Issuu on Google+

02 – El testigo Fabbián se despierta, pero sigue con los ojos cerrados. Algo le obstruye  la garganta, apenas puede respirar. Tose una y otra vez hasta que la boca se  le tapa con una bola rígida. La vomita y sigue tosiendo, pero no siente dolor. Se  lleva la mano a la garganta. Los dedos rozan una costra de sangre seca. − ¿Qué pasó? ¿Fue un sueño? − La vida es un sueño, pero el sueño de otro –la voz que le responde  es rugosa y desagradable– Fabbián abre los ojos. Está   acostado   sobre   unos   trapos,   en   una   diminuta   habitación.   Las  esquinas   se   pierden   atrás   de   montículos   de   basura.   Enfrente,   una   fogata  violenta las sombras de las paredes. El humo se alarga y desaparece por una  enorme abertura en el techo. − ¿Dónde estoy? − En mi humilde hogar –Fabbián alcanza a ver, entre los desperdicios,  los ojos que lo observan. − ¿¡Dónde   estoy!?   –el   miedo   lo   obliga   a   levantarse   pero   no   puede  sostenerse y se tira otra vez al piso mugriento–. ¿¡Qué pasó!? − Yo   sólo   lo   traje   aquí.   Usted   perdió   mucha   sangre   –unos   ojos  hinchados brillan del otro lado del fuego–, pensé que iba a morir. El hombre retira hacia atrás la capucha. Fabbián se sienta. Ahora puede  ver a su interlocutor, aunque los rasgos se pierden entre la grasienta cortina de 


pelo gris. Está sentado, con las piernas cruzadas. Lleva una manta llena de  bolsas, latas y toda clase de desperdicios cocidos. − ¿Le   gusta   mi   capa?   –dice,   mientras   se   la   acomoda   sobre   los  hombros–. La hice yo. No es que me guste la basura, pero es ideal para pasar  desapercibido. Como usted sabrá, en Los Bajos la vida no es fácil –sonríe con  dientes amarillentos, largos y finos, como las teclas de un piano viejo. Fabbián  se aprieta contra la pared. − ¿Sigo en Los Bajos? − Sí   Señor,   a...   –el   vagabundo   calla   y   se   levanta.   Fabbián   escucha  golpes a lo lejos–. Espéreme aquí, y no haga ruido por favor –se inclina y sale  gateando por una pequeña abertura en la pared. Fabbián se queda quieto. Los minutos se caen, mudos. La luz que se  derrama por el techo se torna más y más clara, dejando a la vista extraños  dibujos grabados en  las paredes: círculos, triángulos y  estrellas  encarnadas  que chocan y se superponen en forma caótica, acompañadas por una extraña  escritura. Fabbián reconoce algunas letras, pero ninguna palabra. Los   golpes   se   escuchan   más   cerca.   Tienen   ritmo,   se   aceleran,   se  detienen, vuelven a sonar. Son respondidos con otros sonidos más lejanos. «   Es una noticia, los Bajos tienen sus propias noticias » Un pedazo de espejo le llama la atención. Lo levanta y se busca entre la  mugre. Al encontrarse, tiembla. Su ojo izquierdo arde como una brasa azul,  como si una estrella se hubiera incrustado entre los párpados. Se ve obligado a  mover el espejo para escapar del horror y, en ese preciso instante, descubre el  secreto de las escrituras que lo rodean. 


A través del espejo, las palabras revelan su significado. Fabbián siente  un temblor cuando comprende lo que dicen las paredes.

EL POSEÍDO DE LA OSCURIDAD CREARÁ LA NOCHE ETERNA.

