Issuu on Google+


Editorial Por Alesia Martínez

En sus 16 años de funcionamiento el Instituto del Patrimonio Cultural, IPC, ha evolucionado en su enfoque desde un proceso de gestión técnica y científica que se imponía a las demandas de los colectivos hasta convertirse actualmente en una entidad de gestión social e integral regida por los procesos de Registro, Protección y Puesta en Uso, en consonancia con las necesidades y valores de las comunidades. En este sentido, el IPC en su papel de ente rector en la materia de protección y defensa del patrimonio cultural venezolano, lleva adelante proyectos que promueven el reconocimiento a la diversidad cultural como elemento que contribuye al fortalecimiento de nuestras identidades. Labor que realiza con la finalidad de contribuir a la transformación de la nación desde la perspectiva de la solidaridad, la economía social, la inserción socio productiva, la justicia social y la valoración comunitaria del patrimonio. El IPC es la instancia responsable de la aplicación de las normativas referidas a la reglamentación, a las disposiciones legales y al ejercicio de las atribuciones que le competen como institución rectora en materia de patrimonio cultural. Rige los ordenamientos jurídico-administrativos de actuación, en congruencia con la misión que le ha sido encomendada, de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. A través de la aplicación de una gestión integral sobre el patrimonio cultural, promueve la organización comunitaria por cuanto coopera en la generación de conocimiento, o reconocimiento por parte del colectivo, de los bienes patrimoniales ubicados en su ámbito territorial, y aún más, de los ubicados en la comunidad vecina como parte de un sistema que suma elementos para la identidad cultural de cada pueblo. Hemos querido a través de este primer número de IPCULTURAL hacer del conocimiento de todos, parte de las acciones que, convencidos de su aporte a la revolución bolivariana, estamos desarrollando desde los diferentes espacios de la institución.

Portadores patrimoniales

Villa Santa Inés, historia y actualidad Por Ender Ynfante

La Villa Santa Inés fue la casa de residencia de Joaquín Crespo, general de la Guerra Federal que ocupó la presidencia de Venezuela en dos períodos. Su nombre rinde tributo a la Batalla de Santa Inés, referencia de la Guerra Federal liderada por Ezequiel Zamora. La construcción de este inmueble se inició en el primer gobierno de Crespo, cuyos mandatos estuvieron marcados por crisis de gobernabilidad, de salud pública, política exterior, recesión económica y corrupción en todos los niveles de la estructura de gobierno, contexto histórico que no lucía como el más adecuado para emprender el proyecto. En ese período Venezuela se caracterizaba por ser un país rural, sostenido por una economía agropecuaria y de exportaciones de materias primas, pero con obsoletas infraestructuras y tecnologías, lo que aunado al mal manejo de los fondos públicos, dio como resultado un estado de crisis que fue socavando las bases del gobierno de Crespo. En 1894 mudó su despacho presidencial a la Villa Santa Inés, aplicándole remodelaciones que la hicieron aún más lujosa. Esto aumentó el rechazo de la sociedad, pues estos actos fuera del contexto

en que vivía el país evidenciaban el manejo arbitrario y personalista de los fondos públicos. Crespo y su familia ocuparon el inmueble hasta 1898, cuando cayó muerto en Cojedes, tratando de controlar un alzamiento que lo acusaba de fraude electoral. La Villa Santa Inés ha tenido diversos usos desde 1907, cuando fue adquirida por la Compañía del Gran Ferrocarril de Venezuela, que instaló allí su sede principal. En 1970 fue declarada Monumento Histórico Nacional y en 1990 se destinó como sede del Centro Nacional de Conservación y Patrimonio (Cecop). Cuatro años después se creó el Instituto de Patrimonio Cultural, ente que ahora ocupa sus espacios. El otrora símbolo de la suntuosidad y la ostentación aristocrática ahora es parte del Núcleo de Desarrollo Endógeno Eje Turístico El Calvario, que brinda sus espacios a todas las comunidades que hacen vida en la ciudad de Caracas, lugar en que se fortalece la organización popular, la tradición de resistencia y la memoria viva del pueblo venezolano.

Acto de reconocimiento en el Teresa Carreño Por Ender Ynfante

Si algo había caracterizado a la visión de la cultura en Venezuela, herencia de las concepciones hegemónicas de tiempos coloniales e imperiales, era la idea de que la cultura se manifestaba principalmente en las bellas artes y la arquitectura neoclásica, dejando de lado la casi totalidad de manifestaciones artísticas y culturales que correspondían realmente al país, resultado del encuentro y fusión de diversas culturas desde la colonización española. Portadores de la Cultura Nacional

Como respuesta a esta visión parcial e impropia de la cultura, se dio apertura a un concepto mucho más amplio, en el que tuviera espacio tanto el patrimonio artístico clásico heredado como las manifestaciones populares y de vanguardia, frutos de los procesos de intercambio cultural que se dieron en nuestra América. El I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano sirvió de marco para la selección de una muestra representativa de los Portadores y Portadoras de las Culturas Nacionales y Estadales (seis por cada estado y doce en el Actuación de Portadores

ámbito nacional), personas que por su obra, conocimiento, trabajo social y valoración constituyen una referencia y ejemplo para la nación, ya que su hacer es resultado y reflejo de lo que define a la venezolaneidad en sus distintas realizaciones. Estas personas son portadoras de saberes ancestrales de las tres raíces básicas de nuestra cultura (africana, europea y americana), potenciados por los procesos de integración que se dieron espontáneamente en el diario convivir de aquellas culturas. Declaratoria de los Portadores


Editorial Por Alesia Martínez

En sus 16 años de funcionamiento el Instituto del Patrimonio Cultural, IPC, ha evolucionado en su enfoque desde un proceso de gestión técnica y científica que se imponía a las demandas de los colectivos hasta convertirse actualmente en una entidad de gestión social e integral regida por los procesos de Registro, Protección y Puesta en Uso, en consonancia con las necesidades y valores de las comunidades. En este sentido, el IPC en su papel de ente rector en la materia de protección y defensa del patrimonio cultural venezolano, lleva adelante proyectos que promueven el reconocimiento a la diversidad cultural como elemento que contribuye al fortalecimiento de nuestras identidades. Labor que realiza con la finalidad de contribuir a la transformación de la nación desde la perspectiva de la solidaridad, la economía social, la inserción socio productiva, la justicia social y la valoración comunitaria del patrimonio. El IPC es la instancia responsable de la aplicación de las normativas referidas a la reglamentación, a las disposiciones legales y al ejercicio de las atribuciones que le competen como institución rectora en materia de patrimonio cultural. Rige los ordenamientos jurídico-administrativos de actuación, en congruencia con la misión que le ha sido encomendada, de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. A través de la aplicación de una gestión integral sobre el patrimonio cultural, promueve la organización comunitaria por cuanto coopera en la generación de conocimiento, o reconocimiento por parte del colectivo, de los bienes patrimoniales ubicados en su ámbito territorial, y aún más, de los ubicados en la comunidad vecina como parte de un sistema que suma elementos para la identidad cultural de cada pueblo. Hemos querido a través de este primer número de IPCULTURAL hacer del conocimiento de todos, parte de las acciones que, convencidos de su aporte a la revolución bolivariana, estamos desarrollando desde los diferentes espacios de la institución.

