Page 1

30 – Épuros Fabbián y Quebeq  están  en el medio de la calle. Las esquinas están  lejos, demasiado lejos para pensar en correr. Los autos y colectivos encallados  en el río de asfalto conspiran una emboscada. −

¿Tenés un arma?

Sí, pero no pienso utilizarla.

¿Entonces, qué vamos a hacer?

Esperaremos y escucharemos lo que tienen para decir. Con suerte 

podremos llegar a un acuerdo. −

¿Con suerte…? –Fabbián escucha algo, pero el ruido se diluye entre 

los constantes quejidos de la Espesura–. Hay alguien ahí. −

Oye… –dice Quebeq en voz baja, pero Fabbián no contesta, está 

buscando el sonido con la punta de los sentidos–. ¿Fabbián, me oyes? −

¿Eh…? Sí, sí...

Presta   atención,   es   sumamente   importante   que   no   demuestres 

miedo, eso los enfurece. ¿Comprendes? −

Sí.

Si no puedes hablar sin que te tiemble la voz, no hables. Y no hagas 

movimientos bruscos, tampoco pestañees tan frecuentemente y… −

¿Quebeq?

¿Qué?

¡Ya entendí! –los sonidos se hacen cada vez más evidentes. Fabbián 

siente   una   profunda   necesidad   de   comprenderlos.   Hay   un   roce,   lento   y  prolongado, seguido por pisadas. « Están cerca… ».  Siguen   un   ritmo   lento,   casi   hipnótico.   Fabbián   no   puede   distinguir  cuántos son, ni enfocar dónde están. Hasta que algo se mueve en el límite de  su visión. Gira la cabeza, nervioso. −

No   te   muevas   –masculla   Quebeq   mientras   se   levanta   la   manga. 

Fabbián ve el antiguo y pesado reloj de pulsera. −

¿Qué estás haciendo?


Quebeq apoya el dedo índice sobre el reloj. La malla metálica se suelta  sola y queda colgando. Cierra los ojos y mueve los labios. El reloj brilla como la  nano­puerta. La malla se contrae en formas geométricas y el reloj completo  desaparece en el puño del científico, que se lo guarda en un bolsillo. Adelante, una figura gigantesca emerge detrás de los restos de un auto.  Los brazos se balancean como dos postes de luz. La espalda, de un metro de   ancho, sostiene la diminuta protuberancia que es la cabeza. −

No… –se lamenta Quebeq y mira a Fabbián–. Si te preguntan algo, 

evita las respuestas directas, pero no mientas. Ellos saben cuando mientes. El enorme épuro camina y ahora Fabbián lo escucha perfectamente. Los  grumos de asfalto se desmenuzan bajo el peso de sus pies. Está totalmente  cubierto con retazos de tela, cosidos unos sobre otros. Están tan ajustadas que  crujen con cada paso del gigante. Fabbián siente un vacío en el pecho, las  piernas   le   tiemblan   y   tiene   miedo   de   caerse.   Mira   a   su   Quebeq,   pero   no  encuentra ninguna respuesta, los ojos del científico están clavados en el épuro. La luz de las estrellas da forma a la cabeza. La frente, casi inexistente,  queda detrás de unas cejas que sobresalen como un cordón de carne. La nariz  cae formando una T que separa los ojos pequeños y brillantes. En lugar de  boca hay un agujero infecto, rodeado de vendas ennegrecidas. Se detiene a dos metros. Fabbián se distrae con el vapor constante que  le   brota   de   las   fosas   nasales.   Finalmente,   una   voz   potente,   pero  desconcertantemente aguda, habla: −

Mi nombre e Vila. ¿Quiéne son? 

Nómadas –responde rápidamente Quebeq.

¿Qué hace acá?

Cazando para comer.

¿Qué cazan? 

Ratas.

¿Hubo?

No.

¿Nombre?


Quebeq.

¿Nombre? –Quebeq mira de reojo a Fabbián. Pero el sub­urbiano 

mantiene los ojos clavados en el piso–. ¿E mudo? −

No, soy Fabbián. El gigante larga un gruñido profundo y amenazador. Un segundo épuro 

aparece atrás de él. Apenas alcanza la cintura de su enorme compañero. Tiene  un palo colgando en la espalda, sujeto por un cinturón ancho que le cruza el  pecho y queda enganchado en el hueco que se forma entre las costillas y la   cadera.   Camina   despacio,   con   movimientos   suaves   y   calculados.   Fabbián  siente en los huesos que la verdadera amenaza no es el gigante. −

Gargo –dice, apuntando con un dedo hacia arriba–, no habla. El pequeño épuro camina hacia ellos. Fabbián se siente muy incómodo 

al no poder escuchar sus pasos sobre los terrones de asfalto. Le mira los pies   sólo para confirma que no está flotando. El silencio crece con cada centímetro  que avanza, como si alrededor suyo el aire no se moviera. Fabbián levanta la  vista y ve con terror que esos ojos oscuros están fijos en él. −

¿So cazador?

No –responde Fabbián.

¿Y de dónde sacastesto? –pregunta.

