Issuu on Google+


F

éminas con enormes armas de combate, bases espía con anhelos de conquista mundial, organismos robóticos creados para generar caos, hordas de zombis en busca de la vital masa encefálica, mundos futuristas, viajes espacio – tiempo, bestias salvajes en su bizarro hábitat y por supuesto, eventos sobrenaturales engalanados con la contrastante arquitectura nocturna de Ciudad Astillero.


1


L

as necesidades y falencias propias de los humanos fueron descartadas en la concepción de esta nueva camada de soldados sintéticos. Lo único que tienen de humanos es la apariencia. La fase de prueba y desarrollo fue de apenas 6 meses. Según los ingenieros, tiempo suficiente para evaluar errores y optimizar beneficios. Agencias paramilitares, capos de la mafia, grupos armados y las más peligrosas organizaciones criminales, no perderían tiempo alguno en reclutar en sus filas a estos clones biomecanizados.

3


4


5


6


7


Pregunta:

L

a rabia, ¿cómo suprimirla si la portan miles de perros callejeros? ¡Correcto! Eliminándolos, cruel pero eficaz.

Con los BIONICLONS es exactamente lo mismo, simplemente que en este caso, la palabra cruel no tiene cabida. Su presencia fue tardía; sin embargo, no deja de ser importante. Los ANTIBIONICLONS llegaron para quedarse. Bueno, al menos hasta que el último de los mecanizados permanezca en pie. Para el estudio a fondo de sus debilidades, una docena de cabezas biónicas fueron llevadas a ser deshuesadas, escudriñando tornillo a tornillo, pieza por pieza, microchips, procesadores; todas y cada una de las cuales fueron desacopladas. La jornada terminaría con un terrible hallazgo.


Una breve descripción. ste es un lugar insólito. Rara es la ocasión en la que los rayos del sol llegan hasta la superficie. Las espesas nubes negras dominan los cielos, creando las más fuertes tormentas eléctricas de la región; tierras fangosas sirven de base para árboles que en la oscuridad de la noche dibujan siluetas con lúgubres formas. Para finalizar, basta decir que entre sus habitantes encontraremos a horribles bestias que luchan por devorarse unas a otras. El cazador acorraló a su presa… ¡pobre bestia taurina!

E

12


13

E

l Sector Cero no es el límite de todo esto, pues lo bizarro también está presente a las afueras de la región. El panorama es distinto. Lo mecanizado deja de ser relevante. Culturas que se niegan a asimilar la tecnología como método de supervivencia. Sólo la ley del más fuerte es el común denominador en ambas partes. Los de fuera, no van a la ciudad; tampoco los citadinos vienen hacia ellos. Quien rebase esa invisible frontera no vivirá lo suficiente para contarlo.


P

oco se conoce sobre su origen. Muchos comentarios salieron a la luz a raíz de la masiva aparición de estos individuos. Teorías van y vienen; sin embargo, un rumor se ha esparcido y toma cada vez más fuerza en los hábitats humanos. Los indigentes; los pocos que quedan, indican que la mordida de una diminuta criatura fue la que oprimió el botón de inicio de este trágico suceso. Un par de científicos aseguran que si esa criatura existe, la segregación de su saliva puede ser el componente predominante en la búsqueda de una cura.


16


17


20

U

na silenciosa guerra está por dar inicio. Al Mister Líos le tomaría unos cuantos minutos emboscar, atrapar, torturar y lentamente acabar con su presa; pero, qué chiste tendría, pues sería demasiado fácil y ese no es su estilo. Ahora bien, el tablero de ajedrez está en la mesa; las fichas están colocadas cada una en su respectivo sitio. ¿Quién hará el primer movimiento? La moneda aún está en el aire; pero, pronto lo sabremos.


21


22


23



Sketches Radiactivos 2014