Issuu on Google+

Décimas por la semilla II: LOS ABUELOS RELATO EN DECIMAS SOBRE LA HISTORIA DE LA FAMILIA MARTÍNEZ SÁNCHEZ ANÉCDOTAS Y VIVENCIAS CAMPESINAS

Patricio Alcaíno Martínez

Derechos Reservados


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

1


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

INTRODUCCIÓN

E

s mi cantar un saludo para la familia entera y con pasión verdadera mi vivencia le desnudo. En mi garganta hay un nudo de emoción y de ternura, sabiendo que la escritura anida cosas del alma; a la tristeza da calma aliviando la amargura.

Canto historia familiar, alegrías y cantares, agonías y pesares, su trabajo y su pensar. Advertencia quiero dar a los parientes cercanos, que el relato de su mano no es la verdad duradera; es leyenda verdadera de la pluma de un humano.

El relato también trata de chascarros y de mitos, de creencias y cuentitos también de la vida ingrata. Asimismo se rescata respeto por el terruño, que le imprimiera su cuño a esta familia notable; Será un viaje inolvidable con trabajo de mi puño. 2


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

El relato se levanta desde el siglo diecinueve con historia que conmueve y que anuda la garganta. La narración también canta las historias con sabor, el detalle del amor, y los modos del vivir; lo conmino a recibir Esta sentida labor.

Termino la introducción invitándole cortés a meditar otra vez en su propia evolución. No atribuyo incorrección repensar en qué quedamos, do vinimos, dónde vamos, lo que fuimos, ¿dónde irá?; ¿se esfumó o se quedará en el niño que llevamos?

3


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

4


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

JULIA DEL CARMEN SÁNCHEZ CID

C

anto ahora para mi abuela en esta copla sencilla, a mujer de maravilla que del amor hizo escuela. Aunque su ausencia nos duela su presencia yo no pierdo, el mundo estará de acuerdo en rendirle este homenaje; envuelta en su digno traje hoy la traigo del recuerdo.

Julia, como sabrá usted, con Daniel se fue a casar y con él formó un hogar con siete hijos a merced. Juro que ya le conté que en El Porvenir nacieron, ahora nombro quienes fueron: Renato, Daniel y Marta, Alcides, Dorila y Mirta, con Hernán, siete sumaron.

Allí todos fueron criados, Marta, fue razón y afecto, Daniel, cariñoso y recto, Hernán, pródigo y calmado; Renato, exacto y jugado, Mirta, directa y sociable, Doris, tolerante y fiable, Alcides con sus diabluras; cada cual se configura en un estilo notable.

5


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Fiel a su madre Sofía, Julia en educar se empeña, y a sus hijos les enseña el buen camino y los guía. Y aquel anhelo que un día abrigó en su corazón lo cumplió la educación en lo mejor de sus hijos; y el buen Señor le bendijo sus hijos con profesión.

Julia del Carmen sacó de madre, temple acerado, lazo de cuero trenzado sobre sus hijos tendió. Pero libertad les dio para elegir sus caminos, inventar propios destinos y forjar su buena marca; Julia fue digna matriarca con acero, seda y tino.

Del padre, parece ser, que sacó la economía pa’ repartir, madre mía, alimentos y querer. Es gracia dar de comer a una familia cuantiosa, y vestirla decorosa, y repartir la conciencia; con amor y con paciencia la familia salió airosa.

6


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

En eso del mercadeo Julia no da paso atrás, vendiendo como el que más los abastos al menudeo. Trigo por almud yo veo, por decálitro el carbón, en cántaros el chichón, por libra, cera de abeja; por doce, cebolla vieja, y las chauchas al colchón.

Le saca leche a la vaca, con plato riega la huerta, a la chancha sigue alerta, de chupalla va a la chacra. Con la calla papas saca, lava la ropa en el río, se preocupa de los críos, chanca trigo a la parvada; para rendir la jornada, se da ese tiempo, Dios mío.

En la mañana la abuela va a la chacra con canasto, en búsqueda del abasto, verdura pa’ la cazuela. Recorriendo la parcela con chupalla de ala ancha, con nietos, una avalancha, y una actitud pedagógica; enseñándoles la lógica de la siembra y la cosecha.

7


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

A pesar de sus labores siempre se dará un momento para escribirle a sus nietos lindas cartas de colores. Les cuenta de mil amores sobre el campo y de la fruta, lo difícil de la ruta porque el río se salió; de la yegua que parió, de la Virgen en su gruta.

