Page 1

20

61

20 ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

EL ESPECTADOR / DOMINGO 26 DE ABRIL DE 2009

Las cifras oficiales sobre el sexo en Colombia Las cuentas del Estado La Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 2005 (se realiza cada cinco años) fue aplicada a un total de 76.759 mujeres, entre los 13 y los 69 años, en 200 municipios de todo el país. El fin del estudio, que se efectúa desde 1990, es indagar por el estado de salud de las mujeres en edad fértil, así como su historia reproductiva y su entorno familiar.

18

por ciento de las mujeres que han oído hablar de sida se han practicado la prueba.

Cada vez más temprano

Cifras para la primera vez

Las razones del no

Las mujeres de entre 20 y 49 años comenzaron sus relaciones sexuales, en promedio, a los 18 años. La tendencia va en descenso, puesto que en 1995 el promedio, en el mismo grupo poblacional, fue de 19,6.

El 11% de las mujeres colombianas tuvo su primera relación antes de cumplir 15 años y el 46% antes de llegar a la mayoría de edad. Entre las mujeres que están entre los 15 y 19 años, el 44% ya ha tenido relaciones sexuales.

La razón más contundente para que una mujer opte por no tener relaciones sexuales es la posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual (96%). El 92% de las encuestadas afirmó que otra de las razones es saber que el hombre sostiene relaciones con otras mujeres.

Cultura / 61 ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ EL ESPECTADOR / DOMINGO 26 DE ABRIL DE 2009

Cronograma

MIÉRCOLES

Parque “Consuelo Araújonoguera”

Cementerio Central

Tarima “Francisco El Hombre”

Coliseo “Pedro Castro”

A las 7:30 p.m., homenaje a Luis Eduardo “Lalo” Montero Castro y a Artistas Grammy 2008 (Peter Manjarrés, Emiliano Zuleta Díaz y Sergio Luis Rodríguez). Espectáculo musical del Cholo Valderrama y Juancho Torres y su Orquesta.

A las 7:00 a.m., ofrenda floral ante las tumbas de Consuelo Araújonoguera (foto) y Luis Eduardo Montero Castro, por parte de los miembros de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

De 9:00 a.m. a 5:00 p.m., 1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Profesionales. Ritmos: Merengue y paseo.

De 9:00 a.m. a 5:00 p.m., iniciación del Concurso de la Canción Vallenata Inédita. 1ª Ronda del Concurso de Piqueria.

Vivir ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

‘‘

Después de mi labor, pedía un chinchorro, un buen sancocho y el sonido celestial que sólo el acordeón podía brindar. El más humilde de los rincones de esa adorable provincia siempre tenía como colofón esos tres ingredientes”.

Perfil de una brasileña que conquistó a Colombia

Hablando con Flavia de

Manuel Zapata

¶ La ya famosa consejera sexual del Canal Caracol revela la alocada historia de su matrimonio con el ex embajador de Brasil en Colombia y ofrece consejos concretos para que los colombianos disfruten más de sus parejas. PATRICIA LARA SALIVE * ESPECIAL PARA EL ESPECTADOR -Yo voy a seducir a ese hombre-, les decía con frecuencia a sus amigas Flavia Gomes Do Santos, la atractiva carioca que hasta hace poco más de un año era simplemente la esposa de Julio Gomes Do Santos, el Embajador de Brasil en Bogotá y ahora, luego de que la pareja optó por radicarse en el país, es en las mañanas la consejera sexual del Canal Caracol. Con seguridad, Flavia se ha convertido en la sexóloga más popular de Colombia, pues con su simpatía, su sexapeal y su gracioso portuñol, toca los temas más atrevidos, desde cómo combatir la eyaculación precoz y la anorgasmia femenina, hasta cómo superar la falta de deseo por la pareja y evitar los errores que con mayor frecuencia se cometen en la cama. Y a juzgar por su propia trayectoria, ella aplica al pie de la letra los consejos que les suministra a los televidentes. Veamos: Hijastra de un miembro de la Fuerza Aérea brasileña, siendo adolescente Flavia se trasladó con su familia a Londres, donde su padrastro era agregado aeronáutico. Entonces conoció a Julio, quien trabajaba como Ministro Consejero de la Embajada de Brasil. Desde el comienzo ella, que apenas tenía 17 años, sentía que se le alborotaba la pasión apenas miraba a ese curtido diplomático, 32 años mayor, casado y padre de una hija que entonces tenía apenas dos años más que ella. -Julio me parecía inteligente, divertido, capaz de reírse de todo, de charla interesante, era un papazote-, dice, muy convencida, esta brasilera de 37 años, quien hace 16 alcanzó su sueño de seducir a Julio, hace 13 se casó con él, luego tuvo dos hijos suyos y aún vive feliz a su lado. La historia de cómo sedujo a su marido esta sicóloga de la Universidad de Brasilia, sexóloga del Instituto de Sexología Clínica de

