Issuu on Google+

13 – Gen 2KCSiete La noche mira con infinitos ojos estrella. Abajo, la ciudad no respira. Las  sombras obturan silenciosamente las grietas. Fabbián y Yetzica caminan por la  calle,   esquivando   restos   de   antiguos   vehículos   y   fosos   de   agua   negra.   La  cazadora   va   delante,   camina   despacio   y   con   movimientos   suaves,   pero  Fabbián percibe la tensión que domina su cuerpo. Cada paso es deliberado,  cada   puerta   cada   ventana   es  analizada   furtivamente.  Fabbián  no   levanta   la  vista, todavía no se acostumbra al vértigo que le produce el cielo despejado. La cazadora se agacha entre dos chasis oxidados. − ¿Qué pasa? –pregunta Fabbián. − Esa es la frontera –dice mientras señala la enorme masa oscura que  corta   la   calle   y   el   cielo.   La   interminable   fila   de   columnas   que   sostiene   la  autopista se pierde entre los edificios. − ¿Hay que subir ahí? − No idiota, por ahí salen las caravanas, está lleno de soldados, es  imposible. Vamos a ir por abajo, pero primero tenemos que pagar el peaje. − ¿Peaje? − Sí ¿Ves ese edificio? –Fabbián ve muchos edificios alrededor de la  autopista. − ¿Cuál? − ¡Ese! –ahora logra verlo, un resplandor pálido enmarca una de las  ventanas del cuarto piso.


− Sí, lo veo. − Bueno,   ese   edificio   tiene   soldados.   Toda   la   frontera   está   llena   de  torres de vigilancia como esa.  − ¿Y no podemos cruzar por otro lado? − ¿Es que no sabés nada? − La verdad es que nunca me interesó salir de Sub­Urbia. − Bueno,   entonces   te   va   a   sorprender   saber   que   hay   una   cerca  electrificada que cierra casi toda la frontera. − ¿¡Qué!? No puede ser, si apenas tienen suficiente electricidad para  iluminar los corredores. − Al parecer tus queridos líderes tienen otras prioridades. − Pero,   no   puede   ser…   en   las   noticias   siempre   dicen   que   no   se  detendrán hasta que el último ciudadano tenga luz eléctrica en su vivienda – Yetzica sonríe con amargura–, pero todos creen lo que… − Sí,   todos  creen,   y   así   es   como   terminan   viviendo   en   un   pozo   de  mierda. ¿Qué casualidad no? –Fabbián se calla. Nunca tuvo un gran afecto por  la figura del Señor Administrador, pero siempre dio por sentado que actuaban  según el método científico–. Realmente me tira el caucho en qué gastan los  recursos tus queridos administradores. Ahora prestame atención. porque no lo  voy a repetir: Voy a ir sola, no salgas hasta que te llame. ¿Entendido? − Está bien, pero ¿con qué los vas a comprar? − Con   narka,   idiota.   ¿Qué   otra…?   –Fabbián   baja   la   vista,   y  Yetzica  responde con un cachetazo encuerado.


− ¡¿Qué mierda te pensás que soy?! –Fabbián, agarrándose la cara  con las manos, responde: − ¿Y si no la aceptan? − Es narka, y de la buena, no van a decir que no.

— ◦ —

El   fulgor   de   la   lamparita   incandescente   empuja   la   luz   a   través   de   la  lámpara, tiñendo de dorado la piel de David. − Baje la mano –dice el Supremo Sacerdote con desprecio–. Dime, ese  ojo… ¿Es una característica particular de su camada? − En   teoría   sí,   pero   no   podría   asegurarlo,   ya   que   soy   el   único   que  queda vivo –el Supremo Sacerdote se acomoda en la silla. − Déjeme   contarle   una   historia,  que   considero   encontrarás   más   que  interesante. Hace muchos años, vivíamos y trabajábamos en la ahora llamada  Ciudad   Sagrada.   En   aquella   época   estábamos   desarrollando   usos   prácticos  para nuevas tecnologías. Lo que ahora llamamos “invocación” fue una vez una  tesis de una estudiante muy inteligente. − Conozco nuestra historia, General –el Supremo Sacerdote golpea el  escritorio con un puño. La luz desaparece en un relámpago negro. David no  mueve un músculo.


− ¡No   vuelvas   a   llamarme   así   en   este   lugar!   Y   no,   no   conoces   la  verdadera   historia.   ¡Así   que   cállate   hasta   que   termine!   –perlas   de   sudor  aparecen en la cara del Supremo Sacerdote. − Sí, señor. − La líder del proyecto era una reconocida bioquímica llamada… "M".  Trabajaba para nosotros incluso desde antes de la Guerra de los Dos Días.  Sus logros eran indiscutidos. Luego de muchos años, esta mujer pudo poner en  práctica   la   expansión   de   consciencia   o   invocación.   Como   bien   sabes,   la  naturaleza de los componentes hacía que su implementación en adultos sea  imposible.   Afortunadamente,   poco   antes   de   la   Guerra   de   los   Dos   Días   se  abolieron las pocas restricciones que quedaban para la experimentación con  humanos   y   embriones.   Entonces   fue   cuando   comenzamos   a   cultivarlos   a  ustedes. David pestañea tratando de desviar la luz que se le clava en los ojos.  Aprieta   los   dientes,   incómodo,   furioso.  «   ¿Por   qué   me   somete   a   esta   humillación? ¿Acaso este fósil tiene miedo de olvidar su propio pasado? » − Las   primeras   camadas   fueron   desastrosas,   la   agresividad   del  tratamiento era demasiado para el ADN de los embriones. Sin embargo, luego  de   varios   intentos   obtuvimos   nuestro   primer   hijo   pródigo.   El   éxito   fue   casi  completo,   salvo   un   detalle:   era   estéril.   La   cantidad   de   Materia   Primaria  requerida   para   la   fabricación   de   Invocadores   era   elevada,   y   no   podíamos  malgastarla.   Para   que   el   proyecto   sea   rentable   necesitábamos   que   sean  capaces de reproducirse. Pero en ese momento estalló la guerra y perdimos  contacto con nuestros líderes. Luego, llegaron las lluvias ácidas, los temblores 


