Issuu on Google+

EL OGRO DE MARIUCHI

Mariuchi no puede acostarse, un ogro está sentado en su cama. No para de llorar. Es un problema un ogro llorando, hay charcos de lágrimas en el suelo y la almohada de Mariuchi está empapada. -

¡He ogro! ¿Por qué lloras en mi cama?

El ogro gimotea: - ¡Porque soy demasiado grande! ¡O mi castillo demasiado pequeño! ¿Cómo acostar a un ogro tan grande en una habitación tan pequeña? Mariuchi, sabe exactamente que hacer: -

¡Venga, sube ogro! ¡Haz un esfuerzo! ¡Upaa!

El ogro entra en el cofre mágico, Mariuchi lo cierra. Dice las palabras mágicas, espera un rato a que la magia funcione. -

Ya puedes salir ogro ¡Tu castillo está por ahí!

Mariuchi tiende a secar su almohada. -

¡Buenas noches Mariuchi!

-

¡Buenas noches Ogro!

Bonniol, M. (2003). El Ogro De Mariuchi. Colimbia: Corimbo.


cuento acumulativo 3