Issuu on Google+

09 – La planta Yetzica coloca el morral en el suelo y saca un pequeño bulto de tela.  Luego, con la velocidad de la costumbre, desata un nudo invisible y separa las  cuatro puntas de una tela negra de mugre. El juego de ganzúas brilla bajo la luz  del tubo fluorescente. Mientras, Fabbián revisa la prenda de cuero que tiene en  el morral. − Eh…   Yetzica   ¿no   le   falta   algo   a   esto?   –Fabbián   la   levanta.   Son  simplemente dos guantes de cuero largo, unidos por unas correas y un cierre a  la altura de los hombros. − Eso   usan   la   mayoría   de   los   cazadores.   Es   la   prenda   básica   de  protección para el exterior: los guantes te cubren las manos y los brazos, y se   unen   con   esas   correas   a   la   altura   del   pecho.   Esta   en   particular   tiene   una   máscara, cuando te lo pongas te explico, es muy fácil. − No parece muy cómodo. − No, no lo es –Fabbián escucha el cerrojo ceder. − ¡Bien! − ¿Bien qué? − "Bien" abriste la cerradura. − ¿Cómo te diste cuenta? –Yetzica se levanta con los ojos llenos de  desconfianza. − Lo escuché. ¿Qué te pasa? − Es imposible que hayas escuchado eso. Lo hice muy despacio.


− Bueno, no sé, lo escuché. Por momentos tengo el oído muy sensible. − Demasiado… –acomoda las ganzúas en el estuche y murmura– dale. − ¿Dale qué? − ¡Abrí el portón! ¿¡Qué te pensás, que soy tu sirvienta idiota!? − Bueno,   bueno…   hubieras   empezado   por   ahí   –Fabbián   mueve  lentamente el portón, sin dificultades. − ¿¡Qué están haciendo!? –el sereno y su escopeta aparecen detrás  del portón –Fabbián se queda paralizado. Por un instante puede verse preso en  el centro de detención, esperando el juicio y la inevitable ejecución. Pero Yetzica no tiene esa clase de ideas. Le tira las ganzúas a la cara y  se lanza sobre él. Ahoga el grito del hombre con una mano mientras que con la   otra desvía el caño de la escopeta. Yetzica lo empuja y ambos caen al suelo.  La parte posterior del cráneo del sereno rebota contra el cemento. La cazadora  agarra la escopeta y le golpea la cabeza con la culata. − ¡Pará! ¡Pará! –grita Fabbián. Yetzica lo mira con la boca abierta y los  ojos afilados de odio. Se levanta lentamente. − No lo iba a matar –recoge las ganzúas, algunas todavía clavadas en  la   cara   del   hombre–   espero   que   no   se   me   oxiden–.   Fabbián   sigue   inmóvil,  pensando en lo poco que sabe de esta mujer. − ¡Dale! ¡Metelo adentro antes de que alguien nos vea! Fabbián   obedece.   La   cara   del   hombre   se   oscurece   en   sangre.   Lo  conoce,   trabaja   en   la   productora   desde   hace   años.   Es   un   buen   hombre,  siempre lo recibía con un saludo cada vez que llegaba a la planta. Ahora está  arrastrándolo, y no siente nada, sólo una leve sorpresa por lo liviano que es.


