Issuu on Google+

25 – Fabbián Andes Fabbián despierta. Quebeq está durmiendo en una silla al lado de su  cama.   Las   cejas   y   los   ojos   cerrados   se   arquean   con   un   dejo   de   tristeza.  Fabbián lucha contra cualquier sentimiento de simpatía. « ¿Qué hizo por mí?   ¿¡Qué hizo!? nada, absolutamente nada ».  Una parte de Fabbián sabe que  esto tal vez no sea cierto, pero no quiere pensar en eso. Es más simple odiarlo.  Odiarlo con todo lo que pueda odiar. −

¿Fabbián…? –murmura entre sueños antes de abrir los ojos. Mira 

alrededor por un instante, con esa mirada de alguien que recién llega de un  sueño y no sabe dónde está, hasta que cruza la mirada con Fabbián–. ¿Cómo  te encuentras? −

Bien   –responde   mecánicamente   Fabbián,   no   sabe   qué   decir   –

Quebeq se mira el reloj. Es ancho y grueso, parece hecho de una sola pieza   metálica. −

Son las seis y media, dormiste casi un día entero. Voy a buscarte 

algo para comer, necesitas comer. −

No, necesito saber más.

Sí, pero antes, tienes que comer –Quebeq se levanta y desaparece 

tras la puerta. Momentos más tarde, vuelve con una taza de loza negra, con algunas  manchas amarillas y verdes. −

Bebe esto.

No tengo hambre.

¡Claro   que   no!   Ya   has   perdido   el   hábito,   pero   vamos   a   remediar 

eso–. Se acerca y le deja la taza encima– Todo. Fabbián lo agarra y se incorpora. El calor le relaja las manos. El olor le  dibuja un ángulo de disgusto en los labios. −

Bébelo   –insiste   Quebeq.   El   sub­urbiano   obedece.   El   líquido   le 

rasguña el esófago como si estuviera hecho de pequeños anzuelos. −

Mirá que comí cosas feas en Sub­Urbia, pero…


Es la falta de costumbre, hace mucho que no comes nada decente. 

Ya vas a aprender a disfrutarlo. Ahora te  lo  bebes todo, porque tienes que  escuchar.   ¡Eres   un   cabeza   dura,   como   tu   madre!   –Fabbián   escucha   eso   y  comprende,   por  primera   vez,   que   va   a   poder  saber  algo   sobre   ella.   Jamás  pensó que tendría curiosidad. −

¿Cómo se llamaba?

Rocío.

¿Cómo era?

Bueno, era dulce como el azúcar, y dura como una piedra. Pero aún 

así era la mujer más inteligente  que  conocí, incluso  más inteligente que  yo  ¿sabes?, quizá demasiado… −

¿Qué le pasó?

Se   casó   con   un   militar   de   alto   rango   en   el   Imperio   muchos   años 

antes de la Guerra de los Dos Días. La sobrevivió, al igual que yo, porque  trabajaba, en el mismo laboratorio que yo. −

¡Pero   eso  pasó   hace   ciento   cincuenta   años!  ¿Pensás  que   soy   un 

estúpido o qué? –Quebeq se mete la mano en un bolsillo y tira en la cama un   frasquito transparente lleno de pastillas negras–. ¿Qué es eso? −

Son   píldoras   que   retardan   el   envejecimiento.   Vivo   gracias   a   ellas. 

¿Cómo piensas que llegué a la edad de doscientos nueve años?  −

¿¡Qué!? ¿Tenés doscientos años?

Sí.

Nadie puede vivir doscientos años, ni siquiera en la mejor época se 

superaban los cien años. Además nunca escuché nada sobre esas píldoras  negras. −

Por   supuesto   que   no,   nadie   lo   escuchó.   Era   un   proyecto   secreto 

cuando   estalló   la   guerra,   pero   una   vez   terminada   el   comandante   ordenó  realizar pruebas con los sobrevivientes que capturaba en el exterior. Un colega   se negó a trabajar en esto, y fue ejecutado sin aviso ni ceremonia frente a  todos. El verdugo fue el mismísimo Comandante General, máxima autoridad de  la base y esposo de tu madre. Muchos murieron por esas píldoras, por eso son 


negras, para no olvidarlos. En ese momento tu madre dejó de ser su esposa  para convertirse en un rehén más. Nadie podía escaparse, no había a dónde ir  ni   a   quién   recurrir.   Un   día   la   encontré   tirada   en   el   suelo,   con   una   jeringa  clavada en el brazo. Por suerte descubrí a tiempo qué se había inyectado y la  salvé.   Continuamos   trabajando   en   el   proyecto   de   los   invocadores   durante  muchos,   muchos   años,   y   nos   enamoramos.   Es   increíble,   pero   nos  acostumbramos a manipular los embriones como si fueran ratas de laboratorio.  Cultivamos   interminables   camadas,   sin   el   menor  remordimiento.   Nada   tenía  sentido, no había noticias de sobrevivientes ni aquí ni en ninguna parte del  mundo. Lo  único  que nos impulsaba  era la muerte. Nos sosteníamos como  podíamos. −

¿Pero qué le pasó a Rocío?

