Page 1

artículos

publi

cados PA T

RIC

IA

T NIE

AR O G

CÍA

literatura


| PATRICIA NIETO |

PATRICIA NIETO GARCÍA Licenciada en Comunicación por la Universida Iberoamericana Portafolio


EXPERIENCIA

ÁREA PERIODÍSTICA - Primavera 2009: Editora de Literatura del semanario universitario 8-80 (Universidad Iberoamericana) - Primavera 2009: Diseño editorial y cambio de imagen del 8-80 - Primavera 2009: Editora responsable y redactora del área periodística de Bodaplan - Otoño 2009: Editora responsable del semanario universitario 8-80 - Primavera 2010: Coordinadora del semanario universitario 8-80 - Primavera 2010: Maestra sustituta de las clases (en la Universidad Iberoamericana): + Laboratorio de comunicación periodística (obligatoria) + Redacción informativa (subsistema de Periodismo)

Conocimientos avanzados de: - Photoshop (Curso certificado de Adobe Photoshop básico y avanzado en 2008) - Illustrator - Indesign Premios y reconocimientos: - Primer lugar del concurso nacional: Reportera Danone 2007 - Primer lugar para el diseño del cartel promocional de México Unido contra la Delincuencia 2007 - Mención honorífica de Comunicación (generación 2009) de la Universidad Iberoamericana

Referencias: - José Carreño Carlón Coordinador del área de periodismo de la Universidad Iberoamericana. Académico especializado en medios de comunicación y democracia. Conductor de Foto Tv, columnista de El Universal y ganador del Premio Nacional de Periodismo 1986

- Felipe Soto Editor responsable de Chilango. Ganador del Premio Nacional de Periodismo como editor. Maestro de periodismo de la Universidad Iberoamericana.

- Yaiza Santos Colaboradora de Letras Libres y Factual. Profesora del área de periodismo de la Universidad Iberoamericana.


| PATRICIA NIETO |

DONCELES,

PUB

LA CALLE DE BABEL Quince librerías de viejo se abren a lo largo de esta calle del Centro PATRICIA NIETO

Fotografías: Patricia Nieto

LIC

AD

E


| PATRICIA NIETO |

8-80 EL EN O D

Ene

9 ro ‘0

E l sol se refleja en la calle empedrada de

Donceles, en el Centro Histórico de la ciudad. El olor a smog se mezcla con el de libros viejos y páginas empolvadas. Entre Palmas y República de Brasil, en una sola cuadra, se ubican diez librerías especializadas en libros usados y antiguos. Éstas son conocidas como “librerías de viejo”. Pilas de libros en el piso, estantes de madera tan grandes como los techos altos de los edificios antiguos, un libro de Julio Cortázar junto a uno de Julio Iglesias, mesas habitadas por decenas de libros en perfecto desorden. El escenario es digno de la imaginación borgeana: “Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden”.

A diferencia de una librería convencional, que dispone de un aproximado de 10 mil títulos, en una librería de viejo se ofrecen alrededor de 25 mil. En sus anaqueles se pueden encontrar libros de superación personal a 15 pesos conviviendo con libros de Bruce Chatwin a 70; con una primera edición de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, por 10 mil pesos, o hasta con un ejemplar de La Catedral de México y el Sagrario Metropolitano, de Manuel Toussaint, por 50 mil. “El precio depende del libro que se trate. Hemos llegado a vender libros hasta de 100 mil pesos”, dice Araceli Torres, encargada de Librería Selecta. De las librerías que se despliegan a lo largo de la calle, El Mercader de Libros, Los Hermanos de la Hoja, El Inframundo, Bibliofilia, El Gran