En su casa siempre acoge al más humilde paisano, como si fuera un hermano, y no es que se me antoje. Por el día o pa’ que aloje recibe al ramadillano ya en invierno, ya en verano y lo ayuda como puede; les aconseja e intercede con trato gentil y humano.

Además de los quehaceres de la casa por hacer, considera menester asumir otros deberes. En los clubes de mujeres, en la iglesia y en el barrio, ayuda con el rosario y en el fútbol participa; a los enfermos visita calmándoles el calvario.

8


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Mujer dulce y soñadora, de la familia, lucero, inagotable granero, solidaria, protectora. Pregunto, ¿dónde está ahora que no sea allá en el cielo? ¿seguiremos su modelo o perderemos su ejemplo? ¿Qué haremos con ese templo que construyó en este suelo?

9


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

MI ABUELO DANIEL

D

aniel Martínez, mi abuelo fue un sobresaliente obrero, grande mago sin sombrero, un don soñador sin vuelo. Un trabajador modelo de mil trabajos diversos, multiplicó los esfuerzos con su lógica razón; con respeto y corazón yo le dedico estos versos.

De un rubio tirando a albino, serena mirada azul, de herramientas, un baúl y con miles de caminos. De una niñez sin destino con padre desconocido, cursa por propio incentivo lectura y operaciones; solito sigue lecciones en horario vespertino.

De sol a sol trabajó desde muy temprana edad, no conoció la piedad ni regalías vivió. Solo se las arregló para asistir a la escuela, oscureciendo ya vuela a recibir la enseñanza; regresa noche a su casa alumbrándose con vela.

10


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Daniel, hombre trabajador, semi ceñudo, sereno, de grandes ideas pleno, como admirable creador. Puede ser un labrador o un humilde carretero, mecánico y cerrajero, hojalatero capaz; quizás no se vea jamás trabajador más certero.

Mi abuelo fue poseedor de muy sorprendente ingenio tímido, corto de genio, bondadoso y protector. En mecánica, un señor, albañil y carpintero, un hábil y gran herrero, agricultor de destinos; inventor de mucho tino, y trabajador guerrero.

Mostrando ingenio sin par maquinarias construyó, en vida no olvido yo la activa rueca y telar. La máquina de enfardar y la que endereza alambre, otra que produce mimbre, y la que fabrica suecos; otras tantas hoy son ecos del pasado con un nombre.

11


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Fabrica por complacer todo tipo de utensilio que van en directo auxilio de la casa y su quehacer. Le prodiga a su mujer comodidad poco usual pero nada será igual en el campo alrededor; cuando le instaló, señor, alumbrado artificial.

Sacando agua del río, por canal hasta la casa, por la chacra y huerta pasa, hay agua pa’ regadío. Hace funcionar, Dios mío, una artesanal turbina, casa y cocina ilumina la corriente que genera; todo el mundo lo pondera y el rico compra la usina.

Ayuda a criar los hijos y a domésticas tareas, las arvejas apalea y en el charquiar es prolijo. Más de alguna vez maldijo cuando le tocó regar, y me da por carcajear si lo vi ovillando lana; las habas también desgrana y orejones va a pelar.

12


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

En los tiempos invernales regocija con sus chanzas, y desgrana adivinanzas en braseros familiares. A sus hijos escolares les inventa situaciones, acertijos y canciones que los instruye y divierten; en esto y lo otro no advierten que se van las vacaciones.

Me parece estarlo viendo sentado bajo el parrón, de blanca barba y bastón con su mirada volviendo. Ajeno al mundo viviendo en la inocencia infantil, el de actividad febril también fue pasivo abuelo; seguro estará en el cielo, arreglándolo gentil.

Mas, nada me extrañaría quiera reparar el cielo, mejorar fue siempre anhelo que de poderse lo haría. Como así me gustaría que iluminara al que yerra que siga en vez de la guerra su huella de hombre sencillo; otra vez me maravillo de su paso por la Tierra.

13


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

EL DESPEGUE

E

n el barón amarrado la bestia se pone inquieta, hablando el mozo la aquieta, prueba el apero callado. El caballo ya ensillado, el jinete está esperando, la mamá está aconsejando a su niña que se va; con seis años y ya está a su familia dejando.

