Issuu on Google+

51 – La Torre Yetzica y Luxiana gatean por un túnel cuadrado e interminable, con el  piso lleno de cables amontonados y que se les clavan en las rodillas. −

¿Cómo supiste de este pasaje? –pregunta Yetzica.

Una vez tuve que atender a un técnico que se había quemado con un 

fogonazo. Me hicieron ir a buscarlo para darle narka y vendarlo antes de que lo  saque el equipo de rescate. −

Eso quiere decir que no sabemos a dónde termina.

Pero al menos ya cruzamos el cordón policial.

Sh…

¿Qué, todavía no?

Sí, pero veo luz adelante. Esperame, voy a ver –Yetzica avanza unos 

metros más hasta detenerse frente a un tejido metálico. −

¿Qué hay?

Parece una escalera. No hay nadie, ni tampoco escucho nada.

¿Bajamos?

Deberíamos esperar un poco, para ver si…

¡No hay tiempo! No podemos dejar que ese hijo de puta se escape. La cazadora respira hondo. « Sólo por vos Lux, sólo por vos… ». Saca el 

puñal y abre un par de agujeros en los bordes. Se acuesta sobre los cables y  mete los dedos en los agujeros. Tira y el enrejado se desprende con un crujido.  Se queda quieta, frunciendo la cara para no estornudar.  Al cabo de unos segundos, el silencio sigue predominando. Con el cuello  contracturado  por la   tensión, Yetzica  deja  el  tejido  y  se   rasca   la  nariz. Hay  escaleras que suben y otras que bajan. Sólo se escuchan algunos estruendos  lejanos. −

¿Y,   bajamos?   –la   ansiedad   de   Luxiana   está   empezando   a 

molestarle.


Sí,   bajamos   –Yetzica   saca   las   piernas   y   después   se   deja   caer. 

Aterriza sin hacer el menor ruido–. Apurate, esto está demasiado limpio como  para estar abandonado. Luxiana trata de imitarla, pero su aterrizaje es más torpe y, si no fuera  por   Yetzica   que   la   agarra   justo   a   tiempo,   hubiera   seguido   de   largo   por   las  escaleras.   Quedan   de   pie,   una   frente   a   la   otra.   Los   ojos   verdes   miran   con   preocupación a la cara demacrada de su compañera. −

Escuchame Lux –pero la médica sólo mira la escalera.

Tenemos que  ir hasta  el   piso  veintinueve   –dice, mientras  trata  de 

zafarse. −

¡Lux!

¿¡Qué!?

¡Mirame la reputísima madre que te parió! –Luxiana obedece, pero 

sus ojos sólo muestran fastidio. Yetzica la suelta. La médica da media vuelta y  empieza a subir las escaleras. Yetzica la sigue, con un nudo en la garganta.

— ◦ —

Zuri abre la escotilla y sale al aire frío de la noche. Le ordena al soldado  de   guardia   que   vigile   los   monitores   encefálicos   por   un   rato.   Enciende   un  cigarrillo. Cada vez que prende uno siente un poco de culpa. No por su salud,  los implantes le limpian periódicamente los pulmones, le preocupa saber que  algún día se van a terminar. Se aleja del vehículo y exhala la primera bocanada al cielo. « La noche   es lo único que mejoró en todos estos años ». Las estrellas se superponen a  través de la delgada atmósfera. Aspira otra vez y mira la punta del cigarrillo.  Hoy es una de esas noches. Pero no es nostalgia lo que siente. Es otra cosa,  un sentimiento sin nombre que se adquiere después de vivir cientos de años.  Le quedan muy pocos recuerdos de su vida antes de la G2D. A la larga, las 


fotos digitales también pierden el color. Los correos electrónicos se transforman  en ficción, en relatos de vidas ajenas. Lo único que queda son sensaciones.  Alguna navidad, o alguna emoción compartida con una mujer cuyo nombre no  significa nada. Suspira y tira el cigarrillo por el barranco. Retrocede un paso y   mira, una vez más, el cuerpo de la noche acostado sobre el desierto. No muy  lejos,   Ciudad   Refinería   late   como   una   pequeña   constelación   de   estrellas  privadas.  « No es momento para esto… » sacude las manos y se da vuelta. Se sorprende al ver otra vez las luces de Ciudad Refinería. Pero más  aún cuando se ve a sí mismo siendo estrangulado. Desenfunda el arma, pero  queda atrapado en el reflejo de dos pequeños círculos negros. −

