Issuu on Google+

SENSIBILIZACION MEDIOAMBIENTAL


indice PROBLEMAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 CONTAMINACION. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 LOS INCENDIOS Y LA CONTAMINACION AMBIENTAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

RESIDUOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Contaminación de Fábricas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Contaminación de coches. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

RESIDUOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Residuos urbanos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Residuos industriales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Residuos tecnológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

CAMBIO CLIMATICO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Sequía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Deshielo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

RESPUESTA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 ADMINISTRACION. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Organismos internacionales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Organismos nacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

SOCIAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Greenpeace. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 WWF/Adena. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 Ecologistas en acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

INDIVIDUAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Ecología en casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Ecología en el trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Ecología en el entorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32


PROBLEMAS

CONTAMINACION LOS INCENDIOS Y LA CONTAMINACION AMBIENTAL El mundo esta expuesto a diversos desastres y peligros producidos por fenómenos naturales, tecnológicos o inducidos por la actividad del hombre. Estos Desastres que ocasionan pérdidas de vidas humanas, perdidas materiales, económicas, sociales, culturales, de infraestructura, etc., pueden ser entre otros los incendios urbanos y forestales, terremotos, derrumbes, derrames, huaycos, aluviones, sifones, maremotos, heladas, etc., muchas veces catastróficos para el ecosistema y depende de su complejidad y naturaleza para que produzcan de alguna manera, una menor o mayor contaminación ambiental. Los incendios pueden iniciarse por fallas en las instalaciones eléctricas o de combustión, accidentes caseros o industriales u otras fuentes de fuego, y puede propagarse rápidamente sobre todo, si no se han tenido en cuenta las normas de seguridad. En cuanto a los incendios forestales, el daño ecológico es enorme, púes afecta las formaciones boscosas o tierras forestales. Las plantaciones forestales generan servicios ambientales, como la fijación de carbono, la regulación del régimen hídrico, la protección del suelo y la conservación de la diversidad biológica entre otros. Los incendios también son contaminantes, incrementan las emisiones de dióxido de carbono y disminuyen el oxigeno. Es enorme la contaminación que provocan los incendios, pues vierten rápidamente una gran cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. Según los expertos si este, es de enormes proporciones, la contaminación del aire, puede compararse a la contaminación que provoca el transporte motorizado en la atmósfera, correspondiente a un porcentaje considerable de un año, o a un porcentaje de la emisión generada por la quema de combustibles fósiles de un año, así mismo los incendios contribuyen con el incremento de los gases de efecto invernadero. El humo causado por los incendios puede producir la muerte por inhalación de humo o por quemaduras graves, causando además molestias respiratorias y oculares, afectando sobre todo la salud pública y a las personas con enfermedades bronquiales, pulmonares y cardiacas. Los químicos tóxicos, provenientes del incendio que se mezclan con el humo, forman una mezcla tóxica muy dañina, de ahí, que es necesario que se evalué, las posibles consecuencias del incendio. Una de las acciones que se lleva a cabo en estos casos, es el monitoreo de la calidad del aire, en los alrededores del lugar del siniestro, con la finalidad de conocer los niveles de contaminación y descartar la presencia de gases tóxicos. Así mismo, a los habitantes de las zonas siniestradas y que corren el peligro de inhalar las partículas, se les aconseja permanecer en sus casas y sobre todo los niños y a las personas delicadas con dolencias cardíacas y pulmonares se les orienta en caso lo requieran. En el Perú, la entidad encargada es el Ministerio de Salud a través de la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) y de comprobarse la contaminación se procede con la denuncia respectiva ante las autoridades competentes y se aplican las sanciones que correspondan. Por su parte los bomberos, cuya función, es el de coordinar el control del fuego en este caso, desarrollan un papel muy importante. Para prevenir los incendios, combatir sus efectos y mitigar los impactos negativos que pudieran causar, es necesario desarrollar una cultura de prevención con la participación de las autoridades y de la población en general. Defensa Civil nos proporciona algunas acciones para evitar los incendios como: - No sobrecargar los circuitos eléctricos y no hacer demasiadas conexiones en contactos múltiples - No sustituir fusibles por alambres y no usar cables o cordones eléctricos dañados o parchados - Al salir de casa o del trabajo, revisar que los aparatos eléctricos estén apagados o desconectados - Si sales de viaje, bajar las llaves del gas y de la luz. - No almacenar inadecuadamente productos inflamables


RESIDUOS Contaminación de Fábricas La mayor parte de las industrias y de las fábricas que existen en el mundo generan grandes cantidades de humos y residuos sólidos que causan mucha contaminación en el ambiente y estas en su mayoría utilizan chimeneas por medio de las cuales se arrojan a la atmósfera los gases residuales; últimamente se han logrado fabricar para estas chimeneas algunos dispositivos o filtros que sirven para evitar la contaminación y que detienen la mayor parte de los productos contaminantes y los reciclan para ser utilizados nuevamente en la producción de otros productos. Además se han construído también algunas fábricas que contienen un dispositivo de reciclaje y filtración de contamianates más sofisticados, en ellas cuando se fabrica un producto, no se obtiene ningún desecho tóxico y gas que pueda ser expulsado por el desagüe o por las chimeneas hacia la atmósfera, ya que cuentan con tecnología muy avanzada con la que se pueden utilizar y reciclar todos los gases y residuos sólidos para obtener otros nuevos productos, con los cuales se obtiene una mayor ganancia aprovechando al máximo todas las materias primas de que se disponen. Este tipo de fábricas que no producen humos contaminantes ya se han estado construyendo en los últimos años en varios países del mundo como en Japón y E.U. y en las cuales sus instalaciones no requieren de la construcción de chimeneas para deshacerse de los gases tóxicos; lo que ayuda mucho para lograra la conservación de la atmósfera y del medio ambiente en que vivimos


