Page 1

UNIDAD- EDUCATIVA “RIOBAMBA” “SALUD, NUTRICION Y CUIDADOS DEL RECIEN NACIDO”

Monografía previa a la obtención del título de Bachiller en Ciencias

AUTORA: Patricia Alexandra Medina Daquilema TUTOR: Lic. Luís H. Fray R.

Riobamba, 14 de marzo del 2014


2


DEDICATORIA Primeramente dedico este trabajo a Dios por haberme permitido llegar hasta este punto y haberme dado salud, ser el manantial de vida y darme lo necesario para seguir adelante día a día para lograr mis objetivos, además de su infinita bondad y amor. A mis Tíos por haberme apoyado en todo momento, por sus consejos, sus valores, por la motivación constante que me ha permitido ser una persona de bien, pero más que nada, por su amor. A mi Padre por los ejemplos de perseverancia y constancia que lo caracterizan y que me ha infundado siempre, por el valor mostrado para salir adelante y por su amor. A mi Abuela por ser mi ejemplo y de la cual aprendí a salir adelante sin rendirme, en esos momentos difíciles y a todos aquellos que ayudaron directa o indirectamente a realizar este trabajo.

3


AGRADECIMIENTO Quiero agradecer hoy y siempre a mi Familia por el esfuerzo realizado por ellos. El apoyo en mis estudios, de ser así no hubiese sido posible. A mis padres y demás familiares ya que me brindan el apoyo, la alegría y me dan la fortaleza necesaria para seguir adelante. A mi Padre porque tú haz sido sin duda uno de los principales precursores de este logro, nunca te desesperaste e hiciste lo imposible para que yo pudiera seguir con mis estudios, creíste que podía y siempre te preocupaste por lo que estaba haciendo, eso me mantuvo firme las veces que pude tambalearme; sé que muchas veces tenemos desacuerdos pero quién no los tiene, salimos adelante y así será siempre. A mis tíos gracias porque nunca dudaron de mí capacidad y siempre me incentivaron a seguir adelante. Gracias tío por sus consejos y por su forma tan especial de hacerme sentir bien en las peores circunstancias; gracias tía por su fortaleza en los momentos más difíciles, sin saberlo me ha enseñado mucho. A mis queridos profesores que estuvieron en el proceso de mi estudio en el colegio, porque cada uno de ellos aportó a formar parte de lo que soy, son parte fundamental de este crecimiento como persona y como estudiante ¡Gracias por brindarme todos sus conocimientos!

4


RESUMEN EJECUTIVO El propósito de esta investigación, es que los recursos utilizados en la elaboración de la misma de la oportunidad a que las personas que requieran la información, la obtengan y de una manera fácil. Ya que este trabajo va dirigido a estudiantes y personas que no tienen la oportunidad de obtener una información actualizada. Esta monografía fue realizada con ayuda de la tecnología en la cual podemos encontrar profesionales relacionados en la especialidad. Existe un desconocimiento parcial o total sobre las unidades del recién nacido. Al ignorar esto, hay probabilidades de que se incremente el índice de mortalidad de los neonatos. Es importante de que los jóvenes tengan esta información garantizada, ya que también reconoce cifras exageradas de embarazos no deseados. Los cambios fisiológicos que implica el paso de la vida intrauterina a la extrauterina son los que determinan las características del cuidado del recién nacido normal y de la patología de este período. Esto requiere una adaptación de todos los órganos y sistemas que incluye la maduración de diversos sistemas enzimáticos, la puesta en marcha del mecanismo de homeostasis que en el útero eran asumidos por la madre y la readecuación respiratoria y circulatoria indispensable desde el nacimiento para sobrevivir en el ambiente extrauterino. Todos los problemas del recién nacido de alguna manera comprenden la alteración de un mecanismo de adaptación. Desde el punto de vista estadístico, el período neonatal comprende los primeros 28 días de vida. A los primeros 7 días de vida se les llama período neonatal precoz. La mortalidad neonatal es el indicador más básico para expresar el nivel de desarrollo que tiene la atención del recién nacido en una determinada área geográfica o en un servicio. Esta se define como el número de recién nacidos fallecidos antes de completar 28 días por cada 1.000 nacidos vivos. La mortalidad infantil y neonatal varía en los distintos países según el nivel económico, sanitario y la calidad de la atención médica. La mortalidad neonatal es responsable de entre el 40 a 70% de las muertes infantiles. En la medida que las tasas de mortalidad infantil descienden, las muertes neonatales son responsables de un porcentaje mayor de las muertes totales del primer año de vida.

5


INTRODUCCION Con el fin de mejorar la calidad y racionalizar los recursos de las necesidades de los estudiantes se ha implementado la elaboración de este trabajo. Este trabajo con acción en favor de la salud y bienestar del niño favoreciendo de actitud de vivir en armonía en un medio de plena transformación, no cabe duda de que el crecimiento y el desarrollo de un niño tiene una influencia directa en la siguiente generación, cuando se invierte en la salud materno-infantil, se está adecuando el desarrollo social, mejorando la productividad y asegura que cada madre mantenga buena salud, aprenda el arte del cuidado del niño, tenga un parto normal y críe niños sanos. El siguiente trabajo consta de 7 capítulos en los cuales explica con precisión los conceptos, pasos, técnicas y varias cosas más. El embarazo o gravidez es el período que transcurre entre la implantación en el útero del cigoto, el momento del parto en cuanto a los significativos cambios fisiológicos, metabólicos e incluso morfológicos que se producen en la mujer encaminados a proteger, nutrir y permitir el desarrollo del feto, como la interrupción de los ciclos menstruales, o el aumento del tamaño de las mamas para preparar la lactancia. La niñez es una época de crecimiento y cambios rápidos. Es recomendable realizar controles pediátricos de niños sanos con mayor frecuencia cuando se estén desarrollando más rápidamente. Cada consulta incluye un examen físico completo. En este examen, el médico verifica el crecimiento y desarrollo del bebé o del niño pequeño y trata de encontrar problemas a tiempo. Alimentar al bebé es en realidad más sencilla de lo que se imagina: el recién nacido hace la mayor parte del trabajo, siempre avisa cuando tiene hambre y si hacen algo mal, lo comunica a viva voz. Solo necesitan paciencia, perseverancia y seguir sus señales. La higiene del bebé es importante y necesaria ya que contribuye a que el pequeño se sienta más fresco, lo relaja, forma parte de su rutina diaria y, además, juega un papel importante en su salud. El aseo del bebé es necesario para una buena salud.

OBJETIVOS Objetivo General 6


Ayudar e informar a las madres como cuidarles a sus hijos recién nacidos para que puedan crecer sanos y sin ninguna enfermedad

Objetivos Específicos -

Establecer las causas del problema planteado.

-

Elaborar una guía clara sobre los principales cuidados que deben recibir los neonatos.

-

Prevenir las enfermedades causadas por los cuidados al niño en su desarrollo.

7


Marco Te贸rico 8


9


CAPITULO I 1. Embarazo 1.1 Concepto del embarazo.-El embarazo o gravidez (del latín gravitas) es el período que transcurre entre la implantación en el útero del cigoto, el momento del parto en cuanto a los significativos cambios fisiológicos, metabólicos e incluso morfológicos que se producen en la mujer encaminados a proteger, nutrir y permitir el desarrollo del feto, como la interrupción de los ciclos menstruales, o el aumento del tamaño de las mamas para preparar la lactancia. El término gestación hace referencia a los procesos fisiológicos de crecimiento y desarrollo del feto en el interior del útero materno. En teoría, la gestación es del feto y el embarazo es de la mujer, aunque en la práctica muchas personas utilizan ambos términos como sinónimos. El embarazo humano dura unas 40 semanas desde el primer día de la última menstruación o 38 desde la fecundación (aproximadamente unos 9 meses). El primer trimestre es el momento de mayor riesgo de aborto espontáneo; el inicio del tercer trimestre se considera el punto de viabilidad del feto (aquel a partir del cual puede sobrevivir extra útero sin soporte médico).

