Issuu on Google+

01 – El despertar Oscuridad.

− ¡Vleria! –Fabbián se incorpora. Siente un sabor dulzón en la boca. Le  duelen los labios. Reconoce el olor de la cama pero... hay otra cosa. Un olor  invasor, orgánico. − ¿Cuánto   tiempo   pasó...?   ¡luz!   Fósforos...   fósforos...   –siente   algo  extraño, las sábanas, pegadas a la piel, lo acompañan en cada movimiento. El  olor se hace más fuerte. Los dedos pegajosos encuentran la caja de fósforos. La luz lo ciega y su cuerpo brilla, rojo. − ¿Qué   carajo...?   –deja   de   respirar,   esperando   sentir   el   ardor   de  heridas fatales.  Aspira   lentamente:   adentro   y…   afuera,   nada.   Otra   vez:   adentro   y  afuera… nada. No hay dolor. El fósforo se apaga entre los dedos húmedos.  Ciego, recorre la piel de su cuerpo buscando mutilaciones, sin resultado. Con la  calma que se encuentra más allá de toda desesperación, prende otro fósforo.  La luz estalla. No hay duda, es sangre. Pero, ¿de quién? mira la puerta, el  marco, la base, todo limpio, excepto... oscuridad. Prende otro fósforo. Una   huella   flota   en   la   pared.   ¿De   quién   es   esa   mano?   ¿¡Vleria!?  ¡Mierd!... oscuridad. Prende otro fósforo. Con cada movimiento siente cómo los  coágulos adhieren la manta a su piel. Se inclina para encender la vela. Sí, es 


su habitación. Y está solo. Pensando... pensando... pensando que consumir  narka jamás hizo que nadie perdiera el conocimiento, pensando que uno se  vuelve hiperactivo, hipersensitivo y extremadamente consciente de lo que hace.  Pensando   que  nadie  va  a  creerle.  Pensando   en   la  sentencia.  Pensando   en  donde vomitar. Pensando en lo breve y estúpidos que fueron sus veintiocho  años   de   existencia.   Pensando   en   esconder   el   cadáver.   Pensando   en   el  cadáver… « ¿Qué cadáver? » Fabbián se levanta, siente un escalofrío cuando sangre helada se abre  camino entre los dedos de los pies. Se arranca la sábana de un tirón, y el olor  le produce arcadas. Si tuviera algo en el estómago, ya lo hubiera vomitado.  Levanta la lata porta vela y mira alrededor. La mancha lo llama. Se acerca y  apoya instintivamente la mano sobre ella. No encajan. La huella pertenece a una mano más pequeña  « ¡Como las manos de   Vleria! ». El corazón se le acelera. Busca el cadáver: abajo de la cama, en el  armario,   en   el   baúl,   busca   extremidades,   pedazos,   algo,   pero   no   encuentra  nada.  «   ¡El   baño!   ».  Se   acerca   hasta   el   diminuto   espacio   ocupado   por   un  inodoro, un estante con algunas pastillas y un espejo rajado. Se encuentra con  su cara, más flaca que nunca. Los huesos de los pómulos le sobresalen como  dos   puños   rojos   de   sangre.   El   pelo   negro,   rapado,   parece   una   alfombra  viscosa.  Está solo. Completamente solo.


Se acerca lentamente a la puerta. Intenta escuchar, pero tiene los oídos  tapados con sangre seca. Se quita cuidadosamente los tapones sanguíneos.  Ahora puede escuchar los ecos infinitos de la red de tuberías. Abre la puerta y  aspira con alivio el tufo del pasillo. El reloj digital del corredor marca las cuatro   de la mañana. Trata de pensar, pero escucha algo y el miedo le paraliza la  mente.   Mira   a   un   costado,   y  descubre   que   el  terrible   ruido   es  producto  del  rozamiento perezoso de una cucaracha. Fabbián respira otra vez. Vuelve a la habitación y manosea el contenido del baúl hasta encontrar  la diminuta chapa metálica que dice, con letras hundidas, Permiso de Baño.  Agarra la ropa tirada en el suelo y se viste, mientras trata de no sentir cómo  esa gelatina se le pega más y más a la piel. Veinte minutos más tarde se encuentra bajo una de las duchas públicas  del   Cuarto   Sub­Urbio.   Rodeado   por   húmedas   y   toscas   tuberías,   acciona   la  palanca, tiene cinco minutos para eliminar la evidencia. Tiembla al abrazar el agua congelada, pero su mente reacciona. «   Vleria   no   está   muerta,   ¿por   qué   pienso   eso?   ¡Qué   mierda!   no   me   acuerdo   nada   pero   estoy   seguro   que   no   maté   a   nadie...   ¡Pero   qué   idiota!   ¡Seguro tiene que estar allá! ¿Cómo no se me ocurrió antes? » Fabbián se seca y se viste con unos pantalones gruesos marrones y una  remera de mangas largas. Vuelve a hundirse en los corredores subterráneos,  perseguido   por   sus   fantasmas.   Desea   desesperadamente   correr   para   poder  liberarse de los espasmos nerviosos, pero es peligroso llamar la atención. No  quiere que nada le impida llegar hasta la habitación de Vleria.