Contaminación de coches Por cada persona que muere en un accidente de tráfico, otras tres pierden la vida a causa de la contaminación emitida por los coches. El uso irresponsable de los coches produce una epidemia oculta, en definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se cobra muchas víctimas cada día. Por cada persona que muere en un accidente de tráfico, otras tres pierden la vida a causa de la contaminación emitida por los coches. Los gases contaminantes emitidos por los automóviles provocan la muerte de 250.000 europeos cada año; el equivalente a la población de Berna, la capital de Suiza. El uso irresponsable de los coches produce una epidemia oculta, en definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se cobra muchas víctimas cada día. Los accidentes de tráfico acaban con la vida de 3.000 personas al día y cerca de un millón y medio de personas cada año. No es el sida ni el hambre y, en contra de lo que suele ocurrir, afecta en mayor proporción a los países desarrollados que a los empobrecidos. Esta epidemia oculta acaba con la vida de 84 brasileños, 40 mexicanos, y 22 colombianos al día. Sólo en EEUU, los accidentes de tráfico se llevan la vida de 50.000 personas cada año, una persona cada doce minutos. Las víctimas no son el único efecto perverso del tráfico. Según el Ministerio de Medioambiente español, estas cifras son menos de la tercera parte del número de muertes que se producen por la contaminación del tráfico y de la atmósfera. Respirar humo de un coche no causa la muerte, pero sí desencadena y agrava las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y cáncer de pulmón. Las partículas expulsadas por los motores de gasoil obstruyen los pulmones e irritan las mucosas. Las partículas en suspensión, el ozono, los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre, procedentes de los tubos de escape y de la combustión en industrias o calefacciones, son los principales contaminantes. Durante el siglo XX se fabricaron más de mil millones de coches, el mismo número que de automóviles que se van a fabricar durante los primeros quince años del siglo XXI. El desarrollo económico de países como China e India aumentará el nivel de polución en la atmósfera si no se adoptan medidas internacionales para controlar la emisión de gases contaminantes. Según el WorldWatch Institute, si todas las familias chinas tuviesen un simple frigorífico en casa la capa de ozono no resistiría. Si tuvieran coches en la misma proporción que las familias occidentales, los efectos para la atmósfera serían devastadores. Los Ayuntamientos de algunas de las ciudades más contaminadas del mundo, como México D.F. o Londres, ya han establecido planes de contingencia para reducir los niveles de polución en el aire. Gracias a las restricciones para el uso y circulación de los coches, la imposición de tasas para circular por el centro urbano y la obligación de disponer de un catalizador en los vehículos, se han conseguido reducir de manera notable los niveles de polución en estas ciudades. Según la OMS las partículas en suspensión son los agentes contaminantes más letales. Si se redujeran los niveles de este contaminante, la cifra anual de fallecidos por cáncer, infartos de miocardio o enfermedades pulmonares en las ciudades contaminadas podrían descender hasta un 15%. Pero no sólo los automóviles contaminan. La central térmica de As Pontes, en Galicia, emite 10,7 millones de toneladas de CO2, una cantidad equivalente a la que emiten 2,4 millones de coches. Ésta y otras cinco centrales térmicas producen la cuarta parte del total de gases contaminantes que actúan sobre la atmósfera española. Pese a ser uno de los países que firmaron Kioto, España aumentó sus emisiones un 53% el año pasado respecto al anterior. Doce millones de españoles respiran un aire que supera los niveles de contaminación fijados por la Comisión Europea. Los expertos apuestan por un mayor uso del transporte público, el desarrollo de nuevos combustibles no contaminantes y el control gubernamental sobre la emisión de gases industriales. Es necesario hacer un uso responsable de los coches. Viajar en autobús, metro o tren, además de contaminar menos, es 44 veces más seguro que en vehículo privado. Hablar del calentamiento global no es contar una historia de ciencia ficción. Los efectos del exceso de gases en el medioambiente ya nos afectan a todos. Millones de personas sufrimos sus consecuencias cada año. No hay que esperar un nuevo tsunami o a que el mar engulla ciudades para caer en la cuenta. La otra mitad del medioambiente somos nosotros, y somos responsables de conservarlo. Nos va la vida en ello


RESIDUOS Residuos urbanos Desde sus inicios la especie humana ha explotado los diversos recursos que la naturaleza ha puesto a su alcance. En un largo periodo que se extiende desde los orígenes hasta el Neolítico, hace unos 8000 años, el hombre vivió como cazador-recolector agrupado en pequeños grupos haciendo un uso muy extensivo de su medio. La huella que sus actividades dejaron en la naturaleza fue muy superficial. Posteriormente el abandono de la vida nómada dio origen a la agricultura y a la domesticación de las primeras especies animales y vegetales. Su relación con el medio natural cambió radicalmente. El hombre descubrió que podía modificar su entorno en provecho propio y alcanzar unas cotas de bienestar desconocidas hasta entonces. Se roturaron grandes superficies para crear campos de cultivo, y con la explosión económica y demográfica que el desarrollo de la agricultura llevó aparejada se pusieron las bases para la urbanización y la creación de las primeras sociedades organizadas. Desde entonces se experimentaron grandes avances, pero durante un larguísimo periodo la tecnología disponible hizo imposible una explotación intensiva de los recursos de la naturaleza. En consecuencia su impacto sobre el medio natural fue muy limitado. En este periodo el problema de los residuos era prácticamente desconocido porque las actividades humanas estaban integradas en los ciclos naturales, y los subproductos de la actividad humana eran absorbidos sin problemas por los ecosistemas naturales. No obstante, ya se plantearon problemas cuando la falta de planificación en la recogida de los residuos en los incipientes núcleos urbanos fue causa de plagas y epidemias que tuvieron un impacto terrible en la población. A finales del siglo XVIII cuando se inicia la Revolución Industrial, gracias al desarrollo de la ciencia y la técnica, surgen nuevas actividades industriales y se desarrolla extraordinariamente el comercio. Se produce entonces una auténtica explosión demográfica y económica que se manifiesta en el imparable desarrollo de la urbanización. En esta época se empiezan a arbitrar las primeras medidas con vistas a tratar técnicamente el incipiente problema de los residuos, que se generan ahora en tal ritmo y son de tal naturaleza, como resultado de las nuevos procesos productivos, que ya no pueden asimilarse por los ciclos naturales como hasta entonces. Pero es a partir del siglo XX y especialmente de su segundo tercio, con la expansión de la economía basada en el consumo, la cultura del usar y tirar, y los extraordinarios avances técnicos experimentados cuando el problema empieza a tomar proporciones críticas y a generar un gravísimo impacto en el medio ambiente. Los residuos sólidos urbanos (RSU) se definen en la Ley de Residuos como los generados en los domicilios particulares, comercios, oficinas y servicios, así como todos aquellos que no tengan la calificación de peligrosos y que por su naturaleza o composición puedan asimilarse a los producidos en los anteriores lugares o actividades. Tienen también la consideración de residuos urbanos según la citada ley, los siguientes: Residuos procedentes de la limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas. Animales domésticos muertos, así como muebles, enseres y vehículos abandonados. Residuos y escombros procedentes de obras menores de construcción y reparación domiciliaria. Los residuos sólidos urbanos están compuestos de los siguientes materiales: Vidrio. Son los envases de cristal, frascos, botellas, etc. Papel y cartón. Periódicos, revistas, embalajes de cartón, envases de papel, cartón, etc. Restos orgánicos. Son los restos de comida, de jardinería, etc. En peso son la fracción mayoritaria en el conjunto de los residuos urbanos. Plásticos. En forma de envases y elementos de otra naturaleza. Textiles. Ropas y vestidos y elementos decorativos del hogar. Metales. Son latas, restos de herramientas, utensilios de cocina, mobiliario etc. Madera. En forma de muebles mayoritariamente. Escombros. Procedentes de pequeñas obras o reparaciones domésticas