1.2 Síntomas de los primeros meses de embarazo 1.2.1 Falta de menstruación La amenorrea, o falta de menstruación, es el primer signo de un embarazo para muchas mujeres. Si eres regular y tienes períodos de 28 días, esta puede ser una señal muy clara. Pero si los atrasos son comunes en el calendario menstrual, deben buscar otros síntomas que confirmen las sospechas. Recuerde que el estrés, medicamentos y cambios drásticos en la dieta también pueden afectar el ciclo menstrual. Antes de declararse embarazada, analice los otros factores en la vida.

1.2.2 Náuseas A diferencia de los malestares estomacales comunes, las náuseas causadas por un embarazo aparecen sin razón alguna, son acompañadas de un mareo leve, generalmente no se relacionan con dolor estomacal o intestinal, y persisten durante varios días. Con frecuencia ocurren en las mañanas, pero las náuseas te pueden dar en cualquier momento y durar cualquier rango de tiempo. La buena noticia es que en la mayoría de mujeres este síntoma desaparece después del primer trimestre de embarazo. La causa de las náuseas no se conoce a ciencia cierta, aunque parecieran estar ligadas a los aumentos hormonales, especialmente la progesterona, que causa que tu estómago dure más en vaciarse. Además, durante el embarazo tu presión arterial disminuye, lo que también puede contribuir a los mareos.

1.2.3 Cambios de senos Durante las primeras semanas del embarazo los senos pueden aumentar de tamaño, estar más sensibles o doler levemente. Además, las areolas (círculos oscuros que


rodean al pezón) se agrandan y oscurecen. También pueden surgir pequeñas erupciones, que se ven como diminutas espinillas en los pezones. Algunas mujeres notan cambios de tamaño y sensibilidad de los senos debido al ciclo menstrual. La clave para distinguir estos síntomas en un embarazo es la variación de lo que consideras "normal".

1.2.4 Cambios en el estado de ánimo ¿Sientes que vas de feliz a triste en cinco segundos? Esos cambios rápidos e inexplicables de estado de ánimo no son casualidad, sino otro posible síntoma de un embarazo. Las llamadas "hormonas del embarazo" son en realidad las responsables de este y muchos de los ajustes en tu cuerpo. Durante los nueve meses de espera escuchará con frecuencia al médico referirse a los niveles de estrógeno, progesterona, hormona gonadotrofina coriónica (hCG), melanocito, relaxina, oxitocina, endorfinas y muchas otras hormonas que actúan durante tu embarazo.

1.2.5 Antojos o repulsión hacia alimentos En teoría, un antojo es la forma en que el cuerpo expresa la necesidad de algún nutrimento en particular. Esto puede ser una simple insuficiencia de energía, y por eso el único deseo es comer carbohidratos que puedas procesar rápidamente. Sin embargo, las necesidades emocionales también pueden interferir, y por eso terminan con un antojo irresistible por comer chocolate. Debido a los cambios hormonales y al sentido del olfato, que suele ser más agudo en mujeres embarazadas, también pueden experimentar repulsión por alimentos y olores.

1.2.6 Fatiga A diferencia del cansancio que puedan sentir después de un día de arduo trabajo, cuando están embarazadas la fatiga es extrema. Después de todo, ¡formar una personita dentro del cuerpo no es trabajo fácil! Además contribuyen factores como los elevados niveles de progesterona y disminución de tu presión sanguínea. La fatiga ocasionada por un embarazo puede presentarse desde una semana después de la concepción. Afortunadamente, para la mayoría de las mujeres este síntoma mejora en el segundo trimestre. Mientras tanto requerirán más sueño y escoger mejor los alimentos que consuman, para garantizar que tengan los nutrimentos requeridos para un embarazo óptimo. Consumir comidas ricas en hierro y proteína puede ayudar con tus necesidades de energía.

1.2.7 Leve sangrado vaginal Poco después de la concepción pueden experimentar un tenue dolor en los ovarios y sangrado leve, causado por la implantación del óvulo fecundado en el útero. El sangrado es muy ligero y de tono rosado o café claro. Fijarse muy bien que sea esta la apariencia. Muchas mujeres tienden a confundir este sangrado con el principio de su menstruación, debido a que puede presentarse entre unas y dos semanas después de la concepción, fecha que coincide con tu menstruación regular.

1.3 Enfermedades durante el embarazo


Todos los embarazos implican algunos riesgos. Las causas pueden ser afecciones que ya tiene o cuadros que se desarrollan durante el embarazo. También incluye embarazos múltiples, antecedentes de embarazos complicados o tener más de 35 años. Esto puede afectar la salud o la salud del bebé. Si tienen una enfermedad crónica, deben hablar con el médico para enterarse de qué manera puede minimizar los riesgos antes de embarazarse. Una vez que se produce el embarazo, es posible que se necesite un equipo de profesionales de la salud que la supervise. Por ejemplo: • Rubéola • Toxemia(conocida también como pre-eclampsia) • Infecciones urinarias • Hipertensión arterial • Toxoplasmosis • Varicela • Placenta Previa • Estreptococo grupo B • Diabetes gestacional • Cuello del útero incompetente • Enfermedades de transmisión sexual


CAPITULO II 2. Atención medica 2.1.1 Tipos de atención médica durante el embarazo Las embarazadas suelen ser atendidas por los siguientes profesionales de la salud: • Obstetras o tocólogos (médicos especializados en el embarazo y el parto) • Obstetras/ginecólogos (médicos especializados en el embarazo y el parto, así como en la salud de la mujer) • Médicos de familia (médicos que, en lugar de especializarse en un área de la salud en concreto, brindan una amplia gama de servicios a pacientes de todas las edades; en algunos casos, esto incluye la atención obstétrica) • Enfermera comadrona titulada o partera (una enfermera especializada en la atención médica de la mujer, incluyendo la atención prenatal, el parto y el alumbramiento, así como la atención posparto en los embarazos sin complicaciones).

2.1.2 Primera visita al médico Se debe programar la primera visita al médico durante las primeras 6 a 8 semanas de embarazo, o cuando el período menstrual se le retrase de 2 a 4 semanas. Muchos profesionales de la salud no programan primeras visitas a las mujeres embarazadas hasta la octava semana de embarazo, a menos que presenten algún problema. Durante la primera visita, probablemente le formularán muchas preguntas sobre su salud y sobre algunos hábitos que podrían repercutir sobre el embarazo. Es importante que intente recordar la fecha de su último período menstrual para que el médico pueda calcular la duración de su embarazo y predecir aproximadamente la fecha del parto. Lo más probable es que se realice un examen físico completo, que incluirá un tacto vaginal y rectal. Le solicitarán una extracción de sangre para realizarle un análisis con la siguiente serie de pruebas: • Hemograma completo • Determinación del tipo de sangre y pruebas de detección para anticuerpos anti-Rh (anticuerpos contra una sustancia presente en los glóbulos rojos de la mayoría de la gente) • Detección de infecciones como las sífilis, la hepatitis, la gonorrea, la clamidia y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) • Pruebas para saber si se ha expuesto a la varicela, el sarampión, las paperas o la rubéola • Detección de la fibrosis quística (últimamente, los profesionales de la salud han empezado a solicitar este análisis incluso en ausencia de antecedentes de éste trastorno en la familia) Algunos análisis de sangre se ofrecen solamente a las mujeres que pertenecen a determinados grupos étnicos porque tienen más probabilidades de ser portadoras de enfermedades específicas.


Durante la primera visita, es posible que se solicite un análisis de orina y que le realicen una citología vaginal (o prueba de Papanicolaou) para detectar el cáncer de cuello de útero. Para realizar esta prueba, el médico utiliza un instrumento similar a un hisopo largo y raspa con suavidad la parte interna del cuello uterino (la entrada al útero, ubicada en la parte superior de la vagina).