— ◦ —

En la penumbra del estudio, el Hacedor de Milagros hunde la cara en un  pañuelo de seda. Imagina una fragancia perdida hace mucho tiempo. La aspira  y   se   embriaga.   Los   ojos   miran   la   ventana   polarizada   sin   ver,   sólo   prestan  atención a las imágenes de su mente. Fantasías que nada tienen que ver con  aquel cielo espeso de nubes. Lo enrosca, lo estira, se tapa la cara. La boca,   enorme y grotesca, humedece el paño con cada jadeo.  Un timbre eléctrico corta toda fantasía. Lo echa, lo arranca, lo empuja a  un abismo de realidad, de presente. Mira el punto rojo que se enciende y se   apaga con los párpados arrugados. Levanta el tubo. − ¿Señor? − Estoy ocupado. Llame más tarde. − Pero señor… − ¡¿No me escuchó?! − Sí, pero… − ¡Cállese!


− Pero señor… –el Supremo Sacerdote cuelga el comunicador con un  golpe. Pero el aparato vuelve a sonar. Aplasta el aparato con una mano y se  acerca el tubo a la oreja. − ¿Señor? − ¿¡Tiene idea con quién está hablando!?  − Sí señor –la voz tiembla, y casi grita cuando agrega– ¡Detectamos  una   invocación  en   Sub­Urbia!  –el   silencio   levanta   una   pared   en   la   línea.  El  pañuelo se pierde en la oscuridad del suelo. − Voy   enseguida   –el   Supremo   Sacerdote   se   levanta,   empuja   las  puertas y cruza el despacho vacío de la diaconisa. Sale al pasillo alfombrado  de   la   Torre   Central   y   llama   el   ascensor.   Atrás,   el   intercomunicador   queda  descolgado.

Minutos   más   tarde   llega   a   las   puertas   del   templo.   Entra   y   cruza   el  lúgubre espacio con pasos rápidos. Algunas personas se sorprenden al verlo  pasar, balbucean y llevan las manos al pecho. Pero el Supremo Sacerdote no  devuelve ningún saludo. Sigue derecho hasta desaparecer en la oscuridad de  un pasaje lateral. Baja la cabeza y camina de costado, para no golpearse con  las paredes. Finalmente, abre la vieja puerta de madera.  El cuarto tiene una mesa pequeña y cuatro sillas de distintos tamaños.  Un   puñado   de   velas   amontonadas   brillan   sobre   la   mesa   de   madera.   Las  piedras   de   las   paredes   transpiran   casi   tanto   como   el   Supremo   Sacerdote,  aumentando la sensación de ahogo y sepulcro. 


Dos de las sillas están ocupadas. Una pequeña mujer de pelo gris se  levanta de un salto al verlo llegar. Lo saluda cerrando los ojos y apoyando las  manos sobre la tela que esconde sus pechos arrugados. El sacerdote de lentes  oscuros se queda sentado, desafiándolo sin emoción alguna. Antes de que la  puerta se cierre, el Hacedor de Milagros pregunta: − ¿Cuándo? − Hace dos horas –contesta el sacerdote. La anciana lo mira de reojo,  visiblemente perturbada por la falta de respeto. − ¿Por qué no has avisado antes? − No estaba seguro. − ¿Aún puedes sentirlo? − Casi. Pero si logro acercarme al lugar, tal vez pueda seguir el rastro  del invocador –la mujer se mantiene silenciosamente en pie. Los ojos se le  hunden. − ¿Un invocador? –murmura. El Supremo Sacerdote la mira, como si  no se hubiera percatado antes de su presencia. − No   dirás   una   palabra,   diaconisa.   Necesito   un   diácono   que   pueda  guiar a… a David. − Sí, Supremo. − Ahora, retírese. − Sí, Supremo –la anciana se retira rápidamente, como si necesitara  respirar y no hubiera más aire en la habitación. − ¿David?