Residuos industriales Las sociedades modernas se caracterizan por un gran desarrollo de la actividad empresarial y por la implantación de una industria que actúa en diversos sectores para poder suministrar bienes y servicios que atiendan las necesidades de una sociedad exigente. La sociedad, durante muchos años, ha demandado a la industria bienes de consumo para satisfacer sus necesidades, sin considerar las repercusiones ambientales de los procesos de extracción de la materia prima ni de los procesos de producción. El exceso de producción ha originado, una oferta por encima de la demanda, y unos consumos de materia prima y unos vertidos de contaminantes a niveles que han afectado la salud y bienestar de la sociedad. Para conocer, realmente el impacto ambiental de algunos procesos y productos, se imponen los análisis de ciclo de vida y así se corrige un gran número de impactos, desde la cuna a la tumba. Actualmente, promovido por la experiencia de las grandes empresas e impulsado por la Comisión, se da un paso mas en la búsqueda y control de la contaminación, encontrando una solución en el diseño de los procesos y productos. En efecto un buen diseño, de la materia prima y del proceso puede reducir considerablemente la contaminación.Aqui os dejo lo mas destacado de la normativa Española sobre residuos Industriales. Normativa Española R.I Características de los residuos industriales La actividad industrial, igual que cualquier actividad humana, genera una cantidad de residuos con incidencia en el entorno natural: aire, agua, suelo, y que se conocen como residuos industriales. Además se originan otros impactos como los ruidos. Como se ha indicado son Residuos generados en procesos de transformación, en el sector secundario: Clasificación Los residuos industriales se han clasificado, en varios países, en tres grandes bloques: - Residuos inertes (escorias, escombros, etc). - Residuos asimilables a residuos urbanos. - Residuos especiales. Los residuos inertes, por sus características y composición, no presentan grandes riesgos al medio ambiente ni a la sanidad animal, ni tampoco afectan a la salud humana. Estos residuos se pueden depositar, verter o almacenar sin tratamiento previo y solamente se deberán colocar adecuadamente para no perturbar el espacio físico del entorno del almacenamiento. Lo integran escombros, escorias, chatarras, vidrios, cenizas, etc. Los residuos industriales asimilables a residuos urbanos, tienen una composición fundamentalmente orgánica degradable, que permite su tratamiento con el uso de tecnologías similares a las empleadas en los procesos de tratamiento de los residuos urbanos (RU). Se generan, principalmente, en las industrias de los sectores de la alimentación, papel, cartón, plástico, textiles, maderas, gomas, etc. Los residuos especiales o también llamados peligrosos (RP), se generan, principalmente, en actividades industriales. Poseen un potencial contaminante alto y grave riesgo para la salud humana y para el medio ambiente. Residuos peligrosos “Residuo peligroso” es una terminología que engloba a todos los desechos de actividades productivas que, pueden representar un determinado riesgo o peligro para el hombre o para cualquier otro tipo de organismo, como ya se ha expuesto anteriormente. De acuerdo con la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de los Estados Unidos, los “residuos peligrosos” se definen como residuos o combinación de residuos que presentan un determinado peligro, ya sea actual o potencial, para la salud humana o para otros organismos vivos, debido a alguno de los cuatro motivos genéricos siguientes: - No degradabilidad y persistencia en el lugar de vertido. - Posibilidad de efectos nocivos por efecto acumulativo. - Posibilidad de sufrir transformaciones biológicas, con agravamiento de sus efectos. - Contenido elevado en componentes letales. Los residuos pueden ser peligrosos en virtud a las siguientes circunstantancias: * Las sustancias que los componen y su concentración. * La forma física en que se presentan. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido, para el caso de contaminación en el hombre, los siguientes parámetros: * Dosis diaria admisible por ingestión (mg/día), * Dosis semanal tolerable (mg/7 días), * Varios umbrales límite: concentración límite en el aire y en el puesto de trabajo, en mg/m3 y ppm (partes por millón). El efecto de toxicidad depende de muchos factores, tales como la agresividad del agente tóxico, composición química, dispersión en el medio, concentración, sinergismo o antagonismo de contaminantes, resistencia opuesta por el receptor, grado de asimilación, acumulación e inhibición. Existen numerosos modelos para la identificación de los residuos peligrosos, como es el ideado por el Instituto Battelle (este modelo excluye la radiactividad). Otro sistema de identificación que puede ser utilizado es el basado en la clasificación de los residuos peligrosos por sus propiedades. Por este sistema, un residuo peligroso queda identificado como tal, cuando reúne una o varias características de una clasificación establecida. Cuando un residuo reúne varias características tales como tóxico, corrosivo, explosivo, etc., se le incluye en aquel grupo de la clasificación más acorde con su carácter dominante. De acuerdo con múltiples criterios existentes, todos ellos válidos, se han hecho listas de residuos en diversos países En España, la Ley de Residuos define a los Residuos peligrosos: aquellos que figuren en la lista de residuos peligrosos, aprobada en el Real Decreto 952/1997, así como los recipientes y envases que los hayan contenido. Los que hayan sido calificados como peligrosos por la normativa comunitaria y los que pueda aprobar el Gobierno de conformidad con lo establecido en la normativa europea o en convenios internacionales de los que España sea parte.


