Page 1

ANUNCIATINA Una pasi贸n, una misi贸n


El ángel del Señor anunció…


…Y el verbo se hizo carne


El Instituto Virgen de la Anunciación

El Instituto está estrechamente ligado al Misterio de la Anunciación, del cual recibe el nombre, es una de las diez ramas que componen el gran árbol de la Familia Paulina. Pertenecen al Instituto, mujeres consagradas a Dios con la profesión de los Consejos Evangélicos: las Anunciatinas, así llamadas desde el principio por el fundador, Beato Santiago Alberione, viven la total consagración a Dios en el mundo. Sacan fuerza de la Palabra y la Eucaristía. Su misión, en íntima unión a María, es anunciar a Jesús con la pasión de Pablo en todos los ambientes de la sociedad en donde se insertan.


El apóstol de los nuevos tiempos La historia de las Anunciatinas comienza en el alba del siglo XX, en la “noche luminosa” del Beato Santiago Alberione.

Don Santiago Alberione nace en San Lorenzo di Fossano (Cúneo, Italia) el 4 de abril de 1884 y muere en Roma el 26 de noviembre de 1971. El 27 de abril de 2003 Juan Pablo II lo proclama Beato. Todavía joven seminarista durante una larga adoración eucarística en el “paso de la noche” del siglo XIX al XX, vive una intensa experiencia espiritual que le revela su vocación y su misión.” De esta particular luz que proviene de la Hostia” él se siente iluminado y llamado “a prepararse y hacer cualquier cosa por el Señor y por todos los hombres del nuevo siglo “, intuyó en la oración que “los nuevos apóstoles harían restaurar las leyes, las escuelas, la literatura, las ediciones y las costumbres”. Guiado por esta “luz particular” y de la íntima unión con Jesús Palabra y Jesús Eucaristía, funda en el transcurso de los años la Familia Paulina: una gran Familia pensada como “un solo cuerpo en Cristo y en la Iglesia”, compuesta de cinco Congregaciones religiosas, cuatro Institutos de vida secular consagrada y una Asociación de laicos, con la misión de dar a Jesús, Camino, Verdad y Vida a través del mundo de las comunicaciones.


“Caballero enamorado, se puso en pie de alerta, irresistiblemente atraído por la Hostia Santa expuesta en la catedral de Alba. Una luz que cautiva le hiere el corazón para siempre…En aquella noche de oración, en donde la mente vagaba en el futuro, concibió un sueño y una fuerte pasión, una necesidad disruptiva de dar a conocer al Amado no sólo a los pocos devotos que frecuentan la iglesia, sino a las grandes multitudes de mujeres y hombres que buscando la verdad caminan en la oscuridad”

Elena Bosetti

E


La Familia Paulina En vista al futuro, Santiago Alberione ve a los nuevos apóstoles unidos a la misma vocación y misión: “Vivir y dar a Jesús”.

1914 SOCIEDAD DE SAN PABLO. Congregación religiosa de sacerdotes y discípulos, impregnados por el anuncio de Cristo como único Maestro, a través de todas las nuevas formas de la comunicación. 1915 HIJAS DE SAN PABLO. Hermanas impregnadas en la evangelización a través de las comunicaciones sociales. 1917 COOPERADORES PAULINOS. Asociación eclesial de laicos que comparten la espiritualidad de la Familia Paulina y colaboran en su apostolado. 1924 PÍAS DISCÍPULAS DEL DIVINO MAESTRO. Hermanas que se dedican a la Adoración Eucarística, a la Liturgia y al servicio de los sacerdotes. 1938 HERMANAS DE JESÚS BUEN PASTOR. Conocidas como las “Pastorcitas” se dedican a la vida y al crecimiento de la comunidad parroquial. 1958 INSTITUTO JESÚS SACERDOTE. Aquí pertenecen obispos y sacerdotes diocesanos que emiten la profesión de los consejos evangélicos y viven la espiritualidad de la Familia Paulina. 1958 INSTITUTO SAN GABRIEL ARCÁNGEL. Ellos forman parte de los “gabrielinos”, laicos de vida consagrada comprometidos en difundir el mensaje de Jesucristo en el contexto social donde viven y trabajan. 1958 INSTITUTO SANTA FAMILIA. Aquí pertenecen matrimonios que viven un camino de perfección evangélica en el mundo y se proponen como fin la santificación de la vida matrimonial y familiar. 1959 INSTITUTO REINA DE LOS APÓSTOLES PARA LAS VOCACIONES. Congregación religiosa a la que pertenecen hermanas conocidas como “apostolinas”. Su misión es el apostolado vocacional al servicio de toda la iglesia.