Alfonso López durante una parranda vallenata.

A pesar de la diferencia de edades, el amor de Flavia y Julio Gomes los ha llevado a tener dos hijos, a recorrer el mundo y a quedarse en Colombia. / David Campuzano

Roma, especializada en patologías adictivas en la Universidad del Sagrado Corazón de esa ciudad y en disfunciones sexuales masculinas en la Universidad de Nueva York, revela más su personalidad que sus desparpajados consejos sobre sexo y que las desinhibidas respuestas que les da a los televidentes por ese correo electrónico que, con frecuencia, se bloquea por la avalancha de mensajes. Resulta que en 1.993 ya Flavia y su familia habían regresado a Brasilia y Julio se desempeñaba como asesor del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, quien por esa época era canciller de Brasil. Un día, el padrastro de Flavia ofreció una cena con el propósito de que se reencontra-

‘‘

ran los antiguos funcionarios de la embajada en Londres y Julio llamó para advertir que concurriría a la comida sin su esposa. El mensaje lo recibió Flavia, que saltó de la felicidad y se dijo a sí misma que debía ser capaz de aprovechar semejante oportunidad que le daba la vida... Entonces, esa noche, se puso sus mejores galas y se mantuvo lo más cerca posible del hombre de sus sueños. En algún momento escuchó que él decía que viajaría con Cardoso a París, ese fin de semana de puente, y que iría primero a Río de Janeiro, en el avión de la cancillería, para volar de ahí a Europa. Y Flavia, ni corta ni perezosa, de inmediato se inventó que ella, como buena carioca, procuraba pasar los puentes en Río de Janeiro,

Tú tienes tres defectos, Flavia: el primero, que eres 32 años más joven que yo; el segundo, que eres hija de quien lo eres; y el tercero, que yo soy un hombre casado”.

El ex embajador Julio Gomes Do Santos.

pero que en esa ocasión no había conseguido cupo en los aviones. -Nosotros te llevamos-, le dijo Julio. -Mil gracias, yo encantada de ir con ustedes-, repuso feliz. A la hora acordada, Julio y Flavia se encontraron en el aeropuerto, con tan mala suerte que, durante todo el trayecto, a ella le tocó sentarse junto a Cardoso, que le hablaba de cosas que no le interesaban, mientras que Julio iba adelante, junto al piloto y lejos de ella, quien no sabía cómo deshacerse del canciller... Al aterrizar, Cardoso le preguntó si tenía carro y Flavia repuso: -Me voy con Julio, Ministro. Ya en el auto, Flavia le dijo a quien hoy es su marido: -Tu mujer es alguien de mucha suerte, Julio. Él la miró sorprendido… Y Flavia lo sedujo: -Julio, tú me atraes, ¡yo siempre te he querido mucho! Él la miró fijamente y contestó: -Tú tienes tres defectos, Flavia: el primero, que eres 32 años más

