Page 1

52 – El verdadero despertar Fabbián aumenta la velocidad. El zumbido constante del motor le da una  extraña   sensación   de   paz.   Las   columnas   que   sostienen   la   autopista  desaparecen lentamente en la ladera de la montaña. A la derecha, el cielo es  devorado por la pared de roca. Los carriles se reducen a dos y abandonan los   bloques de concreto por una gravilla que le obliga a bajar la velocidad. Esquiva  los desprendimientos de roca con facilidad. La respuesta del motor, los frenos y  la dirección le son predecibles y naturales. « Tenías razón después de todo, se maneja sola… » El terreno se eleva y describe una curva a la derecha. Ciudad Refinería  aparece   en   todo   su   esplendor.   Los   tanques   sobresalen   como   guardianes  enjoyados. Luces rojas y azules delinean intermitentemente los contornos de  los tres gigantes. Alrededor, cientos de pequeñas luces se amontonan como  luciérnagas   moribundas.   Un   lujo   que   sólo   una   potencia   energética   como  Ciudad Refinería puede darse. «   ¿Dónde   estarás?   Esto   es   enorme,   y   tal   vez   ni   siquiera   usaste   su   nombre… tal vez ni siquiera llegaste… ».  Algo aparece adelante.  « ¡Gente!   ¿Qué están haciendo acá? ¿Serán épuros? ¡Mierda! no voy a poder esconder   la moto… aunque los puedo matar… no, ¡si ni siquiera sé quiénes son! ». Quita  el cambio y frena. Los neumáticos se ensanchan lentamente. Estallan gritos a  lo lejos, y la gente empieza a correr. Un hormigueo le recorre la espina. Pone  los pies en el piso. « ¿Qué está pasando? ».  Los pensamientos se oscurecen y dejan de  formar palabras. El miedo le aferra las piernas. « ¿Volver? ¿Ahora, después de   todo lo que pasé? … sería tan fácil como dar vuelta la moto y acelerar, no   pueden alcanzarme… pero ¿Volver a dónde? No puedo volver a Sub­Urbia…   pero sí con Quebeq… ¿Para qué? Soñaría con Vleria hasta volverme loco, no,   no puedo… ». Una oleada de calor le baja de la cabeza y atraviesa el cuerpo.  Las garras que le paralizan las piernas se quiebran. Encuentra el interruptor y 


enciende   las   luces.   El   haz   de   fotones   se   expande   hacia   adelante   y   los  costados. « Si puedo caminar, caminaré hacia Vleria. Si vivo, viviré hacia Vleria. Si   caigo, caeré hacia Vleria. Si me matan, ¡será por ella! ».  Fabbián guarda los  lentes en el pantalón, pone primera y acelera. La moto muerde la grava y suelta  un grito de guerra. El polvo, las piedras y las dudas salen arrancados hacia  atrás. Pone segunda y el aire se abre para dejarlo pasar. A lo lejos, los ojos de  las personas revolotean como insectos desesperados buscando un lugar donde  ocultarse. Los gritos aumentan. Fabbián aspira hondo y acelera más. Tercera.   Un   chillido   corta   el   aire.   Los   cerreferos   abandonan   la   ruta,  algunos resbalan y otros se tiran por la ladera. Fabbián puede sentirla, está  adelante, más allá del alcance de la luz. Los dedos desnudos tocan la nano­ pluma.   Como   si   conociera   la   urgencia,   el   nano­metal   condensado   se  transforma en segundos. Agarra la katana con la mano izquierda y extiende el  brazo hacia atrás. Cuarta. Puede verla con claridad. Por momentos, la textura de la noche  se pliega sobre su cuerpo. La moto se sacude cuando pisa las pertenencias  abandonadas de los cerreferos. Aparecen dos puntos rojos, se mueven muy  rápido,   cruzan   de   carril,   saltan   a   la   montaña,   bajan,   los   movimientos   son  impredecibles, podrían caer sobre él desde cualquier ángulo. La bestia está a pocos saltos de él. Un sudor frío lo hace dudar. Está  demasiado   expuesto,  tiene   que   frenar.  El  ojo  azul  se   enciende   y  realza   las  arterias cromadas del motor. Activa el freno. La rueda delantera se bloquea.  Fabbián siente cómo la inercia le empuja el cuerpo hacia delante. Se sostiene  como puede, sin soltar la nano­pluma. La moto se va de costado y el sistema  hidráulico se activa. El asiento y el motor rotan dejándolo erguido mientras que  el chasis se arrastra por el suelo. Las piedras chispean contra el metal. La bestia salta. Fabbián se da cuenta que no importa si logra cortarla o  no, caerá sobre él de todas formas. Suelta el acelerador y la rueda trasera deja  de   girar.   El   sistema   de   equilibro   recalcula   la   situación   y   provoca   un   giro 


