye la capa de ozono, genera contaminación ambiental, guerras por petróleo u otras materias primas, por conquistar mercados nuevos y destruir medios de producción para después reconstruirlos en busca de una salida a sus inevitables crisis, para salir de la mercancía estancada. Estas causas y muchas otras, como escasez alimenticia, la desigualdad económica, guerras biológicas, la explotación al máximo y principalmente el levantamiento de los pueblos del mundo en contra del sistema burgués que cada vez es más destructivo y rapaz, impulsa a los oprimidos y explotados a luchar contra tanta miseria, hambre y necesidad, en medio de grandes capacidades de producir, estas contradicciones antagónicas están impulsando cuantitativamente a un cambio de sociedad, por supuesto que la lucha se agudiza, la burguesía arremete con su arsenal, pero el proletariado se prepara, aprovecha las condiciones favorables para formarse

política e ideológicamente y lograr salir de la explotación, planteándose no solo su liberación, sino la liberación de toda la humanidad al acabar con la explotación del hombre por el hombre. A nivel mundial el proletariado está despertando y no se dejará pisotear sin luchar, siempre por una nueva sociedad, ya implementada en una región del mundo, donde los obreros tomaron el cielo por asalto y comenzaron a construir con sus manos el socialismo, experiencia que dio resultados mejores de lo que se esperaba, que fue una sociedad donde la dirección la asumían los mejores hijos del proletariado, los más claros, los que tenían la visión más amplia del país y del mundo y que luchaban activamente por liberar a su clase y no por egoístas intereses personales. Hoy llamamos a todos aquellos que saben que una nueva sociedad sólo se puede construir sobre las ruinas del capitalismo, sólo con unas bases firmes, apoyados en el marxismo leninismo, guiados por el partido de la clase obrera, convencidos de que el proletariado como sujeto histórico de la revolución socialista, junto al campesinado pobre y otros sectores explotados y oprimidos de la sociedad serán los sepultureros del capitalismo, que este socialismo se puede construir en un país o grupo de países, donde el proletariado con su propio partido asume la vanguardia y se dan las condiciones objetivas para romper esa odiosa y oxidada cadena de opresión capitalista.

“La revolución no se hace, se organiza.” Para los marxistas leninistas el quehacer revolucionario pasa por asumir como profesionales la acción revolucionaria, esto significa que el revolucionario es aquel que está dispuesto a entregarle la vida a la revolución, aquel que duerme y se levanta pensando en la revolución. Algunos consideran este principio como que en un momento determinado del enfrentamiento directo y violento nos debemos hacer matar como mártires, pero en realidad esto significa despertar pensando en cómo organizar, levantarse y accionar directamente con las masas para concientizarlas, desarrollar diariamente ideas que contribuyan en la recolección de finanzas, en la captación de nuevos cuadros, de estar dispuestos a dar la lucha política e ideológica en cualquier frente, concientizar a nuestra familia de que el desprendimiento que hacemos con ellos es por una causa justa, por un futuro distinto y por una nueva sociedad. Cuando logremos hacer la mayoría de estas cosas solo será el comienzo de la acumulación que necesitamos para cambiar cualitativamente y así alcanzar el verdadero nivel de un revolucionario. Se nos impone entonces estudiar, formarnos política, ideológica y científicamente para dar respuestas objetivas y certeras de los fenómenos sociales que afectan a las masas, de esta forma organizar las condiciones que se requieren para generar una revolución, igualmente organizar en cada centro de trabajo la producción indispensable para la sociedad. En el desarrollo de una organización marxista leninista la cual tiene el papel histórico de dirigir al proletariado en su lucha contra el sistema capitalista, de seguro encontraremos muchos contratiempos, que solo serán superados con la correcta aplicación del método marxista leninista a la realidad concreta, para esto es necesario estar en permanente contacto con las masas, valorando y evaluando su permanente accionar, ubicando a los posibles aliados tácticos y estratégicos, con los cuales el partido del proletariado fortalezca su acción revolucionaria y avance en su objetivo estratégico de tomar el poder político. Para esto consideramos que es indispensable impulsar los siguientes elementos en nuestra lucha diaria: - Acercarnos a las personas más luchadoras, más consecuentes y atraerlas hacia nuestra organización, conformando células comunistas marxista leninistas, secretas, pero que establezcan los nexos para nuestra política entre las masas. - Comprometernos a profundizar en el estudio de la teoría marxista leninista y de nuestro entorno político y social para tener mejores posibilidades de una correcta aplicación de la misma en unidad dialéctica con la realidad objetiva de nuestra problemática y así poder plantear soluciones acordes con las necesidades del proletariado en su lucha contra el enemigo burgués. La revolución no es trabajo fácil y mucho menos trabajo de una sola persona, por eso debemos concientizarnos en primer lugar nosotros mismos, de cuanto estamos dando para organizar la revolución y nos daremos cuenta que aún nos falta entregar más de nuestra vida, más de nuestro accionar, más de nuestras ideas, más desprendimiento y humildad; posteriormente, sensibilizarnos aún más de las injusticias de este sistema capitalista, para que nuestra conciencia y convicción sea la que nos mueva en esta realidad de constante transformación y cambios; una vez que nos veamos como verdaderos revolucionarios podremos llevar nuestras ideas de forma mucho más clara y concreta a la clase obrera, lo que facilitará la captación, la atención de las masas y que estas comprendan nuestros objetivos y se unan en la lucha para la toma del poder político y para instaurar la dictadura del proletariado.