− Ponelo   ahí   –le   dice   Yetzica   mientras   cierra   el   portón.   La   luz   del  pasillo desaparece tras la plancha metálica. Sólo queda la tenue llama de un  farol. Fabbián coloca cuidadosamente el cuerpo en el suelo. Yetzica revisa la  escopeta–. Está descargada –asegura, él siente una punzada de culpa–. ¿Hay  alguien más? − No. − ¿Por dónde es? –pregunta mientras se cruza el pecho con el cinto  del arma y levanta el farol del suelo. − Es por acá, seguime. Fabbián la lleva a través de incontables pasillos y oficinas. Las mesas,  sillas   y   escritorios   derruidos,   todos   sobrecargados   de   papeles   y   carpetas,  ocupan hasta el último rincón. Siente en la piel la familiaridad del lugar. Sabe  quién se sienta en cada silla, por más que nunca haya cruzado palabra con la  mayoría de ellos.  De repente, las paredes blancas se iluminan, un ruido a papeles y un   murmullo monótono llena el lugar. Fabbián no entiende que está pasando. Se  ve   a   sí   mismo   sentado   en   su   escritorio,   vestido   con   la   ropa   gris   de   los  administradores  y,  de  gris también, está  Vleria. Aunque  en  ella  las prendas  hacen maravillas. La diminuta camisa calza como un estuche alrededor de la  cintura.   Tiene   el   pelo   rubio   recién   cortado,   lo   que   deja   ver   fácilmente   el  contorno de su cabeza. Se detiene frente al escritorio con una cálida sonrisa.  Aquel Fabbián remueve la atención de unas planillas y la mira con los ojos  arrugados por la molestia. − ¿Qué querés?


Vleria  le  responde  algo,  pero  el  Fabbián  del   presente  no   la   escucha.  Sólo puede verse a sí mismo: un hombre amargo y más gris que su propia  ropa.  « ¡Besala! ¡Levantate! ¡Hacé algo! »  piensa, casi a los gritos. Pero su  imagen   sigue   actuando   de   forma   pedante   y   autosuficiente.   Fabbián   sigue  gritándole.  − ¡Se   va   a   ir!   ¡Date   cuenta!   ¡Reaccioná!   ¡Reaccioná!   –las   luces   se  apagan lentamente y Vleria desaparece. − ¡Despertate! ¡Despertate idiota! –Fabbián abre los ojos y siente un  ardor en la mejilla. − ¿Me pegaste? − ¡Te desmayaste! ¿¡Qué carajo te pasa!? − ¿Me desmayé? No, no importa, me acordé de algo… ¡Qué mal la  trataba! ¡Pobre Vleria! Tenemos que apurarnos. ¡Seguime! Fabbián se levanta, tratando de ignorar la puntada que le hace latir la  parte posterior de la cabeza, apura nuevamente el paso. Yetzica lo sigue de  cerca. Dejan las oficinas atrás, bajan unas escaleras, caminan por un angosto  pasillo hasta detenerse en frente de una extraña puerta. Yetzica levanta el farol  y la llama se refleja en una escotilla empañada, que a su vez brilla con un  opaco tono violáceo. − Este   es   el   invernadero.   Del   otro   lado   están   las   plantaciones   de  hongos. Sólo hay tres puertas que dan al invernadero, ésta, la del laboratorio, y  la   puerta   del   depósito.   Ahí   guardan   las   pastillas   para   su   distribución.   Para 


cruzarlo   vamos   a   tener   que   ponernos   máscaras,   los   hongos   transpiran  constantemente y, si nos quedamos demasiado tiempo vamos a empezar a  alucinar como si hubiéramos aspirado una dosis completa. Si pasamos más de  seis horas sin protección ahí adentro, nos morimos. Prestame el farol –Fabbián  agarra   la   lámpara   y   entra   en   la   siguiente   puerta.   Sale   con   dos   precarias  mascarillas de papel. − ¿Eso sirve? − Sí, lo usan todo el tiempo los que trabajan con los hongos –se pone   el barbijo, Yetzica lo imita– ¿Lista?  − Sí   –Fabbián   ingresa   el   código   en   la   cerradura   combinatoria.   Un  sonido metálico confirma su validez. − Bueno –Fabbián gira una pequeña manivela. Los burletes plásticos  que sellan la puerta se separan con un ruido pegajoso. El sub­urbiano hace un gesto con el farol y Yetzica entra primero. La  temperatura adentro es todavía más sofocante. La humedad del aire se adhiere  inmediatamente a la piel. Fabbián cierra la puerta y Yetzica mira por primera  vez el invernadero. − Jamás había visto algo así –. Filas y filas de mesas se extienden  hasta donde la bruma deja ver. Sobre ellas, infinidad de hongos pálidos brillan  fuertemente con la luz ultravioleta– ¿Luz negra? ¿Para qué? − Al principio se colocó para alejar algunas bacterias, pero después se  descubrió que los hongos reaccionan bien: crecen más y más rápido –la luz del  farol se extingue. Yetzica,   al   igual   que   la   mayoría   de   los   ciudadanos   de   Sub­Urbia,   no  sabe nada sobre el cultivo de los hongos narkálicos. Ahora camina entre ellos, 