Parece llover en breve el cielo lo está anunciando, los tiuques están piando el viento las nubes mueve. Recién marzo, pero llueve, por eso mant‘e Castilla; para sortear las varillas de la lluvia despiadada; ella, pequeña, asustada si parece una avecilla.

La madre trajina ansiosa los detalles ultimando, al barón se va acercando pa’ la partida forzosa. Ya se despide llorosa de sus hermanos menores, no comprende a sus mayores pero obedece sumisa; la lágrima se divisa en sus ojillos cantores.

14


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

El corazón se le arranca pero se muestra impasible, ella que es suave y sensible pero al llanto pone tranca. La pequeña monta al anca del caballo vaporoso, el jinete silencioso parte por fin al camino; Quilleco es fin y destino de un futuro misterioso.

El manco déle tranquear, ya toma resuelto paso, rápido vendrá el ocaso y se tienen que apurar. Para la lluvia capear se cubre completamente con la manta del jinete que la aleja de su madre; por fin se abraza a su padre, que murmura quedamente.

Ligera como un alpiste la pequeña se asegura, se agarra de la montura y de llorar se resiste. Afuera, el viento persiste, oye el tranco del caballo; lejanos cantos de gallo y más lejanos ladridos; de su corazón, latidos, y el resoplido del bayo.

15


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

La pequeña va pensando los sonidos del camino, lo incierto de su destino, y su mundo repasando. El camino va alejando a sus ruidos familiares, el calor de los hogares, las maderas con su olor; se va yendo del verdor de montañas y solares.

La embarga un sentir muy nuevo como abandono y tristeza, llora en el silencio y reza por primera vez con miedo. Su padre silbando quedo se mantiene pensativo, escuchando sin sentido el crujir de la montura; pasado de Cañicura la lluvia ya se ha perdido.

Del alto se ve la hondura de la cuenca del Duqueco, los potreros de Coihueco y del Antuco, su altura. La cima de Cañicura anuncia con esplendor, que ya pasó lo peor el cielo está despejado; el ocaso anaranjado agora tiempo mejor.

16


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Por el cementerio pasan, van bajando larga cuesta, ya se ve gente modesta que a su Quilleco regresan. Llegando al pueblo enderezan a la casa de su abuela, su apoderada en la escuela será Sofía por el año; y de lágrimas el paño cuando la distancia duela.

Marta nunca olvidará esta remota vivencia, que le cambió su existencia y siempre recordará. Se despide del papá que regresa anocheciendo, paso a pasito subiendo tarareando una canción; un peso en el corazón su silbar le va dejando.

17


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

LA SIEMBRA

D

esde el bajo se oye el eco, lejano de hacha y rozón, sonido de quebrazón de arbustos y árboles secos. Trabajando cuan muñeco abre claro en madrugada, en esa falda enmontada para la siembra de trigo; duro trabajo, mi amigo, a puro ñeque enfrentada.

Cuñaíto harto se empeña en hacer bien el trabajo, también manda guarda abajo parte de selva sureña. Los troncos, varas y leña. hace caer por el bote, que es roja herida de azote desangrando la existencia; cuestión de sobrevivencia hay en la muerte del monte.

Cuando el roce ya está hecho queda la falda esquilada, con el fuego despejada y con bueyes el barbecho. Se cierra bien el repecho, luego viene la faena de sembrar semilla buena pa’ cosechar lindo trigo; noble trabajo, le digo, que a la tierra lo encadena.

18


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Sus esperanzas de pobre van junto con la semilla, para que brote en gavillas evitando que zozobre. Hay veces que ningún cobre rinde el trabajo de un año, pero no engrosa el rebaño del que llora su miseria; a Dios pide en forma seria que le dé vigor tamaño.

El agua de lluvia en tanto, la semilla ha de romper, los brotes van a nacer hacia el cielo, Padre Santo. Es un milagro ver cuánto brotecito abre la tierra, en un misterio que encierra el milagro de la vida; gracias mi Virgen querida Por dar sustento al que aperra.

Ya viene la primavera verde el trigo crece y se alza, como verde es la esperanza que cuaje la sementera. Su buena cruz de madera pa' san Francisco le erige, al trigal va y lo bendice su fe en Dios es renovada; con cueca bien zapateada, brindando como quien dice.

19


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

EL RANCHO

L

a cosecha ya se acerca el rancho se va a instalar, se ha de elegir un lugar adonde el agua esté cerca. Ojalá haya también pirca para protegerse del viento, sombra pa’ los alimentos y también pa’ descansar; se arma para cocinar el fogón y equipamiento.

