Issuu on Google+

Casa Garriga‐Poch Casa Garriga‐Poch Lles de Cerdanya ARTURO FREDIANI ARTURO FREDIANI

2011‐2012 PR‐I ejercicio 3.1 solución


Descripción Mi suegra hace saltar las alarmas en todos los aeropuertos que visita, lo que desde hace algunos meses le resulta bastante más enojoso que antes. La policía de inmigración le invita cada vez a quitarse el reloj y todos los objetos metálicos. metálicos Los deposita en una bandeja de plástico y vuelve sobre sus pasos. Tras activar por segunda vez el arco detector, es cacheada con minuciosidad. El oficial exhibe amenazador el detector manual que hace recorrer por sus axilas y por el empeine de sus zapatos. Ella, mientras, ligeramente temblorosa extrae de uno de sus bolsillos, con la punta de los dedos, el papel que certifica que es portadora de una prótesis de titanio en la cadera. Quizá la transparencia no debiera ser un fin en sí misma, misma sino limitarse a aceptar su papel de mero instrumento. La falta del registro oculto, de un grosor salvaguardado, g , hace temer p por la autenticidad de lo mostrado. La carne,, en cambio, nuestra condición opaca de materia, de cuerpos sometidos a la acción de la gravedad, del tiempo y del deseo, vuelve hoy a ser reprimida con empeño victoriano.



Casa Garriga-Poch. Frediani