Page 1

4

ción hay una sentenciaabsoluta.En Ia segundaopción, podemos juntos (a partir de educaciónprimaria) y desdeahí comprender

LA ENVIDIA Y LOSCELOS

tivaciones. Y quizá después de ese espacio de escucha podamos tearnos que hemos de cambiar nuestra exigenciao normas te, si comprendemos su motivación. O quizá veamos que ayudarlo a asumir, con todo nuestro cariño y sin represalias,sr.r sabilidad.Pero siempre, acompañándolosen el proceso.

L¡ rNvrPr¡ mismo estostemas desdela reflexión: ¿eslo Continuaremos abordando preocusanos?'¿son que sentir celos?'¿sonnormales?' ¿o i.l.r psicoafectivodesarrollo el "ttt¿i" durante Bien' ¿.rrár,áo comienzan? ;;;;t, celos' q'Úelos antes ¿Qué es la desarrollar emocional, la envidia'" pota" sin recurrir a términos estrictamente envidia?Veamos o"a dáfi"itión cosao cualidad que tiene otro b envidia esel deseode tener alguna ;;;; tan capazo tan guapo decir, el deseode ser tan bueno o ,l,o ,o pouo.Es c o m o e l < o t r o ) . P o d r í a m o s d e c i r q u e e n l a e n v i d i a h a y u n c i e r t osea com elidealiza lo que tiene el otro' se es' E;t; admiració;' de ponente no es tanto el deseo de poseer lo coche,la casao la pareia'El problema que-puede surgirnos para que eí otro tiene, sino .t itttp"tto destruc-tivo Desgraciadamente hay muchos ejemplos obtener lo que el otro;";";' las llamadas <zancadillas>o de ello a nivel social: á el plano laboral' costumbre de criticar al rivalidades que esconden envidia' o la insana tanto' el problema radica en otro con ánimo de a"sf'e'tigiarlo' etc' Por que puede llegar a.desbordareLgrado de envidiaqt. '" experimenta y sentir tal sentimiento' La nos, haciendo daño al otro o sufriendo por presenta' pero espreocuenvidia existe, esnormal por Io habitual que se surge la pante si condiciona lt"iá", pt¿"ciendo sufrimiento' ¿Cuándo que el otro tiene y uno enüdia? Básicamente.rru,'do sepuede <desearlo siente carenclaf La qué üve que no tiene,es decir, sientecarencia>'¿De casa'prestigio' etc' Iista puede ,., irrt"r*inuUte: juguetes' cariño' ropa' meses' La realidad es que Hay autores qo" ru 'it'iu"'uitts de los seis por los juguetes' Para la se observa .or, i.ti.io áe h primera disputa "l que es envidiado' Para los envidia, hacen falta ;;"t.; ;;t envidia ael celos.hacen falta tres. 320

32r


ción hayuna sentenciaabsoluta. En la segundaopción, juntos (apartir de educación pri"r*i;t;";;; ahí com tivaciones.y quizádespués á".r".riá.i" J. escucha tearnosquehemosde cambiar ntlesff;*¡sr"r¡rl te, si comprendemossu motivación. "";íi;, O q,ir:a-ur"_o, nrl",.1 a¡rdarlo a asumir,con todo ,ru.aro .urjño-l, rir, ,.pr.rai*l sabilidad.Perosiempre,acompañándolos en el proceso.

4

TAY LOS CELOS

temasdesdela reflexión:¿eslo mismo n¿sonnormales?,¿osanos?,¿sonpreocu.Bien,duranteel desarrollopsicoafectivodesarrollar antes qlJelos celos.¿Quées la

ión sin recurrir a términos estrictamente futeneralgunacosao cualidadquetieneotro desertan buenoo tan capazotanguapo que en la envidia hay un cierto comes,seidealizalo que tiene el otro, seael roblemano estanto el deseodeposeerlo destructiyoque puede surgirnospara hay muchosejemplos ,Desgraciadamente laboral, las llamadas <zancadillas> o

i.lia, o la insana costumbre de criticar al etc.Por tanto, el problernaradicaen ta y que puedellegara desbordarg sufriendopor sentir tal sentimiento.La b habitualquesepresenta,peroespreocusufrimiento.¿Curíndo surgela re puede<desear lo que el otro tieney uno wttecarencia>. La ¿Dequé sientecarencia? ¡uguetes,cariño,ropa, casa,prestigio,etc. P ¡ntes de los seismeses.La realidadesque l* primera disputapor los juguetes.para la que envidiay el que es envidiado.para los 320