Se traslada el implemento, ollas, platos y sartenes, tacho, jarros y otros bienes, más provisión de alimento. Que no falte en el recuento ni el poroto ni la arveja, cebolla, charqui de oveja, yerba y azúcar p’al mate; cuidando de que no falte el locro y la papa vieja.

Se va al mando la ranchera que el alimento prepara, día a día no le para de administrar la panera. Mujer ágil y ligera p’al efecto se prefiere, don de mando se requiere para dirigir el rancho; demostrar un criterio ancho y a los peones considere.

20


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Durmiéndose a campo abierto en la oscuridad completa, bajo rucos o carretas se tiende el cansancio cierto. El amplio cielo es concierto de cometas y de estrellas, astro errante deja huella en el rutilante cielo; los hombres emprenden vuelo cuando el lucero destella.

Se trabaja todo el día en labor cortando el trigo, se regresa al rancho amigo por almuerzo a medio día. Pequeña siesta sería pa’ que el sol baje otro poco, el enorme trigo es foco de sudor y de solera; no es tarea pa’ cualquiera ni para flojos tampoco.

Llegando el atardecer vienen de vuelta los peones con hambre de proporciones y se aprestan a comer. Cuando ya es anochecer entre bromas y chascarros, están preparando el jarro p’al mate o café de trigo; se mezcla el peón y el amigo entre el vino y el cigarro.

21


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

¿Es tiempo de reflexión matear en las soledades? ¿Momento de las verdades bajo el cielo en explosión? Pero la suerte del peón se va al fuego de la hoguera, para que un día cualquiera se levante en rebelión; ¿Será que el triste fogón quema el alma de madera?

22


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

LA COSECHA

E

l trigo ya está maduro, viene el tiempo de cosecha el buen clima se aprovecha por el pan para el futuro. Al trabajo se da duro para cosechar el trigo, y le aseguro mi amigo que no es tarea tan sencilla; sacar grano a las gavillas, es bendición, no castigo.

Rompiendo la madrugada van saliendo cortadores, llevando en sus prevenciones pan y su harina tostada. Su hechona bien afilada en el hombro se la echan y silbando ya repechan llegando a la sementera; no es tarea pa’ cualquiera si los rigores lo acechan.

Ya se ha terminado el corte ya se amarran los atados ya se dejan bien parados esperando su transporte. Hace el sol un nuevo aporte terminando su secado, finalmente es emparvado para llevarlo a la trilla; carretas con barandilla muy larga se ha preparado.

23


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

La máquina de la trilla la remolcan cinco yuntas, y mucha gente se junta a ayudar, qué maravilla. En una carreta brilla la cadena que acarrea, engranajes y poleas y demás equipamiento; y con sumo entendimiento ducho maestro capitanea.

Con habilidad suprema el decano conductor arma máquina y motor y deja a punto el sistema. Y para que nadie tema, que su trigo va a trillar, hace la máquina andar probando el funcionamiento; hace ajustes al momento Si una falla ha de notar.

El maquinista se empeña para cuidar el motor, el agua para el vapor y que no falte la leña. Para hacerles una seña, retumba el pito estridente que le indica a los presentes que ya se inicia el trabajo; todo vibra arriba abajo, en sus puestos está la gente.

24


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

El motor se zarandea en poderoso fragor, chac, chac el locomotor rechinando las correas. Mueve bielas y poleas el motor con su portento, el maquinista está atento a la función del conjunto; como sabe del asunto silba quedo de contento.

Uno en la tolva ocupado, a la máquina alimenta, otros dos en forma alerta, le preparan los atados. Dos mujeres al costado, con pañuelo en la cabeza, llenan sacos, y otra pesa el trigo limpio que sale; oro en grano, cuánto vale el sustento de la mesa.

En este confín no hay reyes y todo el mundo trabaja, unos retiran la paja para ir formando el muelle. Otro tira con los bueyes largo cable del rastrillo, tosiendo con el polvillo otros mueven las carretas; otros tantos con horqueta van sacando el capotillo.

25


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Fin del día campesino, en las carretas, los sacos; unos pitan su tabaco, otros mentan al destino. Algunos toman su vino, el buen rinde celebrando, algunos ya están pensando que otro año será mejor; pero le firmo señor, que al vivir le están ganando.