Residuos tecnológicos Hoy día, aparatos electrónicos como televisores, teléfonos móviles, ordenadores, impresoras, cámaras fotográficas y electrodomésticos de todo tipo, quedan obsoletos continuamente. Se convierten así en basura tecnológica, que no siempre se recicla. Muchos de los elementos y compuestos que contienen estos desechos tecnológicos suponen un elevado riesgo para el medio ambiente si los aparatos se entierran en los vertederos, se incineran o se desmontan de manera inadecuada. De tecnología punta a residuo tecnológico Muy poco tiempo separa ya a un ordenador de última generación de un modelo obsoleto. La capacidad de procesamiento de los ordenadores se duplica más o menos cada dos años, de modo que el PC último modelo de hoy seguramente en unos años tendrá problemas para manejar algunos de los programas del momento. La obsolescencia no amenaza sólo a los ordenadores. Los teléfonos móviles o celulares, muy sensibles a la moda, se cambian en España con una frecuencia media de entre 9 y 14 meses, lo que supone que cada año se dejan de usar en el país unos 20 millones de aparatos. Y uno de los desechos electrónicos que más popularidad está alcanzado últimamente son, sin duda, los viejos televisores de tubo de rayos catódicos, que no han resistido al imparable avance de las pantallas planas preparadas para la nueva televisión digital de alta definición. Desechos tecnológicos: un problema ambiental Hasta hace unos años la chatarra tecnológica no era un problema acuciante. Los aparatos electrónicos se mantenían en uso mucho más tiempo, reparándose en caso de avería. Pero en los últimos tiempos la tecnología se ha generalizado y se ha hecho accesible e incluso imprescindible para la gran mayoría de la población. Las actualizaciones, los avances tecnológicos y las modas hacen que los aparatos electrónicos se renueven constantemente, dando lugar a gran cantidad de desechos que hasta hace poco no eran frecuentes. Los residuos electrónicos tienen sustancias contaminantes El gran problema de estos aparatos es que contienen elementos y compuestos que pueden resultar tóxicos y peligrosos para el medio ambiente. Los tradicionales monitores de tubo de rayos catódicos son un claro ejemplo de lo expuesto, ya que pueden contener hasta 4 kilos de plomo, un metal pesado peligroso por sus efectos neurotóxicos. Los ordenadores personales, especialmente los más antiguos, tienen también en su composición sustancias tóxicas como plomo, berilio o cromo hexavalente. Los cables de su interior están recubiertos de PVC que, si son quemados, pueden desprender dioxinas a la atmósfera. Reciclar la chatarra electrónica proporciona metales valiosos Pero, además de productos tóxicos, la basura electrónica contiene cantidades apreciables de metales valiosos, como plata y oro, que resultan excelentes conductores de la electricidad. En teoría, reciclar el oro de las placas base de los ordenadores resulta más eficiente y menos destructivo que extraerlo de las minas de superficie que hoy amenazan los bosques lluviosos. Los desechos tecnológicos en Europa y en España Actualmente los residuos electrónicos representan aproximadamente el 5% de la basura que se genera en Europa y, según la Agencia Europea del Medio Ambiente, en la próxima década pasarán de las actuales 7,4 millones de toneladas anuales a 14,8 millones. En España se producen aproximadamente unas 200.000 toneladas al año de residuos tecnológicos procedentes del ámbito doméstico y del sector comercial, electrónico e industrial. Se calcula que si se llegase a procesar el 70% de esta montaña de residuos se podrían recuperar más de 90.000 toneladas de metales, 30.000 toneladas de plásticos y 13.000 toneladas de vidrio. Directiva europea sobre residuos electrónicos Consciente de que el tratamiento incorrecto de los residuos electrónicos daña el medio ambiente y la salud pública, la Unión Europea ha aprobado una Directiva para evitar en lo posible que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos acaben junto con los desechos urbanos no seleccionados, y para fomentar un diseño y producción que facilite su desarmado, reutilización y el reciclado de los residuos. La Directiva vela también por la devolución gratuita de los residuos al distribuidor y garantizarán su transporte a instalaciones de tratamiento autorizadas. Desechos electrónicos: normativa en otros países Pero no todos los países tratan de igual manera a sus residuos electrónicos. Según el informe elaborado por la oficina de responsabilidad gubernamental de Estados Unidos, este país exporta gran parte de sus desechos tecnológicos a países del Tercer Mundo, violando las propias reglas de la agencia de protección medioambiental (EPA - Environmental Protection Agency) y el Convenio de Basilea de Naciones Unidas. En estos países con legislaciones menos restrictivas y más difusas, los residuos son, en muchos casos, desmontados sin ninguna precaución para poder después vender los componentes que tengan algún valor, mientras que los materiales contaminantes se difunden por el medio ambiente y afectan a la salud de las personas. Qué hacer con los residuos electrónicos Alargar la vida de nuestros aparatos tecnológicos permitiría reducir la cantidad de residuos electrónicos que generamos. Y, cuando ya no tengan más uso, mejor que guardarlos en algún sótano o depositarlos en el contenedor de la basura, debemos llevarlos a los puntos de recogida habilitados a tal efecto. Los ciudadanos deben exigir a los gobernantes que hagan cumplir las leyes en materia de residuos tecnológicos, especialmente por parte de los fabricantes y los recicladores, y que se instalen puntos de recogida en los que poder depositar de manera segura estos desechos.


CAMBIO CLIMATICO Sequía Es muy difícil definir el concepto de sequía y existen multitud de acepciones diferentes. Sin embargo, es importante que aquellos que están encargados de los preparativos, mitigación y actividades pertinentes a sequías compartan un término común por medio del cual se pueda determinar la sequía y las conjeturas y restricciones que implica. Entre los factores que dificultan la definición de sequía se encuentran los siguientes: •En muchos casos el fenómeno de sequía es temporal. Una “sequía” que dura un mes puede ocurrir en una región donde a menudo se experimentan ciclos de periodos lluviosos y secos alternativos (digamos cada 5 años) y donde también se sabe que se ha experimentado un aumento en el clima más seco durante los últimos 50 años. Definir como sequía la disminución temporal de disponibilidad de agua/humedad dados tales procesos dinámicos, es extremadamente difícil y depende en gran parte de la duración del periodo bajo consideración. •Sequías de gravedad similar pueden tener impactos sorprendentemente diferentes como resultado de diferencias ecológicas, socioeconómicas y culturales. Esto, a su vez, afecta a cómo se percibe la sequía y cómo se utiliza el término. Por lo tanto, es difícil definir el término tomando en cuenta el evento físico, es decir, la disminución de la disponibilidad de agua/humedad. Invariablemente la definición debe considerar la forma en que el evento físico repercute en la sociedad. Una definición aceptada de sequía puede ser una reducción temporal notable del agua y la humedad disponibles, por debajo de la cantidad normal o esperada para un periodo dado. Los componentes esenciales de tal definición son los siguientes: •Que la reducción sea temporal (si la reducción fuese permanente, “seco” o “árido” serían términos más adecuados). •Que la reducción sea significativa. •Que la reducción se defina con respecto a una norma. •Que el periodo empleado como base para la “norma” esté especificado. La forma de definir la norma es sumamente importante. Puede definirse de las siguientes maneras: •Técnicamente: Por ejemplo, podría declararse una sequía si la disponibilidad de agua cae por debajo del 80% del promedio de disponibilidad de los últimos 20 años. Sin embargo, dada la fluctuación natural en las condiciones climáticas, el periodo escogido de base para el cálculo del promedio puede ser muy engañoso. •Culturalmente: Basado en el nivel de disponibilidad de agua que la sociedad considera que sea la “norma”. Todas las sociedades tienden a estabilizar sus sistemas socioeconómicos de acuerdo con su percepción de lo que es una precipitación pluvial normal, y a dicha percepción se le da cada vez mayor importancia. De esta manera, después de diez años consecutivos en que ha llovido más de lo normal, la sociedad se acostumbra a ese nivel de precipitación y entonces consideran que hay sequía cuando vuelven a aparecer niveles de lluvia normales. Según el National Weather Service de Estados Unidos la sequía es una situación climatológica anormal que se da por la falta de precipitación en una zona, durante un período de tiempo prolongado. Esta ausencia de lluvia presenta la condición de anómala cuando ocurre en el período normal de precipitaciones para una región bien determinada. Así, para declarar que existe sequía en una zona, debe tenerse primero un estudio de sus condiciones climatológicas. La sequía difiere de la aridez en que la sequía es temporal; la aridez es una característica permanente de regiones con baja lluvia