− De ahora en más, tu nombre es David –el sacerdote se queda unos  segundos degustando su nuevo nombre– ¿No enviaron a nadie más? − No. − ¿Nadie te siguió? − Nadie puede seguirme sin que yo lo sepa. Además –se encorva y  murmura como una serpiente lista para atacar–, todos saben que puedo sentir  una   invocación   en   kilómetros.   Esto   no   tiene   lógica   alguna,   pero   hubo   una  invocación, de eso estoy seguro. − Tal vez… –el Supremo Sacerdote dice estas palabras más para sí  mismo que para David. − Alguien viene –los dos hombres se quedan en silencio. Un minuto  más tarde la puerta se abre con un chillido. La anciana entra agitada. − Señor, la diaconisa Nataia está lista y espera en el templo. − Utilice   a   la   diaconisa   como   guía   –David   se   levanta–.   Quiero  respuestas, no cadáveres ¿Comprende? − Sí,   señor   –el   sacerdote   alcanza   la   altura   del   Supremo   Sacerdote,  pero la túnica le cuelga como si fuera sostenida por varillas de metal. Cuando  llega a la puerta, el Supremo Sacerdote agrega: − Recuerde,   ningún   movimiento   extraordinario   sin   mi   autorización,  limítese a encontrar al invocador. − Sí, señor –responde y desaparece como un espectro en las sombras  del corredor. El Supremo Sacerdote se queda mirando el agujero negro que  deja la puerta abierta, y luego baja la mirada a la diaconisa.


− Necesito   información   sobre   todas   las   personas   que   entraron   y  salieron de Sub­Urbia en las últimas dos semanas. Y también la lista de los que  han faltado a sus trabajos ayer y hoy.  − Sí, Supremo. La mujer desaparece por el mismo hueco. El Hacedor de Milagros se  sienta   en   la   silla   más   grande   y   golpea   la   mesa   con   el   puño.   La   pata   más  cercana se parte en una explosión de astillas.

— ◦ —

− ¿Señor? –la cara amarilla del carroñero se asoma por el hueco que  hace de entrada. Fabbián está sentado contra la pared opuesta, con la mirada  perdida en los pedazos de espejo que brillan cerca del fuego. De pronto, algo   en el aire lo irrita. Levanta la cabeza y mira atentamente a Pedro. − ¿Qué pasa? − ¡Hay   personas   de   la   Última   Orden   husmeando   por   Los   Bajos!  ¿Puede creerlo? Esos sucios nunca se animaron a mostrarse por acá antes. − ¿Qué? ¿Qué hacen acá? − Seguramente lo están buscando Señor. Debe ocultarse –Pedro entra  y cierra la entrada con un tablón podrido. − ¿Buscándome? Pero... –« ¿Vleria... Vleria está muerta? »–  ¿Sabés  por qué me buscan?


− Sí Señor. Yo sé por qué. Yo sé quien es usted. Y no estoy asustado,  no.   He   estado   esperando   mucho   tiempo   para   encontrarme   a   alguien   como  usted. Desde que descubrí la existencia de los poseídos, siempre supe que  iban a volver. − ¿Volver? − Usted está poseído por uno de los súbditos del Amo, el que retornará  luego del final de los tiempos –Fabbián aprieta los dientes para mantener la  seriedad. Nunca creyó en los cuentos de la Última Orden. − ¿Dónde me encontraste? − Lo levanté de una pila de basura. Pensé que estaba muerto, y yo  tenía tanta hambre... ¡Perdone a este infiel! ¡Perdone a este infiel! –Pedro se  arrastra   como   una   serpiente   atrás   del   fuego–.   Oh,   Señor...   todavía   estoy  hambriento,   ¿sabe?   Nunca   hay   suficiente   comida   para   mí   en   este   lugar   – Fabbián cierra la garganta para mantener la comida en el estómago. Es un  carroñero, un hombre que come los restos de otros hombres. Muertos, heridos  y   minusválidos,   todo   sirve   para   alimentar   a   un   carroñero.   Tiene   que  aprovecharse de la situación, antes que sea demasiado tarde. Se levanta y  endurece la voz. − ¡Callate! ¿Cuál es tu nombre? − Pedro, mi Señor. − Decime Pedro, ¿vos estabas ahí cuando esa puta me atacó? − Sí, mi Señor –« Entonces no fue un sueño... » − ¿Lo viste todo?


