Issuu on Google+

10 – Invocación Fabbián enciende el farol. Su luz desborda por todo el lugar. Cientos y  cientos de cajas reflejan un claustrofóbico tono marrón. Lo apoya en la mesa  de concreto cercana a la puerta. Los ojos de Yetzica se llenan de codicia. El  depósito es un laberinto de estanterías repletas de cajas, corredores estrechos  y curvas caprichosas. La cazadora agarra una de las cajas y la pone en la  mesa. Se baja el barbijo al tiempo que aparece un puñal con un siseo metálico.  El   cartón   se   abre   sin   ofrecer   resistencia.   Algunas   pastillas   se   derraman   y  ruedan por la mesa. Dedos ansiosos penetran y desgarran la herida hasta dejar  a la vista las bolsas selladas llenas de narka. − Ésas  son   de   exportación  –dice   Fabbián–,   los   ojos  de   la   cazadora  brillan. Yetzica sopesa las bolsas con las manos, jamás se imaginó que sería  tan fácil encontrar un tesoro así. Con diez cajas como ésta podría vivir el resto  de su vida. − ¿Yet? ¿Yetzica? − Tomá   –Yetzica   saca   otro   cuchillo   de   algún   lugar   de   la   campera–,  llenate el bolso. − Ese no era el trato. − El   trato   cambió   –responde   cortante–.   ¿Querés   que   te   lleve   hasta  Ciudad Refinería, no? − Sabés que de acá no vas a poder salir sin mí –dice agarrando una  bolsa– así que no me vengas con amenazas. Vos me necesitas tanto como yo.


− ¿Amenazas?   –Yetzica   baja   la   vista   y   acaricia   la   escopeta   que   le  cuelga del hombro –Fabbián sonríe. − Vos misma me dijiste que estaba descargada. − Sí, tenés razón, está descargada… pero ésta no –la cazadora saca a  la luz la escopeta de doble caño–, ésta muerde. ¿Y ahora qué vas a hacer  lindo? –Fabbián ya no la escucha, siente pasos en el invernadero. − Viene alguien… no, son muchos. − ¿Qué? − Vienen por el invernadero. − Dejate de joder… ¿Vos pensás que te voy a creer? − Creo   que   algunos   son   policías   –agrega   Fabbián,   Yetzica   mira   de  reojo la puerta del invernadero. − ¿Y cómo sabés que son policías? − Por el ruido de las esposas. − Me estás jodiendo. − No, es en serio. Agarremos lo que podamos y corramos –los ojos de  Fabbián no mienten, la cazadora puede leerlos como un libro abierto. − Escuchame una cosa, si esto llega a ser mentira… –Fabbián saca  una caja y la abre. Yetzica decide callarse y también empieza a llenar el morral.  Cuando Fabbián vacía la primera caja camina hasta la puerta. − ¿Eh, a dónde crees que vas? –pregunta, pero Fabbián no responde,  cierra la puerta y la traba con una banqueta de metal. Luego, vuelve a la mesa  y sigue llenando el morral.


— ◦ —

El   Supremo   Sacerdote   ya   no   mira   por   la   ventana.   Sus   ojos   están  clavados en el monitor de una computadora portátil. Las manos abandonan el  escritorio   y   se   relajan   sobre   el   vientre.   Ya   está   hecho.   Los   engranajes   del  destino vuelven a girar alrededor suyo.  El intercomunicador suena como una confirmación divina. − Hable. − Señor, tenemos los resultados del análisis. − Bien, dígame. − El resultado dio positivo, la sangre pertenece a un Invocador. − ¿Pudieron detectar la camada? − No. Aún no encontramos coincidencias señor. − Pruebe con la camada 2KC. − ¿ 2KC…? Pero señor, no creo que… − ¡No crea nada! ¡HÁGALO! − Señor, sí señor. Lo haremos, señor. − Llámeme cuando obtenga el resultado. No importa la hora. − Sí, señor. Una cosa más. Encontramos algo más en la muestra. − ¿Qué? − Estaba   prácticamente   saturada   con   los   restos   de   un   implante   extraño, totalmente desconocido.