2.1.3 Visitas y pruebas sistemáticas Si la mujer embarazada goza de buena salud y no presenta factores de riesgo asociados a posibles complicaciones, deberá acudir al profesional de la salud que lleva su embarazo: • Cada 4 semanas hasta la semana vigésimo octava de embarazo • Después, cada 2 semanas hasta la semana trigésimo sexta de embarazo • A partir de entonces, una vez por semana, hasta el momento del parto En cada visita, la pesarán y le tomarán la tensión arterial. A partir de la semana 22 de embarazo, también le medirán el tamaño y la forma del útero a fin de determinar si el feto está creciendo y desarrollándose con normalidad. En una o más visitas, tendrá que llevar pequeñas muestras de orina para medir las concentraciones de azúcar y de proteínas. Las proteínas en orina pueden indicar pre eclampsia (una afección que se desarrolla en la última etapa del embarazo y que se caracteriza por repentina hipertensión y excesivo aumento de peso, con retención de líquidos y proteínas en la orina). Las pruebas de cribado para detección la diabetes suelen realizarse a las 12 semanas de embarazo en aquellas mujeres con mayor riesgo de desarrollar una diabetes gestacional (una diabetes que se desarrolla exclusivamente durante el embarazo). Estas mujeres incluyen las que: • Han tenido previamente un bebé de más de 4,1 kilos (9 libras) • Tienen antecedentes familiares de diabetes • Son obesas Al resto de las mujeres embarazadas se les realiza una prueba para detectar la diabetes entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Ésta prueba implica beber un líquido azucarado y, al cabo de una hora, analizar la concentración de glucosa en sangre (mediante extracción previa). Si la concentración de azúcar en sangre es elevada, se deberán realizar pruebas complementarias para diagnosticar una diabetes gestacional.

2.2 Higiene de las mujeres embarazadas 2.2.1 Higiene personal en el embarazo Durante el embarazo se debe cuidar especialmente la salud de la embarazada y una forma de hacerlo es, sin duda, tener una higiene adecuada. Muchos patógenos van a introducirse en nuestros cuerpos por la boca y la nariz, por lo que se debe lavar las manos todas las veces necesarias: siempre antes y después de usar el aseo, antes y después de comer y también al llegar a casa y cuando toquemos a alguien claramente resfriado o cuando tocamos objetos sucios. También es importantísima la higiene de la boca y, obviamente, la salud dental, lavarse los dientes adecuadamente después de cada comida y antes de irse a la cama y


seguir hábitos alimenticios adecuados puede ayudar a evitar problemas bastante frecuentes en el embarazo. Ante cualquier molestia siempre es bueno acudir a un dentista. Otra cuestión que hay que cuidar es la higiene íntima. Deben evitarse las duchas vaginales y los jabones agresivos, mantenerse limpia, recordar no limpiar hacia delante tras hacer las necesidades para evitar la contaminación con heces y también usar ropa interior de algodón y llevar prendas que no estén muy ajustadas. Si aparecen molestas urinarias o signos de infecciones vaginales se debe pedir consejo médico. El pecho cambia con el embarazo. Lo que no es necesario es ponerse jabones ni cremas especiales en los pezones, ni son sucios incluso si producen pequeñas cantidades de calostro ni se preparan para la lactancia con ello. Lo que no se aconseja es dejarlos mojados con la ropa puesta, pues eso si Podría producir irritaciones. No es necesario tampoco ponerles ninguna clase de pezonera ni darles masajes para que salgan si son planos o invertidos, y si se pueden tocar en las relaciones sexuales.

2.2.2 Higiene del entorno de la embarazada Según el puesto de trabajo pueden existir riesgos para el embarazo, en ese caso, hay derecho a pedir un cambio de puesto temporal o la baja. Hay que extremar la higiene de los alimentos con una buena conservación y preparación, evitar los que pueden transmitir la toxoplasmosis, limpiar bien los vegetales y no comer en lugares que no sean de confianza ni compartir vasos y cubiertos. Algunas cuestiones fundamentales serían el cocinar los alimentos a más de 75 grados, no consumir carnes ni pescados crudos, cocinar bien los huevos, no mezclar productos crudos y cocinados que puedan entrar en contacto y mantener la nevera y los utensilios de cocina limpios. Y por último cuidar la higiene de lo que respiramos: no acudir en lo posible a ambientes cerrados y cargados, o donde haya productos tóxicos y, por supuesto, además de no fumar, también evitar la exposición al humo del tabaco ya que el riesgo de problemas congénitos asociados al humo del tabaco es también real en las fumadoras pasivas. Es indispensable la cuestión de evitar la exposición al humo del tabaco y no fumar, pues se relaciona con problemas que van desde el parto prematuro, la pre eclampsia, varios defectos congénitos e incluso se ha hablado de que podría afectar al cerebro del bebé.


Hay que tener especial cuidado con la exposición a productos químicos pero, en realidad, descubrimos que la protección absoluta no existe y hay muchos químicos en el ambiente que pueden ser peligrosos para el feto. La limpieza de la casa no debería ser problemática, pero siempre será mejor hacerla con productos poco agresivos o incluso naturales. Respecto a los cosméticos, hay que mirar bien su composición, pues algunos podrían suponer un riesgo para el bebé. En general el ambiente o nuestros actos pueden suponer un riesgo para la salud del bebé y es conveniente estar bien informadas y tener en cuenta los hábitos de higiene indispensables para la embarazada.

CAPITULO III 3. EL PARTO 3.1 Concepto de parto.- El parto humano, también llamado nacimiento, es la culminación del embarazo humano, el periodo de salida del bebé del útero materno. Es considerado por muchos el inicio de la vida de una persona. La edad de un individuo se define por este suceso en muchas culturas. Se considera que una mujer inicia el parto con la aparición de contracciones uterinas regulares, que aumentan en intensidad y frecuencia, acompañadas de cambios fisiológicos en el cuello uterino.

3.2 Tipos de parto 3.2.1. Parto vaginal espontáneo En el parto natural, el bebé nace cruzando por la vagina de la madre, con la asistencia de poca o ninguna tecnología y sin la ayuda de fármacos. En la mayoría de los centros asistenciales el parto vaginal ocurre en una posición ginecológica, con la gestante en posición decúbito dorsal, es decir, acostada sobre su espalda y sus pies sostenidos a la altura de los glúteos con el objetivo de favorecer la comodidad del personal médico. Se conoce con el nombre de posición de litotomía, y ha sido usada durante años como rutina en el nacimiento. Sin embargo, es una posición controvertida, pues el parto puede ocurrir naturalmente en posición vertical —por ejemplo agachada— en el cual la gravedad ayuda a la salida natural del niño. En la litotomía existe más probabilidad de descensos lentos, expulsivos prolongados, sufrimiento fetal y desgarros perineales maternos. Idealmente, el entorno de la madre en el momento del parto debería ser de tranquilidad, sin prisas, intimidad y confianza: luz suave, pocas personas y pertenecientes a su entorno íntimo, una posición cómoda elegida por ella, tal vez música o flores o aromas si a ella le gustan. También existe el parto en agua caliente, en el propio hogar, en hospitales o en centros privados.

3.2.2 Parto vaginal instrumental


Ocasionalmente el parto vaginal debe verse asistido con instrumentos especiales, como el vacuum (ventosa) o el fórceps (pinza obstétrica), que prensan la cabeza del feto con la finalidad de asirlo y tirar de él fuera del canal de parto. Se indica con poca frecuencia en ciertos partos difíciles.

3.2.3 Parto abdominal Cerca del 20% de los partos en países desarrollados como los Estados Unidos, se realizan quirúrgicamente mediante una operación abdominal llamada cesárea. No todas las cesáreas son por indicación médica en casos de partos de alto riesgo, un porcentaje de ellos son electivos, cuando la madre elige por preferencia que su bebé no nazca vaginal.

3.3 Efectos secundarios de la madre después del parto Después del parto vienen los cambios físicos y emocionales que se darán durante las seis semanas que siguen al nacimiento del bebé. Físicamente, la recuperación dependerá del tipo de parto, del estado general de salud y la ayuda doméstica. A nivel interno, el útero comienza a volver a su estado pre embarazo, por eso se recomienda usar toallas higiénicas durante los primeros días, ya que experimentará un fuerte sangrado vaginal que se conoce como Loquios. También comenzarán los entuertos, dolores similares a los del período que muchas mujeres padecen tras el parto, en especial si están amamantando. Todos estos cambios pararán cuando el útero recupere su tamaño natural. La temperatura se comienza a elevar y cuando los senos empiezan a producir leche es inevitable el crecimiento del pecho. Las hormonas provocan depresiones que no tienen por qué sorprenderle. Es normal que la mamá llore de un momento a otro y sin razón aparente. A medida que los niveles hormonales se estabilizan, la mujer comenzará a aceptar que es responsable de este nuevo ser humano indefenso y las emociones comenzarán a desaparecer. El cansancio abrumador, el sueño alterado, despertar muy temprano, ansiedad persistente, falta de concentración, boca seca, baja autoestima, falta de apetito, estreñimiento, pérdida de libido y rechazo hacia la pareja son algunos síntomas que les da al 20 por ciento de todas las mujeres durante el primer año de vida del bebé. Para disminuir esta actitud, puede buscar otras madres primerizas, realizar ejercicio con regularidad, buscar ayuda médica o concederse caprichos.