joven que yo; el segundo, que eres hija de quien lo eres; y el tercero, que yo soy un hombre casado. Y ella le respondió: -El primer defecto es problema tuyo, por nacer cuando naciste; en cuanto al segundo, yo soy dueña de mi vida; y sobre el tercero, te digo que es por poco tiempo. De inmediato, Julio le preguntó si tenía el pasaporte para que viajaran juntos a París, pero Flavia le dijo que no. Sin embargo le entregó un papelito escrito en francés que decía: “Viens vite, je t’attend” (ven pronto, yo te espero). -Sólo quería tener sexo con él-, confiesa esta loca maravillosa. Por supuesto, poco después, se acabó de romper el matrimonio de Julio, que ya venía mal, lo mismo que el noviazgo que Flavia sostenía con un noruego. Y tres meses más tarde, ya estaban viviendo juntos. El relato de la historia de Flavia como seductora es, tal vez, la mejor lección que ella pueda darles a sus fans, los mismos que en los supermercados la detienen para sa-

Buitrago, Lucho Bermúdez, José Barros Palomino y Pacho Galán se estaba metiendo en el ámbito del interior bogotano y tenía en el estudiantado costeño a su más efectivo promotor. Esto le sirvió para presentarse por asalto a la residencia del doctor Alfonso López Michelsen y darle con el conjunto vallenato una serenata. Este fue el dardo que impulsó a ese hombre de raíces vallenatas con tanto éxito que las presentaciones se incrementaron. Después de dos semanas de permanencia con el improvisado grupo de música vallenata, regresó a La Paz, Cesar. Supo que por esas tierras estaba el antropólogo Gerardo Reichel Dolmatoff, con quien tenía una estrecha relación amistosa. No había calentado su ambulante consultorio cuando ya estaba con una delegación musical, entre quienes se encontraban

Rafael Escalona y Juan López. Decidieron ir a “La Tomita”, lugar que servía como punto de encuentro de los bohemios que partían de Valledupar o La Paz para llegar a Manaure (Cesar) que, a manera de balcón, recibía a cuanto forastero o provinciano decidía cruzar esa zona llena de encantos y leyendas. En la noche, con mucho sigilo y tratando de caminar en puntillas, Escalona, como siempre, le dio la orden a Juan López y éste desabrochó su camisa musical. No había recorrido muchos compases cuando se encendió una fuerte luz en la carpa y apareció el antropólogo de origen austriaco con una pistola en la mano derecha, diciendo: “Si se demoran en tocar ese acordeón, no estarán vivos”. A esta sentencia le siguió una estruendosa carcajada al unísono, que sirvió de antesala a una parranda de varios días. En medio de ella, se enteraron de que por ahí andaban los intrépidos Gabriel García Márquez y Nereo López de Mesa. El primero tratando de averiguar los antecedentes de su familia en esa región y el segundo, solícito ante el llamado de Zapata Olivella. Mientras Gabriel García Márquez era ilustrado con lujo de detalles por Pedro Olivella Araújo sobre la actividad de su padre, cuando éste fue telegrafista en Valledupar, Nereo descifraba los encantos de los personajes vírgenes de nuestra provincia, con su vocación libre de recoger todo cuanto aparecía ante él y teniendo como

alcahueta una cámara atrevida. Todos estos recuerdos seguían vivos en la mente de Manuel Zapata Olivella muchos años después, en Bogotá, mientras recorría cada espacio en la casa de su ya difunta hermana Delia, donde empezó a jalar la pita del tiempo. Mientras hablaba cerraba los ojos, sus patillas blanquecinas le cubrían toda la cara, se recomponía en su silla y apretaba sus débiles manos entre sí. * Autor de los libros “Voces vallenatas” y “Un Grammy a lo vallenato”.

D I E G O T R U J I L LO


60

21

60 ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

EL ESPECTADOR / DOMINGO 26 DE ABRIL DE 2009

Cronograma

Programación para el Festival Vallenato

LUNES

Jardines del Ecce Homo

Glorieta de la Ceiba

A las 9:00 a.m. se dará una ofrenda floral en memoria del Rey de Reyes Nicolás Elías “Colacho” Mendoza.

A las 4:30 p.m. se iniciará el Desfile de Piloneritos y Piloneritas Categoría infantil.