Deshielo El cambio climático es aún más grave de lo que se creía, según las nuevas pruebas aportadas por la mayor investigación internacional de los últimos 50 años en las regiones polares, que son los auténticos barómetros del fenómeno del calentamiento de la Tierra. Durante dos años, entre marzo de 2007 y la actualidad, unos 10.000 científicos de más de 60 países llevaron a cabo el llamado Año Polar Internacional (API), una campaña de investigaciones científicas intensivas en el Ártico y la Antártida. “El impacto de la situación en los Polos se transmite a todo el planeta, y en estos dos años se ha constatado que el grado de calentamiento, de retroceso del hielo y de pérdida de masa, incluso en las capas profundas es mucho más importante de lo que se creía”, señaló el científico español Jerónimo López Martínez. “Y todavía quedan por analizar datos, pues hay proyectos y misiones que no han concluido, por ejemplo el buque (español) ‘Hespérides’ está todavía regresando”, agregó. Las conclusiones del API destacan que el calentamiento en la Antártida está mucho más extendido de lo que se pensaba y que el hielo de Groenlandia se funde cada vez más rápido. “Parece seguro que tanto el manto de hielo de Groenlandia como el de la Antártida están perdiendo masa y, en consecuencia, elevando el nivel del mar, y que el hielo de Groenlandia se está perdiendo cada vez más rápido”, señala el informe. Gravedad Las conclusiones superan en gravedad incluso a algunos datos del Grupo Intergubernamental contra el Cambio Climático (GICC), galardonado con el Premio Nobel, que por ejemplo señalaba que frente al calentamiento general la Antártida oriental se estaba enfriando. “Las recientes investigaciones constatan que también la Antártida en su conjunto se está calentando en los últimos 50 años”, afirmó el experto español en Geología. La elevación del nivel de los mares es una de las manifestaciones del cambio climático que más preocupan a los expertos, por las graves consecuencias que puede tener para algunos países e islas. “Por un lado, supondrá la entrada de agua salada en los acuíferos que se emplean para el consumo y el regadío, y fenómenos como los tsunamis tendrán efectos más devastadores”, señaló el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Michel Jarraud. Durante las investigaciones también se confirmó que “la extensión del hielo marino perenne en el Ártico en verano se redujo en aproximadamente un millón de kilómetros cuadrados, hasta alcanzar su dimensión más reducida desde que comenzaran los registros por satélite”. “En el Ártico, en el mes de septiembre, hay un 40% menos de superficie de mar helado que hace 30 años, desde que existen imágenes de satélite fiables”, señaló López Martínez. Aunque el impacto del calentamiento en los polos es planetario, hay regiones más sensibles que otras a este fenómeno. Península Ibérica Así, “la Península Ibérica se ha visto afectada por el calentamiento casi tres veces más que el conjunto del planeta en los últimos 50 años”, dijo López. Y zonas del sur de Argentina y Chile también se están calentando muy rápidamente, señalaron otros expertos. Con los proyectos realizados se obtuvieron pruebas concluyentes de que “se están produciendo cambios en el sistema hielo-océano-atmósfera del Ártico”. Ese es un círculo vicioso que supone “la mayor fusión del hielo, que lleva a un mayor calentamiento del agua, esto a una mayor fusión del permafrost, y de ahí a la liberación de metano, un gas que propicia el efecto invernadero”, explicó el experto español. Varios proyectos constataron que el océano Austral se ha calentado más rápidamente que el océano mundial, y que las densas aguas profundas que se han formado cerca de la Antártida han perdido salinidad en algunos lugares y se han calentado en otros. Durante las travesías internacionales de la Antártida, los científicos realizaron estudios en regiones donde ningún hombre había puesto el pie desde hacía 50 años. La campaña estuvo patrocinada por el Consejo Internacional para la Ciencia (CIUC) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Según el científico español, el API “ha supuesto un impulso sin precedentes en la cooperación internacional en el estudio de los Polos, pues son lugares remotos, fríos, donde es muy costoso llegar y ningún país por sí solo podría hacer frente a este desafío”.


Organismos internacionales La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), es un órgano descentralizado -agencia- de la Unión Europea (UE), cuya misión es la recogida, elaboración y difusión de información sobre la situación y la evolución del medio ambiente a escala europea. Publica cuatro tipos de informes, entre ellos los «Indicadores ambientales», que son la «marca» de la Agencia. La AEMA fue creada el 7 de mayo de 1990, siendo operativa desde 1994. En 2002 12 de los países candidatos ingresaron, con lo que la Agencia es el primer organismo de la UE que acogió a estos países como miembros. Los 27 estados que conforman la UE, junto a los países candidatos Croacia y Turquía, así como Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza en virtud de un tratado especial. El reglamento constitutivo de la AEMA establece que debe estar abierta a países que no pertenezcan a la Unión Europea (UE) pero que compartan su preocupación por el medio ambiente. Islandia, Liechtenstein y Noruega son miembros desde sus comienzos.


Organismos nacionales El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, se crea por Real Decreto 432/2008, de 12 de abril. Se constituye así como Ministerio de nueva creación que asume las competencias hasta entonces atribuidas a los suprimidos Ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Medio Ambiente, más la competencia en materia de protección del mar, en estrecha colaboración con el Ministerio de Fomento. Corresponde al mencionado departamento ministerial la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de lucha contra el cambio climático, protección del patrimonio natural, de la biodiversidad y del mar, agua, desarrollo rural, recursos agrícolas, ganaderos y pesqueros, y alimentación. De esta forma, se aglutinan en un solo departamento ministerial todas las competencias del Estado vinculadas al medio natural, en su doble vertiente de protección del territorio y de la biodiversidad y de promoción y defensa de los factores productivos agrícolas, pecuarios, forestales, pesqueros y alimentarios, desde una perspectiva integral, política de protección ambiental a la vez generadora de riqueza y de alimentos y de sostenibilidad del medio rural. Son órganos superiores y directivos del departamento, dependientes directamente de la Ministra: a) La Secretaría de Estado de Cambio Climático b) La Secretaría de Estado de Medio Rural y Agua c) La Subsecretaría de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino d) La Secretaría General del Mar, con rango de Subsecretaria


RESPUESTA ADMINISTRACION Organismos internacionales La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), es un órgano descentralizado -agencia- de la Unión Europea (UE), cuya misión es la recogida, elaboración y difusión de información sobre la situación y la evolución del medio ambiente a escala europea. Publica cuatro tipos de informes, entre ellos los «Indicadores ambientales», que son la «marca» de la Agencia. La AEMA fue creada el 7 de mayo de 1990, siendo operativa desde 1994. En 2002 12 de los países candidatos ingresaron, con lo que la Agencia es el primer organismo de la UE que acogió a estos países como miembros. Los 27 estados que conforman la UE, junto a los países candidatos Croacia y Turquía, así como Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza en virtud de un tratado especial. El reglamento constitutivo de la AEMA establece que debe estar abierta a países que no pertenezcan a la Unión Europea (UE) pero que compartan su preocupación por el medio ambiente. Islandia, Liechtenstein y Noruega son miembros desde sus comienzos.


