Issuu on Google+

28 – Evolución Fabbián está sentado en una mesa larga y angosta. Hay niños comiendo  alrededor. Todos hablan con frases cortas y rápidas y nadie le dirige la palabra.  El plato que tiene adelante está lleno con un puré de color amarillento. Mira al  niño sentado al lado suyo, pero el desprecio que encuentra le hace bajar la  vista. El puré larga un vapor de olor agradable. Fabbián trata de agarrar el  vaso, pero se mueve con torpeza y lo vuelca. Todos se callan y lo miran. No se  anima   a   despegar   la   vista   del   vaso,   que   gira   lentamente   hasta   que   cae   y   desaparece por el borde de la mesa. De pronto siente un el olor del café y los  niños se desvanecen como fantasmas. Abre los ojos y la luz lo encandila. La realidad cobra terreno lentamente   y   se   despliega   alrededor   como   una   habitación   llena   de   pequeñas   y  reconfortantes   imperfecciones.   El   aroma   a   café   flota   en   el   aire.   Fabbián   se  refriega los ojos y se sienta en el borde de la cama. En el respaldo de la silla   cuelgan unas prendas de un amarillo pálido. Se viste con lo que termina siendo  un pantalón largo y un buzo. La ropa le queda ajustada, pero es cómoda y  liviana. La recorre con las manos y le llama la atención que no tiene costuras.  Abandona este pensamiento y busca los borceguíes abajo de la silla y de la  cama, sin éxito. Decide salir descalzo. En el pasillo el olor a café se mezcla con el aroma  de   unas   tostadas,   esto   lo   motiva.   Asalta   los   escalones   de   tres   en   tres.   La   cocina sigue siendo la única habitación iluminada. Sin embargo la potente luz  atraviesa los ventanales y se derrama en las aulas circundantes. Fabbián entra en la cocina y se sienta. −

Hola –dice tratando de ver qué hay para comer. Quebeq responde 

sin darse vuelta. −

Buen día.

¿Qué?

Que buen día.


No entiendo ¿Hay buen clima?

¿Eh, de qué estás…? Ah… no, no. “Buen día” es una manera de 

saludarse, se usaba como el primer “hola”. −

Nunca lo escuché.

Se   ve   que   algunas   cosas   pasan   de   moda.   En   otro   tiempo   era   la 

forma más natural de saludarse –Quebeq saca la pava de la hornalla y llena  dos tazas. Fabbián acaricia distraídamente la mesa. −

¿Antes eran comunes, no? Digo… los días buenos.

Siempre se dijo que todo tiempo pasado fue mejor, siempre el mismo 

cuento,   y   siempre   dicho   por   los   mismos:   los   viejos.   Yo   no   creo   que   haya  épocas   mejores   o   peores.   Creo   que   cuando   tienes   veinte   años,   cualquier  época es la mejor. ¿Té o café? −

Té, por favor. Tengo casi treinta, y no recuerdo que hace diez años 

las cosas fueran muy distintas. −

Es normal. Hace más de cien años que no veo ningún avance. La 

gente está esperando, no haciendo. La Última Orden se está encargando de  ello. −

¿De qué estás hablando?

El Imperio… la Última Orden, el satélite. Están moviendo las piezas, 

algo va a pasar. −

Se te están quemando las tostadas.

¿Qué? ¡oh! –Quebeq saca las tostadas con un repasador y las tira en 

la mesada. −

¿Queda lejos?

¿Qué cosa?

Ciudad Refinería.

Cinco   noches   a   pie   –le   deja   una   taza   y   se   vuelve   por   la   otra–. 

¿Quieres salir esta noche? –Fabbián aspira el vapor del té y responde con  seriedad. −

No, ya te dije, primero Yetzica.


Me   parece   una   buena   decisión.   Apenas   terminemos   de   comer 

saldremos. −

No sé dónde dejaste mi ropa. Me puse esto, pero prefiero mi ropa.

