Issuu on Google+

59 – La última semilla Un sonido profundo emerge de la invocación del sacerdote. Fabbián y  Vleria   se   miran,   aterrorizados.   No   es  un   chillido,  es  un   gruñido   salvaje   que  sacude  los huesos  adentro  del  cuerpo.  El  engendro vuelve  la cabeza  hacia  ellos, Fabbián lo mira desde el piso. « El sacerdote está muerto, no puede seguir viva… » Fabbián   acaricia   la   empuñadura,   pero   apenas   si   puede   mantenerse  despierto con el eco psíquico del fósforo blanco. Vleria está al lado suyo, cubre  el corte en el pecho con las manos. −

¿Qué vamos a hacer?

No te muevas… –Fabbián se concentra en el único punto sensible de 

la bestia, tratando de tocar su mente. Hace un esfuerzo y atraviesa la tormenta  de miedo y furia, pero del otro lado no hay nada. Una   fuerte   presión   le   tapa   los  oídos.   Un  instante   después  el   piso  se  sacude con un estruendo. Las estrellas desaparecen y el suelo se tiñe de rojo.  Una   columna   de   fuego   emerge   del   centro   del   tanque.   El   aire   caliente   los  empuja para atrás. Fragmentos de petróleo sólido caen y salpican fuego por  todos lados. Vleria se achica contra el cuerpo del sub­urbiano. Un bloque de  crudo golpea la cabeza de la bestia y se la prende fuego. Gruñe y se sacude  violentamente. −

¡Fabb, tengo miedo!

Yo   también   Vlery…   yo   también   –murmura,   pero   las   palabras   son 

disueltas  por el rugido de las llamas. Siente los temblores de Vleria. Trata de moverse, ordena a su cuerpo  que se levante, que haga algo, pero apenas puede sostener el abrazo sobre  ella. La sangre, que era de barro, ahora es plomo. Le cuesta respirar, llegó al  límite, puede sentirlo. Cansancio, un terrible cansancio es todo lo que queda. El  tanque   vuelve   a   sacudirse.   La   columna   de   fuego   es   reemplazada   por   un  espeso   pilar   de   humo,   que   se   abre   como   una   flor   negra,   devorando   las  estrellas. Vleria levanta la cabeza. Fabbián la observa, tiene la cara hundida y 


lastimada. Debe encontrar la forma de sacarla de ahí. Con gran esfuerzo mete  la mano en el bolsillo del pantalón y saca una cajita de metal. −

¡Fabb,   viene   para   acá!   –la   bestia,   visiblemente   molesta   por   el 

petróleo   que   le   quema   la   cara,   se   acerca   clavando   las   garras   en   el   metal.  Fabbián   vuelve   la   vista  a   Vleria,  que   mira  con   horror  al   engendro,  pero   no   corre. −

Vlery… tomá, abrilo… –las manos de Fabbián están frías y mojadas, 

pero la voz cobra fuerza–. ¡Rápido! –Vleria toma la caja y la abre. Una pastilla  negra cae en la palma de su mano. −

¿Qué es?

¡Tomala! –Vleria obedece, no hay lugar para discusiones. La pastilla 

le raspa como si fuera una piedra, pero traga varias veces hasta engullirla por  completo. −

¡Ya está! ¿Y ahora?

Andate.

¿Qué?

¡Andate! Yo ya estoy…

¡No!

¡No seas…! A vos no te  va a hacer nada. Andate… corré –Vleria 

levanta la cabeza y mira la escalera. Se levanta y corre, pero hacia las llamas  del centro del tanque–. ¡Vlery! ¿Qué carajo…? –la bestia la ignora, sigue hacia  el sub­urbiano.  Fabbián estira el brazo y levanta la katana. La bestia gruñe y avanza  hasta que los colmillos más expuestos quedan a un palmo del filo. El ojo violeta  brilla con odio y placer. No puede olvidar el motivo que la trajo al mundo. Vleria levanta el revólver con cuidado de no tocar el rastro de fuego que  dejó el sacerdote. Se da vuelta y ve a Fabbián sosteniendo la katana entre él y  el demonio. −

¡No más muertos! –grita. El demonio gira la cabeza y el ojo violeta se 

afila lleno de malicia. Salta sobre Fabbián y retrocede. Se vuelve hacia la sub­ urbiana y abre la boca. Un brazo cae al piso–. ¡Noo! –Vleria levanta el arma.


El   revólver   despierta   un   miedo   ancestral   en   la   bestia.   Se   encoge,  dispuesta   a   desaparecer,   pero   Vleria   dispara.   El   demonio   levanta   las   patas  delanteras y retrocede. Una red de grietas rojas brota en los pliegues de la  coraza. Gruñe, y cae, partido en mil pedazos. Vleria suelta el revólver y corre  hasta Fabbián. El cuero del hoguante se mezcla con la carne desgarrada. −

¿¡Fabb!? ¡Fabb! –el humo enturbia el aire y el corazón de Vleria. No 

hay gestos ni movimiento alguno en la cara de Fabbián. El piso, cada vez más  caliente, le quema las rodillas. Le limpia la frente con la manga del sobretodo–.  ¡Fabb, despertate Fabb! –Fabbián abre los ojos. Mueve la boca, pero Vleria no  puede escucharlo. Se inclina más sobre él. −

Andate... ahora...