− ¿¡Qué!? ¿Desconocido? ¡Eso es imposible! − Utiliza la misma estructura básica, pero su programación es aún un   misterio. Lo estamos analizando. − ¿Tienen algún resultado? − Creemos que sí, pero todavía no pudimos hacer las comprobaciones   necesarias… − Dígame ahora lo que cree que puede llegar a ser. − Sí, señor. Es sólo una suposición, pero aparenta ser un sistema de   contención. Algo que busca y anula los demás sistemas. − ¿Descubrieron algo más? − No. Eso es todo lo que sabemos hasta el momento. − Escúcheme bien. Quiero saber todo sobre este sistema, envíelo a la  Ciudad Sagrada para su análisis. − Pero señor, las comunicaciones no… − Dios volvió a estar en línea. Active su terminal y envíe la muestra de  inmediato. − Sí, señ… –el Supremo Sacerdote cuelga el intercomunicador. « Sabía que el invocador no trabajaba solo, pero… ¿un bloqueo? ¿Qué   demonios estás planeando? »

— ◦ —


Los morrales están casi llenos. − ¡Tenemos que irnos! –insiste Fabbián. − Una más –Yetzica tira unas latas de comida para hacer más lugar.  Corre   al   estante   y   lleva   otra   caja   a   la   mesa.   Cuando   está   por   abrirla,   se  escucha la cerradura de la puerta. Los sub­urbianos se miran, el olor a encierro  los   oprime   más   que   nunca.   La   cazadora   cierra   silenciosamente   el   bolso.  Fabbián está parado al lado suyo, con el saco en el hombro y el farol en la  mano. − ¿Ahora sí? –Yetzica no contesta, pero se cruza el pecho con la tira  del morral. − ¿Por  dónde?   –la   banqueta  que   traba   la   puerta  se  sacude   con   un  golpe. − Seguime –Fabbián siente la necesidad de huir en cada fibra de su  cuerpo, como si la misma muerte estuviera golpeando la puerta–, vamos a salir   por donde sale la mercadería –los golpes se hacen más violentos, la banqueta  está cediendo y la puerta se abre unos centímetros. Un grito retumba entre las  cajas.  − ¡Alto,   policía!   –Fabbián   puede   ver   los   destellos   de   luz   blanca  cruzando las estanterías como un cuchillo ciego. − ¡Corré! –grita Yetzica. La puerta cede y los policías entran con las  armas en alto. − ¡Alto ahí! –Yetzica no se da vuelta, sabe lo que sucederá luego de la  advertencia, se detenga o no. Segundos más tarde el primer disparo le salpica  una lluvia de pastillas en la cara. Fabbián cae delante suyo. El farol se rompe y 


desparrama el kerosén en un charco de fuego. Yetzica se agacha y lo arrastra  lejos. − ¿¡Estás bien!? –los ojos de Fabbián están abiertos, y la miran. Pero  Fabbián no la escucha, el ruido del disparo le atravesó los oídos como una  aguja caliente. − ¿Qué? –grita. − ¿¡Estás bien!? –él no puede escuchar nada por encima del silbido  agudo que le martilla la cabeza, pero el fuego deja a la luz la preocupación de  Yetzica − ¡Estoy   bien!   ¡Estoy   bien!   –asegura,   mientras   ella   le   ayuda   a  levantarse. Siguen corriendo.

El   fuego   se   extiende   rápidamente.   Las   llamas,   primero   tímidas,   se  contagian en las cajas más bajas de los estantes. Pero en menos de un minuto  crecen hasta lamer el techo. Cuando los perseguidores llegan a esa parte del  laberinto   encuentran   un   muro   de   fuego   imposible   de   cruzar.   Las   bolsas   se  inflan y hierven adentro de las cajas. El humo de plástico y narka se vuelve  peligrosamente espeso. − ¡Mierda! –grita uno de los policías. − No   te   preocupes   –dice   su   compañero–,   todas   las   salidas   están  cubiertas.

A varios metros del humo y el fuego, Fabbián se detiene. − ¿Qué pasa? –pregunta Yetzica.