Dobla por un estrecho corredor cavado en la tierra y desemboca en uno  de   los   pasillos   principales.   Algunos   vendedores   duermen   en   los   puestos,  abrazando la mercadería. Otros se encuentran en un trance narkálico, mirando  fijamente   las   columnas   grises   o   los   tubos   fluorescentes,   balbuceando  incoherencias. Nadie le presta atención. Fabbián agradece su apatía mientras  avanza entre ellos. La forma más rápida de llegar a la habitación de Vleria es atravesando la  zona   baja   del   Cuarto   Sub­Urbio.   Hace   casi   treinta   años,   un   incendio  subterráneo arrasó el lugar. Los paneles acústicos, la basura y los cables de  los túneles crearon un infierno de plástico y humo. En una sola noche, cientos  de   ciudadanos   murieron   quemados,   y   miles   más   envenenados.   Cuando  finalmente   se   logró   dominar   el   incendio,   no   hubo   necesidad   de   fosas   ni  crematorios: el plástico hirviente los había sepultado a todos. Su madre falleció aquella noche, pero él fue rescatado. Era apenas un  bebé y no la recuerda. Y como la mayoría de los sub­urbianos, no conoce a su  padre.   Aunque   lo   imagina   en   alguna   habitación   de   Sub­Urbia,   gozando   del  sueldo   adicional   de   una   inseminación   exitosa.   Fabbián   fue   criado   en   el  Orfanato   Central   y   educado   en   el   Instituto,   donde   conoció   a   Vleria.   Se  sorprende al sentir un nudo en la garganta, en todos estos años nunca tuvo  necesidad de llorar. Los ojos se le humedecen.  « ¿Qué me pasa? ¿Por qué,   por   qué   ahora?   Ahora   no   ¡Ahora   no!   »  Fabbián   aprieta   los   dientes   y   sigue  caminando.


— ◦ —

Las   lenguas   rojoazuladas   realzan   la   retorcida   forma   de   las   velas.   El  fuego, tímido, titilante, apenas estira la luz hasta el borde de la tarima. −

¡Amén! –la palabra estalla y sacude las llamas hasta reducirlas a dos 

puntos azules. − Amén –otras voces responden, formando un coro vacío. Las llamas se recuperan y se multiplican. Los nuevos puntos luminosos  transforman   el   vacío   en   un   largo   y   angosto   salón,   repleto   de   personas  arrodilladas.   No   hay   ventanas,   sólo   una   tarima   sobrecargada   de   adornos   y  pequeñas estatuas de hombres con túnicas. Sobre ella, el Supremo Sacerdote  alza los brazos como  un gigantesco golem negro. El atuendo ceremonial  le  queda estrecho bajo el poderoso físico. El   Supremo   Sacerdote   llegó   a   Sub­Urbia   hace   diez   años,   cruzó   la  peligrosa   Espesura   para   traer   la   Verdadera   Fe.   Los   líderes   de   la   ciudad  subterránea   le   ofrecieron   resguardo,   pero   no   escucharon   las   profecías   de  demonios y salvación. A los pocos meses ya era llamado El Hacedor de Milagros. Transitaba  por los siete sub­urbios, curando a las personas sin pedir nada a cambio. Uno   de aquellos días se apareció en la entrada de la Torre Central. Pidió ver al  gobernante   de   Sub­Urbia,   que   sufría   un   avanzado   cáncer   de   piel.   El  gobernante accedió de inmediato. Luego de su visita, el cáncer de piel había  desaparecido. A partir de aquel momento, el Supremo Sacerdote obtuvo un 