Es un regalo.

¿So amigo de cazador?

No –interrumpe Quebeq– nosotros somos… –pero no logra terminar 

la frase: el épuro salta y con un movimiento desenfunda el palo y lo golpea en  la cabeza. Quebeq cae inconsciente. El extraño reloj se sale del bolsillo del  científico. −

¡Shh!   –protesta   el   épuro.   Fabbián   mira   de   reojo   el   cilindro   nano­

tecnológico en el piso. « Si tan sólo supiera cómo usarlo… » piensa. Vila capta  su mirada y la sigue hasta detectar el extraño cilindro de metal. −

¿Qué’so?

No sé –responde Fabbián, y los ojos del épuro se afilan.

Mentira… –la mirada obliga a Fabbián a dar un paso atrás.


No,   no.   Pará,   yo   no   sé…   –trata   de   explicarse,   pero   la   voz   se   le 

extingue cuando el épuro remueve un extremo del palo dejando a la vista una  hoja filosa y oxidada. El gigante lanza un gruñido que le remueve la flema de la  garganta. Vila se inclina hasta tocar el suelo con los nudillos y salta. Galgo balbucea algo y Fabbián cierra los ojos. Pasan varios segundos,  pero no siente nada. Lentamente, los vuelve a abrir. Vila está enfrente de él  con el bastón en alto y los ojos clavados en él. −

¡Por Oráculo! ¿¡Qué pasa!? –pregunta Vila.

¡Issee! –exclama el gigante.

Ah… verdá –Vila hace un movimiento extraño, y Fabbián siente un 

ardor en la cabeza. Los edificios se derriten y mezclan con el asfalto y el cielo.   La basura, las estrellas y los autos caen en una espiral que traga toda la luz.

— ◦ —

Fabbián   se   despierta   con   un   latido   en   la   cabeza.   Está  boca   abajo,  doblado sobre un hombro del gigante. Tiene las manos atadas con unas tiras  de telas. Los cascotes y la basura desfilan a gran velocidad frente a sus ojos.  El gigante camina con pasos largos y ruidosos.  Puede ver las piernas de Quebeq colgando del otro lado. Los pies se le   balancean juntos, unidos por retazos a la altura de los tobillos. Fabbián siente  el quejido de cada músculo del gigante, cada tirón que resiste las telas que lo  envuelven. Hasta puede escuchar el ronquido permanente de su respiración. −

Tije   Gargo,   no   Zombra   –la   voz   de   Vila   sisea   del   otro   lado   del 

gigante–.   No   sacerdote,   Aín   loco   ¡Loco!   –el   gigante   responde   con   unos  lamentos y gruñidos de inseguridad–. Yo sé, yo sé que Aín noe malo. Esmal de  cabeza. E peligroso tocá la palabra del Oráculo –Gargo emite un quejido de  aprobación. Fabbián escucha el roce metálico de unas bisagras. La mano del gigante  lo levanta y lo tira al piso. Se golpea el hombro y la cabeza, pero mantiene los  


ojos cerrados y la expresión vacía. Las bisagras vuelven a rechinar y algo se  cierra. El suelo es áspero y tiene un olor repulsivo. Otra puerta se abre y se  cierra. Los pasos se alejan hasta desaparecer en el viento. Fabbián abre los ojos. El piso es un pedregullo opaco y grumoso. Los  pedacitos   de   cemento   se   le   clavan   en   la   cara.  Se   da   vuelta   y  queda   boca   arriba. Está en una jaula. Se sienta y mira alrededor, extrañado. Una red de  alambres trepa casi seis metros hasta cerrarse en una cúpula. Los primeros  metros   están   llenos   de   bolsas   de   plástico   enredadas   que   no   dejan   ver   el  exterior. El viento agita las bolsas formando un ruido histérico y permanente.  En el medio de la jaula, hay una mesa de hormigón, larga y angosta, y nada  más.  Entre mordiscos y tirones logra soltarse las muñecas. Se libera los pies y  se quita los pedacitos de cemento pegados en la cara. Se levanta y se agarra  de la mesa para no caerse. El hombro le da una puntada. « Tranquilo Fabbián,   tranquilo… »  Camina hasta el alambrado y separa las bolsas con los dedos. No hay  edificios ni casas, sólo jaulas, grandes y pequeñas, llenando el espacio hasta  donde   la   niebla   deja   ver.   Algunos   caminos   de   baldosas   zigzaguean   y  desaparecen   más   allá.   Arriba,   lejos,   el   cielo   empieza   a   clarear.   Estornuda.  Trata de cerrarse el cuello del hoguante, pero no puede, el cierre está roto. Cruza al otro lado de la jaula y vuelve a mirar. Un imponente muro de  ladrillos cruza el espacio en línea recta y desaparece en la niebla. Pero hay  algo más. Fabbián camina unos pasos a la derecha y arranca unas bolsas. Hay  otra cárcel igual a la suya, a unos pocos metros. También está llena de bolsas,  pero no las suficientes como para ocultar al hombre que está tendido en el  piso.


EdB_30  

30 – Épuros − — — ◦ −

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you