y   los   observa   detenidamente.   Parecen   pequeños   cactus   blancos,   pero   sin  espinas   y   totalmente   lisos.   Crecen   dando   intrincadas   curvas   hacia   arriba.  Levanta la vista, es imposible determinar las dimensiones del invernadero. La  fluorescencia se mezcla con la niebla y se transforma en un espeso banco de  luz blanquecina. − ¡No hay dos iguales! –Yetzica no puede contener una sonrisa al ver  tanta   vegetación   viva–.   Nada   sobrevive   arriba   –Fabbián   se   adelanta   en  silencio. Estuvo varias veces en este lugar, y nunca antes había entendido por  qué la gente se maravillaba con la plantación. Pero esta vez la emoción de  Yetzica le resulta contagiosa. − ¿De dónde sale la niebla? − Es vapor de agua, para los hongos. − ¿Usan agua potable? − Sí. − ¿Están gastando toda esa agua en esto? − ¡Claro   que   sí!   La   exportación   de   hongos   es   lo   que   mantiene  funcionando a Sub­Urbia, es lo único que tenemos. Aunque podrían usar agua  negra si quisieran. Los hongos se aguantan  todo. No sé si sabías, pero  se  descubrieron muy cerca de un foco radiactivo. − ¿Entonces por qué usan agua potable? − Es para que las personas que trabajan acá abajo no se mueran… tan  pronto –siguen caminando en silencio. Yetzica no quiere saber cuánto es el  promedio de vida de los agricultores. − Nunca vi nada igual en La Espesura.


− En la superficie es imposible encontrarlos. No sobreviven a la luz del  sol.   Además,   hace   años   que   Sub­Urbia   se   encargó   de   buscar   y   eliminar  sistemáticamente cualquier brote natural. − ¿Por qué? − Para no perder la exclusividad. − ¿Y encontraron muchos? − No realmente. Todos cerca del primer hallazgo. − ¿Dónde fue? − En los subsuelos de la universidad de medicina. − ¡Ay, mierda! –grita Yetzica. − ¿¡Qué pasa!? –Fabbián se da vuelta. Yetzica se le acerca corriendo  hacia él. − ¡Toqué uno y se movió! –por primera vez, Fabbián la ve como a una  mujer vulnerable. Sonríe ante el pensamiento– ¡No es gracioso! − Tienen una especie de sensibilidad especial, como un acto reflejo o  algo así, nunca lo entendí bien. Dame tu mano –Yetzica apoya la mano en las  palmas   de   Fabbián–,   mirá   –dice   el   sub­urbiano,   y   las   yemas   de   los   dedos  empiezan a brillar. − ¿¡Cómo me saco esto!? − Mmm… eso no sale fácil –realmente está disfrutando del momento–.  Vas a tener que usar algún disolvente. Sigamos, falta poco. Fabbián le suelta la mano y sigue caminando. Yetzica se queda unos  segundos mirando las manchas luminosas antes de seguirlo.


