Issuu on Google+

26 – Emboscada La noche trae niebla y frío. Los cadáveres de los autos se contraen y  murmuran. David camina entre ellos, imaginando cómo se encogen a su paso.  Cómo   las   moléculas   de   hierro   y   carbono   demoran   su   vibración   hasta  paralizarse por completo, aterradas. Los retazos de la túnica sisean sobre el  asfalto y levantan un hálito de polvo radiactivo. Una   nota   disonante   quiebra   el   silencio.   David   se   detiene.   Las   telas  deshilachadas del atuendo ceremonial avanzan un poco más y regresan en un  lento balanceo. Los lentes quedan fijos en el piso, dejando la búsqueda a los  oídos. Pero el olfato se adelanta. La boca sin labios del sacerdote se frunce  unos milímetros. Ese olor sólo puede significar una cosa. Infla los pulmones y  grita: −

¡Soy un sacerdote de la Última Orden! –el cielo se lleva las palabras 

y las devuelve con un eco amenazante– ¡No perturben mi peregrinaje, y yo no  perturbaré el vuestro! Pero   no   hay   respuesta.   Aunque   David   sabe   que   están   ahí,  arrastrándose, rodeándolo. Mira alrededor, estudia el terreno. El cascarón de  un auto está hundido a un par de metros. Todavía tiene las puertas y el techo,  puede   darle   el   tiempo   que   necesita.   Escucha   un   chasquido   y   se   agacha  instintivamente. Una flecha metálica pasa silbando por encima de su cabeza y  se entierra a un par de metros. David   corre   al   auto,   pero   el   siguiente   proyectil   se   le   incrusta   en   la  espalda. Tropieza y choca contra una puerta. Se levanta con un quejido y se  mete   por   la   ventanilla.   El   fierro   golpea   contra   el   marco   y   le   desgarra   los  músculos como si fueran de papel. La espalda se le llena de sangre caliente y   pegajosa. Doblado en el piso, no puede oír otra cosa que no sean los latidos de  su corazón. Trata de sacarse el morral, pero la varilla, clavada al costado de la  columna, le produce un latigazo de dolor. Se quita el morral torpemente con la   mano izquierda y lo sacude. Las ratas caen al piso. Trata de sacarle la bolsa a  una, pero no puede controlar los temblores de las manos.


Sombras en las ventanillas. Gatea hasta el baúl con una de las bolsas  entre   los   dientes.   Infinidad   de   tentáculos   ciegos   entran   por   las   ventanas   y  tantean la oscuridad. David muerde la bolsa y logra romperla. La mano de un   épuro   alcanza   la   varilla,   revolviéndole   la   carne   y   el   alma.   David   no   puede  reprimir un grito. Los demás brazos se enloquecen, buscándolo frenéticamente. «  Ya falta poco, ya falta poco…  » Piensa, pero una mano vendada le  atenaza el cuello. Las otras no tardan en agarrarlo de los hombros y arrastrarlo  hacia afuera. La rata se le resbala y queda adentro del auto. Cae en el medio  de   un   par   de   épuros.   Los   ojos   brillan   con   hambre,   y   las   bocas,   agujeros  húmedos rodeados de vendas, se abren y cierran con excitación. Lo agarran de  las piernas y los arrastran.  « Ellos no pueden ser una amenaza para mí. Soy un invocador. Un ser   superior…   ¡No son nada, menos que nada, son basura! Despojos humanos   sostenidos dentro de trapos. No pueden ser una amenaza ¡NO! »  Le arrancan el fierro de la espalda. El ojo violeta se enciende con un  chispazo. Los gritos y burlas son reemplazados por los latidos de corazones  desbocados, por el roce de la sangre contra las arterias, por las articulaciones  que manejan los huesos. Los épuros se vuelven marionetas, lentas y débiles  ante los ojos del sacerdote. −

¡Soy un invocador! –David se suelta de los brazos que lo agarran, y 

vuelve a tirarse a través de la ventanilla. Cae en el auto y busca la rata. Los gritos de furia de los épuros hacen  vibrar  el  metal.  Los brazos vuelven  con  cuchillos y palos. Lo  golpean  en  la  espalda y en la cabeza, pero David alcanza la cola de la rata. Arrancan una  puerta con violencia. Entran varios pares de brazos y lo sacan. Antes de que  choque con el asfalto seis sombras lo rodean. Lo patean hasta el medio de la  calle. Alguien dice algo, y se detienen. David se mira la mano, sólo le queda un  pedazo de cola entre los dedos. La deja caer. Los épuros lo levantan. Uno se  pone adelante y empieza a hablar, pero las palabras se pierden entre las risas   y los gritos de los otros. El sacerdote no le presta atención, aunque reconoce el  tono del discurso. Quieren sangre. Una mano vendada le levanta la cabeza. 


Los ojos del épuro brillan a través de pequeños cortes hechos en las vendas  que le tapan la cara. David esquiva el vaho apestoso moviendo la cabeza a un   costado. El épuro del discurso grita y le pega en el estómago. David se dobla y  escupe el suelo. Los dos épuros que lo sostienen no lo sueltan. Escucha unas  pisadas livianas, un pequeño épuro aparece.  −

¿Llamaste a tus amigos, eh? –en respuesta, el pequeño le muestra 

la rata muerta.  David estalla en carcajadas. Pero la risa se atora en una tos ronca. El  líder le pega otra vez en el estómago y le hace vomitar un gargajo de flema  oscura. Los épuros se miran. −