Organismos nacionales El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, se crea por Real Decreto 432/2008, de 12 de abril. Se constituye así como Ministerio de nueva creación que asume las competencias hasta entonces atribuidas a los suprimidos Ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Medio Ambiente, más la competencia en materia de protección del mar, en estrecha colaboración con el Ministerio de Fomento. Corresponde al mencionado departamento ministerial la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de lucha contra el cambio climático, protección del patrimonio natural, de la biodiversidad y del mar, agua, desarrollo rural, recursos agrícolas, ganaderos y pesqueros, y alimentación. De esta forma, se aglutinan en un solo departamento ministerial todas las competencias del Estado vinculadas al medio natural, en su doble vertiente de protección del territorio y de la biodiversidad y de promoción y defensa de los factores productivos agrícolas, pecuarios, forestales, pesqueros y alimentarios, desde una perspectiva integral, política de protección ambiental a la vez generadora de riqueza y de alimentos y de sostenibilidad del medio rural. Son órganos superiores y directivos del departamento, dependientes directamente de la Ministra: a) La Secretaría de Estado de Cambio Climático b) La Secretaría de Estado de Medio Rural y Agua c) La Subsecretaría de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino d) La Secretaría General del Mar, con rango de Subsecretaria


SOCIAL Greenpeace Greenpeace (del inglés green: verde, y peace: paz), es una organización ambientalista no gubernamental. Fundada en el año de 1971 en Vancouver, Canadá, en protesta ante la práctica nuclear estadounidense en el archipiélago de Amchitka (Alaska).[1] Greenpeace realiza acciones directas no violentas y de investigación para lograr sus objetivos. Está establecida en casi todo el mundo, con oficinas nacionales y regionales en más de 40 países. La organización mundial obtiene sus ingresos por medio de las contribuciones individuales de sus socios, y cuenta con 3 millones de socios en todo el mundo (según cifras de Greenpeace[2] del año 2005). El objetivo de la ONG ecologista es proteger y defender el medio ambiente, interviniendo en diferentes puntos del planeta en los que se cometen atentados contra la Naturaleza. Greenpeace lleva a cabo campañas para detener el cambio climático, proteger la biodiversidad, para la no utilización de transgénicos, disminuir la contaminación, acabar con el uso de la energía nuclear y el de las armas El movimiento ecologista nació en 1971 de forma espontánea. Un grupo de activistas nucleares estadounidenses, algunos cuáqueros y objetores de conciencia japoneses que se habían refugiado en Estados Unidos para no participar en la guerra de Vietnam, formaron una pequeña organización llamada “Don’t make a wave Committee” (Comité “No provoques un maremoto”) que protestaba contra las pruebas nucleares que los Estados Unidos llevaban a cabo en el archipiélago de Amchitka (Alaska), al norte de Canadá. El nombre del grupo hacía referencia la posibilidad de que, al ser una zona sísmicamente inestable, las pruebas atómicas que allí se realizaban pudiesen provocar un maremoto. La prueba nuclear no pudo ser impedida pero la acción de denuncia provocó que durante días se produjeran manifestaciones de decenas de personas en la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Este último país se vio forzado a anunciar que aquélla era la última prueba nuclear que se realizaba en las islas Aleutianas. Amchitka es desde entonces una reserva ornitológica. Las campañas de Greenpeace se centran en aquellos problemas que, según la organización, amenazan más gravemente el futuro del planeta. Estas campañas están agrupadas básicamente en cuatro áreas: ecología marina, atmósfera, energía nuclear y tóxicos. Greenpeace busca con estas campañas la notoriedad en prensa, y con frecuencia estas actuaciones son llamativas y espectaculares, aunque también polémicas, tanto que han sido tildadas a veces de ecoterroristas, y que han manipulado sus informes con objeto de obtener notoriedad y más cuotas. Es de reseñar que Greenpeace vio en su país de origen, Estados Unidos, revocado su estatus de organización benéfica. Algunos gobiernos y multinacionales persiguen a la organización, a sus afiliados y a sus simpatizantes. Dándoles el nombre de greapeaces (“gripis”), derivado de hippies. Es de reseñar el caso del Rainbow Warrior, un barco de la organización que fue hundido quince minutos antes de la media noche por los servicios secretos franceses en 1985: por las explosiones asesinaron al ecologista portugués Fernando Pereira que se encontraba a bordo. [3] [4] En numerosos países la organización no intenta abrir sedes debido a la falta de garantías de seguridad para sus simpatizantes. Las críticas suelen partir de la gran industria, principal perjudicada por las posturas ecologistas. Greenpeace se financia exclusivamente de las cuotas de sus socios y de las aportaciones de iniciativas de artistas e intelectuales que han colaborado para obtener fondos con los que financiar las acciones de esta organización. Para que no quede la más mínima duda sobre la gestión económica de la organización, cada oficina nacional se somete voluntariamente a una auditoría anual, llevada a cabo por una firma internacional de auditores independiente. Estas auditorías están a disposición de los medios de comunicación, del Gobierno o de la opinión pública.


