Issuu on Google+

48 – El Centro de Detención A lo lejos, un sol moribundo toca los  últimos pisos de la Torre Central.  Las ventanas polarizadas se reflejan en los gajos de la cazadora. Nunca olvidó  el Centro de Detención, ni las jaulas, ni la tortura, ni dónde se encuentra. Está  en la superficie, como todo lo que se quiere ocultar. Alrededor, las sombras  se   hacen  largas.  Tiene  que  cruzar  la  frontera  antes que anochezca. Corre con el cuerpo inclinado hacia delante, esquivando  grietas, alcantarillas y los fragmentos oxidados que se suceden como ramas de  un bosque venenoso. Se detiene en la esquina. Media cuadra más adelante la calle termina en  una muralla de autos. En el medio hay una pequeña abertura, custodiada por  una casilla de chapa. Está rodeado de edificios bajos. Debe haber, al menos,  dos soldados en los edificios y uno en la garita. Su única oportunidad es cruzar  en el momento de menor visibilidad, justo antes de que prendan los reflectores.   Esos minutos que tardan en calentarse son todo lo que necesita. Se saca los  guantes con los dientes y los guarda en los bolsillos de la campera. Se seca las  manos   en   el   pantalón.   Luxiana   se   horrorizaría   si   la   viera,   el   polvo   y   la  transpiración le forma una telaraña negra en las manos y la cara. Se quita los  gajos de sol y la oscuridad retrocede momentáneamente. Los guarda en un  bolsillo interior y vuelve a asomarse. Las ventanas, los autos amontonados, la  garita, nada, nada se mueve. « No hay nadie… no, no puede ser ». Desafiando  su   intuición,   coloca   dos   cartuchos   en   la   escopeta.   La   cierra   absorbiendo   el  ruido con el estómago. Espera algo que le dé una pista sobre la vigilancia, pero  los minutos   sin  ningún  movimiento. Los reflectores no se encienden. Golpea  nerviosamente el caño recortado contra el hombro. Lo único que escucha es el  rumor de la sirena del estado de emergencia, acompañada por los quejidos de  miles de toneladas de cemento enfriándose.  « Algo está mal, nunca abandonan un cruce y menos si la sirena sigue   sonando ¿Hasta cuándo va a seguir con el estado de…? ¿Emergencia? Me   gustaría   saber   cuál   es   la   emergencia   que   inventaron…   ».  Un   dedo   juega 


histérico con el gatillo. Se inclina, observa, vuelve, acomoda el puñal. « Bueno,   me harté, probemos otra cosa ».  Deja la escopeta colgando en la espalda y  empieza a caminar con los brazos bien separados del cuerpo, directo al cruce. Abre bien los ojos. Mira las ventanas y puertas de los autos, los agujeros  de la muralla y, por sobre todo, la garita de vigilancia. Camina meciéndose con  esa cadencia que tanto les gusta a los hombres, especialmente a los hombres   solitarios. La calle se angosta. A pocos metros, la casilla mantiene un silencio  amenazador. Los reflectores siguen apagados. Yetzica continúa avanzando, la  escopeta   se   balancea   contra   el   cuero   de   la   espalda.   Al   pasar   frente   a   la  ventana de la garita  aguanta la respiración, pero no hay nadie que le haga  preguntas. Se mete en la abertura de la muralla. La sangre le grita que corra,  pero mantiene un ritmo dulce y cándido hasta llegar a la otra punta del túnel.  Apenas vuelve a ver el cielo, se echa a correr.  El   cruce   queda   rápidamente   atrás,   y   las   primeras   chimeneas   de  ventilación zumban a lo lejos. Las columnas de aire viciado se disuelven en el  cielo. Corre por las veredas, buscando refugio bajo los balcones. No le gustaría  ser sorprendida por algún francotirador.  « ¡Aguantá Luxy! Estas pastillas están buenísimas tengo una para vos   aguantá por favor ¡aguantá! »

— ◦ —

La   autopista   se   alza   entre   las   casas   como   una   imposición.   Es   una  inmensa cicatriz de concreto y acero que atraviesa La Espesura con cuatro  carriles. Dos de ellos fluyen sin obstáculos hasta desaparecer varios cientos de  metros   más   adelante.   Más   allá,   el   sol   del   atardecer   se   ensancha   contra   el  horizonte. Fabbián   se   siente   incómodo,   no   por   estar   arriba   de   la   moto,   que  aprendió a manejar mucho más rápido de lo que pensaba, sino por la situación. 