y lo demás. Quedamos aislados del mundo. M y su equipo volvió a revisar la  teoría, necesitábamos encontrar la causa de la esterilidad, pero ahora era una  cuestión   de   supervivencia.   Sin   ustedes   para   generarla   de   forma   natural,  nuestras   reservas   de   Materia   Primaria   terminarían   por   agotarse,   y   todos  moriríamos.   Ahora,   escúcheme:   lo   que   usted   ni   nadie   sabe   es   lo   que  verdaderamente sucedió hace treinta años. Estábamos en la etapa final de la  gestación de la camada 2KC, el éxito era palpable, habían encontrado la causa  de la esterilidad y la habían corregido. Además realizaron muchas mejoras al  sistema original, pero entonces uno de nuestros científicos nos traicionó. Borró  todos   los   registros   de   la   base   de   datos,   mató   a   M   e   incendió   la   sala   de  incubación. − ¿Qué? ¿No fue un accidente? ¿Está queriendo decir que alguien…  alguien mató a todos mis hermanos? − No   a   todos,   sólo   encontramos   catorce   de   los   quince   bebés   de   la  camada. Trece muertos y uno vivo, tú. Y sobreviviste, aunque tu desarrollo no  fue completo. − ¿Y qué sucedió con el traidor? − Logró escapar con el decimoquinto invocador y desapareció sin dejar  rastro. Es un experto en programación nanotecnológica, conoce perfectamente  nuestros sistemas de búsqueda, podría estar en cualquier lado. Supusimos que  el   invocador   faltante   moriría   indefectiblemente   al   salir   al   exterior,   pero   la  invocación que detectaste confirma que está con vida. − ¿Puedo volver a ponerme las gafas señor? –las membranas de los  párpados se abren y se cierran nerviosamente.


− Adelante. − Gracias, señor –David se acomoda los lentes y vuelve a cristalizar la  máscara de hielo–. Pero hay algo que no cierra en todo esto, la mujer que  interrogué   mencionaba  que   él  era  totalmente   inconsciente  de  lo  que  estaba  pasando. − Sé exactamente lo que dijo esa mujer. − Tendrá en cuenta que no podría haberme mentido. − Conozco   perfectamente   sus   capacidades,   Gen   2KC   Siete.   Y   no  pongo en duda que ella estaba totalmente convencida de lo que decía. Pero  toda   la   historia   de   la   narka   podría   ser   un   engaño,   algo   para   alejar   nuestra  atención de lo que es verdaderamente importante. ¿Realmente cree que es  una gran casualidad que… –el Supremo Sacerdote arrastra con los dedos uno  de los papeles hasta ponerlo debajo de la luz– …Vleria Monte haya decidido  huir a Ciudad Refinería? − ¿No puede solicitar a Ciudad Refinería una orden de captura? − No,   tardaría   demasiado,   y   la   operación   comienza   en   12   días.  Debemos impedir que contacte con el traidor. ¡Necesitamos Ciudad Refinería!  Es necesario capturarlo vivo, y cuanto antes. Usted irá tras él, utilice todos los  recursos que crea necesario. Salga cuanto antes. − Sí, señor. − Sepa que Dios volvió a estar en línea. ¿Alguna vez se comunicó con  él? − No, pero he superado todas las simulaciones con…


− No me importa cuántas pruebas logró sortear. Vaya a la terraza y  verifique su vínculo. Quiero un informe diario de los avances. − Sí, señor. − Puede retirarse. − Señor, tengo una solicitud. − Hable. − Deseo que me acompañe mi diácono. − ¿Un local? − Sí. Pero resultó ser muy útil. Además, Gen 2KC Quince no viaja solo. − Puede utilizar a alguien más entrenado, no creo que un sub­urbiano  mal alimentado sea apropiado para esta misión. − Comprendo, pero lo quiero a él. Presenció una invocación y eso no  afectó su salud mental, además… − Salvó su vida cuando se desmayó en la productora, lo comprendo.  Creí que su camada tenía cierta resistencia a los gases tóxicos. − La   tenemos   señor,   pero   la   narka   es   algo   distinto.   Mi   diaconisa  anterior se liberó de mi influencia y logró suicidarse. Creo que esta sustancia  deberá ser analizada para las futuras camadas. − Lo   será.   Y   si   tanto   desea   a   ese   diácono,   lléveselo.   Aquí   es  absolutamente prescindible. − Gracias –responde David, y se levanta. − Solicite   a   mi   diaconisa  los  permisos  para   cruzar  la   frontera   y  una  credencial de inteligencia. Puede retirarse. − Sí, señor.


Dievo espera sentado en la silla. Golpea el parqué con la punta de las  sandalias como un martillo neumático. Enfrente, la diaconisa bosteza sobre un  manuscrito. Las hojas de la puerta se hunden y Dievo se levanta. David cruza la  habitación con un paso mucho más firme y enérgico que antes. − Necesito la documentación necesaria para cruzar la frontera. − ¿Para usted solo? − No –responde David–, él viene conmigo.


EdB_13