inesperado. La rueda trasera se adelanta al tiempo que la carrocería vuelve a  enderezarse, dejándolo de espaldas. La moto gana velocidad y logra pasar por  debajo de la bestia. Fabbián levanta la katana y trata de cortarla, pero se le  escapa de las manos. La sombra desaparece más allá de la luz. Fabbián activa  los frenos hasta que la moto se detiene completamente. Se abre el hoguante,  tratando de recuperar el aliento. Las rayas en los caños cromados brillan como  heridas frescas. Un   chillido   llega   desde   la   oscuridad.   Fabbián   pone   primera   y   avanza  despacio. Necesita la nano­pluma. Las ruedas hacen crujir las piedras. La luz  empuja la oscuridad y se desliza sobre un fragmento escamoso. Es una pata,  cercenada a la altura del muslo. El interior arde como un carbón. La katana  está   al   lado,   esperándolo.   Fabbián   se   acerca,   y   la   garra   se   cierra  violentamente. Estira el brazo y levanta la nano­pluma. El motor ronronea un  par de metros más, hasta que encuentra el resto de la bestia. La invocación  lanza un chillido y trata de levantarse, pero sólo logra remover algunas piedras.  Le falta la pata de adelante y una de las de atrás está colgando de un puñado  de   brillantes   nano­fibras.   Fabbián   se   baja   y   mira,   con   una   mezcla   de  fascinación  y horror, cómo  se  regeneran las matrices musculares. La bestia  abre la boca y vuelve a chillar, empujándole aire caliente a la cara. Camina  hasta   ella.   La   bestia   gira,   tratando   de   no   perderlo   de   vista.   Las   cuencas   triangulares arden furiosas. « Es… increíble. La pata está volviéndose a… ». La bestia salta y casi le  alcanza una pierna. Una telaraña roja está uniendo la pata con el resto  del  cuerpo.   Fabbián   se   mueve   con   rapidez   y   le   corta   la   cabeza.   El   cuerpo   se  estremece   y   libera   una   bocanada   de   aire   caliente   y   fétido.   El   corte   deja   al  descubierto el interior de la bestia. La tráquea es un pequeño cilindro al rojo  vivo,   rodeado   de   un   entramado   de   conexiones   fractales.   Fabbián   aleja   la  cabeza del cuerpo con la punta del borceguí. Sabe que el invocador sigue ahí,  todavía puede percibirlo. Patea la cabeza y la hace rodar por el barranco. Saca  los anteojos del bolsillo y los limpia en el pantalón mientras vuelve a la moto. 


El aire se estremece con una explosión. Levanta la vista y ve, a lo lejos,  una luz realza las salientes como si fueran colmillos rojos. El rugido desaparece  rápidamente, pero deja un surco de humo ensuciando el cielo. Fabbián se pone  los lentes. Ya sabe por dónde empezar.