Quebeq   está  al   lado  suyo,   y  tampoco   sabe   bien  qué   decir.   Fabbián   decide  romper el silencio. −

¿Vos   habías   encontrado   una   planta   de   menta?   –Quebeq   lo   mira, 

sorprendido. −

Sí, ¿cómo lo sabes?

Yetzica me lo contó un día que… bueno, no me sentía muy bien. 

¿Todavía está viva? −

No, se secó hace muchos años, pero tengo las semillas. Las plantaré 

cuando haya un tiempo más propicio. −

¿Más   propicio?   ¿En   serio   creés   que   va   a   llegar   un   tiempo   más 

propicio? −

No, no  lo  creo, estoy convencido. El  mundo está cambiando, a lo 

largo de todos estos años observé como la vida se abrió camino en los lugares  más insólitos. La naturaleza sigue aquí, luchando, aunque no la veamos. −

Puede ser, pero no creo que gane. 

Tal vez necesite un empujón –Quebeq sonríe.

Sí, puede ser. 

Recuérdame   que   sigamos   con   esta   charla   cuando   vuelvas,   si 

decides volver, claro. Me gustaría mostrarte algunas cosas. Ahora será mejor  que te vayas. Tienes más de doscientos kilómetros por delante. Sabrás que  estás llegando cuando veas una montaña. La autopista sigue sobre ella y baja  a Ciudad Refinería. Oculta la motocicleta en la montaña y sigue el resto del  camino a pie. −

Entendido –Fabbián enciende la moto y se saca los lentes–. Bueno, 

gracias por todo… –Quebeq se acerca y lo abraza. −

Gracias a ti. ¡Gracias a ti! Pero no lo olvides –dice, mientras golpea el 

asiento–, esto es un préstamo. −

Sí, sí. Ya me lo dijiste cien veces.

Bueno, lárgate de una vez.


La moto se impulsa para delante. Fabbián, se ayuda con los pies para  no perder el equilibrio. Se anima a levantarlos cuando toma un poco más de  velocidad. Coloca segunda con el pulgar y acelera. Quebeq se queda de pie mirando cómo se aleja, totalmente ignorante de  la noche que repta por su espalda. — ◦ —

Yetzica ve las rejas del parque que rodea al Centro de Detención y deja  de correr. Camina el último tramo hasta detenerse en la vereda de enfrente,  abajo   de   un   toldo   de   chapa.   Una   serie   interminable   de   edificios   vigilan   el  parque con cuencas vacías. Encima de ellos, las primeras estrellas tratan de  atravesar el velo de nubes. Se rasca el cuello, nerviosa. « Si hay un lugar vigilado, es éste ». Un tiro  en la pierna sería más fácil de sobrellevar que esta quietud. Del otro lado de las  rejas, la tierra muerta está llena de basura. Espera varios minutos, tratando de  ver algo. Saca el puñal de la funda. Mira la hoja y la mano que lo sostiene. Ve   la empuñadura en el espacio que ceden los dedos mutilados. Guarda el puñal y se pone los guantes. El polvo se levanta cuando inicia  la carrera. Avanza hacia una unión entre la reja y un pilar. Salta y, apoyando el  pie contra la columna, vuelve a saltar. Se agarra de la reja y pasa las piernas   por encima de las puntas oxidadas. Cae en la tierra sucia con las piernas y  brazos abiertos. Mira a los costados y corre. Corre lo más rápido que puede,  cambiando de dirección cada tantos pasos esquivando las lomas y los pozos.  Un edificio empieza a definirse adelante. Es una sombra clavada en la tierra.  Es la tumba de Vérica Fresno. Los   centinelas   siguen   ausentes.   Yetzica   agarra   la   escopeta   y   corre  directo hacia la entrada principal, está cansada de sutilezas. Llega y apoya la  espalda en la pared. Respira. La puerta no tiene la cadena puesta. Se acerca y  empuja una hoja con el pie. Los ojos vacíos de la escopeta escrutan el interior.


