Issuu on Google+

salud

LA Wii, CONTRA EL PARKINSON Los beneficios de los videojuegos van más allá del entretenimiento. En la lucha contra distintas enfermedades, su uso se ha probado como una alternativa a los métodos tradicionales de rehabilitación. Por Patricia Luna. Ilustración de Miguel Ordóñez

S

on relativamente baratos y accesibles, pero sirven mucho más que para ju­ gar. Los fisioterapeutas ocupaciona­ les empiezan a descubrir los beneficios de los videojuegos en la lucha contra enferme­ dades como el parkinson, la esclerosis múl­ tiple o la parálisis cerebral. Las terapias de rehabilitación tradicio­ nales son aburridas, dolorosas y repetitivas, mientras que las nuevas opciones de video­ juegos disponibles en el mercado plantean una solución para ejercitarse en un ambien­ te divertido, competitivo y que motiva a los enfermos a seguir jugando. No estamos ha­ blando de obligación, sino de entre­­teni­­ miento. En el caso del parkinson se están empe­ zando a aplicar consolas que simulan la práctica de distintos deportes y otras activi­ dades, como la Wii, para que los pacientes mejoren su capacidad de coordinación, sus reflejos y otras habilidades relacionadas con el movimiento. Además de estas mejo­ ras evidentes existen otras secundarias: quienes han probado este método también experimentan un descenso del estado de depresión asociado a la enfermedad. “Los juegos requieren percepción visual, coordinación entre los ojos y las manos, re­ laciones entre el cuerpo y el espacio y movi­ mientos secuenciales, por lo que constitu­ yen una herramienta muy interesante desde

el punto de vista de la terapia ocupacional”, afirma el doctor Ben Herz, del Colegio Médi­ co de Georgia (EE UU) y uno de los primeros en aprovechar las aplicaciones escondidas de la nueva tecnología. Entre muchas otras iniciativas pioneras, Jacob Vogelstein, de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (EE UU), utiliza el vi­ deojuego Guitar Hero para evitar que las funciones de los músculos del antebrazo de los pacientes a los que se les ha amputado una mano se atrofien antes de recibir una prótesis que no estará lista hasta 2010. En Guitar Hero se ha de reproducir una melodía utilizando los botones de un con­ trolador que simula una guitarra eléctrica. Vogelstein ha modificado el dispositivo de forma que pueda ser controlado por seña­ les emitidas por electrodos situados en los brazos de los amputados. Éstas serán, ade­ más, las mismas señales que se utilizarán en las prótesis que se implantarán poste­ riormente a los enfermos. Los pacientes aprenden rápidamente a manejar el dispositivo y la fuerza del video­­ juego hace que sea más eficaz que ninguna otra terapia. Todavía son necesarios experimentos a gran escala, pero los resultados obtenidos son prometedores. Parece que se abre una nueva vía a una rehabilitación fisioterapéuti­ ca cuando menos más divertida. P

El futuro ya está aquí Parece que Project Natal de Microsoft ya ha demostrado a aquellos que han visto sus sorprendentes aplicaciones que las consolas son cosa del pasado. El futuro de los videojuegos es muy sofisticado, tanto que uno puede prescindir de los mandos: una cámara graba nuestros movimientos, que serán reproducidos en la pantalla en 3D; un micrófono recoge nuestra voz, y el sistema reconoce nuestro rostro para darnos acceso al juego, además de contar con sensores espaciales que registran la distancia a la que nos encontramos de la pantalla. El ingeniero de software Bob Hone, de la empresa Red Hill, en California, cree que este tipo de videojuegos serían perfectos para mejorar el equilibrio en pacientes con parkinson, ya que el enfermo recibe un feedback en tiempo real de su posición y de lo cerca o lejos que se encuentra de su objetivo. Para Hone, “estamos sólo al comienzo” de los beneficios terapéuticos que cada nuevo lanzamiento de lo último en videojuegos puede traer.

EL PAÍS SEMANAL

85


La Wii, contra el Parkinson