3.4 Cuidado inmediato de la madre en el postparto El puerperio inmediato son las primeras horas tras el parto. Se debe realizar una vigilancia de la madre controlando sus constantes vitales, como la tensión arterial, el pulso y la temperatura. Es muy importante controlar la buena contracción de la matriz para evitar sangrados excesivos. Se palpa el útero como una masa de consistencia dura unos 2-4 cm por debajo del ombligo. La realización de masajes sobre esta masa ayuda su correcta contracción. En las primeras horas pueden aparecer los entuertos, contracciones


uterinas a veces dolorosas, más frecuentes en pacientes que han tenido ya varios partos previos. Los loquios son las pérdidas vaginales posparto, que al principio serán rojos y al cabo de los días cambiarán a color marronáceo y posteriormente amarillento. Debe controlarse la cantidad de los loquios así como su olor para detectar posibles infecciones lo antes posible. Es importante que la primera micción posparto no se demore en exceso para evitar infecciones de orina y favorecer la correcta contracción uterina. En algunos casos se mantendrá una sonda urinaria las primeras horas posparto. . La evacuación intestinal debe favorecerse con dieta rica en fibra y la utilización de microenemas si son necesarios.

3.5 Pautas para alimentarse bien La alimentación de la madre debe estar acorde con los cambios que sufre la leche materna a lo largo de todo el periodo de lactancia, y debe evolucionar en calidad y cantidad paralelamente a las variaciones de los requerimientos nutritivos del lactante. La calidad de los alimentos es similar respecto de la alimentación durante el embarazo, pero en cuanto a la cantidad, se debe agregar una porción más de cada alimento; que dependerá de la talla, la actividad y de las reservas que haya adquirido durante el embarazo. Si la madre no consume todo lo que su organismo necesita, los nutrientes precisos para producir leche serán extraídos de sus reservas (calcio de los huesos y proteína de los músculos), con el consiguiente riesgo de deficiencias serias. Además, aunque producirá leche de buena calidad, se reduce la cantidad y por ello el bebé puede mostrarse irritable y no aumentar adecuadamente de peso. Se requieren 900 Kilocalorías para la producción de un litro de leche, una tercera parte de ellas proveniente de las reservas maternas acumuladas durante la gestación y el resto se deriva de las adiciones dietéticas. La dieta de la madre no sólo influye en la cantidad de leche producida, sino que también influye en su composición. Se sabe que la cantidad y el tipo de grasa de la leche es el fiel reflejo de la cantidad y tipo de grasa ingerida por la mujer que amamanta. Ocurre lo mismo con los niveles de selenio, yodo y algunas vitaminas del grupo B. Los demás nutrientes parece que se mantienen constantes y son independientes de la dieta.

3.6 Recomendaciones dietéticas • Hay que tener en cuenta que “comer bien” no significa ni comer mucho ni comer basándose en alimentos caros. • Todos los alimentos tienen un lugar en la dieta: varíe al máximo la alimentación, incluyendo todos los grupos básicos de alimentos y dentro de cada uno de ellos, alimentos de distintos tipos (diferentes frutas, verdura, etc.).


• Seleccionar los alimentos en función de su calidad y no de la cantidad, por el mayor aumento de las necesidades de proteínas, de ciertas vitaminas y minerales. • Establecer una dieta de cinco tomas bien repartidas a lo largo del día. • No se saltarse ninguna comida principal para evitar picar entre horas y con ello desequilibrar su alimentación. • Comer despacio, masticar bien los alimentos, en ambiente relajado, tranquilo, evitando distracciones (TV, radio, etc.) y ordenadamente: comenzar por el primer plato, después el segundo y por último el postre. • La leche o los derivados de ella deben estar presentes en cada una de las comidas. • Se debe limitar la grasa de origen animal, optando por lácteos bajos en grasa, carnes magras… • Las frutas y verduras deben de estar presentes cada día. • Asegurarse un aporte de líquidos suficiente. • Existen algunos alimentos, que por su peculiar sabor, pueden alterar el olor y el gusto de la leche, circunstancia que a veces motiva un rechazo de la lactancia por parte del bebé. Algunos de ellos son: condimentos fuertes (pimienta, pimentón, nuez moscada, mostaza), cebolla, chalota, ajo, verduras de la familia de las coles (col o berza o repollo, coliflor o pella, brócoli y coles de Bruselas), espárragos, alcachofas. Sólo están desaconsejados en el caso de que la madre detecte un rechazo por parte del bebé. • No consumir alcohol, ya que tiene la particularidad de pasar a la leche. •Evitar las dietas restrictivas, y mucho más si son para perder peso. Esta idea se debe dejar para otro momento menos comprometido.

CAPITULO IV 4. Control 4.1 Control médico pediátrico La niñez es una época de crecimiento y cambios rápidos. Realizarán controles pediátricos de niños sanos con mayor frecuencia cuando el niño se esté desarrollando más rápidamente. Cada consulta incluye un examen físico completo. En este examen, el médico verifica el crecimiento y desarrollo del bebé o del niño pequeño y trata de encontrar problemas a tiempo.


El médico registrará el peso, la estatura y otra información importante. Así mismo, la audición, la visión y otros exámenes serán parte de algunas consultas o controles. La atención preventiva es importante para mantener sanos a los niños.

4.2 Información Las consultas o controles del niño sano son momentos claves para la comunicación. Espere recibir información sobre el desarrollo normal, nutrición, sueño, seguridad, enfermedades infecciosas que "están rondando" y otros temas importantes. Sáquele el mayor provecho a estas consultas llevando consigo por escrito las preguntas y preocupaciones más importantes. Se presta atención especial a si el niño está cumpliendo con las pautas del desarrollo normal. La estatura, el peso y el perímetro cefálico se registran en una curva de crecimiento que el médico llevará junto con la historia clínica del niño. Esto puede ser un buen punto de partida para la conversación acerca de la salud del niño. Preguntar al médico sobre la curva del índice de masa corporal (IMC), que es la herramienta más importante para identificar y prevenir la obesidad. Existen varios calendarios para los controles del niño sano de rutina para bebés sanos. A continuación se da un calendario recomendado por la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

4.3 Calendario de atención de salud preventiva Una consulta con el pediatra antes de que nazca el bebé es importante para los que van a ser padres por primera vez, aquéllos con embarazos de alto riesgo y cualquier otro padre que desee hablar de asuntos comunes como la alimentación, la circuncisión y preguntas generales. Después del nacimiento del bebé, la siguiente consulta debe ser entre 2 y 3 días después de llevar al bebé a la casa (para niños que están siendo amamantados) o cuando el bebé tiene 2 a 4 días (para todos aquellos bebés que han sido dados de alta del hospital antes de los 2 días de haber nacido). En el caso de padres experimentados, algunos médicos demoran la consulta hasta 1 o 2 semanas de edad. De ahí en adelante, las consultas deben ocurrir a las siguientes edades: • 1 mes (aunque los padres experimentados pueden esperar hasta los 2 meses) • 2 meses • 4 meses • 6 meses • 9 meses • 1 año • 15 meses • 18 meses • 2 años • 3 años • 4 años • 5 años • 6 años


8 años 10 años • Cada año hasta cumplir los 21 años. Además de estas consultas, llamar y consultar al médico en cualquier momento en que el bebé o niño luzca enfermo o cuando tengan alguna preocupación acerca de la salud o desarrollo del bebé. • •

4.4. TEMAS RELACIONADOS: Examen físico: Auscultación. • Ruidos respiratorios. • Ruidos cardíacos. • Reflejos infantiles y reflejos tendinosos profundos a medida que el niño crece. • Ictericia del recién nacido durante las primeras consultas únicamente. • Palpación. • Percusión. • Examen oftálmico estándar. • Medición de la temperatura (ver también temperatura corporal normal). Vacunas: • Información general sobre vacunas (inmunizaciones). • Bebés e inyecciones. • Vacuna contra la difteria. • Vacuna DTP. • Vacuna contra la hepatitis A. • Vacuna contra la hepatitis B. • Vacuna Hib. • Virus del papiloma humano (vacuna). • Vacuna antigripal. • Vacuna contra la meningitis meningocócica. • Vacuna triple viral. • Vacuna contra la tos ferina. • Vacuna antineumocócica. • Vacuna contra la polio. • Vacuna antitetánica. • Vacuna contra la varicela. •

Nutrición: • • • • • •

Dieta apropiada para la edad. Dieta balanceada. Lactancia materna. Dieta y desarrollo intelectual. Fluoruro en la dieta. Fórmulas para lactantes.