Portadores patrimoniales

Villa Santa Inés, historia y actualidad Por Ender Ynfante

La Villa Santa Inés fue la casa de residencia de Joaquín Crespo, general de la Guerra Federal que ocupó la presidencia de Venezuela en dos períodos. Su nombre rinde tributo a la Batalla de Santa Inés, referencia de la Guerra Federal liderada por Ezequiel Zamora. La construcción de este inmueble se inició en el primer gobierno de Crespo, cuyos mandatos estuvieron marcados por crisis de gobernabilidad, de salud pública, política exterior, recesión económica y corrupción en todos los niveles de la estructura de gobierno, contexto histórico que no lucía como el más adecuado para emprender el proyecto. En ese período Venezuela se caracterizaba por ser un país rural, sostenido por una economía agropecuaria y de exportaciones de materias primas, pero con obsoletas infraestructuras y tecnologías, lo que aunado al mal manejo de los fondos públicos, dio como resultado un estado de crisis que fue socavando las bases del gobierno de Crespo. En 1894 mudó su despacho presidencial a la Villa Santa Inés, aplicándole remodelaciones que la hicieron aún más lujosa. Esto aumentó el rechazo de la sociedad, pues estos actos fuera del contexto

en que vivía el país evidenciaban el manejo arbitrario y personalista de los fondos públicos. Crespo y su familia ocuparon el inmueble hasta 1898, cuando cayó muerto en Cojedes, tratando de controlar un alzamiento que lo acusaba de fraude electoral. La Villa Santa Inés ha tenido diversos usos desde 1907, cuando fue adquirida por la Compañía del Gran Ferrocarril de Venezuela, que instaló allí su sede principal. En 1970 fue declarada Monumento Histórico Nacional y en 1990 se destinó como sede del Centro Nacional de Conservación y Patrimonio (Cecop). Cuatro años después se creó el Instituto de Patrimonio Cultural, ente que ahora ocupa sus espacios. El otrora símbolo de la suntuosidad y la ostentación aristocrática ahora es parte del Núcleo de Desarrollo Endógeno Eje Turístico El Calvario, que brinda sus espacios a todas las comunidades que hacen vida en la ciudad de Caracas, lugar en que se fortalece la organización popular, la tradición de resistencia y la memoria viva del pueblo venezolano.

Acto de reconocimiento en el Teresa Carreño Por Ender Ynfante

Si algo había caracterizado a la visión de la cultura en Venezuela, herencia de las concepciones hegemónicas de tiempos coloniales e imperiales, era la idea de que la cultura se manifestaba principalmente en las bellas artes y la arquitectura neoclásica, dejando de lado la casi totalidad de manifestaciones artísticas y culturales que correspondían realmente al país, resultado del encuentro y fusión de diversas culturas desde la colonización española. Portadores de la Cultura Nacional

Como respuesta a esta visión parcial e impropia de la cultura, se dio apertura a un concepto mucho más amplio, en el que tuviera espacio tanto el patrimonio artístico clásico heredado como las manifestaciones populares y de vanguardia, frutos de los procesos de intercambio cultural que se dieron en nuestra América. El I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano sirvió de marco para la selección de una muestra representativa de los Portadores y Portadoras de las Culturas Nacionales y Estadales (seis por cada estado y doce en el Actuación de Portadores

ámbito nacional), personas que por su obra, conocimiento, trabajo social y valoración constituyen una referencia y ejemplo para la nación, ya que su hacer es resultado y reflejo de lo que define a la venezolaneidad en sus distintas realizaciones. Estas personas son portadoras de saberes ancestrales de las tres raíces básicas de nuestra cultura (africana, europea y americana), potenciados por los procesos de integración que se dieron espontáneamente en el diario convivir de aquellas culturas. Declaratoria de los Portadores


Gastronomía Venezolana

Centro de documentación proactivo

La época de Semana Santa se ha caracterizado por usar como ingrediente principal las carnes blancas o alimentos derivados del mar, esto se debe a la creencia católica de no preparar platos con carnes rojas a modo de cumplir ayuno ante la Pasión y Muerte de Jesucristo. También es costumbre preparar dulces típicos utilizando coco o lechosa.

Dulce de lechosa

Arroz con leche

Pastel de chucho

Para su preparación se necesita una lechosa, panela de papelón, agua y especies dulces. El primer paso es pelar la lechosa y cortarla en pequeñas tiras para colocarla al fuego con agua hasta que ablande. Paralelamente se disuelve la panela con agua cocinándola a fuego lento, el melado resultante se incorpora a la lechosa ya previamente cocida. Para finalizar se le agregan las especies, que pueden ser clavitos, canela en concha y guayabita.

Los ingredientes para preparar este dulce son arroz, leche, azúcar, canela en polvo, cáscara de limón y una pizca de sal. Se cocina la leche con la cáscara de limón, la canela y la sal, cuando hierve se le agrega el arroz y se deja cocinar por aproximadamente veinte minutos a fuego lento. Se debe revolver de vez en cuando, preferiblemente con una paleta de madera. Por último se le agrega el azúcar hasta que se disuelva. Al servir se puede espolvorear canela al gusto.

El ingrediente principal de este plato es el pescado, conocido como chucho o salado. Para su preparación se utilizan huevos, plátanos maduros, papas, cebolla, ajo, cebollín, aceite, sal y pimienta al gusto. Primero se sancocha el chucho hasta que ablande y se desmenuza para sofreírlo con los aliños, una vez listo se le incorporan los huevos batidos. Luego, en un molde previamente enmantequillado, se coloca una capa de chucho, una capa de tajadas y una de papas, alternándose hasta llegar al tope del recipiente. Algunas personas agregan queso blanco rallado y papelón para hacer la preparación más dulce. Finalmente se lleva al horno hasta que cuaje.

Distribución de catálogos patrimoniales La Dirección de Registro cumplió con la entrega de más de 900 publicaciones de los catálogos patrimoniales, en 182 escuelas ubicadas dentro del municipio Libertador, durante el mes de febrero y marzo. Las parroquias beneficiadas fueron Antímano, Macarao y Caricuao. La distribución de los catálogos se realiza con la finalidad de acercar a los niños el conocimiento de la historia y cultura local, fortaleciendo así su valoración y preservación en el tiempo.

Por Meybel Contreras

El Centro de Documentación del Instituto del Patrimonio Cultural, lleva a cabo un proyecto en el que se busca integrar a los estudiantes de educación primaria con el patrimonio cultural, para ello se ofrecen visitas guiadas por la Villa Santa Inés, entre otras actividades. También se ofrece la lectura de los catálogos del I Censo del Patrimonio Cultural, actividad que busca dar a conocer todos los bienes patrimoniales declarados. En el mes de marzo se contó con la valiosa participación de dos cultores venezolanos, Hilda Toro quien compartió sus conocimientos de danza tradicional con los niños de la Escuela San Rafael de Pagüita; y Daniel Rivero, reconocido titiritero quien ofreció una obra teatral a los niños de la Escuela Básica Simón Bolívar de Caño Amarillo.

Te recomendamos que: Visites nuestra página Web:

www.ipc.gob.ve

o solicites información a los teléfonos:

0212-482.5337

FILVEN 2011 El Instituto del Patrimonio Cultural, hace presencia en la Feria Internacional del Libro 2011, realizada desde el 19 al 27 de marzo en los espacios del Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño y la Universidad Nacional Experimental de las Artes. En el stan de la institución se obsequiaron más de 300 ejemplares de los catálogos del I Censo del Patrimonio Cultural.