Tú no necesitas esa rústica protección, eres inmune al polvo y a las 

infecciones –Quebeq raspa las tostadas con un cuchillo sobre la pileta. −

De todas formas, me sentiría más cómodo con mi hoguante y mis 

borceguíes, si no te molesta. −

No, claro que no me molesta, pero si es de tu gusto sudar dentro de  

ese ataúd de cuero, no hay nada que yo pueda hacer. Al menos usa esas  ropas debajo ¿vale? Van a protegerte más que cualquier hoguante – Quebeq  apoya un café en la mesa. −

Eh… –empieza Fabbián.

¿Qué? –Quebeq coloca finalmente el plato con cuatro tostadas en la 

mesa. −

Es que, este color…

Amarillo.

Sí…

¿Qué sucede con el amarillo?

Me   parece   muy   llamativo,   y   lo   último   que   quiero   hacer   en   la 

superficie es llamar la atención. −

El color de la ropa no va a ser una diferencia ahí afuera, pero no te 

preocupes, puedo arreglarlo, ahora desayuna. ¿Azúcar? −

¿Tenés azúcar?

Todavía me queda un poco. La guardo para ocasiones especiales.

¡Sí, Por favor! –Quebeq abre la alacena y mete la mano en una caja 

de plástico. Saca dos bolsitas y le lanza una a Fabbián. Todavía tiene algunos  restos de papel pegado, y hay una mancha que parecen letras impresas, pero  están demasiado borrosas y no pueden leerse. −

Gracias –Quebeq se sienta y sacude el sobrecito. Fabbián lo imita– 

¿Quebeq? −

¿Sí?


¿Cómo me salvaste?

Como te he dicho, salí a buscar información sobre Sub­Urbia, y en el 

camino escuché el rugido de una bestia. Lo reconocí de inmediato. Primero  pensé que me habían encontrado, así que me escondí en un edificio y subí  hasta la azotea, para emboscarla, pero no vino por mí. Entonces la encontré en  la terraza del hospital junto a dos personas más. Era claro qué no estaban tras  de mí, pero cualquiera perseguido por el Imperio es digno de ser salvado. Así  que preparé el rifle y el resto lo has visto con tus propios ojos. −

¿Estallan cuando mueren?

No, esas cosas no pueden morir, porque no están vivas. La explosión 

fue causada por la nano­bala de fósforo blanco. −

No tengo idea de qué estás hablando.

Es   un   arma   experimental,   ni   los   soldados   del   Imperio   llegaron   a 

utilizarlas. Se les acabó el mundo antes. Las nano­balas, en especial las de  fósforo   blanco,   fueron   desarrolladas   para   contrarrestar   los   implantes  regenerativos,   transforman   la   materia   orgánica   en   combustible,   y   la   hacen  arder. Son una monstruosidad, pero en el caso de las bestias funcionan de  maravilla. −

¿Y después que pasó?

Cuando eliminé a la bestia, uno de los hombres gritó y cayó como 

fulminado   por   un   rayo.   Ahí   me   di   cuenta   que   era   un   invocador,   y   quedé  paralizado. −

¿Por qué?

Durante   todos   los   años   que   pasé   en   el   laboratorio,   desarrollamos 

muchas camadas de invocadores. Al principio, la mente de los invocadores se  trasladaba   permanentemente   a   la   bestia,   sencillamente   no   sabían   cómo  regresar. Luego, logramos establecer un vínculo remoto potenciando el campo  electromagnético generado en el cerebro, pero aquellos invocadores no podían  hablar,   ni   siquiera   moverse   mientras   sostenían   la   invocación.   Recién   en   la  última   generación   –la   tuya–   implementamos   un   sistema   para   mantener   al  invocador despierto, al ceder cierta autonomía a las invocaciones.


¿Autonomía?

Sí,   a   través   de   la   regeneración   parcial   del   sistema   nervioso   del 

animal. Logramos emular el instinto. De esta manera, el invocador reduce parte  del control a cambio de mantener su propia consciencia. Jamás supe si eso  había funcionado, y pensé que nunca lo sabría. Porque de aquella camada  sólo sobreviviste tú. Jamás pensé que podrían recrear otra camada con las  mismas características. −

No creo que haya sido otra camada. 