Obesidad en niños.

Crecimiento y desarrollo: Desarrollo del bebé recién nacido. • Desarrollo de los niños que comienzan a caminar. • Desarrollo del niño en edad preescolar. • Desarrollo del niño en edad escolar. • Desarrollo del adolescente. • Hitos o acontecimientos importantes del desarrollo • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 2 meses. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 4 meses. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 6 meses. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 9 meses. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 12 meses. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 18 meses. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 2 años. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 3 años. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 4 años. • Registro de los acontecimientos importantes del desarrollo a los 5 años. La preparación de un niño para una consulta médica es muy parecida a la preparación para un examen y procedimiento. Ver: • Preparación de un bebé para un examen o procedimiento. • Preparación de un niño pequeño para un examen o procedimiento. • Preparación de un niño en edad preescolar para un examen o procedimiento. • Preparación de un niño en edad escolar para un examen o procedimiento. •


CAPITULO V 5. Alimentación 5.1 Alimentación del recién nacido Alimentar al bebé es en realidad más sencillo de lo que te imaginas: el recién nacido hace la mayor parte del trabajo, siempre te avisa cuando tiene hambre y si haces algo mal te lo comunica a viva voz. Solo necesitas paciencia, perseverancia y seguir sus señales. En cuanto a nutrición, existen dos opciones: leche materna y fórmula para recién nacidos (infants). Cada una de ellas tiene ventajas y desventajas que debes considerar a la hora de decidir cómo alimentar al bebé.

5.2 Leche materna La leche materna es el alimento ideal para el bebé. Contiene todos los nutrientes que requiere en sus primeros meses y evoluciona de acuerdo a sus necesidades alimenticias. Las ventajas de la leche materna son muchas, incluyendo médicas, físicas, psicológicas y económicas, tanto para el bebé como la madre. Si tu salud y responsabilidades te lo permiten, considera esta tu primera opción. En promedio, un bebé recién nacido necesita mamar cada dos o tres horas. Luego de comer se duerme, y despierta cuando tiene hambre otra vez. También sabrás que está hambriento si se lleva las manos a la boca y trata de lamerlas, si hace movimientos con su boca como buscando la fuente de alimento, y si llora. La clave para dar de mamar con éxito es la posición con la que sujetes al bebé y que se prenda adecuadamente de tu pecho. El estómago del bebé debe estar de frente al tuyo y su boca directamente de cara de el pezón. Si das de mamar sentada, su cabecita debe descansar en la parte interna de tu codo. Debes cerciorarte de que el bebé abra la boca grande para que pueda agarrar todo tu pezón y la mayor parte de tu areola. Esto le dará suficiente dominio para masajear las glándulas mamarias y facilitar la extracción de la leche. Producir leche materna es natural y lo único que requieres es relajarte (el estrés es contraproducente) y el estímulo que brinda el bebé al mamar. Si se producen dolores o sangrados, éstos se pueden solucionar fácilmente con la ayuda de tu médico y corrigiendo la posición del bebé. El tiempo de cada sesión de amamantamiento varía dependiendo del bebé, pero procura darle de mamar hasta que, como mínimo, uno de tus senos esté vacío. De esta forma te garantizas que tu bebé consuma la leche final, que contiene más grasas nutritivas. No te preocupes si los primeros días tu bebé pierde un poco de peso con respecto al que tenía cuando nació. Esto es normal. A pesar de que recibe solo un poco de calostro cada vez que se alimenta, todas sus necesidades están satisfechas. Si tu médico considera que es mejor suplementar con fórmula, él te lo dirá.


La Liga de la Leche es una organización internacional que se dedica a apoyar y educar sobre la lactancia materna. Su filosofía es brindar ayuda de madres a madres, y tienen representantes locales en todo el mundo.

5.2.1 Las ventajas de la lactancia Alimentar a pecho al bebé tiene muchas ventajas. Quizás lo más importante es saber que la leche materna es el alimento perfecto para el sistema digestivo de un ser humano cuando es un bebé. Contiene las vitaminas y los minerales que un recién nacido necesita y todos sus componentes— lactosa, proteínas (suero y caseína) y grasa— son fácilmente digeridos por el sistema aún no desarrollado de un recién nacido. Las fórmulas comerciales intentan imitar a la leche materna y se acercan a ello, pero la composición exacta no puede ser duplicada. Además, la leche materna contiene los anticuerpos que protegen a los bebés de una gran variedad de enfermedades infecciosas, incluyendo la diarrea. Estudios de investigación indican que los bebés que han sido alimentados con leche materna son menos propensos a desarrollar ciertos problemas médicos. Alimentar a los bebés a pecho beneficia también a las madres. Quema calorías y ayuda a reducir el tamaño del útero, lo cuales ayuda a volver a estar en forma más rápidamente. Alimentar con el pecho también protege a las madres del cáncer de seno y de ovarios. Algunas madres consideran que alimentar a pecho es más fácil y más rápido que utilizar fórmula y biberón; no necesita preparación y no se quedan sin leche a media noche. Además, es más económico. Las madres que alimentan a sus bebés con leche maternal necesiten comer más y puede que necesitan sujetadores y compresas especiales para la lactancia, una bomba de extracción y otro tipo de equipamiento. Estos gastos extras generalmente son menos costosos que el precio de la fórmula. Alimentar a los bebés a pecho también satisface las necesidades emocionales tanto de las madres como de los bebés - el contacto entre la piel de ambos puede aumentar la conexión emocional y proporcionar un alimento completo puede ayudar a las madres a ganar confianza en su capacidad de cuidar a sus bebés.

5.3 Lactancia artificial (fórmula) Las fórmulas nutricionales para recién nacidos están hechas a base de leche de vaca o de soya. Están específicamente diseñadas para combinar las vitaminas, proteínas, azúcares y grasas que tu bebé necesita. La lactancia artificial es más flexible en cuanto a los requerimientos especiales de algunos bebés, como alergias o deficiencias nutricionales. También permite a otros miembros de la familia participar de la alimentación del bebé, lo que fomenta la unión y apego. Te permite controlar con exactitud cuánto consume tu bebé. Sin embargo, la fórmula no contiene anticuerpos que sí encontrarías en la leche materna, por lo que no protege igual contra infecciones y otras enfermedades. Vale la pena que consideres las ventajas y desventajas de la lactancia artificial al de tomar tu decisión. Los bebés que consumen fórmula toman en promedio dos a tres onzas (60-90ml) cada dos a cuatro horas. En total puede alimentarse entre ocho y doce veces al día.


Como punto de referencia, La Academia Americana de Médicos de Familia sugiere darle a tu bebé 2.5 onzas de fórmula al día por cada libra de peso. Un bebé de ocho libras, por ejemplo, consumiría unas 20 onzas de leche artificial. Igual que con la leche materna, debes buscar las señales de hambre para saber cuándo alimentar a tu bebé. La leche de fórmula es más difícil de digerir, por lo que tu bebé puede estar lapsos más largos de tiempo sin comer, pero no debe pasar de las cuatro horas. Los cuidados que debes tener es cerciorarte de la calidad del agua que utilizas para mezclar la fórmula, y que los implementos, como biberones y chupetas, estén estériles. Además de eso, debes seguir las instrucciones de tu médico y del fabricante en cuanto a proporciones y la forma correcta de calentar y almacenar la leche de fórmula.

5.3.1 Las ventajas de alimentar con fórmula La fórmula para infantes comercialmente preparada es una alternativa nutritiva a la leche materna. Alimentar con el biberón puede brindar más libertad y flexibilidad a la madre, y ayuda a saber cuánta cantidad el bebé está recibiendo. Debido a que los bebés digieren la fórmula más despacio que la leche materna, un bebé que esté siendo alimentado con fórmula puede que necesite ser alimentado menos veces que uno que recibe leche materna. Alimentar con fórmula también puede facilitar alimentar al bebé en público y permite que el padre y otros miembros de la familia ayuden a alimentar al bebé, lo cual puede fortalecer los lazos afectivos.