Gastronomía Venezolana

Centro de documentación proactivo

La época de Semana Santa se ha caracterizado por usar como ingrediente principal las carnes blancas o alimentos derivados del mar, esto se debe a la creencia católica de no preparar platos con carnes rojas a modo de cumplir ayuno ante la Pasión y Muerte de Jesucristo. También es costumbre preparar dulces típicos utilizando coco o lechosa.

Dulce de lechosa

Arroz con leche

Pastel de chucho

Para su preparación se necesita una lechosa, panela de papelón, agua y especies dulces. El primer paso es pelar la lechosa y cortarla en pequeñas tiras para colocarla al fuego con agua hasta que ablande. Paralelamente se disuelve la panela con agua cocinándola a fuego lento, el melado resultante se incorpora a la lechosa ya previamente cocida. Para finalizar se le agregan las especies, que pueden ser clavitos, canela en concha y guayabita.

Los ingredientes para preparar este dulce son arroz, leche, azúcar, canela en polvo, cáscara de limón y una pizca de sal. Se cocina la leche con la cáscara de limón, la canela y la sal, cuando hierve se le agrega el arroz y se deja cocinar por aproximadamente veinte minutos a fuego lento. Se debe revolver de vez en cuando, preferiblemente con una paleta de madera. Por último se le agrega el azúcar hasta que se disuelva. Al servir se puede espolvorear canela al gusto.

El ingrediente principal de este plato es el pescado, conocido como chucho o salado. Para su preparación se utilizan huevos, plátanos maduros, papas, cebolla, ajo, cebollín, aceite, sal y pimienta al gusto. Primero se sancocha el chucho hasta que ablande y se desmenuza para sofreírlo con los aliños, una vez listo se le incorporan los huevos batidos. Luego, en un molde previamente enmantequillado, se coloca una capa de chucho, una capa de tajadas y una de papas, alternándose hasta llegar al tope del recipiente. Algunas personas agregan queso blanco rallado y papelón para hacer la preparación más dulce. Finalmente se lleva al horno hasta que cuaje.

Distribución de catálogos patrimoniales La Dirección de Registro cumplió con la entrega de más de 900 publicaciones de los catálogos patrimoniales, en 182 escuelas ubicadas dentro del municipio Libertador, durante el mes de febrero y marzo. Las parroquias beneficiadas fueron Antímano, Macarao y Caricuao. La distribución de los catálogos se realiza con la finalidad de acercar a los niños el conocimiento de la historia y cultura local, fortaleciendo así su valoración y preservación en el tiempo.

Por Meybel Contreras

El Centro de Documentación del Instituto del Patrimonio Cultural, lleva a cabo un proyecto en el que se busca integrar a los estudiantes de educación primaria con el patrimonio cultural, para ello se ofrecen visitas guiadas por la Villa Santa Inés, entre otras actividades. También se ofrece la lectura de los catálogos del I Censo del Patrimonio Cultural, actividad que busca dar a conocer todos los bienes patrimoniales declarados. En el mes de marzo se contó con la valiosa participación de dos cultores venezolanos, Hilda Toro quien compartió sus conocimientos de danza tradicional con los niños de la Escuela San Rafael de Pagüita; y Daniel Rivero, reconocido titiritero quien ofreció una obra teatral a los niños de la Escuela Básica Simón Bolívar de Caño Amarillo.

Te recomendamos que: Visites nuestra página Web:

www.ipc.gob.ve

o solicites información a los teléfonos:

0212-482.5337

FILVEN 2011 El Instituto del Patrimonio Cultural, hace presencia en la Feria Internacional del Libro 2011, realizada desde el 19 al 27 de marzo en los espacios del Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño y la Universidad Nacional Experimental de las Artes. En el stan de la institución se obsequiaron más de 300 ejemplares de los catálogos del I Censo del Patrimonio Cultural.


IPC presente en la inauguración del Instituto Museo de las Culturas del Llano

Por Glenny Sangil

Como parte de la Gran Explosión Cultural Bicentenaria, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través del Instituto del Patrimonio Cultural entregó desde el pasado 31 de marzo hasta el 2 de abril, más de 600 Catálogos de la región de los Llanos y otros materiales editoriales y promocionales en la inauguración del Instituto Museo de las Culturas del Llano. Asimismo, contribuyó eficazmente en la logística del evento en atención a su ente rector y reconociendo que este espacio enaltecerá el patrimonio de los Llanos. El Instituto Museo de las Culturas del Llano es un centro de difusión, investigación y preservación, donde confluyen todas las expresiones y manifestaciones artísticas de los Llanos venezolanos. Asimismo es un espacio dedicado al estudio y

divulgación de aspectos relativos a lo antropológico y arqueológico de la región llanera. Este instituto que nace para visibilizar las tradiciones, raíces y el espíritu creador del pueblo llanero, está conformado por tres salas de exhibición, un auditorio, una Imprenta Regional de la Cultura,

una Librería del Sur, una tienda de la Red de Arte y un espacio para la Cinemateca Nacional en el que se proyectarán cintas nacionales e internacionales. La inauguración contó con la presencia de los entes adscritos al Ministerio del Poder Popular para la Cultura,las cuales disfrutaron al ritmo de la danza y la música tradicional, de una programación bastante variada. El Instituto Museo de las Culturas del Llano es un hilo conductor de las políticas de participación y democratización de los espacios museísticos en las entidades llaneras.

La socialización de la gestión del Patrimonio Cultural

Por Karin Libertad Brito

A partir del proceso de revisión, rectificación y reimpulso que emprendió el estado venezolano, el Instituto del Patrimonio Cultural asume el compromiso de establecer políticas para la salvaguarda y socialización del Patrimonio Cultural, de la mano del pueblo organizado. En este sentido se vienen desarrollando una serie de estrategias en lo que respecta a la gestión social, con el fin de lograr la corresponsabilidad pueblo estado y conformar los espacios idóneos para el conocimiento, protección, defensa y puesta en valor de su patrimonio cultural. Tomando como punto de partida la importancia que tiene para la ciudadanía reconocerse como parte de los valores patrimoniales y construir de esa manera sus propios conocimientos y mecanismos de valoración, se han diseñado varios talleres dirigidos al personal, la comunidad y

trabajadores de otras instituciones. Dichas actividades de formación están desglosadas en 6 talleres que son Brigadas Patrimoniales, centrado en la participación ciudadana, tiene como objetivo principal apoyar a la organización dentro de las comunidades, grupos e instituciones, y como fin último pretende la elaboración de un proyecto en el área de patrimonio cultural que logre poner en valor los Bienes Culturales de la localidad. Valoración del Patrimonio Cultural, diseñado con el fin de fomentar la valoración de los bienes patrimoniales abarcando puntos como cultura, modelos culturales, identidad cultural, patrimonio cultural, categorías del patrimonio cultural, entre otros. Turismo y Patrimonio Cultural, encauzado en el conocimiento y la participación de la comunidad con respecto al uso

consciente del patrimonio cultural para un turismo sustentable. Protección del Patrimonio Cultural, el cual comprende temas como conservación, salvaguarda, rehabilitación y revitalización del patrimonio, con el fin de garantizar su permanencia en el tiempo para el uso y disfrute de las generaciones presentes y futuras. Elaboración de Proyectos Patrimoniales, constituido con la intención de proporcionar herramientas metodológicas para el diseño de proyectos dirigidos al desarrollo sociocultural y productivo. Marco Legal del Patrimonio Cultural Venezolano, un taller que tiene como objetivo principal dar a conocer la estructura legal de protección del patrimonio cultural y analizar el tráfico ilícito de bienes culturales. Dichas actividades se realizan periódicamente en los espacios del IPC o en el seno de las propias comunidades, como parte de la estrategia de formación de una conciencia crítica en torno al patrimonio.