Plaza Alfonso López A las 6:00 p.m. culminará el desfile infantil e iniciará la presentación de agrupaciones de música del Cesar. Homenaje 10 Años de Vida Artística de Los Niños del Vallenato de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

Vivir / 21 ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ EL ESPECTADOR / DOMINGO 26 DE ABRIL DE 2009

Las cifras oficiales sobre el sexo

MARTES

Las que más y las que menos

Parque El Viajero

Las mujeres más activas sexualmente son las que se encuentran entre los 25 y 39 años; de este grupo el rango con mayor actividad sexual se ubica entre los 30 y 34 años (61%). Las menos activas son las mujeres entre 45 y 49 años, así como las adolescentes entre los 15 y 19 años.

A las 2:30 p.m. será la concentración y el inicio del Desfile de Piloneras y Piloneros Juveniles y Mayores (foto).

20

por ciento de las mujeres creen estar en riesgo de contraer sida.

El primer hijo La mayoría de las mujeres colombianas tienen casi 22 años cuando nace su primer hijo, ligeramente más temprana que la cifra reportada en la anterior Encuesta Nacional de Demografía y Salud, en 2000, que fue de 22,1.

1

de cada cinco mujeres no conoce qué es una enfermedad de transmisión sexual distinta del sida.

Uso de anticonceptivos Boyacá es el departamento del país en donde las mujeres más usan métodos anticonceptivos (87%), seguido por Caldas (85%) y Cundinamarca (84%). Asimismo, las regiones con la tasa más baja es La Guajira (64%), Vaupés (65%) y Magdalena (66%).

Cultura ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

En vísperas del Festival Vallenato

Rumores de la Provincia

sexo y algo más ludarla y preguntarle si es la misma que sale en el Canal Caracol.

¶ De joven, el escritor Manuel Zapata Olivella recorrió la tierra del vallenato. Esta semilla lo convertiría en gran embajador del folclor. FÉLIX CARRILLO HINOJOSA * Los inicios del Festival de la Leyenda Vallenata, creado y organizado por la Cacica Consuelo Araújonoguera, Alfonso López Michelsen, Miriam Pupo de Lacouture y Rafael Escalona Martínez, están estrechamente unidos a las experiencias y correrías del médico Manuel Zapata Olivella en la provincia, visitada también en esa época por Gabriel García Márquez y Nereo López. Esas vivencias juveniles influyeron mucho en la formación literaria de los personajes que se recuerdan en estas breves memorias. A Manuel Zapata Olivella, su pasión vagabunda lo llevó a recorrer toda Centroamérica a pie descalzo, como rememorando a sus ancestros africanos. Era la mejor manera para que un mulato contara de viva voz su historia. Todos estos pasajes generaron en él un compromiso de primera mano que lo llevó a constituirse en un observador cultural y no en un especialista musical de las diversas manifestaciones de nuestra patria y otros pueblos de América. Su trashumancia se detuvo un día, de recrudecida violencia, frente a un extenso valle de la Costa Atlántica, donde en ese entonces se dormía con las puertas abiertas y la mano amiga se tendía con firmeza para brindar lo mejor de ella. Era una tierra que empezaba a vestirse con los colores de un instrumento europeo que aún hoy le hace el zigzag a la violencia y con el que se pudo musicalizar la filosofía del hombre provinciano. Era novedoso, pese a su costo, ver al hombre de esa región abrazar un acordeón de una o dos hileras e irrumpir a cualquier hora y exponer con una larga fanfarria

