Issuu on Google+

35 – Asesino −

¡Yet! ¿Estás bien?

Sí, sí. Es una zanja nomás –Fabbián se asoma y baja con un salto–. 

Estoy bien, no hace falta que… −

Shh… escuché algo. La zanja, de  un  metro  de  profundidad, sigue la línea  de  la pared  del 

zoológico. Fabbián se apoya contra la tierra y saca la cabeza, tapándose el ojo  con una mano. Escucha una tela desgarrándose, justo atrás suyo. −

¿¡Qué hacés!? –Yetzica se arranca un pedazo de remera.

Es para que te tapes ese ojo. No podés andar por todos lados con la 

mano en la cara. −

Gracias   –Fabbián   ve   tres   cortes   que   bajan   verticalmente   por   la 

cintura de la cazadora–. ¿Y eso? ¿Segura que estás bien? −

Sí, no te preocupes, ellos se llevaron la peor parte –Yetzica le da dos 

vueltas con la venda y se la ajusta con un nudo atrás de la cabeza–. Listo,  sigamos, que ya nos deben estar buscando. ¿Las jaulas estaban cerca de la  pared no? −

Sí, pero no sé para qué lado –mira a todos lados. Escuchó algo, está 

seguro. −

Bueno, vas a tener que elegir–Yetzica se ajusta los cordones de un 

borceguí–, y pronto. Si no lo encontramos en un par de horas, vamos a quedar  expuestos al sol, y a los épuros –cierra el nudo y se levanta. Pero pierde el  equilibrio y Fabbián la sostiene de los hombros. −

¿Estás segura que estás bien?

Sí, y no. No como nada hace… no sé, mucho. No acepté nada de lo 

que me dieron –Fabbián la sostiene firmemente. − sonríe.

Apenas salgamos te voy a preparar un rico asado de rata –Yetzica 


Nada me gustaría … –Fabbián le tapa la boca con una mano y la 

obliga a agacharse. Se lleva el  índice a los labios y la cazadora asiente. Le  saca la mano enguantada de la boca y se asoma. « Algo se movió, estoy seguro »  Yetzica está alerta, no escucha nada  pero aprendió a prestar atención a los sentidos afilados del administrador. Saca  el puñal y empieza a girarlo nerviosamente entre los dedos. Fabbián siente una  creciente excitación. « Hay alguien cerca, muy cerca ». Baja la vista al puñal de  la cazadora. Los segundos pasan y nada se mueve, pero Fabbián detecta algo.  No es un sonido, es una porción de silencio, como si alguien obstruyera el aire  justo sobre el borde de la zanja.  Entonces lo escucha. Es un pulso furtivo, un corazón excitado. Fabbián  siente que una corriente eléctrica le eriza la piel, sabe lo que tiene que hacer.  El   cuchillo   pierde   velocidad.   Se   desliza   con   lentitud   entre   los   dedos   de   la   cazadora. Ya está casi sobre ellos. Agarra el puñal y salta fuera de la zanja.  Tenía razón, el épuro abre los ojos y las vendas que le tapan la cara se estiran  en un crujido de sorpresa.  El brazo de Fabbián se dispara hacia delante y le entierra el cuchillo en  el cuello. Un grito logra escapar antes que la hoja cierre el paso del aire. El  sonido se expande en todas direcciones con una potencia inaudita. Fabbián  trata de sacar el puñal para volver a usarlo, pero la hoja se queda atascada  entre las vértebras. Lo gira con violencia y el épuro cae rodando en la zanja  como   un   muñeco   roto.   Fabbián   queda   de   pie,   con   el   brazo   aún   extendido.  Siente el calor de la sangre a través del hoguante.  Yetzica se mira la mano y luego a Fabbián, no alcanza a verle la cara.  Lo   único   que   distingue   es   la   luz   que   se   desborda   como   una   mancha   azul  alrededor del parche. Fabbián mira hacia el zoológico. La cazadora sabe que  tienen que salir de ahí cuanto antes. Se agacha y revisa el cadáver en busca  de algo útil. −

¿Fabb, cómo…? –pero Fabbián ya no está ahí.  Está corriendo por uno de los tantos caminos adoquinados que cruzan 

esa interminable tierra estéril. Necesita correr. El sendero se bifurca una y otra 


vez, pero no le importa. Sólo hay un camino, y es el que está trazando en este  instante. El corazón se le sale para afuera. Las arcadas no le dejan respirar,  pero sigue corriendo, y la idea de que acaba de matar a un hombre corre tras  él. Aparecen algunas jaulas,  « Quebeq no puede estar muy lejos »  Sigue  corriendo, acelera más y más. Siente un calor profundo en las piernas y en el  pecho, pero ni una gota de cansancio. El camino se desliza como una mancha  borrosa bajo sus pies. Aparece la misma estructura de ladrillos que vio antes. Corre hacia ella  hasta que siente una molestia en una pierna. Avanza un par de metros más y  cae. Gira varias veces golpeándose con los adoquines que rodean el galpón  hasta   detenerse.   Trata   de   levantarse   y   un   dolor   insoportable   le   paraliza   la  pierna derecha. Se toca la rodilla y descubre un pedazo de metal incrustado  atrás de la rótula. No puede doblar la pierna, el dolor es excesivo. Gira y se  sienta en el suelo. Una varilla de metal le atraviesa la pierna de lado a lado. Se  quita la venda del ojo y la toca con incredulidad. Tiene que apretar los dientes  para no gritar. « ¿¡De dónde mierda salió esto!? » Como   respuesta,   un   siseo   cruza   el   aire   y   termina   en   un   golpe   seco  contra la pared. El sudor helado le pega la ropa al cuerpo. Levanta la vista y ve  otra   varilla   clavada   en   la   pared.   Trata   de   encontrar   al   atacante,   pero   está  demasiado oscuro, y tener un ojo enceguecido no lo ayuda. « Tiene que estar   ahí, va a tirar otra vez, ¡tengo que hacer algo! » Fabbián se acerca la mano a la frente y nota el brillo delator de su ojo.  Maldice por haberse quitado la venda y se lo tapa con la palma. Es un blanco  fácil. Apoya la espalda contra los ladrillos. Tiene que salir de ahí. Escucha algo,  no muy lejos. La sangre le recorre la pierna. Mira a los costados. A un par de  metros sobresale un picaporte. Sin pensarlo dos veces, empieza a arrastrarse  hacia él.