IPC presente en la inauguración del Instituto Museo de las Culturas del Llano

Por Glenny Sangil

Como parte de la Gran Explosión Cultural Bicentenaria, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través del Instituto del Patrimonio Cultural entregó desde el pasado 31 de marzo hasta el 2 de abril, más de 600 Catálogos de la región de los Llanos y otros materiales editoriales y promocionales en la inauguración del Instituto Museo de las Culturas del Llano. Asimismo, contribuyó eficazmente en la logística del evento en atención a su ente rector y reconociendo que este espacio enaltecerá el patrimonio de los Llanos. El Instituto Museo de las Culturas del Llano es un centro de difusión, investigación y preservación, donde confluyen todas las expresiones y manifestaciones artísticas de los Llanos venezolanos. Asimismo es un espacio dedicado al estudio y

divulgación de aspectos relativos a lo antropológico y arqueológico de la región llanera. Este instituto que nace para visibilizar las tradiciones, raíces y el espíritu creador del pueblo llanero, está conformado por tres salas de exhibición, un auditorio, una Imprenta Regional de la Cultura,

una Librería del Sur, una tienda de la Red de Arte y un espacio para la Cinemateca Nacional en el que se proyectarán cintas nacionales e internacionales. La inauguración contó con la presencia de los entes adscritos al Ministerio del Poder Popular para la Cultura,las cuales disfrutaron al ritmo de la danza y la música tradicional, de una programación bastante variada. El Instituto Museo de las Culturas del Llano es un hilo conductor de las políticas de participación y democratización de los espacios museísticos en las entidades llaneras.

La socialización de la gestión del Patrimonio Cultural

Por Karin Libertad Brito

A partir del proceso de revisión, rectificación y reimpulso que emprendió el estado venezolano, el Instituto del Patrimonio Cultural asume el compromiso de establecer políticas para la salvaguarda y socialización del Patrimonio Cultural, de la mano del pueblo organizado. En este sentido se vienen desarrollando una serie de estrategias en lo que respecta a la gestión social, con el fin de lograr la corresponsabilidad pueblo estado y conformar los espacios idóneos para el conocimiento, protección, defensa y puesta en valor de su patrimonio cultural. Tomando como punto de partida la importancia que tiene para la ciudadanía reconocerse como parte de los valores patrimoniales y construir de esa manera sus propios conocimientos y mecanismos de valoración, se han diseñado varios talleres dirigidos al personal, la comunidad y

trabajadores de otras instituciones. Dichas actividades de formación están desglosadas en 6 talleres que son Brigadas Patrimoniales, centrado en la participación ciudadana, tiene como objetivo principal apoyar a la organización dentro de las comunidades, grupos e instituciones, y como fin último pretende la elaboración de un proyecto en el área de patrimonio cultural que logre poner en valor los Bienes Culturales de la localidad. Valoración del Patrimonio Cultural, diseñado con el fin de fomentar la valoración de los bienes patrimoniales abarcando puntos como cultura, modelos culturales, identidad cultural, patrimonio cultural, categorías del patrimonio cultural, entre otros. Turismo y Patrimonio Cultural, encauzado en el conocimiento y la participación de la comunidad con respecto al uso

consciente del patrimonio cultural para un turismo sustentable. Protección del Patrimonio Cultural, el cual comprende temas como conservación, salvaguarda, rehabilitación y revitalización del patrimonio, con el fin de garantizar su permanencia en el tiempo para el uso y disfrute de las generaciones presentes y futuras. Elaboración de Proyectos Patrimoniales, constituido con la intención de proporcionar herramientas metodológicas para el diseño de proyectos dirigidos al desarrollo sociocultural y productivo. Marco Legal del Patrimonio Cultural Venezolano, un taller que tiene como objetivo principal dar a conocer la estructura legal de protección del patrimonio cultural y analizar el tráfico ilícito de bienes culturales. Dichas actividades se realizan periódicamente en los espacios del IPC o en el seno de las propias comunidades, como parte de la estrategia de formación de una conciencia crítica en torno al patrimonio.


Las Turas, manifestación cultural en Portuguesa, Lara y Falcón

María Lionza en Yaracuy Por Glenny Sangil

Castillete, estado Zulia Por Glenny Sangil

Entre los días 5 y 9 de abril las compañeras Roselia Bravo e Isabel de Jesús visitaron los Concheros de Castillete, estado Zulia para realizar una inspección a raíz de las continuas denuncias que señalan que dichos concheros están siendo afectados por el paso de vehículos rústicos. Esta actividad fue un primer acercamiento a la protección y resguardo de este espacio arqueológico.

También visitaron las distintas poblaciones de ese estado, con el fin de recopilar información para culminar la primera etapa del I Censo de Patrimonio Cultural, que consiste en la publicación de catálogos.

Desde el 25 hasta el 29 de abril, los trabajadores Armando Rivero, Julio Loaiza, Isabel De Jesús y Roselia Bravo visitaron los municipios Bruzual y San Felipe, del estado Yaracuy, con el fin de realizar un primer acercamiento al Registro Nacional para la Declaratoria de Patrimonio del Ciclo Místico o Ritual de María Lionza. Para ello se realizaron una serie de entrevistas a personas de la comunidad, relacionadas con el ritual y culto a María Lionza, así como a investigadores y especialistas del tema.

Registro en campo para los catálogos del censo del patrimonio Por Meybel Contreras

La Dirección de Registro, actualmente se encuentra recopilando información en varios municipios con la finalidad de culminar la primera etapa del I censo el Patrimonio Cultural Venezolano, que consiste en la publicación de los catálogos del patrimonio cultural.

Lo que llevo a un equipo interdisciplinario que el mes de marzo realizó la visita a los municipios Gran Sabana, El Callao y Roscio del estado Bolívar. Así como a los municipios Pampan y Pampanito del estado Trujillo y Justo Briceño, Julio Cesar Salas y Tulio Febres Cordero del estado Mérida.