Qurrno y oDro A Mr HERMANTTo <Mi hijo de cuatro años,pegaa su hen.nanitopequeño de dos y medio. Ya no sé qué hacer.> <Enmi casoesmi hija pequeñade dos añosla que pega a su herrnano d e c i n c oa ñ o s . ) <Puesa mí lo c¡ueme pasaes que no puedo cogeren brazosa mi so_ brina, porque rni hijo seenÍáda., <Siyo le doy un beso a mi mujer, mi bebé con t¿ln sólo año )r medio i s ep o n e e n m e d i o l , Nuevamente' es un tema recurrente tanto en conferencias como en consulta privada y grupos de padres.y si lo es, tenemos que tratar de entenderla causay el sentido que tienen tanto la envidia .o,oo lor a.lor. Cornprenderlo,antesde respondera la pregunta qué hago? En oca_ ¿y sionesjunto con el tema de ros cerosapareceel de ra envidia. Vamosa empezarpor los primeros.

Los crros ¿son no.nales? Nuevamente es una cuestión de grado. Hay celospatoIógicos,como los que se reflejan en la des¿rfortunadu .rpr"rión popular <la maté por que era mía>. y hay celos que reflejan la actluaciOny la conscicnciade 1o que uno quiere. por supuestoque, más allá de estos dos sentirnientosbásicosy a través de un trabajo en la edad adulta de corte tcrapéutico y/o espiritual, estasexpresionesde la carencia,el temor a ia pérdida,o el deseode posesión,puedenrirnitarsehastaprácticamente desaparecer.Pero no estamostratando de procesosevolutivos adultos, sino de la vivencia infantil y el sentido que cumplen. En realidad,los celosson, en alguna medida, una manifestacióndela percepciónde anenazareal o imaginariacon relaciónalvínculoestablecido'Es un sentimientoque estábasadoen el llamaclo(amor), pero que busca la posesióndel ser anado (hermano, pareja,madre o padre...) marginando o elinrinandoclealgunaforma al rival, aunque seade forma irnaginaria.Para sentir celos,es necesario sertresen ia escena. Los celosaparecenmás tarde en el tiempo que la envidia. Los pequeños pueden sentir envidia,pero para vivir celosnecesitanpasarde la

¿)

fasede la relación diádica con la madre de total exclusividad,a ser conscientesde la existenciade un tercero,el papá y primer rival con respecto de amenaza a su mamá. Se sientenceloscuando apareceel sentir.niento de alguien que da bienestar-seguridad. Y los primeros que pérdida o función del bienestar la infancia la en son los padres. Cuqndo tienen un herntano,esteseconviertepotencialmenteen un rival. Los celos aparece son losniños,puessesienten sonmuchomásintensoscuantomáspequeños pronto privilegio demasiado del de serel centrLtde la atención desplazados demamú y de papá. Y es que es muy duro compartir a mamá o a papá con el hermanito demandantey necesitadoque acabade llegar. Y no es nadafácil poder manejarsecon los sentimientos que a estatiern¿redad aparecen,como expresióndel cariño y en ocasionesel odio que despiertanlos nuevoshermanitos,es decir, de la ambivalellcia.Los celosentre hermanosson molestostambiénpara los padres.En los grupos,la demandamás habitual es cómoevitarlos.En el fondo, el deseoque subyace traseseinterrogantees cómo eliminarlosy borrarlos de la convivencia paraque no existan y tengamos la convivencia en paz. Legítirro deseo, pero ¿esreal? Planteémonosun casohipotéticoy posibleen nuestravida personal, que en mayor o fiIenor medida hemos podido sentir alguna vez, más alláde la explicación racional que encontrernosa cada situación: ¿sentiríascelossi tu pareja estuviera<tonteando>con otra persona?¿Quésentirías si una amiga íntima priorizara otra relación durante un tiempo? ¿Ysi tu hijo pequeño ntanifiestapreferenciapor otros brazos?Hay personasque quizá no sientan celos en ninguna de estassituaciones,sin embargootras sí. De hecho hay algún autor que defiende la idea de que los celos se pueden evitar totalmente, incluso en la primera infancia. Efectivamente,cada caso es único y responde a una constelaciónfamrliar particular, pero sin entrar en controversiasteóricaso en qué consideramosdeseable,la práctica habitual evidencia que los celosexisten. Loscelosvarían en grado de intensidad en función de muchos factores, como son la edad y distanciade cada hermano con el siguiente,Ia relación de estoscon cada progenitor, Ia calidad de la relación vincular y el clima global familiar, entre otros elementos.Además los adultos podernosconscienteo inconscientementeincrementarlos o suavizarloscon una adecuadaintervención. Bien, entonces ¿quéhacemos con los celos infantiles?