No bueno –dice el cabecilla. David levanta la cabeza y lo encara con 

una sonrisa chorreada de negro. −

Pegas como una hembra sub­urbiana, cara de trapo –sonríe, y se 

pasa la lengua por los dientes manchados. El siguiente golpe va a la boca. Los  lentes salen disparados varios metros. Las piernas del sacerdote se aflojan,  dejándolo crucificado en el aire. El líder respira con fuerza, furioso. El pequeño  épuro se acerca al sacerdote, un paso, dos, tres. Le toca la cabeza con un   dedo. David no se mueve. Se ríe y hace bailar la rata en el aire. Los épuros, aliviados, le festejan el  juego. Las risas se apagan hasta que sólo queda una, ahogada y siniestra. El  sacerdote levanta la cabeza mostrando una sonrisa enloquecida. El pequeño da un paso atrás, pero ya es demasiado tarde. El sacerdote  escupe   un   buche   de   sangre   sobre   él.   Luego   se   afloja   otra   vez.   El   líder  retrocede ante el destello violeta que vio en él. La luz crece   y los demás lo  sueltan. David da dos pasos y cae al piso. Queda tendido, inmóvil. Pero la luz  late cada vez con más fuerza en su ojo izquierdo. −

Están… muertos, todos muertos… –las palabras se pegotean con la 

sangre que le sale de la boca. El pequeño épuro suelta la rata. El vapor que  despide les obliga a acomodarse las vendas de las fosas nasales.


¡La Zombra! –grita el pequeño, y se va corriendo. Los demás quedan 

hipnotizados ante el fenómeno. La rata se infla, los pelos se le caen, dejando a  la vista una piel blanca que se estira y se estira, impulsada por los huesos de la  columna. Las patas se retuercen y crecen con crujidos secos. David observa a  los épuros desde el piso, con la sonrisa congelada. « Crece, crece mi bestia, vas a matarlos a todos, vamos a matarlos a   todos, no vamos a dejar nada, salvo dolor… » La piel se quiebra y se desprende en tiras gelatinosas. Abajo, aparece  un   reluciente   entramado   de   escamas   negras.   La   cabeza   le   crece   hasta  alcanzar el tamaño de una mano abierta. Los épuros miran al líder, que sigue  paralizado. Algunos se miran entre ellos, y retroceden unos pasos. El olor se  mezcla con un calor insoportable. Un punto de luz violácea se enciende en el  engendro. Las patas se llenan de garfios de vidrio, que perforan el asfalto. Los   épuros se echan a correr entre los autos. La   bestia   abre   la   boca   y   chilla.   Algunos   pierden   el   equilibrio   y   caen  agarrándose la cabeza. La invocación desaparece y aparece entre dos épuros,  que   caen   al   piso   con   los   tendones   de   las   piernas   cercenados.   Luego   salta  sobre la espalda del líder. Las garras se hunden hasta los pulmones. El épuro  choca   contra   un   auto,   y   queda   atravesado   por   varios   fierros   dentados.   Los  otros tres retroceden hasta verse atrapados contra la pared de un edificio. Una  ballesta, un cuchillo y una lanza aparecen en manos desesperadas. La bestia surge de la nada y cae sobre el del medio. Le hunde el pecho y  retrocede impulsando el cuerpo contra la pared. El épuro queda doblado en el  piso, con el pecho hundido. Tose, se sacude, pero los otros no se mueven. La   Zombra los mira con el ojo violeta desde el techo de un auto. Las garras abren  surcos   lentos   y   pacientes   en   el   metal.   Los   épuros   quedan   paralizados,  apretando las armas con sus vendas mojadas. Pasan varios minutos hasta que  su compañero deja de toser y muere. La   bestia   lanza   un   chillido   y   vuelve   a   atacar.   El   épuro   de   la   lanza  reacciona y logra atravesarla justo antes de que caiga sobre él. La fuerza del  impulso lo empuja contra la pared, pero la sostiene el tiempo suficiente como  


para que su compañero dispare. El proyectil se resbala sobre la piel negra. La  bestia se retuerce y rompe la lanza. El segundo disparo le atraviesa el cuello y   la deja clavada entre los grumos de cemento. La luz violeta se apaga, y la  Zombra se queda quieta. Los dos épuros se miran, incrédulos. Uno suelta lo  que  le  queda  de  la lanza  y levanta  el  cuchillo. Trata  de  apuñalarla, pero  la  punta resbala sobre la coraza. Apoya el cuchillo en el ojo y empuja con toda su  fuerza. La hoja penetra con un ruido arenoso. A lo lejos, se escucha un alarido   que les hiela la sangre, pero la Zombra no se mueve. Los   demás   siguen   suplicando   entre   los   autos.   El   épuro   remueve   el  cuchillo.   La   hoja   sale   seca   y   caliente.   Corre   y   se   arrodilla   entre   sus   dos  compañeros heridos. Tienen los pies doblados en una posición insostenible.  Las vendas, negras de sangre, se mezclan con el asfalto. Se inclina sobre el  primero. El caído se corre las telas del cuello, dejándolo expuesto. Sin decir  palabra, recibe el cuchillo en la garganta. El épuro repite el ritual con su otro  compañero y se levanta. Aprieta el cuchillo y camina hacia el sacerdote, que  sigue tirado en el medio de la calle. Mientras, el épuro de la ballesta ve con horror cómo resurge el punto de  luz en la cabeza de la Zombra. Saca una varilla de la funda y trata de recargar,  pero la bestia se levanta, arrancando el fierro que la clavaba al piso. Desde el otro lado de la calle, David mira cómo el épuro que se acerca a  él   tiembla   cuando   escucha   el   grito   de   su   compañero.   El   salvaje   mira   al  sacerdote y al cuchillo turbio de sangre. Lo levanta, dispuesto a terminar con su  vida, pero la bestia cae sobre él. Lo mata antes que el cuchillo toque el piso.


EdB_26