Page 1

07 – Buscado Las hojas   de   madera   tallada   se   unen,   dejando   la   puerta   totalmente  cerrada.  ¡Clic! Una sobrecargada lámpara colgante ilumina el lujoso despacho. El  Supremo Sacerdote deja la cruz en uno de los estantes de la biblioteca. Abre  otra puerta más disimulada y entra. ¡Clic! los azulejos blancos se iluminan. Se arremanga y abre la canilla.  Las   manos   apenas   entran   en   el   lavatorio.   Siente   la   caricia   del   agua   tibia  escurrirse entre los dedos. Suena el intercomunicador. Cierra la canilla. Suena otra vez. Se seca las  manos con  la  toalla  celeste   colocada   por el  personal  de   limpieza.  Vuelve  a  sonar. Sale del baño y cruza el despacho con cuatro largos pasos. Irritado,  levanta el insistente aparato. − Hable. − Encontramos una gran cantidad de sangre en una habitación, pero  ningún cuerpo –el Supremo Sacerdote reconoce a David más por la forma de  escupir   las   palabras   que   por   su   tono,   que   llega   distorsionado   a   través   del  rudimentario sistema de comunicación público. − ¿Tomó muestras? − Sí, está siendo llevada para su análisis en este momento. − ¿A nombre de quién está la habitación? − Fabbián Andes.


− ¿Edad? − ¿Edad? –pregunta David, y alguien le responde–, veintiocho años – los músculos de la mandíbula del Supremo Sacerdote se tensan. Durante unos  segundos sólo se escucha el ruido de la línea. − Continúen con la búsqueda. − Sí, señor. A varios kilómetros del lujoso piso de la Torre Central, David cuelga el  comunicador público. Dievo lo mira en silencio, todavía no se acostumbra a  verse  en los  lentes  oscuros del  sacerdote. Los policías están  adentro  de  la  vivienda, enfrascados en una conversación de murmullos. − ¿Por  qué   tenemos   que   ir   con   éstos   a   todos   lados?   –murmura   el  joven. − No sé qué carajo tienen que hacer acá, pero son órdenes de arriba  pibe   –la   cara  del   sacerdote   surge   entre   los   dos,   el  farol   eléctrico   realza   su  palidez. − Es simple –su voz también es un susurro– si llegamos a encontrar a  este hombre, sólo yo seré capaz de detenerlo –por un instante, los oficiales  creen ver un brillo purpúreo atrás de los opacos lentes del sacerdote. Los policías abandonan rápidamente el lugar, llevándose la lámpara con  ellos. David se queda parado en la oscuridad. Inhala una y otra vez hasta sentir  la sangre en la boca. Un hormigueo de excitación le recorre el cuerpo. − ¡Alto  ahí! –la voz ronca del viejo policía lo devuelve a la realidad.  David sale de la habitación. Una mujer pequeña está paralizada bajo la luz del  farol y el caño del arma.


− ¡Soy una médica! ¡No disparen! − ¡Manos   a   la   pared!   –Luxiana   obedece.   En   pocos   segundos   las  manos   del   oficial   le   recorren   el   cuerpo   obscenamente.   Encuentran   una  credencial y se la pasan al joven para que verifique que coincida con el número  de identidad del brazo. − Es verdad, es una médica de tercer nivel. − ¿Qué hace esta mujer aquí? –pregunta David–. Tengo entendido que  nadie puede salir durante un estado de emergencia –los policías se miran, y el  joven le devuelve la credencial a Luxiana. − Los   médicos   tienen   permisos   especiales,   igual   que   los   policías   – David vuelve a internarse en la oscuridad de la vivienda. El viejo policía sonríe  sin humor. − Tenga cuidado, mujer, hay un loco dando vueltas. ¿Entiende? − Sí, entiendo. Pero esa debería ser la menor de mis preocupaciones,  ¿no hay una invasión? –pregunta Luxiana, tratando de averiguar un poco más. − ¿Invasión? ¡Ja! Nadie tiene el poder para invadirnos. No, esto es un  capricho   de   esos   monjes   –murmura   señalando   a   la   puerta   de   la   vivienda–,  están   buscando   a   un   tipo,   un   poseído.   Ahora,   vaya   con   cuidado   –Luxiana  mueve   afirmativamente   la   cabeza   y   desaparece   por   el   corredor.   El   policía  enfunda el arma, mientras el otro ilumina al diácono, que se había reducido  contra la pared del pasillo al ver que desenfundaban las armas. − ¿Y? ¿Cuántas faltan? –la pregunta es áspera y directa. Los oficiales  perdieron el humor hace horas. Dievo se levanta y se alisa la túnica, tratando 


de recobrar algo de dignidad. Mira la lista y cuenta los renglones que todavía  no están tachados − Tres. − Sigamos entonces. ¿Quién sigue? –el diácono se acerca más a la luz  y revisa el informe escrito a máquina. Finalmente dice: − Vleria Monte, corredor 408, habitación 593.