WWF/Adena WWF/Adena es la sección española de una de las mayores organizaciones mundiales dedicadas a la conservación de la naturaleza. WWF (World Wildlife Fund for Nature) fue creada en 1961 y en España en 30 de julio de 1968.[2] Su nacimiento está muy vinculado con la creación del Parque nacional de Doñana, uno de los lugares más diversos en vida salvaje de Europa. La forma de trabajar de Adena (siglas de Asociación para la Defensa de la Naturaleza) se centra más en proyectos de conservación, en contraste con las otras grandes organizaciones ecologistas que actúan en España, Greenpeace y Ecologistas en Acción, que trabajan más la denuncia a escala mundial y local, respectivamente. Su logotipo, el Panda gigante, se ha convertido en un icono que la opinión pública identifica con la conservación de la naturaleza. Década de 1970Crearon la primera campaña para la conservación de anfibios en España, campañas de luchas contra el veneno, participaron en campañas en defensa de los humedales manchegos, en defensa de la Cabrera, contra la caza ilegal, etc. En 1973 participaron en la primera reunión internacional para la conservación del lobo en Europa. En los años posteriores crearon el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega. Para conservar la fauna mediterránea se puso en marcha una campaña en defensa de las sierras y bosques de Extremadura. Promovieron la creación del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. [editar] Década de 1980Adena demuestra que se ha asentado en España, crean la revista Panda, participan en proyectos de estudio del Lince ibérico y la Cigüeña blanca, además de estudiar la ecología de otras muchas especies animales y luchar activamente por la conservación de otros muchos. Crean un banco de plantas endémicas del Mediterráneo español. Crean la campaña de concienciación “Salvemos las plantas que nos salvan a nosotros”, una iniciativa sin precedentes para la conservación de los bosques. Crean la reserva Fitogenética de La Encantada. Inician las actividades de Educación Ambiental. Dan un duro golpe al furtivismo de osos en Asturias. Siguen preocupándose del estado de Doñana y se manifiestan en contra de la construcción de la urbanización Costa Doñana.


Ecologistas en acción Ecologistas en Acción es una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Forma parte del llamado ecologismo social, que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, del que derivan también otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecológica. Para ello realiza campañas de sensibilización, denuncias públicas o legales contra aquellas actuaciones que dañan el medio ambiente, a la vez que elabora alternativas concretas y viables en cada uno de los ámbitos en los que desarrolla su actividad.


INDIVIDUAL Ecología en casa Vivir con las mismas comodidades pero con sentido común y haciendo unos pequeños cambios en nuestros hábitos diarios para que nuestras acciones sean más ecológicas y sostenible. Es la propuesta de la asociación Ecología y Desarrollo (Ecodes), que asegura que la ecología es totalmente “practicable” y que da algunos consejos prácticos para ello. Te resumimos algunos: En casa. Lejía, detergentes, refrigerantes, desinfectantes, desatascadores, limpiadores de vajillas y suelos… son productos de limpieza “potencialmente peligrosos”, según Ecodes, ya que suelen contener “sustancias químicas contaminantes” que incluso pueden perjudicar la salud. Para evitarlo, la ONG propone utilizar jabón natural en polvo o rallado en lugar de detergente, luchar contra las manchas con el jugo de un limón, aprovechar el bicarbonato de sodio mezclado con agua y sal para limpiar la alfombra o los azulejos, o sustituir el limpiacristales por un periódicos mojados y luego otro seco. Si decoras tu casa con muebles de segunda mano y pintura no sintética, mejor. Y si quieres que huela bien, utiliza plantas aromáticas, incienso o esencias naturales. Tu casa bioclimática y sin coste adicional. La ecología se puede practicar en la decoración de cada casa pero también en elementos menos visibles como la eficiencia de los sistemas eléctricos. Las neveras de clase A consumen menos y las lámparas de bajo consumo también, algo importante si se tiene en cuenta que el frigorífico y la iluminación suponen el 30% del consumo eléctrico de la vivienda, dice Ecodes. La ONG explica también la importancia de aislar bien la vivienda y apagar la calefacción por la noche, y recuerda que rehabilitar “es siempre más sostenible Comer! Come sano y sostenible haciendo uso de productos de agricultura ecológica, compra productos de temporada que además, según Ecodes, “suelen ser los más económicos”, fíjate en tu tienda habitual si venden productos artesanos y evita los alimentos transgénicos. De compras. Leer atentamente las etiquetas antes de adquirir un producto para evitar la adquisición de productos tóxicos o corrosivos y comprar productos en envases reciclables son algunos consejos a la hora de comprar productos y objetos. Acuérdate también de los productos recargables y de pensar para qué necesitas eso y cuántas veces lo usarás Siempre limpio y sostenible. Se puede ir limpio, bien vestido e incluso maquillado y pensar en el medio ambiente. Sólo hay que mirar la etiqueta para comprobar si el producto ha sido probado o no en animales, evitar desodorantes en spray y pastas de dientes que incluyan triclosán y apostar por champúes y tintes naturales. En cuanto a los labios, “no conviene pintarlos con productos que contengan grasas derivadas del petróleo, ni colorantes y conservantes artificiales”, afirma Ecodes, que a la hora de vestir también recomienda dar una oportunidad a la ropa de segunda mano, apostar por el algodón ecológico y comprobar las etiquetas de certificación Cambia para que no cambie el clima. Como explican desde Ecología y Desarrollo, el cambio climático está provocado por la actividad humana y supondrá más fenómenos meteorológicos extremos, cambios en los ciclos de las cosechas y la alteración de los ecosistemas, entre otras cosas. Entre los responsables de esta situación destacan la industria, las instituciones y también las personas a título individual. Por eso Ecodes propone que te informes y que, como consumidor y consumidora, conozcas tus derechos y sepas cómo reclamarlos


Ecología en el trabajo Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros pasa más horas en el trabajo que en casa, he creído que no estaría de más hablar de algunos trucos ecológicos que podemos poner en práctica en la oficina de forma sencilla y práctica. Es cierto que ya hemos hablado de las OFFicinas Eficientes y de la Guía Verde de National Geographic, donde podemos encontrar distintas recomendaciones para hacer de nuestro lugar de trabajo un sitio más sostenible, pero unos cuantos truquillos caseros no están de más. Dejando de lado la necesaria buena gestión de los residuos electrónicos y el reciclaje del resto (papeles y envases, especialmente), también podemos variar, sin ningún esfuerzo, pequeños actos cotidianos contaminantes en nuestro entorno laboral, aunque no seamos los jefes del negocio y no esté en nuestras manos hacer grandes cambios (o decidir la compra de materiales y equipos). Ahí van algunas ideas verdes que podemos poner en práctica para reducir nuestras emisiones de CO2 aunque la empresa en la que trabajemos sea de lo menos ecofriendly: •Ir andando a trabajar o en bici o en transporte público, y si, una vez en el trabajo, hay escaleras, a olvidarse del ascensor (elemental, querido Watson, ¿no os parece?) •El desayuno (y la comida), en casa o de casa, y nada de comprar paquetes de galletas envasadas individualmente en una máquina (ahorraremos, así, el gasto energético de la máquina y el plástico del paquetito de las galletas). •Si no podemos pasar del café (todavía no entiendo como hay tantos adictos a los cafés de máquina de las empresas, pero allá cada cual con sus vicios), podemos traer nuestra propia taza, evitando, así, el consumo del vaso de plástico. •En nuestra mesa es posible que no podamos escoger tener ordenadores ecológicos, pero seguro que nadie nos impedirá utilizar bolígrafos ecológicos y lápices tradicionales o de minas recargables (nada de utilizar aquellos de usar y tirar). •En cuanto a las impresoras (seguimos en el supuesto que no podemos decidir nada sobre la política de compra de la empresa), antes que nada tenemos que valorar siempre la necesidad de imprimir un documento. Las nuevas tecnologías permiten tener acceso a la información sin necesidad de almacenarla en cientos de metros cúbicos de papel, ¡aprovechémoslo!. •Si a pesar de todo imprimimos (mejor usando papel reciclado, claro) no hace falta que sea en calidad alta (salvo excepciones) y se puede hacer a doble cara, lo que supone un ahorro considerable de papel, tinta y energía respecto a un uso más indiscriminado de la impresora. •La gestión de los residuos es, para los trabajadores llanos, algo más complicado, ya que la decisión sobre el uso que se da a lo que se recicla (papeles y demás) o, hasta en si se recicla, no está a su alcance (creo, sin embargo, que quedan pocas empresas que no reciclen). En todo caso, podemos, por ejemplo, reutilizar las impresiones que hayan salido defectuosas y que tengan una cara libre (siempre hay alguna) como papel para tomar notas. •Apagar el ordenador (si es posible), la pantalla y todo lo que tengamos enchufado en nuestro espacio son acciones que también nos pueden ayudar a reducir el consumo energético de un modo sencillo pero eficaz (par facilitar esta tarea va bien tener una ristra de enchufes con interruptor). •Y al plegar, pues otra vez utilizando las escaleras y andando, que además de beneficiar al planeta es de lo más sano.