El producto de la trilla toma distintos caminos un poco se va al molino pa’ tener pa’ la tortilla. Otro poco en la escudilla a la callana va a dar para mañana contar con harinita tostada; y la harina refregada en cazuela irá a parar.

Parece ley de la vida por un año de trabajo cosechar como estropajo con la ilusión ya perdida. Parece no haber cabida para la agraria esperanza porque siempre la balanza para otro lado se inclina; ¿Será la vida inquilina una triste y simple chanza?

26


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

LA ECONOMÍA DOMÉSTICA

P

ara poder subsistir la familia busca el modo de encontrar el acomodo y alimento producir. La ropa para vestir, un refugio que dé abrigo, una fe que sea testigo del alimento del alma; forma de vida que salva en este canto les digo.

El procurar el sustento pa’ la familia completa, requiere fijar la meta de forjar el alimento. Con ese mismito aliento elaborar el vestuario, en estas cosas a diario la familia cooperó; pan y abrigo no faltó, en un hacer solidario.

En la cocina, el fogón, en el fuego está la olleta, pa’ revolver, la paleta de madera de cajón. Ahumándose está el jamón y longaniza casera, ristras de ají por hilera y también cuero de chancho; hirviéndose el agua en tacho pa’ no quemar la tetera.

27


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

En fogón de cocinar a pura leña quemando, ceniza se va juntando pa’ la tortilla enterrar. El mote se ha de pelar con lejía muy caliente, y también es procedente tostar trigo con callana; fogón para teñir lana y cocinar diariamente.

Para la lana teñir, agua del río con sal, con anilina Mont Blanc, fuego lento para hervir. La olleta va a recibir hilo de lana en madeja, para teñirla pareja se revuelve con rigor; cuando ya tomó el color se enjuaga y se la deja.

La lana se debe hilar señores, con huso o rueca, con lana lavada y seca es necesario contar. De allí derecho al telar, después de haber retorcido, o bien sigue hasta el teñido y queda apta pa’ tejer; palillo o telar va a ser el sistema de tejido.

28


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

En el bajo está la huerta con verduras en tablones, ajos, papas, cebollones, cuidados con mano experta. Que “!¡viejo arregle la puerta! ¡que se me meten los chanchos! escarban a todo el ancho y me acaban la verdura; ¡la frambuesa está madura, si los pillo yo los hacho.”

Del tablón de las cebollas verdes espadas se asoman, el chascudo con su aroma es el monarca en la olla. Cuidados como una joya está el ajo y el tomino, un tablón de cebollino y el ají muy reluciente; el cilantro débilmente escabulle el torbellino.

Se oye en la tarde estival la máquina de coser traquetea por doquier, con su manilla manual. Cose y come sin igual, el blanco hilo de algodón, sea camisa o pantalón, o bien cuadro o calzoncillo; corre el ingenio sencillo, yeyéyeh - yeyéyeh, el son.

29


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

Para los hombres, mezclilla en casaca o pantalón, corta tela sin patrón, costura en la maquinilla. Por su lado las chiquillas usan percal y franela una que otra vez villela, un hilván y a la costura; tanta gente y vestidura, el desvelo de mi abuela.

Hacer producir la tierra, con chacra, huerta y frutales, también criar animales, ganarle un lado a la sierra. De pensarlo no me aterra ver cómo vivió la gente, solidaria dando frente al vivir como conjunto; esto es clave en el asunto, mutua ayuda permanente.

Alimento espiritual no faltó en esta familia ya que a nadie se le exilia del Dios Santo sin igual. El buen vivir es el puntal, y de padres el ejemplo, constituyen el gran templo de la buena formación; les dieron educación también les dieron su tiempo.

30


DÉCIMAS POR LA SEMILLA II: A MIS ABUELOS Patricio Alcaíno Martínez - Relato en décima de cuentos y vivencias campesinas

A pesar de la rudeza de esta vida campesina la familia se empecina en salir de la pobreza. Se administra con certeza el recurso siempre escaso, no le temen al fracaso y se esfuerzan trabajando; los chiquillos estudiando y los mayores al mazo.

Pero no todo es rudeza ni trabajo agotador, también hay tiempo, señor, pa’ celebrar con largueza. Empieza por la cabeza el primer día de enero, se celebra con esmero en julio, el Carmen, amigo; octubre la Cruz p’al trigo; fin de cosecha en febrero.

31


DÉCIMA POR LA SEMILLA II-A mis Abuelos