— ◦ —

El silencio se espesa en los ojos de Yetzica. No quiere dormirse, Luxiana  insistió en ir a buscar ropa para Fabbián a pesar del estado de emergencia.  Fabbián está sentado en el baúl, con los ojos perdidos en la puerta. Mueve los  pies nerviosamente debajo de la sábana que le cae desde la cintura. Yetzica se  sienta en la cama, necesita distraerse o se va a volver loca. − ¿Dónde trabajás? − En la productora de Hongos del Cuarto Sub­Urbio. − ¿En serio? ¿Haciendo…? − Soy un administrador nivel cinco, me encargo de que todo funcione  bien. Realizo controles y estudios para… − ¡Uff! –Yetzica se deja caer de espaldas en el colchón– debe ser re  divertido. − Estoy acostumbrado al papeleo. ¿Y vos qué hacés?


− Soy una cazadora –Fabbián despega los ojos de la puerta y la mira. − ¿Una   cazadora?  –siente   un   estremecimiento   al   verse   solo   con   un  cazador de recompensas. Yetzica se sienta. − ¿Algún problema? − No, no. Es que nunca había hablado con un cazador antes–. Vuelve  la mirada a la puerta. Un silencio incómodo consume todo el oxígeno de la  habitación–. ¿Qué se siente cazar una persona? − No,   no   hago   eso.   Sólo   busco   cosas   –Fabbián   se   queda   unos  segundos en silencio, y responde. − ¿Y la escopeta, para qué es? − La   superficie   de   la   Sub­Urbia   no   está   tan   bien   protegida   como   te  hacen creer. Ahí arriba te podés cruzar con cualquiera, hasta con épuros. − ¿¡Viste   épuros   en   la   superficie!?   Si   hubiera   sabido   lo   hubiera  pensado dos veces antes de subir… ¿Es verdad lo que dicen de los épuros? − ¿Y qué dicen de los épuros? − Que   son   mutantes   deformados   por   la   radiación,   y   que   matan   por  placer, y  que  atacan  las caravanas  para  comerse  a  los  viajeros,  y que son  violentos, salvajes y que raptan a las embarazadas y se comen a los bebés y…  − Mirá, lo primero que aprendés cuando sos un cazador, es a correr.  Más cuando estás en La Espesura. − ¡La Espesura! ¿Andás por La Espesura? − Los  pocos  cazadores  que   quedan   trabajan   en   La  Espesura.   ¿Vos  pensás que queda algo de valor en la superficie de sub­urbiana después de  tantos años?


− Pero los índices de radiación son mucho más elevados y… –Yetzica  estalla en sarcásticas carcajadas. − Me  encanta   como   todos  hablan   de   La   Espesura…  ¡Cuando   nadie  pone un puto pie en esas calles! La Espesura es mucho más y mucho menos  de lo que dicen. Te pueden matar, es verdad. Podés encontrarte en medio de  un   foco   radiactivo,   es   verdad.   Pero,   para   el   que   sabe   dónde   pisar,   es  inofensiva. Incluso los cara de trapo dejaron de ser una amenaza desde que se  separaron en tribus. Están demasiados ocupados matándose entre ellos  − ¿Cara de trapo? − Sí,   así   los   llamamos   a   los   épuros   –imágenes   de   hombres  monstruosos con las caras tapadas llenan la mente de Fabbián.  − ¿Y qué vas a hacer ahora? − No sé… la verdad que no sé. Tendría que esperar a ver por qué está  el   estado   de   emergencia.   Y   prepararme   para   salir   apenas   termine.   Sé   que  tengo que hacer eso, pero no puedo más. Siento que tengo que estar con ella,  ¿me entendés? Siento que me necesita y que tendría que irme ahora, ya. Pero  es imposible. − Bueno… imposible no es. − Todas las salidas están cerradas. Es imposible. − Todas las salidas oficiales están cerradas. − Pero los francotiradores, y el perímetro electrificado… − Hay puntos ciegos y fallas de seguridad por todos lados. Además,  tengo conocidos en la frontera a los que les encantan los regalos. − ¿Y La Espesura?