— ◦ —

« Los caminos de Dios… Los caminos de Dios… ¿Dios? ¿¡Qué Dios!? » David abre los ojos. El cielo está turbio y borroso, pero no se limpia los  lentes. Algo más lo perturba, algo que está por encima del zumbido de sus  oídos. Se mueve, todo es dolor. Algunas piedras ruedan al piso. Algo trata de   ocultarse en las profundidades del inconsciente. No puede permitirlo. Cierra los  ojos se concentra. Va a tomar un tiempo, pero es necesario. Absolutamente  necesario. Los   recuerdos   de   la   infancia   son   simples   y   aislados.   Fáciles   de  reconocer.   Los   experimentos,   las   comidas,   el   maltrato   de   los   demás  invocadores.   Vleria   no   debería   estar,   pero   ahí   está.   Hablando   o   riendo,  acompañándolo. Aprieta los dientes y sigue recordando. Acelera, abandona el  orden,   salta   hacia   atrás   y   adelante   en   el   tiempo.   Afina   la   búsqueda,   ahora  repasa sólo los recuerdos que están atados a una emoción fuerte. Encuentra  docenas   de   fragmentos   extraños   y   los   separa,   los   arrincona.   Todos   tienen  sensaciones agradables. Cada descubrimiento lo sacude, le desgarra las fibras  más profundas. Los recuerdos apartados se condensan y forman una superficie  cristalina. Un espejo, flotando en la oscuridad. Lo ilumina una vela de fuego  azul. −

Me   descubriste   –la   imagen   de   Gen   2KC   Quince   le   sonríe   con 

picardía. −

Voy a eliminarte.


Sí, ya  sé,  lo  supe  desde  que  empezaste  a  jugar con  tu  memoria. 

Pero no importa, yo no soy nada, menos que un residuo. Ni siquiera  él sabe  que existo. −

¿Cómo llegaste aquí?

Fue muy imprudente  de  tu  parte  revisar mi  cabeza de  esa  forma. 

Tantos recuerdos, tanta información, esas cosas no vienen solas ¿sabés? Al  principio   era   nada,   un   charco   de   recuerdos   perdidos,   pero   de   a   poco   fui  creciendo,   fortaleciéndome.   No   fue   difícil,   aunque   admito   que   hubiera   sido  imposible sin tu deseo inconsciente de querer ser yo… −

¡Silencio! –la luz de la vela se debilita–. Todavía no es demasiado 

tarde, iré por la mujer y la llevaré a la Ciudad Sagrada. ¡A donde nunca podrás  encontrarla!   –Fabbián   abre   la   boca   para   decir   algo,   pero   David   quiebra   el  espejo   con   un   puño.   La   vela   se   apaga,   dejándolo   en   la   más   absoluta  oscuridad. «  ¡Maldito  seas, Quince!  ¿Hasta  dónde  cambiaste  mis pensamientos,   mis decisiones? Es hora de arreglar las cosas. » David abre los ojos y se limpia los lentes con los dedos. Las estrellas  siguen brillando. Las mira con desprecio y trata de levantarse, pero al moverse  siente una puntada. Tiene un pedazo de metal clavado entre las costillas. Mira  a   los   costados   y   encuentra   el   maletín.   Lo   abre,   tira   la   túnica   envuelta   en  plástico, corre el morral y toma una caja de cartón. La rompe y un blister de  pastillas blancas cae sobre su pecho. David intenta sacar una y se le cae entre  las piedras. Grita sin voz, furioso. El dolor es más fuerte. Vuelve a intentarlo. Saca otra y logra retenerla en la mano. Se la tira al  fondo de la garganta y traga. Apenas toca el pedazo de metal una descarga le   afloja   el   cuerpo.   Aspira   hondo,   y   se   lo   arranca   de   un   tirón.   Gira   entre   las  piedras,   doblado   por   el   dolor.   Pasan   varios   minutos   hasta   que   comienza   a  sentir el efecto de la pastilla. Se presiona la herida con la mano y se queda  tendido, ansioso por poner todo en su lugar.


EdB_52  

52 – El verdadero despertar — — ◦ −

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you