Por Glenny Sangil

Entre el 10 y el 19 de marzo, los trabajadores Julio Loaiza y Roselia Bravo visitaron los estados Portuguesa, Lara y Falcón con la finalidad de estrechar vínculos con los tureros de cada

Registro de la Yuruma Por Karin Brito

En el marco del proyecto Reconocimiento del Patrimonio Nacional, el equipo conformado por Yrais Angulo, Alesia Martínez, David Torres y Nélida Requiz, viajó a los estados Delta Amacuro, Sucre y Monagas acompañados por los gabinetes estadales, para realizar un primer contacto con las comunidades warao que habitan en esa zona. El fin inmediato de esta acción es desarrollar con las

región y proponer un trabajo en conjunto con los gabinetes estadales. El objetivo es registrar y armar un expediente de esta manifestación para luego hacer el Registro Nacional sobre la Declaratoria de Patrimonio. comunidades una investigación en torno al ojiru o "yuruma" término criollo empleado para nombrar el ciclo del moriche-, manifestación basada en un ritual para la obtención de alimentos ricos en nutrientes y propios de la dieta del warao. En tal sentido las comunidades warao y sus voceros planificaron junto al Instituto del Patrimonio Cultural un cronograma de actividades para la realización del registro exhaustivo de dicha manifestación; la cual ha sufrido cambios considerables, producto del proceso de transculturización. Con

este registro se podría diseñar un plan de acción social que contribuya con el reconocimiento de dicha manifestación y que a su vez sirva para mantener el equilibrio necesario entre hábitat y prácticas ancestrales.


Las Turas, manifestación cultural en Portuguesa, Lara y Falcón

María Lionza en Yaracuy Por Glenny Sangil

Castillete, estado Zulia Por Glenny Sangil

Entre los días 5 y 9 de abril las compañeras Roselia Bravo e Isabel de Jesús visitaron los Concheros de Castillete, estado Zulia para realizar una inspección a raíz de las continuas denuncias que señalan que dichos concheros están siendo afectados por el paso de vehículos rústicos. Esta actividad fue un primer acercamiento a la protección y resguardo de este espacio arqueológico.

También visitaron las distintas poblaciones de ese estado, con el fin de recopilar información para culminar la primera etapa del I Censo de Patrimonio Cultural, que consiste en la publicación de catálogos.

Desde el 25 hasta el 29 de abril, los trabajadores Armando Rivero, Julio Loaiza, Isabel De Jesús y Roselia Bravo visitaron los municipios Bruzual y San Felipe, del estado Yaracuy, con el fin de realizar un primer acercamiento al Registro Nacional para la Declaratoria de Patrimonio del Ciclo Místico o Ritual de María Lionza. Para ello se realizaron una serie de entrevistas a personas de la comunidad, relacionadas con el ritual y culto a María Lionza, así como a investigadores y especialistas del tema.

Registro en campo para los catálogos del censo del patrimonio Por Meybel Contreras

La Dirección de Registro, actualmente se encuentra recopilando información en varios municipios con la finalidad de culminar la primera etapa del I censo el Patrimonio Cultural Venezolano, que consiste en la publicación de los catálogos del patrimonio cultural.

Lo que llevo a un equipo interdisciplinario que el mes de marzo realizó la visita a los municipios Gran Sabana, El Callao y Roscio del estado Bolívar. Así como a los municipios Pampan y Pampanito del estado Trujillo y Justo Briceño, Julio Cesar Salas y Tulio Febres Cordero del estado Mérida.

Por Glenny Sangil

Entre el 10 y el 19 de marzo, los trabajadores Julio Loaiza y Roselia Bravo visitaron los estados Portuguesa, Lara y Falcón con la finalidad de estrechar vínculos con los tureros de cada

Registro de la Yuruma Por Karin Brito

En el marco del proyecto Reconocimiento del Patrimonio Nacional, el equipo conformado por Yrais Angulo, Alesia Martínez, David Torres y Nélida Requiz, viajó a los estados Delta Amacuro, Sucre y Monagas acompañados por los gabinetes estadales, para realizar un primer contacto con las comunidades warao que habitan en esa zona. El fin inmediato de esta acción es desarrollar con las

región y proponer un trabajo en conjunto con los gabinetes estadales. El objetivo es registrar y armar un expediente de esta manifestación para luego hacer el Registro Nacional sobre la Declaratoria de Patrimonio. comunidades una investigación en torno al ojiru o "yuruma" término criollo empleado para nombrar el ciclo del moriche-, manifestación basada en un ritual para la obtención de alimentos ricos en nutrientes y propios de la dieta del warao. En tal sentido las comunidades warao y sus voceros planificaron junto al Instituto del Patrimonio Cultural un cronograma de actividades para la realización del registro exhaustivo de dicha manifestación; la cual ha sufrido cambios considerables, producto del proceso de transculturización. Con

este registro se podría diseñar un plan de acción social que contribuya con el reconocimiento de dicha manifestación y que a su vez sirva para mantener el equilibrio necesario entre hábitat y prácticas ancestrales.


Carnaval de El Callao

Por Karin Libertad Brito

Esta fiesta conocida en todo el país por ser una de las más concurridas y de mayor tradición del estado Bolívar, tiene su origen en la influencia, por su cercanía, de las distintas islas que conforman las Antillas Menores, entre ellas Trinidad. Esta isla fue colonizada en un primer momento por los franceses en 1783 y posteriormente, tomaron el dominio los ingleses, razón por la que confluyeron estas culturas europeas. Para finales de 1700, no sólo habitaban la isla los colonizadores, también habían llegado esclavos de origen africano y mestizos, quienes a pesar de tener prohibida la celebración de festividades en los lugares públicos, se resistieron a las leyes y paralelamente, en sus propios espacios, lejos de las

miradas de los mantuanos, asumieron la fiesta católica como una forma de protesta y denuncia del sistema que los La Negra Isidora Agnes Madama

reprimía y condenaba constantemente. A partir del hecho lúdico promovían y mantenía su identidad. A esto se debe que el carnaval sea una manifestación llena de elementos africanos, relacionados con el concepto de negritud o afro descendiente. Como muestra de ello destacan los atuendos coloridos, la música y los trajes de madama. Los conocedores e investigadores de las costumbres de los callaoenses, entre ellos Ricardo Sarti, autor del libro

El Callao, señalan que para mediados del siglo XIX muchos de los negros que se habían radicado en El Callao provenientes de las Antillas, celebraban el carnaval siguiendo su tradición y que no fue sino hasta 1920 cuando se comenzó a implementar el ritmo de Calipso y las comparsas callejeras. A partir de

1930 surgieron las comparsas organizadas por personajes que son considerados pioneros para los callaoenses, entre ellos Popolá, madama Dossy y Sitó Matson. La celebración estuvo a cargo de la comunidad afrodescencientes hasta 1940, cuando se empezaron a unir a la festividad pobladores de distintas procedencias, convirtiendo esta manifestación tradicional en un patrimonio cultural intangible de gran diversidad. Entre las madamas, o grupos de mujeres negras que acompañan y organizan las comparsas, destaca por su labor Isidora Agnes, conocida como la negra Isidora. El Calipso es un ritmo heredado de las Antillas que tuvo modificaciones notables en El Callao, transformándose en el compás propio de la zona. Existen numerosas agrupaciones que destacan en la ejecución del Calipso, entre

ellas la agrupación The Same People. Se suman también a la celebración del carnaval las carrozas, los disfraces, las fantasías y personajes emblemáticos como los diablos y los medio pinto.

¿Qué significa? La palabra carnaval viene de la voz italiana carnevale, que significa quitar la carne.

Nota curiosa… Entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX, las fiestas del carnaval de Trinidad fueron la inspiración de los carnavales que se celebraban en El Callao, y eran festividades exclusivas de los mantuanos o clase dominante de la época. Sólo fue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los esclavos emancipados se apropiaron de esta celebración convirtiéndola en una expresión de resistencia y protesta.


