Issuu on Google+

INFORME DEL CAPÍTULO 39 DEL LIBRO “EL OLVIDO QUE SEREMOS” DE HÉCTOR ABAD FACIOLINCE”

Héctor Abad: “El olvido que seremos”

A la voz de Faciolin

Fuente: http://es.shvoong.com/books/1698419-el-olvido-que-seremos/#ixzz1NUsMfngd


Héctor Abad Gómez, médico colombiano, cae asesinado en el centro de Medellín a manos de un par de sicarios. En su bolsillo, dos papeles meticulosamente doblados: una lista de las personas amenazadas de muerte por la derecha iracunda (donde figuraba su nombre), y un poema, “Epitafio”, que el autor le atribuye a Borges:

Ya somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán, y que es ahora, todos los hombres, y que no veremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas del principio y el término. La caja, la obscena corrupción y la mortaja, los triunfos de la muerte, y las endechas.

No soy el insensato que se aferra al mágico sonido de su nombre. Pienso con esperanza en aquel hombre que no sabrá que fui sobre la tierra. Bajo el indiferente azul del Cielo esta meditación es un consuelo.


Héctor Abad Faciolince tuvo en su alma guardado esto hasta que 20 años después de la muerte de su padre se atrevió a escribir, él exorcizó su dolor por la muerte de su padre aquí. Quiso recordar la memoria de su padre, hizo un intento desesperado por hacer un poco más perdurable lo que es irremediablemente finito como la muerte.


Este capítulo es estremecedor, es la antesala al crimen ya sospechado, ya pensado por cada miembro de la familia Abad. Lo sobrecogedor del asunto que rodea este hecho es el relato de las aterradoras circunstancias ocurridas en el año 1.987 donde más de 4000 personas fueron víctimas de la violencia que vivió el país en la época y que a la fecha se mantienen en la impunidad. En estos previos capítulos encontramos cómo el Estado colombiano no tiene presencia, donde los grupos paramilitares están en auge y hay una economía poco sostenible para el país sumado al fenómeno del narcotráfico. Y este activista pacífico, hablo del Dr. Héctor Abad Gómez, es un testimonio de los sueños de muchos colombianos por vivir una realidad diferente, con un poco más de esperanza y oportunidades de igualdad social. En este capítulo está consignado (para mí) el sentido y significado del libro “El Olvido que seremos” donde el escritor nos muestra todo su dolor al cuestionar la forma no natural en que murió su padre, de forma tan odiosa y cruel. Donde describe el libro como un intento de dejar testimonio de su dolor, un testimonio inútil porque el tiempo no se devuelve ni los hechos se modifican, pero necesario para él porque su oficio carecería de sentido si no lo hubiera sacado, si inconscientemente no se hubiera rebelado ante tal injusticia, que a pesar de los años continúa ardiendo en su pecho. Este capítulo cuenta como su padre conociendo que lo querían matar habla con un de sus amigos sobrevivientes el Sr. Carlos Gaviria tomando whisky sobre la muerte entre resignado y miedoso. Su padre lo resumí en la frase de Montaigne “La filosofía es útil porque enseña a morir”. Ya se estaba preparando para morir, aunque no quisiera que lo mataran. Y este olvido que seremos, esta fugacidad de la existencia cuando muramos solo puede ser superado con el recuerdo, nos convertimos en polvo y nos esfumamos pero si aún estando vivos alguien logra olvidarnos ya estamos muertos para esa persona, de manera que rescatar nuestra existencia se logra a través del recuerdo. Y si el escritor logra que el lector recuerde sintiéndose identificado con esta realidad colombiana a un personaje como su padre, habrá logrado su objetivo de inmortalizarlo.


INFORME CAPÍTULO 39 DEL LIBRO