Tú… El   pesado   cuerpo   de   Zuri   alimenta   las   piedras   filosas.   Los   cristales 

negros reflejan la caída. David levanta la pistola. Es pequeña, pero eficiente.  Desprende el cartucho con un movimiento seco. Tiene veinticinco balas. Sigue   camino   hasta   el   vehículo   y   golpea   la   cabina   del   conductor.   La  puerta   responde   con   un   chorro   de   aire   comprimido.   Se   abre   lentamente,   al  igual que la boca y los ojos del soldado, que levanta las manos y trata de decir   algo. Ahora quedan diecinueve balas. David rodea el micro y golpea la parte de atrás. El viento pasa y se corta  con las lajas del suelo. Flexiona las rodillas y engancha con el dedo la palanca   escondida debajo de la patente. La puerta se abre unos centímetros. Una franja  de luz se derrama sobre las piedras. David levanta el arma y afila los oídos.  Escucha el murmullo electrónico de los equipos y la respiración entrecortada de  los invocadores. Pero hay alguien más. Sabe que debería esperar, dejar que el  otro enloquezca, pero no tiene tiempo que perder. El viento empuja un poco la puerta. El arma se le enfría en la mano.  David respira despacio, tratando de calmarse. El aire vuelve a mover la puerta,  la luz se ensancha. David observa y espera. « La ansiedad hace que la gente   se equivoque… ». Sonríe y la cara le arde. El dolor lo impulsa a dar un paso  adelante.


El soldado que le está apuntando tiene el casco y la máscara puesta.  David odia esas cosas, despersonalizan la muerte. Los caños escupen fuego.  David cae sobre las lajas. Se queda tirado, escuchando. La máscara silencia la  respiración   del   soldado,   pero   no   puede   ocultar   lo   que   pasa   dentro   de   su  cuerpo. El sacerdote escucha, pacientemente, cómo se le detiene el corazón. Se ayuda con las manos y se sienta. El tiro le atravesó el muslo derecho.  « Tengo que levantarme… ». Una llamada entrante lanza un pitido insistente.  David se apoya sobre los nudillos y se levanta. Renguea hasta la escotilla. La  sangre del soldado cruza el pasillo y se derrama sobre la patente antes de  desaparecer entre las lajas del suelo. David se agarra de las barandas y sube.   Se sostiene de los paneles hasta sentarse en una banqueta. La pierna duele  como el infierno y va a estar así por un rato. La llamada vuelve a insistir. Mira el  monitor. « Llamado de Sigma­Cero­Uno. ¿Aceptar? » No tiene mucho tiempo. Levanta el auricular y se lo apoya en el ducto  auditivo. El disco de cuero acolchonado le molesta, no está acostumbrado a  estas   interfases   primitivas.   Además,   no   tiene   una   oreja   lo   suficientemente  desarrollada   como   para   sostenerlo.   Se   corre   de   la   pantalla   y   acepta   la  comunicación. En la pantalla aparece la cara del Comandante General. −

¿¡Qué está pasando!? –grita. David camina entre los invocadores, 

los que siguen despiertos se remueven en las sillas y no le quitan los ojos de  encima–.   ¡Teniente,   responda!   –insiste   el   Hacedor   de   Milagros.   David  encuentra lo que buscaba. Abre el panel, se pasa la lengua por los labios y   elije   dos   semillas–.   ¡No   recibo   señales   de   vida   de   sus   compañeros!   –el  sacerdote regresa rengueando con los cilindros bajo las axilas. En el camino,  encuentra un pequeño maletín plateado, que lo hace sonreír–. Teniente, si no  me responde en diez segundos voy a… −

Buenas noches, Supremo.

¿¡Tú!? ¿¡Qué demonios estás haciendo ahí!?

Necesitaba… algunas cosas.

¿Dónde estás? ¡Muéstrate!


No estoy, digamos… presentable. Solo quería agradecerle por todo 

y… −

¿¡Tienes   idea   de   lo   que   estás   haciendo!?   ¡No   podrás  escapar   de 

nosotros, lo sabes muy bien! −

Sí, lo sé.

¿¡Entonces!? ¿Por qué haces esto?