Carnaval de El Callao

Por Karin Libertad Brito

Esta fiesta conocida en todo el país por ser una de las más concurridas y de mayor tradición del estado Bolívar, tiene su origen en la influencia, por su cercanía, de las distintas islas que conforman las Antillas Menores, entre ellas Trinidad. Esta isla fue colonizada en un primer momento por los franceses en 1783 y posteriormente, tomaron el dominio los ingleses, razón por la que confluyeron estas culturas europeas. Para finales de 1700, no sólo habitaban la isla los colonizadores, también habían llegado esclavos de origen africano y mestizos, quienes a pesar de tener prohibida la celebración de festividades en los lugares públicos, se resistieron a las leyes y paralelamente, en sus propios espacios, lejos de las

miradas de los mantuanos, asumieron la fiesta católica como una forma de protesta y denuncia del sistema que los La Negra Isidora Agnes Madama

reprimía y condenaba constantemente. A partir del hecho lúdico promovían y mantenía su identidad. A esto se debe que el carnaval sea una manifestación llena de elementos africanos, relacionados con el concepto de negritud o afro descendiente. Como muestra de ello destacan los atuendos coloridos, la música y los trajes de madama. Los conocedores e investigadores de las costumbres de los callaoenses, entre ellos Ricardo Sarti, autor del libro

El Callao, señalan que para mediados del siglo XIX muchos de los negros que se habían radicado en El Callao provenientes de las Antillas, celebraban el carnaval siguiendo su tradición y que no fue sino hasta 1920 cuando se comenzó a implementar el ritmo de Calipso y las comparsas callejeras. A partir de

1930 surgieron las comparsas organizadas por personajes que son considerados pioneros para los callaoenses, entre ellos Popolá, madama Dossy y Sitó Matson. La celebración estuvo a cargo de la comunidad afrodescencientes hasta 1940, cuando se empezaron a unir a la festividad pobladores de distintas procedencias, convirtiendo esta manifestación tradicional en un patrimonio cultural intangible de gran diversidad. Entre las madamas, o grupos de mujeres negras que acompañan y organizan las comparsas, destaca por su labor Isidora Agnes, conocida como la negra Isidora. El Calipso es un ritmo heredado de las Antillas que tuvo modificaciones notables en El Callao, transformándose en el compás propio de la zona. Existen numerosas agrupaciones que destacan en la ejecución del Calipso, entre

ellas la agrupación The Same People. Se suman también a la celebración del carnaval las carrozas, los disfraces, las fantasías y personajes emblemáticos como los diablos y los medio pinto.

¿Qué significa? La palabra carnaval viene de la voz italiana carnevale, que significa quitar la carne.

Nota curiosa… Entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX, las fiestas del carnaval de Trinidad fueron la inspiración de los carnavales que se celebraban en El Callao, y eran festividades exclusivas de los mantuanos o clase dominante de la época. Sólo fue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los esclavos emancipados se apropiaron de esta celebración convirtiéndola en una expresión de resistencia y protesta.


Conoce los catálogos del Censo Por Ender Ynfante

El I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano es un proyecto del Instituto del Patrimonio Cultural, cuyo propósito es conocer y difundir la sustancia de las culturas nacionales. Este proyecto comenzó a ejecutarse en 2004, cuando un nutrido grupo de empadronadores se distribuyeron en todo el país para recoger de las mismas comunidades aquellas particularidades culturales que las definen y son sus motivos de identidad colectiva. A partir de ese trabajo el IPC comenzó a editar los catálogos del I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano, publicaciones que se han distribuido principalmente en instituciones educativas y bibliotecas para que el mayor número de personas tenga acceso al contenido de esos libros. Los catálogos muestran la riqueza cultural de cada munici-

pio. Están compuestos por cinco categorías que agrupan al patrimonio material mueble e inmueble, identificadas con los nombres de Los Objetos y Lo Construido; luego está la categoría Creación Individual, en la que se presenta al patrimonio huma-

no de modo individual o grupal que destaque por sus aportes particulares a la cultura; la Tradición Oral es donde se muestra en acervo cultural transmitido a lo largo de la historia, de dominio colectivo y que sienta las bases míticas o fundacionales de un colectivo. Finalmente está la categoría Manifestaciones Colectivas, que agrupa todas las expresiones que identifican a las comunidades en sus distintos modos de hacer, sean festivos, religiosos y productivos. Entre las particularidades que identifican a este proyecto está su visión de la cultura como un todo homogéneo, que si bien tiene sus realizaciones particulares, siempre lo hace en un contexto territorial y humano que le es propio. Se le brinda reconocimiento tanto al patrimonio tangible, humano e inmaterial, porque se entiende que la cultura la componen todos aquellos hechos y concepciones del mundo inherentes a un pueblo, proceso que se enriquece por el intercambio en condiciones de igualdad con otras culturas.

¡Sancocho Cruzao, junto a la batalla cultural de la revolución! Por Glenny Sangil

Desde el pasado mes de febrero, el Instituto del Patrimonio Cultural, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, cuenta con su propio espacio radial, Sancocho Cruzao, emitido por la emisora Alba Ciudad 96.3 FM. Sancocho Cruzao se concibe como un espacio para la defensa y promoción del patrimonio cultural. Es voz crítica y política, con raíces venezolanas, con el patrimonio como cultura, y la cultura como bandera.

Se perfila como un espacio participativo, creado por las propias voces de las comunidades locales. Su nombre parte de un patrimonio gastronómico registrado en todas las regiones del país. Es un programa educativo e informativo que promueve la concientización, discusión y reflexión en materia patrimonial. En el mismo se realizan entrevistas a cultores, artistas y funcionarios quienes desarrollan las temáticas de cada emisión. En el Sancocho Cruzao podrá disfrutar de secciones como la trivia patrimonial, agenda cultural del patrimonio, de la nuestra enriquecida tradición oral venezolana, donde conoceremos también las efemérides culturales, y sobre todo, la buena música tradicional venezolana. Este espacio es transmitido todos los jueves a las 2 pm por Alba Ciudad 96.3 FM, la emisora

del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, bajo la conducción de la Oficina de Información y Asuntos Públicos del Instituto del Patrimonio Cultural.

Nota curiosa… ¿Por qué Sancocho Cruzao?

Es una de las recetas gastronómicas más conocidas por todos, preparada con una gran variedad de ingredientes cosechados en nuestro país. Es un plato típico presente en cada celebración venezolana, todo ello hizo natural que el espacio radial otorgado al Instituto del Patrimonio Cultural, llevara por nombre: Sancocho Cruzao. Preparar un sancocho es sinónimo de fiesta y en cada región encuentra su toque particular, su ritmo y su sustancia. Venezuela es la suma de diversas características regionales, el sabor del día a día que se expresa en nuestra cultura, formando un gran cruzao, símbolo de la mezcla y reflejo de nuestra sabrosa identidad. En la variedad de un sancocho se expresan los muchos ingredientes que nos definen y nos hacen diferentes, manteniendo el sabor único y múltiple de nuestra tradición. Por ello, el programa de radio Sancocho Cruzao nace de ese propósito de hablar desde lo nuestro con la sazón de la alegría, dulzura y el toque picante de nuestra variedad.