Remate, Librería de Viejo y Librería Regia, son administradas por tres hermanos de apellido López Casillas, que decidieron continuar la tradición familiar de libreros iniciada en la década de los cuarenta. “En esta calle hay un monopolio”, confesó un empleado de Los Hermanos de la Hoja. Los padres de los hermanos López Casillas, Ubaldo López Barrientos y Berta Casillas, comenzaron la tradición con la Librería Otelo, fundada hace 70 años. En 1946, Ubaldo López, que dejó el oficio de cargador por los libros, fue uno de los fundadores del tiangüis de La Lagunilla, donde vendió libros sobre las aceras de la calle Paraguay. El mayor de los López Casillas fundó, en 1969, la primera librería de la nueva generación, y en 1986, tres hermanos más le

siguieron: Leonardo, Juan y Mercurio, que instalaron las librerías que hoy ocupan la calle de Donceles y que se han extendido hasta las avenidas Miguel Ángel de Quevedo, Universidad y Cuauhtémoc. Mercurio López Casillas, el más joven de la estirpe, dice que el amor a los libros, heredado de su padre, es el motivo por el que nueve de los trece hermanos se dedican al negocio de los libros usados. En los ventanales de la librerías se anuncia el interés de adquirir “bibliotecas enteras” y se intuye el pasado y la adquisición de muchos de los libros que se disponen en sus inventarios. Mercurio López Casillas dice encontrar surtido de “toda esa gente que ya no quiere sus libros. Si a una persona no le caben en su casa vienen con nosotros o nos llaman por teléfono y nos los venden. Las viudas venden

mucho los libros de sus esposos que eran bibliófilos o los hijos que igual quieren desocupar algún espacio. Ahora estamos en una época de mucha oferta y poca demanda, la gente piensa que ya no hacen falta los libros y que todo lo pueden resolver con el internet”. De cualquier manera, los hermanos López Casillas continúan con el negocio familiar y Donceles sigue siendo un lugar obligado a los amantes al olor rancio de libros perdidos. A las ocho de la noche, mientras un gato negro se acurruca entre libros gastados y raídos de El Mercader de Libros, las librerías se disponen a cerrar.


| PATRICIA NIETO |

PUB

L

DO ICA Ene

EN

9 ro ‘0

AFTER DARK, CAFÉ Y JAZZ PATRICIA NIETO

U na noche con luces neón, un constante recuento del tiempo, una taza de café en un Denny’s de Tokio y música ambiental, casi inso-

Resenas

nora, de un bar-restaurant. Como con cámara en mano, Murakami nos conduce por calles anónimas iluminadas de luz artificial, por cuartos oscuros a los que la mirada irá acostumbrándose, por cafeterías de iluminación verdosa y café barato, y por casas de cita japonesas conocidas como love-hos.

After Dark, la última obra de Haruki Murakami, es una novela completamente visual. Podría decirse, incluso, que se trata de un guión cinematográfico que deja ver planos secuencia y soberbios long shots que enmarcan un mundo tan real como onírico, en el que sus personajes van desesperadamente buscándose a sí mismos. En la primera “escena” conocemos a Mari, una criatura nocturna que pasa una noche en un Denny’s (en el que sea, todos son iguales, con un “diseño de planta calculado hasta el menor detalle por ingenieros expertos”), tomando sistemáticamente café y leyendo uno de esos libros que las chicas no suelen cargar en sus bolsas (por si te

consumen las ganas de saber qué libro lee Mari… nunca lo sabrás). Absorta en la lectura y sumida en un ambiente de soledad urbana, como una de las mujeres de los lienzos de Edward Hopper, Mari es interrumpida por dos entes igualmente noctívagos: Takahasi, un jazzista apasionado por el trombo, cuya melodía favorita es “Five Spot After Dark”, de Curtis Fuller (la cual da nombre a la novela).

mayor de Mari, permanece dormida desde hace dos meses en un cuarto sumido en tinieblas. Primero Kawabata, con su Casa de las bellas durmientes y ahora Murakami, han reinterpretado el mito occidental de la bella durmiente para descontextualizarlo (al punto del absurdo) en un mundo posmoderno.

Tiempo después es nuevamente interrumpida, ahora por Kaoru, la encargada de un burdel que se enfrenta a problemas de traducción con una prostituta china.

A consecuencia de esta ilógica pero, de algún modo (ignoro cómo lo logra Murakami) convincente razón, Mari sufre de insomnio, lo que da pie a su encuentro con figuras nocturnas (noctámbulos) que deambulan con una identidad incierta.