“Considero…la Familia Paulina podría ser comparada a un curso de agua que, mientras circula, aumenta su caudal por la lluvia, por los deshielos de los glaciares, por las pequeñas variedades de manantiales” Don Alberione


En el inicio… Las Anunciatinas “son almas que ardientes de amor por Dios transforman sus vidas en apostolado”: así las ha pensado el Fundador.

El Instituto Virgen de la Anunciación – agregado a la Sociedad de San Pablo – se inició en 1958. No hacía muchos años Pío XII, con la Constitución Apostólica Provida Mater Ecclesiae (1947), había dado el reconocimiento oficial a la nueva forma de vida consagrada secular: “Este Instituto beneficiará…para renovar cristianamente a la familia, la profesión, la sociedad civil, con el contacto íntimo y cotidiano de una vida perfectamente y totalmente consagrada a la perfección”. El padre Santiago Alberione, siempre pronto a capturar las señales de los tiempos, atento a la voz de la Iglesia, funda el Instituto Virgen de la Anunciación. El 8 de abril de 1960, a sólo dos años de la fundación, el Instituto obtiene la aprobación de la Santa Sede, gracias a la cual “aquellas que emiten la profesión, son realmente consagradas, mientras viven en el mundo”.


1958 INSTITUTO VIRGEN DE LA ANUNCIACIÓN. Forman parte de las “anunciatinas”, laicas de vida consagrada, llamadas a ser imitadoras de María y testimonio del Misterio de la Anunciación en la actualidad de la Iglesia y a llevar a Jesús Camino, Verdad y Vida en el ambiente familiar, laboral, apostolar en donde viven y actúan.

“Almas fuertes, personas que son verdaderas heroínas en el mundo”. Don Alberione


La Vida Al Instituto Virgen de la Anunciación se pertenece si hay vocación. La vocación es obra de Dios: es Él quien la da y Él quien consagra.

La primera Anunciatina ingresó al Instituto en el año 1958. En el transcurso de los años su número se multiplica. Provenientes de ambientes sociales y culturales diversos y ejecutando varias profesiones y actividades. En común la misma vocación y misión: vivir a Jesús y anunciarlo a los hombres de hoy con los medios de hoy, el inagotable amor de Dios por todas las criaturas. Consagradas con los votos de Castidad, Pobreza y Obediencia, la Anunciatina vive su consagración en el contexto de la secularidad, es decir, en el ambiente de su familia, trabajo, compromiso apostólico. Externamente no se ve nada particular, no viste ningún hábito que la distinga. No vive en comunidad, pero se encuentra a menudo para los encuentros de formación, oración y fraternidad. En el resto de su ambiente de vida tiene la posibilidad de llevar a Jesucristo a todas partes: en los hogares, las oficinas, las escuelas, los hospitales, los tribunales, la política, etc. Saca fuerzas para vivir su vocación y misión de la Palabra de Dios, de la Eucaristía, de la íntima unión con la Virgen María y con San Pablo Apóstol. Se prepara para vivir la consagración en el mundo a lo largo de las siguientes etapas de formación: Postulantado, noviciado, cinco años de profesión temporal hasta la profesión perpetua. Gracias a una formación continua y a una oración viva y constante, puede afrontar con coraje los desafíos de su tiempo, sin perder nunca de vista la meta que el Fundador le ha indicado: la plena conformación a Jesús Maestro hasta que pueda decir con San Pablo: “No soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mí”.


