Issuu on Google+

Lunes 14 de abril de 2008

aDn

Cultura&Ocio

Xpresate

«’Rebobine, por favor’ es un película especial. Incluso Jack Black está bien» ManuelTalavante. 32 AÑOS. MADRID

25

cultura@adn.es

CINENOVEDADEDITORIAL

Marilyneneldiván Marilyn bebe champán recostada en la cama del hotel Bel-Air de Los Ángeles durante su última sesión de fotos, captadas para ‘Vogue’ por el fotógrafo Bert Stern en 1962. EFE

RELATODELOSANÁLISISDELA‘SEXSYMBOL’ Michel Schneider novela los últimos días de Monroe a partir de la relación con su psicoterapeuta Paula A. Ruiz Barcelona ● Bella, seductora, tan chis-

peante como el champán que adoraba – y al que era adicta–, como infantil, neurótica, esquizofrénica y narcisista. Éste es parte del diagnóstico que Michel Schneider, enmascarado tras el personaje del verdadero y último psicoanalista de Monroe, Ralph Greenson, hace de la rubia sex symbol en la novela Últimas sesiones con Marilyn (Alfaguara), donde relata los últimos años de la estrella según las conversaciones que mantuvo con su terapeuta.

Desnuda.

Marilyn Monroe no quiso que las fotos de Bert Stern salieran jamás a la luz. EFE

Anna.“Noséporquélarelación de Marilyn con el psicoanálisis quedó escondida. Los biógrafos de la actriz no insisten en ello y el medio psicoanalítico tampoco. Creo que por miedo a que se dijera que su caso es un fracaso, por su suicidio”. Su última terapia, con RalphGreensonalcargo,toma las páginas de la novela. Aunque Schneider no ha podido consultar los archivos del psi-

Ellibro

UNA HISTORIA OCULTA

“Marilyn se sentía fascinada por Freud. Entre sus adicciones encontrábamos el alcohol, lasdrogas,loshombresyelpsicoanálisis”, afirma rotundo Schneider.LociertoesqueMarilyn realizó hasta cuatro psicoanálisis,explica,unodeellos con la hija de Sigmund Freud,

‘Últimas sesiones con Marilyn’ MICHEL SCHNEIDER Editorial Alfaguara

odiando ser Marilyn mientras que soñaba ser reconocida como Norma Jean”. La intensidad entre teraUNA NIÑA CON MIEDO “Greenson fue la última perso- peuta y actriz fue más que nona que la vio viva y la primera civa. El descontrol en la ingesen verla muerta. Su relación ta de somníferos y demás droeramuyintensa.Todoloquehi- gas y medicamentos a los que zo con Marilyn está prohibido: era adicta llevaron a la muerdesde darle medicamentos a te a Marilyn en la madrugada acogerla en su familia, gestio- del 4 al 5 de agosto de 1962. “La nar sus asuntos financieros o hemos perdido”, comentó al su carrera. De hecho, fue acu- verla entonces Greenson. sado de haberla matado”. Pero, según Schneider el pscionálisisnosignificóalgone- Lamássolitaria gativoparalaactriz.AMarilyn “el psicoanálisis le sirvió para Laactrizmásdeseada intentar superar su personaje en busca de amor deestrellayvolveraencontrar a Norma Jean”, explica. “Ella ● Para Schneider ninguno seacabóconvirtiendoensímis- de los hombres de Marilyn ma en un símbolo freudiano, alivió su sufrimiento. Ni DiperocreoqueveraMarilynco- Maggio, que pese a quererla moiconosexualesungrandes- la maltrataba, ni sus otros conocimientodeella.Elsexoes amantes: desde Sinatra y su laimagenqueproyectabapara clan mafioso a Bob Kennedy, autoprotegerse,utilizabasusex que “la utilizaba como un appeal como una máscara pa- trozo de carne”, o Miller, de raescondersuinocenciadeni- quien se acabó sintiendo ña asustada”. La actriz “acabó “brutalmente traicionada”. coanálisis de Marilyn, asegura que no ha inventado nada.


Marilyn en el divan