los cantos que ya empezaban a identificar a toda una provincia. Después de un largo recorrido en tren, el joven médico llegó a ese mundo, al que dos años más tarde traería a Nereo, su hermano de infancia y sueños. “El Paraíso”, así llamó a nuestra gran provincia, a la que llevó siempre en su interior como los recuerdos de su Lorica natal. “Yo llegué en 1949. Pocos días después de recibir el grado de médico. Precisamente el día que me estaba graduando, el presidente Mariano Ospina Pérez se tomó el parlamento colombiano y hubo disparos. Como la facultad de medicina quedaba en la calle 10 con la Avenida Caracas, todos esos disparos se escuchaban, así fuera debajo de la mesa. Esto originó una cacería de brujas contra liberales y comunistas. Como yo era miembro de la Juventud Comunista, me tocó salir en bolas de fuego, dejando mis libros, ropas y todos mis enseres”, narraba Zapata. Al salir en tren, que partía de la calle 13, su objetivo era radicarse en Venezuela. En ese tránsito y en busca de un refugio, llegó a La Paz, población cercana a Valledupar, donde se encontró con su primo Pedro Olivella Araújo. Después de un breve diálogo y conocer sus intenciones, él le dijo: “No tienes por qué salir de tu patria. Quédate aquí. Te garantizo que nadie se va a meter contigo”. Al llegar a esa región, estaban de moda los cantos de Escalona y su manera distinta de componer. A pesar de todas sus diferencias,

››

El compositor Rafael Escalona (izq.), acompañado de Juan Muñoz y Manuel Zapata Olivella (der.). / Fotos: Archivo - El Espectador

Escalona preservaba la tradición de los cantos populares, que sumados a los de Lorenzo Morales, Emiliano Zuleta Baquero, y la voz de Alfonso Cotes Queruz, acompañado de su guitarra, le hacía saborear canciones como El negro maldito, La estrella y La gota fría, de personajes que más tarde conocería, como Tobías Enrique Pumarejo, Germán Serna Daza y Emiliano Zuleta Baquero. Esto sirvió para que durante esa estancia, que se prolongaría por cinco años, el joven Zapata Olivella, que ya había iniciado su reconocida y fecunda actividad literaria, se enfrentara a su praxis de médico, donde se volcaron en

En busca de un refugio, Zapata Olivella llegó a La Paz, población cercana a Valledupar, donde se encontró con su primo Pedro Olivella Araújo.

romerías muchas parturientas. Con inmensa vocación social se enfrentó a la actividad de atender a cuanta embarazada lo requiriera, sin cobrarle por ello. Sólo recibía como retribución su solicitud personal: “Después de mi labor, pedía un chinchorro, un buen sancocho y el sonido celestial que sólo el acordeón podía brindar. El más humilde de los rincones de esa adorable provincia siempre tenía como colofón esos tres ingredientes”. El inquieto hombre de letras empezó a percibir el fenómeno del canto vallenato que modelaba en sí todo el comportamiento de esa comunidad, a través de sus costumbres, hábitos, alimentación y vestidos. Para él, era un encanto cruzar el río Chiriaimo, ya que los sonidos de los acordeones a manera de bienvenida le mostraban sus va-

riados intérpretes y canciones, cuyos estilos diversificaban al hombre representado en Juan Muñoz, Leandro Díaz, Miguel López y muchos más. Igualmente podía quedar petrificado con los golpes endemoniados de Crisóstomo Oñate, conocido como “Pichocho”. A su regreso a La Paz, decidió conformar un conjunto vallenato. El primero fue Fermín Pitre, un músico completo de Fonseca, quien le dijo: “Docto, yo me voy con usté, no importa la plata”. A éste se sumaron “Pichocho” y Antonio Sierra, decimero de respeto y guacharaquero. El propósito del joven médico de llevar a un cantador de décimas tenía su fin y era el poder mostrarle a la gente del interior del país que en nuestra provincia había una tradición española muy arraigada. Al llegar a la capital, la música de