Estábamos en la sala de incubadoras, a punto de incubar una nueva 

generación capaz de realizar la invocación consciente, la camada Gen 2KC.  Mientras   cargábamos   el   programa   de   incubación,   Rocío   me   dice   que   está  embarazada   de   mí.   Empezó   a   llorar   y   yo   quedé   paralizado.   Sabía   que   no  podíamos tener ese bebé. −

¿Por qué? ¿No podían hacerme pasar como el hijo del comandante?

No, el Comandante General es negro.

¿Y mamá?

Blanca como tú… y como yo.

¿Y qué pasó?

Estábamos   condenados,   no   podíamos   huir   y   no   estábamos 

dispuestos a abortar. Durante unas semanas estuvimos pensando alternativas,  hasta que se me ocurrió la idea de colocarte en la sala de incubación, para que  crezcas   con   el   resto   de   los   invocadores.   Al   principio   Rocío   se   negó,   pero  después de unas semanas, cuando vimos que no había más opciones, decidió  hacerlo. La operé en el segundo mes de embarazo. Fue realmente horrible. A  la mañana siguiente ya eras el embrión número quince. Planeamos escapar  apenas termines la incubación, y desaparecer en el mundo. Pero la operación  afectó profundamente a Rocío. Estaba apagada, como si le hubieran quitado la 


vida, y no podía verte sin llorar. Entonces pedí que la trasladaran a otro sector,  no podía verla así. Cuando se enteró se puso totalmente loca. Los gritos y los  insultos   llegaron   a   demasiados   oídos   tal   vez.   Yo   seguí   trabajando   en   el  proyecto durante varios meses, y no la vi durante ese tiempo. −

¿Cómo era Rocío? Digo, físicamente.

Era hermosa. Tenía los ojos claros, como vidrio limpio. Su nariz era 

pequeña y tenía algunas pecas, que le daban un aspecto juvenil. Sus cabellos  eran  largos,  finos  y oscuros,  como  se  usaban  antes de   la   guerra  –Fabbián  cierra los ojos. Trata de imaginarla, pero no puede verla. −

¿Cómo   murió?   –Quebeq   se   encoge   en   la   silla   y   sus   doscientos 

nueve años le agrietan la cara en un relámpago doloroso. −

Rocío   me   llamó   una   noche.   Faltaba   menos   de   un   mes   para   que 

abandones la incubadora. Nunca  la  había escuchado tan alterada. Me  rogó  que nos encontremos en la sala de incubación, que junte el equipo para salir al  exterior y que destruya toda la información que tenía sobre el proyecto. No  pude decirle que no, hice lo que me pidió y fui a buscarla. Estaba con una bata  de seda blanca y tenía los ojos hinchados. Cuando nos abrazamos me dijo que  nos habían descubierto, que no teníamos tiempo, que debíamos huir. Aceleré  el nacimiento de la camada mientras tu madre borraba toda la información del  proyecto que había en la base de datos. Cuando llegó el comandante con un  par   de   soldados   armados   ya   no   quedaba   casi   nada.   Como   cambiamos   el  código de las puertas y no podían entrar, las hicieron explotar, provocando un  incendio. Todo pasó tan rápido… ella te sacó de la incubadora. Recuerdo la  cara que tenía al abrazarte, ay… –Quebeq alza la vista, suspira y vuelve los  ojos húmedos a Fabbián–. Los soldados no se animaron a dispararnos, nos  conocían hace muchos años, pero el comandante no dudó. Tomó un arma y  disparó a tu madre por la espalda. Cuando llegué hasta ella estaba muerta,  pero tú no. Eso me dio fuerzas para volver a levantarme. Logré escapar entre  el humo y el fuego. Horas más tarde estaba corriendo por la huella de una ruta.  Sólo te tenía a ti en este mundo, no podía dejar de correr. Por suerte la niebla y  la noche me ayudaron a escapar. No me detuve hasta el amanecer. Luego, me 


refugié en un edificio abandonado. No sabía qué hacer ni a dónde ir, no podía  pensar. Recuerdo que me sujetaste un dedo con tu mano y eso me despertó.  Si   no   hubieras   estado   allí,   no   sé   qué   locura   hubiese   hecho.   Me   escondí  durante   el   día   y   partí   contigo   la   noche   siguiente.   Caminé   durante   muchas  noches hacia el sureste, hacia la ciudad capital. La desolación aumentaba a  cada   kilómetro.   No   había   otra   cosa   que   automóviles   pudriéndose,   casas  agrietadas y edificios hundidos. El alimento se me acababa y tú llorabas todo el  tiempo. Estaba  perdiendo la  esperanza, hasta  que una noche encontré  una  gigantesca columna de humo. −

¡El Gran Incendio!