Un   arrancador   defectuoso   ioniza   el   vapor   de   mercurio   de   un   tubo  fluorescente.   El   relámpago   artificial   revela   los   rincones   del  vestíbulo.   Es   un  ambiente   ancho   y   angosto,   que   se   estira   hacia   los   costados.   En   el   medio  descansa   un   escritorio   ancho   y   largo,   forrado   en   chapa.   La   luz   dura   un  parpadeo, sin embargo, todos los detalles quedan grabados en la retina de la  cazadora. Entra y rodea el escritorio. El tubo vuelve a relampaguear. No hay  nadie. Revisa los cajones. Papeles y más papeles, pero abajo, hay algo. Saca  un revólver de caño corto, cargado.  Una   línea   de   luz   debajo   de   la   puerta   derecha   le   llama   la   atención.  Yetzica guarda el revólver en el morral y avanza hasta ella. La abre con una  mano mientras que con la otra mete la escopeta. Un pasillo aparece bajo la luz  de otro tubo. Entra y se mueve en cuclillas, rozando con el hombro los azulejos  de la pared. A la derecha, las ventanas enrejadas vuelcan aire frío al pasillo.  Sobre la pared opuesta hay una serie de puertas de acero inoxidable y vidrio  alambrado. Los mosaicos del piso  le  recuerdan a  un tablero  de  ajedrez. La  cazadora avanza despacio, casillero por casillero. Ve luz tras una de las puertas. Se lanza contra la pared de enfrente,  quedando del lado de las bisagras. El picaporte gira, la puerta se abre y corta el  pasillo   a   la   mitad.   Clic,   la   luz   se   apaga.   Pasos.   La   hoja   metálica   regresa  lentamente a su posición original. Canas, camisa celeste y pantalones negros.  El   dedo   enguantado   acaricia   el   gatillo.   Una   linterna   metálica   y   un   garrote  cuelgan a los lados de un vientre sobrealimentado. Los ojos de la cazadora y la  boca de la escopeta enfocan el mismo punto: una mancha amarillenta ubicada  entre los omóplatos. Se levanta y da un paso adelante. Queda de costado, con  las piernas separadas y el brazo extendiendo la escopeta. −

Quedate quieto o te hago mierda ¿Entendido? –el guardia se detiene 

y endereza la espalda lentamente–. Manos a la nuca –separa las manos del  cuerpo, tiene un vaso de plástico–. ¡Ahora! –el vaso cae al piso y le salpica el  pantalón. Obediente, junta las manos atrás de la cabeza–. ¿Cómo te llamás? −

Zaime –responde con un tono nasal.

¿Hay alguien más ahí adentro, Zaime?


No… es la despensa –la cazadora mira el charco y vuelve la vista a 

las manos del guardia. Tiene la cantimplora seca hace muchas horas. −

Esperemos   que   tengas   razón.   Abrí   la   puerta,   despacio.  Muy 

despacio. Hace mucho que no duermo y este gatillo es muy sensible, mucho  más que yo –Zaime se mueve ridículamente despacio. Gira y queda frente a la  cazadora. Los ojos celestes ignoran la escopeta y se clavan directo en los de  Yetzica, provocándole un escalofrío. Las arrugas le forman líneas y sombras  siniestras en la cara. −

Caminá –Zaime tarda unos segundos en desviar la mirada–. Abrila –

replica Yetzica, y la puerta se abre otra vez. Algunos estantes se iluminan con  la luz del pasillo–. ¿Tiene luz? −

Sí.