En un mundo paralelo y oscuro, Eri, hermana

El tiempo que transcurre de las 23:25 a

las 6:00 horas, es en el que las siluetas perdidas se encuentran bajo el solfeo nostáligico del jazz, burdeles, prostitutas, oficinistas violentos y televisores prendidos sin siquiera estar conectados. Bizarro pero genial. Con una narrativa cinematográfica, pero de gran calidad literaria, Murakami nos conduce a un universo irreal, pero creíble; lleno de referencias (a música popular, a ambientes conocidos y un claro homenaje al cine de Jean-Luc Godard) que forman parte de un imaginario colectivo que nos describe a todos.

EL

8-80


| PATRICIA NIETO |

TWEETBOOK, ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO? PUB

LIC

8-80 EL EN O AD Abr

9 il ‘0

PATRICIA NIETO

“B ueno, alguien tenía que hacerlo, y creo

que yo soy el primero”, dijo con una suerte de falsa modestia un chico británico llamado James Bridle. El inglés tuvo la idea de publicar sus entradas (denominadas “tweets”, según la semántica del sitio) acumuladas durante dos años de Twitter –red social diagonal servicio de microblogging–. De ahí el nombre del libro: My Life in Tweets, o Mi vida en píos (suena mejor tweets). Bridle tiene un leve parecido a Malcolm McDowell (actor principal de La naranja mecánica), no pasa de 30 años y ya es famoso por analizar las tendencias de la literatura en el mundo digital. En el 2008 fundó Bookkake, un sello editorial que se inclina por la literatura trans-

gresora (“we love dirty books” es su slogan) a través de un nuevo modelo basado en las nuevas tecnologías. Según las estadísticas de Twitter, Bridle es uno de los mayores tweetaholics por el número de tweets publicados, y ahora ya tiene un grueso libro para demostrarlo (según lo declarado, éste es su primer volumen). El libro está compuesto de los 4100 tweets que Bridle escribió de febrero de 2007 a febrero de 2009, al tratar de responder a la pregunta general de Twitter: “¿qué estás haciendo?” Los mensajes de la red en cuestión no pueden pasar de 140 caracteres, lo que obliga a ser conciso y a obviar cualquier intento de aderezar el discurso.

Son puntales. “Estoy haciendo….”,“Estoy pensando...”, “No quiero hacer…” y una serie de etcéteras y puntos suspensivos escritos siempre en presente. Se trata de pequeños fragmentos de vida, pensamientos erráticos del momento, links a paginas o ideas random que vienen para no regresar. Por ejemplo, el 1 de enero de 2009 a las 20:05, Bridle escribe: “Regreso a la humanidad vía una intensa labor de horneado. Asado de mantequilla y hierbas, coliflor con comino… Ummm”. Clive Thompson, escritor de la revista Webc Collision Detction, apunta: “Cada pequeña pieza parece insignificante, pero cuando las pones todas juntas obtienes una curiosa y rica sensación de la existencia de una per-

sona”. Esto es My Life in Tweets.

convertirse en un escritor publicado.

Sobre el futuro de la literatura

“No tengo intención de venderlo. Mas bien estaba interesado en archivar mis tweets en un modo interesante, y probar el proceso de publicación sobre demanda de algunos sitios de internet”, dijo Bridle cuando presentó su libro a algunos medios digitales.

Más allá de su contenido, My Life in Tweets ofrece la posibilidad de reflexionar por el futuro de la literatura y la injerencia de las nuevas tecnologías en ella y en la industria editorial. Un día, James Bridle lo decidió. Comenzó a juntar todos sus tweets y puso en práctica su Indesign (programa de diseño de publicaciones). Después subió su manuscrito al sitio Lulu.com, diseñó una portada y estableció un precio. Como Lulu.com, abundan sitios web que ofrecen la posibilidad de auto publicar un libro. En sólo cinco pasos cualquier persona puede

Igual que Bridle, cualquiera puede publicar todos sus tweets en un libro de tapa dura. De ese modo no perderán “todos esos mensajes incidentales y casuales, de sus respuestas y observaciones, en el momento inevitable en que Twitter sea remplazado por algo más”.


| PATRICIA NIETO |

PUB

LIC

AD

E


| PATRICIA NIETO |

DO

Ene

EL EN

9 ro ‘0

8-80

EL PULGAR POR LA PLUMA: LA NOVELA CELULAR En Japón, los dedos que presionan las teclas de los celulares, son más rápidos que en

cualquier lugar del mundo. Es cierto. Científicamente cierto, según la Universidad de Warwick en Canadá. El estudio se realizó como parte de una investigación sobre la nueva generación (menores de 25 años), que los sociólogos, entusiasmados con su propio ingenio, ya han denominado “generación del pulgar”.