— ◦ —

En la superficie, la noche se retira lentamente. Las estrellas que todavía  quedan  brillan   como   nunca   gracias   a   la   baja   densidad   de   la   atmósfera.   El  Supremo   Sacerdote   contempla   el   espectáculo  detrás   de  la   recientemente  reparada   ventana   de   su   despacho.   Un   grueso   maletín   descansa   en   el  escritorio. Ese pesado rectángulo forrado en metal es todo lo que trajo de la  Ciudad Sagrada. Lo ocultó en La Espesura varios kilómetros antes de llegar a  Sub­Urbia.   Pasaron   varios   años   hasta   que   su   posición   estuvo   lo  suficientemente asegurada como para ir a buscarlo personalmente y guardarlo  en su caja fuerte. La lluvia aplacó el polvo, la claridad es óptima. Puede ver cómo la luz de  las estrellas se derrama sobre toda la superficie de Sub­Urbia. Cómo se elevan  las columnas de vapor que manan de las chimeneas de ventilación. Incluso,  más allá de la frontera, alcanza a distinguir la resquebrajada superficie de La  Espesura. Las calles y las avenidas parecen ríos de diamantes gracias al polvo  radiactivo y a los vidrios rotos.  Su mente se dispersa y vaga por aquellas pálidas estructuras que jamás  conocieron un silencio tan profundo. Apenas si llega el murmullo de la sirena  subterránea. Pero toda esta paz es falsa. No puede dejar de pensar en él. No  sólo es una amenaza para el Gran Plan, la idea de que exista y esté respirando  el mismo aire que él le resulta insoportable. Es hora de actuar. Se vuelve al 


maletín y presiona un óvalo negro con la yema del dedo pulgar. Un sonido frío  confirma el correcto funcionamiento del sistema electrónico. La boca del maletín se abre unos milímetros.

— ◦ —

− Está abierto –la luz blanca del farol eléctrico se ensancha a medida  que el joven uniformado arrastra el portón. Su compañero lo sigue con el arma  en alto. Atrás, el sacerdote y el diácono se mantienen expectantes. Dievo traga  saliva.  « El poseso está cerca… el mismo que mató a Nataia… está ahí, del   otro lado de la puerta… » − Tranquilo –le murmura el sacerdote. Dievo se da cuenta de que está  temblando, y respira hondo. Cuando dejó el Instituto para unirse a la  Última  Orden   jamás   imaginó   que   asistiría   a   un   sacerdote   en   la   búsqueda   de   un  hombre poseído, un hombre que provocó la muerte de muchas personas. Y  una de esas personas es Nataia. La sangre le aprieta la cabeza como una  tenaza. − ¡Hay alguien tirado! –grita el oficial armado– ¡Es el sereno! –enfunda  el arma y se apresura a atenderlo. En pocos años él también será un sereno.  Dievo   despierta   de   su   entumecimiento   y   entra.   Los   dos   policías   están  agachados bajo el bloque de cemento que hace de mesa de recepción. La luz  del farol alumbra un cuerpo tirado contra la pared. Dievo se acerca, despacio. 


El hombre tiene la cara salpicada con una intrincada red sanguinolenta y un  bulto le sobresale en la frente. − ¡Está vivo! –dice con alivio el veterano. Lo sacan debajo de la mesa  con   mucho   cuidado–.   ¡Despierte!   ¡Despierte   oficial!   –le   sacude   la   cara   y   la  sangre se le pega en las manos. En ese momento el sacerdote aparece en el  límite de la luz. − Mmm… –el sereno abre los ojos–. ¿Dónde estoy? − En la productora. − Ah… la productora. − ¿Qué pasó? − Una   mujer…   una   cazadora   –el   oficial   entrecierra   los   ojos–   me  desarmó… me caí… y después… no sé, ya no sé. − ¿Cuándo? ¿Cuándo sucedió todo esto? –Dievo se da vuelta y mira al  sacerdote, que fue el que formuló la pregunta. − La última vez que vi la hora, eran las siete y media pasadas… Todos los ojos caen en el antiguo reloj que controla la entrada y salida   de los empleados. Las agujas marcan las ocho y tres minutos.


EdB_09