Sí.   Caminé   muchas   horas   hasta   que   escuché   los   gritos.   Suena 

extraño, pero mi corazón se llenó de alegría, no podía creer que aún existieran  sobrevivientes. Caminaba hacia la columna, y los gritos se hacían cada vez  más claros, pero no veía a nadie. En un momento la tapa de una alcantarilla se  levantó, me escondí y esperé. Al abrirse un humo espeso brotó como si fuera  una   chimenea.   Tres   hombres   salieron   de   ella.   Llevaban   una   especie   de  uniforme sucio y roto. Uno tenía el brazo inmóvil, cubierto con un líquido negro.  No me vieron. Pero cuando empezaron a hablar me di cuenta de lo que estaba  pasando. Eran los sobrevivientes de un grupo de rescate. Entonces te pusiste  a llorar, y no tuve otro remedio que salir. Jamás sospecharon de dónde era, me  dijeron que te lleve al centro de asistencia médica del Tercer Sub­Urbio. Yo no  tenía idea de qué hablaban, pero asentí con un gesto y caminé en la dirección  que  me  señalaron. El  suelo   estaba  caliente,  lo  podía  sentir  a  través de  las  suelas   de   mis   zapatos.   El   humo   se   filtraba   por   las   alcantarillas   y   algunas  ventanas,   aunque   no   vi   una   sola   llama.   El   olor   a   plástico   quemado   era  penetrante,   te   tapé   la   boca   con   un   pañuelo   y   continué   caminando.   En   una  esquina, una mujer apareció gritando, tenía la mitad del rostro derretido por  esa sustancia negra. Llevaba un bulto entre los brazos. Al verme, corrió hacia  mí, pero se cayó y no se movió más. Llevaba un bebé, también muerto, en los  brazos. Yo me descompuse, quedé tendido en el suelo junto a la mujer y su  hijo como un cadáver más. Pero tú estabas allí, y yo estaba allí por ti, no podía 


rendirme a la desesperación, no todavía. Tenía que encontrar ese centro de  asistencia.   Me   incorporé  y  una  marca   en   el  brazo  de   la   mujer  me   llamó   la  atención. Era un número tatuado, miré al bebé y encontré otro. Era un sistema  de identificación. No podía llevarte al centro sin la identificación. No sabía qué  podrían   hacerte.   Así   que   me   acerqué   a   una   boca   de   tormenta   donde  burbujeaba el plástico. Con un palo saqué un poco y te quemé el lugar donde  debería estar tu número de identificación –Fabbián se mira el antebrazo, aún  conserva la cicatriz–. Luego memoricé el número de la mujer y te entregué  alegando que ella había muerto. Volví y oculté a su hijo, para que nadie lo  encuentre… nunca. El resto ya lo sabes. −

Si, desapareciste.

No, no te abandoné, me quedé varios años en Sub­Urbia. Aprendí 

cómo   funcionaba   aquella   sociedad   y   también   descubrí   la   existencia   de   las  otras   ciudades   y   de   los   Épuros.   Intercambiaba   mis   pertenencias   para  sobrevivir,   haciéndome   pasar   por   un   cazador.   Seguía   todos   tus   pasos   de  cerca,   hasta   que   un   día   no   encontraron   mi   número   de   identificación,   y   me  encerraron. Me interrogaron y torturaron durante meses. Aunque no lograron  hacerme hablar. −

¿Pero por qué? ¿Por qué no les contaste del laboratorio y todos los 

avances? −

Si los sub­urbianos se enteraran del laboratorio, irían a saquearlo. 

Pero ni dos Sub­Urbias juntas podrían hacer nada contra el laboratorio. Los  soldados y los invocadores no encontrarían ninguna dificultad en destruirlos a  todos.  −

No puede ser.

Sí,   es   un   hecho,   y   debes   aceptarlo.   Cuando   logré   escapar, 

desaparecí en la Espesura. Sin las pastillas negras estaba envejeciendo muy  rápido, necesitaba volver. Así que volví al laboratorio, y robé todo lo necesario  para vivir en la Espesura por muchos años. −

¿Pero cómo pudiste entrar?


Después de tantos años encerrado, no tienes idea de la cantidad de 

veces   que   soñé   con   escapar.   Utilicé   uno   de   mis   planes,   pero   en   sentido  contrario. Tomé todo lo que pude y me fui, sabiendo que no iba a volver. Luego  encontré   este   lugar.   Solía   ser   una   universidad.   Es   amplio   y   silencioso,   me  gusta. Además, la radiación alcanza los quinientos Rems, lo cual mantiene a  cualquier persona inteligente alejada. −

¿¡Quinientos!? ¡Pero este lugar es inhabitable!