4

Enero-Febrero de 2.010 Acero

La ofensiva imperialista acecha en el año nuevo Luis Oviedo

Se inicia el 2010 con vientos de lucha y amenazas de grandes conmociones, todo esto que pretende explicarse por “el engaño de los dos Obamas”, la mala intención del “imperio”, la ofensiva de la derecha escuálida o “el calentamiento global”, no es más que los primeros ecos de la preparación del imperialismo para tratar de salir de su crisis general, ellos dan los pasos como quien sabe que pronto va a luchar de verdad, por eso mueven sus piezas, se acomodan y cada vez más abiertamente se colocan a la menor distancia de su objetivo: Tomar las riquezas a la fuerza y someter a los demás a sus designios, el nuevo reparto es inminente, la forma será según el método hipócrita de moda como en Honduras o por la violencia descarada y abierta como en Palestina. En el fondo de todo esto se ubica como verdadera causa la continuación de la crisis y en el caso de Venezuela la llegada de sus secuelas de forma directa a los países dependientes, para ello es evidente la profundización de la ofensiva imperialista, hasta ahora bajo su nueva modalidad operativa iniciada en 2009, estos dos importantes elementos son, en nuestro criterio, las causas de todos los movimientos que el imperialismo está realizando para tratar de recomponerse y sacar el mejor provecho de su fuerza actual, en especial Estados Unidos, busca seguir nucleando en torno a su política el resto de las potencias imperialistas, China y Rusia se abren camino, sin provocar respuestas bruscas de EEUU,

consolidando progresivamente su papel como potencias imperialistas en el nuevo reparto del mundo que está en desarrollo. Las acciones ocurridas en los últimos días, y lo que se avecina en Afganistán, Pakistán, Irán y Yemen no es más que la continuidad de la política de control imperialista en esa zona, pero de igual forma en África y América los tentáculos imperialistas se mueven rápidamente para consolidar gobiernos títeres, y de no ser posible, se preparan para acciones de fuerza, primero estimulando revueltas y guerras “étnicas “o “tribales”, como ahora disfrazan su intervencionismo. En América latina es claro que México, Panamá, Perú, Costa Rica, Colombia y ahora Chile son los principales aliados de esta política imperialista, donde el papel del fascismo moderno llamado paramilitarismo es cada día más claro, la relación entre militares, agentes de inteligencia y narcotraficantes se profundiza cada día,

pero hay un reacomodo de los diversos monopolios (cartels) que en los actuales momentos enfrentan la ofensiva del capital estadounidense dispuesto a adueñarse para sí de este negocio que genera más riquezas que cualquier otro en el mundo, para ello el Estado juega su papel de instrumento de los capitalistas de forma descarada, interviene para sostener grupos de mafiosos como los que gobiernan en Colombia, Panamá, México, Perú y Costa Rica a cambio de su colaboración para destruir toda competencia en el tráfico internacional de drogas ilícitas. El caso Irán-contra y la triangulación de dinero de los narcos, vía CIA para la contra centroamericana fue ampliamente difundido, las relaciones con el narcotráfico y el paramilitarismo de Uribe son conocidas, incluso hechas públicas en EEUU, la capacidad de corrupción de Arias en Costa Rica y Alan García en Perú están documentadas ampliamente desde los años 80, esto

nos habla de la gran jugada que está en desarrollo en Latinoamérica, que va a golpear a los gobiernos de corte democrático burgués, no por la existencia de posturas antiestadounidense y democráticas, sino esencialmente con el objeto de apropiarse de las riquezas naturales y explotar la fuerza de trabajo existente en la región, para ellos estos gobiernos pueden ser un estorbo por sus posiciones nacionalistas, pero también pueden ser un aliado si logran frenar las respuestas revolucionarias de los pueblos y construir acuerdos “razonables” como la garantía de entrega de materias primas a precios “justos” para ambas partes y la consolidación de “democracias” con leyes que permitan el retorno de capitales y la explotación intensiva de la clase obrera nativa. La clase obrera a nivel de cada país; luchando en sus propias condiciones para avanzar hacia la organización, el poder y el socialismo, en concordancia con el internacionalismo proletario que es la acción concreta en función de la unidad de clase como realidad mundial, necesita fortalecer sus organizaciones de clase, los Partidos comunistas marxistas leninistas, los cuales deben estar ligados con las masas y aprovechar las condiciones concretas para el logro de su objetivo estratégico, afianzar su lucha contra el reformismo y no claudicar ante las pretensiones burguesas de una coexistencia pacífica como mecanismo de salida a la crisis, esa es la tarea que se le coloca a la clase obrera a la orden del día.