“Cuando hace dos millones de años la especie Homo descubrió las posibilidades tecnológicas de la capacidad prensil del pulgar, no podía sospecharse que mucho tiempo después este dedo ‘pinza’ sería la estrella de la nueva sociedad de la Red”, dice Carmen Galán, profesora titular de Lingüística de la Universidad de Extremadura, para quien el teléfono celular es la cúspide de los aparatos del pulgar. En Japón, ese rápido movimiento del pulgar sobre las teclas de un celular es tan común que no se pudo mantener ajeno a la literatura. En 2000 se nació un nuevo género literario que el mundo editorial ha llamado “novela celular”. Rin, una chica japonesa de 22 años, es ya una de las más famosas escritoras de novelas para celular en su país. Esta veinteañera considera que las novelas de celular son un género de la literatura actual, al tratarse de un reflejo y una expresión de nuestro tiempo. “La gente de mi generación no lee las obras de los escritores profesionales porque sus oraciones son difíciles de entender, su estilo es deliberadamente verborreico y lo que cuentan no es familiar para nosotros”, le dijo la novelista a la periodista Norimitsu Onishi. La propia Onishi revela que “la accesibilidad de los teléfonos celulares coincidió con la llegada a la madurez de una generación de japoneses para los cuales los teléfonos celulares, más que

las computadoras personales, habían sido parte integral de sus vidas desde la escuela secundaria. Así que ellos leían sus novelas en sus teléfonos móviles, aun cuando los mismos sitios en la red también estaban disponibles a través de computadoras”. La novela celular o keitai shosetsu nació en el primer año de la era dosmilera, en el país que dio al mundo su primera novela, La historia de Genji, Japón. Un joven profesor de preparatoria, bajo el pseudónimo de Yoshi, publicó paulatinamente la primera novela para celular. La llamó Profundo amor. Después de los millares de visitantes a sitio web, Yoshi decidió pasarla al papel y autopublicarla. Vendió más de cien mil copias. Toshiya Arai, director ejecutivo de la editorial Starts, consiguió que Yoshi se uniera a su sello editorial para así publicar nuevamente su novela. Poco tiempo después, Starts publicó Profundo amor, que fue llevada al manga, inspiró una serie de televisión, una película y una serie de novelas que vendió dos millones setecientas mil copias. De manera paralela, el sitio Maho i-Lando –fundado en 1999 con el objetivo de construir páginas de internet descargables– añadió una plantilla llamada “Hagamos novelas”, en la que


| PATRICIA NIETO |

simplificaban la transferencia, de datos de celular a internet. Esta iniciativa coincidió con la decisión de las compañías de telefonía celular de ofrecer la transmisión ilimitada de mensajes de texto como parte de sus tarifas mensuales. Así, millones de jóvenes, especialmente mujeres, comenzaron a escribir sus historias en su teléfono celular. Hicieron uso de su pulgar y a velocidad vertiginosa componían narrativas sencillas. El estilo general de la novela para celular es comprimido. Las descripciones son escuetas y predominan los diálogos, caracterizados por el uso de frases cortas y emoticons. Están escritas en primera persona –a modo de diarios personales– y tratan de temas melodramáticos

en los que el amor se pierde por el drama de la violación, los embarazos no deseados, el aborto y el contagio de sida. Estas características, palpables en todo el género, se ilustran en una de las más populares novelas celular, escrita por Moné, Sueño eterno. “En el campo, donde vivimos mis amigos y yo, no hay muchas universidades / Por tren, en una media hora puedes llegar a un pequeño instituto, eso es todo”. Su heroína, Saki, relata su vida en provincia. Sin embargo, el mundo de la protagonista se altera cuando es interceptada por tres extraños en un auto blanco. “–Clac, clac– / El ruido de una puerta abriéndose / En ese momento… / –Toc– / Un sonido sordo y cortante / El dolor que me dispara a la cabeza”.