¡No sin vos! ¡Vamos!  –lo abraza y trata de levantarlo, pero Fabbián 

grita de tal manera que la obliga a dejarlo en el piso. Vleria lo mira, tiene la  cara contraída de dolor–. ¡Dale, tenemos que irnos! −

Yo... yo no puedo más –las estrellas se apagan en el humo. Fabbián 

quisiera irse con ellas, irse de una vez, pero Vleria sigue ahí, gritando cosas  que no puede entender. Cierra los ojos. Siente una presión en los labios. Tarda  en darse cuenta, pero finalmente la reconoce y olvida, por un instante, el fuego   y el dolor. Una explosión sacude los cimientos del tanque, el centro se hunde y el  piso   se   inclina   peligrosamente.   Los   sub­urbianos   resbalan   unos   metros.   El  fuego trepa como un puñado de larvas ardientes. Fabbián abre los ojos. Vleria  sigue abrazándolo. Tiene que salvarla. Un reflejo le toca el margen de la visión.  Fabbián sabe lo que es. Estira el brazo y tira del sobretodo de Vleria.  −

¿Qué? ¿Qué pasa? –Vleria sigue la mano de Fabbián. Los dedos 

enguantados acarician un cilindro de vidrio, uno igual al que usó el sacerdote  para   invocar   al demonio–.   ¡Sacá   eso   de   aca!   –Fabbián   sacude   la   cabeza,  pestañea fuerte y mira la katana. La temperatura sigue subiendo, y el aire se  vuelve sofocante. Vleria levanta la espada. Fabbián la mira y mira la semilla,  con los ojos abiertos en un grito.


Vleria agarra el frasco con repulsión. El líquido está caliente. Corta un  extremo tratando de no volcar nada. El vidrio cede ante el filo como si fuera   papel. El olor le revuelve el estómago, y las quemaduras en las piernas vuelven  a arder. Fabbián se sienta. Hace un gesto y Vleria se lo deja entre las piernas.  Vuelve a hablar, Vleria apoya la oreja en su boca. −

Pase lo que pase... no tengas miedo... no tengas miedo... ahora... 

atrás. Vleria se levanta, dejando piel en el piso. Fabbián la encandila con la  mirada.   No   le   deja   ver   cuando   sumerge   el   muñón   ensangrentado   en   la  semilla. El hormigueo sube por la carne y los tendones del brazo arrancado.  Fabbián sigue mirando a Vleria. Debe recordarla. El dolor se ramifica por el  brazo como una enredadera de púas y le toma el pecho. −

¿¡Fabb!? –Fabbián no puede contestarle, no puede respirar. Vleria 

se tapa la boca y retrocede. El humo borra los rasgos de la sub­urbiana. Tiene  que   recordarla–.   ¿¡Qué   estás   haciendo!?   –los   anticuerpos   artificiales   no  pueden   hacer   nada   ante   la   violencia   con   la   que   el   sistema   de   invocación  devora y asimila las células. Entre el humo y las lágrimas, Vleria ve cada vez  menos, pero aún así ve lo suficiente–. ¡Pará Fabb, por favor, te lo suplico…  ¡Pará! Fabb… ¡FABB! Fabbián ya no puede escucharla. Sólo queda el crujido de los huesos,  que desgarran músculos y atraviesan órganos. La piel se abre y se oscurece, el  calor aumenta. Siente una presión en los ojos, una presión insoportable.  Los  dientes se aflojan y se caen, llenándole la boca. La garganta se le contrae,  como si una pinza al rojo vivo tratara de sellarla. Los pensamientos se estiran y  se dividen, pero esta vez la consciencia de la bestia no se aleja, lo invade y se  mezcla con su propia mente. Vleria   sigue   retrocediendo,   sin   ver   el   abismo   al   que   se   acerca.   Deja  huellas de sangre con cada paso. El humo se funde en un rugido constante con  el fuego, formando una masa irrespirable que toma el cielo como un cáncer.  Pero sus ojos sólo ven  la horrorosa transformación de Fabbián. La secuencia  se repite una y otra vez, golpeándole el cerebro y robándole la cordura. No 


existen palabras para describirlo, sólo queda el vacío. El piso se sacude. Ya no  queda nada, sólo la muerte. Vleria cae. Un   golpe   de   viento   despeja   el   cielo.   Miles   de   millones   de   puntos  luminosos aparecen flotando apaciblemente. Vleria los observa. No hay juicio  en   ellos,   no   hay   maldad.   Finalmente   puede   reconciliarse,   serán   los   últimos  testigos, mudos, comprensivos. Cae con los brazos abiertos, sintiendo el aire  en el cuerpo. Aspira profundamente, y junta las manos sobre el vientre. « Siempre juntos, mi… »  Pero algo le envuelve la cintura. Es áspero y  caliente, demasiado caliente como para estar vivo. Vleria abre los ojos y ve,  justo antes de desvanecerse, una mano negra sobre las suyas.


EdB_59