− ¡Sí, mi Señor! –la lengua de Pedro se retuerce como una babosa en  sal– ¿Qué desea mi Señor? − Deseo que me digas todo lo que pasó después que me caí en la  basura –el carroñero  retuerce las manos y se encoge debajo de la manta de  basura. − ¿Es... es necesario Señor? − ¡Sí, es muy necesario! − Oh,   mi   Señor,   fue   algo   extraordinario   y...   y   horrible.   Es   algo   que  confirma que mis creencias son verdaderas, yo siempre supe que existían...  − Pedro, hablá. − Sí, mi Señor, disculpe Señor... Bueno, yo sabía que iba a ocurrir un  asesinato apenas lo vi venir. Entonces me acerqué y esperé en las sombras,  expectante. Yo no soy un asesino, no señor, no tengo el valor. Pero soy muy  paciente, muy paciente Señor. Pero pobre Magda, se equivocó. Ella pensó que  usted era... que era alguien normal... pobre Magda... ella era una de las damas  más dulces y hermosas de Los Bajos. Pero eso ya no importa... no Señor. Yo  me quedé quieto, esperando mi botín cuando terminara la pelea. Estaban cerca  cuando   Magda   le   clavó   la   tijera   y...   si   perdona   mi   sinceridad...   me   alegré.  Porque usted lleva muy buena ropa... ¡Pero en aquel momento no sabía que  usted era…! ¡No, mi Señor, no lo sabía! Luego usted cayó y Magda gritó y gritó  hasta que vino Dante. Dante era su dueño, un tipo duro, bajo y ancho como un  carro,   nadie   le   gana   a   Dante   en   una   pelea.   Y  ella   estaba   enojadísima.   Me  pareció que tenía rota la nariz, porque tenía la boca y la garganta sucia de  negro. Le pidió a Dante que lo remate a usted. Y cuando fue a buscarlo… ¡qué 


sorpresa se llevó! Primero fue el olor… el olor lo hizo retroceder. Después la  respiración…   esa   respiración   que   hizo   que   el   aire   se   me   congelara   en   los  pulmones y,  después, el chillido. ¡Oh Señor! ¡Lo sentí en los dientes! Sentí que  me arrancaban todos los dientes de la boca… entonces cayó sobre Dante y no  dejó nada… nada. Los temblores de Pedro  aumentan cada vez más. Trata de cruzar los  brazos, pero ya no puede controlar los temblores. Las latas resuenan como  cascabeles. Fabbián salta sobre la fogata. Quiere respuestas. No le importa  nada más. Necesita  esas respuestas. Y el  odio  hacia el  carroñero  aumenta  cada vez más, como una avalancha que lo llena de energía. − ¿¡Quién dijo que pares!? ¡Seguí hablando! –Pedro  levanta la vista.  Aterrado, mira el fuego azul sobre su rostro. − Se... Se... Señor... ¡Perdóneme! − ¿¡Qué   pasó   después!?   ¡Hablá!   ¡Habla!   –si   no   fuera   por   las  respuestas,   Fabbián   lo   estrangularía   con   sus   propias   manos–.   ¡¿Qué   pasó  después?! − Nació... entre la basura… el… el demonio... –Pedro  se aferra a las  piernas de Fabbián– ¡No puedo! ¡No puedo más!  Un   horrendo   sonido   sacude   el   polvo   de   las   paredes.   Fabbián   siente  agujas en las encías. « ¿¡Qué está pasando!? ». Pedro se arrastra a un rincón  y se oculta bajo la manta de basura − ¡No Señor, piedad, no lo llame, piedad Señor! ¡Tenga piedad!


EdB_02