“Sentíos implicados en todo dolor, en toda injusticia, así como en toda búsqueda de la verdad, de la belleza y de la bondad, no porque tengáis la solución de todos los problemas, sino porque toda circunstancia en la que el hombre vive y muere constituye para vosotros una ocasión de testimoniar la obra salvífica de Dios”.

Benedicto XVI a los Consagrados Seculares.


La Espiritualidad La Anunciatina aspira a “vivir integralmente El Evangelio de Jesucristo Camino, Verdad y Vida, en el espíritu de San Pablo, bajo la mirada de la Reina de los Apóstoles”.

JESÚS MAESTRO “El Camino, la Verdad y la Vida” (Jn. 14, 4) como Él se define; Camino de la voluntad, Verdad de la mente, Vida del corazón. La Persona del Divino Maestro debe llenar la existencia de la Anunciatina hasta dominar: pensamientos, oración, trabajo, aspiraciones, apostolado…todo. La Anunciatina se compromete en imitar a Jesús Maestro en la santidad siguiendo su ejemplo (Camino), pensando según El Evangelio (Verdad), participando de Él en los Sacramentos (Vida). “Sustituye mi mente, mis pensamientos contigo mismo... «Vive en mi mente, oh Jesús Verdad. Lo que Tú quieres, eso quiero yo: pon Tu Voluntad en vez de la mía. Cambia mi corazón en el tuyo… Vive en mí, oh Jesús, Vida Eterna, Vida Sustancial”. Alberione


“Recíbeme, oh Madre, Maestra y Reina María, entre aquellos que amas, nutres, santificas y guías en la escuela de Jesucristo Divino Maestro”. Alberione

MARÍA REINA DE LOS APÓSTOLES La Madre, la Maestra y la Reina de todo Apóstol. María es el ejemplo más alto que se pueda ofrecer a la persona humana por la relación única e irrepetible que ha tenido con Jesús. Discípula atenta y fiel del Maestro Divino, es la que se deja moldear totalmente por la acción del Espíritu. Cada Anunciatina es llamada a imitarla para asumir la “forma” de Jesús.

SAN PABLO El evangelizador más grande de todos los tiempos que tuvo en su corazón sólo dos amores: Dios y el hombre. Pablo es el apóstol de la fe inquebrantable, esperanza firme, la caridad ardiente. Descuidado " de la mala salud, la distancia, las cadenas, el martirio, viajando por el mundo para renovarlo en una nueva luz: Jesucristo”. "San Pablo Apóstol es el verdadero fundador de la Familia Paulina...Porque de él nació, fue nutrida y creció, tomó el espíritu”. Él es el padre a conocer, imitar y orar. "Oh Santo Apóstol, que de perseguidor del nombre cristiano se convirtió en un seguidor de Cristo, un predicador de su Evangelio, nos convierte oyentes atentos a la Palabra que salva y lleva a la vida. " Aberione


Como María Así como en el cuerpo cada miembro tiene su propia tarea, en el Instituto de la Familia Paulina cada uno tiene su propia identidad y especificidad: las Anunciatinas se modelan sobre María, la Virgen de la Anunciación.

El Instituto Virgen de la Anunciación, estrechamente unido al misterio de la Anunciación y la Encarnación, tiene en este misterio el secreto de su identidad profunda y su misión, por lo que el Fundador explica: "¿Por qué llamarse Anunciatinas? ¿Tiene una razón este nombre? No es por casualidad. El hecho de la Anunciación y, por lo tanto, la Encarnación del Hijo de Dios, es el evento más grande en la historia, porque entonces comienza nuestra redención. Por lo tanto Anunciatinas significa estar en el centro de la historia y el comienzo de la redención. Es el nombre más hermoso".

