Page 1

37 – El oráculo Gargo quiere matar al sub­urbiano. Quiere despedazarlo, convertirlo en  una masa amorfa, y devorarla. Isse fue una madre para él. Golpea con toda su  fuerza, pero el caño no le devuelve la blanda sensación de carne apelmazada.  Choca contra el suelo y queda vibrando como un enorme diapasón. Fabbián se acerca a la cazadora. El sonido del  caño le hace perder el  equilibrio. Yetzica está tirada sobre una pila de huesos, con la mirada perdida  en el techo. Fabbián siente un odio intenso que le llena el cuerpo con metal  fundido. « Te voy a matar hijo de puta. ¡Te voy a matar! » Le rodea la cintura con una mano y busca el puñal siguiendo el camino  del cinturón. La cazadora le agarra el brazo con fuerza. Sus ojos verdes se  clavan en él, desafiantes. Profiere una amenaza inentendible y vuelve a caer  entre los huesos. Fabbián encuentra el puñal. Escucha los pasos de Gargo  atrás suyo. Tiene que alejarlo de Yetzica. Se da vuelta y lo mira. El gigante  avanza con pasos lentos y pesados. Fabbián se inclina hacia delante. Aprieta  el puñal con fuerza. Gargo levanta el garrote y lo baja hacia él. Fabbián corre y se tira entre  las  piernas  del  gigante. Lo  apuñala   cuatro   veces,  desde  el  muslo  hasta  las  costillas. Gargo lanza un gemido y lo golpea con un manotazo. El sub­urbiano  rueda por el piso, golpeándose contra los huesos. Queda tendido. Abre la boca  y respira, mirando de reojo a Gargo. El gigante trata de sacarse el puñal que  tiene clavado, pero sus manos torpes sólo logran hundirlo más y más. Fabbián, más mareado que furioso, se saca dos astillas del pecho. El  odio que  le  había dado  tanta  energía lo abandona. El  dolor vuelve a ganar  terreno, y se vuelve especialmente intenso en la rodilla. Gargo se derrumba.  Primero golpean las rodillas y luego los codos. La cabeza queda oculta entre  los   brazos.   Fabbián   se   levanta   torpemente.   El   gigante   es   una   montaña   de  quejidos  y  sollozos.   La   cazadora   sigue   quieta.   Fabbián   cierra   los   ojos   y  se 


concentra en   ella,   pero   no   puede   oír   nada   por   encima   de   los   gemidos   del  gigante. Corre hasta Yetzica. −

¡Yet! ¿Estás bien? –le toca el pecho y cierra los ojos. El corazón late, 

pero hay algo  más. Una  respiración, silbante y desesperada. Abre los ojos,  asustado. Esa respiración no es de Yetzica. Justo al lado, semienterrado entre  los huesos, está el morral. Fabbián lo abre con cuidado. Adentro está Oráculo,  tiene el cuello girado en una dirección antinatural, pero todavía respira. −

E suficiente –sisea una voz.  Fabbián levanta la vista. Vila camina hacia él con ambos extremos del 

bastón desenfundados. Las puntas metálicas reflejan el fuego moribundo de la  antorcha. Fabbián se levanta despacio, con el morral en las manos. Se aleja  dos pasos de Yetzica y se queda quieto. Vila pasa por al lado de su compañero  y le saca el puñal de un tirón. El gigante aúlla de dolor. −

Tranquilo Gargo, tranquilo –le da una palmada y vuelve la mirada al 

sub­urbiano–. Vo tené algo nuestro. −

Sí –responde Fabbián. La rodilla le late con fuerza, apenas si puede 

seguir parado–. Dejanos ir y te lo doy. No quiero… no me obligues a…–   «   usarlo… » Vila da un paso más. −

Nadie se va… –escupe cada sílaba con desprecio « Mierda, lo tomó  

como una muestra de debilidad… »  –¡Dámelo! –Vila da otro paso. Las luces  del fuego y del ojo del invocador se mezclan en las puntas del bastón. Gargo  trata de levantarse, pero emite un quejido y cae. Las vendas de Vila crujen. «  ¡Tengo  que   hacer algo!  »  Fabbián  mira   el  piso, los huesos pulidos  brillan. Uno se destaca por su punta filosa. Se arrodilla sobre él y Oráculo lanza  un gemido. Vila retuerce el bastón con furia. Fabbián levanta cuidadosamente  el morral con la mano derecha. Los ojos de Vila se clavan en la bolsa de tela y   Gargo balbucea una alabanza. Mientras baja lentamente el morral, aprieta el  hueso con la izquierda. Lo siente cómodo en la palma de la mano. « ¿De quién   será? ¿Alguna sobra de comida, o algún antepasado? ». Deja el bolso en el  piso y levanta el brazo. En ese momento siente un golpe en el pecho y un dolor   lacerante. La empuñadura del puñal de la cazadora sobresale de su hombro.