permiso y un lugar en donde profesar su fe. Así fue cómo la Última Orden fue  adoptada   como   la   religión   oficial   de   Sub­Urbia.   Gran   parte   de   la   población  festejó el acontecimiento. Cinco años después hubo un templo en cada sub­ urbio, y el Supremo Sacerdote obtuvo un piso en la Torre Central, que es la  única estructura habitable ubicada sobre la superficie, y en la cual viven las  personas más importantes de Sub­Urbia. En el templo principal el Supremo Sacerdote continúa con la ceremonia.  Alrededor de él, varios sacerdotes y diáconos mantienen un cordón dispuesto a  detener a cualquier fiel que ose acercarse demasiado. Atrás del altar, en donde los hombros eclipsan las velas, dos jóvenes  con   túnicas   blancas   miran   extasiados   lo   que   ocurre.   Las   pesadas   telas   les  doblan los huesos, pero ellos esperan pacientemente, sin preocuparse por el  cansancio ni el estómago vacío. − ¡Estoy   tan   emocionada!   –murmura   la   muchacha   pálida   de   ojos  hundidos. Lleva una trenza gruesa de pelo oscuro posada sobre un hombro. − Tranquila   Nataia,   ya   está.   Ya   somos   verdaderos   diáconos   de   la  orden –su compañero es un poco más bajo, con una cabellera rubia que le tapa  la frente y las orejas. − ¿Cómo   hacés   para   estar   tan   tranquilo,   Dievo?   –al   escucharla,   el  joven suelta una relajada y amplia sonrisa. − Siempre supe que llegaría este momento –las velas tiñen de rojo los  rulos del diácono, Nataia imagina por un instante cómo sería si fuera pelirrojo. − ¿No estás nervioso? ¿Ni un poquito? − No, ni un poquito –Nataia sabe que está diciendo la verdad.


− ¡Que suerte! Yo no puedo parar de temblar. A Dievo se le escapa una carcajada. Uno de los sacerdotes de la fila se   da vuelta, y lo mira a través de unos lentes redondos. No tiene cejas, ni barba,  ni pelos en ningún lugar de la cabeza, y las velas le pintan la cara de rojo.  Camina hasta Dievo y se detiene frente a él. Su nariz se reduce a dos  sombras rasgadas, lo que aumenta el aspecto de calavera. El sacerdote se  inclina hacia adelante y apoya el dedo  índice sobre unos inexistentes labios.  Dievo no puede respirar, el miedo le aprieta la garganta. Siente la necesidad de  salir corriendo, pero se muerde la lengua y baja la cabeza. El sacerdote lo mira  fijo, o al menos eso parece a través del vidrio negro de los lentes. Ladea la  cabeza   al   ver   cómo   tiemblan   las   piernas   del   acólito.   Finalmente,   da   media  vuelta y vuelve a su lugar. Dievo nunca lo había visto, pero sabe que es la  única persona –además del Supremo Sacerdote– que logró llegar a Sub­Urbia  desde la lejana Ciudad Sagrada. A un par de metros, sobre la tarima de maderas talladas, el Hacedor de  Milagros   mira   la   hora.   El   pequeño   reloj   marca   las   cinco   y   veinte,   lanza   un  suspiro cavernoso y continúa: − ¡No   teman,   mis   hermanos!   –la   voz   se   expande   y   golpea   en   los  estómagos   de   los   fieles–   ustedes   son   amados   por   Dios.   ¡No   deben   temer!  Incluso   en   estos   tiempos   oscuros   en   los   que   muchos   piensan   y   dicen   que  hemos sido olvidados. ¡No teman! Aunque los salvajes Épuros amenacen las  fronteras   de   esta   ciudad,   no   deben   temer.   Queridos   hermanos,   aunque   los  aullidos de los demonios alcancen sus oídos por la noche, no teman. Porque si  tienen   fe   ¡si   realmente   creen   en   el   perdón   de   Dios,   nunca   podrán   ser 