Ecologistas en acción Ecologistas en Acción es una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Forma parte del llamado ecologismo social, que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, del que derivan también otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecológica. Para ello realiza campañas de sensibilización, denuncias públicas o legales contra aquellas actuaciones que dañan el medio ambiente, a la vez que elabora alternativas concretas y viables en cada uno de los ámbitos en los que desarrolla su actividad.


Ecología en el trabajo Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros pasa más horas en el trabajo que en casa, he creído que no estaría de más hablar de algunos trucos ecológicos que podemos poner en práctica en la oficina de forma sencilla y práctica. Es cierto que ya hemos hablado de las OFFicinas Eficientes y de la Guía Verde de National Geographic, donde podemos encontrar distintas recomendaciones para hacer de nuestro lugar de trabajo un sitio más sostenible, pero unos cuantos truquillos caseros no están de más. Dejando de lado la necesaria buena gestión de los residuos electrónicos y el reciclaje del resto (papeles y envases, especialmente), también podemos variar, sin ningún esfuerzo, pequeños actos cotidianos contaminantes en nuestro entorno laboral, aunque no seamos los jefes del negocio y no esté en nuestras manos hacer grandes cambios (o decidir la compra de materiales y equipos). Ahí van algunas ideas verdes que podemos poner en práctica para reducir nuestras emisiones de CO2 aunque la empresa en la que trabajemos sea de lo menos ecofriendly: •Ir andando a trabajar o en bici o en transporte público, y si, una vez en el trabajo, hay escaleras, a olvidarse del ascensor (elemental, querido Watson, ¿no os parece?) •El desayuno (y la comida), en casa o de casa, y nada de comprar paquetes de galletas envasadas individualmente en una máquina (ahorraremos, así, el gasto energético de la máquina y el plástico del paquetito de las galletas). •Si no podemos pasar del café (todavía no entiendo como hay tantos adictos a los cafés de máquina de las empresas, pero allá cada cual con sus vicios), podemos traer nuestra propia taza, evitando, así, el consumo del vaso de plástico. •En nuestra mesa es posible que no podamos escoger tener ordenadores ecológicos, pero seguro que nadie nos impedirá utilizar bolígrafos ecológicos y lápices tradicionales o de minas recargables (nada de utilizar aquellos de usar y tirar). •En cuanto a las impresoras (seguimos en el supuesto que no podemos decidir nada sobre la política de compra de la empresa), antes que nada tenemos que valorar siempre la necesidad de imprimir un documento. Las nuevas tecnologías permiten tener acceso a la información sin necesidad de almacenarla en cientos de metros cúbicos de papel, ¡aprovechémoslo!. •Si a pesar de todo imprimimos (mejor usando papel reciclado, claro) no hace falta que sea en calidad alta (salvo excepciones) y se puede hacer a doble cara, lo que supone un ahorro considerable de papel, tinta y energía respecto a un uso más indiscriminado de la impresora. •La gestión de los residuos es, para los trabajadores llanos, algo más complicado, ya que la decisión sobre el uso que se da a lo que se recicla (papeles y demás) o, hasta en si se recicla, no está a su alcance (creo, sin embargo, que quedan pocas empresas que no reciclen). En todo caso, podemos, por ejemplo, reutilizar las impresiones que hayan salido defectuosas y que tengan una cara libre (siempre hay alguna) como papel para tomar notas. •Apagar el ordenador (si es posible), la pantalla y todo lo que tengamos enchufado en nuestro espacio son acciones que también nos pueden ayudar a reducir el consumo energético de un modo sencillo pero eficaz (par facilitar esta tarea va bien tener una ristra de enchufes con interruptor). •Y al plegar, pues otra vez utilizando las escaleras y andando, que además de beneficiar al planeta es de lo más sano.


Ecología en el entorno Algunos sencillos gestos que son fáciles de seguir y que ayudan enormemente a mejorar la convivencia y el entorno en el que vivimos. En la ciudad: •Utiliza el transporte público siempre que sea posible. •Utiliza la bicicleta o sencillamente intenta ir a pie. Es más sano, más barato y no contamina. • Cuando conduzcas, evita acelerones y frenazos bruscos en los semáforos. •Utiliza el cláxon sólo cuando sea realmente necesario o en caso de emergencia. • Apaga el motor en atascos o paradas prolongadas. • Vigila el volúmen de la radio o la televisión, tanto en casa como en el coche. • Sigue el plan de mantenimiento de tu coche y moto o ciclomotor, especialmente el silenciador del tubo de escape. • En la calle utiliza auriculares. • Como peatón, no fuerces a los coches a frenar bruscamente en los pasos de cebra. •No tires basura al suelo ni dejes en la calles bolsas, embalajes o muebles, informate en tu ayuntamiento sobre la forma de deshacerte de ellos. En el campo: • Al salir de excursión por el campo respeta los senderos marcados y las zonas designadas para la acampada. •Mantén las puertas cerradas en las servidumbres de paso. • Respeta siempre las restricciones en cuanto a hacer fuergo y barbacoas. •Utiliza envases reutilizables en lugar de latas y envases plásticos desechables. • Antes de marcharte, recoge y limpia el lugar. Si es posible, déjalo mejor de lo que estaba cuando llegaste. •No molestes ni alimentes a los animales silvestres. No arranques ni destruyas plantas o árboles.


Libro ecologia