Los hombres la violan. Dejada a un lado de la carretra, Hijiri, un compañero de la escuela, la encuentra. Le ofrece ayuda y nace el amor. “Cualquier chica de secundaria puede imaginar que esta experiencia está a un sólo paso de sí misma. Este tipo de empatía es muy diferente de la respuesta emotiva que genera leer una gran novela: ese evento que nos cambia la vida. Una sola novela celular dice lo que todos sabemos. La literatura tiene el poder de cambiar nuestras formas de pensar”, dijo Mikio Funuyama, editor de la revista literaria Bungakukai, a la periodista norteamericana Dana Goodyear. “Todos en la industria editorial lo tomamos como un gran shock para el sistema y nos preguntamos qué estaba sucedien-

do. Rara vez se revela el nombre del autor. Los títulos son muy genéricos, la descripción de los individuos, las locaciones, todo es muy cómodo, extremadamente fácil de identificarse”, añadió Funuyama. Según el conteo de los libros mejor vendidos de final del 2007 en Japón, de las últimas 10 novelas impresas mejor vendidas, cinco fueron originalmente novelas celulares, reimpresas en forma de libro. Esto ha hecho que algunos directores editoriales e intelectuales se pregunten por el futuro de la literatura. ¿Acabará el dedo pulgar con la literatura de autor? Rodrigo Fresán, escritor y periodista argentino, considera que “la esperanza reside en que –como ocurre con toda moda móvil– el fenómeno sea pronto suplantado por una

variable acaso peor pero también de vida más o menos corta sin perder nunca de vista el destino definitivo de semejante ingenio: ser arma arrojadiza de la top-model Naomi Campbell. Mientras tanto y hasta entonces, los lectores de verdad todavía respiran tranquilos: no existe aún –por más que el Kindle asegure que la resolución de su pantalla es similar a la del ‘papel verdadero’– mecanismo que nos ofrezca esa sensación de íntima victoria y de épica expectativa que sólo ofrece el unplugged pero electrizante gesto de pasar una página”.


| PATRICIA NIETO |

“Según el conteo de los libros mejor vendidos de finales del 2007 en Japón, de las últimas 10 novelas impresas mejor vendidas, cinco fueron originalmente novelas celulares, reimpresas en forma de libro”.


| PATRICIA NIETO |

EDGAR ALLAN POE

200 AÑOS DE PRESENCIA SOMBRÍA A dos siglos del nacimiento de Edgar Allan Poe, se publica una nueva biografía a cargo de Peter Ackroyd. PATRICIA NIETO

PUB

LIC

AD

E


| PATRICIA NIETO |

DO

Ene

EN

EL

8-80

“A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita una copa…”

9 ro ‘0

- Edgar Allan Poe

Cuarto de Edgar Allan Poe

Como el escenario de uno de sus cuentos, el británico Peter Ackroyd (para muchos su mejor biógrafo), ubica el nacimiento de Edgar Allan Poe en una tímida y nublada mañana de enero de 1809. Doscientos años han pasado y Edgar Allan Poe, o su sombrío fantasma, sigue presente en la literatura, al igual que sus míticos personajes, sus temáticas que develan la condición humana –la venganza en El barril de amontillado, la culpa en El gato negro, la voluntad en Ligeia o la muerte en tantos otros cuentos. De la mano de Auguste Dupin, protagonista de Los crímenes de la calle Morgue, El misterio de

Marie Rogêt, La carta robada y El escarabajo de oro y primer detective de ficción, creó la novela policiaca y dio pie a la ciencia-ficción; con los hermanos Usher estructuró el cuento moderno y con su adorada Leonor poetizó la narrativa. Con precisión y sencillez dejaba ver la complejidad de un mundo oscuro y macabro, que después de él nunca sería el mismo. La muerte rondó desde pequeño a Poe. Hijo de actores, Poe vivió el drama, la pobreza y la muerte. Antes de los dos años quedaría huérfano (su padre moriría a causa del alcohol y su madre por tuberculosis) Cuando tenía 23 años fue testigo de

una epidemia de cólera que arrasó con cientos de vidas y 15 años más tarde, su esposa, Virginia, moriría a los 25. Casi todos sus trabajos esbozan una relación con la extinción de la vida: desde el sufrimiento de los vivos atormentados por la muerte de un amado o la angustia de la proximidad a la misma.

ocultos y secretos de los hombres que, tibiamente, se sujetan a la falsa certidumbre de la vida. “Si el terror ha sido el tema de buena parte de mis obras, este terror no proviene de Alemania sino de mi alma”, escribió el estadounidense en el prefacio de sus Cuentos de lo grotesco y arabesco.