5.3 Como alimentar al bebé El recién nacido debe de alimentarse de ocho a 12 veces al día durante el primer mes. Al principio, las madres puede que quieran tratar de alimentar al bebé de 10 a 15 minutos en cada pecho y luego variar el tiempo según sea necesario. Una vez que se haya establecido la cantidad de leche necesaria, la alimentación con el pecho debe realizarse cuando su bebé tenga apetito, lo cual sucede cada 1 a 3 horas. A medida en que los recién nacidos crecen, necesitarán alimentarse con menos frecuencia — algunos cada hora y media, mientras que otros cada 2 o 3 horas. Los recién nacidos no deben permanecer más de cuatro horas sin ser alimentados. La mayoría de los expertos recomiendan que alimentar al bebé cuando él o ella tenga hambre. A continuación detallamos signos que denotan que el bebé tiene hambre: • Mover la cabeza de lado a lado • Abrir la boca • Sacar la lengua • Introducir sus manos y muñeca en la boca • Poner los labios de la misma forma como si fueran a chupar • Juntar su cuerpo al pecho de la madre • Mostrar el reflejo de búsqueda o "rooting reflex" en inglés (cuando un bebé mueve su boca en la dirección de algo que toque su boca o su mejilla)


Tener un horario de alimentación rígido no es necesario, la madre y el bebé eventualmente establecerán su patrón de alimentación individual. Los bebés saben (y se lo dejarán saber a sus padres) cuándo tienen hambre o cuándo están satisfechos. Reconozca la señales que utiliza el bebé para comunicar que está satisfecho (chupa el pecho de forma lenta, desinteresada e incluso retirando su cara del pecho o del biberón) y deje de dar el pecho cuando estos síntomas aparezcan. A medida que el bebé gane peso, él o ella deben comer más en cada sesión de alimentos en lugar de comer entre comidas. Existen otras oportunidades donde el bebé tendrá más hambre que de costumbre. Continúe alimentándolo según le apetezca comer. Las mujeres que alimentan a sus bebés a el pecho no deben de preocuparse— la lactancia estimula la producción de leche, y su abastecimiento de leche se ajustará a la necesidad de leche de su bebé. Las madres primerizas, especialmente las que alimentan a sus bebés con leche materna suelen preocuparse de que sus bebés no están alimentándose lo suficiente. Es importante que los bebés que se alimentan con leche materna visiten a sus doctores de 48 a 72 horas después de que la madre y el bebé dejen el hospital. Durante esta visita, el bebé será pesado y examinado, y la técnica de lactancia de la madre puede ser evaluada. También es una oportunidad para que las madres que alimentan a su bebé a pecho hagan preguntas. Si un bebé alimentado con leche materna se ve bien, el doctor probablemente confirmará una cita para las próximas dos semanas de edad. Los bebés que se alimentan con fórmula generalmente acuden a su chequeo médico cuando tienen de 2 a 4 semanas de edad, salvo que los padres tengan preocupaciones específicas. Se puede asegurar de que el bebé está alimentándose lo suficientemente si él o ella parece satisfecho, si usa de cuatro a seis pañales diarios, si hace sus necesidades de forma regular, duerme bien, está alerta cuando está despierto y está ganando peso. Un bebé que está incomodo, llorando, con apariencia de tener hambre y no parece estar satisfecho después de darle de comer puede que no esté alimentándose lo suficiente. Si tiene esta preocupación, llame al doctor del bebé. Muchos infantes "vomitan" una pequeña cantidad después se comer o mientras eructan, pero un bebé no debe vomitar después de comer. Esto puede ser debido a un exceso de alimentación, pero vomitar después de comer también puede ser un síntoma de alergias, problemas digestivos u otros problemas que requieren atención médica. Si está preocupado al ver que el bebé regurgita en exceso, llame al doctor del bebé. Aunque el bebé probablemente comience a comer alimentos sólidos entre los 4 a 6 meses, la leche materna o la fórmula continuarán siendo la fuente más importante de nutrición durante el primer año de vida.

5.4 Suplementos nutritivos


La leche materna tiene la concentración más alta de vitaminas y hierro de fácil absorción la cual será suficiente una vez que el bebé comience a alimentarse con cereales enriquecidos con hierro a partir de los seis meses de edad. Un bebé sano alimentado por una madre sana no necesita ningún otro complemento vitamínico o nutricional, con la excepción de la vitamina D. La leche materna contiene cierta cantidad de vitamina D, la cual es producida cuando el cuerpo se expone a la luz solar. Sin embargo, la exposición al sol incrementa el riesgo de daño a la piel, así que recomendamos a los padres a exponerse al sol lo menos posible. La AAP recomienda que todos los bebés que se alimentan con leche materna comiencen a recibir complementos de vitamina D durante los primeros 2 meses y continúen hasta que el infante beba suficiente cantidad de fórmula o leche enriquecida con vitamina D (después del primer año de vida). La Academia América de Pediatría (AAP) recomienda que los niños alimentados con leche humana reciban suplementos de vitamina D desde los primeros días de vida y continuarlos hasta que el niño consuma suficiente leche fortificada con vitamina - D (luego del primer año de vida). La fórmula contiene la combinación adecuada de vitaminas, incluyendo la vitamina D para el bebé, así que los suplementos vitamínicos generalmente no son necesarios. La fórmula enriquecida con hierro se recomienda para los bebés durante su primer año de vida y debe contener aproximadamente 12 miligramos de hierro por litro. El agua, los jugos y otros alimentos suelen ser innecesarios durante los primeros 6 meses de vida del bebé. La leche materna o la fórmula proporcionan todo lo que un bebé necesita hasta que empiece a comer alimentos sólidos. Hable con su doctor si tiene preguntas sobre cómo alimentar al recién nacido.

CAPITULO VI 6. Higiene 6.1 Higiene del recién nacido La higiene del bebé es importante y necesaria ya que contribuye a que el pequeño se sienta más fresco, lo relaja, forma parte de su rutina diaria y, además, juega un papel importante en su salud. El aseo del bebé es necesario para una buena salud.

LO QUE DEBES SABER •

El bebé no se puede sumergir completamente en el agua de la bañera hasta unas 48 horas después de la caída del cordón umbilical.


Una vez caído el cordón umbilical, se puede realizar el primer baño del bebé poniendo especial atención en la temperatura del agua, el jabón utilizado y el secado del bebé. La higiene de los recién nacidos debe realizarse con delicadeza y dedicando un tiempo a cada parte del cuerpo: cabello, orejas, nariz...

6.2 El baño El bebé no se puede sumergir completamente en el agua de la bañera hasta unas 48 horas después de la caída del cordón umbilical. Durante estos dos días en que no se puede bañar al bebé, su higiene diaria se debe realizar con una esponjita empapada con agua tibia, limpiando todo su cuerpo excepto la zona del cordón umbilical. También se puede utilizar leches limpiadoras específicas que venden muchas marcas comerciales. Se puede empezar a bañar al bebé en el momento en que el cordón umbilical se ha caído y ha cicatrizado por completo. Las principales instrucciones para este primer baño son: • El jabón: su uso no es imprescindible aunque sería recomendable en el área de los glúteos para mejorar su aseo. La mejor opción es un jabón específico para bebés o recién nacidos o un gel sin jabón que limpia sin dañar la delicada piel del bebé. • El agua: debe estar a temperatura corporal de unos 37 ºC. • Cómo secar al bebé: tras el baño se debe secar con delicadeza al recién nacido, a toques, dejando bien secos los pliegues, el culito y entre los dedos. De esta manera, se previenen irritaciones e infecciones. Los recién nacidos nacen cubiertos de una capa grasa que los protege: lavérnixcaseosa. Normalmente, durante los primeros días quedan restos de la misma. No hay que intentar retirarlos de manera brusca, ya irán desapareciendo y absorbiéndose por la piel con el paso de los días. • El baño como rutina: se recomienda el baño diario, como una rutina más del bebé. Debería ser un momento para disfrutar y para que el pequeño se relaje y estreche vínculos con los padres. Se puede aprovechar el baño para estimular al recién nacido, por ejemplo, cantando canciones que hablen del agua y del jabón.