A pesar del   dolor, aprieta   el  hueso   y lo  hunde  en   el  morral. Fabbián  siente otra vez la blanda resistencia de la carne. El movimiento hace que la  hoja   del   puñal   se   deslice   por   el   hombro   hasta   salir   abriendo   carne,   piel   y  hoguante. Oráculo expira con un gemido ahogado. Gargo lanza un alarido que  sacude hasta las vigas del galpón. Vila, en cambio, queda congelado, con los  ojos y la boca abiertos. Fabbián sabe que tiene sólo una oportunidad. Se inclina hacia delante.  La sangre recorre el brazo y se acumula en el puño, luego cubre el hueso y  desaparece en el agujero hundido del morral. El invocador abre los ojos y la luz  azul ilumina una sonrisa siniestra.  −

¡ORÁCULO! –grita finalmente Vila. Pero más que un nombre, es un 

grito de guerra. Gargo se incorpora con una agilidad animal. Gruñe mientras  levanta el poste. Fabbián suelta el hueso y se deja caer al piso. Patea el morral hacia los  épuros. −

Surbano… –sisea   Vila.   Gargo   balbucea   un   gemido   de   angustia   y 

levanta cuidadosamente el morral–. ¡No Gargo! Gargo   lo   apoya   cuidadosamente   en   una   pila   de   huesos   mientras  balbucea una disculpa. Una espiral de humo blanco empieza a salir del morral.  Gargo mira al sub­urbiano con los ojos inyectados hacia fuera. Golpea el piso  con el poste pero el movimiento lo hace toser. Salpica con sangre los huesos  desparramados frente  a   él. Se  sostiene con  el  tubo  para no caer. Manchas  oscuras crecen en su boca y alrededor de las puñaladas, pero el gigante sigue  avanzando. El morral hace vibrar la pila de huesos. Vila se acerca pero el olor   lo hace retroceder. −

¿Oráculo? –le lloran los ojos. Se  friega con la  manga y retrocede 

ante el crujido de huesos rompiéndose. Tirado en el piso, rígido por el dolor y con una risa incontrolable, Fabbián  mira las piernas de Gargo acercándose. No puede parar de reír, pero atrás de  aquel telón de carcajadas, el odio arde más fuerte que nunca. Tan fuerte que le 


quiebra la consciencia en dos. Todos los pensamientos oscuros se condensan  en otro lugar, en un cuerpo ajeno, seco y hambriento. De pronto, Fabbián escucha su risa desde otros oídos y se le hiela la  piel. La pila de huesos en donde están los restos de Oráculo se desmorona.  Los huesos se hunden y desaparecen como si cayeran a través de un agujero.  En   el   centro   se   forma   una  oscuridad   espesa,   que  termina   por   devorarlos   a  todos. Entonces la bestia emerge, y mira al  épuro con su incandescente ojo  azul.  −

Zombra… –sisea Vila. La invocación responde con un chillido. Las   imágenes   se   confunden   en   la   cabeza   de   Fabbián.   Puede   ver   a 

Gargo y a Vila en dos sitios a la vez. El gigante le da una patada que lo hace  rodar por el piso. Las imágenes le revuelven el estómago. Cierra los ojos, pero  todavía puede ver a Vila. Puede sentir la consciencia de la bestia, y recién  entonces entiende que está viendo a través de sus ojos. « No quiero más golpes, no puedo más ¿Entendés? ¿¡Me entendés!?».   La   bestia   sólo   le   transmite   un   profundo   resentimiento.  «   ¿Por   qué?   »  se  pregunta Fabbián, pero Gargo ya está sobre él, y desde los ojos de la bestia ve  cómo   lo  levanta   de   una   pierna.  El   cuerpo   de   Fabbián   cuelga   indefenso.  La  sangre del corte se le mete por la boca, la nariz y los ojos. « Basta, no puedo   respirar, haceme caso, no puedo más, ¡me voy a morir! basta… basta… ».   Fabbián abre los ojos, sus propios ojos. El iris índigo del invocador encandila al  gigante. −

¡BASTA! –la bestia lanza un rugido y desaparece ante los ojos de 

Vila. Las vigas del techo gritan bajo las garras de la Zombra. El galpón entero  se sacude cuando se propulsa hacia abajo. Gargo se da vuelta y la bestia cae   sobre   él.   Fabbián   sale   despedido   contra   unas   cajas.   El   gigante   aúlla  desesperado   mientras   trata   de   sacársela   de   encima,   pero   las   garras   y   los  dientes   le   cortan   las   vendas   y   la   carne   brota   hacia   fuera.   Las   vendas   se  manchan de sangre, Gargo solloza, impotente. Fabbián, doblado en el piso, no 