Las Anunciatinas son el ejemplo de María, están llamadas a vivir la vocación a la virginidad y la maternidad espiritual. A partir de la unión íntima con Ella, aprenden a mirar los acontecimientos y a las personas con sus ojos; tener, en todo, sus sentimientos de amor y ternura maternal. Ellas aprenden de María a rendirse, llena de confianza, a la voluntad de Dios, para amar el silencio y la humildad, escuchar a Jesús y apreciar en el corazón Sus Palabras. Con Ella recordarán todos los días, en el rezo del Rosario, los misterios de la vida de Jesús para donar al Maestro Camino, Verdad y Vida. La vida de las Anunciatinas es como una extensión del "Sí " de María hoy.

:


"El mundo no viene a Cristo, porque todavía no hay suficientes señales para seguir el camino: ¡María Santísima! Jesucristo se encuentra siempre... entre los brazos de la Virgen".

"A María debemos: el amor y la confianza iluminada e ilimitada, la devoción más cordial, expresiva, tierna". Alberione


Las tres perlas La castidad es el amor más grande, la pobreza la mayor la riqueza y la obediencia la mayor libertad: así presenta los tres votos Don Santiago Alberione.

Atraídas por Jesús – casto, pobre y obediente - la Anunciatina dedica su vida a Él, a través de los votos, para poder seguirlo más de cerca. Con esta elección, la Anunciatina ya no se pertenece más: mente, voluntad, corazón, todo de sí misma, es propiedad exclusiva del Señor.

Hay aquellos que renuncian al matrimonio por el Reino de los Cielos (Mt 19:12). La Anunciatina vive el voto de castidad como don total de sí misma a Dios y a los demás. No vive en la soledad del corazón de aquellos que se consagran a Dios; No renuncia al amor, pero elige un amor más grande que abraza al mundo entero.

"Mi amado es para mí, y yo soy para mi amado" (Ct. 6, 3) Jesús siendo rico se hizo pobre, para enriquecernos con su pobreza (cfr. 2 Cor 8,9). Pobre es el que cuenta sólo con Dios y no consigo mismo. La Anunciatina vive el voto de pobreza en el desapego de los bienes materiales, que también posee y utiliza, y el abandono tan confiado en las manos de Dios.

"¿Qué cosa te falta, oh pobre, si tienes a Dios contigo? ¿Qué cosa posees, oh rico, si no tienes a Dios contigo? " . San Agustín


“Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado “(Jn 04:34). El voto de obediencia es la plena adhesión a la voluntad de Dios, es la entrega libre y total de la propia voluntad a la del Señor. No es sumisión pasiva, sino un don de Dios de la mente, voluntad, corazón y la experiencia de una mayor libertad.

"Oh Maestro, pon en todo momento mis pies sobre las huellas de tu pobreza, castidad, obediencia”. Santiago Alberione

"Como yo nunca he hecho mi voluntad en la tierra, el buen Dios va a hacer todo lo que quiero en el cielo" Santa Teresa de Lisieux


Las dos mesas Llamada a anunciar a Jesucristo, las Anunciatinas se alimentan de la mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

La Adoración Eucarística es... la criatura que se encuentra con el Creador, el discípulo con el Divino Maestro, el sediento que bebe de la fuente, el débil que se presenta al Todopoderoso, el amigo que va al verdadero Amigo, el corazón desorientado que encuentra El Camino, la esposa que encuentra al Esposo del alma, la nada se encuentra con el Todo, el joven que encuentra la orientación para la vida. Alberione

“Yo soy el Pan de Vida” (Jn. 6,35)

"Para mis pies antorcha es tu Palabra, luz para mi sendero" (Sal. 119, 115)


La oración, vital en una jornada de la Anunciatina, ilumina y dirige su trabajo y su apostolado. La Anunciatina sabe que puede dar a Jesús sólo si Jesús está vivo en su corazón y en su vida. Para ello, todos los días, se detiene con el Maestro Divino, escucha su Palabra, medita, la guarda en el corazón. Es la Palabra que madura la visión de la fe y aprende a mirar la realidad y los acontecimientos a través de los ojos de Dios, de tener " el pensamiento de Cristo". Nacida de la Hostia, la Anunciatina de la Hostia se nutre: todos los días participa en la Celebración Eucarística y se detiene junto a Jesús Eucaristía en la oración. De Él recibe la luz, la fuerza, la vida. En este contacto diario con el Maestro, el Espíritu Santo la transforma en nueva creatura en donde es sólo " Cristo quien vive, piensa, trabaja, ama, quiere, reza...”, haciéndola capaz de dar a Jesús, presente en ella.