¿Por qué dices eso?

Él dijo que era mi hermano.

¿¡Tu hermano!? ¿Utilizó exactamente esas palabras? –Fabbián duda 

un instante, pero la imagen del sacerdote aparece con perfecta nitidez: el ojo  violeta brillando sobre una boca sin labios “¿No me reconoces… hermano?”. −

Sí.

Mmm… eso es extraño.

Sí, ya sé –Fabbián se levanta de la silla y lleva las tazas vacías a la 

pileta–, bueno ¿Vamos? −

Espera un momento. Quebeq   se   va   de   la   cocina.   Cruza   el   pasillo   y   entra   en   el   aula   de 

enfrente. La luz de una lamparita ilumina una montaña desordenada de cajas a  través de la mugre de los vidrios. Quebeq se agacha y desaparece de la vista.   Fabbián lleva el plato a la mesada y lo deja ahí. Al volver a la mesa, ve a  Quebeq trayendo una lata llena de cables y circuito. Dos perillas sobresalen del   manojo de cables trenzados. −

¿Qué es eso?

Un generador de frecuencias –responde Quebeq, mientras apoya la 

lata en la mesa. −

¿Qué hace?

Genera   frecuencias   –Quebeq   sonríe,   pero   a   Fabbián   no   le   hace 

ninguna gracia el comentario. −

¿Lo vamos a tener que llevar?


¿Eh?   No,   no,   hombre   –dice   distraídamente   mientras   desenrosca 

unos cables y los mete en un enchufe de la pared– a ver, acércate. −

¿Qué? ¿Para qué?

¿Es que tengo que explicarlo todo? Es para cambiar el color de tu 

ropa, tanto que te quejas… −

¿Qué? ¿Cómo?

Genera una señal que es trasmitida por estos cables que están aquí 

¿ves? −

Sí.

Por cierto, lo construí yo con la basura de La Espesura –Quebeq deja 

un   silencio,   esperando   escuchar   un   cumplido   que   nunca   llega–,   permite  generar señales de baja potencia pero con un amplio rango de frecuencias. −

No entiendo.

Te enchufas estos dos cables en la etiqueta que tienes en la ropa, 

elijes un color, pones la frecuencia indicada y obtienes el color que quieres. −

¿En serio?

Sí. Siéntate –Quebeq acerca el aparato a Fabbián y saca un rollo de 

cable del bolsillo. Lo enrosca en el agujero de la etiqueta del buzo– ¿Qué color  quieres? −

Algo oscuro. Quebeq mueve una de las perillas y el aparato empieza a zumbar. A 

Fabbián se le pone la piel de gallina. El color amarillo de la tela desaparece  bajo   un   blanco   absoluto.   A   medida   que   regula   la   frecuencia,   las   ondas   de  colores se expanden la etiqueta hasta las mangas, incluso se propagan por los  pantalones. −

¿No es peligroso, no? Digo, hacerlo con la ropa puesta.

No, pero mejor no te muevas –el zumbido del generador se vuelve 

más  y   más  agudo.  Las   franjas   se   vuelven   cada   vez   más  oscuras.   Fabbián  cierra   los   ojos   y   siente   cómo   se   le   erizan   los   pelos   de   la   nuca–.   Listo   –El  zumbido disminuye lentamente hasta y desaparece.


¿Ya   está?   –Fabbián   entreabre   los   ojos,   y   Quebeq   asiente   con   la 

cabeza. −

Voy por mis zapatos y tu hoguante. Espérame aquí. Quebeq desenchufa y enrosca todos los cables. Devuelve el aparato a 

su   lugar   y   luego   desaparece   por   el   pasillo.   Fabbián   se   toca   la   ropa   con  desconfianza, sigue teniendo la misma suavidad, pero ahora la tela es de un  negro lustroso, como si siempre hubiera sido así.


EdB_28