lastimados! Estamos en una época difícil. El mundo está podrido. ¡Las puertas  del averno han sido abiertas y por ellas han entrado siervos del innombrable! – hace una pausa, y mientras traga agua de un vaso mira la constelación de  miedo y sumisión que brilla en miles de ojos que solo lo ven a  él–. Pero no  teman, mis queridos hermanos. Si tienen fe, verdadera fe, podrán luchar contra  todos   los   demonios   del   averno.   Ahora,   recemos   por   nuestros   vecinos   de  Ciudad   Refinería.   Recemos   por   el   sacerdote   que   murió   en   sus   manos,  cumpliendo con su deber –unos quejidos de sorpresa y odio se levantan en la   multitud–. Recemos, también, por aquellos que no aceptan a Dios. Recemos  porque Dios se apiade de ellos –la tarima cruje cuando el Supremo Sacerdote  apoya las pesadas palmas abiertas. Espera unos segundos, y baja la cabeza.  Todos los presentes, incluso los diáconos y los sacerdotes, lo imitan.  Durante varios segundos el aire se llena de angustia. De repente, con renovada  energía, el Supremo Sacerdote golpea la tarima y exclama: − ¡Que así sea! − ¡Que así sea! –responde la multitud, en un lamento colectivo. − Daremos   por   finalizada   la   ceremonia   de   hoy,   recuerden   colaborar  con nuestros diáconos –apoya las enormes palmas sobre el pecho, cierra los  ojos y dice– ¡Que así sea! El   Hacedor   de   Milagros   desaparece   detrás   de   la   tarima,   ignorando   a  varios fieles que –detenidos por el cordón humano– ruegan ser curados. Del  otro lado, Dievo y Nataia lo saludan apoyando las palmas cruzadas sobre el   pecho y cerrando los ojos.


− Hablen con mi diaconisa, ella les dirá qué hacer –habla sin detenerse  y desaparece detrás de una pequeña puerta. Lentamente, la gente empieza a levantarse. Cientos de rodillas doloridas  son rascadas y manoseadas. Una pequeña comitiva de diáconos, armados con  bolsas de donaciones, rastrilla la muchedumbre con una coordinación militar.

— ◦ —

Fabbián   tropieza   con   la   primera   ondulación   del   suelo   plástico.   Ya   no  quedan tubos fluorescentes en las mugrientas bóvedas. Sólo se escuchan las  turbinas del sistema de ventilación. A medida que avanza, siente cómo se eleva el nivel del suelo. Las vías  del antiguo subterráneo se pierden debajo de aquel manto de muerte. Pero  Fabbián sigue caminando. A través de algunas grietas, la luz de la luna cae y  lanza reflejos blancos en los caprichos del suelo. Fabbián continúa, tratando de  olvidar que las irregularidades que pisa son en realidad cuerpos sepultados.  Pero no puede olvidarlo, y se echa a correr. Minutos después se detiene. « Mierda, creo que me perdí » Entre   las   sombras,   unos   ojos   lo   observan   detenidamente.   Llenos   de  excitación al ver una nueva víctima. Una mujer se acerca a Fabbián, toda seda  y veneno. Baja del andén y se muestra semi desnuda bajo su farol de aceite. 


Fabbián acelera el paso. Camina sin levantar la cabeza, con pasos eléctricos.  Ella lo espera pacientemente, y se relame cuando la luz lo viste limpio y sano. − Mmm... qué chico lindo... hace mucho que no veo algo así. Oh, ¿pelo  mojado? ¡pero qué detalle, mi amor!, no te hubieras molestado. Si sabés que te  vas a ensuciar todo... –Fabbián la esquiva sin levantar la vista. − ¡A   donde   vas   pendejo!   –la   voz   edulcorada   se   transforma   en   un  graznido mientras lo toma de la muñeca y le dobla el brazo. Fabbián cae de  rodillas, mudo. Siente algo punzante en la garganta. − Ahora... ¡ahora me das todo! ¿Me escuchas pendejo? ¡Todo! − No... no tengo nada, soltame. − No   me   hagás   reír,   ¿qué   estás   haciendo   por   acá?   ¿Un   paseo  nocturno? –dice y levanta una tijera, hundiéndosela abajo de la mandíbula. − Yo no hice nada. ¡Soltame! Fabbián le incrusta un puñetazo con la mano libre. Ella, rápida como un  gato, levanta la hoja que le atraviesa la garganta y le desgarra la lengua hasta   chocar contra el paladar. La   mujer   retrocede   unos   pasos,   tambaleante.   Finalmente   pierde   el  equilibrio   con   un   desnivel   del   suelo   y   cae.   Fabbián   se   incorpora   y   trata   de  alejarse mientras se saca la tijera de la garganta. Se dobla del dolor y tose. La  sangre   se   escurre   por   la   boca,   la   nariz   y   la   herida.   Intenta   detener   la   hemorragia   con   las   manos   mientras   busca   de   dónde   sostenerse,   sin   éxito.  Mareado, cae sobre una pila de basura. Los vapores tibios de podredumbre y  descomposición lo abrazan. Siente bajo la mano el lomo de un animal muerto,  casi tan muerto como él. Escucha gritos, pero no se puede levantar, ya no tiene 


control de sus músculos. Su conciencia se derrama y, al igual que la sangre, se  aleja de él. Algo empieza a latir. El mundo se apaga. Y eso despierta.


EdB_01