Mujeres para el anuncio

"Vosotros sois la sal de la tierra... Vosotros sois la luz del mundo". (Mt 5,13-14)

Las Anunciatinas pueden ejercer todos los apostolados posibles, adaptados a sus condiciones particulares.

"No importa que se adopte un medio u otro, lo que importa es que haya corazones ardientes y almas que quieran verter toda su plenitud en los corazones de los hombres. AquĂ­ estĂĄ el alma que quiere hacer el apostolado, sea cual sea el medio que utiliza: la prensa, el cine, la radio, la escuela, la palabra". Beato Alberione


"El apostolado es la flor de un verdadero amor por Dios y por las almas, es el resultado de la intensa vida interior. Presupone un corazón encendido que no puede contener y comprimir el fuego interno. El apostolado nos hace altoparlantes de Dios". Alberione

Las Anunciatinas viven su consagración entre la gente con la pasión de proclamar a Jesús y ser levadura que fermenta y sal que da sabor a la realidad en la que viven. Dondequiera que trabajan y operan se comprometen a llevar a Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida. Lo llevan con la palabra, con la vida, a través de sus profesiones y con las muchas formas de comunicación. "Oh, he aquí su misión - decía el P. Alberione - llevar más de lo que se pueda, cuanto más se pueda, la Palabra de Dios, la buena palabra, porque todo el Instituto es para iluminar." Escrutar los signos de los tiempos y aprovechar todas las oportunidades para "engendrar a Cristo en el corazón humano." El campo de acción apostólico de las Anunciatinas es excepcionalmente amplio: parroquias, familias, ambientes políticos, escuelas, oficinas, hospitales, ediciones, radio y televisión, Web... En cada lugar y cada persona, sin embargo, el medio más poderoso y eficaz del cual dispone una Anunciatina es proclamar a Jesucristo a todos con un corazón de madre, el corazón mismo de María.


Y por Parroquia… el mundo Las Anunciatinas arden con el mismo celo apostólico de su fundador que siempre tendió hacia aquellos que aún no tienen la luz de Cristo.

El Beato Santiago Alberione tenía sobre su escritorio el mapa del mundo y en la pared el planisferio, ya que, observándolos, podía abrazar con el corazón a todos los pueblos de la tierra. Él dijo a sus hijos: "¿El corazón de San Pablo, tal vez, se olvidó de alguien? ¿De algún País? ¿Alguna Región? ¡No! Sentirse, como San Pablo, deudores de todos los hombres". Oraba y pensaba constantemente cómo llegar, con los medios más rápidos que la técnica le ofrecía, a los millones de hombres que aún no conocen a Jesús. A menudo decía: " Ay de mí si no evangelizo " todo "y a " todos " " (cfr. 1 Corintios 9:16). Las Anunciatinas, presentes en 21 países de todo el mundo, están animadas por la misma pasión del fundador, quien dijo: "Entregar a todos la caridad de la verdad". Jesús es la Verdad. Convencido de que Cristo cumple con todas las expectativas del espíritu humano, incluso las supera, las Anunciatinas desarrollan todas sus posibilidades cristianas y evangélicas para que el mensaje de la salvación sea conocido y aceptado por todos los hombres.