presta atención a su propio cuerpo. Ahora es un demonio, intangible e inmortal.  Saborea cada zarpazo, cada mordisco que descarna al épuro. Vila intenta ayudarlo, pero la punta del bastón se resbala sobre el lomo  cristalizado de la Zombra. El llanto de Gargo se apaga. Las carnes flojas se  abren y caen. Vila vuelve a arremeter con furia. Esta vez, la hoja encuentra un   lugar en la coraza. Fabbián grita y se retuerce en el piso. La bestia abandona el  festín y lanza un chillido. La vibración se clava como mil agujas en las encías  vacías del épuro, obligándolo a soltar el bastón. Gargo cae de espaldas. Y la  bestia sube por su pecho y le aplasta la cabeza. La   vida,   ese   latido   ciego   y   primordial,   lo   abandona.   La   bestia   pierde  interés inmediatamente. Baja  del cuerpo, con  el bastón clavado en  el  lomo.  Otro pulso, otra respiración llama su atención. Gira la cabeza hasta que el ojo  azul apunta a Vila. El diminuto épuro ya no tiene esa presencia amenazadora,  no es más que una presa indefensa y aterrorizada. Fabbián obliga a la bestia a  avanzar  despacio,  quiere   saborear  cada  momento.  Pero   la  ansiedad  que   le   transmite la invocación se vuelve inmanejable, y le obliga a terminar el juego.  La bestia, liberada, entierra las garras en el piso y empuja hacia delante. Vila  se cuelga de una cadena y la esquiva, al tiempo que recupera el bastón. La  bestia  sigue   de  largo   y  choca   contra   una   pila   de   cajas.   Huesos  y   maderas  vuelan por todos lados. El épuro se suelta y apenas toca el piso corre hacia  Fabbián.  El invocador lo ve venir. No puede moverse, pero no está indefenso. Vila  frena y levanta el bastón por encima del hombro, dispuesto a arrojarlo como  una lanza, pero la bestia erupciona del montón de huesos. La boca se abre y el  fuego en su interior se aviva con un rugido agudo. Vila tropieza y la bestia salta,  pero el ágil épuro se empuja con el bastón y la vuelve a esquivar. La bestia  frena a pocos centímetros de Fabbián. « ¡Matalo! » grita mentalmente el invocador. La invocación se da vuelta despacio. Vila retrocede, mirando el entorno,  planeando qué hacer a continuación. Pero la velocidad de la Zombra no lo deja  pensar, no puede quitarle los ojos de encima. Por momentos desaparece más 


allá de su visión, y aparece en otro lado.  Sigue retrocediendo, sabe que no  puede hacer el primer movimiento, cualquier cosa que haga será interrumpida.  Finalmente llega a la pared, está atrapado. Sacude la cabeza, no debe caer en  la tentación de la locura. La Zombra no es una entidad inmortal. Tiene carne,  entonces puede morir. Aspira hondo, lo máximo que le permiten sus atrofiados  pulmones, y se prepara. La bestia está a un par de metros. El aire caliente lo empuja contra la  pared. Vila se mantiene erguido, con el bastón apuntando hacia delante. La  bestia se acerca más, despacio, innecesariamente despacio. Fabbián siente la  crueldad de la invocación, y la celebra. Vila se inclina hacia delante. La Zombra  se levanta en toda su estatura. El épuro ataca. El bastón se clava a unos centímetros del único ojo de la Zombra. A lo  lejos, el sub­urbiano grita y se retuerce en el piso. La Zombra se queda quieta,   Vila   empuja   y   empuja   hasta   que   la   hoja   desaparece   por   completo   en   la  negrura. El ojo azul titila y pierde intensidad. Vila se aferra al bastón con la  vida. Fabbián se agarra la cabeza. Trata de contener el impulso de arrancarse  los   ojos   y   meterse   los   dedos   en   la   cabeza   para   sacarse   ese   dolor   que   lo  enloquece. Mueve las manos, tratando de quitarse la lanza, pero no hay nada.  Se toca la cabeza, la cara, pero no hay nada. Una voz emerge por encima del   caos y el dolor « ¡No es real! ¡Ataca, ataca! ¡No es real! ». Fabbián rasguña el  suelo y grita: −

¡MATALO! –el ojo de la invocación se enciende. Gira la cabeza y 

golpea a Vila con su propia arma. El épuro cae en una pila de huesos. Trata de  levantarse, pero tiene el cuerpo atravesado en varias partes. Puede  ver el  cuerpo  de  Gargo. Está tumbado, quieto, muerto  a unos  metros.   La   bestia   tritura   los   huesos   a   medida   que   avanza.   Ve   a   Isse,  cambiándole las vendas mientras Gargo lo busca fuera de la carpa. La boca se  abre alrededor de la cintura. Las manos callosas de Isse lo cubren con un ritmo  lento, apacible. La boca de la Zombra se cierra con un chasquido definitivo. El cuerpo de Vila cae al piso, partido en dos.


EdB_37  

37 – El oráculo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you