Conoce los catálogos del Censo Por Ender Ynfante

El I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano es un proyecto del Instituto del Patrimonio Cultural, cuyo propósito es conocer y difundir la sustancia de las culturas nacionales. Este proyecto comenzó a ejecutarse en 2004, cuando un nutrido grupo de empadronadores se distribuyeron en todo el país para recoger de las mismas comunidades aquellas particularidades culturales que las definen y son sus motivos de identidad colectiva. A partir de ese trabajo el IPC comenzó a editar los catálogos del I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano, publicaciones que se han distribuido principalmente en instituciones educativas y bibliotecas para que el mayor número de personas tenga acceso al contenido de esos libros. Los catálogos muestran la riqueza cultural de cada munici-

pio. Están compuestos por cinco categorías que agrupan al patrimonio material mueble e inmueble, identificadas con los nombres de Los Objetos y Lo Construido; luego está la categoría Creación Individual, en la que se presenta al patrimonio huma-

no de modo individual o grupal que destaque por sus aportes particulares a la cultura; la Tradición Oral es donde se muestra en acervo cultural transmitido a lo largo de la historia, de dominio colectivo y que sienta las bases míticas o fundacionales de un colectivo. Finalmente está la categoría Manifestaciones Colectivas, que agrupa todas las expresiones que identifican a las comunidades en sus distintos modos de hacer, sean festivos, religiosos y productivos. Entre las particularidades que identifican a este proyecto está su visión de la cultura como un todo homogéneo, que si bien tiene sus realizaciones particulares, siempre lo hace en un contexto territorial y humano que le es propio. Se le brinda reconocimiento tanto al patrimonio tangible, humano e inmaterial, porque se entiende que la cultura la componen todos aquellos hechos y concepciones del mundo inherentes a un pueblo, proceso que se enriquece por el intercambio en condiciones de igualdad con otras culturas.

¡Sancocho Cruzao, junto a la batalla cultural de la revolución! Por Glenny Sangil

Desde el pasado mes de febrero, el Instituto del Patrimonio Cultural, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, cuenta con su propio espacio radial, Sancocho Cruzao, emitido por la emisora Alba Ciudad 96.3 FM. Sancocho Cruzao se concibe como un espacio para la defensa y promoción del patrimonio cultural. Es voz crítica y política, con raíces venezolanas, con el patrimonio como cultura, y la cultura como bandera.

Se perfila como un espacio participativo, creado por las propias voces de las comunidades locales. Su nombre parte de un patrimonio gastronómico registrado en todas las regiones del país. Es un programa educativo e informativo que promueve la concientización, discusión y reflexión en materia patrimonial. En el mismo se realizan entrevistas a cultores, artistas y funcionarios quienes desarrollan las temáticas de cada emisión. En el Sancocho Cruzao podrá disfrutar de secciones como la trivia patrimonial, agenda cultural del patrimonio, de la nuestra enriquecida tradición oral venezolana, donde conoceremos también las efemérides culturales, y sobre todo, la buena música tradicional venezolana. Este espacio es transmitido todos los jueves a las 2 pm por Alba Ciudad 96.3 FM, la emisora

del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, bajo la conducción de la Oficina de Información y Asuntos Públicos del Instituto del Patrimonio Cultural.

Nota curiosa… ¿Por qué Sancocho Cruzao?

Es una de las recetas gastronómicas más conocidas por todos, preparada con una gran variedad de ingredientes cosechados en nuestro país. Es un plato típico presente en cada celebración venezolana, todo ello hizo natural que el espacio radial otorgado al Instituto del Patrimonio Cultural, llevara por nombre: Sancocho Cruzao. Preparar un sancocho es sinónimo de fiesta y en cada región encuentra su toque particular, su ritmo y su sustancia. Venezuela es la suma de diversas características regionales, el sabor del día a día que se expresa en nuestra cultura, formando un gran cruzao, símbolo de la mezcla y reflejo de nuestra sabrosa identidad. En la variedad de un sancocho se expresan los muchos ingredientes que nos definen y nos hacen diferentes, manteniendo el sabor único y múltiple de nuestra tradición. Por ello, el programa de radio Sancocho Cruzao nace de ese propósito de hablar desde lo nuestro con la sazón de la alegría, dulzura y el toque picante de nuestra variedad.


Consejos Comunales de Coro y La Vela reciben recursos para la rehabilitación de Inmuebles Patrimoniales

Por Glenny Sangil

El Instituto de Patrimonio Cultural, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, hizo entrega de recursos a los consejos comunales de Coro y La Vela para rehabilitar 32 inmuebles patrimoniales. El acto fue presidido por el Arq. Héctor Torres, presidente del Instituto del Patrimonio Cultural, quien entregó la cantidad de

BsF. 2.635.406,54. Estos recursos serán administrados por los Consejos Comunales, quienes deberán velar por las reparaciones y preservación de estas edificaciones. Por su parte, el Instituto de Patrimonio Cultural ofrecerá asesoría y apoyo técnico en este proyecto. El IPC tiene previsto entregar próximamente BsF. 980.713,92 para la rehabilitación de ocho inmuebles del municipio Colina y BsF. 188.587,68 al Consejo Comunal Maturín, una vez que consignen la documentación requerida. De igual forma, la institución tiene planificada la creación de dos almacenes de insumos que también serán administrados por los consejos comunales, donde habrá materiales de construcción para recuperar las casas tradicionales.

La expresión sensible de lo sólido en la obra de Guillermo Abdala

Yenny Pinheiro, directora de Protección Integral, apuntó que "la finalidad es concientizar a las personas y a las comunidades sobre el mantenimiento, rehabilitación, resguardo y cuido, de su patrimonio." Este acto contó con la participación de Juan García Manaure, alcalde del municipio Colina, Humberto Morales, presidente del Instituto Municipal de Patrimonio, los Maestros Artesanos del Barro y miembros de la comunidad.

Por Raúl Figueira

IPC y Gabinete Cultural del estado Amazonas presentes en la VII Filven 2011 Por Glenny Sangil

Desde el pasado 14 hasta el 26 de marzo, el Gabinete Cultural del estado Amazonas, en conjunto con las comunidades organizadas, las misiones y Alcaldías Bolivarianas, lograron por primera vez llevar la VII Feria Internacional del Libro de Venezuela a lo más profundo de la selva amazónica, en una actividad denominada La Bongo Feria.

El presidente del Instituto del Patrimonio Cultural, Héctor Torres, acompañado por el Gabinete Cultural del estado Amazonas, visitó las comunidades de Atabapo, Autana, Yevita, Isla de Ratón y Puerto Ayacucho, apoyando una variada programación de actividades formativas dirigidas al público en general, con la intención de convertir ese espacio en un gran escenario para la promoción y consolidación de la enseñanza.

La actividad contó con maratones de lectura, recitales poéticos, conversatorios, arte corporal, cineforos y la entrega de catálogos del estado Amazonas, producto del I Censo del Patrimonio Cultural. La finalidad de esta actividad es promover la lectura y acercar a las comunidades al conocimiento de la historia local y cultural, fortaleciendo así su valoración y preservación en el tiempo.