Más sexo Pero volvamos al sexo: Flavia Gomes Do Santos, quien se ha convertido en poco tiempo en una de las personas que mejor conoce los comportamientos sexuales de los colombianos, opina que en el país “hay una juventud con ansias de informarse sobre sexo y de quitarse el peso de la culpa sobre ciertas prácticas (masturbación, homosexualismo, lesbianismo). “Los niños que están entre 15 y 20 años”, dice, “hacen preguntas sobre masturbación y las niñas sobre su temor al dolor que les cuentan que se siente en la primera relación”. Los jóvenes de los 20 a los 30 años, explica Flavia, se preocupan por la manera adecuada de manejar a sus padres y de hacerles entender su forma libre de vivir la sexualidad. “Los de 30 a 40 ya son mucho más libres”, dice. “Los de 40 a 50 están en la crisis del último suspiro, y los de edad un poco más avanzada viven con curiosidad pero sienten pena de sazonar más su sexualidad con su pareja y de experimentar cosas distintas. Los mayores son más reprimidos”, concluye. -Colombia tiene problemas graves de eyaculación precoz-, dice esta doctora quien explica que ella se origina en que los niños y lo jóvenes se masturban con culpa y de prisa, o en que existen anomalías de próstata, de vejiga o de ansiedad, pero que en el 99% de los casos se curan. Y agrega: -En el país está de moda el intercambio de parejas (swingers) y hay muchos hombres y mujeres homosexuales que quisieran “salir del closet.” -Me preocupan los embarazos de adolescentes-, dice, -lo mismo que la inversión de valores reflejada en la expansión de la cultura del traqueto y de las niñas prepago de pechos desafiantes, ropa de marca y ostentosos escoltas. Flavia Gomes Do Santos defiende su programa en televisión, dice que no es pornográfico y explica que lo que ocurre es que ella

dice las cosas como son, pero alguna gente no lo entiende. -Sin embargo la mayoría lo agradece porque no le queda fácil tener acceso a una terapia sexual-, concluye esta carioca quien coincide con las encuestas que afirman que los colombianos se sienten felices. Por qué en Colombia No queda fácil entender por qué, luego de que Julio y Flavia habían vivido en Brasilia, donde él era asesor del canciller; en Roma, donde era el Embajador de Brasil ante la FAO; y en Nueva York, donde se desempeñaba como cónsul general, optaron por quedarse para siempre en esta Bogotá helada y gris. -Aquí hemos sido muy felices: aquí se disfruta, se goza -, dice Flavia. Y sus hijos han sido aún más felices, y han gozado aún más que sus papás… Por eso, a fines del 2.007, cuando les llegó el anuncio de su traslado a Brasil (ya llevaban casi once años fuera de su país), tanto ellos como los niños se pusieron tristes: tendrían que readaptarse a Brasil, dejar a sus amigos y comenzar de nuevo, pero sólo por dos años, pues en ese tiempo, dada su edad, Julio tendría que jubilarse por obligación. Una noche, ya a punto de empacar maletas, la pareja, compungida, salió a comer y Flavia le dijo a su marido que, si ella pudiera, se quedaría en Colombia. Entonces él le contestó: ¡Pues nos quedamos! Fue así como poco después, Julio se convirtió en asesor de empresas brasileñas con interés en invertir en Colombia, en profesor de negociación internacional de la Universidad de El Rosario y en director del Instituto de Estudios Brasileños de esa universidad, y Flavia empezó a hablar de problemas sexuales dos veces por semana en el noticiero de la mañana de Caracol TV. Y fue tal su éxito, que ahora, un año después de iniciado el programa, no lo hace dos días sino cuatro. -¿Pero por qué decidieron quedarse en Bogotá? -Porque aquí la gente es queri-

da, acoge a los extranjeros maravillosamente, uno tiene la sensación de que la conoce desde que nació, aquí uno no se siente extranjero y se enriquece culturalmente... Además, en Bogotá hay mucho menos violencia que en Río de Janeiro... Sí, todos los extranjeros que conozco se enamo-

ran de Colombia-, concluye Flavia, quien comenta que lo que ella y su marido hicieron no es extraño: sólo decidieron lo mismo que acaban de decidir los embajadores de Portugal, Italia, Países Bajos y Bélgica: quedarse para siempre en Bogotá. * Columnista y escritora

El ex embajador Julio Gomes.

FLAVIA  

Cada vez más temprano Las cuentas del Estado Las razones del no por ciento de las mujeres que han oído hablar de sida se han practicado la p...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you