“Muchas veces he pensado que podía oír perfectamente el sonido de las tinieblas deslizándose por el horizonte”, dijo en una ocasión Poe. Entre cuervos, amantes nostálgicos, catalépticos con temor a ser enterrados vivos y abismos que causan vejez prematura, Edgar Allan Poe escribió de los miedos

Poe murió joven, a los 40 años, en la pobreza absoluta. Después de pasar varios días vagando por las calles, se dejó consumir por el alcohol. Lo encontraron en una taberna rodeado de una muchedumbre de borrachos y vestido con unas ropas raídas que no eran suyas. Murió solo en una cama anónima de un hospital en

Baltimore. La leyenda dice que sus últimas palabras fueron: “Dios se apiade de mi pobre alma”. Como diría Julio Cortázar, su “presencia oscura” permanece en nosotros. El escritor argentino, traductor de E. A. Poe, escribió: “Todos, en algún sector de nuestra persona, somos él, y él fue uno de los grandes portavoces del hombre, el que anuncia su tiempo por la noche. Por eso su obra, incidiendo desde dimensiones extratemporales, las dimensiones de la naturaleza profunda del hombre al desnudo, es tan profundamente temporal como para vivir en un continuo presente”.


| PATRICIA NIETO |

CHICK LIT

LITERATURA SÓLO PARA CHICAS

El nuevo género literario que pronto se convirtió en pandemia. Libros escritos por chicas para chicas. ¿Frivolidad literaria, mercadotecnia editorial o buena literatura? PATRICIA NIETO

PUB

LIC

AD

En


| PATRICIA NIETO |

8-80 EL O EN

nero

‘09

Sexo, zapatos, moda, la búsqueda del hombre indicado… y nada más. Algunos críticos han redu-

cido al género chick lit como un movimiento de marketing sin consecuencias literarias relevantes, que trata de temas superficiales. Algunos críticos definen al género como “existencialismo femenino casi sartreano listo para vender”. Elizabeth Merrick, editora del libro This Is Not Chick Lit, escribió en el prólogo del libro que la chick lit –literatura para chicas– trata sobre “la implacable búsqueda de la protagonista de dinero, maquillaje y del Sr. Correcto”. ¿Qué dice la contraparte? Jenny Colgan, considerada una de las más importantes novelistas de chick lit, dijo que los libros escritos por mujeres, para mujeres, “no importa de lo que estén escribiendo –sea sobre familias disfun-

cionales, anorexia, muerte u otros temas serios–, se están aventando a un gran hoyo marcado y etiquetado como chick lit, y por tanto son excluidos”. De acuerdo con la escritora española Neus Arqués, la frecuente generalización de obras clasificadas como chick lit, suele ser difusa. “A mí me parece que la distancia entre las heroínas de Marian Keynes y los amantes de Samantha [una de las cuatro chicas de Sex and the City] es considerable, demasiada para

echarlo todo en un mismo saco”. La misma Jenny Colgan, cuyo último best-seller es Diamonds Are a Girl’s Best Friend, dijo que el término chick lit es denigrante y es sinónimo irrevocable de “que ningún sólo hombre deberá leerlo”. La escritora británica ha defendido en numerosas ocasiones a la obra pionera del género, El diario de Bridget Jones. “Es un extraordinario libro que vendió más de dos millones en copias… y no todos los compradores fueron las estereotipadas

mujeres solteras ne- referente indiscuticesitadas de Lon- ble: Candace Bushnell, la pluma creadres”. dora de Sex and the Desde la apari- City (1996). ción de Bridget Jo- Bushnell, asidua del nes se han escrito, Studio 54, dejó sus vendido y publicado estudios en la Unicentenares de libros versidad de Rise a fique narran historias nales de 1970. Pronde mujeres que tra- to empezó a trabajar tan de compaginar en The New York Obel amor, el trabajo y server. En 1994 coun estilo de vida con menzó a escribir una lujos y muchos za- columna basada en patos –elementos de las experiencias de la vida urbana mo- ella y sus amigas en la gran ciudad. La derna. Aunque se considera llamó, simplemente, que Helen Fielding, Sexo y la ciudad. No autora de El diario hay necesidad de de Bridget Jones, es la ahondar en el tema. precursora del fenó- La compilación de meno, no se puede columnas se hizo lidejar de nombrar al bro. El libro se hizo