− Es duro, pero son sólo un par de días. − ¿Podrías llevarme entonces? − Podría, pero… − ¿Pero qué? − Tendrías que pagarme. No voy a arriesgar mi vida por tu calentura. − ¿Y de qué estamos hablando exactamente? − ¿Me dijiste que trabajás en una productora de Hongos, no? Bueno,  por… digamos… quinientas pastillas de Narka te podría llevar hasta la entrada  de Ciudad Refinería. − ¿¡Qué!? Estás loca… ¿Tenés idea de lo que me puede pasar si me  atrapan? − Lo mismo que me pasaría a mí si me encuentran cruzando la frontera  –Fabbián se levanta repentinamente– ¿Qué pasa? − Alguien   viene   –Yetzica   gira   sobre   la   cama   y   agarra   la   escopeta.  Pasan varios segundos hasta que los números de la cerradura combinatoria  empiezan a cambiar. Fabbián y Yetzica hacen silencio. La puerta se abre y  aparece Luxiana. − ¡Fabby! –grita.  − ¡No grites! –replica Yetzica mientras baja la escopeta y suelta el aire  del pecho. − ¡No saben lo que pasó! − No, no sabemos –Fabbián se deja caer en la cama, sosteniendo la  sábana con una mano. − ¿Qué pasó Lux?


− ¡Había monjes   y   policías   en   tu   habitación!   –Fabbián   se   vuelve   a  levantar. − ¿¡Qué!? − El policía me dijo que el estado de emergencia era un capricho de los  de la Última Orden, que andaban buscando a un poseído –Fabbián se agarra la  cabeza.  − ¿Entonces es verdad… estoy poseído? − ¿Te hicieron algo? –pregunta Yetzica. − No,   nada.   Me   revisaron   y   vieron   que   era   un   médico,   así   que   me  dejaron ir. Después pasé por el centro médico y robé esto. Te va a quedar un  poco chica… pero es lo mejor que conseguí –Luxiana deja una bolsa de tela en  la cama. − Gracias –dice Fabbián, abatido. − ¡No existen los demonios! –grita Yetzica– Es todo mentira, para lo  único que sirven esos cuentos es para aumentar su influencia sobre la gente.  No creas nada de lo que dicen. − Pero… todas estas cosas que están pasando… − Probablemente tienen una perfecta explicación lógica y sensata. Lux,  voy a tener que irme por un tiempo. − ¿¡Por qué!? − Ahora tengo que trabajar más. Tenemos que recuperar lo del pase  de Vleria. Y hace mucho que no salgo, y es una buena oportunidad, porque la   mercancía va a subir con esto del estado de emergencia –pone los pies en los   borceguíes y se los ata contra el baúl.


− ¡Yetzy, no te vayas! No me dejes… − Lux –la mirada de la cazadora se ablanda–, sabés que no me gusta  quedarme mucho tiempo acá abajo, ¿por qué me preguntás siempre lo mismo?  –Se pone una campera de cuero y agarra el morral. − Porque tal vez, alguna vez te vas a quedar acá, conmigo… –Yetzica  la abraza con fuerza. La besa y se cruza la escopeta recortada. − Fabbián –el sub­urbiano levanta la vista. Tiene los ojos perdidos. − ¿Qué? − Tercer   Sub­Urbio,   Corredor   33,   habitación   368.   Yo   no   creo   en  demonios. Si querés salir, acordate de traer lo que te pedí.  La puerta se cierra. Los ojos de Fabbián caen en Luxiana. Tiene los ojos  escondidos atrás de los mechones negros, pero Fabbián podría jurar que está  llorando. Unos minutos más tarde, termina de cerrar el  último botón de una  camisa gris.  − ¿Tu amigo es un mecánico, no? − Sí, ahora nadie te va a creer que sos un administrador –dice Luxiana  con   una   sonrisa   afectada.   Efectivamente,   la   camisa   de   mangas   largas,   los  vaqueros y los zapatos de goma negros son el uniforme de los mecánicos de  Sub­Urbia. − ¿Y ahora qué vas a hacer? − Yet me ofreció llevarme a Ciudad Refinería. − ¿¡En serio!? ¿Y qué le dijiste? − Que lo iba a pensar. − ¿Pero cómo vas a cruzar la frontera?


− Con sobornos, Lux, que más. − ¿Pero que tenés para darles? − Narka. − ¡Fabby! No vas a… − Sí. − ¡Es muy peligroso! Si te atrapan… − Ya sé. Pero no me van a atrapar. Es más, ni se van a dar cuenta que  falta –el silencio se arruga entre los ojos de Luxiana. − ¿Y te vas a animar a cruzar La Espesura? − Solo no, pero con Yetzica… podría intentarlo.

EdB_07  

Supremo Sacerdote deja la cruz en uno de los estantes de la biblioteca. Abre sonar. Sale del baño y cruza el despacho con cuatro largos paso...