323


Menores de tres años Un niño/a de dos o tres años puede sentir celos ante la presenciade rr¡ hermano-rival con más frecuenciaque los mayoresde tres-cuatro años. A menor edad,menor capacidadpara compartir a los padresy entender las emocionesque experimentan. En primer lugar, reconocerloscomo un sentimiento humano y aceptarlo. Nos agradeo no, es importante dar nombre a esesentimiento y desarrollartoda la pacienciaposible. En segundo lugar y no menos importante, considerarlo como una herramienta para comprender qué está necesitandoy demandando eseniño concreto con sus celos.¿Másatención?¿Mástiempo? ¿Qué ¡

masl En tercer lugar, es muy importante escuchara los hijos sobre esfe sentimiento y establecer, si la edad lo permite, w diáIogo breve no recriminatorlo,como veremos un poco más abajo.

En el casofrecuentede que los celossemanifiesten entre hermanos muy pequeñosy con escasadiferencia de edad (un año o dos), de poco valen las expresionessimilaresa las descritasen el siguienteejemplo: Ejemplo peguesa tu hermanitaque es muype. "Dani(dosañosy nuevemeses),no queñita(un año).La próximavez,te castigarésin postre.oDe igualmanera' tampocoes educativoel típicotópicode "pobrecitatan pequeñita;anday vete a ahoramismoa darlebesitosa tu hermanay d¡leguapa,guapa".Ni el de dar besitosparamodelarsu actltudson castigoni las recomendaciones eflcacesporqueningunade estas medidasestá atendiendoa nsu neces¡' dad,, que no es otra que de atenciÓn.EsIanecesidadde atenciónes la que más cuesta entendera padresy profesores.Son los celos los que lo llevan a agrediral hermanoo al compañerode clasey estos celosestán señalando A los padresy en el pequeñoque los experimenta. malestarydesasosiego de celos en los pequeños' educadoresno les agradaesta manifestación que se traduceen empujonesa sus rivaleso en quitarlesobjetoso mole9 tarlesde diversasformas.Es normalque no agradeal adulto'Nosgustaría

^,reloexplesarandeotraformaoinc|usoquenolosintieran.Larea|idad pequeñono puededecircon claridadnsientocelosporqueno l, Or" ,. niño antes' Porfavor'dedícameesos espaciosque tanto ya me atiendes como n e c e s ¡ t o p a r a S e n t i r t u a f e c t o y q u e t a n t a S e g u r | d a por dmedan".Portantohay y tratarde comprender qué ocurre' qr" lnt"rpt"tursu lenguajecorporal no se soluciona en el lugarde quienlo sufre'Conla represiÓn' ionienOonos e t p r o n t e m a . M á s b i e n a | c o n t r a r i o , s u c e d e n d o s c o s a s para : e | n ipoder ñosigueSintienregañadoy solo incomprendido' siente se y además rabia do En estos casos'y siempregarantizando manejartodosestos sentimientos' pequeño'es importantepoder qu" no nuyudaño real parael hermanomás preventiva'desde el primermomenroque |ealizarla siguienteintervenciÓn |oobservemos.Esfundamenta|eltonodecomp|icidadyafectoen|aspa|aque realmentevan a captar'El tono emoctobrasempleadas,porquees lo su emocióny que la interpreta' y naly nuestroafectoque acoge cont¡ene devo|viéndose|aenpa|abrascontenedorasparaqueno|odesbordeypoco a darlesnombre'con la sus emocionesaprendiendo a pocovayaaslm¡lando seguridadclequenoVaaserrechazado,porquetieneun|ugarprivi|egiado de su mamáo su PaPá' en el corazÓn similar a esta mienPor ejemplo, podemos realizat una intervención con mamá' un momentras le invitamos a nuestros brazos: <Ven Dani que a vecestambién la tito. Sé que quieres a tu hermanita, pero veo ahora a mamáy a molestas.Siento que es muy difícil para ti compartir Y te quiero todo papá.Pero quiero qrr" ,"pui que te quiero muchísimo' porque hermanita' tu a .l ti.*po, aunque esté cambiando los pañales naciste Tú cosa? siempre te llevo en mi corazón' Además ¿sabesuna hago lo primero y a ti te conozco hace más tiempo y te cuidé como pero no quiero que tu ahora con ella. Mamá no quiere reñirte, ¿sabes?' a lntenhermanita llore, porque es un bebé y no entiende nada' Vamos por hermana tu mientras tar jugar más juntos para que te sientas mej9r, atendela Luego para los dos solitos' y nos deja or, fin iür-. "sputio ré a ella al desPertar,¿vale?>. ni su manifestaAvisode qr, ,rto intervención no va a evitarlos celos y su emoción impulso por el llevar ción, dado que a esasedadesse dejan Pero anteriores' más que po, ,, razón, como hemos visto en capítulos estápermitiendo algo muy importante:

325 324


Que el niño/a sienta la atención necesaria del adulto, que usabe,lo que le pasaal empatizar y nombrar su emoción. Que esa emoción se contiene en unos brazos afectivos, que

al pequeñorecuperarel contactoconsigomismo y con el aduito tenedor y segurizante. a a

Que le estamosdando un tiempo especialyprivilegiado para é1. Que le ofrecemosun espacioúnico. No sólo un tiempo, sino ül

pacio, donde él vuelva a ser el centro.

La <pregunta-miedo>habitual que surgeesla siguiente: si ent< ¿y hacerabiar siemprea su hermanitoparalograr mi atención?No se de reforzar una conducta negativa, como lo denominarían los vistas, sino de anticiparnos y responder a su <llamada de atención>

de que seproduzcade forma crónica,puesen casode ser asl ya re¡ sentala expresiónde un síntomade malestar.Losgruposde padres espaciosprivilegiadosparaposibilitarlos mediosadecuados de a necesariaantes de que ocurran los problemas. Es decir, si vas a segundo hijo, conviene reflexionar y prepararse para atender mente las necesidadesdel primero. y una de las formas de lograrlo través de la anticipación. Anticiparnos en base a la observación y formación nos permite evitar que los celos crezcan o se cron

¿Cómo?Una medida prácticaymuy útil quehemoscomprobado muy viílida en repetidasocasionesen los gruposde padreses,ante asumir que la idea de <familia feliz y unida> (con los tres o cuatro i para realizar todas las actividades) no suele ser un hecho muy real satisfactorio: la comida especial, la salida al campo, el cum cualquier otra situación pueden acabarcomo <el rosario de la a

con un final bañadode llantos en los niños y frustracionesen los tos. Tenemos qve yer la realidad y tratar de ofreceralternativas que acordes con las necesidadesinfantiles, sobre todo en edades muv

pranas,etapaen la que la razónylalógica adultaestánfueradel infantil y, por tanto, no puedenser entendidasni asumidas.Hay q buscaralternativasdesdesu lenguajey posición, porque estánbaio dominio de la emoción y del egocentrismo (que no del egoísmo) de su fase evolutiva, como hemos visto en el capítulo de las emoci

infantiles.Muchasvecesesmás satisfactoriopara todos,en función cadadinámicafamiliar, que mamádediqueun tiempo al pequeñode 326

hijo de tres años' queper' mientraspapáacompañajugandoalotro año "*on peleasentrelos hermanosy ru todoi jintitostratando áe evitarlas a un hijo de tres añitos:<¿Quieres ái'r*ti"n¿o cámo hacerlo'Proponer jugaremos uuyuto"iigo solo hoy al parque?Así io. -u-¿ (o papá), juntos>' sueledar a casatodos lJitr" q.r. qoi.or. Y luegout"á"-o' gratificantesresultados' " <unido' puesestosespaclostloseNo h"y que temer por la familia quecumplenunafunciónmientraslos niños nnranemocionalmente,sino ocasionesney ia fur,cion áe la atencionadecuada en ffn"-n,,i[il. a' exclusiY cesariamente cosasjuntos' cuandopaSiemprehabrá tiempo para hacermrrchas los celos'momentosen los que la rasenlos momentosmás'tensosde zónno estáPresenteo seausenta' Confrecuencia,acostumbroacomentarque'simbólicamente'los dosmamásy dospapásanteel nacimenoresde tres añitosnecesitarían En épocaspasadas'las familias miento del hermano en cada familia' un cuidado más amplio que inextensasposibilitabana los pequeños miembro de la familia' Más allá cluíaa abuelos,u* ¡u *uti"ier otro familiar o la tribu cumplíauna funtl delaspenuriu, "lu" ".onÓ-ituq mayor que la familia nuclearactual' ción de proteccióny "togiiu sociedad'Y la familia nuclear Perola realidadesque estamosen esta Estemodelo de familia' o monoparentalesIa q"t i-p*" t:-9 T:9"1o' de los padres'El estrés laboral además,estáestresadJp"t f" duplicidad pequeños,que continúan con del sistemafamiliar ."*bi¿,, uf"cta alos partir de estarealidadsocial intactanecesidadde atención'De hecho' enla vivenciainfantil' la necesidad no implica que seh; ;";"ido' preferentementede mamáy de exclusividadde aánciót Jt o" adulto' de.la idea de un hermanito' en la papá.Por t"rrto, u',"-fit-4"n"*" lo que másnecesitanpara su bienestar-seprácticales cuestacompartir guridad,sin son menoresde dos o tres añitos' fácil. Por pasardela n"...iáo;á. exclusividadde papáy mamáno es y' desdeahí' esoesnecesariovalorar y no minimizur su' se"iimientos con el tiempo' ayudarlosa aceptarlosy superatlospoco a Poco los cuatro años' los niños Los mayoresde cuatro años:a partir de si sehan sentidosufipuedendisfrutar a"i" pt""t"ia de un hermano' padres'Es decir' si han cientementesatisfechosen la relación con sus elrespetoa podido formar rrn l,át"fo seguro'basadoen la confianzay