| PATRICIA NIETO |

serie de televisión. Y la serie se hizo un hito televisivo. Bushnell se convirtió en millonaria y le dio al chick lit un clásico y un impulso popular nunca imaginado. Los libros de la literatura para chicas se caracterizan por narrar historias de heroínas (¿o antiheroínas?) un tanto imperfectas con una buena dosis de ingenio y humor. Las escritoras de chick lit son frecuentemente periodistas que saben redactar piezas que enganchan a los lectores. Usan lenguaje sencillo, frases cortas, juegos de palabras e imágenes precisas que sitúan al lector en un ambiente citadino y glamoroso. Manhattan y Londres son los escenarios favoritos. “La temperatura, 24 ºC. Al volver a la ciudad tras un verano agitado, el clima siempre nos recuerda que están a punto de ocurrir cosas extraordinarias y que a la vuelta de la esquina nos aguarda algo maravilloso. La atmósfera rezuma animación y, en un solo día, la ciudad pasa del letargo al frenesí. Como es de rigor, el tráfico avan-

za lentamente por Park Avenue y por la Sexta Avenida, el aire bulle de conversaciones de móviles y los restaurantes están a rebosar”. Éste es el paisaje de fondo de Mujeres en Manhattan de Candace Bushnell, que habla de tres mujeres neoyorquinas en la cúspide de su carrera. La infidelidad, la dificultad del matrimonio, la maternidad, la moda y los estándares sociales son los otros personajes.

puede ser, fácilmente, la rama más vacía de la literatura contemporánea”. Según Faverón, la chick lit representa estereotipos de la mujer anglosajona y superficial. “(…) construye una imagen femenina casi siempre esnob, siempre burguesa, siempre blanca, siempre linda y muchísimas veces egotista, un mundo en el que la cantidad de pulgadas en el tacón de un zapato es bastante más importante que casi cualquier otro problema Estas temáticas humano”. recurrentes han generado constantes PANDEMIA DE comparaciones con LA CHICK LIT la literatura de Jane Austen. Hoy, la chick lit se ¿Puede compa- ha expandido a nurarse el mundo de merosos países del las citas a ciegas y la mundo. Incluso, la búsqueda de hom- escritora y ensayista bres interesantes con Rachel Donadio, ha el intrincado juego llamado a este esceepistolar entre Mr. nario mundial como Darcy y Elizabeth? la chick lit pandemia. O, puedo reformular la pregunta, ¿podrán La India ha trolas obras chick lit picalizado el contrascender nuestra texto de estas obras época? para generar éxitos como Piece of Cake, Según Gusta- de Swati Kaushal, o vo Faverón Patriau, Girl Alone, de Rupa crítico literario de Gulab. El fenómedistintos medios la- no ha cobrado estinoamericanos, la pecial importancia chick lit ni si quiera en Europa del Este puede trascender de con novelas como El género. “La chick-lit diario de Luisa Lozh-

kina, de la escritora rusa Katya Metelitsa. En Hungría Stop, Mamma Teresa!, de Zsuzsa Racz, ha vendido 130 mil copias y describe las situaciones de una joven que se muda a Budapest con su hermano. Para conseguir una vida independiente, la protagonista –Kata– debe superar su complejo de Madre Teresa. En Polonia las novelas chick lit han incorporado aspectos trágicos como la violación, el secuestro y el suicidio. Una de las más populares obras, en este país, es Never to Paris, de Malgorzata Warda. Otros exponentes en Europa son, en Suecia (que toma elementos de angustia existencial), Small Yellow Lemons, de Kajsa Ingemarsson, cuya protagonista cree tenerlo todo pero la búsqueda por su propia identidad comienza a generar problemas en su vida “perfecta”; en Finlandia, Niina Hakalahti, autora de Breathless, o en Italia, Something’s Hot in the City, de Camilla Vittorini). En América Latina tenemos a la