A   veces…   los   caminos   de   Dios   están   más   allá   de   nuestra 

comprensión. −

¿¡Qué!? ¡Estás loco! ¡Voy a cazarte! ¡Voy a colgar tu cabeza en mi 

oficina!   –el   Comandante   General   corta   la   comunicación.   David   se   queda  mirando el monitor con una sonrisa siniestra. Una voz dulce y melodiosa habla por los parlantes del vehículo: « Autodestrucción de la unidad alfa en cinco, cuatro, tres… »

— ◦ —

La puerta de emergencia del piso veintinueve se abre. Yetzica y Luxiana  entran furtivamente. La cazadora putea por la excesiva luminosidad, aunque no  puede dejar de admirar la decoración. Una alfombra espesa cubre el suelo con  un   césped   color   bordó.   Las   esquinas   tienen   mesitas   de   mármol   y   espejos  enmarcados. Las paredes están cubiertas por toda clase de objetos tan lujosos  como inútiles. Yetzica   camina   adelante,   con   la   escopeta   en   alto.   A   menos   de   un  suspiro de distancia, Luxiana la sigue con el revólver apuntando al piso. Doblan  a la izquierda y se encuentran con dos rectángulos de metal sobresaliendo en  el empapelado. −

Los ascensores no funcionan, bien –murmura la cazadora. Luxiana 

mira los paneles digitales apagados. Un poco más adelante, en diagonal a los elevadores, aparece la primera  puerta.   El   pomo   es   redondo   y   no   tiene   una   cerradura   a   la   vista.   Está 


entreabierta. La cazadora camina pegada a la pared y la empuja suavemente.  No   hay  luz.   Se   asoma,   la   habitación   está   a   oscuras,   pero   del   otro   una   luz  dorada se filtra entre las hojas y el piso. −

¿¡Quiénes   son   ustedes!?   ¿¡Qué   están   haciendo   acá!?   –el   grito 

estalla en el pasillo. La cazadora se da vuelta, dispuesta a matar. La Diaconisa   las acusa con las manos ocupadas en una bandeja de comida. Yetzica saca el  dedo del gatillo, pero Luxiana levanta el revólver. −

¡Lux, no!

— ◦ —

La   pantalla   de   la   computadora   portátil   se   enciende.   El   Supremo  Sacerdote acepta la llamada entrante. −

¡Hemos perdido contacto con el vehículo alfa, señor!

Estoy al tanto. ¿Recibió las últimas órdenes?

¿La recuperación de la sub­urbiana? Sí señor, pero…

¡Ningún   pero!   ¡Traiga   a   la   mujer   o   no   regresen!   –corta   la 

comunicación con un golpe. Escucha un estruendo del otro lado de la puerta. Se quita el auricular. «   ¿Un disparo? ¿Aquí? No creo que esos estúpidos rebeldes piensen… ».  La  puerta se abre de golpe. Una mujer con rastas rojas aparece apuntándole con  una   escopeta.   La   lluvia   de   perdigones   astilla   la   superficie   del   escritorio,  atraviesa la computadora y hace estallar la lámpara con un fogonazo. Algunos  vidrios de  la  ventana revientan. El  viento entra  y se lleva  los papeles de  la  mesa. El   Supremo   Sacerdote   está   encogido   detrás   del   escritorio,  temporalmente a salvo gracias a las planchas de metal que hizo instalar hace  algunos años. La luz de la luna se hace presente en la oficina. Escucha los  pasos de la mujer. Está decidida a matarlo. Alguien más entra en la habitación.


Cuidado, es muy… –la boca todavía caliente del revólver se posa en 

la nuca de la cazadora–… peligroso. −

Quedate quieta  –responde Luxiana, con total tranquilidad–, baja la 

escopeta. −

¿Qué mierda estás haciendo?

Te lo dije, pero vos no escuchaste. Fue terrible lo que me hicieron. 

Ahora, bajá la escopeta. No lo voy a repetir –una risa siniestra llena la estancia.  Yetzica obedece. −

¿¡Lux, qué hacés!?

Soltala –la mano enguantada se abre y la escopeta cae con un golpe 

seco   contra   el   parqué.   La   risa   se   condensa   en   la   sombra   que   proyecta   el  Supremo Sacerdote al levantarse. −

¿Quién es? –pregunta el Hacedor de Milagros.

Es la cazadora que ayudó al poseído a salir de Sub­Urbia.

¿Por qué? ¿¡Por qué estás haciendo esto!? No entiendo… – Yetzica 

trata de ver algún indicio, alguna falla en la realidad que le haga creer que todo  esto es una pesadilla. −

Me dejaron en el centro como carnada, porque sabía que ibas a venir 

a buscarme. Pero esto no cambia lo que siento por vos Yetzy, es sólo algo que  tenía que hacer, ¿entendés? −

No   se   te   ocurra   volver   a   llamarme   así,   hija   de   puta   –el   Supremo 

Sacerdote sigue riéndose mientras se sacude los vidrios de la camisa. −

No tiene sentido enojarse, cazadora. Tu amiga no puede escapar de 

mi influencia. No es una cuestión de voluntad ni sentimientos. Simplemente no  puede  luchar  contra  su  propio  cerebro  –se  inclina y abre  un  cajón–. No  sé  cuánto sabes de todo esto, pero lo que sí sé es que muy pronto harás tu mejor  esfuerzo para confesarlo todo. −

No importa lo que me hagas, los rebeldes están por tomar la torre, no 

vas a poder salir vivo de acá. −

¿Rebeldes?   ¡Ja!   No   me   hagas   reír.   ¿Quién   piensas   que   los 

organizó? ¿Quién les proporcionó las armas? Yo soy la revolución, cazadora. 