Guillermo Abdala nació en Caracas en 1947, en una época de transiciones que van de la población rural al desarrollo de una urbe reformulada, expansiva y adulterada con los conflictos de una modernidad a medio camino entre los modelos foráneos y las construcciones autóctonas, rubricando los valles, cerros y colinas de Caracas en un garabato interminable, en una nostalgia de paraíso perdido, reencontrado en la pluma y la piedra como instrumentos de trascendencia. Docente de artes plásticas en la Universidad de las Artes,

Uneartes, en Caño Amarillo, su labor como artista plástico ha sido variada, extensa e intensa desde 1973 hasta el presente, con más de doce exposiciones individuales y numerosas muestras colectivas, Guillermo Abdala se ha hecho acreedor de varios premios, entre ellos el Premio de Escultura V Salón Nacional De Jóvenes Artistas en 1977; la Condecoración Orden Andrés Bello en su Tercera Clase, otorgado en 1982; la Condecoración Orden Andrés Bello en su Segunda Clase, recibido en 1992 y el 6º PREMIO GRAVAT@OLOT.ORG de Gráfica Digital, premio otorgado por la Casa Museu Can Trincheria, España, en 2006. Cuando se compara la trayectoria de este artista y las obras que ha desarrollado a lo largo de casi cuatro décadas de labor constante, se advierte la presencia del volumen y la silueta por encima de la figura, de ahí que en los dibujos hechos con garabatos, las líneas se apiñen

Escultura de concreto de la serie ágora del cuadrante

Recortando mi ciudad perdida

hasta revelar volúmenes, espacios en negativo del aire que rodea los objetos. Así sus ciudades de piedra artificial son volúmenes orgánicos que se encuentran a medio camino entre las ruinas de civilizaciones perdidas y ciudades en eclosión, perfilando un horizonte que es testimonio de la fragilidad, tránsito y acción humanas. En sus obras bidimensionales más recientes, mayormente siluetas recortadas y en alto contraste, figura y fondo trazan el espacio que revela la presencia de seres y entornos, reconstruidos por quienes los aprecian y disfrutan en sus propios anhelos. Sus formas contrastantes se expanden ahora hacia los espacios digitales, conformando un nuevo ámbito en el que van emergiendo, nostálgicos, violentos y virulentos, los edificios demolidos por el olvido en los que habitan los seres que construyen la memoria.


Consejos Comunales de Coro y La Vela reciben recursos para la rehabilitación de Inmuebles Patrimoniales

Por Glenny Sangil

El Instituto de Patrimonio Cultural, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, hizo entrega de recursos a los consejos comunales de Coro y La Vela para rehabilitar 32 inmuebles patrimoniales. El acto fue presidido por el Arq. Héctor Torres, presidente del Instituto del Patrimonio Cultural, quien entregó la cantidad de

BsF. 2.635.406,54. Estos recursos serán administrados por los Consejos Comunales, quienes deberán velar por las reparaciones y preservación de estas edificaciones. Por su parte, el Instituto de Patrimonio Cultural ofrecerá asesoría y apoyo técnico en este proyecto. El IPC tiene previsto entregar próximamente BsF. 980.713,92 para la rehabilitación de ocho inmuebles del municipio Colina y BsF. 188.587,68 al Consejo Comunal Maturín, una vez que consignen la documentación requerida. De igual forma, la institución tiene planificada la creación de dos almacenes de insumos que también serán administrados por los consejos comunales, donde habrá materiales de construcción para recuperar las casas tradicionales.

La expresión sensible de lo sólido en la obra de Guillermo Abdala

Yenny Pinheiro, directora de Protección Integral, apuntó que "la finalidad es concientizar a las personas y a las comunidades sobre el mantenimiento, rehabilitación, resguardo y cuido, de su patrimonio." Este acto contó con la participación de Juan García Manaure, alcalde del municipio Colina, Humberto Morales, presidente del Instituto Municipal de Patrimonio, los Maestros Artesanos del Barro y miembros de la comunidad.

Por Raúl Figueira

IPC y Gabinete Cultural del estado Amazonas presentes en la VII Filven 2011 Por Glenny Sangil

Desde el pasado 14 hasta el 26 de marzo, el Gabinete Cultural del estado Amazonas, en conjunto con las comunidades organizadas, las misiones y Alcaldías Bolivarianas, lograron por primera vez llevar la VII Feria Internacional del Libro de Venezuela a lo más profundo de la selva amazónica, en una actividad denominada La Bongo Feria.

El presidente del Instituto del Patrimonio Cultural, Héctor Torres, acompañado por el Gabinete Cultural del estado Amazonas, visitó las comunidades de Atabapo, Autana, Yevita, Isla de Ratón y Puerto Ayacucho, apoyando una variada programación de actividades formativas dirigidas al público en general, con la intención de convertir ese espacio en un gran escenario para la promoción y consolidación de la enseñanza.

La actividad contó con maratones de lectura, recitales poéticos, conversatorios, arte corporal, cineforos y la entrega de catálogos del estado Amazonas, producto del I Censo del Patrimonio Cultural. La finalidad de esta actividad es promover la lectura y acercar a las comunidades al conocimiento de la historia local y cultural, fortaleciendo así su valoración y preservación en el tiempo.

Guillermo Abdala nació en Caracas en 1947, en una época de transiciones que van de la población rural al desarrollo de una urbe reformulada, expansiva y adulterada con los conflictos de una modernidad a medio camino entre los modelos foráneos y las construcciones autóctonas, rubricando los valles, cerros y colinas de Caracas en un garabato interminable, en una nostalgia de paraíso perdido, reencontrado en la pluma y la piedra como instrumentos de trascendencia. Docente de artes plásticas en la Universidad de las Artes,

Uneartes, en Caño Amarillo, su labor como artista plástico ha sido variada, extensa e intensa desde 1973 hasta el presente, con más de doce exposiciones individuales y numerosas muestras colectivas, Guillermo Abdala se ha hecho acreedor de varios premios, entre ellos el Premio de Escultura V Salón Nacional De Jóvenes Artistas en 1977; la Condecoración Orden Andrés Bello en su Tercera Clase, otorgado en 1982; la Condecoración Orden Andrés Bello en su Segunda Clase, recibido en 1992 y el 6º PREMIO GRAVAT@OLOT.ORG de Gráfica Digital, premio otorgado por la Casa Museu Can Trincheria, España, en 2006. Cuando se compara la trayectoria de este artista y las obras que ha desarrollado a lo largo de casi cuatro décadas de labor constante, se advierte la presencia del volumen y la silueta por encima de la figura, de ahí que en los dibujos hechos con garabatos, las líneas se apiñen

Escultura de concreto de la serie ágora del cuadrante

Recortando mi ciudad perdida

hasta revelar volúmenes, espacios en negativo del aire que rodea los objetos. Así sus ciudades de piedra artificial son volúmenes orgánicos que se encuentran a medio camino entre las ruinas de civilizaciones perdidas y ciudades en eclosión, perfilando un horizonte que es testimonio de la fragilidad, tránsito y acción humanas. En sus obras bidimensionales más recientes, mayormente siluetas recortadas y en alto contraste, figura y fondo trazan el espacio que revela la presencia de seres y entornos, reconstruidos por quienes los aprecian y disfrutan en sus propios anhelos. Sus formas contrastantes se expanden ahora hacia los espacios digitales, conformando un nuevo ámbito en el que van emergiendo, nostálgicos, violentos y virulentos, los edificios demolidos por el olvido en los que habitan los seres que construyen la memoria.



IPCultural1