chilena Mariana Jara, que según la periodista Mariana Mañana, es nuestra propia Candace Bushnell. Igual que tantas escritoras de chick lit, Jara era una columnista que hablaba de las aventuras y desventuras de ella y sus amigas. De ahí surgió Tacones urbanos, que publicó Debolsillo. Fue un éxito inmediato. Vendió seis mil ejemplares y escribió una segunda entrega. “El mensaje de mis libros es siempre de esperanza porque para dura ya está la vida”, dijo la Jara. Mientras tanto las numerosas editoriales están en la búsqueda del siguiente éxito de la literatura escrita por mujeres, para mujeres. Como manifestó el periódico Philadelphia Inquirer en su sección editorial, “la literatura femenina, en voces atrevidas y vociferantes de mujeres jóvenes, es la que ahora está marcando la pauta en el mundo editorial”.


WATCHMEN

LITERATURA POSMODERNA Con el estreno de la película, Editorial Vid publica en forma de libro al cómic Watchmen en México. PATRICIA NIETO

Originalmente es un cómic publicado por el británico Alan Moore en 12 libros por DC Comics, y hoy reconvertidos en una novela gráfica. Con sus diálogos mordaces en forma de viñetas y la descripción aguda de la sociedad posmoderna, Moore logró superar el mundo de los superhéroes y la kriptonita para convertir su historia en una obra literaria. Marcó, para los expertos en el mundo del cómic, un parteaguas. Antes de Watchmen no existía la novela gráfica. En pocas palabras, elevó el cómic al nivel de la literatura. Considerado “la Biblia del cómic”, “el Santo Grial del noveno arte” o “pieza clave de la cultura popular”, Watchmen es el úni-

co cómic ganador del Premio Hugo, que anualmente reconoce los mejores trabajos literarios en el campo de la ciencia-ficción y la fantasía. La revista Time consideró al cómic como una obra maestra de la narrativa secuencial y en el 2005 la incluyó en su listado de las 100 mejores novelas desde 1923 hasta la fecha. Watchmen nació hace ya más de dos décadas, en septiembre de 1986. Durante un año se publicaron los 12 capítulos, uno al mes, y pronto consolidó una basta red de lectores adeptos. Derivado del éxito, DC Comics presionó a Moore para crear la secuela. Hasta el momento se ha negado. Probablemente el bri-

tánico sigue fiel a la tesis que dejó ver en su obra: la época de los superhéroes se acabó. La trama del cómic transcurre en el año 1985. Se trata de una realidad alternativa donde se reproducen hechos históricos trastocados por variantes que establecen el escenario del cómic: Richard Nixon se ha perpetuado en la presidencia y Estados Unidos ganó rotundamente en Vietnam. Con ese panorama, la historia de Moore disecciona y deconstruye el mundo de los superhéroes al plantear como eje central a un grupo de justicieros que sobrellevan la jubilación en medio de la guerra fría. El hilo conductor inicia con una decla-

ración contundente: “El Comediante está muerto”. Capítulo a capítulo la narrativa de Moore nos adentra a los personajes, psicológicamente perturbados y dotados de una agudeza cínica peculiar, mientras descubrimos quién era El Comediante y cuál es la realidad que apunta a un inminente Apocalipsis. El dibujante del cómic, Dave Gibbons, dijo en entrevista a El País que cuando escribió Watchmen, “ni existía lo que ahora llamamos novela gráfica. Los anteriores quería ser ilustradores o novelistas pero en mi caso lo único que he querido ser desde niño es autor de cómics”. Según Gibbons, “leer cómics es una experiencia diferente a leer a Proust.

Pero me gustaría que la gente se anime a leer ambos. No son excluyentes”. Sin embargo, de acuerdo al listado del Times, la obra en la que Gibbons colaboró con Moore, se encuentra junto a obras como 1984 de George Orwell, El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald o Expiación de Ian McEwan. Por el momento, Watchmen se considera la novela gráfica más popular del mercado, al vender un millón de ejemplares sólo el año pasado. La adaptación ya está en el cine y la dirige Zack Snyder, el lente detrás de 300. El 17 de marzo estará disponible al mercado mexicano las doce entregas compiladas en dos tomos por el Grupo Editorial Vid.

Artículos Patricia Nieto  

Serie de artículos escritos por Patricia Nieto.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you