6.3 Higiene específica Cada parte del cuerpo necesita unos cuidados e higiene específica que debe tenerse en cuenta, y más aún, en el caso de un recién nacido.

6.3.1 El cordón umbilical El resto de cordón umbilical, que permanece en el bebé tras el nacimiento, cae durante las 2-4 primeras semanas de vida. Ser escrupuloso y metódico con la cura del cordón nos puede ahorrar muchos problemas así como asegurar una correcta cicatrización. El cordón se cura un par de veces al día con una gasita y alcohol de 70º. No hay que tener miedo a hacer daño al niño ya que el cordón no tiene sensibilidad. En cada


cambio de pañal se debe prestar especial atención al cordón, evitando que se depositen secreciones (heces y orina) en esa zona. No se debe acelerar la caída del cordón, debe caer solo y no se debe hacer caso a todo lo que el “saber popular” aconseja para mejorar la estética del ombligo del bebé, ya que puede provocar infecciones que dejan cicatrices peores y complican la salud del bebé.

6.3.2 El cabello La higiene del cabello forma parte de la hora del baño. Se deben utilizar shampoo poco agresivos específicos para bebés. Después, se debe peinar el cabello con cepillos adecuados de cerdas blandas. No se recomienda poner colonia en el cabello al recién nacido ya que puede molestarle o irritarle el olor tan fuerte, sobre todo si lleva alcohol. La colonia puede ponerse en la ropita y conseguirá el mismo efecto. En caso de que el bebé tenga costra láctea (pequeñas descamaciones grasas en el cuero cabelludo), aplícale aceite de almendras u otro producto específico para costra láctea en el cuero cabelludo durante 10 minutos y retíralo con el champú; después peina el cabello intentando retirar la descamación sin irritar el cuero cabelludo.

6.3.3 La piel Tras el baño, lo mejor es hidratar la piel. Muchos recién nacidos descaman la piel, sobre todo, en tobillos y muñecas. La piel de los recién nacidos tiende a escamarse y es muy fina y delicada, porque aún no posee la estructura protectora típica de las pieles de los adultos. Se deben usar aceites vegetales (aceite de almendras o caléndula) o bien cremas hidratantes específicas para el bebé, hipo alergénicas y, preferiblemente, sin parabenos ni perfumes. Puede aprovecharse el momento de la hidratación para realizar un buen masaje al bebé. El masaje infantil estrecha los vínculos entre padres e hijos, aumenta la inmunidad y relaja al recién nacido. Las caricias tranquilizan al bebé al tiempo que nuestra cercanía estimula sus sentidos, no sólo el del tacto. El bebé duerme más tranquilo y come mejor después del masaje. Los masajes alivian los gases que causan molestias al bebé. Se refuerzan vínculos y se comparte un tiempo fabuloso. Además, tocar al bebé favorece su desarrollo. Por otro lado, tiene la cara irritada por la baba hay cremas específicas en el mercado.

6.3.4 Glúteos El recién nacido necesita mantener bien limpia y seca la piel de los glúteos para evitar irritaciones. Se debe minimizar el uso de toallitas y priorizar, en cambio, el uso de la esponjita con agua tibia o una leche limpiadora específica. Las toallitas húmedas pueden irritar pero son un buen recurso cuando se está fuera de casa. - En los niños: se deben limpiar todos los pliegues y secarlo bien sin frotar. - En las niñas: es importante limpiar siempre de delante hacia atrás, con el fin de no transportar los residuos de las heces hacia la vagina y, sin presionar, lavar bien la zona entre los labios mayores y menores. Por último, secar sin frotar.


6.3.5 La nariz Si el bebé tiene mucosidad o secreciones se debe realizar un lavado nasal con suero fisiológico. Recuesta al niño boca arriba y gírale la cabeza hacia un lado. Aplícale el suero en el orificio nasal superior y repite la operación en el otro orificio, girándole la cabeza hacia el otro lado. Incorpora al niño para que termine de expulsar las mucosidades. Nunca utilices bastoncillos de algodón para limpiar la nariz.

6.3.6 Las orejas Existe la tradición de utilizar bastoncillos de algodón para limpiar los conductos auditivos externos de los bebés. Muchos otorrinos alertan del peligro de su uso ya que, introducir el bastoncillo, no limpia sino que introduce todavía más el cerumen y puede causar alguna pequeña herida o infección. Por lo tanto, las orejas se deben mantener limpias y secas por fuera, no por dentro, ya que la cera que produce ya es una protección natural.

6.3.7 Las uñas Las uñas del recién nacido se deben cortar cuando estén largas, con una tijera especial de punta redondeada o bien limarlas con una lima suave. Tener especial cuidado en cortar las uñas rectas y no lesionar la piel del dedo.

Capítulo VII 7. Accesorios del bebé recién nacido 7.1 Para la alimentación Cojín para amamantar: Estos prácticos cojines, con nombres como "Boppy" o "My Best Friend", ayudan a sostener cómodamente al bebé mientras lo alimentan.


Baberos: Los baberos evitan que la saliva y la leche que regurgite el bebé lleguen a su ropa.

Crema para los pezones: Amamantar al bebé puede resecar la delicada piel de los pezones, y las cremas especiales para éstos mitigan la resequedad, curan la piel agrietada y alivian el dolor.

Fórmula: Si no se puede dar el pecho al bebé o no se planea hacerlo, puede escoger entre numerosas opciones de leche de fórmula para bebé. Hablar con el doctor.

Biberones y tetinas (o mamilas) para biberón : Incluso para amamantar al bebé, hay que asegurarse de tener algunos biberones y tetinas para recién nacido en casa, para que alguien pueda alimentarlo con leche. Si solo se utiliza leche en fórmula, usar aproximadamente diez biberones de 4 onzas (118 ml) al día.

7.2 Para el cambio de pañales Pañales: durante las primeras semanas de nacimiento del bebé, se utiliza pañales. Aproximadamente un 80 por ciento de los padres de familia optan por usar pañales desechables. Otros eligen un servicio de entrega de pañales de tela profesional, y algunos incluso los lavan en casa. El recién nacido necesita de 10 a 12 pañales al día durante las primeras semanas. Pañales desechables, se recomienda que se compre tres paquetes grandes (unos 150 pañales) para no tener que correr a la tienda durante los primeros días. Si se usa pañales de tela, se necesita de seis a diez paquetes (de 12 pañales cada uno) de pañales pre doblado de calidad adecuada para servicio de pañales.

Toallitas húmedas desechables para bebé: Es bueno tenerlas a la mano para limpiar al bebé cuando se cambie el pañal.

Ungüento protector a base de óxido de zinc: Protege la delicada piel del bebé contra las rozaduras de pañal.

Un bote especial para tirar los pañales sucios: Éste es un recipiente práctico y eficaz que atrapa los malos olores, donde se puede tirar los pañales sucios hasta se saque la basura.

Mesa para cambiar pañales: La propia cama, un tocador o una cómoda no muy alta con un colchón delgado encima funcionarán perfectamente. Pero una mesa para


cambiar pañales independientes viene con cosas muy útiles, como una barandilla protectora y mucho espacio para guardar objetos.

Pañalera: Ya sea para salir a la calle, se necesita llevar todo lo necesario para cambiar pañales fuera de casa. Escoge una bolsa pañalera que sea de su agrado, porque será parte de las salidas durante muchos meses, incluir un colchón portátil para cambiar pañales, una bolsa impermeable para los pañales mojados y lugares para guardar las llaves, la cartera y otros objetos.

7.3 Para dormir Cuna: Al principio no se necesita una cuna porque el recién nacido puede dormir en un moisés. Pero, a menos que se planee que el bebé comparta la cama con sus padres, más adelante necesitarás una cuna.

Colchón: Comprar un colchón para la cuna firme de resortes o de espuma. Ropa de cama: Comprar al menos dos juegos de sábanas para la cuna para que no se encuentre de pronto con que no tiene sábanas limpias para el bebé. Pero se debe dejar las mantas y edredones fuera de la cuna, ya que la ropa de cama suave presenta el riesgo del síndrome de muerte súbita del bebé o SIDS.