sus necesidadesemocionales, el niño está en un momento óptimo apreciar y disfrutar de las ventajas de ser el <primero> en la familia. acude probablemente a la escuela,o tiene amiguitos propios. Ha sali de la dependencia total respecto al círculo familiar y sus necesidades amplían en el horizonte, iniciando el disfrute de la necesaria sociali ción. A esta edad, la llegada de un hermano ya no suele ser Puede tener celos puntuales, pero también va a depender mucho d.e dinámica familiar. En este sentido, es fundamental continuar mantenien do espacios,

tiemposprivilegiadospara el primer hijo, sin detrimentode la al segundo. La actitud de los padres va a ser clave para la vivencia y mani ción de los celos a esta edad. Atención a estepunto por su importanci así como por la tendencia a no tenerlo presente suficientemente. Una familia qLrereconoceel espacio de cada hijo y sus necesidades wita fomentar Ia competitividad entre los hermanos (<a ver quién primero, quién sacamejores notas, quién gana estejuego etc.>) es m probable que tenga un clima de cooperación y armonía suficiente en hogar. Esta misma familia evitará empujar al hijo <primero> a frrnciones de <hermano mayor) (<cuida de tu hermano, ahora tienes q

y los hermanos pequeños ya no producen los mismos celos.Algunos niños, sin embargo, continúan manifestando celos y una relación comoetitiva entre los hermanos. En esoscasos,los padres deberíanreflexiona, robre su actitud durante la interacción familiar. Fomentar la coope' ración frente a la competitividad es un criterio imprescindible para reducir o favorecer que los celos no sean el centro de la relación familiar. Muchos padres no son conscientesde que su propia actitud genera competitividad. Competitividad por su atención' a travésde demostrar que es el mejor en los estudios, o en el deporte o en cualquier habilidad frente al otro hermano. Tenemos que prestar atención también a los juegos. Los juegos cooperativos favorecen el encuentro yla solidaridad. Los juegos competitivos generan agresividad, actitudes insolidarias y favorecen los celos y el desprecio. Estemos atentos a nuestra actitud en la dinámica familiar y comprenderemos si estamos fomentando la empafia,la expresión emocional, la cooperación y el amor entre todos los miembros de la familia, empezando con nuestro propio ejemplo'

serresponsable>, <daletusjuguetesporqueeresel mayoo) que sentimientos de desplazamiento, rabia y soledad. por el contrario, tará el surgimiento espontáneo de la necesidadde cuidado en el

mayor con respectoal hermanomenor, que sueleemergersiempre no sefuercenni deleguenfuncionesque no corresponden.Todavía tantes hermanos primogénitos ven condicionada su infancia al

de hermanospequeñospor requerimientode los padreso adultos. ; Una cosaesel cuidadofraterno,surgido del deseointerior de protec ción, y otra la imposiciónde los padreso su delegaciónde funciones.

CoopBn¡cróN o corvrp¡TITTvTDAD Normalmente, cuando entran en la etapa de la socialización y aparecen los amigos íntimos, los celos entre hermanos tienden a decrecer, si habido un buen abordaje preüo basado en todos los criterios que hemo3 visto. Los amigos y el exterior comienzan a estar en su foco de atencióú 328

329


Envidia y Celos en Niños  

Abordaje de Yolanda González al tema de los celos y la envidia de los niños

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you