"Tener un corazón más grande que el mar y más grande que los océanos”. Alberione


"Haz oh María, que sintamos en nuestro corazón las necesidades de toda la humanidad... que la gran África, la inmensa Asia, la prometedora Oceanía, la turbada Europa, las dos Américas ejerzan una poderosa fascinación sobre nuestras almas... ". Alberione

Canadá

Polonia

Estados Unidos

España Portugal Italia

Rumania

Corea Japón

México Filipinas

El Salvador Colombia Venezuela

Nigeria Camerún

Perú Bolivia

Uruguay Chile Argentina

“Que sus fronteras sean las fronteras del mundo” Alberione


Avanza hacia adelante Las Anunciatinas sienten con la Iglesia, aman a la Iglesia, cooperan con la Iglesia y miran hacia el futuro con gran esperanza.

Llamadas a ser un signo de la presencia de Dios y de su amor en una sociedad cada vez más indiferente a Jesús y su Evangelio, las Anunciatinas con sus vidas tratan de dar testimonio de la alegría de pertenecer a Cristo. Tras la huella del Fundador, analizando los signos de los tiempos y, sobre la base de la Iglesia, con la cual y en la que sirven, se enfrentan a los desafíos del mundo con confianza y valentía. Anuncian el Evangelio a la gente de hoy, con los medios de comunicación de hoy en día, trabajando para traer a Dios al hombre y el hombre a Dios. Las palabras del Maestro divino revelado al joven Alberione son su fortaleza: "No temas, yo estoy con ustedes. Desde aquí [del tabernáculo] quiero iluminar. Vivan en continua conversión”. Y con esta certeza, unidas a María e inclinadas hacia el futuro, corren hacia la meta (cfr Fil. 3: 12-13) tratando de sembrar, en todas partes, semillas de luz, bondad, alegría, paz, esperanza y amor verdadero.


" Cuando camina, ¿hacia qué meta camina esta humanidad que se renueva siempre sobre la faz de la tierra? La humanidad es como un gran río que fluye hacia la eternidad. ¿Se salvará? " .

Alberione


Testimonios

" Siempre me sentí guiada por mi dulce Maestro ... Cuanto más tiempo pasa , más Jesús me da prueba de que Él es el Esposo , es la fuente de mi alegría y es la roca de mi vida . Me puso en una gran familia y me dio la más tierna y hermosa entre las madres: ¡María! Mi corazón tiene una gran certeza y parece cantar todos los días: ¡Sé en “Quien” he puesto mi confianza y sé que no quedaré defraudada! Desde que dije mi " sí", Jesús me dio una prueba de que Él está siempre conmigo y que su amor es ¡fiel! ¡Cuán agradecida... y cuánta responsabilidad ante tal inmenso Amor!”. Vanesa

Le dije que sí al Señor en el Instituto Virgen de la Anunciación porque me encontró y me encontré con su mirada " insistente " de amor por mí, que no me pude resistir, y que siempre me acompaña, y me da la impresión, a veces , mientras camino por las calles de este mundo, no caminar, sino tener alas. Yo estaba particularmente fascinada, también, por la figura y el

El mayor " acuerdo " de mi vida: haber encontrado al Señor y haber comprendido que el Creador del mundo, el Todopoderoso, el Señor, el Amor, me buscaba, una criatura anónima, convencida de no tener nada que darle, y que nunca pensé en ser elegida para albergar un regalo tan preciado, que es la vocación”. Claudia

carisma de Alberione, cuyos escritos, inicialmente, ' devoré ‘, atraída por la idea de salvar a toda la persona: mente, voluntad y corazón, alcanzándola allí donde vive y trabaja, a través de los instrumentos de la comunicación social ". Carmela


"Mi ingreso al Instituto estuvo marcado por una fuerte experiencia de Dios. A través de los días de Ejercicios Espirituales de silencio, tuve la oportunidad de encontrarme con el Señor y sentirme profundamente amada por Él, como yo era, no por lo que yo quería ser. Haber captado esto me impulsó a decirle "sí" emocionada y agradecida. Incluso hoy en día, especialmente en tiempos de dificultad, es esta experiencia en la que me apoyo y me recuerda que yo no lo he elegido, pero Él me eligió a mí. Qué amor y confianza siente por una pobre criatura". "Muchas veces, en la vida, me sentí “llamada”, pero ser capaz de entender " dónde ir” y”qué hacer”' no fue fácil. Entonces el Señor me llamó "fuertemente", porque yo escuché y atendí Su Palabra. Y la Palabra me ha acompañado y continúa acompañándome… siempre, sobre todo a través del Instituto Virgen de la Anunciación, presencia que orienta, apoya y da estabilidad. Pertenecer al Instituto es una manera especial de pertenecer a la Iglesia” Tiziana