7.4 Hora del baño Bañera de plástico: Una bañera diseñada especialmente para bebés, que son muy activos, mantiene seguro al bebé y le dará un descanso a la espalda de la madre.

Toallas de algodón con capucha: Las madres experimentadas dicen que envolver al bebé en una de estas suaves toallas de algodón con capucha es una forma excelente de mantenerlo seco y caliente después de bañarlo.

7.5 Transportación Mochila portabebés frontal o cangurera (sling): A los recién nacidos les encanta que los carguen; el calor del cuerpo y los latidos del corazón de la madre lo calmarán como ninguna otra cosa. Una mochila portabebés o una cangurera (parecida al tradicional rebozo) también le deja las manos libres para hacer otras cosas.

Carreola (coche de paseo): Para un recién nacido, se necesita una carreola que se recline hasta quedar casi totalmente horizontal, ya que los bebés no deben sentarse hasta que tengan 3 meses de edad o hasta que hayan desarrollado lo suficiente los músculos de su cuello.


7.6 Otros Accesorios Chupones (chupetes): A los bebés les encanta chupar, incluso los han fotografiado chupándose el dedo en el útero. Un bebé que parece querer tomar leche de pecho o beber otro biberón inmediatamente después de comer quizás necesita otra cosa para chupar, y un chupón podría ser lo indicado. Los chupones también pueden tranquilizar a un bebé que se siente molesto cuando estés ocupada o necesites descansar un rato.

Columpio para bebé: A algunos padres les parece que un columpio para bebé que funciona con pilas es una bendición del cielo. El reconfortante movimiento hacia adelante y hacia atrás del columpio puede calmar al bebé cuando esté llorando y darte algo de tiempo para hacer otra cosa.

Sillita vibradora: Coloca a tu bebé en una sillita vibradora, reclinada a un ángulo de 45 grados, desde donde podrá ver el mundo. Está diseñada para vibrar y calmar a tu bebé.

Cajita de música: La música deleitará a tu bebé por muy pequeño que sea. Dale cuerda a su cajita de música cada vez que lo acuestes a dormir y le ayudarás a aprender a dormirse.

Cajita de sonidos: El sonido de olas rompiendo o de la lluvia puede calmar a un bebé cuando está llorando y arrullarlo hasta que se quede dormido. Estas maravillas electrónicas también ayudan a los adultos que están desesperados por conciliar el sueño.

Móvil: Cuelga uno sobre la cunita de tu bebé o su mesa de cambiar pañales y le proporcionarás largas horas de entretenimiento. Un recién nacido puede ver el marcado contraste entre las imágenes negras y las blancas, y el verlas moverse arriba de él le fascinará y lo calmará. Algunos móviles vienen con paneles intercambiables en colores primarios para bebés mayores.

Monitor para bebé: Un monitor para bebé te ayuda a saber cómo está el bebé en una habitación mientras la madre se encuentra en otro lugar. Es más útil para quienes viven en casas grandes con alcobas en otro piso.

Lucecita nocturna: Una de estas lucecitas baratas te permitirá darle de comer al bebé y cambiarlo en la noche sin tener que encender la luz y despertarlo por completo (ni desvelarte tú misma).


INDICE


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES El presente trabajo se ha llevado a cabo con el propósito de conocer personalmente el fondo científico tratado por lo que se concluye y se recomienda: - Que el presente trabajo se ha realizado en un preámbulo de investigación, condición primordial para su desarrollo. RECOMENDACIÓN.- Se recomienda a las personas que al tener acceso a este trabajo, lo lean y profundicen sobre el tema, ya que el mismo va a enriquecer su intelectualidad en el tema. -

El complemento de conocimientos nos ha servido para aplicarlo en el momento adecuado. Profesionalmente nos transmiten una orientación exacta. RECOMENDACIÓN.- El presente trabajo se recomienda a todas aquellas personas que en un futuro muy cercano decidieran por ser madres y que mejor que tenga un conocimiento científico a cerca del cuidado de un recién nacido.

-

Finalmente concluyo que las nuevas generaciones deben seguir realizando trabajos de investigación ya que estos van en beneficio de nuestra formación como personas. RECOMENDACIÓN.- Finalmente se recomienda a las alumnas del Colegio Riobamba llevar a cabo sus trabajos de investigación ya que estos van en beneficio de nosotras mismas y enriquece nuestros conocimientos y espíritu.


GLOSARIO DE TÉRMINOS Gravidez.- Cualidad de grávido, embarazo de la mujer. Amenorrea.- Biol. Enfermedad que consiste en la supresión del flujo menstrual. Melanocito.- Es una célula que se encarga de reproducir melanina, un pigmento de la piel, ojos y pelo cuya principal función es la de bloquear los rayos ultravioleta solares, evitando que dañen el ADN de las células de estas regiones tan expuestas a la luz Relaxina.- La relaxina es una hormona peptídica que fue descrita por primera vez en 1926 por Frederick Hisaw. Oxitocina.-La hormona de los mimosos, es una hormona relacionada con los patrones sexuales y con la conducta maternal y paternal que actúa también como neurotransmisor en el cerebro. Endorfina.-Las endorfinas son péptidos opioides endógenos que funcionan como neurotransmisores. Son producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo en vertebrados durante el físico, la excitación, el dolor, el consumo de alimentos picantes o el consumo de chocolate, el enamoramiento y el orgasmo, y son similares a los opiáceos en su efecto analgésico y de sensación de bienestar. Toxemia.- La toxemia es un trastorno del organismo causado por la presencia de toxinas en la sangre. Toxoplasmosis.-La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo “Toxoplasma gondii”, un parásito intracelular obligado. Hemograma.- En medicina, el hemograma o CSC (conteo sanguíneo completo) o biometría hemática es uno de los elementos diagnósticos básicos. Fórceps.- El fórceps es un instrumento obstétrico en forma de tenazas, que sirve para ayudar a la extracción fetal desde la parte exterior simulando los mecanismos del parto normal. Loquios.- En obstetricia, los loquios o lochia es el término que se le da a una secreción vaginal normal durante el puerperio, es decir, después del parto, que contiene sangre, moco y tejido placentario. El flujo de loquios continúa, típicamente, por 4 a 6 semanas y progresa por tres estadios o etapas.

BIBLIOGRAFIAS WEBGRAFIA


http://es.wikipedia.org/wiki/Embarazo http://embarazoyparto.about.com/od/QuedarEnEmbarazo/tp/Primeros-S-Intomas-DelEmbarazo.htm http://www.fanpop.com/clubs/hermione-vs-bella/images/35956005/titlev http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/puerperio-postparto.shtml http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001928.htm http://embarazoyparto.about.com/od/Postparto/a/ComoAlimentarATuBebeRecienNac ido.htm http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/higiene-recien-nacido.shtml http://kidshealth.org/parent/en_espanol/embarazo/medical_care_pregnancy_esp.html #a_Tipos_de_atenci_oacute_n_m_eacute_dica_durante_el_embarazo http://www.bebesymas.com/salud-de-la-madre/habitos-de-higiene-indispensablespara-la-embarazada http://kidshealth.org/parent/en_espanol/embarazo/feednewborn_esp.html http://trabajoyalimentacion.consumer.es/documentos/madre/imprimir.php

Cronograma Actividades

Portada

Meses

Enero

Febrero

Semanas

1

2

10-12

13-17

3 20-24

M

4

1

2

3

27-31

3-5

6-7

10-12


Agradecimiento y dedicatoria Resumen ejecutivo Introducción Justificación Objetivos Marco teórico Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Conclusiones y recomendaciones

Bibliografía e índice Presentación de la monografía


Anexos Grafico N°1

Controlar la temperatura del recién nacido Grafico N°2


Desde los primeros días el recién nacido se puede bañar usando para ello agua tibia

Grafico N°3

Aseo del muñón umbilical u ombligo

Grafico N° 4


Tomar la temperatura del bebĂŠ

Grafico N°5


Alimentación del niño

Grafico N°6

Cambio de pañales Grafico N°7


Accesorios de paseo del niño (Coche)

Grafio N°8

Vestimenta del bebé

Grafico N°9


Controlar el sueño

Grafico N° 10

Padres e Hijo

Monografia  

Monografia tema: "SALUD, NUTRICION Y CUIDADO DEL RECIEN NACIDO"

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you