Revolucionario

Solidaridad con el hermano pueblo de Haití El pueblo de Haití, con la fuerza característica de lucha se levanta pese a las ruinas dejadas por el terremoto que estremeció a este pueblo el 12 de enero. El sismo acabó con gran parte del país y sin embargo el pueblo echó a un lado el pánico y con sus manos viene socorriendo a los heridos, rescatando a los desaparecidos y forjando su ímpetu solidario ante tan atroz acontecimiento. El coraje de lucha del primer pueblo libre del Caribe ha permitido levantarse de este siniestro natural, con la misma fuerza que se levantó este pueblo contra la colonización y en pro de su autodeterminación contra las vejaciones del imperialismo estadounidense. Un sismo natural acabó con Haití y el pueblo se levantó, ahora el pueblo explotado de Haití se levantará como sismo para luchar contra la ya clara dominación estadounidense que con el pretexto de solidaridad a invadido este pueblo y tiene más de 10.000 efectivos militares armados y reprimiendo a los haitianos. Desde el PCMLV, nos solidarizamos con el heroico pueblo explotado de Haití, con su hidalguía y fuerza ejemplarizante.

Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista Leninistas

www.cipoml.org

¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES UNÍOS!

contacts@cipoml.org

Sobre la grave tensión entre Colombia y Venezuela Resolución Propuesta por el Partido Comunista de Colombia Marxista Leninista y el Partido Comunista Marxista Leninista de Venezuela. Aprobada por unanimidad en la Conferencia de la CIPOML. Noviembre 2009. La agresión del imperialismo estadounidense y el peligro de guerra crecen en Latinoamérica. Favorecidos, entre otros factores, por la grave crisis económica actual, la pérdida de sus posiciones ante la presencia de otros imperialismos en la región, la agresión y las guerras como una forma de solución a las crisis económicas. Esta política dirigida desde la Casa Blanca, se hace evidente a través del golpe de Estado en Honduras, el despliegue de la IV flota en los mares de Sudamérica y el aumento del personal militar y de mercenarios, junto al establecimiento de 7 nuevas bases

militares en Colombia. La oligarquía colombiana y el imperialismo a través de uno de sus más fieles lacayos, el Presidente colombiano Álvaro Uribe, han agredido y violado la soberanía territorial de los países fronterizos. Con la oligarquía venezolana llevan a cabo una política de establecimiento de grupos paramilitares colombianos a lo largo de los más de 2000 Km. de frontera común, en especial en el Estado venezolano del Táchira. Esta agresión está dirigida a desestabilizar el Gobierno de Chávez en Venezuela y servir de excusa para fomentar la guerra entre los dos

países, que genere las condiciones que permitan la ocupación militar de la frontera por tropas extranjeras regionales o directamente del imperialismo estadounidense. La creación de este foco de tensión está generando una carrera armamentista en los países de la región, que se ven obligados a desviar recursos económicos para armarse, beneficiando de paso los grandes monopolios. Beneficia al gobierno de Uribe al desviar la atención de las acusaciones que se le hacen en su país de corrupción, narcotráfico, paramilitarismo y genocidio. Sirve como excusa para el fomento

del chovinismo y para impedir que los pueblos adquieran conciencia de la causa de las crisis que radican en el capitalismo, tratando así de frenar el ascendente descontento social y las movilizaciones populares. Al mismo tiempo que genera la tensión en la frontera y el fomento de los asesinatos en particular de miembros del ejército venezolano, del espionaje y la ocupación paramilitar de Venezuela, el gobierno de Uribe despliega una intensa campaña diplomática ante diferentes organismos internacionales la OEA y la ONU, secundada por diferentes gobiernos y medios de comuni-

cación, con la que persigue ser considerado como el agredido. Las apresuradas declaraciones del presidente Chávez, amplificadas por los medios de comunicación le ayudan en este objetivo. Ni el pueblo venezolano ni el pueblo colombiano tienen nada que ganar con una guerra entre los dos países. Al contrario, serán ellos quienes carguen sobre sus espaldas las terribles consecuencias en todos los ámbitos de la misma. Solo la revolución y el socialismo pondrán fin a las guerras, aseguraran la libertad, el bienestar, la paz y la soberanía de los pueblos.

Acero Revolucionario  

Prensa, marxista

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you