Algunas habitaciones tienen pintura pesada. De todas formas no es 

peligrosa   ni   para   ti   ni   para   mí.   Los  dos  tenemos   defensas  para   eso.   En   la  incubadora te implantamos casi todos los sistemas que recibían los embriones.  −

¿Sistemas?

Sí, esencialmente los de defensa y supervivencia. Cada sistema está 

formado por cientos de miles de pequeñas máquinas distribuidas en tu cuerpo.  Durante   tu   formación   celular   modificamos   tu   ADN   no   sólo   para   que   no   los  rechaces, sino para que los puedas controlar. Por ejemplo, tienes unos nano­ robots   encargados   de   liberar   oxígeno   en   tu   sangre   cuando   tu   cuerpo   lo  requiera.   ¿Sabes   lo   que   esto   significa?   Podrías   correr   a   máxima   velocidad  durante 15 minutos sin respirar, o estar varias horas bajo el agua. ¿Entiendes  lo increíblemente maravilloso que es todo esto? −

No,   no   lo   entiendo…   –Fabbián   se   ve   corriendo   por   los   pasillos 

subterráneos. No había sentido cansancio alguno, y hasta Yetzica se quedaba  atrás. Y eso que ella era una excelente cazadora, mientras qué él nunca había  hecho ejercicio en su vida. −

Tienes   instalados   una   gran   cantidad   de   sistemas   –continua 

Quebeq–, algunos más simples y otros más complejos. Pero hay algo más que  quiero contarte. Cuando volví del laboratorio, diseñé un sistema que bloqueara  tus habilidades. Quería que tuvieras una vida normal. Bueno, lo más normal  que se puede vivir en este mundo. −

¿Normal? ¿¡Tenés idea de lo que me pasó!? ¿Para vos es normal 

despertarte   bañado   en   sangre,   sin   saber   qué   mierda   pasa?   ¿Para   vos   es  normal que te agujereen la garganta con un fierro y que te vuelvas a despertar 


como si nada? ¿Es normal que un loco piense que sos el hijo del diablo y que  cuando te mirás al espejo te encontrás que uno de tus ojos brilla como si fuera  fosforescente? ¿¡Eso es normal!? −

¿Cubierto de sangre? ¿Cuándo?

No sé, un día antes de salir de Sub­Urbia. Pero eso no es lo peor. Lo 

peor es despertarse solo, con la completa seguridad de que viviste toda tu vida  sin sentir nada y, cuando te das cuenta de que amás a alguien… ¡Esa persona  desaparece! −

¿Vleria? –Fabbián se levanta de la cama con un salto, la taza vacía 

rueda por el suelo. −

¡¿Cómo carajo sabés su nombre?!

Siempre   la   nombras   cuando   duermes...   ¿Tu   ojo   cambió   de   color 

cuando despertaste cubierto en sangre, no? −

¡No sé! Me di cuenta después, al otro día –el recuerdo del carroñero 

le produce un escalofrío–, cuando me miré en un espejo. −

Hijo, perdóname… nunca deseé que…

¿Hijo? ¡Callate! ¡No me llamés así! –Fabbián se agarra la cabeza, le 

palpitan   los   ojos   y   está   mareado.   Quebeq   se   levanta   y   lo   sostiene   de   los  hombros. −

Escucha –Fabbián entrecierra los ojos y se balancea–. ¡Escúchame! 

–el ojo izquierdo lanza unos destellos azules que le transparentan la cara, pero  a pesar de todo logra enfocar la mirada en Quebeq–. He cometido muchos  errores en mi vida. Lo sé y vivo la penitencia que merezco. Pero quiero que  comprendas algo, yo soy tu padre, y eso no puedes negarlo. Tal vez para un   Sub­Urbiano no  signifique nada  este  lazo de sangre, pero en mi  época  era  importante   ¡Lo   más   importante!   Quiero   ayudarte   en   todo   lo   que   esté   a   mi  alcance   para  que   puedas  volver   a   tener   tu   vida,   o   una  nueva   si   es  lo   que  deseas.   Pero   voy   a   necesitar   que   confíes   en   mí,   voy   a   necesitar   que   me  cuentes exactamente qué y cuando ocurrió todo esto. No tengo intenciones de  recuperar   años   perdidos.   Sé   que   no   confías   en   mí,   y   lo   comprendo.   Si   lo  deseas puedes irte. Yo no haré nada para detenerte, pero no tomes ninguna 


decisión   apresurada   –Quebeq   lo   coloca   suavemente   en   la   cama,   lo   tapa   y  levanta la taza del piso–. Ahora descansa, tienes mucho en que pensar.


EdB_25