Loretta


“Daré eternamente gracias a Dios por darme una familia profundamente cristiana y mariana, desde el nacimiento, me confiaron a la Santa Virgen, por eso me pusieron de nombre, María. Ya de niña estaba fuertemente atraída y fascinada por las celebraciones litúrgicas, especialmente la adoración a Jesús en la Eucaristía. A Él, ya adulta, le pedí con insistencia conocer su voluntad... y la Madre Celestial me condujo, tomándome amorosamente de la mano, a este Instituto mariano “nacido”' de la Santa Hostia. " María

"Era una flauta ansiosa por tocar dulces melodías, estudiaba sin descanso las notas y me esforzaba por tocarlas, pero en vano. Luego fui a la escuela de muchos maestros, pero las notas que aprendí a tocar siempre estaban fuera de tono; la música que sentía en el corazón era demasiado hermosa y pensé que nunca podría tocar y renuncié a mi sueño. Entonces, un día, mientras yo estaba ocupada en otra cosa, un hombre pasó, el Maestro... lo reconocí de inmediato, su voz es inconfundible! Desde entonces mi vida es una dulce melodía, y me di cuenta de que no soy más que un instrumento de mi Maestro”. Rosa


"Mi historia comienza a los 16 años con dos" amores "en el corazón, uno humano como todas las jóvenes y uno espiritual: un feliz compromiso de seis años, un amor puro, verdadero, profundo, como decirle a la gente que sólo la muerte habría sido capaz de separar. La separación con mi novio fue por un Amor más grande, la de mi Señor! Mientras me preparaba para el matrimonio, el Señor me hizo sentir fuerte en el interior que me quería solo para Él. Mi corazón estaba agitado. Sentí que el amor por Él era más grande, sublime, pero también amaba tanto a mi novio que habría hecho cualquier cosa para no hacerlo sufrir. Prometí al Señor gastarme toda la vida por él y que yo le ofrecía todo, incluso los hijos que tendríamos, pero no pude encontrar la paz, porque el amor por el Señor estaba siempre por encima de todo en mi corazón y comprendí que no le gustaba lo que yo quería darle, sino sólo lo que Él me pidió insistentemente. A 2 meses del matrimonio, cuando todo estaba listo, mi corazón eligió al Señor. Yo no quería acabar como el joven rico del Evangelio y estar triste toda mi vida; así que me uní con alegría a la llamada de Dios. A partir de ese momento yo, siempre estuve feliz. Mi vida es plena y quisiera poder gritar al mundo entero la alegría de pertenecer a Él. Sólo un deseo está en el centro de mi corazón: "Para amarlo y hacerlo amar." En realidad, sólo el Señor puede llenar el corazón humano”. Catalina

“Tres etapas en las que sentí que Dios me llamaba a seguirle. Niña, frente a la imagen de un santo, una sensación especial, una sacudida: asombro y miedo. Chiquilla, la observación de un lirio en el jardín, oí la dulce paternidad de Dios; alegría. Adolescente, leer el título de un libro de la meditación: " El Maestro está aquí y te llama”. La voz era... clara. Comenzó una pelea difícil, como resultado, después de muchos años, un "sí”. Había ganado. Desde entonces permaneció la paz”. Clara


Instituto Virgen de la Anunciación

Padre Martín Dolzani Delegado Sociedad de San Pablo Av. Vicuña Mackenna 10777 (metro Los Quillayes) 831-0416 La Florida Santiago de Chile, CHILE vocacional@sanpablochile.cl 227200300

Anunciatinas-Chile  

Instituto paulino de vida secular consagrada "Virgen de la Anunciación".

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you