− No podemos salir… − ¿Qué? ¿¡Por qué!? − Hay   policías   del   otro   lado   –«   ¿Cómo   sabe   todo   esto?   »  duda   la  cazadora, pero sabe que no hay tiempo para esta clase de preguntas. − ¿Hay otra salida? − No. − ¿¡Y qué hacemos!? − ¡No sé! Dejame pensar. − Qué sea rápido, esto se va a poner feo –dice señalando al incendio  que ya tomó tres estanterías. Fabbián se queda mirando el piso, con los ojos  en un nudo de concentración.

Del   otro   lado   de   las   llamas,  la   cara   del   sacerdote   se   pinta  de   rojo   y  negro. A diferencia de los demás, está muy excitado. − Se escaparán. − Imposible, del otro lado hay un equipo tratando de entrar –dice el  joven policía. − ¡Se escaparán! –los dos policías y Dievo retroceden ante la voz que  se levanta sobre el crepitar de las llamas. Dievo se encoje dentro de la túnica.  El sacerdote se dobla sobre sí mismo y un cilindro aparece en su mano. Hay  algo dentro, algo diminuto, suspendido en un líquido transparente y espeso–  ¡Necesito   más   espacio!   –lo   estrella   contra   el   suelo,   rompiéndolo   en   mil  pedazos.   El   líquido   se   ensancha   en   el   piso,   dejando   a   la   vista   a   una   rata  muerta. Los policías se miran y retroceden.


− Bueno, creo que… –dice el oficial de mayor rango. − ¡Silencio! –ordena David. − ¿Qué   es   eso?   –pregunta   Dievo,   pero   el   sacerdote   se   endereza   y  grita con una voz gruesa y gutural. − ¡Retírense,   ahora!   –los   policías   desaparecen   en   el   humo   como  espectros. Dievo duda si él también debería desaparecer. − ¡Tú no! –las palabras del sacerdote lo clavan al piso–. ¿Dievo es tu  nombre? − Sí. − Acércate Dievo –la túnica blanca del diácono se mueve tímidamente  en dirección al sacerdote y a las llamas que lo rodean. − ¿Crees en Dios? − Sí –responde de inmediato. − ¿¡Crees realmente en él!?  − ¡Sí! –la cara enrojecida del sacerdote se disuelve entre las llamas, y  en ese momento Dievo se da cuenta de que están respirando narka. − Pero señor, tenemos que irnos, este humo… es tóxico. − Lo sé. − ¡Entonces sabe que tenemos que irnos! − No. Hay algo que debo hacer. No sé cuanto tiempo resista este aire,  pero si pierdo el conocimiento deberás sacarme de aquí ¿comprendes? − Sí, pero… − ¡Ahora atrás! –Dievo retrocede, como si no existiera otra posibilidad.


Fabbián y Yetzica llegan hasta una enorme persiana metálica. Del otro  lado, las voces de los policías suenan fuertes y claras, pero Fabbián siente que  volver no es una opción. − ¿Y ahora? − ¡Por   ahí!   –dice   señalando   una   puerta   de   madera   casi   invisible  encastrada en la pared. Yetzica lo sigue. El fuego y el humo se expanden como  una amenaza palpable. − ¡Ponete el barbijo, hay narka en el aire! − Fabbián, ¿y el tuyo…? –un motor arranca con una explosión y las  franjas   de   metal   de   la   persiana   empiezan   a   levantarse,   una   por   una,  descubriendo las sombras de bomberos y policías. − ¡Rápido,   seguime!   –   Entran   por   la   puerta.   Del   otro   lado   hay   una  pequeña habitación pobremente iluminada por un tubo lleno de tierra. Hay una  mesa, un armario y dos sillas. En la mesa hay una caja de lata, Fabbián se  lanza   sobre   ella   y   la   abre.   Adentro   hay   una   serie   de   palancas   con   rótulos  ilegibles. Las mueve todas pero la cortina sigue subiendo. − ¡Dejame   a   mí!   –grita   la   cazadora.   Fabbián   se   da   vuelta   y   se  encuentra cara a cara con los dos agujeros negros de una escopeta. Se corre y  se tapa los oídos.  La   explosión   plomífera   impacta   de   lleno   sobre   el   panel   de   control.  Pedazos de madera y plástico saltan para todos lados. El portón tiembla hasta  detenerse.   La   cortina   de   hierro   queda   suspendida   a   quince   centímetros   del  suelo. Lejos de relajarse, Fabbián siente un estremecimiento. − ¡Tenemos que irnos YA!


