Issuu on Google+

QUINTA UNIDAD CLASIFICACIÓN DE LOS TÍTULOS DE CRÉDITO

5.1 Clasificación especifica de los títulos de crédito Existen diversos criterios para la clasificación de los títulos de crédito, los cuales se basan fundamentalmente en las características que cada título pueda tener. Lo manifestado anteriormente, nos sugiere en consecuencia una clasificación de ellos para determinar básicamente: • • • • • • •

Su función económica, Su forma de emisión y negociación, Para determinar el volumen de su emisión, Para identificar el derecho que tienen incorporado como títulos representativos que son, es decir, para identificar su LITERALIDAD, Para conocer la naturaleza de su emisor, Para identificar plenamente al beneficiario y Para saber el interés comercial de su emisión.

Por todo ello es que a continuación se analizarán las clasificaciones más usuales: Desde el punto de vista de su función económica, los títulos de crédito pueden ser:  Cambiarios.- Es decir aquellos que para el cumplimiento de la obligación en ellos consignada, debe de darse un intercambio del documento contra el cumplimiento de la obligación, por ejemplo, la letra de cambio, el pagaré y el cheque.  Mobiliarios.- Que comprenden títulos emitidos en masa para fines específicos a fin de que sean adquiridos por el gran público, ejemplo de ello serían las obligaciones, que en su oportunidad serán analizadas.  Corporativos.- Son aquellos que representan el soporte de negocios sociales, siendo los más representativos entre este tipo de documentos, las acciones de las empresas y los certificados fiduciarios de participación, de igual forma serán analizados en su oportunidad.  Representativos de Mercancías.- Que son aquellos que como su nombre lo indica nos acreditan la propiedad de determinados bienes como son los certificados de depósito, que acreditan que


somos propietarios de ciertos bienes que tenemos depositados por lo general en los almacenes generales de depósito, mismos que al igual que los anteriores en su oportunidad serán debidamente analizados.

Desde el punto de vista de su forma de negociación, los títulos de crédito pueden ser:  De emisión singular y privada.- Es decir que son aquellos títulos que son emitidos para garantizar el cumplimiento de una sola obligación y que generalmente son utilizados por las personas físicas, para garantizar los créditos que otorgan o el cumplimiento de determinada obligación, ejemplo de ellos lo son la letra, el pagaré y el cheque, cuya negociación salvo en casos específicos se da.  De emisión masiva o serial.- Que son aquellos que desde su origen surgen en gran número y cuya finalidad es el reconocimiento que se obtiene de estar participando dentro de un grupo social con fines específicos (sociedades mercantiles) y que en cualquier momento nos podremos desligar de esa participación, el principal ejemplo de este tipo de títulos, lo serían las acciones de las empresas ya que dada su vocación bursátil podremos negociar libremente con ellas y a diferencia de los de emisión singular, estos circulan en forma continúa.

Conforme al volumen de su emisión, los títulos se clasifican en:  Títulos singulares.- Que serían todos aquellos que se emiten en forma única para respaldar una operación crediticia específica o el cumplimiento de una obligación, cuyos principales ejemplos son como ya se mencionó con anterioridad, la letra, el pagaré y el cheque.  Títulos seriales no bursátiles.- Serían todos aquellos que se emiten en forma continua con vencimientos sucesivos y que servirán para garantizar una sola operación y cuyo cumplimiento se dará en forma sucesiva conforme al vencimiento de cada uno de los títulos suscritos, ejemplo de ello lo serían la serie de pagarés que se suscriben cuando se compra algún bien a crédito mediante pagos diferidos, siendo la principal característica de estos títulos el hecho de que con el incumplimiento de pago de uno de ellos, podrá hacerse exigible el pago de todos los demás aunque aún no se encuentren vencidos, siempre y cuando al


momento de su suscripción así se hubieren elaborado, ejemplo 1/20, 2/20, 3/20, 4/20, etc. hasta 20/20.  Títulos seriales bursátiles.- Serían aquellos, como ya fue mencionado, que se emiten para acreditar la participación dentro de un negocio social, en consecuencia los más representativos de ellos lo son las acciones que emiten las empresas, y cuyo estudio se analizará en su oportunidad.

Según el derecho incorporado en los títulos, estos pueden ser muy variados, ya que la representatividad que tengan pude ser:  En dinero.- Como pueden ser los pagarés, las letras, y los cheques.  En mercancías.- Como pueden ser los certificados de depósito.  En derechos inmobiliarios.- Como pueden ser los certificados inmobiliarios expedidos por instituciones fiduciarias.  En derechos corporativos.- Como lo son las acciones emitidas por las empresas y  En préstamos colectivos.- Como es el caso de las obligaciones.