¿Dónde?

Acá, al lado del marco.

Prendela, despacio –Zaime da un paso adelante y levanta la mano 

lentamente. Clic. Un par de parpadeos, y la luz del tubo se estabiliza. Dos estanterías  repletas  con  cajas de  comida  y narka  aparecen  a  la  vista. Al  fondo  hay un  armario entreabierto, con un par de camisas y pantalones colgados. Al lado,   una mesa sostiene un expendedor de agua. −

Poné   la   cara   contra   la   pared   y   las   manos   cruzadas   en   la   nuca. 

¡Ahora! –el guardia obedece con un ritmo lento, desafiante. Los ojos de Yetzica   caen   sobre   el   bidón   celeste   lleno   de   agua.   Toma   hasta   saciarse   y   llena   la  cantimplora, agarra dos bolsas de narka y una de pan sellado, sin dejar de  apuntarle   en   ningún   momento–.   Date   vuelta,   decime,   ¿dónde   está   todo   el  mundo? −

En el Primer Sub­Urbio, con el resto de la fuerza, ¿a dónde estuviste 

cazadora? –la última palabra se cae con desprecio.


¡Acá   las   preguntas   las   hago   yo!   –Yetzica   se   muerde   el   labio, 

nerviosa.   Quisiera   matarlo,   pero   necesita   información–.   ¿Qué   pasa   en   el  Primer Sub­Urbio? ¿Qué están haciendo ahí? −

Defendiéndolo ¿Qué más? Pero ya es demasiado tarde, es cuestión 

de tiempo que entren. −

¿Quiénes?

¿Cómo quiénes? Los rebeldes.

¿Rebeldes? ¿En Sub­Urbia?

Sí cazadora, sub­urbianos rebeldes, tan estúpido como suena.

¿Qué pasó?

Se cansaron, eso pasó. Desde que el Comandante en Jefe  tomó el 

poder, no paró de mandarse cagadas. Primero, el estado de emergencia que  nunca supieron explicar, ni a nosotros. Después, el incendio de la productora  de hongos, que destruyó casi toda la cosecha y gran parte de las reservas. La  distribución   de   narka  se  canceló,  esa  fue   la  gota.  Primero  fueron   disturbios  aislados, pero después los administradores se organizaron. Tomaron un Sub­ Urbio, después otro y así. Ahora  todos los efectivos que no  se  pasaron de  bando están defendiendo el Primer sub­urbio. −

¿Y vos de qué lado estás?

¿Yo? Del mío. Gane quien gane, van a seguir con la costumbre de 

encerrar   gente.   Además,   acá   hay   suficientes   raciones   como   para   aguantar  hasta que se calme todo. −

¿Y los detenidos?

¿Compartir   comida   con   esos   perros?   ¡Ja!   –la   sonrisa   del   guardia 

busca   complicidad,   pero   la   cazadora   saca   el   puñal   y   se   lo   apoya   en   la  garganta. El filo le abre un corte en la piel mal afeitada. −

¡Más   te   conviene   que   estén   bien!   ¡¿Me   escuchaste?!   –Zaime, 

aplastado contra la pared, mueve afirmativamente la cabeza–. Estoy buscando  a Luxiana Damasco. ¿¡Dónde está!? −

No sé, no sé los nombres –Yetzica empuja un poco más el puñal–. 

¡Pero hay un registro! ¡Tiene que estar ahí!


¿Dónde?

En el archivo, es acá… acá al lado –Yetzica baja el puñal y lo limpia 

su   camisa   antes   de   guardarlo.   Arrastra   al   guardia   de   las   solapas   hacia   la   puerta. −

Vamos   al   archivo.   Hacés   una,   la   que   sea,   y   lo   busco   sola 

¿Entendés? −

Sí –responde Zaime, con los dientes apretados.


EdB_48