− ¡Tranquilo! Ya no van a pasar por ese lado. − No es eso. ¡No es eso, rápido, por ahí! –Fabbián señala la rejilla de  ventilación. − ¿Por ahí?  − ¡Sí! Ayudame –el sub­urbiano agarra una silla y traba la puerta, la  otra la pone en frente del ropero y se sube para alcanzar la reja– ¡Está trabada!

El sacerdote se arremanga y se corta la palma de una mano con un  cuchillo   opaco.   Aprieta   el   puño   hasta   exprimirse   la   sangre.   Las   gotas   se  transforman en líneas negras que se derraman sobre el cuerpo de la rata. Tose  y cae de rodillas, pero continúa con el brazo extendido. Dievo se aprieta la manga contra la boca. Las llamas y el humo narkálico  tuercen   la   realidad.   El   calor   le   llena   los   pulmones,   y   los   ojos   húmedos  distorsionan la figura de David, que sigue apretando el puño en el aire, aunque  ya no sale sangre. Una avalancha de cajas encendidas cae desde los estantes  más altos y alcanza al sacerdote, que sigue quieto como una estatua. La luz de  las   llamas   realza   por   un   instante   la   sangre   que   cubre   al   roedor   y,   entre   el   crepitar del fuego se alza el ruido de huesos rompiéndose. El animal tiembla y  se hincha. La sangre es absorbida por un cuero blanco y tirante, que no tarda  en oscurecerse. Las patas crecen y la piel se estira más, y aquello que alguna  vez   estuvo   muerto   se   levanta,   hechizado   por   los   tendones   invisibles   del  sacerdote. La columna se arquea y nacen espinas, los extremos de las patas   son desgarrados por brillantes garras. El cuello se vuelve tan ancho como el  lomo.


Los   ojos   explotan   y   se   derraman   hacia   delante   como   dos   lágrimas  blancas,   las   espinas   del   lomo   superan   los   diez   centímetros,   y   siguen  extendiéndose más allá de la columna vertebral, alcanzando la cola, oscura y  ancha como el brazo de un niño quemado.  El engendro crece hasta alcanzar el tamaño de un perro mediano.  Dievo llora desconsoladamente. Está viendo algo que no puede existir  en este mundo, algo cuya presencia grita que no pertenece a la naturaleza. El   humo se retuerce en el techo como una tormenta tóxica, mientras que en el  suelo   el   hedor   del   demonio   convierte   el   poco   aire   que   queda   en   un   gas  irrespirable.   El   sacerdote   cae   de   costado,   como   si   la   vida   lo   hubiera  abandonado. Aquel horror se voltea hacia él y una luz putrefacta se enciende en una  de las pequeñas cuencas vacías. Un ojo violáceo que lo atraviesa como un  cuchillo. Dievo cae con las manos en el suelo hirviente, suplicando a Dios, pero  el  rezo  es silenciado  con  un chillido  que atraviesa  los oídos y la mente del  diácono.   Un   dolor   insoportable   que   nace   de   los   dientes   y   termina   en   los   rincones del cráneo obligan a Dievo a retorcerse en el piso. Como un agujero  negro le desgarra todos los sentidos, dejando sólo la muerte. Lo único preciso y  real: la muerte. Abre los ojos y mira alrededor, buscando alguna herramienta que facilite  su   tránsito   al   otro   mundo  «   Nataia…   perdón…   ¿Cómo   pude   culparte…?   Perdón Nataia… ahora voy con vos… ». Silencio.   El   chillido   cesa.   Dievo   queda   tumbado   en   el   suelo.   Las  estanterías arden como paredes de fuego. El demonio salta y desaparece entre 


las llamas. El diácono abre los ojos. El sacerdote yace a menos de un metro de  él, el humo entra y sale por la boca todavía abierta. « Dios… ¿Dios? ¿Dónde está Dios? ¿¡Qué está haciendo Dios con todo   esto!? ¿No era que nos perdonaba? ¿No era que lo que quedaba del mundo   era para los elegidos? ¿¡Es que no somos los elegidos!? » − ¿¡Dónde estás hijo de puta!? ¿¡Dónde!? –se pregunta Dievo, justo  antes de tomar una decisión.


EdB_10