A varios metros de ahí, cruzando el terreno que separa el galpón de las  demás   jaulas   del   zoológico,   unas   manos   vendadas   recargan   una   compleja  ballesta de madera y metal. Los trapos que caen desde los brazos tiemblan con  la ansiedad de la primera cacería. El épuro coloca la segunda varilla y pone la  punta de la ballesta en el suelo, tal como le enseñaron para que no se le salgan  las cargas. Apoya la culata contra el estómago y se agacha para alcanzar los  alambres. Aspira profundamente y tira para arriba, pero se detiene en la mitad   del trayecto. Levanta la cabeza y mira con desconfianza alrededor. Le pareció  escuchar algo. Se frota los trapos que le tapan la nariz y vuelve a la penosa   tarea. Aspira profundamente y vuelve a intentarlo. Los alambres son filosos,  pero las telas le protegen los dedos. El primer alambre se engancha. Pero el segundo se le suelta cuando  escucha un ronroneo. El arma se le dispara contra el piso. Dejando una varilla   clavada en la tierra. Fabbián escucha un chasquido y se cubre la cara, pero no llega ninguna  varilla. Entonces sigue arrastrándose hacia la puerta. El picaporte está cada  vez más cerca, pero el cuerpo se le vuelve cada vez más y más pesado. Con  un enorme esfuerzo alcanza el marco. Fabbián trata de agarrar la manija pero  el dolor le nubla la vista y la mano se cierra en el aire. Aprieta los dientes con   furia y sacude la cabeza. Vuelve a intentarlo. Esta vez la mano encuerada logra  dar con el picaporte, que baja con un quejido metálico. Empuja, empuja con  toda la fuerza que le queda, pero la puerta se mueve sólo unos centímetros. El sub­urbiano suelta el picaporte y se apoya contra la puerta. Mira con  odio   el   fierro   que   le   traspasa   el   cuerpo.   Un   rastro   de   sangre   oscurece   las   uniones de los adoquines. Se toca la pierna pero la siente. Sólo percibe un  dolor punzante alrededor del metal. El resto del cuerpo se vuelve cada vez más  pesado. Los ojos se le cierran y los brazos caen a los costados. La gravedad lo   reclama más que nunca. El mundo se oscurece todavía más, y las fronteras de  los objetos se desdibujan.


El épuro tiene la ballesta en alto, todavía le queda una carga, pero no  apunta al sub­urbiano. Hay alguien cerca, alguien que no respondió al código  de saludo. Se corre las telas que le tapan los oídos. El aire frío le llena los  conductos auditivos. Los ojos afilados recorren cada  rincón, buscando, pero  nada se mueve. Se tranquiliza diciéndose que nadie puede moverse por ahí sin hacer  ruido. Vuelve la mirada al galpón y no tarda en ubicar el extraño punto brillante  que sale de la cabeza del sub­urbiano. Se pasa la lengua por el hueco de las   encías. Inclina la cabeza sobre el carril y apunta. Fabbián   escucha   algo,   algo   que   no   pertenece   a   una   noche   desierta.  Hace   un   terrible   esfuerzo   y   abre   los   ojos,   pero   todo   sigue   nublado.   Las  sombras se mezclan como tinta en un vaso de agua. Los cierra, y trata de  escuchar. Sin el ruido de los ojos, los oídos se abren. El sonido rebota en el muro y  despliega una red invisible que une todos los hilos en su cabeza. Siente pasos.  Pasos   sigilosos,   que   se   acercan.   Vienen   por   él,   no   hay   duda.   Levanta   la  cabeza y enfoca la vista en la puerta.  Trata de empujar con la pierna sana, pero el borceguí se resbala sobre  los adoquines y patea la varilla. Se traga el grito, pero no puede evitar que las   lágrimas le salten de los ojos. Los pasos se acercan cada vez más. Espera  unos   segundos,   y   vuelve   a   intentarlo.   Tantea   con   cuidado   y   encuentra   un  desnivel. Apoya el talón y empuja.  La puerta cede centímetro a centímetro. Fabbián empuja hasta que la  abertura es lo suficientemente grande. Se arrastra, pasando primero la cabeza  y luego los brazos. Alguien está corriendo hacia él. Se ayuda con el marco y  entra el torso. La varilla se traba entre el marco y la puerta. Le brota un grito  que resuena en todo el galpón. Ya están cerca, puede sentir el golpe sobre los  adoquines. Pasa la pierna con cuidado y trata de cerrarla a patadas. La chapa   cede apenas unos centímetros. Ya casi está sobre él. Patea una y otra vez,  pero la puerta no se mueve. Algo bloquea el final del trayecto. 


¡No quería! ¡No quería matarlo! –suplica, pero la puerta se abre hacia 

dentro con un empujón y le golpea la pierna lastimada. La varilla le remueve  los huesos y los tendones. Fabbián queda tendido boca arriba, sin aire. Ya no  puede moverse.


EdB_35