Conforme a la naturaleza del emisor, los títulos de crédito pueden ser:  Títulos de deuda privada.- Que son todos aquellos cuyo utilización se da entre particulares, ya sean personas físicas o morales, para garantizar alguna obligación, pagar algún servicio o crédito o reconocer alguna participación o propiedad de derechos, como son los pagarés, las letras, los cheques, las obligaciones, las acciones, algunos certificados ya sean de depósito o participación.  Títulos de deuda pública.- Son aquellos emitidos por el Estado y cuya principal finalidad consiste en que el propio Estado adquiera recursos para poder cumplir con las obligaciones a su cargo, o para emplear esos recursos a la explotación de sus bienes o el desarrollo de determinadas actividades, por consiguiente estos pueden ser de naturaleza muy diversa dependiendo de las necesidades que el propio Estado tenga y, básicamente consisten en certificados, en donde el Estado reconoce la “ayuda” económica que le dan los particulares para el cumplimiento de sus fines, comprometiéndose a otorgarles a cambio una utilidad pecuniaria por dicha participación. El ejemplo primordial de este tipo de títulos lo son los certificados de la tesorería de la federación (CETES); aunque como ya se dijo, pueden existir otro tipo de


documentos dependiendo de las necesidades del propio Estado, como fue el caso de los petrobonos que se emitieron para recaudar recursos y optimizar la explotación del petróleo o bien los bonos carreteros que surgieron a fin de apoyar al desarrollo carretero del país.

Conforme a la identificación de los beneficiarios los títulos de crédito pueden ser:  Al portador.- Que son aquellos cuyos derechos que consagra los puede ejercer cualquier persona que físicamente tenga en su poder dicho documento, hoy en día pensaremos que el único título NOMINADO que puede ser al portador, lo es el cheque, aunque con ciertas limitaciones, ya que por disposiciones más que nada de carácter fiscal hay cierto límite que año con año modifica la ley respecto al monto de los cheques al portador. Nota Aclaratoria: Se habla que el cheque es el único título NOMINADO que puede ser al portador, entendiendo con ello que es uno de los títulos reconocidos por la ley, ya que existen otros títulos de crédito que no están contemplados por ninguna ley, pero que por costumbres y usos mercantiles se les ha dado las características de títulos de crédito, como pueden ser entre otros las facturas y las notas de remisión; por lo que se concluye que los títulos reconocidos por la ley, reciben el nombre de NOMINADOS, en tanto que los que no están contemplados por ninguna ley se les conoce como INOMINADOS.  A la orden.- Son aquellos documentos que deben de ser pagados a una persona específica precisamente mediante la orden que el suscriptor del documento de a quien deba de pagarlo, el ejemplo más común de este tipo de títulos lo es la letra de cambio.  Títulos nominativos.- Serán aquellos cuyo el derecho consignado en el título, solo lo puede ejercer la persona a cuyo nombre se encuentran tales derechos, ya sea que los haya obtenido por compra, cesión, endoso, herencia o legado o cualquiera otra de las modalidades que la ley reconoce. En consecuencia, conforme a la ley, todos los títulos de crédito por regla general salvo el cheque con las limitaciones ya referidas, deberán de ser nominativos. Según el interés comercial de su emisión, los títulos de crédito pueden ser:


 De pago.- Que son aquellos que se utilizan para liberarnos de alguna obligación contraída con anterioridad, aunque su emisión puede dar origen a una nueva obligación, ejemplo de ellos lo serían en consecuencia la letra de cambio, el pagaré y el cheque.  De interés o renta fija.- Serían aquellos que nos sirven como instrumentos de inversión y cuyo principal objetivo es la obtención de alguna utilidad pecuniaria por su utilización, ejemplo de ellos lo serían los depósitos de dinero expedidos por los Bancos y los CETES.  De interés o renta variable.- Al igual que los anteriores sirven como instrumentos de inversión, más sin embargo en estos casos no se tiene la certeza de los beneficios a recibir e incluso podrán generar perdidas con su utilización, ya que su obtención representa ciertos riesgos que no están al alcance de su adquirente determinarlos, como ejemplo típico de este tipo de títulos, lo son las acciones cotizables en el mercado bursátil.  De validez corporativa.- Son aquellos que sirven para reconocer nuestra participación en determinadas actividades mercantiles y que además nos dan derechos para poder participar en las decisiones de dichas actividades, el ejemplo primordial de este tipo de créditos, lo son las acciones emitidas por las sociedades mercantiles.  De utilización indirecta de bienes.- Estos títulos se refieren concretamente a los certificados de participación inmobiliaria que son los expedidos por las instituciones fiduciarias y cuyo objeto primordial permite la utilización y aprovechamiento de determinados inmuebles, sin que se tenga la posesión real de dichos bienes, ya que esta la ostentara el Fideicomiso constituido para tal fin dentro de la Institución Fiduciaria.


clasificacion de los titulos de credito