Hace años que vengo planeándola, aunque debo agradecerte por el incendio  de   la   productora.   La   falta   de   narka   aceleró   el   proceso   varios   meses.   La  revolución es sólo una revuelta de tierra para que yo pueda enterrar más mis  raíces. −

No   puede   ser…   –El   Supremo   Sacerdote   rodea   el   escritorio   y   se 

detiene frente a la cazadora. Lleva una cruz en la mano. −

No te preocupes, pronto vas a entender a tu amiga.

No… –Luxiana sigue apretando el revólver contra su nuca.

Piénsalo, podrían seguir juntas, sirviéndome de muchas formas…

¡No!

Eso dices ahora, pero en unos minutos vas a ser muy feliz de cumplir 

mis   órdenes.   Todas   ellas,   creéme   –la   cruz   brilla   en   los   ojos   del   Supremo  Sacerdote. Uno de los extremos de la cruz se alarga y se transforma en una  aguja.  −

¿¡Qué pensás que estás haciendo!?

Es simplemente un pequeño pinchazo… te dolerá, no voy a mentirte 

–una de las enormes manos del Supremo Sacerdote se posa sobre el hombro  de Yetzica. Le hunde los dedos con saña, tratando de exprimir un poco de  dolor   antes  de   convertirla,   pero   la   cazadora   no   abre  la   boca.   Aprovecha   el   momento para tantear el mango del puñal. −

No te atrevas –dice Luxiana.

Bueno, basta de juegos –el Supremo Sacerdote levanta la cruz, la 

punta hipodérmica apunta a la cabeza de la cazadora. Yetzica se inclina para atrás y siente la presión de la boca del revólver,  todavía   caliente.   Aspira   todo   el   aire   que   puede.   Se   llena   los   pulmones,  pensando que tal vez sea la última vez que pueda hacerlo. La aguja se acerca.  Empuja un poco más. Luxiana no cede un centímetro, le clava el caño en la  base del cráneo. La cazadora cierra los ojos y se concentra en la presión. Sólo  tiene una oportunidad. « ¡Ahora! »


Afloja las piernas y corre repentinamente la cabeza a la izquierda. El  caño del revólver se resbala hacia delante y Luxiana aprieta el gatillo. Yetzica  siente la quemadura de la pólvora en el cuello. El Supremo Sacerdote la suelta  y retrocede unos pasos antes de derrumbarse en el escritorio. Yetzica abre los  ojos y ve el enorme cuerpo retorciéndose como un bebé hambriento. Se da  vuelta,   Luxiana   se   retuerce   las   manos   y   grita   con   los   ojos   y   la   boca  desencajada.   Los   ojos   son   dos   puntos   negros   flotando   en   un   blanco   de  desesperación. Cae de rodillas. El grito del Supremo Sacerdote atraviesa el  cuerpo de la cazadora. −

¡MÁTALA! ¡MÁTALA! Los ojos de Luxiana se fijan en los de Yetzica. La cazadora conoce esa 

mirada. Luxiana se lanza sobre el arma. Cierra la mano alrededor de la culata,   pero un borceguí le aplasta la muñeca. El puñal luce pálido bajo la luz de la  luna. La punta se clava entre los nudillos. −

Soltala   –   Los   tendones   de   la   médica   siguen   rebelándose.   Yetzica 

entierra un poco más el puñal–. ¡Soltala! –Luxiana la mira con un odio visceral.  Le golpea la pierna con la otra mano, pero la bota no se mueve.  Yetzica, sin dejar de pisarla, le da un rodillazo en la cara. Los tendones  se aflojan y la médica se desploma. La cazadora guarda el puñal, pero no lo limpia. La suela del borceguí se  despega despacio de la muñeca. Le abre los dedos y le saca el revolver. Lo tira  por la ventana. Se agacha y recupera la escopeta. El Supremo Sacerdote se  sigue   retorciendo.   Tiene   el   pecho   lleno   de   sangre   y   la   cara   mojada   en  transpiración. −

Sufrí hijo de puta, sufrí. Lo escupe y sale de la habitación sin mirar atrás.


EdB_51